Del cielo caerán llamas que destruirán a todos los pecadores, junto con la obra del maligno: terremotos, abismos, montañas de lava candente, tragarán a pueblos enteros. Habrán inundaciones, tormentas eléctricas, mares tempestuosos, suicidios y pestes.