LOS ULTIMOS TIEMPOS Y EL REGRESO DE NUESTRO SEÑOR MENSAJES

ESTO ES UN COMPENDIO DE ALGUNOS VIDENTES ACERCA DE LOS ULTIMOS TIEMPOS, ENTRE ELLOS ESTA APARTE DEL LIBRO CONFIDENCIAS DE DONDE LES ENVIE ESA INFORMACION A FACEBOOK,
BENDICIONE

LOS ÚLTIMOS TIEMPOS

Y

EL REGRESO DE NUESTRO SEÑOR

Revelaciones del

Sagrado Corazón de Jesús

y

la Virgen María

ÍNDICE GENERAL

página

􀁻

Introducción……………………………………………………………………………….1

Los Mandamientos de Dios ignorados…………………………………………….2

Tiempo de Misericordia y Tiempo de Justicia……………………..………11

Misericordia de Dios y Llamados al Arrepentimiento………………….14

Avisos y Señales………………………………………………………………………18

La Señal de la Cruz y la Era del Espíritu Santo…………………………24

La Cruz Gloriosa en la Madrugada de Pascua……………………………..27

La Cruz Gloriosa y las Llagas del Cristo Salvador………………………..29

El Jubileo y la Cruz Gloriosa : Pascuas 2000…………………………………31

Intervenciones de la Virgen María: su papel……………………………….33

Los Castigos……………………………………………………………………………..36

El Regreso de Nuestro Señor………………………………………………………41

Cielos Nuevos y Tierra Nueva………………………………………………….42

􀁻

Conclusión……………………………………………………………………………….44

(cuarta versión)

Reconocimientos

Quisiera expresar mi más sincero agradecimiento a las personas que hicieron posible,

gracias a su esfuerzos, la presente traducción del Francés al Español, siendo ellas:

– Sr Oscar Flores, Québec, P. Q.

(originario de El Salvador)

-Sr Luis Pablos, Québec, P.Q.

(originario de México)

– Sr Michel Quessy, Sainte-Foy, P. Q.

– Sr Raul Padilla, Québec, P.Q.

(originario de El Salvador)

C. L., en marzo de 1998

N. B. :

􀂾

Ce document est également disponible en français.

􀂾

This document is also available in english.

􀂾

Il documento è disponibile anche nella versione italiana.

􀂾

Este documento também está disponível em português.

En internet, dirección : WWW.endtimes.qc.ca

Hace dos mil años, el grano tenía que pudrirse para renacer, germen vigoroso y vivaz. El Jefe de la Iglesia naciente tenía que inmolarse en el aniquilamiento para la salvación común. Entonces fue el Jefe que se inmoló, para satisfacer la deuda inestimable contraida para con la divina Justicia.

Hoy, es el Cuerpo místico entero quien, vuelto estéril como la higuera maldita por la infestación demoníaca del ateísmo, debe, como el grano de trigo blanco, ser echado en el seno de la tierra y pudrirse para renacer a una nueva y fecunda vida divina. Esto responde exactamente a las exigencias irreversibles de mi Justicia y de mi Misericordia.

De verdad, Yo les digo que, si ustedes no renaciesen, no entrarán en el Reino de los Cielos. El misterio de mi Redención es un acto de infinita Misericordia y de Justicia.

La Redención continúa. La Redención está en curso. Mi Misericordia exige vuestra salvación. Mi Justicia exige la satisfacción de las deudas contraidas por ustedes que son mis miembros vivientes, libres e inteligentes, capaces de querer o rehusar el bien y el mal, y por consiguiente responsables de sus acciones.

¡No te turbes, hijo mío! Mi Misericordia exige que todos sean advertidos, por llamados no sólo interiores sino tambien exteriores.

¡El que quiera entender, que entienda! Pero el que, obstinadamente cegado por la soberbia y el orgullo, quiera perecer con Satanás, ¡que perezca!

¡Oh, ceguera y obstinación!

¡Oh, generación incrédula y perversa! ¿Qué más podía Yo hacer para apartarte de la hora de la obscuridad, la hora de muerte y sangre que se acerca?

¿Qué más podía Yo darles que eso que les dí? Les he dado mi Amor, mi Corazón abierto, el amor de la que es mi Madre y la vuestra.

Ella ha venido varias veces a la tierra para sacudir su torpeza, para recordarles las grandes realidades de la fé, para indicarles el camino a seguir.

Yo sanaré a mi Iglesia. Yo sanaré a los pueblos y a las naciones. Yo sanaré a mi Iglesia

. … El Señor en “Confidences de Jésus à ses prêtres et à ses fidèles”, éd. du Parvis, Suisse, 1992, pp. 109-110.

No han servido para nada mis llamados, mis llamados reiterados; no han servido para nada mis divinas promesas; no han servido para nada mis intervenciones en la tierra; no han servido casi para nada las muy numerosas intervenciones de mi Madre que es la vuestra; han servido para nada mis avisos; muy pocos los han recibido; y sin embargo eran llamados, avisos de mi Corazón misericordioso, de Mí, Hijo único del Padre, Dios igual que el Padre y el Espíritu Santo. Se rieron de Mí, hicieron mofa de Mí, me insultaron en todas las formas posibles a causa de su tonta incredulidad; pero van a ver que terrible será la cólera de Dios. ¡La han querido, la han provocado!

[…]

¡Ha llegado la hora, hijo mío, donde los buenos, todos los buenos, deben adquirir una clara visíon y conciencia de estos tiempos y acontecimientos en curso que implican mi Iglesia y la humanidad entera.

… El Señor en “Confidences de Jésus …”, p. 139.

Es absolutamente inadmisible y contra la lógica de la razón y de la fé, que el obscuro veneno del corazón humano continue perpetuando la absurda y paradójica situación actual, donde el odio prevalece sobre el amor, las tinieblas sobre la luz y en la que la eterna condenación es preferida a la felicidad eterna.

Los hombres verán el Poder del Señor y serán fuertemente impresionados y muy a pesar suyo, tendrán que doblegarse a esta maravillosa realidad, así como fue dicho: “Al fin, el Corazón misericordioso de Jesús y el Corazón inmaculado de María triunfarán”.

Tal es la maravillosa realidad de la Iglesia renovada. Por esta razón mi Iglesia será tan bella, como jamás lo ha sido, porque la invadirá el estremecimiento del Espíritu divino; ella será entonces casi toda carismática.

De este modo se realizará el advenimiento de mi Reino en la tierra, llamado desde hace tanto tiempo y por tantas almas. Esto será, dicho de otro modo, mi venida intermediaria y también la conclusión perfecta de la gran lucha y de la más grande batalla entre las fuerzas obscuras del Mal y las Potencias de la Luz.

… El Señor en “Confidences de Jésus à ses prêtres et à ses fidèles”, éd. du Parvis, Suisse, p. 343

.-2-

Yo soy un Padre afligido por un duelo prematuro porque veo cuánto más presto está este mundo a matar que a amar. Surgen iniciaciones de asesinatos masivos de niños diariamente. A dondequiera que se vuelvan Mis Ojos, ellos ven traición, asesinatos, corrupción, adulterio, fraude, desorden en el matrimonio, gente que se mofa de la religión, polución de las almas, perjurio, pecados contra toda naturaleza. ¿Cómo entonces debo guardar silencio? Por esto es por lo que la Justicia se abatirá de improviso sobre todo esto.

Yo hablo aquí abiertamente como un Padre, preocupado pero ofendido y afligido. Desde los Cielos Mi Voz gime, escuchadme: ¿Queda entre vosotros algún hombre honrado?…

… El Señor (Vassula, “La verdadera vida en Dios, Encuentros con Jesús”, Edições Boa Nova, Famalicão, Portugal, 1993, vol. V, p. 63).

Mi fuego es inminente y ¡ah!… cuántos de vosotros estaréis desprevenidos, porque vuestra era no cree, no Me adora, no Me espera ni Me ama. Vuestra generación ha sustituido la Verdad y Mis Mandamientos por blasfemias. El Amor falta entre vosotros. Vosotros no estáis viviendo una vida de amor, ni tampoco habéis entendido lo que significa “El Temor del Señor es el Principio de la Sabiduría”. Si Me teméis, vosotros sois bendecidos; si Me teméis, podréis alcanzar la perfección; si Me teméis, os embriagaré con Mi Vino dulce y os llenaré de Mi producto; si Me teméis, viviréis en Paz; si Me teméis, la Sabiduría llegará hasta vuestra puerta; si Me teméis, obedeceréis fervientemente Mis Mandamientos, sin cambiar un trazo de ellos.

… El Señor (Vassula, vol. 4, pp. 54-55).

Actualmente, muchos de vosotros soléis decir: “hoy comamos y bebamos, que manána moriremos”. No os mintáis a vosotros mismos… Volved a vuestro juicio y dadme a Mí la cara, vuestro Dios. Obedecer Mi Ley es Amarme, y cualquiera que vive en el amor vive en Mí. Yo no necesito de filósofos ni de sabios de vuestra época, ni tampoco maestros. Yo necesito debilidad… pobreza… simplicidad… ¿Veis? Están llegando los días en que pondré Mi Ley en vuestros corazones. Estoy viniendo en estos días de Misericordia para preparar a las naciones y recordarles que Yo puedo purificar vuestro yo interno de las acciones viles y muertas, que os pueden conducir al fuego eterno. Pero el corazón de esta generación se ha hecho vulgar, y aunque estoy hablando abiertamente a las naciones, a pesar de todo no Me escucharán.

… El Señor (Vassula, vol. 4, p. 59).

Es la Hora de mi gran dolor por la humanidad,

tan enferma y esclava de los espíritus del mal.

Las Potencias diabólicas dominan la tierra y llevan a todas partes el fruto malvado de su tenebroso dominio. De

este modo esta humanidad vuelve a ser pagana, después de casi dos mil años de su Redención y del primer anuncio del Evangelio de Salvación.

La incredulidad y la impiedad la recubren; los pecados la hieren; el mal la envenena; el orgullo la domina; la impureza la seduce; el egoísmo y el odio la encadenan; Satanás la esclaviza cada vez más y reina sobre ella con su diabólico poder. Esta es la hora de mi gran dolor por toda esta pobre humanidad, dominada por los espíritus del mal, porque ya ha llegado para ella la hora de su gran castigo.

… La Virgen María (Movimiento sacerdotal Mariano, “A los sacerdotes hijos predilectos de la Santísima Virgen”, 18

a edición española, 1996, p. 930).

Satanás os ha hecho esclavos del orgullo y de la soberbia

con el engañoso espejismo de rebajar a Dios, de poneros vosotros mismos en lugar de Dios, para poder así renovar en vosotros su gesto de rebelión y desafío contra el Señor. De este modo, se ha difundido en cualquier sitio el error del ateísmo y ha empujado a la humanidad a construir una nueva civilización sin Dios.

Os ha hecho esclavos del placer y de la impureza

para sustituir al verdadero Dios con vuestros nuevos ídolos, seguidos y adorados hoy por muchos: el sexo, la diversión, el dinero, el bienestar. Con el pecado ha extendido su tenebroso velo de hielo y de muerte sobre el mundo.

Os ha hecho esclavos del egoísmo y de la avaricia

al conduciros a la desesperada búsqueda de la propia afirmación, del predominio sobre los demás y os habéis hecho insensibles a las grandes necesidades de los pobres, de los pequeños, de los enfermos, de los necesitados. Así el mundo se ha convertido en un verdadero desierto de amor y en este inmenso desierto, cuántos hijos míos cada día se sienten desplazados, golpeados y derrotados.

… La Virgen María (Movimiento sacerdotal Mariano, “A los sacerdotes hijos, p. 683)

Los pecados de los hombres han traspasado la bóveda de los cielos. Los hombres han olvidado a Dios y a su prójimo. El hombre fue creado para amar: Dios es amor, El transmitió este amor a los hombres para que estos lo transmitan a sus hermanos. ¿Pero qué hicieron? Se convirtieron en impurezas, pasiones, odios, envidias y rencores. La situación del mundo es el producto del pecado. Dios trasmitió a los hombres el amor de los ángeles para que correspondan a Él. Pero la mayoría se volvieron Ángeles rebeldes que no se someten a las leyes de Dios. Dicen amar al prójimo, tener caridad, pero viven en la mentira, la que no permite entrar en el reino del Cielo. Hija mía, mira el tesoro que gastan para curar su cuerpo pero olvidan el del espíritu: “Ahí está vuestro tesoro, ahi está vuestro corazón”. Todos aquellos que pusieron su

Los Mandamientos de Dios Ignorados

-3-

tesoro en lo terrestre no pueden obtener el del Cielo. Los hombres se matan para acumular riquezas pero olvidan la gran riqueza: la eternidad, la que no se compra con las riquezas de la tierra pero si con el sacrificio, la penitencia y el amor.

Ustedes que no están con Cristo, se inquietan, dicen que lo aceptan, pero no siguen sus mandamientos. Sólo acumulan para ustedes, pero no son capaces de pagar al César lo que es del César, ni de compartir sus riquezas con los pobres.

… La Virgen María en ” Apparitions et Messages à l’Escorial, Espagne (1987-92), Résiac, France, p. 27.

El progreso moderno es el arma mortífera con la que Satanás aparta gran cantidad de almas de las fuentes de aguas vivas para trasladarlas y luego abandonarlas en un desierto donde mueren de sed.

Esos que deberían poner en guardia a las almas de los bautizados contra este grave peligro se han dejado cegar ellos mismos. Sin oponer resistencia ni advertir a su rebaño del grave peligro al frente del cual iban, han seguido al Enemigo que asi pudo apartar de la luz de la fé rebaño y pastores.

Me parece superfluo demostrarte la realidad de eso. ¿Quién no ve hoy la familia profanada y dislocada? ¿Quién no ve hoy la escuela, del santuario que era, transformada en guarida infernal donde, con pretexto del progreso y la evolución, los niños son oficialmente iniciados al pecado? ¿Quién no ve cómo el cine y la televisión se han vuelto púlpitos, con millones y millones de alumnos que absorben ávidamente lecciones de violencia, de criminalidad y de adulterios?

Son púlpitos donde el veneno del ateísmo es inoculado, a todas las horas del día y de la noche por las crónicas mentirosas, por las películas que exaltan el divorcio y el aborto, por las canciones que ensalzan el amor libre y la sensualidad. La inmodestia es exaltada y glorificada a través del nudismo y la inmoralidad de las costumbres. La difusión de errores de todo género es cotidianamente acogida como una conquista de la libertad.

En nombre de la libertad matan, en nombre de la libertad corrompen, en nombre de la libertad se cometen las acciones más criminales.

No te hablo de lo que pasa en las residencias, en las casas privadas, en los lugares públicos. Toda especie de aberraciones, perversiones y iniquidades son cometidas. Ahí, Satanás descarga todo su odio contra la naturaleza humana al degradarla, destruyendo en ella todo pudor y todo sentimiento de dignidad, pisoteándola, humillándola en todas las formas que le permite su astucia degradada.

¿Qué decir de la prensa, otra gloria del progreso? Es un medio de communicación doméstico al servicio del mal. La buena prensa encuentra un acogimiento más bien frío y es menos propagada que la mala prensa. Mira los periódicos, están en vías de pasar en buena parte al servicio del ateísmo. Este seudo progreso (progreso material, pero

impresionante regresión moral y espiritual) ha sido aceptado sin reacción y sin embargo, en él se manifiesta la presencia orgullosa del Demonio, que de eso ha hecho su arma para matar a Dios en las almas.

No solamente no han reaccionado, sino que cierto número la ha ensalzado; tantos hombres que deberían unirse para oponerse y formar un dique contra esta invasión satánica, al contrario la han seguido. De tal manera que mis ejemplos y mis enseñanzas están en perfecto contraste con los principios y las costumbres de esta civilización del pecado.

De ahí, para conciliar lo inconciliable, el celo desenfrenado de muchos de mis ministros y de mis pastores que desean cambiar y reformar todo. He aquí la lluvia de innovaciones que, según ellos, deberían dar la posibilidad de servir a dos maestros al mismo tiempo. Ellos desearían fusionar la luz con las tinieblas, hacer lícito lo ilícito, aumentando en mi Iglesia escándalos, agravios y divisiones.

… El Señor en “Confidences de Jésus à ses prêtres”, éditions du Parvis, Suisse, 1992, pp. 134-135.

El caos en la Ley es tal que los hombres han perdido hasta el sentido del bien y del mal:

padres desnaturalizados han perdido toda sensibilidad moral y en ellos no hay más cristiandad;

la blasfemia ha llegado a ser un hecho habitual;

el lenguaje obsceno igualmente; con más frecu

violencia cruel; los libros y revistas pornográfic

como pasto a niños y jóvenes;

es el lenguaje cada día más grosero y trivial; las infidelidades conyugales son frecuentemente aceptadas y consumidas con consentimiento recíproco…En un gran número de familias se ha

borrado verdaderamente el concepto del bien y del mal… Todo esto es el producto del materialismo que, bajo diferentes formas, pero siempre perniciosas y mortales, ha penetrado incluso en las estructuras de la Iglesia, de tal manera los sacerdotes, impregnados de ideologías materialistas, se comportan como si hubieran cambiado de na

turaleza. En efecto, con la más grande facilida todos.

… El Señor en “Confidencias de Jesús…”, p. 224.

Jamás en ninguna época de la historia, se ha visto tal protesta general contra Dios; jamás ninguna generación ha roto de una manera absoluta todo pacto con el cielo. Parecen dirigir muy resueltamente a Dios esta palabra au

daz: “¡Vete!” Pero, sépanlo, nada grande y sólido se hace sin dar a Dios el lugar que le pertenece con pleno derecho.

… La Virgen María (“Kérizinen – Apparitions en Bretagne”, Nouvelles Éditions Latines, 1968, p. 137)

.


encia las querellas degeneran en os son proporcionados d absuelven todo y -4-

El mundo moderno grita muy fácilmente: “Dios y la oración, fueron buenos en el pasado; ahora han cambiado los tiempos, vivamos nuestra época”. Y bus

aceres y gozos. Sí, quizás han cambiado los tiempos

y el Juez, no cambia.

… La Virgen María en “Kérizinen…”, p. 123. Cuantas almas van al infierno por falta de humildad, deseando ser las primeras, glorificadas y admiradas como dioses en la tierra: no dejes de rezar y suplicar por lo

… El Señor en “Apparitions et Messages à l’Escorial en Espagne (1987-1992)”, p. 70.

El orgullo engendra en los hombres el repudio, la repugnancia de las cosas de Dios, de la oración y paraliza en particular todo desarollo de la vida interior, de la gracia, oscurece al espíritu, debilita la voluntad, facilitando así la derrota del alma, que poco a poco obscurece en un creciente y ruinoso desapego de Dios con apego simultáneo a los bienes del mundo y a los placeres de la carne. Y he ahí el alma comprometida, como estando terriblement

Son pocos númerosos aquellos que tienen respeto al Señor, aún entre los cristianos…Sea suficiente pensar en el diluvio de blasfe

fuerzas y a tu prójimo como a tí mismo” can dinero, pl , pero Dios, que es la Ley s pobres pecadores… e subyugada, en la concepción puramente materialista de la vida. … El Señor en “Confidences de Jésus…”, p. 19. mias, muchas veces deseadas, divulgadas, las pa ntada la misa adelantada… D llenas de pe sa ëtte, “Marie pourquoi pleures-tu? Faits et messages de N io para bl y murmurar contra Dios. … La Virgen M … El Señor a Sor María-Natalia (“Marie, Reine vi impura y tan en … La Virgen María en (“A los sacerdotes hijos pr el co n”. … El Señor en ” Apparitions et Messages à al fuego et A

enseñadas a propósito y aun remuneradas y recompensadas. En otra ocasión, te dije Yo que de todo han hecho un dios, con excepción de Dios mismo: del dinero, de

siones más sórdidas, de la ciencia, de todo. ¿Y si esto no es un caos, hijo mío, a qué pues deben llamarle caos? Tomemos otro ejemplo: “¡Recuerda santificar las fiestas!” ¡Ves de que manera santifican las fiestas ahora! Para evitar lo peor ha sido inve

omingo: dies Domini… Es el día del Señor, es el día que se conmemora la Resurrección. Pero para estas últimas generaciones no cuentan los valores del Espíritu, de la Fé, de la Fidelidad a Dios, Alpha y Omega de todo y todos. Es la materia que debe reemplazar a Dios; la materia, cueste lo que cueste, debe prevalecer sobre el Espíritu… Por eso el Domingo, se ven los estadios atestados, las playas y las montañas

rsonas como ciudades. ¡Hay que divertirse; nada de descansar, sino divertirse a todo precio! Dios le ha dado al hombre el domingo para que descanse de fatigas y ponga aparte las preocupaciones cotidianas, que no pueda olvidar su dignidad de hijo de Dios, su destino, la eternidad bienaventurada y para que,

ntificándose él mismo en el descanso y la oración, honre a Dios.

… El Señor en “Confidences de Jésus…”, p. 219. Mi Corazón está extremadamente afligido de ver que por una parte es innumerable el número de los que se prosternan ante los dominadores de este mundo, rebajándose ante ellos. Por otra parte el número de mis niños que se arrodillan, adoran, dirigiendo sus súplicas a Dios, Señor del cielo y Rey del universo, no supera un mínimo. … La Virgen María en (R. Spies et L. Cou

aju-Corée du sud”, Parvis, Suisse, 1991, p. 110).

Los pies que deberían correr para adorar a Dios, corren para hacer el mal. Los labios que deberían servir para bendecir y alabar al Hijo de Dios, sirven al contrar

asfemar

aría en “Marie pourquoi pleures-tu?…” p. 65

.

Me dijo cierto día el Salvador: “Las blasfemias son como flechas envenenadas que hieren mi corazón”

ctorieuse du monde”, Éd. du Parvis, 1990, p. 81).

En estos tiempos ¡cuántas comuniones y cuántos sacrilegios se cometen! Se puede decir que hoy ya no hay una celebración eucarística en la que no se hagan comuniones sacrílegas. ¡Si vierais con mis propios ojos cuán grande es esta plaga, que ha contaminado a toda la Iglesia y la paraliza, la detiene, la hace

ferma! Si vierais con mis ojos, también vosotros derramaríais Conmigo lágrimas copiosas.

edilectos…”, 18a edición española, p. 606)

. No son los que dicen:”Señor, Señor” que entrarán en el reino de los Cielos, sino aquellos que cumplen mi palabra: “Yo tenía hambre y ustedes me dieron que comer; Yo tenía sed y me dieron que beber; Yo estaba desnudo y me vistieron; en la cárcel y me visitaron; enfermo y vinieron a verme”. Es esa la Obra de Amor y de Misericordia. No se atengan a la palabra, tiendan la mano al desheredado, consolen al que lo necesita. No es sólo moviendo los labios que serán salvados los hombres. Cuantos se equivocan, tomando en el Evangelio lo que les conviene. A los que dicen amar a Dios sin preocuparse del prójimo, cuando lleguen a la Casa eterna, les diré Yo: “No les conozco, ustedes han movido los labios pero no

razó

l’Escorial en Espagne (1987-1992)”, Résiac, p. 143.

Niños míos, sean caritativos con toda la gente. Algunos piensan que no hacen daño a los hombres pero tampoco les hacen bien. Y a todos aquellos que no hacen bien a las almas, Yo les pondré a mi izquierda y les mandaré

erno.

… El Señor en ” Apparitions et Messages à l’Escorial en Espagne …”, p. 72.

marás a Dios de todo corazón, con todas tus

-5-

A los ojos de Mi Padre celestial, toda existencia humana sin participación en la salvación de las almas es como

eine victorieuse du monde”, Parvis, 1990, p. 88).

Esta humanidad está postrada bajo el pesado yugo de la violencia, del odio, del egoísmo desenfrenado, de la división y de la guerra. ¡Cuántos sufren, cuántos son pisoteados y oprimidos y matados cada día, por esta incapacidad tan grande de amar! Así el mundo se ha convertido en un desierto inmenso; y el corazón de los hombres se ha vuelto frío y duro, insensible y cerrado frente a las necesidades de los pequeños,

s necesit

ados.

cerdotes hijos predilectos…”, p. 905. Un gran número de almas continúan sordas y ciegas frente a las verdades del Evangelio. No escuchan mis llamados a la oración y penitencia. Sus corazones estan tibios y bloqueados; ¡son bloques de hielo! Quieren la paz pero la paz en su boca es vana: no triunfará la paz si ellos

ismos no construyen la unidad y el amor. Se construirá la paz sólo si los hombres se aman y no se odian de muerte

¿Por qué sois tantos a los que sorprende cuán pocos siguen este Mandamiento? Ideas estúpidas y perversas han conducido a estos hijos por el mal camino, adorando representaciones vacías, llenando sus espíritus, desde su tierna infancia, con un espíritu de pereza. Son numerosos los padres que no han dado a sus hijos esa Fuente inagotable de Mi Espíritu. La Sabiduría les estaba llamando día y noche, pero esta generación la excluyó, y ca

da día vuestros hijos se han extraviado más y más de la Senda que lleva hasta Mí.

Si alguno, joven o viejo, Me reconoce como su Dios, reflejará Mi Imagen, y por amor obedecerá y honrará a su

s padres como si Me estuviera obedeciendo y honrando a Mí.

Sin embargo, todas las cosas que se conforman con el mundo han corrompido a estos ninõs, impidiéndoles venir a Mí. Falta amor. Muchos padres se quejan de la desobediencia de sus hijos, mientras ellos Me hacen a Mí exactamente lo mismo. ¿Por qué? ¿Pueden decir que tienen abundante bondad, paciencia y tolerancia? Si realmente tuvieran estas virtudes sus hijos tendrían también la virtud de la obediencia y los honrarían a ambos. No obstante, os digo: las mentes de esta generación están vacías y por ello la Oscuridad vino y las llenó. La idea de llegar a ser un filósofo es más importante a sus ojos que Mi Gloria

Eterna. Entonces, su falta de santidad es arrasada por las pasiones y desde su tierna juventud salen y deshonran sus propios cuerpos. Vuestra generación se ha burlado de Mis Mandamientos y Los ha reemplazado por imitaciones blasfemas. Hasta hoy día, de la boca de la bestia han salido representaciones perversas para oscurecer las mentes de vuestros hijos y arrastrarlos como víctimas a la boca del león, conquistando sus mentes jóvenes, para adorar a la primera bestia y servir a dioses hechos por el hombre,

ndoles

el honor y el respeto que Me debían a Mí, y que de habérmelo dado reflejarían esta virtud sobre sus padres. En verdad os digo: para el insumiso

andamientos como su guía y los sustituyó por l

… El Señor (Vassula, vol. 4, pp. 47-48).

Mira la juventud. Los padres no se preocupan de las almas de los jóvenes, sólo se preocupan del cuerpo.

tanás les hace caer en el vicio de la carne, de la droga y del alcohol. Les lleva por el camino de la perdición.

(p. 90). En cuanto a la juventud, ¡ah, hija mía! ruega por los jóvenes cuyo corazón está endurecido por los vicios. Satanás les hace ciegos y sordos a la palabra de Dios. Les hace ver que el cuerpo está hecho sólo para gozar. Hay que abrirles los oidos a la palabra de Dios, pues los hombres los cierran fuertemente ante la palabra del Evangelio

sistiéndose a oírla. Toman lo que les gusta: ¡pobre juventud llevada al vicio y placeres del mundo!

(p. 101)

Mi Corazón está traspasado por una lanza. La juventud está perdiéndose por un camino sin retorno.

… La Virgen María en ” Apparitions et Messages à l’Escorial (1987-1992), Résiac, France.

Grupos mixtos de muchachas y muchachos quienes, a causa de una libertad excesiva, de la moda indecente y de la influencia deletérea de lecturas y películ

eden gobernarse, solamente tienen la etiqueta de

… El Señor en “Confidences de Jésus…”, p. 206.

¿Hijo, dime si la posición de supuestos padres cristianos en la formación y educación d

e sus hijos, primero hicieron marionetas, después ídolos y finalmente tiranos arrogantes. No les niegan nada a los hijos. Desde la más tierna infancia, cada capricho es satisfecho, cada deseo es complacido. Así es cómo crecen de día en día las exigencias. Pueden decirlo todo, pueden hac

eden experimentarlo todo y he aquí que ustedes ya tienen en las escuelas primarias niños drogados. Nunca les pidieron una renunc

e extrañarse si el vicio ahora los domina, aún antes que esos botones se abran a la vida? Muchos padres de esos niños se consideran buenos cristianos; se confiesan de vez en cuando y mis sacerdotes los absuelven con desbordante benevolencia. Y

ispos prosiguen sus sueños.

..El Señor en “Confidences de Jésus à ses prêtres et à ses fidèles”, pp. 304-305.hoja en blanco. … El Señor a Sor María-Natalia (“Marie, R de los pobres, de lo … La Virgen María “A los sa m . … La Virgen María en ” Apparitions et Messages à l’Escorial (1987-1992)”, Résiac, pp. 90-91. dá que rechazó Mis M a depravación, al final va haber fuego. Sa , re (p. 130) as eróticas, no pu l cristianismo, pero en realidad son paganos. e sus hijos te parece buena? D erlo todo, pu ia, un sacrificio. ¿Hay de qu los ob “HONRA A TU PADRE Y A TU MADRE” -6-

Estando el hombre en crisis, no podía faltar tener una crisis en la familia, ahora en pleno proceso de disolución. Hoy, la familia es deseada y concebida contra Dios. De esto el divorcio y

dos los pueblos cristianos, son una solemne confirmación… Pero hablé de pleno proceso de disolución; ¿por qué se produjó? Observa el plan verdaderamente diabólico por medio del cual llegaron a remover la espiritualidad de la familia actual: relajamiento espiritua

uchas generaciones, hizo que la oración, sobre todo la oración comunitaria, sea descuidada. Ninguna vida se sostiene si no es alimentada. La vida misma de la gracia, si no es alimentada, se extingue. Es lo que se produjó en casi todas las familias cristianas, de modo que una vez extinta la vida de gracia, el pecado hizo su entrada. El matrimonio mucha

ces es concebido como un medio de placer: pecados y crímenes contra la maternidad… Esto es suficiente para que las f

ra cumplir su obra infame. Luego… la prensa, el cine, l

¿Conoces a Mis nuevos verdugos? Son aquellos que, bajo pretextos humanitarios y

“NO MATARÁS”

primen voluntariamente vidas humanas apenas brotadas en el vientre de sus madres… He aqu

sesinando a esos niños inocentes, crucifican de nuevo a su Dios.

Todas esas pequeñas almas están en Mi Amor, y sus verdugos tendrán que expiar duramente.

El dolor de Dios es inmenso, así como su cólera…Desde su concepción, el niño tiene un alma. Ya es un “deseo de Amor” de Dios. Ya forma parte del misterio del

sesinándolo voluntariamente, el hombre rompe la “voluntad de Amor” de Dios y eso es muy grave…

El Señor a Lucia (Lucia, “Viens Esprit Saint!”, Diffusion la colombe, Éd. Téqui, France, 1992, p. 157)

. El aborto provocado es una falta muy grave, la cual es originada por Satanás, porque es una transgresión d

mi Padre, que es una ley de amor tendiendo a conservar, defender y proteger el don inestimable de la vida. ¿Qué hombre tiene derecho de suprimir la vida de otro hombre? ¿Qué Estado puede otorgarse el derecho de romper el equilibrio de la naturaleza humana? ¿Qué Estado puede valerse del de

etender hacerlo es crimen de una gravedad que Dios no puede dejar impune.

¡Ay de esos que sobre su conciencia llegase a pesar tan terrible responsabilidad!

No sólo Yo seré un juez inexorable, sino serán los seres humanos, víctimas del aborto, que van a dirigirse directamente a mi Padre, Autor de la vida, para pedir justicia contra los verdugos efectivos o morales.

Hijo, la legalización del aborto es producto de la contra civilización materialista. ¿Pero cuántos otros productos hay: la violencia, los crímenes, la droga, la pornografía, la organización de la corrupción, secretamente deseada y financiada aunque sea públicamente deplorada?

Si Yo te hiciera ver la verdadera cara de esta sociedad incrédula, Yo te repito que tú morirías.

Esta humanidad ha rechazado la salvación ofrecida por mi Misericordia; Yo la salvaré con mi Justicia.

… El Señor en “Confidences de Jésus…”, p. 137.

Pero sobre este punto, el caos es completo; no existen más barreras. El mal se extiende como un río en crecimiento y ha contaminado la sociedad humana entera. Han quedado ilesas sólo las almas en las que la fé es verdaderamente viviente y operante.

… El Señor en “Confidences de Jésus…”, p. 223.

La humanidad no ha acogido mi invitación y ha seguido desobedeciendo el sexto mandamiento de la Ley del Señor que prescribe no cometer actos impuros. Al contrario, se ha querido exaltar tales transgresiones y proponerlas como la conquista de un valor humano y un modo nuevo de ejercitar la propia libertad personal.

De ese modo hoy se ha llegado a legitimar como buenos todos los pecados de impureza. Se ha comenzado por corromper la conciencia de los niños y de los jóvenes, llevándolos a la convicción de que los actos impuros cometidos solos ya no son pecados; que las relaciones prematrimoniales en el noviazgo son lícitas y buenas; que las familias pueden comportarse libremente y recurrir también a los medios para impedir los nacimientos. Se ha llegado hasta la justificación y la exaltación de los actos impuros contra natura, incluso a proponer leyes que equiparan a la familia la convivencia de homosexuales.

Nunca como hoy, la inmoralidad, la impureza y la obscenidad han sido continuamente objeto de propagadas a través de la prensa y de todos los medios de comunicación social. Sobre todo la televisión se ha convertido en el perverso instrumento de un diario bombardeo de imágenes obscenas, dirigidas a corromper la pureza de la mente y del corazón de todos.

Los locales de diversión, en particular el cine y las discotecas, se han vuelto lugares de pública profanación de

la propia dignidad humana y cristiana.

… La Virgen María (MsM, “A los sacerdotes hijos predilectos…”, 18a edición española, p. 789).

“NO COMETERÁS ACTOS IMPUROS”

de

el aborto, reconocidos y aceptados por to l que desde hace m s veces y aún demasiadas ve uerzas del Mal entren pa a televisión están haciendo el resto… … El Señor en “Confi nces de Jésus…”, p. 220. de los derechos a la libertad, su í el crimen más grande de todos los tiempos. A hombre. A e la ley de recho de abolir una ley divina? PrEl aborto es abominación y perversión, es el fruto de una sociedad corrupta y anticristiana. -7-

En realidad, todo el comercio que se ejerce hoy día en el mundo está tejido de fraude y hasta aquellos mismos que se estiman buenos y honrados no sienten ningún escrúpulo de practicarlo de forma habitual; por otro lado dicen: todo el mundo lo hace… ¡Pero el hecho que sea esparcido el mal a punto de llegar a ser general representa un motivo de reprobación más grande y de ningún modo una justificación!

El fraude repetido es un pecado contra la justicia; es un pecado que, por su naturaleza, exige como reparación la restitución del bien mal adquirido y quien no lo cumpla se expone al grave peligro de comprometer su salvación eterna.

(p. 223)

Separar los problemas y las obligaciones religiosas y sociales de las otras obligaciones personales es simplemente absurdo. Así es absurdo el refrán “solamente vivimos una vez”, dicho con el objeto de volver lícito lo que es ilícito.

Los hijos de las tinieblas no son tan ilógicos; los hijos de la luz, sí.

Así, las almas son aisladas de Dios y se endurecen en una moral inmoral, volviéndose como crustáceos difíciles de convertir.

¿Cómo se puede pretender formar colaboradores con cadáveres o con anémicos crónicos, gravemente apagados a tal punto que no pueden más moverse de ningún modo?

[…] como claramente lo dije Yo: No es posible servir al mismo tiempo a dos maestros que tienen intereses y objetivos opuestos. ¡O Dios o Satanás! El alma humana, Yo no digo en cada día, pero en cada momento, está en condiciones de hacer su propia elección. Ya sea que piensen en una cosa buena, ya sea que piensen en una cosa mala. Ya sea que cumplen un acto bueno, ya sea que cumplen un acto malo.

(pp. 204-205)

… El Señor en “Confidences de Jésus…”.

Desde el Cielo

os he ordenado no codiciar los bienes ajenos y la mujer de vuestro prójimo. Desde el laicado hasta los sacerdotes tampoco se ha guardado este Mandamiento. He revelado Mi Amor para toda criatura sobre la tierra, con Mi Sacrificio y por medio de este Sacrificio os di la vida eterna y Mi Mensaje de Amor. Muchos de vosotros predicáis una y otra vez: amor, perdón, humildad, tolerancia y santidad. Sin embargo, hasta este día, muchos de vosotros estáis dispuestos a matar porque no conseguís lo que deseáis. Os seguís lanzando flechas envenenadas unos a otros, porque no tenéis lo que Yo le he dado a vuestro prójimo. Desde el tiempo de Abel

hasta hoy se repite este pecado constantemente. El primer hombre que codició los bienes de su hermano fue Caín, pero ¿cuántos más Caínes existen hoy? y ¿cuántos más Esaúes? Esaú,

movido nada más que por la conveniencia, cedió su primogenitura, cayendo en la apostasía. ¿Por qué no seguir el ejemplo de Abel y ser santos? Amar es vivir en santidad y de acuerdo con Mis Mandamientos. […]

Vosotros tenéis una ambición que no podéis satisfacer, por lo tanto o bien ignoráis la felicidad de vuestro prójimo para disgustarlo, o salís fuera y estáis prontos a matar. En verdad os digo: si en el corazón tienes la amargura de la envidia, o una ambición que se está buscando a sí misma, nunca hagas reclamación alguna para ti mismo o encubras la Verdad con mentiras, pues donde tú encuentres envidia y ambición, tú hallas la discordia, hipocresía y tibieza.

… El Señor (Vassula, vol. 4, pp. 53-54).

Comprende la extensión del mal en este mundo ateo. Es una marea negra que avanza y que sólo la oración puede parar.

… El Señor a Lucia (“J’ai soif !”, Éditions Téqui, France, 1993, p. 136).

El hombre grita: ¡”Alto” a la contaminación! Grita porque teme perder su cuerpo. ¿Pero quien osa todavía gritar “Alto” a la contaminación de las almas? Y sin embargo, Yo les repito: “Más vale entrar al Cielo tuerto que con los dos ojos al infierno”.

Sólo creen ustedes en lo que ven y sin embargo, Yo les digo: las almas están en más grande peligro que los cuerpos; estos están engangrenados…¡pero cuántas almas ya están en descomposición! Y es la inercia general. Ustedes ven los cuerpos, pero si viesen las almas…

… El Señor a Lucia (“Viens Esprit Saint!”, Éd. Téqui, 1992, p. 238).

Vassula, vuestras ciudades están llenas de muerte y sus hedores suben hasta el cielo. Se están descomponiendo por millares.

… El Señor (Vassula, vol. 4, p. 263).

No se quiere reconocer el pecado como un mal; antes bien, se justifica abiertamente y se exalta como un bien.Ya no se confiesan más. Se vive y se muere habitualmente en pecado mortal y cada día cuántas almas caen al infierno porque no hay quien ore y se sacrifique por su salvación.

… La Virgen María (MsM, “A los sacerdotes hijos predilectos… “, p. 649).

Continúa la negación de Pedro y la traición de Judas, se repiten pero con diferencia, hija mía, que Pedro lloró su culpa toda su vida, mientras que los hombres se regocijan en el pecado: ¡qué ingratitud!

… La Virgen María en ” Apparitions et Messages à l’Escorial…”, p. 90).

No escuchen a quienes dicen: “No hay más pecado”. ¡Oh hija mía, el mundo está saturado de eso…!

… El Señor a Lucia (“Viens Esprit Saint!”, p. 164).

“NO CODICIARÁS LOS BIENES AJENOS “

“NO ROBARÁS”

-8-

A los hombres se les ha dotado de: inteligencia, voluntad, libertad. ¿Qué uso han hecho de eso? sino para crear el caos, como lo han creado, ¡un caos enorme! más grande que el de Babel! Desorden en su vida física, desorden moral y espiritual, desorden personal y familiar, desorden social, desorden mundial…

Hijo, los mismos ciegos pueden constatar esta realidad, engendrada con tenacidad diabólica por los hombres de esta generación perversa.

¡Desorden hasta en la Iglesia, desorden en la vida de muchos de mis sacerdotes! […]

¿Qué será, hijo mío, la consecuencia de este desorden de proporción inaudita y que no tiene equivalencia con todos los males de los siglos pasados?

Un cataclismo a la medida de las causas que lo han provocado.

… El Señor en “Confidences de Jésus à ses prêtres et à ses fidèles”, p. 141.

Actualmente, Satanás, que es tinieblas, no tiene la justa visión de las cosas. El está convencido de tener la victoria entre sus manos. Es por eso que no soltará su presa, la humanidad contaminada por su mal que es el orgullo y la presunción, sin dramáticas y horribles convulsiones.

[…] La batalla, que se está librando actualmente, es la más grande, después de la batalla librada por San Miguel y sus tropas contra el poder rebelde.

Muchas grandes batallas fueron libradas en el curso de los siglos, pero ninguna de ellas es comparable a la que se libra actualmente, en la que están implicadas naciones y pueblos del mundo entero.

(p. 40)

Hijo mío, Yo te dije que está próxima la hora de las tinieblas y que la humanidad conocerá la más terrible lucha desencadenada en el mundo por el infierno, que hará todo para no perder esta victoria de la que está convencido de tenerla entre las manos.

Muchos, aún entre mis consagrados y entre los mismos sucesores de los apóstoles, no saben que en esta hora, desde la caída de Adán y Eva, Satanás, con sus legiones, siempre la ha deseado, codiciado y buscado por todos los recursos a su disposición. El considera esta batalla como un desquite seguro contra Dios, sobre Mí Redentor, sobre la Iglesia fruto de mi Redención, sobre Mí y sobre mi Iglesia, porque le he quitado de las manos a la humanidad hecha su esclava.

(pp. 281-282)

Si la humanidad atea de este tiempo no se pone de pie y no busca sacudir el polvo y los humos que nublan a su alma, perecerá en gran parte.

No serán los sarcasmos ni la ironía de seudo teólogos, de curas inconcientes y orgullosos, no serán los artificios de los manipuladores de la corrupción, en todos los sectores de la vida privada y pública, que podrán evitar las ruinas que tontamente está provocando el hombre.

¡Dilo fuerte que no se burlan de Dios impunemente!

¡Grítalo fuerte que no es voluntad de Dios la hora de las tinieblas, sino la de los mismos hombres!

¡Grítalo fuerte que mi Madre ha hecho tanto para alejar del mundo la catástrofe!

Recuérdales a todos: Lourdes, Fátima y mil otras intervenciones, frecuentemente sofocadas por obra de los que tenían el deber de juzgar con la mayor objetividad y sin respeto humano. Han tenido miedo al juicio del mundo.

… El Señor en “Confidences de Jésus…”, (p. 28).

Esta es la hora de Satanás, con el vil motivo de destruir Mi creación. Grita, hija, porque ese día está cerca y llega para devastar nación tras nación. Mi Corazón está roto…

 

… El Señor a Lucia (Lucie, “J’ai soif !”, éditions Téqui, p. 178).

Sepa que el fuego que devasta al mundo, el fuego de Satanás, arde en llamas con el permiso de mi Padre. Este fuego castiga para que lo bueno se separe de lo malo y que lo bueno, probado, depurado y enoblecido por el fuego, sea aún mejor. ¡Díle esto a todos mis niños!

… El Señor a Sor Marie-Nathalie, “Marie, reine victorieuse du monde”, Parvis, 1990, p. 177

.

El demonio está ganando terreno, esto quiere decir que parecerá haber obtenido la victoria, pero Dios lo derrotará con estrépito y con gran potencia en el momento en que él creerá haber triunfado. Yo soy el maestro del mundo, el mundo se levantará cuando lo salve y Yo preparo ya Mi victoria.

… El Señor a Sor Bèghe, ” Dieu et les Hommes”, ediciones Résiac, France, 1992, p. 85.

En el mismo momento en que Satanás se haya sentado como dueño del mundo y se crea ya vencedor seguro, Yo misma le arrancaré de las manos la presa. Se encontrará como por encanto con las manos vacías y al final la victoria será sólo de mi Hijo y Mía: éste será el

triunfo de mi Corazón Inmaculado en el mundo. … La Virgen María “A los sacerdotes hijos predilectos…”, p. 103.

La Virgen Santísima, Madre de la Iglesia, Reina de los apóstoles y Reina de la Victoria, será la que vencerá de nuevo, reparando así la inercia de mis ministros y Pastores, demoliendo por segunda vez la cabeza de la venenosa serpiente.

… El Señor en “Confidences de Jésus à ses prêtres et à ses fidèles”, p. 68.

Escuchad con atención: predicáis contra el asesinato pero matáis Mi Espíritu. Alardeáis de la Ley pero la desobedecéis, pues no habéis entendido el misterio de Mi maná oculto. No, no habéis comprendido todavía Mi multiplicación milagrosa de los panes, ni el misterio de Mi Transfiguración. Yo os he prometido manteneros vivos con Mi Maná Celestial al final de los Tiempos.


… El Señor (Vassula, vol. 4, p. 49).


¡Absurda, hijo mío, es la intensa obstinación de aquellos, sacerdotes y Pastores, que no solamente no escucharon la voz de la Madre celestial, sino que hicieron todo y siguen haciendo todo para impedir que sea escuchada y que sea evitada la catástrofe!


¡Increíble, el orgullo con el que someten a juicio humano la conducta de Dios y la de su Madre!


¡Increíble, el hecho de que el hombre, sea laico o consagrado, se otorga el derecho de poner límites y fronteras no solamente al comportamiento sino también a la voluntad de Dios!


Increíble, el hecho de que el hombre, que es un misterio para él mismo, pretenda sondear los misterios insondables de Dios, como el de Mi Corazón inmaculado delante de los males de una humanidad y de una cristiandad prácticamente ateas.

.. La Virgen Maria en “Confidences de Jésus à ses prêtres et à ses fidèles”, p. 76.


Si el recuerdo de Dios se borra cada vez más, es porque asfixian las voces del cielo, remedios concebidos en vuestro siglo para hacer frente al progresismo y al materialismo moderno.

… La Virgen Maria (“Kérizinen – Apparitions en Bretagne”, 1968, p. 171).


Lo que más entristece mi Corazón misericordioso y el Corazón inmaculado de la Madre mía y vuestra es que sea repudiado el amor, que sea rechazada la Luz, que sea contrariado Dios y que hagan todo para poner trabas a su plan de salvación.


Son mentira en boca de muchos las palabras “Da mihi virtutem contra hostes tuos”. Sí, es una mentira que deja percibir el abismo en el que han caido, dejando caer todos los llamados (y fueron tantos) destinados a evitar a la humanidad la más terrible desgracia de la historia. ¡Pero no prevalecerán los enemigos! Triunfará Mi Misericordia, que nunca está separada de Mi Justicia. Triunfará otra vez la Madre mia y vuestra quien disipará las tinieblas descendidas sobre el mundo, a fin de restituir a la humanidad el bien y la justicia.


Bella será mi Iglesia purificada, regenerada. Ocupará en el mundo el sitio que le corresponde, y naciones y pueblos le reconocerán, como Maestra y Guía de toda la gran familia de los hijos de Dios.


… El Señor en “Confidences de Jésus…”, p. 54.


Muchos corazones los admiraron a ustedes, doctores de la Ley, pero ustedes escandalizaron a muchos de ellos. Ustedes fueron admirados como verdaderos imitadores de Cristo, verdaderos portadores del Evangelio. Pero ustedes han cambiado su vida por las comodidades, el dinero, los honores y han introducido a muchas almas en el abismo. Ustedes no dejan hablar a mis portavoces de mis mensajes. Se ríen ustedes de ellos, les difaman, les calumnian y por esto ustedes se manifiestan por su falta de amor por la Iglesia, por su falta de sumisión, por su soberbia que ya los volvió ciegos y les impide ver la situación del mundo.


… La Virgen María en “Apparitions et Messages à l’Escorial en Espagne (1987-1992)”, Résiac, p. 50

.


¡Seré Yo quién, durante el juicio, evaluaré el grado de responsabilidad colectiva y personal de mis sacerdotes y de mis obispos!


Será inútil toda escapatoria; nadie puede ni podrá escapar jamas al juicio de Dios. Sobre la conciencia de muchos Pastores y sacerdotes pesan graves responsabilidades. Recuerdo las muy graves omisiones para contener las fuerzas del mal, las que no solamente tenían que ser contenidas, sino también contrarrestadas por todos los medios que Yo, Jesús, y mi Madre les hemos enseñado con insistencia, ¡cómo por ejemplo la humildad, la oración, la penitencia!


Repito una vez más que ellos han deformado sustancialmente la regla de la vida cristiana: la vida es una prueba, la vida es una lucha contra las fuerzas obscuras del infierno y sus emboscadas. Deformar esto es deformar el cristianismo, es deformar la Redención, es alterarla en su esencia. Sí, hijo mío, más valdría y sería más prudente no rebelarse, sino arrepentirse humildemente de los errores cometidos.

(p. 195)


No son ustedes los que deben adaptarse a los tiempos, sino son los tiempos que deben adaptarse a ustedes. ¡Qué responsabilidad de haber abdicado la lucha! Si son ustedes obispos y sacerdotes, lo son en virtud de esta lucha. Sin esta lucha, no tendrían ustedes razón de ser. Y muchos lo ignoran.

(p. 38)


Para muchos sacerdotes, tanto el sexto como el noveno mandamiento ya no tienen razón de ser. Esto es orgullo extremo, porque es querer substituir a Dios, es no creer en Dios, es no creer en la omnipotencia, omniciencia, omnipresencia de Dios.


Continuamente, Satanás induce a los sacerdotes a repetir su pecado de orgullo y desobediencia. El ha encontrado aliados fieles en mi Iglesia, induciéndolos a convertirse en colaboradores en su obra de desmantelamiento.


¿Ignoran Satanás y sus colaboradores mis Palabras que no cambian: “Yo estaré con ustedes hasta el fin de los tiempos y no predominarán contra ella las puertas del infierno?”


¡Mi Iglesia será purificada, mi Iglesia será liberada! Mi amor por ella lo exige, lo exige la justicia, lo exige mi misericordia. De esto no tienen la justa visión.

(p. 189)


… El Señor en “Confidences de Jésus…”.


A LOS SACERDOTES Y PASTORES

-10-


A causa de la prevaricación de tantos sacerdotes, muchos hijos míos hoy sufren una verdadera penuria espiritual de la palabra de Dios.


Las verdades más importantes para vuestra vida hoy no se anuncian ya: el Paraíso que os espera; la Cruz de mi Hijo que os salva; el pecado que hiere el Corazón de Jesús y el Mío; el infierno en que cada día caen innumerables almas; la urgente necesidad de la oración y la penitencia.


Cuanto más se propaga el pecado como una pestilencia y lleva la muerte a las almas, tanto menos se habla de él. Hoy también algunos Sacerdotes lo niegan.


Es misión mía materna dar el alimento a las almas de mis hijos: si se apaga la voz de los Ministros, cada vez más se abrirá el Corazón de la Madre.

… La Virgen María (MsM, “A los sacerdotes hijos predilectos…”, 18a edición española, 1996, p. 172).


A causa de la superioridad de su naturaleza, ellos (los demonios) han logrado, con tenacidad pérfida, destruir en el alma del hombre toda o casi toda noción de su existencia, de modo que los hombres, en su casi totalidad, no creen en su existencia, han abandonado la lucha por la que Yo, Verbo de Dios hecho carne, morí en la Cruz.


Eso es la verdadera causa de la ruina de la Iglesia y de la grave crisis de fé que atormenta a obispos, sacerdotes y fieles.

… El Señor en “Confidences de Jésus…”, p. 32.


Incluso entre mis hijos predilectos, ¡qué grande es el número de los que dudan, que ya no creen! ¡Si vierais con mis propios ojos qué extendida está esta epidemia espiritual, que ha herido a toda la Iglesia! La inmoviliza en su acción apostólica, la hiere y la lleva a la parálisis en su vitalidad, volviendo con frecuencia vacío e ineficaz incluso su esfuerzo de evangelización.

… La Virgen María “A los sacerdotes hijos predilectos…”, p. 538.


Los sacerdotes deben ser hostias que se dan y se inmolan por la salvación de sus hermanos.


Es pecado grave pensar salvar a las almas con sus propios recursos humanos de inteligencia y de actividad. Toda actividad exterior del sacerdote que está desprovista de fé, amor, sufrimiento y oración, es nula y vana.


… El Señor en “Confidences de Jésus…”, p. 156.


No son vuestros planes pastorales ni vuestras discusiones, no son los medios humanos en que ponéis tanta confianza y seguridad, sino sólo es Jesús Eucarístico quien dará a toda la Iglesia la fuerza de una completa renovación, que la llevará a ser pobre, evangélica, casta, despojada de todos los apoyos en que confía, santa, bella, sin mancha ni arruga, a imitación de vuestra Madre Celestial.

… La Virgen María “A los sacerdotes hijos predilectos…”, p. 607.


– Pero Jesús, hay Pastores y sacerdotes muy celosos y son bastante numerosos.


– ¡No, hijo mío! ¡Te confirmo Yo que hay Pastores y sacerdotes santos, pero te confirmo de nuevo que son muy


poco numerosos!


Hay Pastores y sacerdotes animados por un dinamismo febril, contaminados por la herejía de la acción. No juzgo Yo por las apariencias, pero juzgo una realidad objetiva sólo conocida por Mí.


… El Señor en “Confidences de Jésus…”, p. 165.


Para un gran número de sacerdotes, son importantes únicamente los problemas sociales, los que tienen prioridad sobre todos los demás. Y haciendo eso, el sacerdote desnaturaliza la manera de concebir el sacerdocio, la manera de “ser sacerdote”.


El sacerdote es “alter Christus”, y Cristo, como Sacerdote, vino a la tierra para salvar a las almas de la tiranía del infierno. Por eso, la misión del sacerdote no es misión política o sindical, sino religiosa, orientada totalmente y únicamente hacia el bien espiritual de las almas!


Muchos sacerdotes han desertado; muchos se han desviado; muchos están paralizados en su vida sacerdotal, porque las realidades mundanas en las que se han sumergido hicieron perder su mirada del verdadero motivo de su sacerdocio y de su vocación. Todo esto porque, en un momento dado, les ha faltado el influjo de la gracia que es fruto de una fé viva, operante y de sincera piedad; o sea, de la vida interior. Esta fuente una vez seca, todas las desviaciones y degeneraciones de la vida sacerdotal se hacen comprensibles.

(pp. 224-225)


La proliferación de las teorías dudosas de algunos teólogos, sedientos de ellos mismos más que de la verdad, ha aumentado el caos dentro de mi Iglesia. El daño causado a las almas no puede ser evaluado por una mente humana. Sólo Yo, Juez eterno, veo su gravedad, mido su amplitud, estimo la responsabilidad y la consecuencia. Estos teólogos pisotearon a Dios, traspasaron mi Cuerpo místico, profanaron mi Sangre, encaminaron a muchas almas en dirección de la perdición. Servidores y colaboradores de Satanás, levantaron soberbiamente su cabeza contra mi Vicario, para repetir el grito diabólico: “Non serviam”.


Si esas serpientes no se convierten, perecerán en medio de las llamas del infierno, de ese infierno en el cual se negaron a creer.


… El Señor en “Confidences de Jésus …”, p. 264.


Ofusca también el esplendor de la Iglesia la profunda división que ha entrado en su interior y que de día en día se hace mayor. Debéis, entonces, testimoniar esta unidad con un fuerte compromiso de unión con el Papa y con los Obispos a Él unidos. No sigáis a aquellos Obispos que se oponen al Papa. Sed acérrimos defensores del Papa y denunciad abiertamente a los que se oponen a su Magisterio y enseñan cosas contrarias al mismo.


… La Virgen María “A los sacerdotes hijos predilectos…”, 18

a edición española, 1996, pp. 568-569.

-11-


Todo lo que Yo he dicho en Fátima se cumplirá antes de que termine esta era. … La Virgen Maria (Vassula, “La verdadera vida en Dios…”, Edições Boa Nova, Famalicão, Portugal, 1993, vol. II, p. 268).


Generación, vosotros aún no os habéis decidido por Mí. ¿Cuándo decidiréis volver a Mí? ¿Queréis pasar el umbral de esta era a través de ardiente fuego, de azufre y llama devoradora? ¿Cómo puede vuestra alma cambiar Mi Gloria por una imitación sin valor que el maligno os ofrece diariamente?

… El Señor (Vassula, vol. V, pp. 164-165).


Satanás dirige al mundo, seduce a los espíritus, los vuelve capaces de destruir la humanidad, en tan sólo unos minutos. Si la humanidad no se opone, Yo lo dejaré actuar y sucederá la catástrofe, como no ha habido jamás desde el diluvio, lo que podría suceder antes del fin del siglo. Todos aquellos que viniesen para arrepentirse al pie de la Cruz Gloriosa serán salvados. Satanás será destruido y no quedará más que Paz y Alegría.

… El Señor en “La Croix Glorieuse”, ediciónes Résiac, France, 1990, p. 83.


¡Recen ustedes por la conversión de los pecadores! ¡No teman de ningún modo! La paz (un regalo de mi Hijo a los que lo adoran) no tardará en llegar. Llega por Mí y está acercándose. Esta paz que mi divino Hijo había traido a la tierra y de la cual ustedes todavía no han gozado, la conocerá la tierra antes del año 2000. En verdad, Yo les digo, no pasará esta generación antes de que suceda esto.


La Virgen a Sor Maria-Natalia, “Marie, reine victorieuse du monde”, Parvis, Suisse, 1990, p. 192.


¡No perecerá mi Iglesia! Yo la regeneraré en el dolor, así como con el dolor, la humillación y la sangre he cumplido Yo el Misterio de la salvación. Mi cuerpo místico derramará su sangre. Yo su jefe, Yo he derramado la mía. La Iglesia, después del año 2000, regenerada y renovada, volverá a subir la cuesta, como Madre y no madrastra de los pueblos.

… El Señor en “Confidences de Jésus à ses prêtres et à ses fidèles”, éd. du Parvis, 1992, p. 114.


Los hombres se sienten, orgullosos de su civilización. ¿Pero de cuál civilización? Están convencidos o fingen estar convencidos de haber vuelto a crear un segundo paraíso terrenal; piensan, – ¿y cómo podría ser de otro modo? – que apenas un codo los separa de la felicidad tan deseada, que buscan en todas partes con tan febril ansiedad.


La buscan en los placeres de la carne y entonces sucede la espantosa, obsesiva y fanática exaltación de la


sensualidad, organizado y legalizado que invierte medios financieros enormes desafiando toda imaginación. ¿Las misas negras, cuánto cuestan a los organizadores ocultos? Buscan la felicidad en placeres de mesa, posesión de riquezas, avidez de honores, descubrimientos científicos, arte degenerado y degradado por falta de fé y el desenfreno de asquerosos sentimientos.


Pero ellos están percibiendo, tratando inútilmente de ocultarlo (por eso he dicho que fingen) que en todas estas cosas no se encuentra la felicidad tan ansiosa y febrilmente deseada… Entonces: ¿fracaso del materialismo?


Sí, hijo mío, fracaso pleno y total del materialismo. Pero el orgullo humano jamás lo admitirá. Todo será arrasado y hecho cenizas – y estas palabras deben ser entendidas en sentido literal – pero eso jamás lo admitirá. Será la era de la purificación que barrerá la basura y hasta su recuerdo. Hijo mío, en unos veinte años, no hablarán más de eso.


… El Señor el 3 de diciembre de 1977 en “Confidences de Jésus…”, Parvis, Suisse, pp. 252-253.


Habéis entrado en mis tiempos. En este día os pido me consagréis todo el tiempo que aún os separa del final de vuestro siglo.


Es un período de diez año

s. Son diez años muy importantes. Son diez años decisivos. Os pido que lo paséis Conmigo, porque entráis en el período final del segundo adviento, que os conduce al triunfo de mi Corazón Inmaculado con la gloriosa venida de mi hijo Jesús.


En este período de diez años

, se cumplirá la plenitud del tiempo que os fue señalado por Mí, comenzando desde la Salette hasta mis últimas y actuales apariciones.


En este período de diez años

, llegará a su culmen la purificación que desde hace ya muchos años estáis viviendo, y por esto los sufrimientos se harán mayores para todos


.


En este período de diez años,

se cumplirá el tiempo de la gran tribulación, que os ha sido profetizada por la Sagrada Escritura, antes de la segunda venida de Jesús.


En este período de diez años,

se manifestará el misterio de iniquidad, preparado por la difusión cada vez mayor de la gran apostasía.


En este período de diez años

, se realizarán todos los secretos que he revelado a algunos de mis hijos, y se cumplirán todos los acontecimientos que os han sido predichos por Mí. … La Virgen María, el 18 de septiembre 1988, “A los sacerdotes hijos predilectos de la Santísima Virgen”, 1996, pp. 729-730.


Tiempo de Misericordia y Tiempo de Justicia

-12-


“Dios está irritado contra el mundo. La gente debe convertirse y rezar. Mi mensaje es para todo el pueblo de la Iglesia de Dios. La gente tiene diez años para convertirse y orar, sino he aquí lo que va a suceder”.


(Los muchachos) observaron entonces la tercera visión bíblica: el arroyo, delante los muchachos, se transformó en río y la rampa en dique. A su izquierda, ahí donde la gente estaba de pie, apareció un pueblo de chozas y más allá, algunos hombres construían un barco de tres puentes el que los muchachos reconocieron como el Arca de Noé. […] A la extrema izquierda de los niños estaba una iglesia. La gente sacaba los muebles de esta iglesia y con ellos fabricaba puertas y carretas. La gente se burlaba de Noé.


Otras personas se ocupaban en agrandar el dique, para lo cual acarreaban piedras en las carretas mal hechas.[…] Muchos animales, grandes y pequeños, entraban en el Arca por una rampa lateral. Parecía que había una pareja de cada especie: elefantes, hipopótamos y aún gallinas. Un hombre a caballo jalaba una jirafa con una cuerda, mientras que otro la empujaba por detrás.


El viento sopló y la lluvia empezó a caer. La gente intentaba siempre agrandar el dique. Todos los animales ahora estaban dentro del Arca, los pequeños sobre el puente inferior y los grandes sobre el puente superior. Noé con su esposa, dos otros matrimonios y dos adolescentes se mantenían en el centro.


Cuando Noé levantó la rampa, se dirigió a la popa del Arca para mirar el dique. Una fisura se produjo y el dique se partió en dos. El agua golpeó el Arca y la envió por los aires, después de lo cual el Arca se quedó sobre el agua. La gente que se quedó en el pueblo fue barrida por el agua. Otros trataron de escalar una montaña exclamando gritos, pero el agua siguió creciendo, sumergiendo la montaña y todos se ahogaron.

… La Virgen María el 19 de agosto de 1985 (W. Deevy, “Notre-Dame apparaît en Irlande à Melleray dans une grotte”, Parvis, 1988, pp. 27-28).


Mi hija querida, escucha bien lo que te voy a decir. De eso informarás a tu Superior.


Como ya te lo dijé, si los hombres no se arrepienten y no se mejoran, el Padre infligirá un castigo terrible a la humanidad entera. Será, en tal caso, un castigo más grave que el diluvio, como nunca ha habido antes. Fuego caerá del cielo y aniquilará una gran parte de la humanidad, buenos como malos, no salvándose ni sacerdotes ni fieles. Los sobrevivientes se encontrarán en una tal desolación que envidiarán a los muertos. Las únicas armas que nos quedarán entonces serán el Rosario y la Señal dejada por el Hijo. Reciten cada día las oraciones del Rosario. Con el Rosario, pidan por el Papa, los Obispos y sacerdotes.


La acción del Diablo se infiltrará aún en la Iglesia, de modo que verán cardenales oponerse a cardenales, s en contra a otros obispos. Los sacerdotes que me


obispo


veneren serán despreciados y combatidos por sus colegas, las iglesias y altares saqueados. La Iglesia estará llena de aquellos que acepten compromisos. El demonio incitará a muchos sacerdotes y consagrados a salirse del servicio del Señor.


El demonio persigue obstinadamente a las almas consagradas a Dios. La perspectiva de la pérdida de numerosas almas es la causa de mi tristeza. Si crecen los pecados en número y en gravedad, ya no habrá perdón por ellos. […] Reza mucho las oraciones del Rosario. Yo soy la única que todavía puede salvarles de las calamidades que se están acercando. Aquellos que pongán su confianza en mí serán salvados.

… La Virgen María (Padre Teiji Yasuda, “Notre-Dame d’Akita-Japon”, éditions du Parvis, 1987, pp. 87-89).


Mi Corazón sangra. Mi Corazón está traspasado por heridas profundas. Mi Corazón está inmerso en un mar de dolor. Vivís inconscientes de la suerte que os espera. Transcurrís vuestros días en un estado de inconsciencia, de indiferencia y de completa incredulidad.


¿Cómo es posible esto cuando Yo, de tantos modos y con signos extraordinarios, os he advertido del peligro que corréis y os he predicho la prueba sangrienta, que está próxima?


-Ya que esta humanidad no ha acogido mi repetida invitación a la conversión, al arrepentimiento, al retorno a Dios, sobre ella está para abatirse el mayor castigo, que jamás haya conocido la historia humana. Es un castigo mucho mayor que el del diluvio. Descenderá fuego del cielo y gran parte de la humanidad será destruida.


… La Virgen María “A los sacerdotes hijos predilectos de la Santísima Virgen”, 1996, pp. 609-610.


Ahora os anuncio que ha llegado el tiempo de la gran prueba, porque en estos años se realizará todo cuanto os he predicho. La apostasía y el gran cisma en la Iglesia está para cumplirse y el gran castigo que os he anunciado en este lugar está ya a las puertas. Descenderá fuego del cielo y gran parte de la humanidad será destruida. Aquellos que sobrevivan envidiarán a los muertos, porque por todas partes habrá desolación, muerte y ruina.


… La Virgen Maria “A los sacerdotes hijos predilectos de la Santisima Virgen”, 1996, p. 992.


¿No es mi palabra como fuego que quema o como martillo que rompe la roca?

…Jeremías (23, 29).


Dios es terrible en su cólera. ¡Qué se cuiden aquellos que desafían la cólera de Dios apoyándose en la idea cómoda que sólo hay en Dios amor y misericordia!


Muchos condenados querrán dar marcha atrás para reformar sus ideas, ahora que vean y comprendan

-13-

Yo no puedo permitir que las almas continúen cayendo en el infierno. Yo no me puedo contentar con quedarme pasivo cuando para gran número de almas es un hecho inútil mi sufrimiento infinito, inútil mi sangre, inúi propia muerte.

til m

Mi misericordia infinita llama la hora de justicia en contra de la injusticia perpetrada por Satanás, homicida y ladrón, con la libre colaboración de personas que, deliberadamente, obran por la perdición de las almas que Yo amo desde siempre.

Hijo mío, si Yo te hiciera ver la terrible responsabilidad de los consagrados en esta obra de ruina, estragos y desgarramiento de almas, en connivencia con las fuerzas del infierno, no podrías sobrevivir un instante.

Quiero que sepan todos que, debido a la persistencia del mal moral y espiritual en mi Iglesia, la hora de la purificación no podrá ni siquiera ser diferida por las súplicas de Mi Madre ni por los sufrimientos de las almas-víctimas, por eficaces que sean.

La salvación de las almas es cosa tan grande, que ninguna otra cosa debe tener preferencia. Dios ve lo que ustedes mismos no pueden ver.

La misericordia de Dios, la paciencia de Dios son aún más grandes que todo lo que ustedes pueden imaginar, pero ya no puede tolerar mucho más tiempo la masacre de almas ejecutada día y noche por el pecado.

… El Señor en “Confidences de Jésus …”, pp. 197-198.

.

-18-

Bienamada, el Fin de los Tiempos está cercano. Dije que os mandaría señales y advertencias.


… El Señor (Vassula, “La verdadera vida en Dios, Encuentros con Jesús”, Edições Boa Nova, Famalicão, Portugal, 1993, vol. II, p. 77).


Escuchad, justo antes de Mi Retorno daré a la humanidad Señales todavía más grandes de las que os doy ahora.

… El Señor (Vassula, vol. 3, p. 326).


Yo soy Misericordia, Yo soy Amor. Alza tus ojos al Cielo para ver los Signos de los Tiempos. Yo vengo a reunir nación tras nación y a mostrar Mi Santo Rostro a cada uno de vosotros para recordaros Mi Amor.


… El Señor (Vassula, vol. 4, p. 145).


En consideración a Mi Santo Nombre, Me manifestaré a través de las mismas cosas en las que ya no creéis. Manifestaré a Mi Espíritu Santo a través de maravillas y de milagros. Demostraré Mi Poder a través de la debilidad y de la miseria como jamás lo hice antes.


… El Señor (Vassula, vol. 4, p. 183).


¡Oh, qué poco conocéis a la Santísima Trinidad! Nunca se os dejará angustiados y muertos de hambre, ni seréis abandonados para vagar como famélicos en el desierto. La negrura de vuestra era no durará para siempre. Vuestros pecados pronto serán purgados y la Bestia será paralizada pronto, junto con Su clan se arrastrarán por el polvo, porque una Luz aparecerá pronto en el horizonte; ésta será

la Gran Señal 1.


… La Virgen María (Vassula, vol. 4, p. 127).


Mi Iglesia necesita ser vivificada. Orad por aquellos sacerdotes, obispos y cardenales que no tienen nada que ofrecer a Mis corderos, ya que éste es el resultado de su alejamiento. Han estado, y aún están, inactivos y no buscan Mis intereses sino los suyos y así han creado un desierto en su propio interior; y ellos lo saben. Ningún cordero es atraído por el desierto. Y, obviamente, las ovejas que no tienen pastor que las guarde, las ame, las proteja y las alimente, andan errantes y se extravían. Por amor, Yo he revelado al mundo muchos potentos desde el Comienzo de los Tiempos. Cuando el mundo rechaza Mis Obras Divinas, os quita toda esperanza y con esto se Me deja a un lado. Mi cólera arde contra estos pastores. E stá cerca el tiempo en que les revelaré Mi gloria y lo indicaré por medio de una Señal,

una señal grandiosa1 para que puedan comprender cuán engañados estaban. Esta señal se os dará para que muchos puedan creer. Orad porque el tiempo está cerca; orad por el Gran Retorno de la Paz y del Amor.


… El Señor (Vassula, vol. II, p. 170).


—————–


1

La Cruz Gloriosa (ver los textos en paginas 24 hacia 32).


El mundo no escucha a Nuestros Dos Corazones, no Los comprende, Nos está rechazando… Pero la hora está cerca, en que una Luz brillará desde lo alto, y Nuestros Dos Corazones, como Dos Lámparas que brillan cerca una de otra, revivirán este mundo, llevándolo desde las tinieblas a la luz. ¡Estos Dos Corazones que el mundo combate prevalecerán al final! Y los reinos del mundo pasarán y serán reemplazados por el Reino de Mi Hijo…¡Todo esto está ya muy cerca de vosotros!


… La Virgen María (Vassula, vol. V, pp. 155-156).


Di a Mi gente que pronto vendré a ellos. Ese día todo habitante de la tierra sabrá que Yo Soy El que Soy.


… El Señor (Vassula, vol. V, p. 55).


El primer aviso de Dios

:


El sonido de la trompeta resonará muy pronto. En aquel momento, la tierra temblará. El sol girará sobre sí mismo con grandes explosiones. Se oscurecerá la luna y los fenómenos serán observados en todo el planeta tierra. Un astro la iluminará. Parecerá envuelta en llamas. Durará eso veinte minutos. El pánico se esparcirá por todas partes. Todos los que creen en Dios y en la Santísima Virgen se quedarán como en éxtasis durante esos veinte minutos. Esto está muy próximo, hija mía.

… La Virgen María a Amparo Cuevas el 26 de febrero de 1982 (Nuestra Señora del Escorial), cita por J. Stiegler, “Le repentir mondial”, ediciónes Résiac, pp. 58-59.


Pronto descenderé Yo para purificaros. Yo, El Señor, os digo, solemnemente, que os tomaré por sorpresa, enviando sobre vosotros Mi Luz. Mis Cielos sacudirán la tierra y todos los que Me aman Me glorificarán, doblando sus rodillas y muchos se acordarán de Mí y volverán a Mí. Esto será conocido como la Gran Conversión de la Iglesia. Pero, con gran pesar Mío, no faltarán esas almas obstinadas, que han blasfemado de Mi Santo Nombre y que combaten al lado de Mi adversario. Esas almas Me rechazarán aún más. Cuando esto se realice, Satanás las arrebatará y las arrastrará consigo al Fuego Eterno.


… El Señor (Vassula, vol. II, p. 275).


Los convenceré. Mi poder está muy por encima del suyo. Os mostraré a todos que soy Omnipotente. Mi Omnipotencia será vista en cualquier parte en que podáis estar, ningún ojo podrá negarlo, ningún hombre negará, que este signo viene de Mí, bienamada. ¿Qué les parecerán, entonces, sus teorías? ¿Cómo se sentirán, entonces, sus hombres de ciencia? ¿qué pasará con toda su ciencia? Les enseñaré que parece su ciencia frente a Mi sabiduría. Borraré de esta tierra lo que ellos creen que es ciencia. Esta


Avisos y Señales

-19-


es una de las razones por la que estoy grabando Mis palabras en Ti, para ser capaz y predecir Mi plan. Yo, el Señor, Soy, he sido y siempre seré y no va a depender de que vosotros Me miréis como no existente. Yo soy.


… El Señor (Vassula, vol. I, pp. 388-389).


Pero, Cristianos, ¡ánimo! El reino de Dios está próximo. Se abrirá por un hecho tan explosivo como inesperado. Dios tendrá mucho gusto en confundir el orgullo de los impíos. El romperá los obstáculos y hundirá los proyectos de los que impiden hacer la luz.


… La Virgen María en (Raoul Auclair, “Kérizinen”, Nouvelles Éditions Latines, 1968, p. 113)

.


Dios intervendrá visiblemente para vencer a la humanidad rebelada, para aplastar la impiedad con el propósito de aclarar el racionalismo.


… La Virgen María en “Kérizinen”, p. 134

.


Cuando el primer secreto sea realizado, será roto el poder de Satanás. Por eso, es ahora tan agresivo. Satanás ha tenido un inmenso poder durante el siglo veinte, un poder que jamás había tenido antes y que ya no tendrá en el futuro.

… Testimonio de Mirjana, una vidente de la Virgen María en Medjugorje (cita por “l’Informateur catholique”, el 4 de octubre de 1992).


Yo soy el Amor, por tanto, sufro de soledad a causa del rechazo de los Míos. Mis hijos han olvidado las sendas de la Rectitud, la Fuente de la Sabiduría. Ellos no están escuchando a Nuestros Dos Corazones, pero se ha dicho que el rebelde, que es el espíritu de Rebelión que “profiere palabras contra el Altísimo y persigue a los Santos del Altísimo” (Dn.7, 25) desafiará Mi Poder. Este espíritu de Rebelión “trata de cambiar las estaciones y Mi Ley” (Dn 7, 25). Mira solamente alrededor tuyo y comprenderás.


El Racionalismo y el Modernismo son los enemigos fundamentales de Mi Iglesia, porque los dos conducen al ateísmo. Ambos quieren devorar la tierra entera, pero, hija, Yo voy a soplar Mi Fuego sobre estos renegados a fin de que caigan las escamas de sus ojos, y vean qué gran desorden han producido y qué opresión han infligido a Nuestros Dos Corazones. Yo voy a pasar a través de todos vosotros.


¡Arrepentíos!


pues el Reino de los Cielos está cerca, al alcance de la mano. […] Mi Regreso es inminente y Mi Rostro será revelado desde el Cielo contra toda la impiedad del mundo; por tanto estad preparados. Todos aquellos que resulten ser falaces verán qué llagas fatales han infligido ellos a su alma. Yo vendré en medio de vosotros en Esplendor y en Gloria. El Espíritu de la Verdad será revelado en vosotros para purificar vuestra alma. Vosotros Me veréis cara a cara

1 , y os veréis a vosotros mismos tal como se os


—————————————-


1

Es decir espíritu con Espíritu.


conoce. Por tanto, venid a Mí tal como sois ahora, no esperéis a ser santos, venid y comprended lo que Yo busco sobre todo de vosotros.


Yo os amo con un amor infinito. Yo os he ofrecido Mi Vida cargando sobre Mí vuestras culpas. Yo os he reconciliado con el Padre y he permitido que las manos que Yo Mismo formé,


Me crucifiquen

,


asi ¿qué podría haber hecho Yo que no haya hecho?


… El Señor (Vassula, vol. 4, pp. 318-319).


La Apostasia ha desafiado Mi Misericordia y el Racionalismo, esta plaga de vuestra era, ha retado Mi Poder.

… El Señor (Vassula, vol. 4, p. 183).


Hoy, algunos de vosotros estáis tristes porque el mundo está pronunciando un juicio prematuro sobre Mi Corazón y sobre el Corazón Inmaculado de vuestra Madre, pero pronto nuestros Dos Corazones mostrarán al mundo lo equivocado que estaba en su juicio, cuando Yo revele Mi Santo Rostro en ellos

1.


————————


1

En el Día de la Purificación, cuando nos será dado el poder ver nuestros pecados con los ojos de Dios.


… El Señor (Vassula, vol. 4, p. 337).


El Señor, al que buscáis, vendrá de repente sobre vosotros; el que anheláis está viniendo. Por tanto Yo os digo: no os resistáis a Mi Santo Espíritu, que vendrá ahora con toda Su fuerza para deshacer el sudario que cubre vuestras naciones y os impide ver la Luz.


Yo descenderé en plena fuerza con Mi Espíritu para desenmascarar a los mentirosos y expulsar a los comerciantes que se han infiltrado en Mi Santuario.


Vuelve los ojos a Mí, generación, y ve la Alegría que pronto te llegará. Mi Santo Espíritu descenderá en plenitud no sólo para salvar a los desdichados, sino que Yo descenderé para jusgar, para dar la vista a los ciegos y quitarla a los que dicen ver; y a los que se llaman a sí mismos sabios e instruidos, Yo les voy a confundir de tal modo, que no sabrán ni quiénes son ni de dónde vienen.


Solemnemente te digo: instruiré al indigno, y a los que llamáis estúpidos y despreciables, los elevaré e instruiré con Mi Conocimiento, haciéndolos discípulos devotos de la Verdad, para avergonzar a los que apartan Mi Reino de ellos. Yo te digo: “los muertos llegarán a Mi Reino antes que Tú” 2 . Mi Espíritu de Gracia llegó a ti, hasta tus puertas, pero no quisiste creer en Mis Maravillas, ni en Mis Milagros, y los que tú consideras despreciables y que son el desecho de tu sociedad, creyeron con humildad, fervor y amor.

… El Señor (Vassula, vol. 4, p. 68).


¡Levantad todos vuestros rostros y escudriñad los Cielos para contemplar

Mi Santa Faz! Levandad vuestros ojos hacia el Cielo y no pereceréis. ¡Arrepentíos! Y pedid al


——————-


2

El “sabio”.-20-


Padre que se apiade. Pronto, muy pronto ahora, los Cielos se abrirán y Yo os haré ver… El Juez.


… El Señor (Vassula, vol. 4, p. 239).


Ya está vuestro Dios a punto de juzgarlos…


… La Virgen María en (R. Spies et L. Couëtte, “Marie pourquoi pleures-tu? Faits et messages de Naju-Corée du sud”, éditions du Parvis, 1991, p. 71).


Cuanto sucederá será una cosa tan grande, como jamás se ha visto desde el principio del mundo. Será como un juicio en pequeño y cada uno verá su propia vida y todas sus obras en la Luz misma de Dios.

… La Virgen María “A los sacerdotes hijos predilectos…”, p. 932.


Ahora, todo lo que tengo para deciros es: examinaos a vosotros mismos antes de que el Juicio venga. Os queda muy poco tiempo ahora. Rezad y evitad todo mal. No condenéis ni juzguéis jamas a los otros. Decidíos en vuestro corazón por Mí. Fijad en vuestro espíritu el deseo de Mí. Estad despiertos pues el tiempo de la purificación pronto está sobre vosotros. Llenaos por tanto, de Mi Espíritu de Amor, a fin de que vuestros pecados no os sofoquen.

… El Señor (Vassula, vol. 4, p. 310).


El Gran Día de la Purificación está pronto sobre vosotros y ¿quién será capaz de sobrevivirlo?


Cada uno en esta tierra deberá ser purificado, todos oirán Mi Voz y Me reconocerán como el Cordero.


Todas las razas y todas las religiones Me verán en la oscuridad de su interior. Le será dado a cada uno como una secreta revelación para poner en evidencia la oscuridad de su alma. Cuando os véais en vuestro interior en ese estado de gracia en verdad requeriréis a las montañas y a las rocas que caigan sobre vosotros. La oscuridad de vuestra alma os parecerá tal que pensaréis que el sol ha perdido su luz y que la luna igualmente se ha convertido en sangre. Así es como vuestra alma se aparecerá ante vosotros, pero al final no haréis más que alabarme.


… El Señor (Vassula, vol. 4, p. 338).


¡Oh Jerusalén!

1 dirige tu mirada al este y al oeste; dirige tu mirada al norte y al sur y ¡allí estoy Yo! En verdad te digo que una vez más Mi Espíritu se derramará en ti y Mi Imagen se propagará por todo el mundo; lo que Yo he planeado se cumplirá y lo que te he dicho sucederá; ven, acércate a Mí y escucha atentamente: hoy vengo continuamente a vuestros umbrales con el estandarte de la Paz, vengo para salvarte Jerusalén, sobre la que está escrito: Leal y Verdadero (Ap.19, 11) el Rey de Reyes y el Señor de Señores (Ap.19, 16).


——————————


1

Es decir ¡Oh generación!


¿Escucharé de ti Jerusalén: “Mi Rey, eres Tú al que tengo que adorar”, o continuarás todaviá ignorándole a quien te ofrece Su Paz… ahora?


¿Reconoces, en estos últimos días antes del Día del


Castigo, Mi Santo Espíritu que desciende desde lo alto en toda Su Gloria para hacer morada en ti?


Durante toda la vida, generación, has incumplido Mi Ley y te has alejado, rebelándote; ¿estás preparada en cualquier momento para encontrarme, a Mí, tu Dios? ¡Dentro de muy poco pasaré a través de tu Ciudad!

1 ¡y será más pronto de lo que crees! Éstos son Mis últimos avisos. Solemnemente os digo:

¡Despertad de vuestro profundo sueño!

Estáis labrando vuestra propia ruina,

sacudíos el polvo que os cubre

y salid de la muerte.

El Fin de los Tiempos

2

está más cerca de lo que penséais.


—————-


1

Esto es, a través nuestra. Nosotros somos los ciudadanos.


2

El Fin de los Tiempos no es el Fin del Mundo, es el fin de una época.


(Primera fase)


Pronto, muy pronto, abriré de improviso Mi Santuario en el Paraíso y allí, vuestros ojos desvelados percibirán, como en una secreta revelación: miríadas de Ángeles, Tronos, Dominaciones, Soberanías, Poderes, todos postrados dor de


alrede


El Arca de la Alianza.


Entonces, un soplo se deslizará sobre vuestro rostro, y los Poderes del Cielo temblarán, a los destellos del relámpago seguirán los repiques del trueno, “de repente vendrá sobre vosotros un tiempo de gran afflicción, sin precedente desde la existencia de las naciones” (Dan. 12,1). Permitiré que vuestra alma perciba todos los sucesos de vuestra vida; os los mostraré uno tras otro. Ante la gran consternación de vuestra alma, caeréis en la cuenta de cuánta sangre inocente de almas víctimas ha sido derramada por vuestros pecados. Haré entonces que vuestra alma despierte para que vea que nunca ha cumplido Mi Ley; como un rollo que se desenrolla, Yo abriré El Arca de la Alianza y haré que séais conscientes de vuestra anarquía.


(Segunda fase)


Si todavía permanecéis con vida y en pie, los ojos de vuestra alma contemplarán una luz deslumbradora, como si fuera el brillo de muchas piedras preciosas, como las chispas de un cristal de diamante, una Luz tan pura y tan brillante que, aunque miríadas de ángeles estarán muy cerca, en Silencio, vosotros no los veréis completamente, porque esta Luz les cubrirá como polvo dorado plateado; vuestra alma percibirá su forma, pero no su rostro. Entonces, en medio de esta luz deslumbradora, vuestra alma percibirá cómo una vez vio en una fracción de segundo el verdadero momento de su creación…

Ellos verán:


a Aquel que fue el primero


que os tuvo en sus manos,


los Ojos que primero -21-


s vieron.

o

Ellos verán:


las Manos de Aquel Que


os dio forma y os bendijo…

Ellos verán:


al Padre más Tierno, su Creador,


todo revestido de temeroso esplendor,


el Primero y el Ultimo,

El que es, el que era y

el que viene,


El Todopoderoso,


El Alfa y el Omega:


El Soberano.


Marchitos en vuestro despertar, vuestros ojos serán traspasados por los Míos que serán como

dos Llamas de Fuego (Ap. 19, 12). Vuestro corazón entonces recordará los pecados y quedará sobrecogido por el remordimiento. Comprenderéis, sumidos en una gran afflicción y en un sufrimiento agónico por causa de vuestra anarquía, cómo constantemente habéis profanado Mi Santo Nombre y cómo Me habéis rechazado a Mí, vuestro Padre… Destrozados por el pánico, temblaréis y os estremeceréis cuando os véais a vosotros mismos como cadáveres putrefactos, devastados por gusanos y por buitres.


(Tercera fase)


Y si vuestras piernas, a pesar de todo, lograran manteneros en pie, os mostraré lo que vuestra alma, Mi Templo y Mi Morada, ha estado amamantando todos los años de vuestra vida. A cambio de Mi Sacrificio Perpetuo veréis para vuestra consternación, que habéis estado acariciando a La Víbora y que habíais erigido esta Desastrosa Abominación, de la que habla el profeta Daniel, en el más profundo dominio de vuestra alma,


La Blasfemia.


La Blasfemia, que cortará todos los lazos celestiales que os vinculan a Mí y abrirá un abismo entre vosotros y Yo, vuestro Dios.


Cuando llegue ese Día, las escamas de vuestros ojos caerán, de forma que podáis percibir lo que habéis llegado a ser y cómo por dentro no sois más que tierra reseca. Infeliz criatura, tu rebelión y tu negativa a la Santísima Trinidad te condujo a renegar y a perseguir Mi Palabra.


Tus quejas y tus lamentaciones sólo serán escuchadas entonces por ti. Yo os digo: lloraréis y os lamentaréis, pero vuestros quejidos sólo serán escuchados por vuestros propios oídos. Yo únicamente puedo juzgar, como se Me ha dicho, y Mi juicio será justo. Como ocurrió en tiempos de Noé así será cuando abra los Cielos y os muestre al Arca de la Alianza. “Porque en aquellos días, antes del Diluvio, la gente comía, bebía, tomaba esposas, tomaba maridos, justo hasta el día en que Noé entró en el Arca, y no


sospecharon nada hasta que el Diluvio llegó y les barrió a todos para siempre” (Mt. 24, 38-39). Así será también en este Día.


Y os digo que, si este tiempo no fuera acortado por la intercesión de la Santa Madre, de los santos mártires y de la sangre derramada en la tierra, desde Abel el Justo hasta la sangre de todos Mis profetas,

¡ni uno de vosotros os salvaríais!


Yo, vuestro Dios, estoy enviando ángel tras ángel para anunciaros que el Tiempo de Mi Misericordia está acabando y que el Tiempo de Mi Reino en la tierra está muy próximo. Yo estoy enviando a Mis Ángeles para que den testimonio de Mi Amor a todo el que vive en la tierra, a toda nación, raza, lengua y tribu (Ap. 14, 6). Yo los envío como apóstoles de los últimos días para anunciar que: “el Reino del mundo llegará a ser como Mi Reino del Cielo y que Mi Espíritu reinará por siempre y para siempre” (Ap. 11, 15) en medio de vosotros.


Os estoy enviando a Mis servidores, los profetas, para que griten en este desierto lo que vosotros debéis hacer:

“¡Temedme y alabadme

porque el tiempo llega para Mí

a impartir juicio!” (Ap. 14, 7)


Mi Reino vendrá de repente sobre vosotros, por lo que debéis tener constancia y fe hasta el final. Hijita Mía, reza por el pecador que ignora su podredumbre:

reza y pide al Padre que olvide


los crímenes del mundo incesantemente cometidos;

reza por la conversión de las almas;

reza por la Paz.


… El Señor (Vassula, vol. 4, pp. 241-245).


Hijitos Míos, no tardaré, Yo ya estoy en el Camino de Mi Regreso. Os digo esto antes de que suceda, para que cuando suceda podáis creer que esta Voz que habéis estado escuchando durante todos estos años viene de Mí. Os digo esto para que podáis alegraros, porque Yo también Me alegro por el Día en el que la cabeza de Satanás será aplastada por el calcañar de Mi Madre.


Escúchame: Yo derramaré Mi Espíritu sobre esta malvada generación para atraer corazones y hacer que gresen a la completa Verdad, para vivir


re


una perfecta Vida en Mí, vuestro Dios.


Sé valiente, porque todavía vendrá el Fuego antes de Mi Día. Por eso no tengas miedo ni estés triste, porque sin este Fuego, el rostro del mundo no podría cambiar… y cuando venga mostrará al mundo lo equivocado que estaba. Mostrará su impiedad, su racionalismo, su materialismo, su egoísmo, su soberbia y su codicia, en resumen, todos los vicios que el mundo adora.


Nadie puede decir que Yo no he venido dando a conocer Mis Planes; nadie puede decir que Yo os he ocultado Mis Planes. -22-


Yo soy la Verdad


y La Verdad siempre os abrirá Su Corazón y expondrá Sus fervientes Planes tal y como son… La Verdad siempre os dará la posibilidad de probaros a vosotros mismos ante Él. Si Yo no os hubiera hablado, si Yo no os hubiera abierto ahora los Cielos, podríais excusaros, pero Yo os he estado llamando día y noche. Continuamente os he estado enviando a Mis Ángeles para que os hablaran. He levantado de la nada almas desgraciadas a las que he convertido en fervientes discípulas para que vayan y llamen a vuestras puertas y os repitan las Palabras que Yo mismo les he transmitido. No, ellos no os han hablado por sí mismos, sino que únicamente han repetido el Conocimiento que Yo Mismo les he transmitido cuando han ido a vosotros en su pobreza y descalzos para hablaros de las cosas que están por venir, no añadiendo ni quitando nada de lo que Yo les he dado. Todo lo que ellos dicen ha sido tomado de la Sabiduría de Dios.


Ahora, solemnemente te digo que cuando llegue el Día de la Purificación, muchos se afligirán en tal grado que estarán a punto de morir por no haber permitido que Mi Santo Espíritu de la Verdad entrara en sus casas

1. En su lugar darán la bienvenida a la Vibora, a la Abominación de la desolación y participarán de su comida al lado de mi ennemigo, darán la bienvenida dentro de sus casas a quien es el imitador del Único Santo, adorando al Engañador les enseñó a entender mal Mi Santo Espíritu:


quien


Mi Santo Espíritu, el Dador de Vida y


el Poder Interior de su alma,


el que con su aliento creó un alma en vosotros e inspiró un espíritu viviente. Solemnemente os digo que Mi Fuego descenderá en este mundo más rápido de lo que esperáis, de forma que a los que falta la vista de sus pecados, puedan de repente ver su culpabilidad. Está en Mi Poder adelantar este Día y está también dentro de Mi Poder acortar esta Hora, una Hora que traerá tanta afflicción que muchos van a maldecir el momento de su nacimiento, desearián que los valles se abrieran y les tragaran, que las montañas cayeran sobre ellos y les enterraran, que los buitres les devoraran rápidamente, desearían romperse a sí mismo en pedazos; pero ninguno escapará a esta Hora.


Todos los que verdaderamente Me aman sufrirán solamente por no haber hecho más por Mí; ellos también serán purificados. Pero ¡ay de todos aquellos que Me rechazaron y rehusaron reconocerme! Ellos ya tienen un juez: La Verdad que les fue dada será su juez en ese Día.


—————-


1

Es decir, sus almas.


… El Señor (Vassula, vol. 4, pp. 246-248).


Mi Iglesia ha sido salvajemente herida y pronto los Fundamentos de la Ecclesia van a ser sacudidos. Esto será seguido de la extirpación de todos aquellos que han causado Sus heridas y que se han adherido a Mi Cuerpo con el fin de hacerle daño.


Sus tribulaciones no han hecho sino comenzar; los


muros de Jerusalem se vendrán abajo, en un montón de polvo, a fin de que Mi Nueva Jerusalén pueda ser reedificada.


Soy Yo, El Señor, Quien la reconstruirá. Yo renovaré sus muros. Yo la embelleceré, a fin de que todos podáis vivir bajo su Nuevo Techo, bajo un Nuevo Cielo y una Nueva Tierra. El Amor regresará a vosotros como Amor, y vivirá entre vosotros. Yo seré vuestro Dios y bajo Mi Nombre viviréis todos en paz y vuestro espíritu se llenará de santidad y de pureza. Sí, Vassula, Yo bajaré de lo Alto como relámpago para renovarla enteramente.


Habrá muchas tribulaciones, porque han hecho de Mi Casa una desolación, la han saqueado.


… El Señor (Vassula, vol. II, pp. 248-249).


¿Por qué tener en Mi Casa Caines, que no buscan más que sus propios intereses y no los Míos? Y con Mi Fuerza Celestial, los desenmascararé, sacaré a la luz lo que está escondido. No temas, bienamada; Yo voy a limpiar Mi Iglesia; voy a barrer a todos los que obstruyen el Camino al Amor Divino e impiden entrar a Mi Sagrado Corazón.


… El Señor (Vassula, vol. II, p. 80).


Entraré en “Jerusalem”, a fin de que la Nueva Jerusalem pueda comenzar a ver la Luz. Yo eliminaré esos obstáculos y abriré Camino. Esto, Mi Vassula, será reconocido como la Gran Tribulación de Mi Iglesia. Yo pondré en la mano de Pedro un cetro de hierro, con el cual guardará Mis ovejas. Y para aquellos que no saben y se preguntan todavía: “¿Por qué debemos tener un guía?” Yo os digo esto: ¿Habéis visto alguna vez o habéis oido hablar de un redil sin pastor? Yo Soy vuestro Divino Pastor y Yo he escogido a Pedro para cuidar de Mis corderos hasta Mi Retorno. Yo le he dado la responsabilidad sobre ellos. ¿Por qué, entonces, todas estas disputas? ¿Por qué todas esas vanas discusiones? Para todos aquellos que no conocen todavía Mis Palabras, os digo que las leáis en las Escrituras. Se encuentran en el testimonio de Juan, Mi Discípulo

1. Yo uniré, entonces, a Mi Iglesia y os rodearé con Mis brazos en un solo Redil. Porque tal como está hoy, fomentando demasiadas comunidades, estáis desperdigados. Habéis desmembrado Mi Cuerpo y esto NO PUEDE SER2 . Yo os uniré a todos.


(En este párrafo Jesús entiende la unión de los católicos romanos, Ortodoxos y Protestantes, pero también otros grupos, como las sectas. El Señor nos llamará a ir bajo Pedro o Pedro vendrá a nosotros).


Después, Yo y Pedro actuaremos juntos. Yo le mostraré Mis elementos ocultos. Yo le mostraré buen número de Mis Misterios, para hacerle capaz de enseñarlos a Mis Hjos. Y bajo esta enseñanza veréis un nuevo Cielo y una nueva tierra. Yo, El Señor, renovaré los muros de Mi Santuario. ¡Oh, Vassula! ¡Hay tanto que reparar!


——————


1

Juan 21, 15-17


2

Aquí Jesús ha sido categórico.


… El Señor (Vassula, vol. II, pp. 213-214).

-23-


Voy a salvar a Mi pueblo. Tomaré de la manga a hombres de cada nación, cada raza y cada lengua y les preguntaré: “¿Quieres seguirme?” y ellos contestarán: “Nosotros queremos ir Contigo pues aún no conocemos la Verdad” y Yo los atraeré uno tras otro para que vivan en Mi Corazón. Me propongo llevar la paz a cada corazón. ¡Sí! La viña que planté en el pasado dará fruto para Mi Gloria. No iré despacio ni ignoraré los gritos de los fieles. Si un hombre construye Mi iglesia y otro la derriba, ¿en cuál de ellos se derramará la furia de Mi Padre el Día del Juicio? … El Señor (Vassula, vol. V, pp. 181-182).


Ecclesia necesita ser reanimada y su tiempo de purificación casi ha terminado. El Espíritu Santo descenderá sobre todos vosotros para daros Esperanza, Amor y Fe, restaurando vuestra Fe y nutriendo vuestra alma. Esto será conocido como el Gran retorno, como el resurgir de una Fuente Eterna, como el florecimiento de las flores. La purga de Ecclesia os preparará a todos para hacer frente a un Nuevo Cielo y una Nueva Tierra. Ella os preparará para presentaros a vuestro Dios. Comprended el profundo amor que tengo por todos vosostros.


… La Virgen María (Vassula, vol. II, p. 261).


Sí, toda esta generación es adúltera… Sin embargo, tengo intención de salvar tu generación como te salvé a ti; aunque tenga que arrastrarla fuera, al desierto, y hacer con ella lo que he hecho contigo

1 . Expondré su desnudez a sus ojos y, al primer sonido de arrepentimiento, volaré hacia ella como volé hacia ti. Luego, en presencia de Mis Ángeles le cantaré Mi Canción de Amor. La apartaré de la senda del engaño y le concederé la gracia de Mi ley. Entonces, pondré su mano en Mi Mano para guiarla de vuelta a Mi Casa, donde le mostraré todas las Riquezas de Mi Sagrado Corazón.


Mi Corazón guardó estos tesoros para el final de los Tiempos: para avivar esta llama vacilante, a punto de extinguirse, y convertirla en un Fuego Abrasador, a fin de iluminar a los que habitan en tinieblas y sombras de muerte.


——————


1

Una purificación como el purgatorio. Cuando ví mis pecados con los ojos de Dios.


… El Señor (Vassula, vol. 4, pp. 61-62

).


Estos Mensajes inflamarán de amor el corazón de nuestros hijos.


… La Virgen María (Vassula, vol. II, p. 182).


Yo te prometo, Mi niña, que al final Yo prevaleceré, dominaré a esos falsos maestros de tu era, y te daré los tesoros escondidos de Mi Sagrado Corazón, poniendo en tu lengua el lenguaje de Mi Cruz, que es el Amor, ¡con todos sus Misterios, Milagros y Maravillas!


… El Señor (Vassula, vol. 4, p. 62).


Entonces, cuando el amor de

Mi Verdad triunfe en ustedes, chiquitos míos, van ustedes a levantarse contra los falsos espíritus.


Se levantarán ustedes contra los destructores de la fé, contra los que les presentan falsos dioses, contra los que cambian Mi Espíritu…Y entonces, chiquitos míos, van ustedes a hacer triunfar a

Dios, pues tendrán en ustedes, con todo su poder de Amor, el Espíritu de Fuerza, de Sabiduría y de Verdad: el Espíritu Santo.


… El Señor en “J’ai soif !”, Lucie, Téqui, 1993, p. 44

.


Segundo aviso de Dios:


Jesús me enseñó imágenes del futuro. Ví pasar del este al oeste una bola que despedía chispas rojas. Pasaba por encima de nuestro país, a través de las nubes. Después de un momento, se abrió la bola para dejar salir a la “Reina del mundo”. De pie sobre una nube, bajó, sin posarse sobre la tierra y un momento contempló al país húngaro, su propiedad. Derramó gran gracia sobre todos nosotros. Por esta gracia nos estaba permitido a todos ver a ella, la Santísima Virgen. Los corazones de la gente de repente se conmovieron con benevolencia recíproca y se llenaron entonces con arrepentimiento y espíritu de penitencia. Las almas estaban como liberadas del peso de sus pecados. Cada uno se precipitó de rodillas en “el polvo de sus propias culpas”. Toda la gente, con excepción de algunos, pedía piedad, la mirada y las manos tendidas hacia el cielo. De los que se obstinaban, ví morir a muchos.


Esta visión es el signo precursor del gran milagro prometido al mundo. Por eso, la Madre de Dios continua cerniéndose por encima de nosotros alejándose hacia el lugar (Garabandal

1) en que esta gracia prometida, el gran prodigio, tendrá que suceder. La bola avanzaba con lentitud fuera de lo común. […] Dios se aprovecha del viaje de esta bola para rociar al mundo entero de su gracia, por María, la Madre inmaculada.


… (Sor María-Nathalia, “Marie, Reine victorieuse du monde”, Parvis, 1990, p.p. 194-195).

(De repente Jesús me recordó un sueño que tuve la noche pasada y que yo había olvidado. Era la visión que vi últimamente, pero que sucedió peor

en mi sueño).


-Escucha, te he dejado ver la visión durante tu sueño, para hacértela sentir. No, ¡no hay escapatoria!


(Recordé cuando vi venir como una ola gigante. Traté de correr y esconderme, sabiendo que era imposible).


Pero, ¿Por qué hacer eso si nos quieres?, ¿Por qué?


– Soy conocido como un Dios de Amor, así como un Dios de Justicia.


– ¿Qué podemos hacer para detenerla?

Grandes reparaciones se requieren ahora de todos vosotros. Uniéndoos y siendo uno, amándoos los unos a los otros, creyendo en Mí, creyendo en Mis Obras Celestiales, porque Yo estoy siempre entre vosotros.
1

Garabandal: Pueblo en el norte de España, sitio de numerosas apariciones de la Virgen María a principios de los años 1960. Indicado como sitio del gran milagro futuro.

Entonces, el Signo del Hijo del Hombre aparecerá en los cielos, y una gran luz se podrá ver en vuestra oscuridad, pues Yo, el Santo, Me propongo salvaros en atención a Mi Nombre.

… El Señor (Vassula, “La verdadera vida en Dios”, vol. 4, p. 93).


La Cruz va a revelarse a los hombres, se mostrará a ellos. Y todos vendrán a arrepentirse al pie de la Cruz.


… El Señor (Lucie, “Le grand message de la Croix”, éditions Téqui, France, 1991, p. 176).


Escribe esto: antes de venir como Juez equitativo, primero vengo como Rey de misericordia. Antes que llegue el día de Justicia, será dado a los hombres este signo en los cielos:


Se apagará toda luz en el cielo y habrá grandes tinieblas en toda la tierra. Entonces aparecerá la señal de la Cruz en el cielo; de las heridas de las Manos y de los Pies del Salvador, brotarán grandes luces que, durante algún tiempo, iluminarán la tierra. Esto sucederá poco tiempo antes del último día.


… El Señor a la beata Sor Faustina (“Petit journal de Soeur Faustine”, Jules Hovine, 1985, p. 65).


Está ahí la Cruz por encima del mundo pero no la ven (aún no). La Cruz iluminará a los espíritus y les hará acordarse de Mí.

… El Señor a Lucia ( Lucie, “Viens Esprit Saint !”, Éditions Téqui, Paris, 1992, p. 297).


La Cruz viene, ya está ahí y lo dije: su peso cada vez más se hará sentir, a fin de que la purificación cumpla su obra y que las almas se abran a la beatitud.


… El Señor a Lucia (Lucie,”J’ai Soif !”, Éditions Téqui, Paris, 1993, p. 228).


Tienen ojos, y no ven… La Cruz tendrá que hacerse muy pesada para que sea vista.


… El Señor a Lucia (Lucie, “Viens Esprit Saint !”, Éditions Téqui, Paris, 1992, p. 219).


La Cruz visitará todas las partes del mundo, una tras otra. La Cruz se abatirá sobre el mundo, rodeándolo con sus brazos redentores. La Cruz dará la vuelta al mundo.


La Cruz golpeará a todos los corazones; entonces nacerá la esperanza y hará un sitio al Amor.


… El Señor a Lucia (Lucie, “Viens Esprit Saint !”, Téqui, Paris, 1992, p. 222).


¡Sí, mira! La Cruz está ahí encima del mundo. Pero oye bien esto: hay dos especies de cruces:


La que confío a los que me aman. Sufren ellos conmigo para continuar la Redención. A menudo su cruz es muy


pesada, pero no obstante ligera, pues es una cruz de amor.


Por otra parte, hay la otra, la que Yo doy a mis niños que están lejos de Mí. Esta también es muy pesada para ellos. Pero la doy para que no me olviden y vuelvan a Mí.


De ese modo, mira, la cruz de unos ayuda a otros.


Cederán bajo su peso, pero ¡cuántos regresarán a mí cuando sus rodillas cederán bajo el peso del sufrimiento! Entonces, todo se cambiará en Amor.


Además, ¡por desgracia! hay los rebelados contra la cruz, ¡mis pobres niños!


He aquí el secreto de las cruces. Cada uno lleva la suya y le da el sentido que desea, según la inclinación de su corazón. Pero no obstante, mi Corazón está siempre ahí. Yo vigilo y espero.


¡Niños pródigos, me constriñen a eso por causa de su lentitud y de su corazón de piedra!


… El Señor a Lucia (Lucie, “Le grand message de la Croix”, éditions Téqui, 1991, pp. 56-57).


Con mi Cruz, he redimido al hombre. Yo le he rehabilitado, elevado y le he devuelto su dignidad de hijo de Dios.


Mi Cruz eleva, purifica y santifica al hombre.


Si el hombre está hoy tan bajo, es porqué ha rechazado mi Cruz. El hombre ya no se eleva, ¿y sabes por qué? Por que ya no levanta los ojos hacia la Cruz que lo eleva. ¡Tan bajos están los espíritus! Sólo les atrae la pesadez terrestre.


Perdiendo de vista mi Cruz, el hombre pierde su dignidad de hombre y de hijo de Dios. Y esto es siempre la obra del que no busca más que la pérdida del hombre, su caída, su rebajamiento. Satanás quiere edificar su dominio sobre la caída del hombre y su bajeza.


Abatiendo la Cruz, Satanás abate la dignidad del hombre. Edifica su gloria sobre el envilecimiento del hombre y por esto, busca borrar toda señal de mi Cruz. Busca abatir mi Cruz para mejor abatir al hombre.


Pero mi Cruz rehabilitará al hombre. Ella eleva y purifica. Su doctrina de amor es inmutable, como es inmutable El que la ha dado.


La Cruz santifica al hombre, lo mantiene en la verdad y lo conduce a la vida eterna.


Como Yo te he dicho: mi Corazón pertenece al hombre, es hecho para el hombre, asimismo Yo te digo: mi Cruz ha sido dada para el hombre, para que conserve su dignidad de hijo de Dios.


Ámense unos a otros como Yo les he amado, mi pequeñita hija, he aquí lo que grita mi Cruz cuando la miran. He aquí este grito de amor que rehabilita al hombre… No hay más cruz, no hay más amor ni caridad.


La Señal de La Cruz


y la Era del Espíritu Santo

25


Yo grito y ya no oigo eco….


¿Conoces la herida del mundo actual? ¿Conoces el rechazo del hombre moderno? ¿Conoces el rechazo de este mundo ateo, perverso y corrupto?


Él rechaza mi Cruz, repele la Redención. Corre a su pérdida, corren todos a su pérdida por su rechazo…y Yo les abro sus ojos y Yo les abro mis brazos. Rechazan su cruz, rechazan mi Cruz y el infierno engulle las almas. Rechazan la penitencia y el sacrificio. Es el rechazo completo de mi Cruz que grita: ¡Amor, Amor, Amor!…

… El Señor (“Le grand message de la Croix”, p. 138).


Escuchen bien esto: a fin de destruir la Iglesia, han atacado mi Cruz. A ustedes les han enseñado la Cruz como abismo de dolores, martirio sin nombre, espectáculo terrible, acto que repugna a la sensibilidad humana… Sobre todo en un mundo en el que el sufrimiento perturba, en el que sólo el poder atrae. Y en efecto, niños míos, mi pasión ha sido todo eso. ¡Y mucho más aún!


Pequeñitos míos, ahí está la astucia de Satanás que ha hecho desaparecer de sus ojos el Amor. Pues es el Amor que ha construido la Cruz. Sin el Amor, todo habría sido así, pero con el Amor, todo es diferente. Olvidan ustedes esto:

¡ el Amor transfigura ! […]


Entonces, a ustedes les han enseñado la Cruz

sin el Amor. Asustado, el hombre ávido de placer se ha apartado de ella. El infierno ha triunfado y se ha regodeado. ¡Les ha engañado!


Una vez más, el hombre ha caído en la trampa del Maligno. La humanidad ha caído y los ministros, hijos de luz, han caminado en la misma dirección. Algunos aún han indicado la dirección y han redoblado la marcha..


He ahí el hombre que cae, he ahí el mundo que se derrumba, he ahí la Iglesia que vacila. Porque Satanás ha hecho simplemente desaparecer el Amor que transfigura, para hacer de la Cruz un objeto de repulsión.


Para perderlos a ustedes, Satanás les enseña la Cruz sin el Amor. El Redentor les enseña su Cruz de amor para salvarlos. Borrar la Cruz o enseñarles una cruz sin amor, ¡es lo mismo!


No olviden jamás que esta es una

Cruz gloriosa, victoriosa, luminosa, porque transfigurada por el Amor que ha hecho nacer la Iglesia y no un instrumento de tortura, como Satanás quiere hacerlo creer. ¡Todo está ahí!


Mi Iglesia ha nacido del amor, de mis sufrimientos de Amor. Han borrado el Amor de sus espíritus y de sus pensamientos. Pero mi Iglesia renacerá del Amor.


En verdad, Yo se los digo: transfigurada por el Amor,

la Cruz es luz. Y por mi Cruz, la Iglesia vuelve a ser amor y luz del mundo, de los pueblos, de las almas, transfigurada por el divino Crucificado de Amor. […]


¡Mi Iglesia será salvada!


El Redentor habló…El Espíritu Santo va a obrar.


Transfigurada por el Amor, la Cruz transfigurará al mundo. La Cruz transfigurada por el Amor lleva a la resurrección… Resurrección de mi Iglesia y del mundo.


La transfiguración por el Amor es obra del Santo Espíritu.


Así, ustedes entienden toda mi enseñanza.


El Espíritu del Amor transfigura todo lo que toca.


Ha llegado el tiempo de dar a Dios lo que pertenece a Dios.


Edificarán ustedes un mundo de amor sobre mi Cruz transfigurada por el Amor.


He aquí el tiempo del Amor…


He aquí el tiempo del Santo Espíritu…


… El Señor (Lucie, “Le grand message de la Croix”, éditions Téqui, 1991, pp. 143-145).


No se separa el Espíritu Santo del Redentor. Él no obra fuera de Cristo. He ahí la misma esencia de la unidad y del misterio de la Trinidad.


El Espíritu Santo ha transfigurado la Cruz y al Cristo sufriente, a fin de hacer de esto la Fuerza que ha cumplido la Resurrección.


Él quiere hoy unir a su Iglesia, a los miembros de su cuerpo místico y al mundo, al Cristo sufriente, a fin de llevar a cabo esta Fuerza de resurrección que ustedes están esperando.

… El Señor (Lucie, “Le grand message de la Croix”, éditions Téqui, 1991, p. 151).


Será el Espíritu de Amor, con su potente acción de fuego y de gracia, quien renovará desde sus cimientos todo el mundo.


Será Él, el Espíritu de Amor, con su gran fuerza de santidad y de luz, quien llevará a mi Iglesia a un nuevo esplendor, a volverla por tanto humilde y pobre, evangélica y casta, misericordiosa y santa. Será el Espíritu de Amor, a través del fuego de innumerables sufrimientos, quien renovará todo lo creado, para que retorne aquel jardín de Dios, nuevo Paraíso terrenal, en el que Jesús estará siempre con vosotros, como un Sol de luz que irradiará por doquier sus rayos.

… La Virgen María “A los sacerdotes hijos predilectos …”, 1996, p. 501.


El Espíritu Santo vendrá

como celeste rociada de gracia y de fuego, que renovará todo el mundo. Bajo su irresistible acción de amor, la Iglesia se abrirá para vivir la nueva era de su mayor santidad, y resplandecerá con una luz tan fuerte, que atraerá a sí todas las naciones de la tierra.


El Espíritu Santo vendrá

para que la Voluntad del Padre Celeste se cumpla y el universo creado torne a reflejar su gran gloria.


El Espíritu Santo vendrá

para instaurar el reino glorioso de Cristo, que será un reino de gracia, de santidad, de amor, de justicia y paz. Con su divino amor abrirá las puertas de los corazones e iluminará todas las conciencias. Cada hombre se verá a sí mismo en el ardiente fuego de la divina Verdad. Será como un juicio en pequeño. Después Jesucristo implantará su glorioso Reino en el mundo.


El Espíritu Santo vendrá

por medio del triunfo de mi Corazón inmaculado. Por esto, os invito hoy a todos a 26


entrar en el Cenáculo de mi Corazón. Así seréis preparados para recibir el don del Espíritu Santo, que os transformará y os hará los instrumentos con los que Jesús instaurará su Reino.

… La Virgen María “A los sacerdotes hijos predilectos …”, 1996, pp. 718-719.


Ahora todo el mundo debe ser llevado a la plenitud de la verdad, al Evangelio de Jesús, a la única Iglesia querida y fundada por Cristo, y ésta es la misión del Espíritu Santo.


La Iglesia debe abrirse a este fuego divino de tal modo que, completamente purificada, esté pronta a recibir el esplendor de su nuevo Pentecostés, en preparación a la segunda, gloriosa venida de mi Hijo Jesús.


… La Virgen María “A los sacerdotes hijos predilectos …”, 18a edición española, 1996, p. 397.


Vassula, devolveré a Pedro Mis ovejas descarriadas; ¡Yo, el Señor, os lo prometo!


(De repente, El Señor me hizo tener una visión de algunas ovejas separadas y más lejos un rebaño. Después, las ovejas se unieron al rebaño)

.


Flor, ¡esto llegará después de Mi Gran Señal!


… El Señor (Vassula, vol. II, p. 51).


Antes del regreso del Amo de la casa, tengo que meter todas las ovejas al redil.

… El Señor (Lucie “J’ai soif !”, éditions Téqui, 1993, p. 153).


Pronto te abrumaré con un gran Milagro. Ahora, muy pronto, Yo, el Señor, adornaré a Mi Novia con la perfección gloriosa de Su juventud, de aquí un


El Paso:


– Un mundo antiguo se va. Un mundo nuevo se forma. El paso e hacer en la paz, en el amor, en el gozo.

(p. 189)


se deb


– Mis bien amados, están ustedes en el paso y vengo para que lo atraviesen en el Amor y la confianza. ¡Animo, niños míos! Ustedes van hacia la Tierra prometida… Sigan Mi Cruz, es la luz que los guía en las tinieblas de este mundo, en este desierto que están atravesando.

(pp. 235-236)


– Sigan mi Cruz y refúgiense en Mi Corazón y en el Corazón inmaculado de mi Santísima Madre. Y así, no perecerán.


– Muchos mueren y morirán sin llegar a la Tierra prometida… Pero nadie debe morir en el paso, si se aferra sólidamente a su ntor.


Rede


– El tiempo de la Cruz será tiempo de la purificación, revelación de la Luz y la Verdad.

(p. 227)


– La cruz purificará los corazones y abrirá la puerta al Espíritu Santo, al reino de Dios.


– ¿Entiendes que la Cruz es necesaria? Tiene que reinar la Cruz en todos los corazones para llegar a esto.


ndes porqué quiero que el paso se haga en el amor?


– ¿Entie


– Quiero corazones contritos corazones sumisos, para que


la purificación sea vivida como obra de Amor de Dios.


(p. 228)


convenio de paz vendrá a sellarse entre los hermanos. Mi Iglesia se levantará como la Estrella de la Mañana. Se levantará la prohibición… Como un olivo cargado de fruto, así se mantendrá Ella sólidamente delante de Mí, como una vid que hace brotar graciosos renuevos. Sus flores darán fruto de gloria y esplendor… y únicamente habrá un solo rebaño y un solo Pastor… Yo soy la Resurrección…


… El Señor (Vassula, vol. 4, pp. 85-86).


Y la Unidad vendrá a vosotros como la Aurora y tan de repente como la caída del comunismo. Ella vendrá de Dios y vuestras naciones la llamarán El Gran Milagro, el Día Bendito de vuestra historia.


… El Señor (Vassula, vol. 3, p. 248).


La mayoría de Mis fieles, que están bajo el nombre de Lutero y que se han aislado por completo, deben de volver a Pedro.


¡Señor, ellos se van a escandalizar!


– Vassula, doblegaré sus rodillas para que veneren a Mi Madre. Soy Yo, El Señor, Quien habla. ¡Los doblegaré! Y cuando lo hagan les daré Mi Luz y los levantaré. Fortaleceré vuestros tallos y seréis como un jardín regado, como un manantial cuyas aguas no se secan nunca. Reconstruiré Mi Fundación.


… El Señor (Vassula, vol. II, p. 81).


El anatema de división será levantado, y la Mujer revestida del esplendor del sol, a quien mando delante de Mí para educaros, os dará valor. Le he dado poder sobre toda raza y toda tierra para que abra un camino ancho para Mí.

… El Señor (Vassula, vol. 4, p. 180).


– Lleven su cruz y quédense en la alegría, ¡pequeñitos míos! El tiempo de la Cruz es un tiempo necesario, un tiempo de misericordia y purificación, un tiempo de Amor. Ustedes que me aman, procuren que sea de verdad tiempo de Amor, como lo desea su Dios.

(p. 229)


– No sientas la pérdida de este mundo ateo y materialista que se derrumba para dar lugar a un mundo espiritual en el que la virtud tendrá su lugar. Reza a fin que estos días sean abreviados.

(p. 189)


– Sostengan la Cruz con mano firme, agrúpense al pie de mi Cruz, muy cerca de mi Corazón y bajo el manto de mi Madre inmaculada.


– Escucha mi voz que, como un eco, atraviesa los siglos:


“¡Mujer, he aquí sus hijos!”


– Y recen sin cesar con confianza, esperando la hora de su liberación.

(p. 190)


– Que nada les distraiga de mi enseñanza. Dejen las fuerzas del mal romperse, se destruirán ellas mismas.


– Que el pensamiento de mi Amor les sostenga en el momento de las horas obscuras. ¡Alcen la cabeza! ¡Estén en el gozo!


… El Señor (Lucie, “J’ai Soif !”, Téqui, 1993)

. -27-


“Yo les daré el signo de Jonás…”


Yo hundiré todas las almas en la mordedura del Tiempo en el que Mis Profetas anunciaban la Venida de Él por quien el Mundo sería salvado. Y ustedes oirán sus voces, que rodarán hasta ustedes, como el sonido de un tambor; esas voces se unirán a las de hoy para decirles que ha venido a la Tierra un Dios Viviente para dar a los Hombres


Paz y gozo en Su Amor.


Matándo a ÉL, los Hombres de ayer mataron su propia Esperanza. Ignorándo a Él , los Hombres de hoy quieren matar

la Esperanza. Dios que hace brotar la Vida en todos los corazones, viene a decir a este pueblo adormecido que si ellos han paralizado la Vida, se encontrarán pronto en un callejón sin salida. Este Pueblo es la Tierra entera que se cubre el rostro para no ver nada, pero Yo les daré el signo de Jonás y Yo les interpelaré como en Nínive.


Escucharé su queja. Sin regreso a Dios, este Pueblo va a desaparecer porque, en ese momento, tendrá todo conocimiento y su opción será decisiva. Bendeciré su regreso y estableceré de nuevo entre los Hombres y Yo, su Dios, ese diálogo interrumpido desde que el Hombre ha renegado su Dios.


He ahí, niños, porque Yo les pido seguir su trabajo de Amor. El grano sembrado hoy será la gavilla de mañana. La cosecha está próxima. Guarden sus lámparas encendidas.


Pronto viene Dios a encender

El fuego de Dios sobre la Tierra entera

, Amén.

Dios habla a los Profetas,

Dios habla por sus Profetas.


… El Señor en “Témoins de la Croix, Messages de Vie”, (J.N.S.R.), vol. 2, de Guibert, Paris, 1994, p. 120.


“La Cruz Gloriosa…


…en la Madrugada de Pascua


Es el Resucitado en los esplendores de la madrugada de Pascua que viene delante de ustedes para llevarles al Padre.


Al Padre quiero ofrecer vivientes y no muertos. Cada carne recibirá el Espíritu Santo, el Espíritu de Verdad a fin de que todos puedan creer en Mí. Reza a fin de que todos acepten mi verdad.


Vendré hacia ustedes como Cristo-Rey, en la gloria de mi Cuerpo resucitado, pero Yo vendré con mis llagas glorificadas y llenas de Amor y será la Cruz que les anunciará mi regreso. También, niños míos, ya deben quererla porque ella les anuncia su Rey.

… El Señor en “ABBA, Père”, Lucie, Téqui, París, 1994, pp. 113-115.


Yo vengo de la Gloria porque Dios tiene lástima de dejarles morir en su orgullo y en el fango de sus pecados.


Dios se compadece y tiene piedad al ver al Hombre degradarse a tal punto que llega a creerse rival de Dios…


Dios viene a ahuyentar sus peores enemigos, los que abrigan en sus corazones. Toda esta degradación podría llevar un solo nombre:

“Horror en la Abominación” porque, poco a poco, ustedes han ayudado al Demonio a propagar por todas partes su veneno.


La Abominación se ha infiltrado aún en el Lugar Santo.


Entonces Yo les digo: una sola cosa alejará este Mal que se ha vuelto la úlcera de su Tiempo, de este siglo infestado:

Es Mi Cruz que Yo haré aparecer Gloriosa.. ¡Gloria! ¡Gloria! ¡Gloria a aquella que ha llevado mis miembros sagrados. ¡Tres veces bendita y tres veces glorificada por el Dios Inmortal, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo! ¡Y he aquí que Yo vengo!


¡Amén, ven Señor Jesús!


¡Qué la gloria de Dios inunde sus corazones de gozo, porque soy Yo el Dios Viviente que viene para vivir con todos Sus Niños. Amén!


… El Señor en “Témoins de la Croix, Messages de Vie”, (J.N.S.R.), vol. 2, F.-X de Guibert, Paris, 1994, p. 118.


Sobre esta altura (el Gólgota), sobre este Monte sagrado, he dado Mi Vida; Mi Santísima Madre recibió en Sus brazos Mi Cuerpo Sagrado; Ella lo embalsama con sus besos y sus lágrimas santas; Ella lo da al Santo Sepulcro, Cuerpo

Glorioso de Dios resucitado al tercer día. Hoy, es por Mi Cruz Gloriosa que Dios anuncia el Regreso Glorioso del Hijo del Hombre.


… El Señor en “Témoins de la Croix, Messages de Vie”, (J.N.S.R.), vol. 2, p. 84.


Yo alzaré Mi Cruz

, Yo, vuestro Señor, para mostrarles que Dios no olvida sus promesas, que El cumple siempre lo que promete como estando ya cumplido.


Esa cruz de Luz, ustedes la verán,

Señal de Mi Resurrección de mi Gloria eterna. Y Dios llamará a su Cruz a todos esos Pueblos que han dudado, renegado y blasfemado a Dios tanto como El les ha amado.


Entonces, se cumplirá la Palabra de Dios:


“Vinieron a Mí, arrepentidos, a pedir mi perdón


y mi bendición”.


Golpearán el pecho; serán miles que subirán hasta Mi Cruz que les atraerá como un imán, hasta hacerles penetrar en Mi Luz, porque

Mi Cruz Gloriosa, es Jesús Resucitado. Yo llamaré a cada nación por su nombre.


Ante Mi Señal gloriosa, ella bajará su frente al suelo para recibir Mi perdón y Mi triple Bendición. Regresarán como niñitos que vieron a su Padre por primera vez,


La Cruz Gloriosa en la Madrugada de Pascua

-28-


Llevando en sus corazones Mi Amor, Mi Paz, Mi gozo.


… El Señor en “Témoins de la Croix…”, p. 103.


Mira al hombre; él está como al día de su creación, Yo le saco de la tierra, le soplo mi Espíritu, sus ojos se abren a la Luz, viene hacia Mí y conmigo camina hacia su resurrección.


Por Mi resurrección, él va hacia su propia resurrección.Yo le digo: ¡ven! ¡y viene! Yo te he sacado del lodo donde el pecado te tenía cautivo y es a Mi Cruz que debes la gloria de tu resurrección.


… El Señor en “ABBA,

Père“, éditions Téqui, Diffusion La Colombe, Paris, 1994, p. 112.

“Resurrección y Espíritu de Verdad”


Los Hombres de la Mentira no podrán más medirse con Mi Verdad triunfante; caerán al suelo, como andrajos; Yo vendré a levantar a los

Moribundos de la Fé, a los que dudan y a los que han pervertido a sus Hermanos y se arrepienten. Van a verme como el relámpago que penetra las tinieblas de su noche. Esta luz entreabrirá su espíritu y introducirá en ellos Mi Santa Verdad.


En Mi Conocimiento Divino, recibirán un nuevo bautismo, el último. Puro del Fuego de mi Amor.


El último que Yo les otorgaré porque, en este baño de Amor, renacerán

aferrados para siempre a Mi Santa Cruz y su Resurrección será soldada a la Mía.


¡Oh, niño mío¡ Yo haré Milagros de espíritu más grandiosos que todos los precedentes que Yo he cumplido hasta el día de hoy. Todos estos Milagros de espíritu serán vividos, sentidos por todos, antes de cumplir Yo mismo, Su Señor y Su Dios,


el gran Milagro de la Resurrección de la Carne,


de cada carne muerta.


Ellos serán testigos, ustedes serán testigos de la Divina Redención de toda la Tierra, unida a la Redención de su Dios, el único Redentor, Señor del universo, Dios único y Verdadero. Yo me uniré a todos ustedes.


Los incrédulos me verán en su alma porque Yo me volveré, para cada uno de ellos, signo manifiesto grabado en su alma; como el cuerpo enfermo está unido a su enfermedad. Sí, Yo produciré su indiferencia; para ellos, Yo seré su interrogación conmovedora que irá hasta acusarles para provocar su Perdón.


Caerán de rodillas,

sus ojos se abrirán. Me verán.

Y Mi día, lejos de cegarles,

será su curación.

En Mi beso de perdón,

Me contemplarán.

Porque cada ojo Me verá.

¡ He aquí el Redentor !

Amén.


… El Señor en “Témoins de la Croix, Messages de Vie”, (J.N.S.R.), vol. 2, Paris, 1994, pp. 217-218.


Llegan al fin de los Tiempos y es el misterio de la Redención que debe concluir el Tiempo, la era del Hijo.


Lo mismo, que es el misterio de la Redención que debe abrir la era del Espíritu Santo.


Yo quiero concluir el Tiempo por

la apoteosis de la Redención.


Yo deseo abrir el Tiempo, la era del Espíritu Santo, por

la apoteosis de la Redención.


Pero, en realidad, los dos Tiempos sólo serán uno y deberán atravesarlo sin dificultad, porque el fin del Tiempo por el triunfo de la Redención se abrirá igualmente por el triunfo del Espíritu Santo.


Así, de un Tiempo al otro, será siempre el triunfo de la Cruz, porque es la Redención que hará la conexión entre los dos Tiempos.


Concluyendo un Tiempo, Yo abro otro. Y así, para ustedes, el tiempo continúa, pero lo percibirán por los efectos.


Sí, es la Redención la que les introducirá en la era de la gran misericordia. (el 16 de diciembre de 1983).


… El Señor en “Le grand message de la Croix”, Lucie, éditions Téqui, Paris, 1991, pp. 131-132.


Cuando Dios da un indicio


La Virgen Inmaculada continuará viniendo todavía en la Tierra vuestra, hasta que este Tiempo termine.


Su ausencia definitiva de los lugares actuales de apariciones marianas será la señal del fin de los Tiempos. Ningún Vidente podrá verla más.


Entonces, Dios Se hará escuchar y Su Voz hará temblar las montañas porque, cuando Dios se anuncie, la Tierra entera estará

como muerta en su sudario. Sólo la Voz que despierta le dirá, como a Lázaro:


¡ Tierra, Sal !


Entonces, toda cambiada, se despertará y Dios le mandará avanzar hacia Él. Y, quitando ella misma su vendaje, todas esas

bandas que la han envuelto, inmovilizándola como una muerta sin Dios, sin vida, dirá la Tierra: “Aquí estoy, Señor“. Esta revivirá, será su Resurrección, su Redención final, total.


Vete, niño mío, el Tiempo está a la escucha porque el Plan de Dios está bajo vuestros ojos. Y pronto comprenderán todos que, para que su Tierra viva de nuevo

en la Paz, Amor y gozo, debe cada uno de ustedes, volverse


Amor, Paz y Gozo en el Señor.


Jesús de Nazareth Señor Regresa. Amén.


… El Señor en “Témoins de la Croix, Messages de Vie”, (J.N.S.R.), vol. 2, Téqui, Paris, 1994, p. 216.


Esta selección de textos sobre la Cruz Gloriosa fue añadido en april de 1996, y esto dió la segunda versión del documento

Este siglo cuya alba fue marcada por la consagración del mundo a mi Corazón 1

, el mediodía al de mi Santa Madre2 , se terminará por la entrada de las naciones en mis Santas Llagas, Puertas abiertas de mi Reino, por la Consagración de la humanidad a todas mis Santas Llagas y al Corazón doloroso inmaculado de mi Madre. ... El Señor (p. 36).

Entonces mis Llagas gloriosas aparecerán en el cielo para juzgar al mundo. Vivan en el pensamiento diario de los hechos de mi Pasión, porque mi presencia se intensifica y reclama su cooperación. Es por esto que con una generosidad más grande que nunca, Yo les doy a mi Madre y Yo les confío a su Corazón. Es por esto que mi grito de Misericordia se amplifica a través del mundo: “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”.

El Señor (p. 39).

El Padre ha escogido Turino, donde esta conservado el Santo-Sudario, como el punto de partida de

la gran ostención al mundo de Jesús Crucificado 3 por la cual muchos, sobre todo los jóvenes venidos del mundo entero, deberán ser puestos en contacto con las grandes realidades de la fé, en la unidad y la simplicidad de las Llagas de mi Hijo divino. (Ostención = acción de mostrar, de poner en evidencia, exposición). La Virgen María (p. 34).

El plan deseado por mi Padre para la salvación es que

los Angeles y los Hombres reconozcan la Divinidad en mi humanidad sufriente y se unan a ella por la ofrenda y la adoración de mis llagas. Ustedes son solidarios a los Ángeles; unánse a ellos y hagan sobre la tierra la voluntad del Padre como ellos la hacen actualmente en el Cielo, a fin de preparar mi próximo Retorno en la gloria. A ustedes que son carne, el Padre pide la Ostención, en todo lugar, del Crucifijo mostrando mis Llagas dolorosas a fin de que cada hombre sea puesto enfrente de estas Llagas y que

————————–

1

Consagración del género humano al Sagrado Corazón de Jesús por el Papa Léon XIII, el 11 de junio de 1899, en preparación del jubileo del año 1900.

2

La Virgen María consagrada “Reina del mundo” por el Papa Pio XII en 1954.

3

Elevada sobre Torino, la Cruz Gloriosa hará después la vuelta al mundo para que todos los hombres vean Al que han traspasado.

él pueda conocerlas en el tiempo de mi Misericordia antes de la hora de Mi Justicia. Mis Llagas son las Puertas del Reino.

El Señor (p. 20).

Yo pedí a mis Apóstoles de evangelizar todas las naciones, bautizando los hombres con agua uno a uno. Ahora, mi Padre insiste para que mis compañeros inflamen del fuego de mi amor todas las naciones, por la adoración y la ofrenda de mis Santas Llagas, y esto diariamente. Todos aquellos que han recibido la gracia de saber que mis Santas Llagas son la salvación del mundo deben tomar a pecho el proclamar esta devoción; mi Padre les pedirá cuentas de esto.

... El Señor (p. 24).

Cuando un alma ha comprendido el sentido de la ofrenda y la celebra diariamente, Yo la retengo en las redes de mi amor, Yo la dirijo hacia la adoración de mis Llagas, hacia la recepción frecuente de los sacramentos y hacia las obras de celo.

Inculquen en las almas la práctica de la Ofrenda de mis Llagas y Yo me encargo del resto. Cuando ustedes ofrecen mis Llagas para aliviar las de sus almas, las llagas de las almas se alivian eficazmente, la atracción hacia el pecado disminuye y las almas se purifican y se fortifican. ... El Señor (p. 33).

Por la Ostención universal de mi cuerpo crucificado y por la propagación de la Ofrenda de mis Santas Llagas, mis Compañeros harán soplar a travéz del mundo este viento nuevo, y la faz de la tierra será renovada!

..

. El Señor (p. 21).

Los compañeros surgirán de las religiones más diversas, aún de las religiones no cristianas. Después de haber vivido sin religión, sin moral, la gente más alejada aprenderán paulatinamente a acercarse a la Cruz de mi Hijo y en la medida en que ellos mediten sobre la Pasión de Jesús y contemplen sus Llagas, la profecía de su Corazón misericordioso, que ha venido para salvar lo que estaba perdido, se realizará: “Cuando Yo esté elevado en la Cruz, Yo atraeré todo hacia Mí”.

Su libro será el Crucifijo, su guía, mi Corazón doloroso e inmaculado. Los Compañeros experimentarán intimamente que no podría haber muerte para aquellos que expiren en sus Llagas: ellas serán las Puertas del Cielo.

… La Virgen María (p. 44).

Extractos del documento titulado: “Jesús Crucificado y Resucitado, Salvación del Mundo”

(Revelaciones dadas a un mensajero italiano anónimo en 1964)*

La Cruz Gloriosa y las Llagas del Cristo Salvador

-30-

Esta selección de textosfue añadido en marzo de1997, y esto ha dado latercera versión deldocumento.

Magazine Jésus, Marie et notre temps

5055 St-Dominique,

Montréal, P.Q.

Canada H2T 1V1

En mis Llagas adoradas, comprendidas y ofrecidas, se operará una renovacióndoctrinal, apostólica y litúrgica. Todo será clarificado, purificado, enriquecido ysimplificado.

La unión de los cristianos se hará, el mundo entero será renovado yconfesará que debe su salvación a mis Llagas divinas, por el intermedio de miSanta Madre. … El Señor (p. 15).

La Ofrenda de mis Santas Llagas al Padre eterno penetrará hasta los puntos másfortificados del ateísmo. En todo lugar, ella preparará las almas a recibir laplenitud de las gracias que surgen de mis Llagas por el canal de la Iglesia, laIglesia fundada sobre Pedro, con la cual Yo estaré hasta el fin de los tiempos.

… El Señor (p. 17).

Yo hice milagros para probar la Divinidad de mi Hijo. Yo haré milagros paraafirmar en el mundo la devoción a sus Llagas. En los Cielos sobreabundan lasgracias que esperan sólo sus peticiones a través de las Llagas de mi Hijocrucificado para ser vertidas sobre la tierra.

¡Pidan! ¡Repitan! ¡Insistan!¡Supliquen! Aún favores temporales serán concedidos, porque es por ellos quealgunos vendrán a la luz! … El Padre eterno (p. 26).

La hora en que Yo debo librar mi última batalla, la más decisiva, la másgigantesca, ha llegado. Por eso, mi Padre lanza a todos los soldados un llamadosupremo para que ellos se renueven en mis Llagas. En el pasado, Yo hice saber alos Fundadores de varias órdenes religiosas y agrupaciones dedicadas a mi Pasión,que ellos jugarán un gran papel en la Iglesia, especialmente al final de los tiempos.Que ellos sepan que Yo cuento con su preparación más ferviente para que ellos seconviertan entonces en

mis unidades de choquey que ellos tenganconstantemente los ojos fijados en Mí, Jesús crucificado, ¡su bandera! Yo quieroque ellos se unan al Corazón doloroso e inmaculado de mi Madre y que ellosaprendan a servirse mejor de la Ofrenda como de la pólvora con la que todas susarmas deben ser cargadas.

Mi ejército debe tomar conciencia de él mismo y renovarse en mi Pasión.

Mis armas son armas de paz, mis soldados, los combatientes del Amor; mivictoria será la entrada de las naciones en mi Reino.

Sus sufrimientos físicos y morales asegurarán el triunfo de mis Llagas. Lo queYo les digo no es alegórico. Que cada uno se comprometa en los esfuerzos, en lossufrimientos y en los combates a ejemplo de todo soldado implicado en una batallaterrestre. Es a una movilización general que Yo los convido.

… El Señor (p. 46)

*

Jesús Crucificado y resucitado, Salvación del Mundo“, de un autor italianoanónimo, ha sido traducido al francés y difundido en Québec gracias a los buenoscuidados del Padre Anselme Longpré, hasta que él se retiró en razón de su edadavanzada. 

Yo soy vuestro Redentor. Mi Sangre ha aceitado todos los goznos y cerraduras que cerraban herméticamente la Puerta del Cielo. Mi Cruz, ostentando todavía Mi huella caliente, dio de firme un solo golpe y ya no resistió la Puerta. Ella ha sido totalmente abierta para todas las almas de los Justos que Me han seguido, quienes Me siguen y Me seguirán.


Hoy en el mundo los hombres lloran sobre su propia Redención que se realiza en sus cuerpos enfermos por el pecado; los cuerpos, pesados como el plomo, no pueden ver la Luz; y las almas son como prisioneros liberados que arrastran todavía sus pies encadenados. Nadie es capaz de comprender que la Puerta, abierta por Mi Sufrimento de Amor, no puede abrirse de nuevo por cada uno sino por vuestro sufrimiento conjugado al Mío.


(J.N.S.R. , Témoins de la Croix, éd. Résiac, Francia, 1997, vol. 4, p. 353)


Yo les muestro Mi Cruz, no para que ustedes Me amen por el temor, pero sí por amor. Cuando Yo la haga aparecer, toda brillante de Mi Santa Gloria, Yo estaré delante de ustedes como Pedro, como Juan, como Santiago Me han visto :

transfigurado ; y ustedes a su turno quedarán maravillados, atraídos a Mi. Entonces Yo les hago una pregunta: ¿quieren ustedes que nosostros formemos varias tiendas, o prefieren venir abrigarse en Mi Cruz que salva? Pues ustedes escucharán entoncez la Voz del Padre :


« Él es Mi Hijo Bien-Amado


Quien viene a ustedes para salvarlos. Venid a ÉL. »


« ¿A quien iríamos nosotros, Señor ?


Solo Tú posées la Palabra de Vida,


si, de Vida Eterna. Amén »


La Cruz Gloriosa

relevará de todo pecado, amén,


pues ella es la Puerta de oro


del Reino Eterno de la Gloria.


Amén


(J.N.S.R. , Témoins de la Croix, éd. Résiac, Francia, 1997, vol. 4, p. 258)


Llevados como los copos de nieve, dóciles, ligeros, conducidos por el viento que sopla, guíados por Este que es Espiritu, Fuego y Luz, ustedes pasarán por la última puerta que les quedará por franquear:


la Puerta sagrada de Mi Cruz Gloriosa

.


Este torbellino de amor les ayudará a franquear la última puerta, la que comunica con el Reino tan esperado por Mis hijos queridos de Mi Sagrado Corazón y de Mi Santa Cruz, los hijos


El Jubileo y la Cruz Gloriosa :


Pascuas 2000

-32-


de Abraham y los hijos de María, todos unidos por el Amor triunfante, el Amor que salva.


No rechacen Mi llamado; no retarden más su decisión de venir a Mi, pues, Yo les digo en Verdad, incluso su obstinación no retardará la Venida de Mi Reino de Amor.


(J.N.S.R. , Témoins de la Croix, éd. Résiac, Francia, 1997, vol. 4, p. 155)


Mi Puerta bendita y sagrada se abrirá

, los Tiempos arrivan a su fin, Dios decide cual se abrirá como el Mar Rojo, para dejar pasar a los hijos del Nuevo-Reino. Jesús esta regresando. La Nueva Jerusalen está aquí. Cantad Mi Gloria.


Dejad pasar Mi Jubileo,


Es la Puerta de oro

que se abre delante la Parousía.


Fraqueando esta puerta, ustedes no estarán más en este tiempo que sufre todavía los tormentos del Mal; el no subsistirá más, Yo borraré su recuerdo de vuestra memoria.


Ustedes escucharán la Voz de Mi Padre que les dirá muy fuerte :


« Hoy, escuchen la Voz de Mi Hijo Bien-Amado. Él es el Amor que Yo les doy para atravesar este último Pasage hacia la Tierra Prometida, la Nueva Jerusalen.


Él viene a abrirles el Pasage.


Él es la Pascua que se come de rodillas,


la frente bajada hasta la tierra

,


pues, Él está aqui, delante de ustedes, todo iluminado de Su Santa Gloria, Su Rostro resplandeciente de luz ; nadie es digno de mirar Su Santo Rostro.

Él está revestido de la Gloria del Altissimo, pues, solo Él ha recibido de Su Padre el poder : de abrir el Libro de la Vida y de juzgar a los Vivos y a los Muertos. Solo Él es digno de hablar a Su Padre en nombre de todos y de cada uno de los hijos de la Tierra.


Por eso, en Mi Misericordia infinita, Yo les doy Mi Hijo Bien-Amado. Él es la Resurrección y la Vida, el Amor que

transfigura a los que saben perdonar, a quienes imploran su Perdon, a quienes aman y a quienes se dejan amar.


(J.N.S.R. , Témoins de la Croix, éd. Résiac, Francia, 1997, vol. 4, p. 156)

El siglo actual no pasará sin que el mundo reconozca el mal que ha cometido.

… Mensaje de Jesús a Catalina (Bolivia), 6 de enero de 1996.


(Catalina,

La Grande Croisade de l’Amour, ed. Parvis, Suiza, octubre 1999, pag. 18)


Esta selección de textos fue añadido en octubre 1999, y esto ha dado la cuarta versión del documento.-33-


Mi Regreso es inminente y os estoy dando constantes signos para prepararos. El Amor está en la Senda del regreso, Yo estoy en Mi camino de vuelta a vosotros. Decidme, cuando un rey entra en una ciudad, ¿no se harán preparativos para recibirle? La ciudad entera será un alboroto, y el rey enviará delante de él a su elegido y a su corte imperial para preparar su camino y hacer rectas las sendas. Él enviará a sus mensajeros para anunciar su venida, y les dirá que griten con voz fuerte: “Aquí está vuestro Rey, ¡viene vuestro Rey con el Corazón en Su Mano para ofrecéroslo a vosotros! La Misericordia se inclina desde el Cielo y, desde Su Trono, Él se ha apiadado de vosotros”. Por esto es por lo que envío delante de Mí, antes de Mi Regreso, al Arca de la Alianza, la Mujer de la Apocalipsis, la Segunda Eva, que aplastará la cabeza de la serpiente con su calcañar. Yo os estoy enviando delante de Mí a Mi Madre para abrir una vía espaciosa y la allane, en este desierto. Yo os estoy enviando a la Reina y Puerta del Cielo, a preparar e instruir a todos los que todavía yacen en el polvo, para que avancen y hagan la paz Conmigo, vuestro Rey, antes de Mi Gran Regreso. Yo os envío a la Reina de la Paz, para que trille la tierra de un extremo al otro, y os recoja uno a uno.

… El Señor (Vassula, “La verdadera vida en Dios”, vol. 4, p. 79).


María guardaba todo en su corazón, durante su vida terrestre. Pero hoy, el corazón de María se abre, rebosa de ardor, de Amor. Ella viene para hablarles de Dios. Viene para recordarles el sufrimiento de su Hijo. Viene para sustraerles de las fuerzas del Demonio. Viene para preparar mi segundo Adviento.


… El Señor (Lucia, “J’ai soif”!, Téqui, 1993, p. 183).


En calidad de Madre por el Don de mi Cruz, Ella viene para hacer triunfar mi Cruz.


Además, Yo la coloco en primer lugar en el mensaje de la Cruz. Ustedes no podrán hacer nada sin Ella, porque es por Ella que mis niños de Luz y de Verdad serán reunidos y es Ella que aplastará la cabeza de la serpiente.


… El Señor (Lucia, “J’ai soif !”, pp. 83-84)

.


María es vuestro

Camino de gloria. Tomen el camino de su Corazón. Con Ella, pasarán gozo y dolor, con Ella compartirán Mi gloria.


… El Señor (Lucia, “J’ai soif !”, p. 85)

.


He sido escogida por la Santísima Trinidad para ser la Madre del segundo Adviento, y así mi misión maternal es la de preparar a la Iglesia y a toda la humanidad para recibir a Jesús que regresa a vosotros en gloria. Esta segunda venida suya, ocurrirá en la luz de su Divinidad, porque Jesús regresará a vosotros en las nubes del cielo,


en el esplendor de su Realeza y someterá a los pueblos de la tierra; y todos sus enemigos serán aplastados bajo el trono de su dominio universal. Así mi acción maternal, en estos últimos tiempos, se ejercita de manera abierta y cada vez más fuerte, mi luz se hace resplandeciente por todas partes de la tierra. Por eso hoy, Yo me manifiesto por doquier por medio de mis numerosas apariciones y de mis manifestaciones extraordinarias.


El Reino de amor que Yo establezco en los corazones y en las almas, es el camino que prepara el Reino glorioso de Cristo. El triunfo de mi Corazón Inmaculado coincidirá con la segunda venida de Jesús en gloria, para renovar todas las cosas.


Entonces escuchad todos mi voz y corred detrás de la luz inmaculada de mi belleza virginal, al encuentro con el esplendor Divino de Cristo.


Abrid vuestros corazones a la esperanza.

La segunda venida de Cristo está cerca. Los signos que Él mismo os ha dado, para prepararos a recibirlo en estos tiempos vuestros, se están realizando todos.


Abrid vuestros corazones a la esperanza.

Vivid en la paz del corazón y en oración. Vivid en la fé y en el gozo. Vivid en la gracia y en la pureza. Vivid en el amor y en la santidad, porque Jesucristo, nuestro Redentor, nuestro Salvador y nuestro Rey, está a punto de llegar a vosotros en el esplendor de su Cuerpo glorioso.


… La Virgen María (MsM, “A los sacerdotes hijos predilectos de la Santísima Virgen”, 18a edición española, 1996, pp. 842-843).


Y cuando el Señor vendrá sobre las nubes, desplegando su poder, para establecer su Reino glorioso, prepárense a ir al encuentro de Él con confianza, amor y fé.


Y es precisamente por mí, que soy su Madre, que El viene a ustedes. Lo mismo que Jesús había tomado mi seno virginal para transmitirles la voluntad de Dios, asi mismo se servirá de mi Corazón para volver a ustedes como Rey.


¡Oh, niños míos del mundo entero! Vuelvan a mí con el corazón muy abierto para de nuevo encender el fuego que se les ha apagado. Unánse todos para poner en práctica mis mensajes basados en el amor.


Transmitánlos al mundo entero con esperanza y fervor. Se volverán bálsamo que lava y limpia las llagas sangrientas del Señor cuando, gracias a las plegarias que brotan del amor profundo de las pequeñas almas, estos serán puestos en práctica.


Si ponen ustedes mis mensajes en práctica sin renegar a mi amor maternal, triunfará mi Corazón Inmaculado ante las amenazas de una nueva y terrible guerra, que provocará terror; además, vendrán el amor y la paz en el mundo entero.


Intervenciones de la Virgen María: Su Papel

-34-


Aún en medio de las tinieblas más negras extenderé mi manto luminoso sobre todas las almas que obedecen a mis palabras y los salvaré escondiéndolos en el asilo seguro de mi Corazón inmaculado.


En cambio, las almas que no hayan aceptado mis palabras serán echadas en un mar de fuego, que arderá con grandes llamas.


Tengan pues confianza y cuenten por completo con mi Corazón Inmaculado, conmigo que soy la Madre de la Paz.


… La Virgen Maria (R. Spies et L. Couëtte, “Marie pourquoi pleures-tu? Faits et messages de Naju-Corée du Sud”, éditions du Parvis, 1991, pp. 95-96).


Recientemente, Jesús me dijo: “¡Alégren

se! ¡Recen y tengan confianza! A la orden de mi Madre inmaculada, la tierra se inclinará ante Dios. El pecado será borrado. Las puertas del infierno se cerrarán y se secará la efusión de sangre. El gozo de la vida renovada regocijará al cielo y la tierra. El ser humano vivirá manifestaciones de amor, adoración y alabanzas a Dios.”


¿Cuándo se realizará esto, Jesús mío?


¡Está muy próxima la gracia prometida!


¿Cómo se hará esto ya que no discernimos en los hombres ninguna voluntad de enmendarse?


-Todo cuanto sus pecados les han hecho perder, a ustedes mismos, a su país, a la Santa Iglesia, niños míos, lo obtendrán por los méritos de mi Madre inmaculada. A pesar de todo tipo de desastres, triunfará el poder de mi Madre, el poder con que Yo la he revestido, contra todos sus enemigos. Quedará la victoria aun cuando todo el infierno se desencadene. Eso que mi Madre cumplirá como Reina, se cumplirá conforme al orden preestablecido por la Santísima Trinidad en el momento de la creación del mundo. Porque Yo la he revestido de la fuerza de mi poder divino y cada una de las tres Personas divinas la ha bendecido.

… El Señor (Sor María-Nathalia, “Marie, Reine victorieuse du monde”, Parvis, 1990. p. 205).


Mi presencia ante vosotros debe hacerse ahora más fuerte, continua y extraordinaria. Con ella quiero anunciaros que debéis levantar la cabeza del pesado yugo de la gran tribulación que estáís viviendo, porque vuestra liberación está cerca.

… La Virgen María (Movimiento sacerdotal Mariano, “A los sacerdotes hijos predilectos de la Santísima Virgen”, 1996, p. 43).


Tuve entonces una visión y luego una aparición de la Virgen María.


Ví, en un mundo de tinieblas, un número incalculable de pueblos. Después, cómo si sucediese un terremoto, ví la tierra comenzar a agitarse, a ser bamboleada como un barco de vela que soporta una tempestad. Además, aquí y allá, se veían saltar las llamas.


Las gentes caían en todas direcciones; algunos aún caían de cabeza y elevando sus gritos al cielo, como si fuesen a


perforarlo.


“¡Oh, Dios mío!, ¡Oh, Señor mío, Perdona con indulgencia a los pobres pecadores! ¡Salva a los que te invocan!”, grité yo llorando.


Cuando muchos pueblos se arrepentían con lágrimas y buscaban a Dios con angustia, he aquí que una luz resplandeciente surgió en el cielo: era la Santísima Virgen, nuestra Madre bellísima, la Mujer de Luz, que aparecía por encima de los pueblos.


Sobre la cabeza, tenía una diadema, donde brillaban doce estrellas; llevaba ropa blanca y un manto azul del cual centelleaban ribetes dorados. Tenía un rosario blanco (color marfil) en la mano derecha y un escapulario café en la mano izquierda. Era ella una belleza indescriptible.


– La Virgen: “Serán salvados si viven con el pan bajado del cielo y siguiéndome, yo que soy su Madre: pero no viviendo según la carne”.


– Julia: “La Virgen apenas acababa de hablar cuando una cruz blanca y luminosa apareció por encima de ella, transformándose en hostia. Y mientras que todo el mundo en tinieblas se veía iluminado por una gran luz, cesó el terremoto”.

… La Virgen María (R. Spies et L. Couëtte, “Marie pourquoi pleures-tu? Faits et messages de Naju-Corée du Sud”, Parvis, pp. 101-102).


Y Jesús continuó: “Niños míos, también en Hungría, podrán ver la llegada solemne de mi Madre inmaculada. Yo quiero que mis niños lo sepan. Estén listos para la llegada de mi Madre. ¡Acóganla, gozosos! ¡Aclámenla con un amor ardiente! ¡Saluden su entrada con un Hosana! Floréen su camino con Ave María y ofrendas expiatorias.


… El Señor (Sor María-Nathalia, “Marie, Reine victorieuse du monde”, Parvis, p. 195)

.


Yo realizaré prodigios ante un gran número…


… La Virgen María (Vassula, vol. II, p. 182).


Y antes de que el tiempo, que se os ha concedido para la conversión, termine, podréis ver ya los signos del triunfo del amor misericordioso de Jesús en las primeras extraordinarias intervenciones del Corazón Inmaculado de vuestra Madre Celeste.

… La Virgen María “A los sacerdotes hijos predilectos…”, p. 701.


Comprende por qué envío a Mi Hijo y a vuestra Santa Madre a patrullar el mundo en vuestros días. Ésta es Mi bendición que barre la faz del mundo entero. Por tanto alzad todos vuestros ojos, y cuando lo hagáis veréis el Cielo ampliamente abierto y luciendo en toda su gloria el Arca de Mi Alianza, el símbolo de Mi Presencia entre vosotros, el símbolo de Mi Misericordia y de Mi Salvación. Aquel que muestra piedad hacia todos vosotros.


… El Padre Eterno (Vassula, vol. V, pp. 241-242).

-35-


Yo soy la Mujer vestida del Sol.

Yo soy la gran señal que aparece en el cielo.


Hoy, recordáis mi última aparición ocurrida en Fátima, en la Cova de Iria, confirmada por el milagro del sol. Este milagro os indica, de manera extraordinaria, que Yo soy la Mujer vestida del Sol. Este milagro os invita a mirar hacia Mí, como la gran señal que aparece en el cielo.


… La Virgen Mariá “A los sacerdotes hijos predilectos…”, p. 887.


Yo te confirmo, hijo mío, otra vez, la hora de la purificación, después de la cual habrá Cielos nuevos, una Tierra nueva y una Iglesia nueva. Clara estará a todos la intervención decisiva de mi Madre, Reina de las Victorias, así como la gloria y el poder Mío, verdadero Dios y verdadero Hombre. Una era nueva seguirá su curso en la historia de la humanidad.

… El Señor en “Confidences de Jésus à ses prêtres…”, ed. Parvis, 1992, p. 262.


Ahora que la gran prueba ha llegado, me sentiréis de manera extraordinaria

junto a todos vosotros, para ser el gran signo de consolación y de segura esperanza, en estos últimos tiempos de la purificación y de la gran tribulación.


… La Virgen María “A los sacerdotes hijos predilectos…”, p. 988.


Jesús dijo: “El mundo se ha hundido en su perversión. Más se entrega en la perversión, más él se aleja de Mí. Pero, a pesar de todo, no puede escapar de mi Amor. Yo le tiendo ambas manos. Es a la vez un gesto de castigo y de misericordia. Para los que Me aman, mis dos manos extendidas expresan mi misericordia, pero para los impíos, están ahí para castigarles. Cuando Yo les hablo, es la voz de Él que está por encima de todo lo que oyen. Cuando Yo tiendo la mano hacia ustedes, simultáneamente se manifiesta mi Madre, a fin de que puedan escapar del castigo. Tal es el poder de mi Madre que ella puede interrumpir el desprendimiento de las montañas, contener las mareas de una inundación, reducir al silencio el mar desencadenado. ¡Será ella que va a ayudarles!


… El Señor (Sor María-Nathalia, “Marie, Reine victorieuse du monde”, Parvis, p. 155)

.


Como antaño en el camino del Calvario el encuentro con mi Madre fue mi gran consuelo, hoy les digo: no tengan miedo de encontrar a mi Santísima Madre! Ella será vuestro gran consuelo.

… El Señor (Lucia, “J’ai soif”!, Téqui, 1993, pp. 229-230).


El Cenáculo espiritual de mi corazón Inmaculado, es el refugio en el cual todos debéis entrar para recibir el don del segundo Pentecostés. Así, con el arma poderosa del Santo Rosario, podéis conseguir hoy también,

mi mayor victoria en la historia de la Iglesia y de toda la humanidad.


… La Virgen María “A los sacerdotes hijos predilectos…”, p. 836.


Yo os pido que multipliquéis por todas partes los Cenáculos de oración, con el rezo del Santo Rosario, la meditación de mi palabra y vuestra consagración a mi Corazón Inmaculado


Con ello dais a vuestra Madre Celeste la posibilidad de intervenir para atar a Satanás, para que así pueda llevar a cabo mi misión de aplastarle la cabeza, esto es, de derrotarlo para siempre, encerrándolo dentro de su abismo de fuego y azufre.


La humilde y frágil cuerda del Santo Rosario forma la fuerte cadena con la cual haré mi prisionero al tenebroso dominador del mundo, al enemigo de Dios y de sus siervos fieles. Así todavía una vez más, la soberbia de Satanás será derrotada por la potencia de los pequeños, de los humildes, de los pobres.

… La Virgen María “A los sacerdotes hijos predilectos…”, pp. 936-937.


Vengan a Mí y refúgiense en mi Corazón Inmaculado: él es el Arca de la Alianza con fuente inagotable de gracias que Yo derramaré sobre todos ustedes. Dios ha permitido que mi corazón las recoja para derramarlas sobre los hombres. Con ellas, procuraré que ustedes sean pobres en espíritu y materialmente, mansos, pacíficos, misericordiosos, sabiendo llorar sus pecados, tener hambre y sed de justicia y, sobre todo, teniendo el corazón puro.


Todos los que vendrán a este Corazón se encaminarán hacia la salvación, pero ¡ay! de los que no quieren observar las leyes de Cristo: serán quemados como paja seca. Felices los que cumplen con estas leyes, verán el Sol, y en el Sol encontrarán los rayos de la salvación eterna. Siembren para la buena cosecha, niños míos, cosecharán lo que habrán sembrado.

… La Virgen María “Apparitions et Messages à l’Escorial en Espagne”, p. 81.


Pronto, tu Santa Madre va a derribar a tierra el trono de Satanás y aplastará la cabeza de la serpiente. Al instante acabará la pérdida de hijos y la viudez. El dragón será entregado a su suerte y el mundo tendrá un periodo de paz. La Madre de toda la humanidad prevalecerá finalmente y Yo, el Señor, vuestro Dios, triunfaré en cada nación, en cada corazón y en cada raza.


De mi Corazón Inmaculado os vendrá la paz. En el momento en que todo parezca perdido, veréis el extraordinario prodigio de la Mujer vestida del Sol, que se manifestará en toda su potencia. Las tinieblas se verán vencidas por una Luz que cubrirá todo el mundo; el hielo del odio, por el fuego del amor; la gran rebelión contra Dios, por un retorno universal a su misericordioso amor de Padre.[…]


Más pronto de lo que vosotros mismos podáis pensar, vendrá a vosotros el Reino de amor y de paz de mi Hijo Jesús, a quien sólo se le debe el honor, el poder y la gloria por los siglos de los siglos.
… La Virgen María “A los sacerdotes hijos predilectos…”, p. 408.

Ningún siglo ha visto tantas miserias morales y físicas como en el que ustedes viven. Porque el mal se ha acrecentado sin cesar desde hace doscientos años. Así, después de tantas desgracias, están en vísperas de un cataclismo que herirá a la sociedad humana en general. Si Dios, en su fuerza y sabiduria, no le pusiera un límite, la humanidad entera sería destruida por la crueldad de las armas inventadas por los hombres. Ellas provocarían su propia destrucción, terribles destrucciones en el universo entero, en la creación entera, la que Dios ha creado por amor, para el bien y la dicha de mis niños. Todo esto, ¡quieren destruirlo! Es el infierno que sigue con su juego con todos sus acólitos.

… La Virgen María (“Kérizinen – Apparitions en Bretagne”, 1968, p. 151).

La humanidad

conocerá la hora sangrienta de su castigo: será herida por el flagelo de las epidemias, del hambre y del fuego; mucha sangre será esparcida en vuestras calles; la guerra se extenderá por doquier, llevando al mundo una devastación inconmensurable. … La Virgen María (MsM, “A los sacerdotes hijos predilectos de la Santísima Virgen”, 18a ed. española, 1996, p. 967).

La gran prueba ha llegado para toda la humanidad.

El castigo que he predicho en Fátima y es contenido en esa parte del secreto que todavía no os ha sido revelado, está a punto de llegar. Ha llegado para el mundo el gran momento de la Justicia Divina y de la Misericordia.

… La Virgen María “A los sacerdotes hijos predilectos…” pp. 840-841

.

Hijo mío, la lucha dirigida por el Príncipe de las tinieblas, sirviéndose de la concepción materialista de la vida, ha puesto a la Iglesia y no sólo a la Iglesia sino que también a toda la humanidad, en un callejón que no puede más que desembocar en la mayor tragedia de la historia del género humano. Tragedia sin precedente, Yo te lo reafirmo. Es cosa verdaderamente paradójica y absurda que la humanidad camine con tanta ligereza hacia una catástrofe tan enorme.

[…] Hijo mío, serán los hombres mismos que con sus propias manos destruirán esta civilización de la materia y de cosas materiales, ignorando que la verdadera civilización no es la de las cosas materiales, sino la del espíritu inmortal. No es a Mí a quien tendrán que imputar el derrumbamiento de su repugnante civilización pagana que les conduce a la ruina extrema, a violencias brutales, a la exaltación del crimen, a la legalización del crimen, por ejemplo el aborto presentado como una conquista social… No es a Mí, hijo, no es a Mí sino sólo a su inconsciencia a quien deberán la hora terrible de la purificación.

… El Señor en “Confidences de Jésus à ses prêtres et à ses fidèles”, éditions du Parvis, Suisse, 1992, p. 255.

Todo esto se realizará con una violencia jamás vista sobre la tierra. Fuego y agua serán como molinos compresores, luego vientos, terremotos, inundaciones, hambre, sed… cumplirán la obra purificadora en una humanidad que se prostituyó como mujer entregada al pecado…

Los hombres han dicho “no” a mis llamados reiterados al arrepentimiento y a la conversión; han dicho “no” al Amor, a la Verdad, a la Misericordia y a la Paciencia de Dios; han dicho “no” a las numerosas intervenciones de la común Mamá celeste, prohibiéndose toda via de salvación. También experimentarán la Justicia divina.

… El Señor en “Confidences de Jésus…”, p. 271

.

El mundo, pero especialemente Europa, arderá, en una hora sin precedente.

… El Señor en “Confidences de Jésus à ses prêtres et à ses fidèles”, p. 30.

El origen de vuestras desgracias es pues el negarse a reconocer a Dios su supremacía. ¡Miren a esas naciones, abandonadas de Dios, dispuestas a degollarse mutuamente por guerras de exterminación, a arrojarse las unas contra las otras, a cubrir el mundo con sangre y ruinas! Pero Dios ha vuelto, a mano armada, golpeando y purificando, derramando sobre el mundo la copa de su cólera. Y el mundo deberá beber esta copa hasta el final, a causa de los crímenes innumerables que ofenden al Dios de la Trinidad. Es por esto que grito a los pecadores: penitencia; y, a los justos: paciencia y confianza.

… La Virgen María en “Kérizinen-Apparitions en Bretagne”, pp. 137, 139.

Desde hace más de un siglo, no dejamos de repetir los mismos mensajes, los mismos avisos: regreso a Dios o graves castigos.

La hora es extremadamente grave. Ustedes están en un momento trágico y decisivo de la historia. En este mundo trepidante y febril se libra la batalla entre la luz y las tinieblas. ¡Tantas almas han caido en las redes satánicas! – redes mortales echadas en pleno mundo. Entonces, la Justicia de Dios se hace ver por todos lados, porque se niega su Misericordia.

Como mensajera de paz, les repito: “Rezad bien en estado de gracia y con confianza: la dureza de la prueba será reemplazada por la intensidad y el fuego del cielo hará a los hombres sabios, contritos y humildes. Un mundo nuevo brotará y Jesús será glorificado.

… La Virgen María en “Kérizinen-Apparitions en Bretagne”, p. 143).

Si, en otro tiempo, Dios hizo subir las aguas del Diluvio progresivamente, para dar a los pecadores el tiempo de arrepentirse, así hoy obra Él en su infinita bondad y sobre todo, en su gran misericordia por los pecadores. Es

sucesivamente que Él castiga a los pueblos, a fin de

Los Castigos

-37-

advertir a los testigos, sea para prepararles, sea para permitirles evitar o atenuar los efectos de su cólera. Pero sólo se alejará la tormenta si los hombres se someten a Dios, al Evangelio y a la Iglesia, fieles a su enseñanza y a la recepción de los sacramentos. Que las actuales plagas purificadores los lleven a la conversión; dejarán de tener miedo; sino el cielo no se purgará que por castigos más grandes. Estos tendrán el carácter imprevisto de la sorpresa, de la violencia y de lo irresistible, provocando una mortalidad prodigiosa de la especie humana. El último choque sobre todo será tremendo, menos general que el Diluvio, pero más cruel, porque será de fuego y sangre. Dios intervendrá visiblemente para dar razón de la humanidad rebelde, para aplastar la impiedad y a fin de aclarar el racionalismo. Él cortará, amputando los miembros deteriorados y gangrenados de la sociedad cristiana, a fin de salvar al resto del cuerpo místico de su Iglesia. Él vengará la sangre de sus almas-victimas y de sus justos que los impíos hubiesen perseguido. Aunque tantas plagas y tantos castigos ayudarán a convertir gran cantidad de almas, habrá siempre pecadores hasta el fin, pecadores impenitentes, volviéndose más y más malvados y furiosos bajo los golpes de la Justicia de Dios. Sobre estos pecadores enraízados en su impenitencia, Dios hará de repente caer su torrente y les aplastará a todos. Entonces sabrán que Él es el maestro de este mundo que Él ha creado y del cual pretenden echarle.

… La Virgen María en “Kérizinen – Apparitions en Bretagne”, pp. 133, 134.

La tierra va a tremblar y estremecerse. ¡Y todo el mal edificado en Torres se derrumbará en un montón de escombros y será enterrado en el polvo del pecado! Arriba, los Cielos se moverán y los cimientos de la tierra se sacudirán.

{Profetizado por el Señor el 11 de septiembre de 1991, o sea diez años en punto antes de los siniestros de Nueva York}

Reza para que la Mano del Padre no caiga en invierno. Las islas, el mar y los continentes serán visitados por Mí inesperadamente, por el estruendo y la Llama.

Escuchad atentamente Mis últimas palabras de aviso, escuchad ahora que todavía hay tiempo.

Leed Nuestros Mensajes

1 y dejad de estar despreciativos o sordos cuando habla el Cielo.

——————–

1

De Jesús y de María, los dos testigos.

… El Señor (Vassula, vol. 4, pp. 238-239).

Pero el fuego del cielo caerá sobre la tierra y borrará toda señal de la locura humana; no quedará, por las ciudades y naciones, piedra sobre piedra, hasta que sea aplacada la cólera terrible de Dios.

… El Señor en “Confidences de Jésus à ses prêtres et à …”, p. 245.

Tal será el cataclismo que se abatirá sobre la humanidad que cambiará la topografía de la tierra; la humanidad será reestructurada y la problemática tiranía de Satanás cesará. Yo lo encerraré en su maldito infierno, vencido por mi Santísima Madre y sus tropas.

… El Senor “Confidences de Jésus à ses prêtres et à …”, p. 278.

Dios está enviando grandes calamidades a la tierra: el fin de los tiempos se acerca. Grandes terremotos golpearán la tierra, fuertes huracanes llegarán; el agua desbordará de los mares y arrasará varias grandes ciudades. Cuando todo esto llegue, un pequeño número de almas quedará en la tierra en desolación, porque esta será como un desierto; el hombre no encontrará ni alimentos ni bebidas…. pero en esta situación el hombre reñirá a Dios…¿Hasta donde llega la perversidad de los hombres?

… La Virgen María en “Apparitions et Messages à l’Escorial en Espagne (1987-1992)”, Résiac, p. 95.

La incapacidad de construir la paz para los hombres de hoy, depende de su obstinada negación de Dios. No habrá paz mientras la humanidad persista en seguir por el camino del rechazo de Dios y de la rebelión a su ley. Al contrario, aumentarán el egoísmo y la violencia, y se sucederán guerras cada vez más crueles y sangrientas.

Se podrá llegar a la posibilidad de una tercera guerra mundial, muchas veces prevista, que tendrá la terrible capacidad de destruir una gran parte de la humanidad, si los hombres no se proponen, con toda seriedad, volver a Dios.

El Señor está pronto a derramar, sobre vuestra descarriada y tan amenazada generación, el río de su misericordia, con la sola condición de que esta generación vuelva arrepentida a los brazos de su Padre Celeste.

… La Virgen María “A los sacerdotes hijos predilectos…” p. 386

.

No puedo sostener ya por más tiempo este mundo que se precipita hacia el fondo del abismo. Y éste es su mayor castigo, porque si llega a tocar fondo, el mundo se autodestruirá.

Se destruirá y consumirá, en efecto, por el fuego del egoísmo desenfrenado, por el odio que enfrentará a unos contra otros. El hermano matará a su hermano; un pueblo destruirá a otro en una guerra de inaudita violencia, que causará innumerables víctimas. La sangre correrá por todas partes.

… La Virgen María “A los sacerdotes hijos predilectos…” p. 266.

Las naciones están al borde de la guerra, ¡¿no lo entiendes?! Pequeña, ofréceme tus sufrimientos, porque hay una cólera pronta a inflamarse…

… El Señor (Vassula

, vol. 4, p. 130).

¡Las horas huyen y una hueste poderosa, como nunca antes vio el mundo, ni volverá a ver otra vez, está al alcance de la mano! ¡Pocos hombres quedarán! ¡Cómo grito Yo para traspasar vuestra sordera! Una nación rugiente como el fragor de innumerables cataratas inundará de nuevo el mundo con fuego y azufre. Yo soy rico en perdón, pero apenas oigo ningún grito de arrepentimiento. ¡Oh hombres de poca fe! ¡Hombres solamente de controversias!

… El Señor (Vassula, vol. 4, p. 291).

Estás en la ciudad regada con la sangre de los primeros -38-

mártires japoneses y te encuentras en el mismo lugar donde un arma terrible dio muerte, en un solo instante, a miles y miles de mis pobres hijos.

Junto a ti está la Iglesia sobre la que estalló la bomba atómica. […]

Lo acontecido aquí, podría suceder muy pronto en todo el mundo, si mis hijos no acogen mi invitación para su retorno a Dios.

… La Virgen María en Nagasaki “A los sacerdotes hijos predilectos…”, 1996, p. 279.

Y, sin embargo, estáis tan sólo a un palmo de vuestra ruina. Cuando todos griten paz, de improviso podría desatarse una nueva guerra mundial, que sembraría por doquier muerte y destrucción. Cuando digan: “tranquilidad y seguridad” entonces podría comenzar la mayor subversión de personas y pueblos. ¡Cuánta sangre veo correr en todos los caminos del mundo!… ¡A cuántos pobres hijos míos veo llorar a causa del castigo del fuego, del hambre y de una terrible destrucción!

… La Virgen María “A los sacerdotes hijos predilectos…”, p. 489.

Va a suceder una próxima guerra cargada con consecuencias. Francia está llamada a ser invadida y ocupada por un ejército ruso. Es entonces que los buenos sufrirán persecución de parte de las personas sin Dios.

[…] Algunos años después de esta próxima guerra, ustedes sufrirán otra, pero después de la cual los fieles servidores de Cristo gozarán de una dulce y justa paz. Será el Reino de Jesús por mi Corazón Inmaculado.

… La Virgen María en “Kérizinen…”, p. 108.

¡Oh, hijo mío! un fuego caerá del cielo, querido y provocado por el orgullo del hombre. Este reducirá a ceniza todo lo que ha sido envenenado y contaminado por el hombre, de modo que será el hombre su propio justiciero. Paradójico, pero verdadero.

… El Señor en “Confidences de Jésus à ses prêtres et à …”, p. 257.

Yo permitiré que el Dragón muerda a esta generación perversa y que precipite sobre ella un Fuego que el mundo nunca ha visto, ni verá más jamás, a fin de que se quemen sus innumerables crímenes.

… El Señor (Vassula, vol. 4, p. 305).

“Oráculo del Señor

. En todo el país, dos tercios serán exterminados y perecerán; un tercio será conservado”. (Za 13, 8).… La Virgen María “A los sacerdotes hijos predilectos…”, 1996, p. 944.

Hasta tal punto de iniquidad han llegado los hombres que una parte de la tierra será destruida. Dos partes serán arrasadas por el fuego. Lo mismo que un día el mundo fue destruido por el Diluvio, en un otro día no muy lejano, será destruido por el fuego. Sólo la oración y el sacrificio salvarán una parte de la humanidad. Recen, recen, hijos míos, porque orando no sucumben a la tentación.

… La Virgen María en “Apparitions et Messages à l’Escorial en Espagne (1987-1992)”, Résiac, p. 64

.

Conviértanse, hijos míos, arrepiéntanse. En esas dos partes de la humanidad que serán arrasadas: ¡maldición a los impios, a los fariseos hipócritas, a los impuros, a los falsos profetas, a los que se creen dioses! Todos se quemarán como se quema la leña seca en el fuego! Maldición a aquellos que se dicen justos a los ojos de los hombres pero son fariseos hipócritas a los ojos de Dios! Maldición a esos malditos!

… El Señor en “Apparitions et Messages à l’Escorial en Espagne (1987-1992)”, Résiac, p. 65.

Y ahora Yo os digo que los Cielos derramarán un diluvio con Mi Venida sobre vosotros.

Mi Fuego se precipitará sobre esta tierra para quemar sus crímenes. Yo no detendré Mi Mano. Mi Santo Nombre se profana diariamente y Mis observancias se desprecian. Esto es para que se cumplan las palabras dichas en las Escrituras.

… El Señor (Vassula, vol. 4, p. 235).

El mundo se está volcando en el abismo, y eso ya no puedo Yo impedirlo. Yo puedo todo y aún lo imposible, pero Yo no iré en contra de Mis propios leyes ni contra Mis propios decretos. Yo no violentaré la libertad de Mi criatura y Yo no me impondré a ella. Yo soy el Dios Omnipotente y sólo perdono a aquellas de Mis criaturas que imploran Mi perdón. Yo bendigo a las criaturas que Me obedecen y quieren Mi voluntad, pero Yo maldigo a los demonios y a sus acompañantes. Yo deseo la conversión de todas Mis criaturas y Yo haré todo lo que pueda para alejar a las criaturas desobedientes de sus malos propósitos. Los hombres no se dan cuenta de la gravedad de sus actos y aun cuando los entendieran en su terrible realidad, tampoco se convertirían. Es para evitarles un pecado aún más grande que Yo no Me manifiesto todavía y sólo Me manifestaré para bendecir y no para maldecir. Yo me manifestaré muy pronto y los hombres que no sostendrán Mi vista apartarán su mirada de Mi Gloria; se petrificarán porque odiarán lo que deberían haber amado y morirán por temor a la cercanía de su sentencia. Huirán ante las señales precursoras de Mi venida y no la verán de la misma manera que Mis fieles. Huirán, se esconderán y se postrarán en el fango de su relajamiento, de sus crímenes y de su odio, y se asfixiarán en el pegamento de sus pecados. Sólo llegaré en Mi Gloria después de su desesperación porque el malo no participará en Mi Victoria.

… El Señor en (Soeur Bèghe, “Dieu et les hommes”, éditions Résiac, 1992, pp. 77-78).

Entonces diré a Mi Ángel: “la hora ha llegado de escoger y extirpar a todos los que no son Míos. Separad de aquellos que Me reconocieron, todos aquellos que no han querido cumplir Mi Ley; separad de aquellos que dieron la bienvenida a Mi Espíritu y dejaron que fuese su Guía y su Antorcha, todos los que se rebelaron en su Apostasía contra Mí; separad de aquellos que fueron marcados en su frente -39-

con el Sello del Cordero, todos esos con el nombre de la bestia o con el número 666″. […]

…vosotros, estáis viviendo en un tiempo de gran misericordia y gracia, pero el Día está llegando ahora, ardiente como un horno, y en este Día todos los que no fueron sellados con Mi Nombre sobre su frente serán como rastrojo.

… El Señor (Vassula, vol. V, pp. 80-81).

Enviaré del Cielo Columnas de Mi Fuego Purificador.

Yo Me propongo purificaros a todos. Acabados serán los días en que los muertos se regocijaban en presencia de los muertos. Después de esta purificación, hablaréis un solo lenguaje, Mi Propio Lenguaje, llamado: AMOR, DIVINO AMOR.

Yo voy a destruir todo mal y toda maldad. Por eso en esos días se lanzará Mi Velo sobre el sol, la luna y las estrellas. Yo cubriré el sol con nubes oscuras y la luna no os dará su luz. Oscureceré para vosotros toda luminaria del cielo y cubriré vuestros países de tinieblas,

a fin de que Babilonia deje de hacer maridaje con el pecado. Ella adoptará entonces Mi Ley de Amor, porque a sus renegados los entregaré a las llamas.

… El Señor (Vassula, vol. 3, p. 314).

Lo que aflige mucho a mi corazón, es el castigo que va a caer sobre la humanidad con grandes lluvias de fuego que reducirán la tierra a ceniza; todas esas grandes obras que los hombres han realizado y que admiran serán destruidas.

Esto no tardará mucho, hija mía. En una noche fria, vendrá una gran catástrofe sobre los hombres como jamás ha visto la tierra. […]

Grandes partículas se desprenderán del horizonte hacia la tierra y la tercera parte de la tierra se carbonizará por el fuego. Pequeños y grandes morirán juntos. […] en estos momentos no habrá tiempo para lamentarse y arrepentirse.

Tienen los hombres que consagrarse a mi Corazón Inmaculado. El que lo haga será protegido. Cuando llegue esta gran catástrofe en una noche obscura, cierren puertas y ventanas, no sean curiosos para mirar; pónganse de rodillas para orar. Ustedes serán protegidos por su Madre Inmaculada.

Lleven cirios para que sean bendecidos cuando venga el momento. Con un solo cirio, tendrán bastante para los tres días, hijos míos. No abandonen la recitación del rosario; recénlo con mucha devoción. Refúgiense en mi Corazón Inmaculado. Él les protegerá.

(pp. 60-61).

Niños míos, cuando llegue esto, guarden puertas y ventanas cerradas sin mirar detrás. Aun cuando ustedes crean ver a sus propios niños en la puerta, no la abran: sería terrible…

… La Virgen María en “Apparitions et Messages à l’Escorial en Espagne…”, Résiac, (p. 122).

Frente al riesgo, confien, porque estan cercanos a un término y a un desenlace.

Si Dios castiga, es que Él quiere purificar y distribuir grandes beneficios. Cuando Él castige intensamente, es que deseará distribuirlo rápidamente.

… La Virgen María en “Kérizinen… “, p. 136

.

Sí, Dios, conmovido por las oraciones de los justos y por los gritos de desesperanza de una humanidad más aterrorizada que en los días del Diluvio, intervendrá milagrosamente, como Él lo ha prometido. Él será semejante a una madre justamente irritada contra su hijo insolente: ella le besa después de dura paliza aceptada con respeto y arrepentimiento. Él restituirá la paz a la sociedad y el triunfo a la Iglesia. Este triunfo de la Iglesia será verdaderamente milagroso con la exterminación completa e imprevista de los últimos corifeos del demonio. Su triunfo será incomparable, el más bello de su historia; tal, que jamás hubo alguno parecido. Será evangélico, teniendo como base la humildad para el éxito, el desapego de bienes y dignidades de este mundo, y sobre todo, el amor efectivo

EL ANTICRISTO

:

El 666 enunciado 3 veces,

es decir por 3, expresa el año 1998, mil novecientos noventa y ocho. En este período histórico, la masonería, ayudada por la eclesiástica, logrará su gran objetivo: construir un ídolo para ponerlo en lugar de Cristo y de su Iglesia. Un falso Cristo y una falsa Iglesia. Por lo tanto, la estatua construida en honor de la primera bestia, para ser adorada por todos los habitantes de la tierra y que marcará con su sello a todos aquellos que quieran comprar o vender, es la del ANTICRISTO.

Habréis llegado así al vértice de la purificación, de la gran tríbulación y de la apostasía. La apostasía será entonces generalizada porque casi todos seguirán al falso Cristo y a la falsa Iglesia. ¡Entonces será abierta la puerta para la aparición del hombre o de la persona misma del ANTICRISTO!

He aquí, hijos predilectos, por qué os he querido iluminar sobre las páginas del Apocalipsis, que se refieren a los tiempos que vivís. Para prepararos Conmigo a la parte más dolorosa y decisiva de la gran lucha que se está combatiendo entre vuestra Madre Celeste y todas las fuerzas del mal que se han desencadenado.

¡Valor! Sed fuertes, mis pequeños niños. A vosotros corresponde la misión, en estos años difíciles, de permanecer fieles a Cristo y a su Iglesia, soportando hostilidad, luchas y persecuciones. Pero sois parte preciosa de la pequeña grey, que tiene la misión de combatir y de vencer al fin a la poderosa fuerza del ANTICRISTO.

… La Virgen María “A los sacerdotes hijos predilectos…”, 1996, pp. 778-779. -40-

del divino Crucificado. Es todo eso que ustedes, deben ver, alcanzar, apresurar, comprar. ¡Cuántos mártires lo han comprado ante de ustedes! ¡Oh, justos, estén entonces conscientes del misterio de la historia del mundo! Con anticipación vivan de alégria y esperanza de este triunfo que les ha sido prometido y por el cual trabajan! Pero los impíos, a pesar de su triunfo material y pasajero, caminan en las tinieblas hacia su fin fatal de vencidos.

Que mis mensajes celestiales sean entonces una fuente constante de gozo y de esperanza para todos aquellos que, por su fé, confianza y amor, ayudan a la realización de este gran triunfo, hoy muy próximo y que será un doble Reino de amor del Corazón de Jesús y de mi Corazón Inmaculado.

¡Oh! miren el futuro, no con curiosidad pueril y ridícula, pero si, con espíritu de sabia previsión, a fin de descartar los malos o, por lo menos, de atenuarlos. Esto es ciertamente posible. ¿Mi hijo no ha dicho: “Yo no puedo castigar al mundo pecador si invoqua mi Misericordia”? No olviden que Dios no ha cesado de manifestar el Amor ardiente de su Corazón, que es plenitud de Misericordia.

¡Ah, si el mundo quisiera! Yo no habría dejado de advertírselo hasta el fin. Mi Corazón sangra por su indiferencia.

… La Virgen Maria en “Kérizinen-Apparitions en Bretagne”, pp. 134-135).

¿Te acuerdas de Nínive? Ellos estaban al borde de un gran desastre pero escucharon a Jonás, Mi portavoz, y

Palabras de consuelo:

-Arrepentíos y presentaos ante Mí, vuestro Señor, con un corazón puro, y ni las sombras de la tierra os espantarán, ni la hora de las tinieblas os causará terror. No sentiréis angustia ni congoja en esta hora de silencio funesto. Escuchad Me, pues, escuchad Mis Palabras y ellas serán para vosotros un consuelo cuando esta hora de tinieblas se abata sobre Mi Creación toda entera. […] Yo, que Soy Amor, atraeré hacia Mi a todos los que Me aman y disminuiré su temor. Yo les cubriré con Mi Amor, les consolaré con Mi Corazón y ellos encontrarán su refugio en Mí.

… El Señor (Vassula, vol. II, p. 319).

-Yo, Reina de las Victorias, protegeré a todos aquellos que, sensibles a mis llamadas, me habrán invocado en la intimidad del hogar doméstico por la oración, que quiero mucho y que habrán, de cualquier modo que sea, propagado la devoción, el amor del Rosario.

Yo protegeré tambien a aquellos que no tienen vergüenza de recitarlo en público, dando a los tibios y débiles un ejemplo de valiente piedad cristiana. Yo, en el momento de la prueba, vigilaré las familias y las personas que me han sido fieles. Hijo, propagar el Rosario quiere decir contribuir ardientemente a la Gloria de Dios y a la salvación de almas.

… La Virgen Maria en ” Confidences de Jésus à ses prêtres et à ses fidèles”, p. 79.

– Pero, creánme, de nuevo tendré la victoria. Nadie debe dudar

desde el más grande al más pequeño… todos, ayunaron, se arrepintieron e hicieron voto de cambiar su vida y vivir santamente. “Tomad los caminos de antaño, informaos de los caminos del pasado” (Jr. 6, 16), buscad la Verdad. Hija, dichoso el hombre que siga Mi consejo. Déjame decirte una cosa más. Yo, el Ungido, os voy a sumergir en Mi Fuego y os consumiré para dar a vuestra alma una nueva vida. Ahora Me queda poco tiempo: estos Tiempos de Misericordia y de Gracia están casi acabados. Yo no estoy disimulando Mis Planes, ni estoy ocultando Mi Rostro. Yo estoy revelando Mi Rostro como nunca antes. Y vosotros Mis bienamados, vuestro deber es el ir y extender estos Mensajes del Segundo Pentecostés, y lo que el Espíritu enseña.

… El Señor (Vassula, vol. 4, p. 228).

Yo mitigaré Mi Justicia sólo cuando se lleven a cabo enormes reparaciones.

… El Señor (Vassula, vol. 3, p. 27).

Será terrible la hora querida por Satanás y por hombres malévolos. Pero la Misericordia infinita de mi Hijo hará también de ella una hora muy bella, porque marcará el advenimiento del Reino de Dios en la tierra. La derrota de Satanás y sus legiones marcará el fin de las locuras del orgullo humano. El ateísmo, arma formidable de Satanás, será borrado de la faz de la tierra. Si un gran número de hombres son destinados a perecer físicamente y espiritualmente, esto será únicamente porque ellos lo habrán querido.

… La Virgen Maria en “Confidences de Jésus à ses prêtres et…”, p. 79.

que yo quiero dar la paz al mundo, la verdadera paz: la que

excluye todo conflicto, toda violencia, todo problema; la que engendra la felicidad y el gozo del corazón.

Esta paz, ayúdenme por su caridad y su plegarias a obtenerla de Dios. Pronto, cuando los historiadores busquen cual es el acontecimiento que ha cambiado la faz del mundo, quien le ha dado la paz y la prosperidad, descubrirán que no fue una batalla, pero si una plegaria. Una plegaria ofrecida para el mundo entero, en el verdadero espíritu del catolicismo. Esto será el mayor acontecimiento religioso en la historia del mundo moderno.

(p. 151)

– No olviden que las horas graves y desesperadas son las horas de Dios. Cuando El da grandes sacudidas al mundo, es para despertar su fé. Porque, para librar al mundo de este gran desastre, necesitan volver a la fé, acordarse de su fé, una fé simple. Crean todos con simplicidad, como creen los niños y los ignorantes, entonces la paz volverá y reinará la caridad.

(p. 154)

¡Oh! Amen la voluntad de Dios; amen tanto su Justicia como su Misericordia; porque todo en Él es adorable. Paz, confianza, abandono filial a la Providencia; porque todos estos infortunios salvarán a gran número de almas. ¿Dios no cambiaría radicalmente el mundo entero para la salvación de una sola alma? ¿No ha creado Él cada hombre para su gloria?

… La Virgen Maria en “Kérizinen…”, (p. 139).




.

Que vuestro corazón esté lleno de alegría, hijos predilectos, porque la

segunda Pascua en gloria se está preparando para vosotros. Esta pobre humanidad que camina en la tiniebla del rechazo de Dios, forma un sepulcro oscuro y gélido, y es consumida por el viento impetuoso de las pasiones, muerta por el pecado, por el egoísmo, por el odio y por la impureza. Parece que ahora sólo la muerte triunfa en el mundo.


Sin embargo, tened confianza y esperanza. Cristo resucitado vive entre vosotros. Cristo viviente es vuestra gran victoria.

Se acerca la segunda Pascua en gloria. Dentro de poco, se abrirá la puerta de este inmenso sepulcro en que yace la humanidad entera. Jesucristo, rodeado por el coro de los ángeles, sobre las nubes del cielo postradas a sus pies, formando un trono real, en el esplendor de su Divinidad, regresará para llevar a la humanidad a una vida nueva, las almas a la gracia y al amor, la Iglesia a la cumbre más alta de santidad, y así, instaurará en el mundo su Reino de gloria.


… La Virgen María (MsM, “A los sacerdotes hijos predilectos de la Santísima Virgen”, 18

a edición española, 1996, pp. 817-818).


El reino glorioso de Cristo, que será instaurado entre vosotros con la segunda venida de Cristo al mundo, está cerca. Este es su retorno en gloria. Es su retorno glorioso, para instaurar entre vosotros su Reino y devolver a toda la humanidad, redimida por su Preciosísima Sangre, al estado de su nuevo Paraíso terrenal.


Lo que se está preparando es algo tan grande, como nunca lo ha sido desde la creación del mundo. Preparaos con humildad, con fé, con oración intensa. Preparaos recogiéndoos todos en el Cenáculo espiritual de mi Corazón Inmaculado. Preparaos en el silencio y en la espera.

… La Virgen María “A los sacerdotes hijos predilectos…”, p. 837.


Él es vuestra Pascua: el puente que os permite pasar del pecado a la gracia, de la muerte a la vida, de la esclavitud a la libertad. Él es vuestro hermano que os toma de la mano y os conduce a ser verdaderos hijos de Dios.


Jesús regresará sobre el trono real de su gloria, para dar cumplimiento a aquella Palabra suya, que ha sido la causa de su condena; las nubes del cielo se postrarán como escabel a sus pies, y vendrá para instaurar su Reino de gracia, de santidad, de amor, de justicia y de paz; llevando así a perfecto cumplimiento el designio de su Redención.


Vivid en la espera de su glorioso retorno y de vuestra próxima liberación.

… La Virgen María “A los sacerdotes hijos predilectos…”, p. 917.


Os aproximáis al momento del glorioso retorno de Cristo. No os dejéis, pues, apoderar por el temor, ni por la


tristeza, ni por una vana curiosidad, ni por inútiles afanes. Vivid con la simplicidad de los pequeños, todos los momentos de este nuevo Adviento en mi Corazón Inmaculado y poned empeño en actuar con rapidez para abrir de par en par las puertas de los hombres y de los pueblos al Cristo que viene. Y abrid el corazón a la esperanza para acoger con alegría el anuncio que hoy os doy: se está cumpliendo el tiempo de su glorioso retorno.


… La Virgen María “A los sacerdotes hijos predilectos…”, p. 798.


Mi venida sucederá de noche y tal noche será muy fria. Los astros del firmamento no darán más su resplandor y la tierra estará de luto. Los habitantes de la tierra y los animales habrán sido destruidos en proporción muy grande y la superficie de la tierra sólo será ruinas y desolación. Los hombres llorarán su locura y la tierra todavia se balanceará por la violencia de sus sobresaltos. El mundo será entorpecido y los hombres se lamentarán ante la inmensidad del desastre. La tierra parecerá despojada y echada a perder y los hombres sabrán que tal estado escapa a sus propios recursos. Los Angeles y los Santos les ayudarán a no ceder al descorazonamiento ni al desamparo que invadirán a su alma, y los hombres, ayudados sobrenaturalmente, no caerán en la tentación de poner fin a sus días.


Yo vendré entonces en la más grande Gloria, que nunca haya aparecido en el mundo visible, y Mi Luz brotará como rayo del este al oeste y del norte al sur. Los hombres se levantarán y se estrecharán unos contra otros porque la admiración apretará su alma. Aparecerán en el cielo la Cruz y el Salvador; la luz, en la que la aparición se bañará, eclipsará la luz de los astros y el sol sólo será una chispa pálida en comparación con la luz divina. Yo vendré escoltado por la corte celestial y la belleza de Mi escolta, de una diversidad y una riqueza desconocidas de los habitantes de la tierra, brillará en el cielo. Mis Angeles y Mis Santos desplegarán sus alas y el cielo se llenará de su vuelo. Repararán los desastres y renovarán las ruinas. Harán resurgir lo que debe resurgir y suprimirán los restos de lo que no debe subsistir. Las piedras y muros de las casas serán reedificados y repuestas las tejas de los techos. Ciudades y campos serán limpiados y la vegetación replantada y podada de nuevo. La tierra y todo lo que contiene será dejada como nueva tal como lo desea el Maestro y como Él lo manda. Los habitantes de la tierra serán estupefactos y tan agradecidos que sus lágrimas se derramarán a lo largo del rostro y las manos se juntarán en una misma oración de alabanza, deferencia y asombro.


… El Señor (Soeur Bèghe, “Dieu et les hommes”, éditions Résiac, 1992, pp. 78-79).


El Regreso de Nuestro Señor

-42-


Sobre olas de sufrimientos, hasta ahora jamás conocidos, y de prodigios nunca antes realizados, llegaréis al puerto seguro de los nuevos cielos y de una nueva Tierra. Una era de gracia, de amor y de paz va a nacer ya, de los dolorosos días que estáis viviendo.

… La Virgen María (MsM, “A los sacerdotes hijos predilectos de la Santísima Virgen”, 18aedición española, 1996, p. 383).


Este mundo no pasará antes de que se cumpla todo lo que está escrito en la Revelación. La humanidad, sumisa por el momento a la purificación que va a hacerla renacer a la gracia, se encontrará dentro de poco en el estado privilegiado que tenían nuestros primeros padres en el paraíso terrenal. Esta felicidad, que les ha sido concedida en el paraíso, espera a todos aquellos que se convierten y viven en el amor de las ocho beatitudes.

… El Señor


(Sor María-Nathalia, “Marie, Reine victorieuse du monde”, éditions du Parvis, 1990, pp. 193-194).


Después de la purificación, la humanidad vivirá en la pureza y la belleza, como ya fue el caso cuando el Padre creó el primer hombre.


… La Virgen Maria a sor María-Nathalia, p. 179).


Sí, después del momento del gran sufrimiento seguirá el momento del renacimiento y todo volverá a florecer. La humanidad volverá a ser un nuevo jardín de vida y de belleza, y la Iglesia una familia iluminada por la Verdad, nutrida por la Gracia, consolada por la presencia del Espíritu Santo. Jesús instaurará su Reino glorioso: Él estará con vosotros, y conoceréis los nuevos tiempos, la nueva era. Veréis finalmente una nueva tierra y unos nuevos cielos.


Éstos son los tiempos de la gran Misericordia.


El Padre se estremece de ardor y quiere derramar sobre esta pobre humanidad los torrentes de su amor infinito. El Padre quiere plasmar con sus manos una nueva creación, en la que su divina impronta sea más visible, acogida, aceptada, y su Paternidad sea exaltada y glorificada por todos. El respiro de esta nueva creación será el hálito del amor del Padre, que será glorificado por todos, mientras, por doquier, se difundirá de manera cada vez más plena, como agua que brota de un manantial vivo e inagotable, la plenitud de su divino Amor.


Y Jesús reinará: Jesús, para quien todo fue creado; Jesús, que se encarnó, que se hizo vuestro hermano, que vivió con vosotros, sufrió y murió en la Cruz para redimir a la humanidad y llevarla a una nueva creación, y para que su Reino pudiese lentamente difundirse en los corazones, en las almas, en las personas, en las familias, en toda la sociedad. Jesús, que os ha enseñado la oración para invocar la venida del Reino de Dios sobre la tierra, verá finalmente cumplida su invocación, porque instaurará su


Reino. Y la creación volverá a ser un nuevo jardín, donde Cristo será glorificado por todos, y su Divina Realeza será aceptada y exaltada: será un Reino universal de Gracia, de belleza; de armonía, de comunión, de santidad, de justicia y de paz.


La gran Misericordia llegará a vosotros como fuego abrasador de amor y será traída por el Espíritu Santo, que os será donado por el Padre y el Hijo, para que el Padre se vea glorificado y el Señor Jesús se sienta amado por todos sus hermanos. El Espíritu Santo descenderá como fuego, pero de diversa manera que en su primera venida: será un fuego que todo lo abrasará y transformará, que santificará y renovará la tierra desde sus mismos cimientos. Abrirá los corazones a una nueva realidad de vida y conducirá a todas las almas a una plenitud de santidad y de Gracia. Conoceréis un amor tan grande, una santidad tan perfecta como hasta ahora nunca la habéis conocido. El Espíritu Santo será glorificado en esto: en llevar a todos al más grande amor al Padre y al Hijo.

… La Virgen Maria “A los sacerdotes hijos predilectos…”, pp. 661-662.


Por el Espíritu de Dios, el mundo fue castigado cuando se alejó de Él y este castigo ha valido a la humanidad el más bello y el más excelente don de Dios: Él mismo. Por el Espíritu de Dios, el mundo castigado será renovado, dejado como nuevo a una humanidad también renovada. Por el Espíritu de Dios, el mundo renovado conocerá las bellezas y maravillas del Amor de Dios. El Espíritu de Dios renovará la faz de la tierra lo mismo que el reverso de la tierra, así como el interior y exterior de todo lo que vive y se mueve sobre la tierra. Los hombres ya no conocerán ni hambre, ni frío, ni sufrimiento, ni muerte. Los hombres ya no conocerán ni cólera, ni celos, ni envidia, ni desprecio, ni odio. Conocerán la paz y las delicias del pacto, de la paciencia y de la caridad. También los animales serán purificados y ya no habrá matanza, carnicería, depredación. También la vegetación se beneficiará de la renovación y será bella y resplandeciente. Será abundante pero no invasora. Alimentará a los hombres y será utilizada como alimento para los animales. Y Dios vendrá en su creación como a Él le gustaba ir al paraíso terrestre. Entonces se cumplirá la profecía de Isaías (Is 65, 17-25) y los hombres conocerán a su Dios.

… El Señor (Soeur Bèghe, “Dieu et les hommes”, éditions Résiac, France, 1992, pp. 11-12).


La tierra ha salido del abismo y se ha vuelto la joya de la creación. Ha perdido la perla preciosa que le había sido confiada: el Paraíso terrestre ha sido destruido en vez de haber sido mantenido y propagado. La tierra, sin embargo, está destinada a volver a encontrar lo que el hombre le ha hecho perder y volverá a encontrarlo por la acción divina porque falló la acción humana. Así es de todo, para todo y


Cielos Nuevos y Tierra Nueva

-43-


para siempre. Dios da, repara y da otra vez, y el segundo don es más grande, más sólido, más perfecto y más durable que el primer don, no a causa de una imperfección divina, pero si a causa de la imperfección de la criatura a la que Dios da el participar en el desarollo de Su obra, la que renueva El mismo cuando la criatura imperfecta ha echado todo a perde

… El Señor (Soeur Bèghe, “Dieu et les hommes”, éditions Résiac, 1992, p. 91).


El Reino Glorioso de Cristo

se establecerá sobre todo en los corazones y almas. Ésta es la parte más preciosa de la divina Realeza de Jesús. En efecto, por esto se ha hecho hombre el Verbo y ha venido a habitar entre nosotros ( Jn 1, 14). Por esto se hizo el Hijo obediente al Padre hasta la muerte y muerte de cruz. (cf. Ph 2, 8). […]


El Reino Glorioso de Cristo

coincidirá con un general florecimiento de santidad y de pureza, de amor y de justicia, de alegría y de paz. Porque los corazones de los hombres serán transformados por la fuerza potente del Espíritu Santo que se derramará sobre ellos con el prodigio de su segundo Pentecostés.


Y las almas serán iluminadas por la presencia de la Santísima Trinidad, que producirá en ellas un extraordinario desarrollo de todas las virtudes.


El Reino Glorioso de Cristo

se reflejará también en una nueva forma de vida de todos. Porque seréis llevados a vivir sólo para la gloria de Dios. Y el Señor será glorificado cuando sea perfectamente cumplida, por cada uno de vosotros, su divina Voluntad. El Reino glorioso de Cristo coincidirá por tanto, con el perfecto cumplimiento de la Voluntad de Dios por parte de todas sus criaturas, de modo que también sobre esta tierra suceda como en el cielo.


Pero esto no es posible, si antes no es derrotado Satanás, el seductor, el espíritu de mentira que siempre ha intervenido en la historia de los hombres, para conducirlos a la rebelión hacia el Señor y a la desobediencia de su Ley (Ap. 20, 10).


El Reino Glorioso de Cristo

se establecerá después de la completa derrota de Satanás y de todos los Espíritus del mal y con la destrucción de su diabólico poder. Así será atado y arrojado en el infierno y será cerrada la puerta del abismo para que no pueda ya salir a dañar en el mundo (Ap. 20, 2-3). En el mundo reinará Cristo.


El Reino Glorioso de Cristo

coincidirá con el triunfo del Reino Eucarístico de Jesús. Porque en un mundo purificado y santificado, completamente renovado por el Amor, Jesús se manifestará sobre todo en el misterio de su presencia eucarística.


La Eucaristía liberará toda su divina potencia y será el nuevo sol, que reflejará sus rayos luminosos en los corazones y en las almas y después en la vida de cada uno, en las familias y en los pueblos, formando de todos un único redil, dócil y manso, del que Jesús será el único Pastor.


Hacia estos nuevos cielos y esta nueva tierra os conduce


vuestra Madre Celestial que hoy os reúne de todas partes del mundo para prepararos a recibir al Señor que viene.


… La Virgen María “A los sacerdotes hijos predilectos…”, pp. 998-1000.


Cristo instaurará su Reino glorioso con el triunfo universal de su Reino Eucarístico, que se desarrollará con toda su potencia y tendrá la capacidad de cambiar los corazones, las almas, las personas, las familias, la sociedad, la misma estructura del mundo.


Cuando haya instaurado su Reino Eucarístico, Jesús os conducirá a gozar de esta su habitual presencia, que sentiréis de manera nueva y extraordinaria, y os llevará a experimentar un segundo, renovado y más bello Paraíso terrenal.

… La Virgen María “A los sacerdotes hijos predilectos…”, p. 673.


La nueva era

que os espera, corresponde a un particular encuentro de amor, de luz y de vida entre el Paraíso, en el cual me encuentro en perfecta bienaventuranza con los ángeles y los Santos, y la tierra en la cual vivís vosotros, mis hijos, en medio de tantos peligros y de innumerables tribulaciones. Es la Jerusalén Celestial, que baja del cielo a la tierra, para transformarla completamente y formar así los cielos nuevos y la tierra nueva.


La nueva era

hacia la que estáís encaminados, lleva toda la creación a la glorificación perfecta de la Santisíma Trinidad. El Padre recibe su mayor gloria de cada criatura, que refleja su luz, su amor, su esplendor divino. El Hijo instaura su Reino de gracia y de santidad, liberando a toda la creación de la esclavitud del mal y del pecado. El Espíritu Santo se derrama en plenitud con sus santos dones, lleva a la comprensión de la Verdad íntegra y renueva la faz de la tierra.


La nueva era

que ya está por llegar, os lleva a una plena comunión de vida con aquellos que os han precedido y que en el Paraíso gozan de la perfecta felicidad. Ved el esplendor de las jerarquías celestiales, comunicad con los Santos del Paraíso, aliviad los sufrimientos purificadores de las almas que todavía están en el Purgatorio. Experimentad de una manera fuerte y visible, la verdad consoladora de la Comunión de los Santos. […]


Esta fiesta mía, (la Asunción), que os invita a mirar a vuestra Madre Celeste elevada al cielo, es para vosotros un motivo de gozo profundo y de gran confianza. En medio de los sufrimientos innumerables de los tiempos en que vivís, me veis como signo de esperanza segura y de consuelo, porque soy la puerta luminosa que se abre sobre la nueva era que ha sido preparada para vosotros por la Santísima Trinidad.

… La Virgen María “A los sacerdotes hijos predilectos…”, pp. 878-880.


En la Iglesia volverá a resplandecer plenamente la Luz de la verdad, de la fidelidad, de la unidad. Mi Hijo Jesús se manifestará plenamente; y así la Iglesia se convertirá en Luz para todas las naciones de la tierra.

… La Virgen María “A los sacerdotes hijos predilectos…”, p. 358.-44-


Selección de textos terminada en la fiesta de la Inmaculada Concepción, el 8 de diciembre de 1994.

M. Claude Lamy

3130, Arsenault

Québec P.Q.

C-Lamy@Live.ca

Canada G2C 1J3 Tél (418) 843-0165

Anuncios