LA MISION MAS GRANDE….

Quinto Misterio, Habla Dios Padre. DADO A JAVIER VIESCA.
Sobre: No hay misión más loable que ésta, Mis pequeños, ver por el bien de vuestros hermanos, ver por su salvación eterna y, con esto, agradarMe a Mí, vuestro Dios, infinitamente.
Hijitos Míos, vosotros mismos, a veces, aún teniendo un corazón malo, instintivamente, cuando veis a un niño pequeñito, que no se puede valer por sí mismo, o veis que necesita una ayuda de alguien mayor, os acercáis a él y le ayudáis. Y os repito, aún a veces a pesar de vuestro mal corazón.

En ese momento, al ver la necesidad de ése pequeñito, vosotros le ayudáis. Instintivamente os movéis, porque veis debilidad ante un pequeño y eso es lo que quiero que hagáis en lo espiritual, hijos Míos.

Hay tantos hermanos vuestros que necesitan de vuestra ayuda, y no importa la edad. Ya no estoy hablando en este momento solamente para pequeñitos, para niños de corta edad, porque hay adultos de corta edad espiritual, que necesitan de vuestra ayuda y una ayuda continua. Mis pequeños, por eso os he dado la Gracia de orar y mover corazones a través de la oración, de hermanos vuestros que necesitan de vuestra intercesión, porque son pequeños, porque no tienen capacidades espirituales suficientes como para poderse mover correctamente en el mundo y, además, para alcanzar su salvación eterna.

Como os dije en el Misterio anterior, os debéis mover en el amor. Si realmente os movéis en el ámbito Celestial, que es la vida del Amor, vosotros debéis estar consientes y también atentos de que hay muchas almas a vuestro alrededor que necesitan de vuestra oración, que necesitan de vuestra ayuda espiritual. Primeramente, para que ellas se muevan en el ámbito del amor y segundo, para que se puedan salvar.

Esa es vuestra misión en la Tierra, así de simple, así de sencilla, ver por vuestros hermanos, como Mi Hijo os lo Enseñó y vio por vosotros y desear vuestra conversión y salvación eterna. Eso es lo que Mi Hijo os enseñó, Él os dio una escuela de Amor y se dio a Sí Mismo, como Holocausto, para vuestra salvación y para que se abrieran las Puertas del Cielo que estaban cerradas por el Pecado Original.

Vosotros debéis seguir con estas Enseñanzas, con esta vida de amor para que Me salvéis muchas almas. No hay misión más loable que ésta, Mis pequeños, ver por el bien de vuestros hermanos, ver por su salvación eterna y, con esto, agradarMe a Mí, vuestro Dios, infinitamente. No hay mayor gusto que Me podáis dar, Mis pequeños, que el salvarMe a un alma y, especialmente, a aquellas que estaban prácticamente condenadas.

Ésas son las ovejas perdidas que os decía Mi Hijo en la Parábola, que salió el Dueño de las ovejas a buscar la oveja perdida. Estáis rodeados de ovejas perdidas que debéis encontrar y, con vuestro ejemplo, con vuestra donación, regresarlas al redil de Mi Hijo.

Os repito, no hay más gusto que podáis darMe que el regresar una oveja perdida a su salvación eterna. No os imagináis, Mis pequeños, cómo os premiaré eternamente en el Reino de los Cielos por cada alma que vosotros regresasteis al redil, o sea, al Cielo.

Os bendigo desde ahora, Mis pequeños, vosotros, los que habéis dejado entrar Mi Amor en vuestro corazón, y que estáis siguiendo los Pasos de Mi Hijo, devolviéndoMe almas para su salvación eterna. Os bendigo infinitamente y esto es solamente el principio de los grandes regalos que os daré eternamente, Mis pequeños.
Gracias, Mis pequeños.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s