SAN NICOLAS.

DÍA 4 | Jueves 20 de Junio ARGENTINA.

(Meditación de los Misterios Dolorosos)

REFLEXIÓN
(Se lee al principio del Rosario)
La Virgen es la servidora del Señor. María Santísima, al querer servir en todo a Dios, se convirtió en la criatura que está sólo por debajo de Dios y por encima de toda otra dignidad y criatura. Que el ejemplo de María nos anime a hacernos servidores y esclavos del Señor, poniéndonos a disposición de Dios y de la Virgen, para que Ellos hagan de nosotros lo que Su Voluntad, sabiendo que seremos muy bien empleados por Ellos y ganaremos en gloria para toda la eternidad. ¡Qué ejemplo nos da María, que con su obediencia en todo se hizo Madre de Dios y Señora del Cielo y de la tierra! También nosotros, haciéndonos siervos de Dios, reinaremos en el Cielo y en la tierra con Él. María se hizo grande, porque el que sirve a Dios se hace semejante a Él y reina con Él.
Bendita Madre, te pedimos que nuestros pensamientos y obran sirvan a la Obra de Dios.

MENSAJES
(Se leen entre los misterios)
Servid a Dios, agradando a Dios. Nadie que se resiste a Dios es feliz, porque el que lo ignora, adquiere para sí una infelicidad duradera. Tened presente al Señor en todas vuestras obras y del Señor obtendréis misericordia. Amén. Amén.
Leed: Colosenses C. 2, V. 9-10. – Mensaje 716

Servid al Señor de manera tal que os vea merecedores de su Amor. Decid a vuestro hermano que concederé Gracias a aquél que se saque el egoísmo de su corazón, al que se despoje de su orgullo y pida con humildad. Concederé la Gracia y mucho más. Gloria al Señor.
Leed: Filipenses C. 3, V. 7 al 11. – Mensaje 157

El Señor quiere que su obra crezca, sed vosotros portadores, os lo pido hijos míos. Muchos se olvidan que hay un Dios que espera poder entrar en ellos, os digo: Quiero que lleguéis al Corazón de mi Hijo. Bienaventurado el que se fortalece en el Señor.
Alabado sea.
Orad: “Señor, haz de mí un hijo nuevo, engrandece mi corazón y llénalo de Amor, que Tu Bondad de mí se apiade y llegue a Ti mi oración. Amén.” – Mensaje 435

ORACIONES:
(Se rezan cuando se termina el Rosario)

Consagración a María:
!Oh Madre! Quiero consagrarme a Tí.
Virgen María, hoy consagro mi vida a Tí,
siento necesidad constante de tu presencia
en mi vida, para que me protejas, me guíes
y me consueles.
Sé que en Ti mi alma encontrará reposo
y la angustia en mi no entrará,
mi derrota se convertirá en victoria
mi fatiga en Ti fortaleza es.
Amén.

Oración de Novena:
Madre, una Gracia te pido,
que me sanes en cuerpo y alma,
sé que debo despojarme de mi orgullo,
y de todos mis pecados.
Qué lejos estaba de Ti,
qué negro velo cubría mi alma,
hoy te descubro y quiero vivir,
detiene tu mano, pósala en mi corazón.
Amén.

mariadelrosariosn@hotmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s