DEL INFIERNO NO SE SALE NUNCA JAMAS.

LIBRO DADME DE BEBER.  
Hijos Míos, Me alegra sobremanera ver como cuando llega el día de los difuntos os volcáis en ellos y les ofrecéis Misas, Rosarios, lleváis flores a sus tumbas y los tenéis en vuestro recuerdo. Eso también les alegra mucho a ellos al ver que sus seres queridos no los olvidan. Yo, Jesús, os hablo.
Pero hijos, no esperéis a que llegue el día de los difuntos para ofrecerles sufragios, porque ellos están muy necesitados de vuestras oraciones y esperan de vosotros que se las ofrezcáis. A veces soñáis con ellos y es porque os reclaman para que les recéis. Tenedles misericordia  ya que ellos no pueden adquirir por sí mismos ningún mérito, pero vosotros que aún estáis en este mundo, les podéis ayudar con la Santa Misa y demás oraciones que tanto les alivian en sus tormentos. Yo, Jesús, os hablo.
Y si creéis que vuestros seres queridos ya difuntos están en la otra vida y no han sido vueltos a la nada ¿cómo es que entonces vivís como si no existiera un Más Allá al que todos iréis? Debéis vivir más consecuentes con las verdades de vuestra fe, porque si creéis una cosa pero luego no la ponéis en práctica, es como el que tiene pan y pasa hambre. Haced méritos para que cuando abandonéis esta vida tengáis el menor Purgatorio posible, porque el Purgatorio es más duro de lo que suponéis y podéis evitar mucho tiempo en él con las indulgencias y con obras de misericordia y viviendo una vida en estado de gracia. Yo, Jesús, os hablo.

Es de necios que sabiendo las cosas no las pongais en práctica, porque el que las desconoce tiene menos culpa, pero vosotros católicos tenéis culpa porque sabéis las cosas y nos las ponéis en práctica. Creéis en el Purgatorio y no os planteáis ni siquiera que vosotros iréis allí por mucho tiempo, si no vivís una vida más consecuente con vuestra fe católica. Así pues hijos, haced más méritos en vuestra existencia, que el Cielo no os lo van a regalar, y muchos de los que van al Purgatorio han estado muy cerca de ir al Infierno, que solo por Mis misteriosos designios y las oraciones de otras muchas almas, se han escapado del fuego eterno.  Por tanto hijos, no pongáis en riesgo vuestra salvación eterna, bien sabéis que del Infierno no se sale nunca jamás, no así del Purgatorio que por los sufragios que ofrezcáis por las ánimas del Purgatorio les podéis adelantar su salida, pues ya os he dicho que los sufrimientos allí son también pavorosos. Yo, Jesús, os hablo y os instruyo.

2 comentarios sobre “DEL INFIERNO NO SE SALE NUNCA JAMAS.

    1. Muy interesante todo. Muchos de nosotros tenemos conocimiento de lo aqui expuesto porque nos ocupamos de leer sobre los mensajes a os videntes y sobre las aapariciones. Sinembargo, los que realmente necesitan de estos conocimientos, no lo creen o ni siquiera lo leen, porque no les conviene.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s