UN SACERDOTE DEBE SER OTRO CRISTO. (JESUS)

UN SACERDOTE DEBE SER OTRO CRISTO. (JESUS)
Extracto de algunos mensajes para sacerdotes

Sacerdotes de Mi Corazón. Vuestro ministerio es sagrado ¡sagrado! y no debéis olvidarlo. No sois del mundo, sois Míos, Me pertenecéis desde el día que os ordenaron. Estáis a Mi servicio, no al servicio vuestro ni de las cosas mundanas. Hay cosas que no se os permiten por ser hombres consagrados y ordenados a Mí. Mujeres, playas, cines, bailes, no se os permiten, vuestro hábitat debe ser el Sagrario, la Parroquia, la celda (habitación). El breviario debe ser para vosotros una cita Conmigo y debéis rezarlo a diario, con fe y fervor. (1-7-07)
* * *
Un sacerdote debe ser otro Cristo en la tierra y de ahí, que la reparación debe ser para él, el pan diario que ofrezca a la Santísima Trinidad. Un sacerdote debe tener tal celo, que no pueda vivir sin reparar, porque él, más que nadie, sabe a través del Sacramento de la Confesión, los ultrajes que recibimos (Santísima Trinidad) y el estado de las almas. (13-9-07)
* * *
Hijos Míos, sacerdotes de Dios. No os dejéis arrastrar por las corrientes del mundo tan pecaminosas y dañinas para vuestra vocación. Apartaos del mundo y sus cosas, porque sino, las corrientes mundanas os pueden arrastrar a vicios y deseos no cristianos. No deseéis el dinero, Yo fui pobre absoluto y ni siquiera quise usar de Mi Poder Divino para aliviar o remediar Mi pobreza y escasez, ni la de Mis padres terrenales. (28-9-07)
* * *
No celebréis el Santo Sacrificio en pecado, aunque tengáis intención de confesaros después, Mi Cuerpo Santo necesita ser tocado por manos lavadas de toda mancha, y tan pronto caigáis en un pecado de gravedad, sea de acción o pensamiento, id a confesaros con uno de vuestros hermanos, aunque esto os cueste humillación y vergüenza. (6-10-07)

http://yojesusoshablo.blogspot.com/search/label/Extracto%20de%20algunos%20mensajes%20para%20sacerdotes

3 comentarios sobre “UN SACERDOTE DEBE SER OTRO CRISTO. (JESUS)

  1. ‎14 DE AGOSTO DE 2012

    ALGUNOS SACERDOTES ANTEPONEN SUS CRITERIOS EN MATERIA DE FE A LOS DEL MAGISTERIO DE LA IGLESIA

    Pasos inciertos dan algunos sacerdotes que anteponen sus criterios personales en materia de fe a los del Magisterio de la Iglesia. Yo, Jesús, os hablo.

    Esos sacerdotes que poco a poco quitan o ponen a su antojo doctrina que no es de Mi revelación, son los pastores que llevan a Mis ovejas a pastos contaminados, porque las van induciendo por caminos erróneos que nada tienen que ver con Mi leyes y, pueden muchas de esas ovejas Mías, llegar a perderse. Yo, Jesús, os hablo.

    Hijos Míos, tened cuidado con algunos consejos que recibís en los confesionarios o fuera de ellos de sacerdotes que se aman más a sí mismos que a Mí, porque os guían inadecuadamente, por eso, tenéis que ser almas de oración y de buenas lecturas que os instruyan adecuadamente, porque sino sutilmente os estarán evangelizando mal. Yo, Jesús, os hablo.

    Hay sacerdotes que ni ellos mismos saben orientar sus vidas, mucho menos orientar las de Mis ovejas, porque ellos oyen más su propia voz que la de Mi Santo Espíritu y por eso deforman Mi doctrina amparándose en que Yo Soy misericordia. No hijos, no. Sed rectos cada día más, porque la ley divina está grabada en vuestro corazón y sabéis reconocer el bien del mal. Por tanto, no os dejéis guiar malamente por quienes han quitado o puesto a su antojo y por comodidad lo que el Magisterio de la Iglesia tiene establecido.

    Un sacerdote debe vestir el traje eclesiástico (canon 284), se debe guardar el ayuno eucarístico (canon 919), se debe comulgar sin pecado mortal y tantas otras cosas más. Así pues, leed el Catecismo de la Iglesia Católica que os instruya en el camino de la salvación, porque podéis llegar a desorientados de tal forma, que podríais hasta perderos (eternamente). Hijos Míos, ovejas de Mi Divino Corazón, sed rectos, tended a la perfección, no os olvidéis que debéis culto y adoración a Dios Altísimo, que debéis guardar el precepto dominical (canon 1246) y el ayuno y la abstinencia requeridos (canon 1251), por tanto, no os hagáis una religión tal que más que salvaros os condene. Yo, Jesús, os hablo y os instruyo. Paz a todo aquel que leyendo este mensaje lo pone en práctica.

    Me gusta

  2. OH MINISTROS DE MI PADRE, CUMPLID CON VUESTRO MINISTERIO SACERDOTAL COMO OS LO ENSEÑÓ JESÚS SUMO Y ETERNO SACERDOTE!
    Enero 16 de 2011 3:30 p.m.

    ¡LLAMADO URGENTE DE SAN MIGUEL A LOS PASTORES DE LA IGLESIA

    QUIÉN COMO DIOS, QUIÉN COMO DIOS, QUIÉN COMO DIOS. ALELUYA, ALELUYA, ALELUYA, GLORIA A DIOS, GLORIA A DIOS, GLORIA A DIOS

    Soy Miguel, Arcángel del Reino de mi Padre. Os hago un llamado urgente a vosotros pastores del rebaño de mi Padre. Ejerced vuestro ministerio sacerdotal como os lo enseñó Jesús, Eterno y Sumo Sacerdote. No os apartéis de las enseñanzas del Evangelio; volved a retomar el rezo de la Liturgia de las horas, que ha llevado a tantos sacerdotes a la santidad; practicad la justicia y el derecho con el rebaño que os fue confiado.

    Preocupaos por la evangelización de las ovejas de vuestro rebaño, pues el lobo a través de las sectas, viene confundiendo y haciendo perder a muchas de ellas.
    Hermanos Sacerdotes: El Ministerio de la Eucaristía, sólo puede ser ejercido por vosotros, no lo deleguéis en mis hermanos laicos, a ellos no les fue dada esa potestad; fue a vosotros a los que se os encomendó tan grande honor.
    No os hagáis reos de culpa ante mi Padre, pues este sacrilegio cometido por los laicos es una afrenta al Dios Uno y Trino, presente en cada Eucaristía.

    Hermanos Sacerdotes: Pedid mi protección ante mi Padre; acordaos que soy protector de la Iglesia y Guardián del Vicario de Jesús y de cada uno de vosotros; encomendaos a Mí, y yo permaneceré a vuestro lado en todos vuestros caminos y empresas espirituales.

    Hermanos Sacerdotes, mi Padre os pide que tengáis más caridad y humildad con las ovejas de vuestro rebaño; pues muchas vienen perdiendo la fe por la apatía y displicencia de muchos de vosotros. De nuevo os digo, que retomad la senda de la evangelización, formando brigadas de casa en casa; prestando más atención al llamado de las ovejas; más disponibilidad para el Sacramento de la Confesión; acordaos que seréis juzgados en el amor por la Justicia Divina. Os recuerdo las palabras del Evangelio de Jesús. Al que mucho se le da, mucho se le exigirá; vosotros pastores de la Iglesia, sois discípulos muy amados por mi Padre y por nuestra Señora y Reina María, no los defraudéis con vuestro comportamiento; pues muchos de vosotros, se han entregado a la vida fácil y a los placeres mundanos, descuidando el rebaño y lo más triste perdiendo su alma.

    Hermanos Sacerdotes, vienen días en que la casa de mi Padre será cerrada por la
    abominación del ser de iniquidad. Leed todo el capítulo de Daniel 12 para que entendáis mejor lo que os estoy diciendo; es por eso, que mi Padre os está haciendo este llamado angustioso, para que cada uno de vosotros reúna el rebaño que le fue confiado y lo lleve seguro al redil eterno. No desatendáis pues a este llamado, porque la hora de la justicia divina está por comenzar y ya no habrá más tiempo de misericordia.

    Que la paz del Dios altísimo os acompañe. Que nuestra protección e intercesión permanezca siempre con vosotros. Soy Miguel Arcángel y los Arcángeles y Ángeles del Reino de mi Padre. Gloria a Dios, Gloria a Dios, Gloria a Dios. Aleluya, Aleluya, Aleluya. Amén.

    Dad a conocer nuestros mensajes, hombres de buena voluntad, especialmente a nuestros hermanos Sacerdotes.
    ..

    Me gusta

  3. Cuarto Misterio, Habla Nuestro Señor Jesucristo.
    Sobre: ¡Ay! de Mi Iglesia, cómo la habéis pisoteado muchos de vosotros, que fuisteis escogidos para ser ministros de Ella.
    ¡Ay!, hijos Míos, ministros de Mi Iglesia, Soy Jesús, vuestro Salvador, vuestro Maestro, vuestro Guía.

    Mi Iglesia, ¡Ay! de Mi Iglesia, cómo la habéis pisoteado muchos de vosotros, que fuisteis escogidos para ser ministros de Ella. Fuisteis llamados a la vida, y se os dio una Gracia especial de ser sacerdotes, de ser ministros, de ser ejemplo ante vuestros hermanos. El ser sacerdotes os confiere una Gracia especial, un don especial, que debéis compartir con vuestros hermanos.

    Vuestra posición sobre la Tierra es altísima, ser sacerdote de Mi Iglesia, es una bendición muy grande para un alma. Pero cuántos de vosotros, almas escogidas, habéis desperdiciado todas las Gracias y Bendiciones que pudieron haber caído sobre vosotros, para que las repartierais a vuestros hermanos. Cuántos de vosotros habéis pisoteado Mis Enseñanzas, Enseñanzas de Vida. Cuántos de vosotros, en lugar de haber sido faro de salvación, faro que debiera dar luz en las tinieblas que rodean al mundo, fuisteis todo lo contrario y en lugar de ser luz, fuisteis también tinieblas y llevasteis al error a muchos hermanos vuestros.

    ¡Ay!, de aquellos ministros de Mi Iglesia que en vez de salvar almas, con su mal ejemplo, con sus palabras malintencionadas, con enseñanzas muy diferentes a las que tenéis en las Sagradas Escrituras, llevasteis a muchas almas al error y, con ello, hasta a la condenación eterna. Pagaréis fuertemente por todas las almas a las cuales condenasteis por vuestro mal ejemplo, por vuestras malas enseñanzas, por vuestro desamor hacia Mí, vuestro Dios.

    ¡Ay! de vosotros, malos ministros, que en lugar de ser ésa luz de salvación entre vuestros hermanos, los llevasteis a una obscuridad más profunda, que aquella en la que ya vivían.

    ¡Ay!, de vosotros que por vuestro mal ejemplo hicisteis que se apartaran de Mi Iglesia y buscaran otros tipos de espiritualidades muy diferentes a lo que Yo quiero para las almas.

    ¡Ay! de aquellos, que en lugar de vivir para un crecimiento espiritual propio y para el de vuestros hermanos, os dedicasteis a atesorar bienes de la Tierra y, de ésta forma, le quitasteis al pobre lo que le correspondía, porque no compartisteis de los bienes que Mi Iglesia tenía.

    ¡Ay! de vosotros, que vivís en el pecado de la carne, que buscáis lo que no debéis buscar, porque, con ello, dais un mal ejemplo y vuestra alma se llena de pecado y, sobre todo, porque desperdiciáis Mi Bien del sacerdocio que Yo os he conferido.

    ¡Arrepentíos!, en estos últimos momentos que os quedan antes del gran momento de la Purificación, porque cuando estéis ante Mí, vuestro Dios y Señor, querréis que los montes os aplasten para que no veáis Mi Ira y Mi castigo caer sobre vosotros. Ya no sois faros de salvación, ya no sois faros que dan luz en las tinieblas, ya no sois Vida para las almas, os dejasteis vencer por satanás, no cuidasteis el Tesoro tan grande que Yo os pedí cuidarais y que os comprometisteis a hacerlo.

    Permití que cuidarais el Tesoro más grande que existe sobre la Tierra, que es Mi Iglesia y sus Sacramentos y vosotros los habéis pisoteado, habéis jugado con ellos, habéis desobedecido lo que os he pedido. Pero sobre todo, vuestro mal ejemplo hizo que muchas almas se apartaran de Mí y eso lo pagaréis fuertemente, de Mí no escaparéis, Mi Ira caerá sobre vosotros, porque vuestro puesto en el sacerdocio, en el ser ministros era para salvación y no para perdición de las almas.

    Mucha maldad habéis propagado, vuestra burla ha sido grande contra Mí y os repito, Mi Ira caerá sobre vosotros y no sabréis dónde esconderos para no verme a los Ojos. Me habéis causado mucho dolor, habéis causado mucho dolor a vuestros hermanos, no habéis sido ejemplo digno de ser Mis servidores y servidores de vuestros hermanos al ser ministros de Mi Iglesia. Os dolerá mucho haberMe ofendido a tal grado. Llorad pues vuestros pecados, antes de que Mi Ira caiga sobre vosotros.
    Gracias, Mis pequeños.
    DADO A JV. MEXICO.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s