DEBEIS LUCHAR CONTRA TODO LO MALO.

Cuarto Misterio, Habla Dios Padre.
Sobre: Cuando os di vida, también os llené de Bendiciones y dones y capacidades especiales para vuestra misión
particular y, como no actuasteis para hacer lo que teníais qué hacer, todo eso se desperdició.
Hijitos Míos, de esta purificación, que se os avecina, sacaréis muchos frutos, Mis pequeños. Iréis viendo cómo la
maldad se irá erradicando de la Tierra, cómo las almas buenas se irán quedando y todo se irá renovando por Mi
Santo Espíritu. Por eso os he dicho que gocéis éstos momentos por venir y que no os preocupéis vosotros, los que
estáis Conmigo, de estos acontecimientos que se irán dando para la renovación de la Tierra, tanto en lo físico como en
lo espiritual.

Sí, vosotros seréis renovados, la Tierra será renovada, el Universo entero será renovado, toda la Creación volverá a
palpitar al unísono con Mi Corazón y, nuevamente, todo se alimentará de Mi Amor, Mis pequeños.

Os he dicho que todo el Universo se alimenta de Mi Amor, porque todo fue creado por Mi Amor hacia vosotros y, por
eso, deberéis abrir vuestro corazón a todo lo que Yo os vaya dando, para que, primeramente, cuando seáis ya
renovados, os alimentéis, ahora sí, correctamente, de ése alimento que vuestra alma tiene que recibir, y el alimento
que sale de Mí, vuestro Dios, es Amor. El Amor tiene muchas facetas, que ya os he explicado, y estéis en donde estéis,
viváis lo que viváis, recibiréis Mi Amor y creceréis por Mi Amor, os uniréis perfectamente a Mí y, así, volveréis a ser
Mi pueblo y Yo, vuestro Dios.

Debéis luchar, Mis pequeños, contra todo aquello malo que exista dentro de vosotros, todo aquello que os separa de
Mí, que es todo aquello que es del mundo, todo aquello en lo cual estáis embebidos y que no deja ningún crecimiento
espiritual. Y, si hacéis un recuento de vuestra vida, os daréis cuenta de todo el tiempo que habéis desperdiciado y que
si Yo os juzgara en estos momentos, os daríais cuenta, claramente, de que mucho de lo que vivisteis, no sirvió para Mis
Planes de salvación, tanto como para vuestra alma, como para la de los vuestros.

Ciertamente, algunos de vosotros habéis vivido ya muchos años, pero ¿cuánto de Mi Amor habéis dejado en la
Tierra? A eso vinisteis, Mis pequeños, a producir Amor, a luchar contra el odio de satanás, contra su maldad, y, ¿qué
hicisteis para contrarrestar toda esta maldad de satanás?, no disteis amor y además, os pusisteis del lado de
satanás.

Si os hubierais llenado de Mi Amor, este mundo sería diferente, estaríais viviendo Mi Amor en pleno, os estaríais
respetando mutuamente con todas las Virtudes que Yo derramo sobre vosotros, pero que no habéis abierto vuestro
corazón para recibirlas, y sobre todo, para practicarlas.

Si meditáis todo esto, Mis pequeños, os daréis cuenta de que, además de que perdisteis vuestro tiempo, vuestra
oportunidad de servirMe aquí en la Tierra, os estáis ganando un tiempo en el Purgatorio para reparar todo lo que
dejasteis de hacer, es una falta grave también, Mis pequeños. Tuvisteis la oportunidad de hacer grandes cosas para
el Reino de los Cielos y por estar embebidos en el mundo, en vuestras cosas, que no eran de importancia para la
salvación de las almas y para que Mi Reino se diera ya sobre la Tierra, por ello tendréis que pagar también, porque no
actuasteis para el bien supremo, que es la salvación de las almas.

El mal se ha desarrollado en el mundo, precisamente porque dejasteis de hacer cosas buenas. Generalmente, os
confesáis de las cosas malas que hicisteis, pero, quizá, hasta más grave sea aquello que pudisteis haber hecho y no
hicisteis, porque Yo os permití tener vida sobre la Tierra y, cuando os di vida, también os llené de Bendiciones y dones
y capacidades especiales para vuestra misión particular y, como no actuasteis para hacer lo que teníais qué hacer, todo
eso se desperdició y lo Mío, no se puede desperdiciar, Mis pequeños. Yo os estoy dando capacidades y dones
Celestiales, sí, Mis pequeños, Celestiales, para vuestra misión sobre la Tierra, porque así os dijo Mi Hijo, que se diera el
Cielo en la Tierra y, la única forma en que se dé el Cielo en la Tierra, es con Dones Celestiales y eso es lo que os
regalo, Mis pequeños. Os los doy, para que vuestra misión sea una misión Celestial, para que destruyáis con el Amor y
las Virtudes Celestiales, el odio y la maldad de satanás.

¿Os dais cuenta ahora, Mis pequeños, de la gravedad de vuestra vida inútil?, desperdiciáis Bendiciones, Gracias
Celestiales, porque no vivisteis para Mí, vivisteis para vuestros propios intereses o, peor aún, vivisteis en la maldad de
satanás.

Dios Padre se Manifiesta
http://www.diospadresemanifiesta.com Derechos Reservados @ 2008 Generado: 18 April, 2013, 21:19
Entended todo esto, Mis pequeños, para que enmendéis vuestra vida, si entendéis esto y os unís, podréis disminuir
los acontecimientos de la purificación y éstos acontecimientos pasarán rápido, para que se dé ya Mi Reino sobre la
Tierra, y gocéis plenamente de Mi Cielo sobre la Tierra y así se cumpla la Promesa que Mi Hijo os dio en el
Padre Nuestro;. Uníos pues con Mi Hijo Jesucristo para que actuéis como

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s