COMULGAR EN PECADO MORTAL??

  1. Reparad por las almas que vienen a comulgar

en pecado mortal DADO A AGUSTIN DEL DIVINO CORAZON.

Septiembre 10/09 (6:40 a. m.)

  1. Jesús dice:

Hijo mío, gracias os doy por responder al llamado que os hago: venir, al Tabernáculo de mi Amor

Divino, los primeros jueves de mes para reparar por las ofensas Eucarísticas que recibo diariamente

en este sacramento de invención de Amor.

Hijo amado: son muchas las almas que se acercan a comer de mi Cuerpo y a beber de mi Sangre

indignamente. Almas que comen y beben su propia condenación; almas que no han purificado las

inmundicias de su corazón en los Ríos de la Gracia. Almas que me obligan a descender a sus

corazones manchados, salpicados de un olor putrefacto, nauseabundo; almas que, aún, no se han

concientizado que para recibir las especies del Pan y del Vino deben llegar a Mí con su corazón

radiante como la luz del sol, transparente y nítido como el agua y blanco como la nieve. Almas que

han perdido la noción de pecado, almas que aparentan ser buenas, cuando en verdad sus

corazones están ausentes de mi presencia; almas que, aún, no se han dejado seducir por mis

palabras, palabras que las invita a un cambio, a una conversión perfecta y transformadora; palabras

que se pierden, se las lleva el viento porque sus oídos están cerrados a mi voz; sus oídos, aún,

tienen el lastre de las cosas del mundo.

Así es, pues, alma reparadora que hoy estáis llamada a llevaros mi dolor porque muchos de mis

hijos me reciben sin las debidas disposiciones que me merezco, no se han percatado que soy la

pureza infinita, que soy el Hombre-Dios que se ha quedado por años sin término en la Hostia

Page 4

Consagrada, que soy el Hombre de Nazaret que multiplicó cinco panes y dos peces; que soy, Jesús,

el mismo hombre que perdonó a María de Magdala y a la mujer pecadora cuando fue atrapada en

forma infragante; y como tal exijo limpieza de corazón, coherencia de vida con mi Palabra. Palabra

que siempre prevalecerá porque cielo y tierra pasarán, mas, mis Palabras no pasarán.

Reparad por estas pobres almas que se hacen daño a sí mismas porque un corazón empecatado no

me pertenece, no es digna morada en la que me recreo o complazco; martirizan mi Sagrado Cuerpo

cuando se acercan a recibirme indignamente.

Septiembre 10/09 (3:15 p. m.)

Alma Reparadora:

Jesús amado: gracias os doy por haber puesto vuestra mirada de amor en mi pequeñez. Gracias por

saetar mi corazón con vuestros rayos de luz. Gracias por prender fuego dentro de mí con la llama de

vuestro Amor Divino; Jesús amado: gracias os doy por el llamamiento de amor Divino, por la

elección que habéis hecho en mí de ser alma reparadora de vuestro Augusto Sacramento.

Sacramento que, aún, no ha cautivado a los hombres. Sacramento que pasa desapercibido para

muchas creaturas. Sacramento que, aún, no ha sido aceptado por toda la humanidad. Sacramento

en el que hacéis presencia porque en la Hostia Consagrada, vuestro Corazón Eucarístico palpita con

vehemencia, con ardor.

Jesús amado: heme aquí postrado frente a vuestros Sagrados Pies. Mi corazón se encuentra

consternado por vuestras palabras, porque vuestro sufrimiento cercena mi alma, es como espada

afilada que penetra todo mi ser.

Jesús amado: heme aquí postrado frente a vuestros Sagrados Pies, porque me consume el deseo

por reparar todas las veces que, obligado, habéis tenido que descender en corazones enlodados por

el pecado; corazones que, aún, no se han soltado de las cosas del mundo; corazones malolientes,

corazones purulentos; corazones que, aún, no se han acercado a las fuentes de aguas vivas para

ser purificados, limpiados, sanados.

Jesús amado: heme aquí postrado frente a vuestros Sagrados Pies porque quiero consumirme en un

éxtasis de Amor Divino; quiero llevarme el sufrimiento que os causan las almas que se acercan a

Vos para comer de vuestro Cuerpo y beber de vuestra Sangre en pecado mortal; pecado que los

gangrena, pecado que los lleva a la muerte segunda.

Jesús amado: heme aquí postrado frente a vuestros Sagrados Pies, ya que con mi reparación deseo

haceros sonreír, haceros sentir que no estáis del todo solo, que podéis descargar en mí vuestras

pesadas cargas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s