LA GRAN CRUZADA….DEL AMOR. JESUS HABLA DEL CELIBATO.

L

A GRAN CRUZADA DEL AMOR

7)

“¡Oh, Dios, Tú eres mi fortaleza!”. Recuérdalo. Nunca será

rechazada por Mí una plegaria o una lágrima en favor de un

alma. Soy el Buen Pastor que reúne en torno a Sí al pequeño

rebaño.

8)

El Cuerpo Místico de Cristo debe ser salvado… Quiero purgar

a Mi Iglesia y renovar a esta Esposa, amada de Mi Corazón.

Quiero que Mis Ministros vistan todos el vestido blanco de las

nupcias.

9)

Los hombres casados sigan santificándose en el mundo en su

condición de casados, porque si faltan los Sacerdotes en varias

partes del mundo, Yo sabré suscitar verdaderos enamorados de

un Cristo pobre y Virgen. Tanto más numerosas serán las

vocaciones al Sacerdocio, cuanto más cuidadosa sea esta

limpieza. Los jóvenes quieren vivir una vida auténtica, sincera.

Es una gran falta de confianza en Mí el deseo que sienten

algunos de querer combinar en uno la vida conyugal y la

Sacerdotal. No se puede servir a dos señores. He dicho que

quiero purgar a Mi Iglesia, quitarle toda arruga del rostro para

que vuelva a adquirir su primer vigor y juventud.

LIBRO GRAN CRUZADA DEL AMOR. DADO A CATALINA RIVAS.

WWW.GRANCRUZADA.ORG

Anuncios

5 comentarios sobre “LA GRAN CRUZADA….DEL AMOR. JESUS HABLA DEL CELIBATO.

  1. Al decir esto, Jesús besa a Juan en la cabeza, a Juan, que no desertó. Y Juan llora de
    alegría.
    «Os he dado la potestad de condonar los pecados. Pero no se puede dar lo que no se
    posee. Vosotros debéis, pues, estar seguros de que esta potestad Yo la poseo perfecta y
    la uso por medio de vosotros, que debéis estar limpios en máximo grado para poder
    limpiar a quien se acerque a vosotros manchado de pecado. ¿Cómo podría uno juzgar y
    limpiar, si fuera merecedor de condena y estuviera él mismo sucio? ¿Cómo podría uno
    _____________________________________________________________________________________
    231

    ——————————————————————————–
    EL POEMA DEL HOMBRE-DIOS
    María Valtorta
    _____________________________________________________________________________________
    juzgar265 a otro, si tuviera vigas en su ojo y pesos infernales en su corazón? ¿Cómo
    podría decir: “Yo te absuelvo en nombre de Dios” si, por sus pecados, no tuviese consigo a
    Dios?
    7 Amigos, pensad en vuestra dignidad de sacerdotes.
    Antes Yo estaba en medio de los hombres para juzgar y perdonar. Ahora me marcho
    con mi Padre. Vuelvo a mi Reino. No soy despojado de la facultad de juicio; antes bien,
    toda ella está en mis manos, porque el Padre a mí me la ha confiado. Pero tremendo
    juicio. Porque se producirá cuando ya no le será posible al hombre atraerse el perdón
    con años de expiación sobre la Tierra. Todas las criaturas vendrán a mí con su espíritu
    cuando éste deje, por muerte material, la carne como despojo inútil. Y Yo las juzgaré266,
    una primera vez. Luego, la Humanidad volverá con su vestido de carne, que habrá
    tomado de nuevo por imperativo celeste; volverá para ser separada en dos partes: los
    corderos con el Pastor; los cabros agrestes con su Torturador267. Pero ¿cuántos serían los
    hombres que estarían con su Pastor, si después del lavacro del Bautismo no tuvieran ya
    a nadie que los perdonara en Nombre mío268?
    Por eso creo a los sacerdotes. Para salvar a los salvados por mi Sangre. Mi Sangre
    salva. Pero los hombres siguen cayendo en la muerte, siguen volviendo a caer en la
    Muerte. Es necesario que quien tenga la potestad los lave contínuamente en mi Sangre,
    setenta y setenta veces siete, para que no caigan en manos de la Muerte. Vosotros y
    vuestros sucesores lo haréis. Por ello os absuelvo de todos vuestros pecados. Porque
    tenéis necesidad de ver, y la culpa, al quitarle al espíritu la Luz que es Dios, ciega.
    Porque tenéis necesidad de comprender, y la culpa, al quitarle al espíritu la Inteligencia
    que es Dios, embrutece. Porque tenéis un ministerio de purificación, y la culpa, al
    quitarle al espíritu la Pureza que es Dios, ensucia.
    ¡Gran ministerio este vuestro de juzgar y absolver en nombre mío!
    Cuando vosotros consagréis para beneficio vuestro el Pan y el Vino y hagáis de ellos
    mi Cuerpo y mi Sangre, haréis una grande, sobrenaturalmente grande y sublime cosa.
    Para cumplirla dignamente deberéis ser puros, porque tocaréis a Aquel que es el Puro y
    os nutriréis de la Carne de un Dios. Puros de corazón, de mente, de miembros y de
    lengua deberéis ser, porque con el corazón deberéis amar la Eucaristía, y no deberán ser
    mezclados con este amor celeste profanos amores que serían sacrilegio. Puros de mente,
    porque deberéis creer y comprender este misterio de amor, y la impureza del
    pensamiento mata la Fe y el Intelecto. Queda la ciencia del mundo, pero muere en
    265 No se trata de una imposibilidad absoluta, sino de una imposibilidad de cumplir con su misión, lo mejor que pudiere.
    266 Se trata del juicio particular.
    267 Se trata del juicio universal.
    268 Mediante el sacramento de la penitencia, al que los Padres de la Iglesia y escritores eclesiásticos llamaron: “Segunda tabla
    (de salvación) después del naufragio (debido al pecado)”.
    _____________________________________________________________________________________
    232

    ——————————————————————————–
    EL POEMA DEL HOMBRE-DIOS
    María Valtorta
    _____________________________________________________________________________________
    vosotros la Sabiduría de Dios. Puros de miembros deberéis ser, porque a vuestro interior
    descenderá el Verbo como descendió al seno de María por obra del Amor.
    8 Tenéis el ejemplo vivo de cómo debe ser un seno que acoge al Verbo que se hace
    Carne. El ejemplo es la Mujer que me llevó, la Mujer sin pecado original y sin pecado
    individual.
    Observad cuán pura es la cima del Hermón, envuelta todavía en el velo de la nieve
    invernal. Desde el Monte de los Olivos, parece un cúmulo de azucenas deshojadas o de
    espuma marina, elevándose como una ofrenda sobre el fondo del otro candor, el de las
    nubes transportadas por el viento de abril por los campos azules del cielo269. Observad,
    si no, una azucena que abra la boca de su corola para una sonrisa de fragancia. Pues
    bien, ambas purezas son menos vivas que la del seno que me fue materno. Polvo
    transportado por los vientos ha caído sobre la nieve del monte y sobre la seda de la flor.
    El ojo humano no lo percibe, de tan ligero como es; pero está, y deteriora el candor.
    Y más aún: observad la perla más pura arrancada al mar, arrancada de su concha
    nativa para adornar el cetro de un rey. Es perfecta en su apretada textura iridiscente,
    que ignora el contacto profanador de carne alguna, pues que se ha formado en el cuenco
    de la madreperla de la ostra, aislada en el fluido zafiro de las profundidades marinas. Y,
    a pesar de todo, es menos pura que el seno que me tuvo. En su centro está el granito
    arenoso: un corpúsculo diminutísimo, pero terrestre. En Aquella que es la Perla del Mar
    no existe partícula de pecado, ni siquiera el fomes del pecado. Perla nacida en el Océano
    de la Trinidad para traer a la Tierra a la Segunda Persona, Ella es compacta en torno a
    su centro, que no es semilla de terrena concupiscencia, sino centella del Amor eterno270.
    Centella que, encontrando en Ella respuesta, ha generado los vórtices de la divina
    Exhalación que ahora a sí llama y atrae a los hijos de Dios: Yo, el Cristo, Estrella de la
    Mañana.
    Esta Pureza inviolada es la que os doy como ejemplo.
    9 Y cuando, como vendimiadores en un tino, hundís las manos en el mar de mi Sangre
    y de él sacáis para limpiar las vestiduras de los desdichados que pecaron, sed, además de
    puros, perfectos, para no mancharos con un pecado mayor, es más: con pecados
    mayores, derramando y tocando con sacrilegio la Sangre de un Dios o faltando a la
    caridad y a la justicia negándola, o dándola con un rigor que no es de Cristo ­que fue
    bueno con los malos, para atraerlos a su Corazón, y tres veces bueno con los débiles,
    para animarlos a la confianza­, usando de este rigor tres veces indignamente, al ir
    contra mi Voluntad, contra mi Doctrina y contra la Justicia. ¿Cómo puede ser riguroso
    con los corderos un pastor ídolo?
    269 Expresión poética. El Hermón no se ve desde el monte de los Olivos (N.T.).
    270 Alusión a la Virgen, que por obra del Espíritu Santo concibió a Jesús.
    _____________________________________________________________________________________
    233

    ——————————————————————————–
    EL POEMA DEL HOMBRE-DIOS
    María Valtorta
    _____________________________________________________________________________________
    ¡Oh, muy amados míos, amigos a los que envío por los caminos del mundo para
    continuar la obra que Yo he empezado y que será proseguida mientras dure el Tiempo,
    recordad estas palabras mías! Os las digo para que se las digáis a los que consagréis para
    el ministerio en que Yo os he consagrado.
    10 Veo… Miro el paso de los siglos… el tiempo y las turbas infinitas de los hombres que
    estarán ­todos­ ante mí… Veo… matanzas y guerras, paces falaces y horrendas
    carnicerías, odio y latrocinio, sensualidad y orgullo. De tanto en tanto un oasis verde:
    un período de retorno a la Cruz. Como obelisco que señala una onda pura entre las
    áridas arenas del desierto, mi Cruz ­después de que el veneno del mal haya infectado de
    rabia a los hombres­ será alzada con amor, y, alrededor de ella, plantadas en los bordes
    de las aguas salubres, florecerán las palmeras de un período de paz y bien en el mundo.
    Los espíritus, como ciervos y gacelas, como golondrinas y palomas, se acercarán a ese
    reposado, fresco, nutricio refugio para curarse de sus dolores y recuperar la esperanza.
    Refugio que apretará sus ramas cual cúpula protectora de las tormentas y el fuerte sol,
    y mantendrá alejados a serpientes y fieras con el Signo que le hace huir al Mal271. Así
    mientras los hombres quieran.
    Veo… Muchos hombres… mujeres, viejos, niños, guerreros, hombres de estudio,
    doctores, campesinos… Todos vienen y pasan con su peso de esperanzas y dolores. Y
    veo que muchos vacilan porque el dolor es demasiado y la esperanza ha sido la primera
    en caer de la carga, de la carga demasiado pesada, para hacerse añicos en el suelo… Y
    veo a muchos que caen en los bordes del camino porque otros más fuertes los empujan,
    más fuertes o más afortunados respecto a su carga, leve. Y veo a muchos que,
    sintiéndose abandonados por los que pasan, pisoteados incluso, sintiéndose morir, llegan
    incluso a odiar y a maldecir.
    ¡Pobres hijos! En medio de todos éstos, maltratados por la vida, de estos que pasan o
    caen, mi Amor, intencionadamente, ha diseminado a los samaritanos compasivos, a los
    médicos buenos, luces en la noche, voces en el silencio, para que los débiles que caen
    encuentren una ayuda, vuelvan a ver la Luz, vuelvan a oír la Voz que dice: “Ten
    esperanza. No estás solo. Sobre tí está Dios. Contigo está Jesús”. He puesto,
    intencionadamente, a estas caridades operantes para que mis pobres hijos no se me
    murieran en el espíritu y perdieran la morada paterna, y para que siguieran creyendo en
    mí­Caridad272 viendo en mis ministros mi reflejo.
    11 Pero, ¡Oh dolor que me haces sangrar la Herida del Corazón como cuando fue
    abierta en el Gólgota! ¿Qué ven mis Ojos divinos! ¿Acaso no hay sacerdotes entre las
    turbas infinitas que pasan? ¿Por esto sangra mi Corazón? ¿Están vacíos los seminarios?
    271 Cfr. Ez. 9; Mt. 24, 29­31.
    272 Cfr. Is. 54, 4­10; 1 Ju. 4, 7­16.
    _____________________________________________________________________________________
    234

    ——————————————————————————–
    EL POEMA DEL HOMBRE-DIOS
    María Valtorta
    _____________________________________________________________________________________
    ¿Mi divina propuesta no suena ya en los corazones? ¿El corazón del hombre ya no es
    capaz de oírla? No. En los siglos habrá seminarios, y en ellos levitas. De ellos saldrán
    sacerdotes porque en la hora de su adolescencia mi propuesta habrá sonado con voz
    celeste en muchos corazones y ellos la habrán seguido. Pero otras, otras, otras voces
    habrán venido después, con la juventud y la madurez, y mi Voz habrá quedado
    achicada en esos corazones, mi Voz que habla durante los siglos a sus ministros para que
    sean siempre lo que vosotros ahora sois: los apóstoles formados en la escuela de Cristo.
    La vestidura ha quedado, pero el sacerdote ha muerto. En demasiados, durante los
    siglos, sucederá este hecho273. Sombras inútiles y obscuras, no serán una palanca que
    eleva, una cuerda que tira, una fuente que calma la sed, trigo que sacia el hambre,
    corazón que sirva de almohada, una luz en las tinieblas, una voz que repita lo que el
    Maestro le dice; sino que serán para la pobre humanidad un peso de escándalo, un peso
    de muerte, parásitos, una putrefacción… ¡Qué horror! ¡Los Judas más grandes del
    futuro Yo los tendré, de nuevo y siempre, en mis sacerdotes!
    12 Amigos, Yo me hallo en la gloria y, a pesar de ello, lloro. Siento compasión de estas
    turbas infinitas, rebaños sin pastores o con demasiado escasos pastores. ¡Una compasión
    infinita! Pues bien, juro por mi Divinidad que les daré el pan, el agua, la luz, la voz que
    los elegidos para estas obras no quieren dar. Repetiré a lo largo de los siglos el milagro
    de los panes y los peces. Con pocos, despreciables pececillos y con escasos mendrugos de
    pan ­almas humildes y laicas­ daré de comer a muchos, y quedarán saciados, y sobrará
    para los que vengan después, porque “tengo compasión de este pueblo” y no quiero que
    perezca.
    Benditos los que merezcan ser eso. No benditos porque son eso, sino porque lo habrán
    merecido con su amor y sacrificio. Y benditísimos aquellos sacerdotes que sepan
    mantenerse en su condición de apóstoles: pan, agua, luz, voz, descanso y medicina para
    mis pobres hijos. Con una luz especial resplandecerán en el Cielo. Yo os lo juro, Yo que
    soy la Verdad.
    13 Vamos a levantarnos, amigos. Venid conmigo para enseñaros todavía a orar. La
    oración es la que alimenta las fuerzas del apóstol, porque le funde con Dios».

    Me gusta

  2. MENSAJE DE JESUS SOBRE LOS SACERDOTES
    13 octubre, 2010 LIBRO DADME DE BEBER
    Los sacerdotes tienen un ministerio sagrado, tan grande y sublime, que no hay otro en la Tierra que lo iguale
    Los sacerdotes son seres humanos cargados de flaquezas, de peligros, de defectos y no son ángeles, pero ellos hijos Míos, tienen un ministerio sagrado, tan grande y sublime que no hay otro en la Tierra que lo iguale. Los sacerdotes a pesar de sus flaquezas son personas escogidas por el Cielo para desempeñar ese sagrado ministerio, y aunque no entendáis como el Cielo hace la elección para escoger a determinados hombres para el sacerdocio, eso son misterios que Me reservo y que no tenéis porqué entenderlos. Yo, Jesús, os hablo.

    Un sacerdote desempeña un papel en el mundo más importante que los gobernadores, que los legisladores, que los jueces, que los reyes, que los príncipes, que los médicos. Los sacerdotes son instrumentos del Cielo (hablo de los verdaderos sacerdotes) pero eso no quiere decir que sean perfectos, porquen no lo son, de ahí, la necesidad de rezar mucho por los sacerdotes, porque como tienen el ministerio más grande de la Tierra, deben cumplirlo admirablemente, si bien, ellos necesitan más oraciones que nadie para que lo cumplan según la voluntad de Dios y bien de las almas. Yo, Jesús, os hablo.

    Si os faltasen reyes en la tierra, si os faltasen médicos, jueces u otras clase de profesiones, podríais seguir viviendo sin dificultad, pero si os faltan los sacerdotes que son los que atienden y sanan vuestras almas, os faltaría el enlace entre el Cielo y la Tierra que son los sacerdotes, porque ellos os perdonan los pecados porque Yo les dí ese poder (Jn 20,23), ellos os administran los sacramentos porque Yo les conferí por medio de su ordenación ese poder (Lc 22,19) Nadie puede consagrar más que un sacerdote, nadie puede perdonar más que un sacerdote, nadie puede daros los sacramentos más que un sacerdote, y vosotros almas queridas de Mi Divino Corazón, no sois conscientes de la necesidad que tenéis de santos y rectos sacerdotes y, de la necesidad que tienen ellos de oraciones y sacrificios. Yo, Jesús, os hablo.

    Pero hijos, también los sacerdotes deben rezar por sus hermanos los sacerdotes, porque ellos también necesitan de su ministerio, puesto que a sí mismos no se pueden perdonar los pecados, por tanto, todos debéis rezar por los sacerdotes y no escatimar medio alguno para que cumplan santamente con su ministerio, no se tuerzan, y superen los muchos peligros a que están sometidos al estar dentro del mundo. Yo, Jesús, os hablo. Mi paz y la de la Santísima Trinidad estén con todos vosotros.

    Me gusta

  3. nique7 ♦ diciembre 21, 2010 ♦ Dejar un comentario

    18 diciembre, 2010

    Hijos Míos sacerdotes, sacerdotes de Dios, templos vivos del Espíritu Santo, Soy Yo, Jesús, quien os habla

    Aquel que quiera salvar su vida, la perderá y aquel que la perdiere o gastare por Mí, la salvará (Lc 9, 23-24). Yo, Jesús, os hablo.

    Hijos Míos sacerdotes, sacerdotes de Dios, templos vivos del Espíritu Santo, Soy Yo, Jesús, quien os habla para animaros a perseverar en vuestro celibato, en vuestro ministerio, en vuestra fe, en vuestro amor a Mi Santa Madre. No os desalentéis si veis que no recogéis frutos y si veis que se pierden las cosechas de lo que sembráis y, que los fieles no hacen caso a vuestros santos consejos, a vuestras homilías, a vuestras actividades, Yo os pagaré igual que si vuestra cosecha hubiera sido lucida, porque hijos, sembrar en tiempos de borrasca, en tiempos de apostasía, cuando la moral ya cada vez más se pierde, eso, Yo, Jesús de Nazaret, lo valoro y os lo pagaré centuplicadamente.

    Se que lloráis por el ambiente insano y apóstata que vivís. Se que sufrís en silencio amarguras inmensas, no temáis nada ni a nadie porque el mal no avasallará más de lo que Yo permita, y a veces, vuestras lágrimas son más fecundas que vuestras homilías o vuestros consejos en las confesiones.

    Se que sufrís porque veis como se casan los jóvenes sin conocimiento previo de lo que van a hacer. Se que sufrís porque cada vez menos se celebran bautizos, y porque veis como los pequeños cada vez menos acuden a las catequesis. Yo se muy bien lo que estáis padeciendo y las amarguras que todo lo que pasa en vuestro entorno os producen, pero hijos, no dejéis de trabajar en Mi Viña (la Iglesia) afanosamente, como si la cosecha fuera a ser óptima, porque lo será en el momento que menos esperéis, quizá en la agonía final de un moribundo, o en la reconversión de un joven que iba por caminos de perdición.

    Hijos, Yo os necesito íntegros, santos, abnegados, sufridores, amantes de Mi Divino Corazón y devotísimos y dignos hijos de Mi Madre. Seguid hacia adelante a pesar de las borrascas espirituales que vivís, que Yo, Jesús, Vuestro Salvador, os lo pagaré como no podéis imaginar.Ofrecedme vuestras amarguras, vuestras penas, vuestros aparentes fracasos, Yo hago con todo ello frutos de santidad y los aplico donde más necesarios son. Manteneros fieles en vuestros celibatos y ministerios, para lo que debéis pedirme cada día la gracia de estado. Yo, Jesús, Vuestro Hermano, Vuestro Salvador, os hablo y os animo. Mi paz sea para todo aquel que cree en estos mensajes.

    http://yojesusoshablo.blogspot.com/2010/12/hijos-mios-sacerdotes-sacerdotes-de.html

    Me gusta

  4. UN SACERDOTE DEBE SER OTRO CRISTO. (JESUS)
    Posted on 21 agosto, 2010 by pajares95
    Extracto de algunos mensajes para sacerdotes

    Sacerdotes de Mi Corazón. Vuestro ministerio es sagrado ¡sagrado! y no debéis olvidarlo. No sois del mundo, sois Míos, Me pertenecéis desde el día que os ordenaron. Estáis a Mi servicio, no al servicio vuestro ni de las cosas mundanas. Hay cosas que no se os permiten por ser hombres consagrados y ordenados a Mí. Mujeres, playas, cines, bailes, no se os permiten, vuestro hábitat debe ser el Sagrario, la Parroquia, la celda (habitación). El breviario debe ser para vosotros una cita Conmigo y debéis rezarlo a diario, con fe y fervor. (1-7-07)
    * * *
    Un sacerdote debe ser otro Cristo en la tierra y de ahí, que la reparación debe ser para él, el pan diario que ofrezca a la Santísima Trinidad. Un sacerdote debe tener tal celo, que no pueda vivir sin reparar, porque él, más que nadie, sabe a través del Sacramento de la Confesión, los ultrajes que recibimos (Santísima Trinidad) y el estado de las almas. (13-9-07)
    * * *
    Hijos Míos, sacerdotes de Dios. No os dejéis arrastrar por las corrientes del mundo tan pecaminosas y dañinas para vuestra vocación. Apartaos del mundo y sus cosas, porque sino, las corrientes mundanas os pueden arrastrar a vicios y deseos no cristianos. No deseéis el dinero, Yo fui pobre absoluto y ni siquiera quise usar de Mi Poder Divino para aliviar o remediar Mi pobreza y escasez, ni la de Mis padres terrenales. (28-9-07)
    * * *
    No celebréis el Santo Sacrificio en pecado, aunque tengáis intención de confesaros después, Mi Cuerpo Santo necesita ser tocado por manos lavadas de toda mancha, y tan pronto caigáis en un pecado de gravedad, sea de acción o pensamiento, id a confesaros con uno de vuestros hermanos, aunque esto os cueste humillación y vergüenza. (6-10-07)

    http://yojesusoshablo.blogspot.com/search/label/Extracto%20de%20algunos%20mensajes%20para%20sacerdotes

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s