UN ALMA PECADORA QUE CAMBIA…

Quinto Misterio. Habla La Santísima Virgen María.
Sobre: Un alma pecadora que cambia hacia el bien, se vuelve un alma poderosa en la oración y en su donación total a Nuestro Dios, ayudadles a que sean de ésas almas donadas y amantes de Nuestro Dios.
(Lenguas…) Hijitos Míos, Soy vuestra Madre, la Siempre Virgen María. Estoy con vosotros y con cada hijo Mío alrededor del Mundo y del Universo entero.

Mis pequeños, cada uno de vosotros es Mi hijo. A cada uno de vosotros os protejo de las garras de satanás. A cada uno de vosotros os llevo en Mi Corazón, como llevo a Mi Hijo Crucificado, porque Él se dio por cada uno de vosotros.

No puedo dejar de ver a Mi Hijo Sufriente al veros a cada uno de vosotros, Él Me dio ésa tarea en la Cruz. Os tomo, os cuido, os protejo, porque sois pequeños y débiles, no habéis madurado espiritualmente y no tenéis las fuerzas, porque no queréis, para luchar contra las fuerzas de satanás.

Si os acercarais a Mi Hijo, vuestro Dios y tomarais de Él, todo lo que os heredó, podríais fácilmente luchar contra las fuerzas de satanás, pero estáis demasiado distraídos por las cosas del mundo y caéis fácilmente en sus engaños.

Estos son Mis tiempos también, porque así el Padre Me lo concedió y, por eso, aquellos que están con satanás, tratarán de hacerMe a un lado, para que no os acerquéis a Mí, para que no confiéis en Mis cuidados, en Mi apoyo, en Mis Consejos, en Mi protección contra las fuerzas de satanás; él sabe que es pequeño, muy pequeño ante Mi Hijo y ante Mí y, por eso, está tratando de eliminarNos del corazón de los hombres y mucho ha logrado en una gran mayoría de vuestros hermanos.

Recordad, Mis pequeños, que cuando hay un alma llena de un amor verdadero, de un amor que solamente puede salir de la Divinidad, ésa alma se vuelve poderosísima y satanás no puede contra ésas almas que son instrumentos absolutos del Amor de la Santísima Trinidad.

Yo quiero que cada uno de vosotros seáis de ésas almas. Tenéis el ejemplo de vuestros hermanos, los santos que, aunque eran atacados fuertemente por satanás, no los vencía, porque estaban protegidos totalmente con Nuestro Amor, con Nuestra Gracia, con la vida espiritual a donde los llevaMos.

Estos son tiempos de los Míos, de Mis pequeñitos, los que se han apoyado en su Madre Santísima.

Soy vuestra Madre, Mis pequeños. Una Madre nunca se olvida de los hijos, Soy, como decís vosotros, una Madre bien nacida, una Madre llena de Amor, una Madre que conoce Sus obligaciones y ama ésas obligaciones, porque vienen de Nuestro Dios y Señor. Porque ciertamente, ahora, hay madres que se olvidan, rechazan y asesinan a sus propios hijos, ésas madres, no pueden ser llamadas así, satanás las ha desviado, orad por ellas, orad por esta generación, orad por el mundo entero.

Ciertamente, Mis pequeños, tendréis un tiempo de purificación, que será benéfico para todo el mundo. Sabéis que Nuestro Dios y Señor os tiene preparados inmensos regalos, que en éstos momentos no alcanzáis ni siquiera a imaginar que puedan existir y que tendréis, son regalos de Su Sacratísimo Corazón para todas las almas fieles. Yo os quiero llevar a todos a que podáis gozar de éstos regalos futuros, que se os darán en las Nuevas Tierras que vendrán.

Agradeced a Nuestro Dios Su Infinito Amor por todos vosotros pero, en especial, por las almas necesitadas, porque para ellas envió a Su Hijo, para darles la salvación eterna.

No despreciéis a ninguno de vuestros hermanos, por más malo que vosotros consideréis que sea. No conocéis su historia, no conocéis su nacimiento, no conocéis su crianza, entonces, no juzguéis, no está en vosotros el juzgar a un hermano vuestro, el juzgar no os va a dar méritos de salvación, pero sí el orar y el interceder por ellos. No los despreciéis, amadlos, porque no os imagináis lo que ellos quizá puedan hacer por vosotros en lo futuro.

Un alma pecadora que cambia hacia el bien, se vuelve un alma poderosa en la oración y en su donación total a Nuestro Dios, ayudadles a que sean de ésas almas donadas y amantes de Nuestro Dios, a quien ahora no conocen porque no se Lo han enseñado. Amaos los unos a los otros como Mi Hijo os lo pidió, porque eso es lo que os falta en la Tierra y en el Universo entero, que os améis como Mi Hijo os amó.

PedidLe a Mi Esposo, el Santo Espíritu de Amor que os transforme en almas agradables a los Ojos de Nuestro Padre y Nuestro Dios. Vosotros mismos lo agradeceréis y Nuestro Padre y Nuestro Dios, contento estará de vuestro cambio y, sobre todo, de vuestra donación a Su Voluntad.

Os bendigo, Mis pequeños, os llevo Conmigo, Soy vuestra Madre, la siempre Virgen María, que os protege y aboga continuamente, ante Nuestro Dios, por vuestra salvación.
Gracias, Mis pequeños.

Anuncios

Un comentario sobre “UN ALMA PECADORA QUE CAMBIA…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s