A LOS MINISTROS DE EUCARISTIA.

MINISTROS EXTRAODINARIOS DE LA EUCARISTIA

“En virtud de la reverencia debida a este sacramento nada lo toca sino las cosas consagradas; por eso, para tocar este Sacramento, se consagran el corporal y el cáliz así como las manos del sacerdo…te” (III, q. 82, a. 3). Santo Tomás de Aquino
Las manos del sacerdote, no son manos comunes y corrientes, son manos consagradas.
Sólo manos Consagradas pueden tocar y dispensar el Pan Vivo bajado del Cielo
“En virtud de la reverencia debida a este sacramento nada lo toca sino las cosas consagradas; por eso, para tocar este Sacramento, se consagran el corporal y el cáliz así como las manos del sacerdote” (III, q. 82, a. 3). Santo Tomás de Aquino
Con tristeza, Actualmente no se necesita recibir el sacramento del orden sacerdotal para administrar el Cuerpo y la Sangre de Nuestro Señor Jesucristo,las manos comunes y corrientes de los laicos lo administran a los fieles y en la mano, como si fuera una goma de mascar.
Lo que debería ser extraordinario se ha convertido en norma, y lo que debería ser norma se ha convertido en extraordinario.
La introducción de la comunión en la mano fue invariablemente seguida por la introducción de ministros extraordinarios de la Eucaristía. El uso de ministros extraordinarios durante la Misa no tiene precedente histórico. Ni la más mínima evidencia puede ser invocada para probar que la Sagrada Comunión haya sido jamás administrada durante la liturgia sino por un obispo, sacerdote o diácono.
Para el siglo trece era ya una tradición establecida que sólo aquello que había sido específicamente consagrado para ese propósito podía entrar en contacto con el Santísimo Sacramento hasta que Éste hubiera sido colocado en la boca del comulgante. Santo Tomás de Aquino (1225-1274) escribió a este respecto (III, q. 82, a. 3):
“La distribución del Cuerpo de Cristo pertenece al sacerdote por tres razones. Primero, porque él consagra in persona Christi. Pero así como Cristo consagró Su Cuerpo en la Cena, también Él lo dio a los otros para que participaran de él. Consecuentemente, así como la consagración del Cuerpo de Cristo pertenece al sacerdote, del mismo modo su distribución también le corresponde a él. En segundo lugar, porque el sacerdote es el intermediario establecido entre Dios y el pueblo, por lo cual, así como le pertenece ofrecer los dones del pueblo a Dios, también le pertenece a él dispensar al pueblo los dones consagrados. Tercero, porque en virtud de la reverencia debida a este sacramento, nada lo toca sino las cosas consagradas; por eso, para tocar este sacramento, se consagran el corporal y el cáliz, así como las manos del sacerdote. En consecuencia, a nadie le es lícito tocarlo, excepto caso de necesidad, por ejemplo, si estuviera por caer al suelo o en otro caso de urgencia”.

MENSAJES DE JESUS SOBRE LOS MINISTROS DE LA EUCARISTIA.

¡Yo no instituí ministros de la Eucaristía! Leed la Sagrada Escritura: ¡A mi hijo no se le recibe en las manos sino con mucha dignidad!

MI POBRE IGLESIA, MI AMADA IGLESIA, MI PRINCESA LA IGLESIA” Mis pequeños: Mis lluvias de bendiciones caen sobre ustedes humildes. 
Mi pobre Iglesia, mi amada Iglesia, mi princesa la Iglesia. Yo, convoqué la Iglesia; mi hijo amado fundó la Santa Iglesia, el poder del Espíritu Santo sostiene mi Santa Iglesia.
¡Si no fuera por esa fundación Divina, mi Iglesia ya no existiría! Yo os lo dije en mi Santa Palabra y se lo dije a Pedro (Mt. 16), yo le inspire a Pedro decirle a mi hijo (Mt 16,13) ‘Tú eres el Cristo el hijo del Dios vivo”; y mi hijo amado en intimidad Conmigo y el Espíritu Santo proclamó solemnemente: “¡Pedro, piedra, eso no te lo ha revelado ni la carne ni la sangre sino mi Padre que está en los cielos!, y yo te digo: tú eres Pedro y sobre esta piedra, edificaré mi Iglesia y las fuerza del demonio no podrán destruirla. A ti, a ti Pedro, te doy las llaves del reino de los cielos, lo que ates en la tierra, atado queda en el cielo; lo que desates en la tierra, desatado queda en el cielo”.
¡Que verdad tan grande!, verdad poderosa, es la santa verdad sublime, pacto de amor, pacto de bendición entre el cielo y la tierra, así se instituyó mi Iglesia, mi única Iglesia, la única verdadera, la única Santa, pero habitada por pecadores; no instituida por manos de hombres sino por voluntad Divina.
Recordad mis hijos que mi Hijo amado tenía que ir a Jerusalén para ser Crucificado, para morir por los pecadores; que debía padecer mucho, que resucitaría al tercer día. Pero mi hijo Pedro cogió a mi Hijo de la mano: ¡Cómo se te ocurre Señor, eso no te puede suceder! Y lo dijo con un corazón sincero, pero no con la verdad; sus palabras aunque protectoras de mi Hijo, escondían una gran tentación del demonio. Pero mi Hijo, se volvió y le dijo a Pedro: “¡Apártate de mi Satanás!, porque no piensas como Dios sino como los hombres”. 
Pedro lloró mucho, le dolió su corazón y se arrodilló ante el Maestro, le besó sus pies y le dijo: ¡Perdóname mi Señor, soy tan pecador! Así es la humildad mis niños. ¿Que le ha pasado a mi Iglesia? ¡Cuanto dolor en mi Iglesia!, la que fundó mi Hijo, mi Iglesia en la que el Espíritu Santo se gozaba y se alegraba, mi Iglesia en la que puse mis mayores deseos. A la perla más preciosa, mi Reina Santa, mi Santa Iglesia. ¿Qué hay de mi Iglesia?
Mis hijos ¿Queréis que os diga a qué se parece hoy mi Iglesia?, y me duele decirlo. Se parece a un leproso cuyas heridas parecen incurables, se parece a un río fangoso donde parece no haber vida, se parece a un muro donde todo el mundo escribe y no se entiende nada, se parece a un desierto donde sólo sobreviven los mejores. ¿A qué se parece mi Iglesia, en mi corazón amada por siempre?, se parece a un árbol podrido y sin frutos, aun sostenido por su raíz que es su fundador: El Señor Jesucristo. 

¿A qué se parece mi Iglesia?, se parece a un supermercado donde todo el mundo entra y toma lo que quiere, vota lo que no quiere y no mira lo esencial. ¿A qué se parece mi Iglesia? ¿A qué la compararé? La compararé en esta época a un basurero: todo el mundo la ensucia, la pisotea, denigra de ella, la hace quedar mal y huele a podredumbre. ¿Duelen estas palabras? ¿Cómo me dolerán a mí que la he pensado desde siempre? Me duele pensar en mi Santa Iglesia. 
¡Yo le amo tanto! Mi Hijo amado, mi Hijo me dice: “Padre, Papito mío, ¡Pobrecita tu Iglesia!, el celo por tu casa me devora”.
Creedme mis niños que sería peor ahora que cuando mi Hijo cogió un látigo y sacó esa basura del Templo.
¡Ay, ay hijos míos!, pedid misericordia, pedid misericordia por vuestros Pastores; porque el castigo Divino está suspendido sobre ellos. salvo muy pocas excepciones por que hay sacerdote, consagrados y fieles que luchan por la santidad en mi Iglesia. Muchos consagrados son sepulcros del demonio, desiertos de Asmodeo, moradas de Leviatán, jerarquía al servicio del mundo y del demonio, y no al servicio del Creador, jerarquía postrada ante el maldito mundo y sus comilonas y placeres, se olvidan de su Señor. Jerarquía que se le olvido servir, y sólo viven para que les sirvan, llenos de orgullo, llenos de soberbia y vanidad, más preocupados por el perfume de su cuerpo que por el olor a Santidad. Pide venganza su maldad… y yo quise una Jerarquía en la Iglesia para el amor, para el servicio y la contemplación, para la postración y la adoración; para que caminara de rodillas ante mí y me abrazara como Pastor a su rebaño. Pero ya mis hijos no reconocen la voz de los Pastores.
¡El fuego del infierno se ha infiltrado en mi Iglesia Santa! Ya no soy el centro de sus corazones, ya no me aman mis ministros, ya no piensa en mí. En el dinero, en el poder y el placer, alabados por el mundo y hundidos por el mismo mundo. Se dejaron convencer por la antigua serpiente: los seduce, los halaga, los acomoda, los besa, les da muchos regalos y los pone a trabajar para su reino infernal. ¿Acaso mis ministros, Sacerdotes del Señor les gusta que los llamen Padre y dan la vida por sus hijos? Ya no tienen tiempo, el mundo les robo el tiempo. Las casas cúrales, seminarios, conventos, son muchas veces moradas del demonio, son cloacas infernales de lujuria y bajas pasiones; de alcohol, de destrucción.
Se olvidaron de mí, y adoran a la criatura en vez del Creador. Mis ministros: ¡cuanto me hacen llorar!, ¡cuanto dolor causan a mi corazón! Ya no me aman, ya no piensan en mí; los Santos Misterios los viven a las carreras, confiesan de cualquier manera, alcahuetean los pecados, o le dicen a mi pueblo que ya nada es pecado, venden los Sacramentos, se entregan a placeres mundanos. ¡Ay mis Sacerdotes! ¿Hasta cuando aguantaré su soberbia?, y eso no se los puedo decir, porque si se los mando decir se reirían.
Comercian con mi Iglesia, venden a mi Iglesia por unos centavos, por diez pesos, como vendieron a mi Hijo por treinta monedas. Es Institución en mi Iglesia cobrar por mis dones: una Misa vale dinero, el sacrificio de mi Hijo cuesta dinero, sin saber que es la cruz que se renueva en la Santa Eucaristía. 
Yo respetos las decisiones de los Jerarcas de mi Iglesia, pero eso no quiere decir que me placen y estoy de acuerdo con sus decisiones y normas. ¡Como si mi Hijo hubiera cobrado por morir en la cruz! ¿Cuánto cobró en la Última Cena, bautizo o matrimonio? ¿Cuánto cobró mi Hijo por enterrar a una persona? Los Sacerdotes tienen un sueldo, ¿acaso yo les mandé a cobrar por ser Ministros? ¿Acaso yo no los mando sin alforja, sin nada para el camino? A veces se excusan diciendo que mi Hijo dijo que todo el que trabaja merece un salario…¿y piensan que ese salario es el dinero?…. ¡Gratis lo recibisteis dadlo gratis! Las Curias Episcopales, son oficinas de funcionarios; las reuniones de Sacerdotes son reuniones mundanas, ni rezan, ni oran, sólo juzgan, critican y buscan la complacencia de su Obispo para que les de una mejor Parroquia, donde haya más dinero que otra.
¡Cuánto me duele el comercio en mi Iglesia! Lo que tanto cuidaron los apóstoles, es ahora un pecado, una simonía, solo dinero. Los Sacerdotes ya no son bendición para su pueblo, sólo abren sus brazos para pedir dinero. Dicen en sus homilías: “estamos mal de dinero, tienen que dar más limosna”, y se sientan a atender a alguien sólo si les va a dar; pero si llega un pobre lo miran con rechazo y displicencia y no le atienden diciendo “ahora no tengo tiempo”. ¡Cuantas cosas se han infiltrado en mi Iglesia! ¡Cuantos demonios hay en los templos riéndose a carcajadas de los pobres Sacerdotes! Y hacen que la gente también se burle de ellos. Ya no son vistos como hombres sagrados, sino como pobres hombres mujeriegos, borrachos, adúlteros, homosexuales, y peor: abusadores de menores… hazmerreír del demonio. Y así mi Iglesia es una risa para el demonio que se carcajea diciendo: “¿Esta es tu obra? ¿Esos son tus Sacerdotes? ¿esos son tus Ministros, esos son? ¿esos son la presencia de tu amado hijo? Mira la gente como deja de creer en ti porque tus sacerdotes ya no muestran santidad”. Ya sólo producen tristeza a mi corazón, ¡ya no creen en mí los sacerdotes!
Los Misterios son celebrados a la carrera; consagran tan mal como si no supieran quién esta ahí. Cuando dan a mi Hijo parecen repartiendo dulces y peor aun, nombran ministros de eucaristía que yo desconozco, yo no los conozco. Tendría que decirles a aquellos que instituyen ministros como le dije a Pedro: “¡Apártate de mi Satanás, porque no piensas como Dios, sino como los hombres!”: Yo los desconozco, YO LOS DESCONOZCO ante mi presencia: ¿Quién se creen para tocar lo más sagrado: a Mi Hijo? ¡Sacrílegos! estos ministros ¿quién se creen, sacerdotes? ¿Qué preparación tienen para tocar a Mi Hijo? ¿quien se han creído? ¿Acaso di mi Hijo a los sacerdotes para que ellos se lo entreguen como cualquier cosa a los laicos? ¡Yo no instituí ministros de la Eucaristía! Leed la Sagrada Escritura: ¡A mi hijo no se le recibe en las manos sino con mucha dignidad! 
Todo hace parte de ese plan macabro y astuto para destruir la sacralidad de mi Hijo en este Sagrado Misterio y entrar en mi Templo Santo. Pues yo os digo y os certifico que el 99% de los dones que dicen haber entre los fieles, ¡son falsos y son del demonio! lo ratifico. La mayoría de los dones, lo digo de nuevo, ¡SON FALSOS!; especialmente todos aquellos que creen tener dones de liberación; ¡como si los demonios fueran pulgas que cualquiera puede sacar! ¡ES FALSO! Sólo los sacerdotes, a quienes he escogido desde siempre, pueden ejercer estos ministerios. Y si hay algún laico de PROBADA VIRTUD, difícil encontrarlo. Yo prefiero que me amen en la humildad y el amor y no se fíen en dones que nunca les he dado. Mis niños laicos, ¡Están llamados a la Santidad!, ¿pero quien ha dicho que con dones y carismas se van a salvar? (Lv. 19,2 y Mt.4)
“Sed Santos como vuestro Padre del Cielo es Santo”, es lo que he dicho, no he dicho nada mas. Pero muchos andan tras milagros, sanaciones y liberaciones de laicos, de grupos de oración que no he instituido. Mi hijo dijo: “Si hay dos o tres reunidos en mi nombre yo estaré en medio de ellos” no “actuaré” a través de ellos. Hay Sacerdotes que gozan de dones y carismas escogidos por Mi; todos los Sacerdotes deberían liberar y sanar pero el 99% no creen en Mi, entonces me ha tocado escoger algunos. Espero que lo que he dicho quede muy claro, os lo digo para que améis a mi Iglesia, oréis, sacrifiquéis, ayunéis, hagáis penitencia. Amad a los Sacerdotes y ofreced sacrificios de reparación por ellos. Veis a un Sacerdote pecar, poneos de rodillas y orad por ellos, no juzguéis; si lo veis es para que lo améis en la reparación. ¡Ah mis hijos amen a María!, ella os ama con todo su corazón: amadla, consentidla, mimadla. ¡Cuánto llora María por la humanidad, en especial por la Santa Iglesia! Mis hijos, amad a mi Iglesia, a María, a mis sacerdotes, vuestro amor entre vosotros es el mejor signo de amor. Cuandocomulguéis, unid vuestras dos manos y decid: JESUS MIÓ TE AMO EN MARÍA” y recibid a mi Hijo con amor. 
Mi Paz os dejo, mi paz os doy, no la doy como la da el mundo. Os la doy en la caricia de un Papá que ama a sus pequeños. Os amo en María, os abrazo en María, os beso en María Amén, Amén, Amén. A: P.J.
DEJAD DE TOCARME, MINISTROS DE LA EUCARISTIA.
27 DE SEPTIEMBRE DE 2013.
(EN MI HABITACION) 
EN LA SANTA MISA, UNA MINISTRA DE LA COMUNION TIRO SIN QUERER UNA HOSTIA AL SUELO Y FUE RECOGIDA POR ELLA Y JESUS ME INSPIRO ESTE MENSAJE: 

DEJAD YA DE OFENDERME! DEJAD DE TOCARME CON MANOS SUCIAS, MANOS NO CONSAGRADAS…ASI COMO ME TRATEIS SEREIS TRATADOS!!
NO QUIERO MINISTROS (DE LA COMUNION) EN MI IGLESIA QUE YO NO NOMBRE QUE YO NO INSTITUI…YO NO QUIERO ESTO EN MI IGLESIA…NO QUIERO MINISTROS DE LA COMUNION EN MI IGLESIA. 

ESTOY EN ESA HOSTIA, LLENO DE AMOR POR VOSOTROS 
NO PARA TOCARME, NO PARA TIRARME.
REZAD REZAD PARA ENMENDAROS, REZAD PARA NO SER SOBERBIOS. 
OH PADRE APARTA DE MI ESTE CALIZ…..ESTE SUFRIMIENTO DE ESTOS HIJOS MIOS!!! 
LOS MINISTROS DE LA EUCARISTIA SE CREEN SANTOS….PALABRAS DEL DEMONIO AL PADRE WILSON SALAZAR. DURANTE LOS EXORCISMOS.
Sigue hablando el demonio de las
> monjitas y monjes, me preocupan aquellas mujercitas con la
> cabeza cubierta, (las monjas contemplativas) que abandonan
> todo y a todos por recluirse dentro de cuatro paredes para
> santificar todo lo que es bello, y bueno por Aquel Dios que
> yo he logrado vencer en la Cruz.
> Dia y noche se mortifican con vigilias y ayunos
> inconcientes, no comen segun las necesidades de su cuerpo,
> no duermen, no hablan, esas me hacen llorar.
> Ave María Purísima, sin pecado concebida…..
> (esto esta tomado de exorcismos y liberaciones realizadas
> por el Padre Wilson)
> Esto le agrada al demonio, los que rezan y pecan, van a la
> Iglesia e hipócritamente rezan y parecen debotos, pero
> cuando salen pecan y pecan con su lengua, con su midada,
> estan mirando a otros para juzgarlos y miran lujuriosamente
> a las mujeres, o chimosean en la misma Iglesia sobre los
> demas.
> La Comunión en la mano es uno de los mas grandes triunfos
> de satanas. Que toquen al mismo Dios con sus manos
> manchadas, cuando ni siquiera los angeles pueden tocarlo.
> Que dicha como se pasena los soberbios y orgullosos con sus
> manos negras de maldad tocando a su Dios como si fuera un
> pedaso de pan.
> La Iglesia se degrada en lo mas sagrado que tiene al mismo
> Dios en sus manos, es uno de los mas grandes logros que he
> tenido en toda la historia.
> La abominacion de la desolacion en el Templo de su Dios, ya
> no necesito robar esa Ostia, para los cultos sátanicos,
> ahora mis subditos estiran sus manos y se la entregan sin
> problemas.
> O podrida Iglesia como sirve a mis fines, y destruye a sus
> súbditos. Su Iglesia se pudre, es como una leprosa que
> nadie ve, porque se han atrevido a tocar a su Dios.
> Los Apóstoles en el Cielo lloran de dolor al ver como
> tocan a su Dios, solo a ellos se les dio ese poder.
> Ahora todos lo tocan como si fueran dueños de Dios.
> El que tenga oidos para oir, que oiga…..
> Los ministros de la Eucaristia, se creen santos, sacan a su
> Dios de los Sagrarios, para darlo a los otros, con
> arrogancia pensando que tienen autoridad para tocarlo.
> No toda ley de la jerarquía eclesiastica es querida por
> ese Dios, esta sí la quice yo.
> Creen que son importantes y que un curso los habilita para
> tener a Dios en sus manos. Como me sirve a la
> desacralizacion de esa Iglesia que odio.
> Así me río de lo mas sagrado, me burlo de su Dios que ve
> impotente como lo manipulan. Piensan que son santos elegidos
> para tocar a Dios con sus manos y sacarlo de los Sagrarios y
> llevarlo a otros.
> Auque me arda el fuego del infierno tengo que reconocer que
> ni yo mismo puedo tocar a ese Dios. Que raBia me da.
> Pobres ministros, piensan que son mas santos y yo los hago
> servidores mios.
> Las penitencias son hoy en día tan tontas que no reparan
> nada, y los curas ahora enseñan que los malos pensamientos
> no son pecado.
> Ya muy pocos desean confesarse porque los curas son malos y
> no inspiran santidad.
> Las Iglesias se han convertido en moradas de maldad. Quien
> quiere hoy confesarse con un cura que regaña, que mira con
> rabia, que cobra todo, que sus actos son mas pecadores que
> los de uno. Que mira con lujuria, y ni hablar de los curas
> que generan escandalos.
> He logrado infiltrar en la Iglesia malos curas, para que
> los acaben desde adentro.
> En los medios de comunicacion salen cada vez mas curas
> escandalosos que destruyen la fe de los fieles. Pobre
> Iglesia podrida en sus maldades y todo lo he hecho yo.
> El Padre Wilson ahora hace esta confesion:
> …Yo confieso ante Dios y ante la Santa Iglesia del Señor
> que he sido malo, adúltero, corrompido, y pervertido…..
> Dice el demonio:
> no veis como todo se ha degradado en la Iglesia, los tontos
> cristianos ya no se arrodillan, ya no creen como antes, ya
> no se inclinan ante esa Ostia, hasta comen en los Templos y
> entran vestidos de cualquier manera, desvergonzados. Que
> alegría me dan esos que van a la Iglesia y ya no creen en
> nada, los hago bostesar y aburrir en la Misa, solo calientan
> sillas, los hago creer que la Misa no tiene ningun sentido.
> Pecado y maldad en los Templos de ese Dios falso, y mas
> falsos que rezan pero en el fondo me adoran a mi. No tienen
> nada de amor en sus corazones.
> El amor no vende, y como no vende a muy pocos les gusta
> amar. Los estúpidos esclavos mios, solo les gusta mirarse
> el bolsillo y con el maldito dinero piensan que son
> felices, pobres estúpidos como si cuando se murieran
> podrían compar el cielo con sus monedas.
PORQUE ES UN SACRILEGIO LA COMUNION EN LA MANO (Confidencias del Señor al hermano Antonio de Sevilla)
Hijos míos:
Mi Cuerpo, mi Sangre y mi Divinidad, sólo pueden ser dados por manos consagradas; os lo repito; sólo por manos consagradas de mis sacerdotes y ministros. Me duele y entristece ver como profanáis mi Divinidad, tomándome con la mano; vosotros mis hijos laicos no sois dignos de ejercer este ministerio de la Eucaristía; esto compete sólo a mis sacerdotes y demás ministros de mi Iglesia. Vosotros mis pequeños debéis de ocuparos en otros menesteres dentro de mi Iglesia, pero nunca dando la comunión. ¡No ultrajéis mi Divinidad, porque soy Yo, Vivo y Real el que se hace Vida en vosotros en la sencillez de cada Hostia Consagrada!
Vuestras manos no son dignas para tomarme. Todos vosotros hijos de Adán traéis cargas intergeneracionales por pecados de vuestros antepasados en la línea paterna y materna, que entran en vosotros en el momento de la concepción; maldiciones de antepasados que la mayoría de las veces os hacen obrar en contra de vuestra voluntad. Hay generaciones enteras con espíritus de resentimientos, impurezas sexuales, adulterios, lujurias, homosexualismos, envidias, ocultismos, brujerías, etc. Ya entenderéis por qué no sois dignos de dar mi Cuerpo y mi Sangre; diréis entonces que mis sacerdotes también traen estas cargas; tenéis razón en esto, pero con la diferencia que son mis consagrados y sólo a ellos di la potestad de ejercer el ministerio de la Eucaristía.
¡Noli Me Tangere! ¡No me toques! Recapacitad pues hijos míos y dejad que mis sacerdotes ejerzan este ministerio. No ultrajéis más mi Divinidad y no hagáis más llorar al cielo con vuestra actitud. Porque en verdad os digo: De la forma como me tratéis, así también seréis tratados vosotros cuando os presentéis ante Mí. No os hagáis Reos de Culpa, para que no tengáis de qué lamentaros mañana. Soy vuestro Padre, Jesús Sacramentado. El Amado que no es Amado.
¿POR QUÉ NO COMULGAR EN LA MANO?
Porque lo prohibió el Sínodo de Ruán y el Concilio Dogmático de Trento contra los protestantes, que por negar la presencia real de Jesús en la Eucaristía, enseñaban que todos debían tomar el Pan con la mano. El Concilio estableció con Suprema Autoridad (D 881): “Solamente los sacerdotes celebrantes reciban por sí mismos la Comunión, y que esta norma la observe la Iglesia por Tradición Apostólica”.
El Sínodo de Ruán (649-653), prohíbe la Comunión en la mano: “No se debe entregar la Eucaristía en manos de ningún laico, hombre o mujer, sino solamente en la boca”. (Canon 2, Mans. 10, 1199 ss.)
El Papa JUAN PABLO II renovó la prohibición de comulgar en la mano en Roma y en toda Italia. Negó varias veces la Comunión en la mano a personas que se la pedían, (aún a la esposa del presidente de Francia Giscard d’Estaign.) Y en su visita a Alemania declaró: “no estoy de acuerdo con los decretos que autorizan la Comunión en la mano.”
Santo Tomás de Aquino nos dice: “Por reverencia a este sacramento, ninguna cosa entre en contacto con ella (la Eucaristía), a no ser que esté consagrada; por lo cual se consagran no solo el corporal, sino también el cáliz, y así mismo las manos del Sacerdote para tocar este sacramento. De donde se deduce que a ningún otro le es lícito tocarlo.” (Summa Teol., IIIQ, 82,a,3 )
San Francisco de Asís dice: “Sólo los sacerdotes deben administrarlo y no otros.”
(Carta 2ª, a todos fieles, 35.)
San Agustín había advertido: “Sería locura insolente el discutir qué se ha de hacer cuando toda la Iglesia Universal tiene ya una práctica establecida.” (Carta 54,6; a Jenaro.)
Mayo 2013
1. *No me gustan los ministros de la comunión (Jesús)
Aquel que Me ama, aquel que Me sigue, aquel que cree en Mí, tiene ya puestos los cimientos de la Vida Eterna. Yo, Jesús, os hablo. 
Hijos Míos, Yo Soy camino para la Vida Eterna, Soy Verdad que nunca cambia y Soy vida para todo el que se encuentra muerto por el pecado. Y por eso en Mí está el fundamento de todo, de la perfección, del amor y de la gloria a Dios, porque quien Me honra, honra al que Me envió y quien Me ama, ama a Mi Padre Celestial que está siempre Conmigo. Yo, Jesús, os hablo. 
No tenéis que temer nada si Me amáis y Me dais lo que Me corresponde, un amor de obra y no de palabras. No todo el que dice Señor, Señor, entrará en el Reino de los Cielos (Mt 7,21). Pero aquel que reconociéndome como Hijo de Dios Me sirve como tal, ese ya tiene el pasaporte para la Vida Eterna. Yo, Jesús, os hablo. 
Muchos os desalentáis por vuestras miserias, sobre todo los sacerdotes, que viéndose mediocres y poco ejemplares, temen no edificar a las almas. No os desalentéis a la vista de vuestras faltas y pecados, que el desaliento lo induce Mi enemigo mortal para hundiros y haceros claudicar. Esforzaos por levantaros de las caídas, proponeros desde el inicio del día vencer batallas, y así, ya estaréis predispuestos a ganarlas. Yo, Jesús, os hablo.
Comulgad con el alma limpia de pecado. Recibid la Comunión de Mis sacerdotes, muchos laicos no están en las debidas disposiciones y algunos viven en continuo pecado. Y aunque un sacerdote también esté en pecado, ya contaba Yo con ello cuando les di la vocación. Pero ellos Me representan y es su ministerio atender a las almas y administrar los sacramentos, porque hijos, hoy el ministro extraordinario de la Eucaristía, se ha convertido en ministro ordinario, sustituyendo en lo más elemental al párroco y esto en nada Me agrada.
Quiero que sean los sacerdotes quienes visiten a los enfermos y Me lleven a sus casas, porque el sacerdote tiene la gracia de estado para saber decir a un enfermo o agonizante las palabras adecuadas, pero aunque no supieran decirlas, sus palabras tienen fuerza y valor para el enfermo o agonizante por el hecho de ser un sacerdote.
Yo, Jesús, os hablo y os instruyo. Paz a todo aquel que leyendo este mensaje lo pone en práctica. LIBRO DADME DE BEBER. 
¡NADIE MÁS FUERA DE MIS SACERDOTES Y MINISTROS PUEDE TOCAR MI HOSTIA SANTA!
FEBRERO 15/2013 – 8:15 A.M.
LLAMADO URGENTE DE JESÚS SACRAMENTADO A SUS SACERDOTES Y MINISTROS Y AL MUNDO CATÓLICO EN GENERAL
Mis hijos predilectos, mi amado rebaño, que mi paz esté con vosotros.
Qué tristeza siento al ver que muchos de mis sacerdotes y ministros ya no ejercen mi ministerio sacerdotal, han delegado en mis hijos laicos la potestad de repartir mi cuerpo y mi sangre. ¿Quién os dijo pastores de mi rebaño, que los laicos pueden ejercer mi ministerio sacerdotal?. Acordaos de mis palabras cuando instituí el sacramento de la eucaristía en mi última cena con mis discípulos: Tomó pan, lo bendijo y dando gracias al cielo, lo partió y lo dio a sus discípulos diciendo: Esto es mi cuerpo, que es entregado por vosotros; haced esto en recuerdo mío. Y luego tomó el cáliz, diciendo: Este cáliz es la nueva alianza sellada con mi sangre, que es derramada por vosotros. (Lucas 22, 19. 20).
Sólo a vosotros que sois los representantes de mis apóstoles, se os ha dado la potestad de repartir mi cuerpo y mi sangre. Nadie más fuera de mis sacerdotes y ministros puede tocar mi Hostia Santa. Os lo repito: Sólo manos consagradas de mis sacerdotes y ministros pueden repartir mi santa comunión. Mis hijos laicos jamás podrán suplantar a mis ministros, porque de hacerlo cometen sacrilegio. Mis hijos laicos deben de participar en mi Iglesia llevando a cabo otras funciones, pero nunca suplantando en mi ministerio sacerdotal a mis sacerdotes y ministros.
Hijos predilectos, este ultraje que se viene cometiendo a mi divinidad constituye una falta grave que va en contra de mi evangelio y doctrina de mi Iglesia. Esto no proviene de Mí, esto es obra de mi adversario y sus agentes del mal, infiltrados en el interior de mi Iglesia. El cielo llora conmigo viendo todos los ultrajes que se están cometiendo contra mi divinidad de parte de muchos de mis predilectos. Mi adversario se burla de Mí, en muchas de mis casas al ver la forma como soy ultrajado por muchos de vosotros.
Cada ultraje a mi divinidad son azotes que recibo de parte de mis amados; ¡parad ya de ofenderme, no sigáis ultrajándome! Recapacitad pastores de mi rebaño, recapacitad pueblo mío, para que mañana no tengáis de qué lamentaros. Porque en verdad os digo: De la forma como me tratéis, seréis también vosotros tratados cuando os presentéis ante Mí. Os aseguro, que así como no tenéis misericordia conmigo, así también no habrá para vosotros misericordia cuando os llame a pediros cuenta de vuestras acciones. Corregid pues vuestra actitud, mis amados hijos, para que mañana cuando lleguéis a la eternidad podáis ser justificados. Mi paz os dejo, mi paz os doy. Arrepentíos y convertíos, porque el Reino de Dios está ceca. Jesús Sacramentado, El Amado, que no es amado.
Dad a conocer mi mensaje en todas mis casas.
Enoch. http://www.mensajesdelbuenpastorenoc.org/mensajesrecientes.html

Anuncios

26 comentarios sobre “A LOS MINISTROS DE EUCARISTIA.

  1. viernes, 2 de mayo de 2008 LIBRO DADME DE BEBER.

    Yo debo ser tocado por manos ungidas por el Obispo

    La gracia divina es un don inestimable. La gracia divina es la vida del alma y cuanto mas gracia adquiere el alma más vida divina tiene. Yo Soy Jesús de Nazaret quien os habla y os instruye.

    Hijos Míos, es un gran tesoro espiritual poseer la gracia divina, porque la gracia divina en vuestras almas es la fisonomía de la misma, y lo mismo que cuidáis vuestros aspectos y os gusta estar bien parecidos, así debéis cuidar el aspecto de vuestra alma que la ve Dios y los bienaventurados.

    Hijos Míos, preocuparos del estado de vuestra alma. Debéis mejorarlo porque cuanto mas bella sea vuestra alma, mas gloria dará a la Santísima Trinidad, y la gracia divina en el alma se adquiere por medio de los sacramentos, especialmente de la Comunión, que si la hacéis en condiciones, os aumenta la belleza de vuestra alma, es decir, os aumenta la gracia santificante, vida divina en el alma.

    Muchos comulgáis en la mano sin miramiento alguno porque lo que tocáis y recibís es Mi Sagrado Cuerpo, y vuestras manos pecadoras no deben tocarme, porque Yo debo ser tocado solo por manos ungidas y dedicadas a Mi servicio. Esto no lo entendéis por lo mucho que se ha extendido esta costumbre, y además decís que es más higiénico, porque os preocupa más la higiene de vuestro cuerpo que la higiene de vuestra alma. Hijos, en la Comunión cuando la recibáis, debéis mirar Mi bien, el bien de Vuestro Creador y no el vuestro, porque Yo que hasta un vaso de agua (que deis) no dejo sin recompensa, os daré Mi gracia divina para que vuestras almas crezcan en santidad.

    Mi Santa Madre tenía la gracia divina en plenitud, por eso, el Ángel Gabriel la llamó llena de gracia. Ella supo mantenerse en todo momento desde su uso de razón en estrecha unión con la Santísima Trinidad. Hacia en cada momento la voluntad de Dios y ello junto con su Inmaculada Concepción, la supuso vivir en plenitud la gracia divina. Y vosotros hacéis unas comuniones mediocres, irreflexivas, sin darme ni honor ni gloria, por eso hijos Míos, no prosperáis, (en santidad) porque vuestras manos pecadoras Me tocan y después de haberme tocado, os vais a la compra o cogéis el coche con las mismas manos en las que yo HE ESTADO, SIN CONSIDERAR LO SAGRADO Y DIVINO DEL ACTO QUE HABÉIS HECHO AL COMULGAR (1)

    Cuantas depresiones, cuantas penas, cuantas lágrimas y pruebas de personas que no les aprovecha la Comunión porque Me reciben en sus manos pecadoras, manos que tocan las cosas del mundo y que no están ungidas para Mi servicio. Pues si bien, muchos sacerdotes son indignos y pecadores, sus manos fueron ungidas por el Obispo, aunque ellos luego hayan caído en el pecado.

    Vuestra lengua es interior. Con ella no tocáis cosas inmundas, solo alimentos y bebidas, porque si alguno Me recibe en la lengua también indignamente, os digo lo que dice Mi Apóstol Pablo: De manera que, cualquiera que comiere este Pan ó bebiere esta Copa del Señor indignamente, come o bebe su propia condenación (1 Cor 11-29)

    En vistas a servirme y darme gloria, debéis hacer lo que más gloria Me da y más bien os hace, y en el caso de la Comunión, recibidme en la lengua, es más digno de Mí y más provechoso para vuestras almas. Yo, Jesús, os hablo y os instruyo amorosamente.

    (1) Las letras se ponen solas en mayúsculas.

    Me gusta

    1. Es muy importante que los que oigan de esto sean los sacerdotes, ya que ellos nos guian. Ellos deberian de ser los primeros en recibir esta informacion., entonces podrian hacer algo al respecto. Se de mensajes divinos recibidos por los fieles, pero me parece que seria mas eficiente si los padres comenzaran a recibir estos mensajes lo mas directamente possible ya que parecen dormidos. Oremos para que Jesus se manifieste a ellos y les hable. Mas de uno se asustaria y cambiaria para bien de la Iglesia. Que Dios os bendiga a todos y nos perdone a los que hemos sido Eucharistic Ministers por mucho tiemlpo . JRA in California

      Me gusta

  2. Hay ,pocos sacerdotes para comunidades grandes, y que en realidad no se abastecen ,nosotros tratamos de ayudar a nuestros pastores, sirviendo a Dios en el lugar donde seamos necesarios , con la humildad y el respeto que corresponde .

    Me gusta

    1. Es Dios mismo quien te dice que le desagrada el que ministros de la eucaristía administren su Sagrado Cuerpo, no estás ayudando al Señor sino que perjudicando su obra salvífica en el mundo. ¿Crees que tu pobre argumento va a rebatir todas las razones del Padre Celestial para que el Cuerpo de su Sagrado Hijo no sea tocado por cualquier mano? Es obra de satanas nuestras supuestas ayudas, ese tiempo es usado por los sacerdotes para ser presas del demonio, de ahí tanta la corrupción entre ellos, se convierte en tiempo de ocio que los lleva a pecar.

      Me gusta

      1. ARRIBA DICE…” Veis a un Sacerdote pecar, poneos de rodillas y orad por ellos, no juzguéis; si lo veis es para que lo améis en la reparación….”SOLO ESPERO HNA LEYDA ORTIZ SANTIAGO QUE CUMPLAS CON ESTO..YA QUE ESTAS JUZGANDO CON TU COMENTARIO…ADEMAS AL MISMO DEMONIO LE GUSTA ESO DE QUE NOS JUZGEMOS, NOS SEPAREMOS, NOS SINTAMOS CULPABLES, QUE NOS PELIEMOS UNO CONTRA OTRO…YO CREO EN UN DIOS DE AMOR QUE ME DICE AMA A DIOS SOBRE TODAS LAS COSAS Y AL PROJIMO COMO A TI MISMO…Y CREO EN SU GRAN MISERICORDIA, ADEMAS CONFIO EN LA AUTORIDAD QUE LE DEJO A SU SANTA Y PECADORA IGLESIA (SOMOS HUMANOS), QUE LE OTORGA EL PODER DE ATAR Y DESATAR…YO OBEDESCO AL PAPA, LOS OBISPOS, Y AL PARROCO U SACERDOTE Y HASTA QUE ELLOS NO SE PRONUNCIEN OFICIALMENTE SOBRE ESTE TEMA YO SEGUIRE CON MUCHO RESPETO HUMILDAD Y ALEGRIA CON ESTA LABOR….VIVA JESUS SACRAMENTADO, VIVA JESUS EN LOS ENFERMOS, VIVA JESUS EN TOD@S, NO JUSGEMOS SOLO AMEMOS Y OREMOS. DIOS QUIERA QUE EN NUESTRO LECHO DE ENFERMOS O MUERTE VENGA A NOSOTROS ALMENOS UN MINISTRO PARA DARNOS A JESUS HOSTIA Y JUNTOS OREMOS. DIOS TE BENDIGA Y RECUERDA AMA COMO EL AMO…SIN ODIO, SIN ESCRUPULOS, SOLO AMO HASTA DARSE POR COMPLETO…DTB.

        Me gusta

      2. Es sano y fundamental el saber informarnos sobre ciertos conceptos para no sonar absurdos o desenfocados.
        Asi por ejemplo me ha parecido importante reseñar el significado de la palabra “juzgar”
        la cual básicamente significa formarse una opinión sobre alguien o sobre algo.
        Si veo a un sacerdote tomar una rosa en sus manos y olerla y lo manifiesto a otra persona, ¿A quién se le ocurriría decir que lo estoy juzgando?
        Pues tal ejemplo es de igual aplicación en este caso, es sólo que interpretamos que cuando manifestamos presenciar algo que no es muy simpático a la sociedad eso es juzgar, ese es nuestro error.
        Por obvias razones y poniendo al mismo Jesucristo como testigo, a nadie en mi comunidad parroquial he comunicado estas experiencias que viví con nuestros sacerdotes ni siquiera a quien me da dirección espiritual, así como tampoco expreso en este foro el nombre de mis sacerdotes ni de las parroquias donde ofician y esto sea para la tranquilidad de muchos que han leído mis expresiones a través de este foro.
        Agradezco la exhortación del Señor Altuve pero también yo había exhortado a lo mismo que ya hago hace algunos años a través de mis expresiones aquel día 14 de octubre.
        Debo decir que me impactó el artículo de Angélica sobre los Ministros de la Eucaristía, debo decir además que agradezco mucho a este foro de información católica
        que me ha llevado a realizar ciertos cambios en mí como por ejemplo el comulgar de rodillas y sólo de los sacerdotes.
        Aunque en este aspecto no hago exhortación algunas porque queda de cada cual hacer como mejor le parezca

        Me gusta

      3. Centrada tu respuesta.. Yo pienso exactamente igual que tu..yo creo en los mensajes que Nuestro Señor Jesucristo nos da a través de Sus instrumentos. Hagamosle caso y reconozcamos nuestra nada, en verdad no somos dignos de tocar con nuestras manos Su Divino Cuerpo y Su Sangre..

        Me gusta

  3. “… es mucha la demanda y yo, sólo, no puedo… si yo estuviera yo sólo no podría yo hacerlo … y así puedes atender a más”. (sic)
    Cuando le preguntaron al Padre Héctor Orozco Gutiérrez (México) si poseía el Don de Bilocación.
    Este sacerdote es incansable cuando se trata de administrar los sacramentos.
    Los laicos le ayudan en preparar a los fieles para los sacramentos, pero es él quien los administra.

    Bendiciones.

    Le gusta a 1 persona

  4. Oh,Dios,perdóname porque yo toqué tu divino Cuerpo y sangre,pero…fue por llamarme un sacerdote a que le ayudara a repartir la Sagrada Comunión ,no soy ministro de comunión y le obedecí a mi Párroco !.

    Me gusta

  5. yo creo que no debemos tocas el cuerpo santisimo de nuestro seññor jesucristo, pues como laicos tenemos otras cosas que hacer y quizas olvidemos que manipulamos el cuerpo y sangre de nuestro señor y luego sin alguna oracion de perdon , manipulemos el pañal del bebe o de algun enfermo postrado, que se yo cuantos quehaceres tenga un laico ministro de comunion… perdon padre eterno y maria santisima por manipular a vuestro santisimo hijo manos no consagradas.

    Me gusta

  6. QUISIERA PEDIRLE AL SR. ALTUVE QUE LEA LO QUE EL SENOR LE DICE AL HERMANO ANTONIO DE SEVILLA LINEAS ARRIBA DONDE ÉL MISMO ESTÁ MANIFESTANDO QUE ES UNA PROFANACIÓN TOCAR SU CUERPO, SU SANGRA Y SU DIVINIDAD POR MANOS NO CONSAGRADAS Y QUE SON OTROS LOS MENESTERES DE LOS LAICOS PERO NUNCA DAR LA COMUNIÓN Y ES A ÉL A QUIEN DEBEMOS ESCUCHAR, NUESTROS SACERDOTES POR LAS CIRCUNSTANCIAS LO HAN ADMITIDO PERO NO ESTAN HACIENDO LO CORRECTO POR ESO DEBEMOS ORAR MUCHO PARA QUE LAS VOCACIONES SACERDOTALES SE INCREMENTEN.

    Me gusta

  7. Hace muchos años un Sacerdote me pidió le ayudara con la repartición de la Sagrada Comunión, me resistía, no quería, pero un día me dijo que el le estaba pidiendo al Espíritu Santo le mostrara a quien pedirle lo ayudara, siempre veía mi cara, no saben cuanto me resistí, total acepte, acá hacen falta Sacerdotes, pero al pasar los años, empecé a sentir una angustia, cada vez mas fuerte, desde unos días antes de ese día, que me tocaba ser ministro, ya empezaba a sufrir, ore mucho, le dije a mi Padre me diera la luz que necesitaba y saben? no se como me llegó un video de Su Santidad Juan Pablo II y hablaba de lo que aquí se dice, “solo los consagrados pueden tocar a Jesús Eucaristía” en otro sitio, lo mismo, leí a María Simma, mujer que por muchos años la visitaron las almas del Purgatorio y comento que una señora que había sido ministra, cuando murió en su velorio, vieron algunas personas como sus manos se pusieron !!negras!!, yo si creo que los laicos no debemos tocar con nuestras manos el Cuerpo de Cristo, ya hace tres años renuncié, y me siento tan bien, liberada de una gran pena, inclusive disfruto mucho mas la Santa Misa,
    al Padre no le quedó otra cosa que aceptarme, no me lo aceptaba al principio, pero yo insistí tanto, que hasta perdí su amistad, pero luego yo creo el recapacitó y estamos muy bien, el es un gran Sacerdote le pido a Nuestro Padre, Abba, que a todos los que están en esto, los ilumine y guie hacia donde El quiera tenerlos. gracias a todos y Dios los ilumine siempre en su caminar

    Me gusta

  8. Buenas tardes, estoy investigando acerca de Los Ministros Extraordinarios de la Sagrada Comunion, ya que fui invitada a prepararme para serlo. Pero en una ocasion que comilgue de manos de un Ministro extraordinario en una parroquia me dieron ganas intensas de llorar, mi esposo me regaño que dejara de llorar porque la gente me estaba viendo, pero yo no me consolaba y solo podia repetir ¡Perdon Señor, perdon, lo hice sin querer, viste que le suplique la comunion en la boca y el me lo nego, perdoname! Estuve llorando cerca de media hora y todo el dia sentia una tristeza profunda.
    Ahora que me invitan les comente esto a las personas que me invitaro y al sacerdote que no podia tocarlo, que me sentia indigna, que si Juan el Bautista sabia que no era digno de desatar sus sandalias si quiera, que si se cuidaba que no tocara nadie un vaso sagrado o la patena que solo eran recipientes que contenian al Señor, cuanto mas reverencia deberia de tener el mismo y verdadero cuerpo de Nuestro Seño r. Jesucristo en presencia Sacramental real… Yooo quien soy para pretender tocarlo.
    Pero al manifestar esto me dijeron que eran engaños de Satanas para no permitirme acercarme mas al Señor, me hacia sentir indigna para que yo no fuera esclava del Señor y llevarlo a los mas necesitados, llevarlo a los que no pueden acercarse por si mismos, que yo no sabia el enorme privilegio y bendicion que era ser un Ministro Extraordinario de la Eucaristia, queera la forma mas sublime de servir a mi Señor.
    Los escuche tan decididos, que me hicieron dudar, pero el solo recordar el dolor que senti de haberlo tocado me aterra
    Pero tambien tengo miedo que el dia de mi Juicio mi hermoso Señor me diga: ¡te mande una mision y no la aceptaste, los dejaste morir sin recibirme, sin haberme llevado a ellos!
    Por favor estoy tan confundida, si alguien puede o tiene tiempo de leerme, les suplico oren por mi, para aue el Espiritu me ilumine.

    Me gusta

    1. Hola, no tenes por que confundirte que el hombre no te confunda ni intente chantajearte, cuando lloraste sin parar era porque Nuestro Señor te estaba manifestando que el se sentía muuuuy triste de que manos indignas toquen su Santísimo Cuerpo, recuerda que hay que agradarle a Dios y no al hombre. Te comparto este video de este valiente Sacerdote, porque santanas quiere destruir a Nuestro Señor por eso solo son los ministros CONSAGRADOS, ellos fueron elegidos entre la multitud.

      Aqui te lo pongo por escrito

      ¿Cuántos sabemos el significado de esta hermosa palabra? Eucaristía, banquete celestial, banquete al que somos invitados para participar de ese contacto, de esa combinación entre nuestra humanidad y la Divinidad de Jesucristo. La eucaristía, que tanto bien hace a la humanidad es el tema que hoy voy a tocar con ustedes queridos hermanos. Hace pocos días me estremeció el corazón un video, que realmente marco un sendero y por el cual yo me atreví a hablar ahora a través de este medio. Un ministro de la eucaristía, con una irreverencia totalmente desfachatante, con un poquísimo respeto hacía Jesús Sacramentado; tomaba en sus manos sin corporal, sin purificador, con la camisa de mangas hasta la mitad del brazo, todo mal vestido, en un grupo de oración, como cualquier objeto común y corriente, como cualquier objeto de que se toma de por allí, tomaba el porta viáticos, impartía en el aire así como cualquier cosa, la comunión decía: Este es el Cordero de Dios, Él que quita el pecado del mundo.
      ¡Ahí están las lágrimas de la Virgen! Ahí está porque María en sus apariciones llora desconsolada, PORQUE MANOS NO CONSAGRADAS, porque manos indignas, toman el Santísimo cuerpo de Jesucristo para impartirlo a la comunidad. Manos que a lo mejor comenten adulterio, cometen sacrilegios, manos que NO están capacitadas para impartir la Sagrada Comunión. Entonces yo me preguntó Jesucristo tiene 2000 años en la cruz, 2000 años clavado, porque la resurrección que nosotros festejamos cada año, después de semana Santa en aquel domingo de pascua de resurrección, esa resurrección que proclama la iglesia, es una resurrección que no sentimos y no vivimos, porque tampoco la practicamos, porque hace 2000 años sigue colgado en la cruz Jesucristo, porque hace 2000 años y de 2000 años hacia acá le seguimos crucificando, le seguimos clavando sus manos y sus pies, le seguimos traspasando con nuestras maneras pésimas de actuar su sagrado costado. La eucaristía que tan bien hace a la humanidad, es esa eucaristía, es el contacto con Jesús Sacramentado el que nosotros irreverenciamos de una manera tan pero tan triste. ¿Qué está pasando con los párrocos? ¿Qué está pasando con ustedes hermanos sacerdotes? Hemos sido escogidos del pueblo por Dios, hemos sido llamados a ser sus ministros ¿Por qué permitimos entonces que haya ministros extraordinarios de la eucaristía? Cuando nosotros somos los llamados a trabajar para engrandecer el Reino de los Cielos, ¿O es que acaso fuimos ordenados sacerdotes para estar en un escritorio? ¿Solo para salir a la carrera a celebrar una eucaristía sin paciencia? Para no tener paciencia con el pueblo y encima de eso, mortificar más, golpear más a Jesucristo, entregándolo a manos NO CONSAGRADAS, para que impartan la Santa Comunión. ¿Qué está pasando? Decimos que nos preocupamos por la salvación del mundo y nosotros mismos estamos mandando a pique, a la destrucción a esta humanidad. ¡Somos culpables y aceptémoslo! ¡Somos culpables del desastre que hay actualmente! Porque ya desde nosotros ministros consagrados, hemos tomado poca importancia a las cosas de Dios. ¡Ya no hay Santidad en los Sacerdotes! ¡Ya no hay procesión con el Santísimo Sacramento del Altar! ¡Ya no hay rosario de la Aurora en las parroquias! Porque todo se cristalizó al modernismo, a la actualización, a los medios. Ahora ya no hay amor, ¡Ahí están las lágrimas de María cuando se aparece! ¡Ahí está cuando nos pide a cada instante que desagraviemos su corazón Inmaculado, el corazón Santísimo de Jesucristo! y nosotros no hacemos caso. Al contrario, ¡En cada aparición estamos persiguiendo a la obra de Dios! ¡En cada aparición de María estamos cuestionando la obra de Dios! Y por último, empezamos a perseguir a los videntes y empezamos a decirle que no tienen la razón, porque estamos siendo parte del plan de Satanás; porque nos inclinamos más para ese lado pernicioso que realmente a donde debemos estar. CRISTIANOS, NO PERMITAN USTEDES ni siquiera que las religiosas les den la comunión. ¡CUIDADO CON RECIBIR LA COMUNIÓN EN LAS MANOS! ese es otro plan de satanás para ofender más al Señor. LA COMUNIÓN SE RECIBE DE RODILLAS Y SE RECIBE EN MANOS DE UN SACERDOTE CONSAGRADO. No permitan que eso pase en su parroquia, rechacen como cristianos en defensa de la fe todo acto que ofenda el corazón de Jesucristo.
      El día 10 de Febrero la iglesia celebraba o recordaba el martirio de un niño de 14 años, José Sánchez del Rio. Un niño de México, de Michoacán un niño que hace más de 50 o 60 años atrás en esa denominada guerra de los cristeros le dijo a su mamá: ¡Yo voy a pelear por Cristo! Y cuando su madre lo detenía le dijo: Mamá no a sido tan fácil ganarse el Cielo como ahora, y cuando lo toman reo y le dicen que niegue a Jesucristo el dijo: ¡No, yo muero en mi Fe! Y mientras lo mataban dijo ¡Viva Cristo Rey! ¡Viva la Virgen de Guadalupe! ¿Por qué no seguimos el ejemplo de esos mártires? ¿Por qué no seguimos defendiendo hasta con nuestra propia vida la fe? Pero no, ¡Ahí está Jesucristo! 2000 años sigue clavado y no hacemos nada por bajarlo de la Cruz, no aportamos en nada por bajarlo de la Cruz, al contrario nos volvemos perseguidores de su obra y muchos me dicen: ¿Padre usted no tiene miedo que estos videos se puedan difundir? ¡ESO ES LO QUE QUIERO! Que vean que hay un sacerdote muy bien parado, que no le teme a la persecución pero que tampoco se amilana cuando tiene que hablar de Jesucristo, ¡Yo no voy a correr jamás! ¡Yo no voy a cerrar nunca mis labios a la verdad! Aunque con la propia vida me cueste defender la Fe, aquí estaré siempre de pie y enfrentando cualquier problema que tenga que enfrentar. ¡PERO NO ESTOY DE ACUERDO CON LOS MINISTROS DE LA EUCARISTIA! ¡Pero no estoy de acuerdo con la vagancia de muchos párrocos! Hay que aprender a trabajar, para salvar la humanidad AYUNO, PENITENCIA Y ORACIÓN, ese es el mensaje para ustedes, ojala lo capten, y ojala este video de la vuelta al mundo para que sepan que aun existimos sacerdotes que no tememos a nada, más que a perder la amistad con Dios. ¡Que Dios los Bendiga queridos hermanos, la Virgen Santísima les acompañe y sobre todo el Espíritu Santo nos de la fortaleza de defender la Fe que encamina a la Salvación!

      ¡ORAD EN CADENA HIJOS MÍOS, PARA QUE SEA ABOLIDA EN MI IGLESIA LA COMUNIÓN EN LA MANO Y LOS LAICOS DANDO COMUNIÓN, PORQUE ESTE SACRILEGIO HACE LLORAR AL CIELO Y ENTRISTECE A MI PADRE!
      NOVIEMBRE 29 DE 2013 – 8:15 A.M.
      LLAMADO URGENTE DE JESÚS SACRAMENTADO AL MUNDO CATÓLICO
      Mis hijos, que mi paz esté con vosotros.
      Todo está llegando a su límite, así mi Padre lo ha dispuesto. El tiempo de la misericordia se está agotando, falta muy poco para que se consuma en su totalidad. Muy pronto vendrá el tiempo de la justicia y todo cuanto veis en la creación será transformado; con el aviso y milagro terminará el tiempo de la misericordia.
      El cielo sigue advirtiéndole a la humanidad para que se prepare a este gran acontecimiento que transformará sus vidas. Qué tristeza que muchos no quieren creer y continúan en su cotidianidad haciendo caso omiso a nuestros llamados; hijos de poca fe, si los acontecimientos descritos en la Santa Palabra y en los mensajes que venimos dándole a la humanidad a través de los profetas de estos últimos tiempos no se han cumplido, es por misericordia de mi Padre que se ha abstenido por la intercesión de mi Madre, a que todo se cumpla. El cielo junto con mi Madre intercede por esta humanidad, pero cuando se agote el último segundo de misericordia, todo se desatará. Entended que mi Padre no se complace con la muerte del pecador.
      Orad en cadena hijos míos, para que sea abolida en mi iglesia la comunión en la mano y los laicos dando comunión, porque este sacrilegio hace llorar al cielo y entristece a mi Padre. Acordaos que el poder de la oración en cadena, el ayuno y la penitencia, todo lo derrumba.
      Me duele y entristece ver cómo muchos laicos y religiosas profanan mi divinidad, tomándome en la mano y otros dándome, como si yo fuera un objeto material o un pedazo de pan; no se dan cuenta que soy yo vivo y real quien se hace vida en vosotros en la sencillez de una historia consagrada. Mirad cómo me ultrajáis, ¿este es el pago que recibo por mi amor?. Muchas almas están en las profundidades del purgatorio y otras se han condenado por esta vil profanación. Noli Me Tangere, ¡no me toques!, porque vuestras manos no son dignas de recibirme y de darme, este ministerio sagrado solo lo he conferido a mis Sacerdotes, Obispos, Cardenales y el Papa, sólo manos consagradas por la unción sacerdotal pueden tocarme.
      Haced buenas confesiones, mortificad vuestros sentidos y orad con el salmo 51, que le di a mi siervo David antes de recibirme; si no participáis de mi cena pascual, no podéis alimentaros de mi cuerpo y de mi sangre; os digo esto, porque muchos llegan al final del santo sacrificio a recibirme como si fuera algo mundano lo que reciben. Otros me reciben en pecado mortal, no sabiendo que con esto se están bebiendo el cáliz de su propia condenación. Debéis de confesaros mínimo cada mes, pero si cometéis faltas graves debéis de hacerlo de inmediato; muchos llevan meses sin confesarse, porque según ellos no tienen pecados; os digo, que todos sois pecadores, solo Dios es Santo. ¡Oh qué engañados que estáis y qué falta de evangelización en mi Iglesia!. Os recuerdo las palabras de mi salmo 51 cuando dice: en maldad yo fui formado y en pecado me concibió mi madre (Salmo 51, 7).
      Qué tristeza siento al ver a muchos de mis hijos, recibiendo mi Cuerpo y mi Sangre, sin haberse confesado primero. La apostasía ha entrado a mi Casa, muchas de mis Casas permanecen vacías y otras en museos se han convertido y yo, permanezco olvidado en el silencio de sus sagrarios. ¡Oh, qué ingratitud, la soledad y la tristeza me embargan! ¡Qué dolor siento al ver a la inmensa mayoría de la humanidad tan perdida!. Cuando lleguen los días de oscuridad, ya no vais a tener mis casas abiertas, entonces, clamaréis: Señor, Señor, dónde estáis, ven sálvanos y ya no habrá quien os escuche.
      Venid a visitarme, no me dejéis solo, es vuestro Padre y vuestro Salvador quien os espera; no desaprovechéis la fuente de mi misericordia que os estoy brindando; venid a calmar vuestra hambre y a saciar vuestra sed; os estoy esperando con los brazos abiertos, para daros mi amor, mi perdón y mi vida en abundancia.
      Vuestro Amado, Jesús Sacramentado.
      Dad a conocer este mensaje a toda la humanidad.

      Más información
      http://www.mensajesdelbuenpastorenoc.org/mensajesrecientes.html
      http://www.revelacionesmarianas.com/
      http://amorsanto.com/

      https://www.youtube.com/user/UNIDOSENLAFEful/videos

      http://apostolesdelosultimostiempos.blogspot.mx/
      https://www.youtube.com/channel/UCbLlzRsWcWPBgYKySSJ8FMQ

      MENSAJES DE JESUS SOBRE LOS MINISTROS DE LA EUCARISTIA.
      ¡Yo no instituí ministros de la Eucaristía! Leed la Sagrada Escritura: ¡A mi hijo no se le recibe en las manos sino con mucha dignidad!
      MI POBRE IGLESIA, MI AMADA IGLESIA, MI PRINCESA LA IGLESIA” Mis pequeños: Mis lluvias de bendiciones caen sobre ustedes humildes.
      Mi pobre Iglesia, mi amada Iglesia, mi princesa la Iglesia. Yo, convoqué la Iglesia; mi hijo amado fundó la Santa Iglesia, el poder del Espíritu Santo sostiene mi Santa Iglesia.
      ¡Si no fuera por esa fundación Divina, mi Iglesia ya no existiría! Yo os lo dije en mi Santa Palabra y se lo dije a Pedro (Mt. 16), yo le inspire a Pedro decirle a mi hijo (Mt 16,13) ‘Tú eres el Cristo el hijo del Dios vivo”; y mi hijo amado en intimidad Conmigo y el Espíritu Santo proclamó solemnemente: “¡Pedro, piedra, eso no te lo ha revelado ni la carne ni la sangre sino mi Padre que está en los cielos!, y yo te digo: tú eres Pedro y sobre esta piedra, edificaré mi Iglesia y las fuerza del demonio no podrán destruirla. A ti, a ti Pedro, te doy las llaves del reino de los cielos, lo que ates en la tierra, atado queda en el cielo; lo que desates en la tierra, desatado queda en el cielo”.
      ¡Que verdad tan grande!, verdad poderosa, es la santa verdad sublime, pacto de amor, pacto de bendición entre el cielo y la tierra, así se instituyó mi Iglesia, mi única Iglesia, la única verdadera, la única Santa, pero habitada por pecadores; no instituida por manos de hombres sino por voluntad Divina.
      Recordad mis hijos que mi Hijo amado tenía que ir a Jerusalén para ser Crucificado, para morir por los pecadores; que debía padecer mucho, que resucitaría al tercer día. Pero mi hijo Pedro cogió a mi Hijo de la mano: ¡Cómo se te ocurre Señor, eso no te puede suceder! Y lo dijo con un corazón sincero, pero no con la verdad; sus palabras aunque protectoras de mi Hijo, escondían una gran tentación del demonio. Pero mi Hijo, se volvió y le dijo a Pedro: “¡Apártate de mi Satanás!, porque no piensas como Dios sino como los hombres”.
      Pedro lloró mucho, le dolió su corazón y se arrodilló ante el Maestro, le besó sus pies y le dijo: ¡Perdóname mi Señor, soy tan pecador! Así es la humildad mis niños. ¿Que le ha pasado a mi Iglesia? ¡Cuanto dolor en mi Iglesia!, la que fundó mi Hijo, mi Iglesia en la que el Espíritu Santo se gozaba y se alegraba, mi Iglesia en la que puse mis mayores deseos. A la perla más preciosa, mi Reina Santa, mi Santa Iglesia. ¿Qué hay de mi Iglesia?
      Mis hijos ¿Queréis que os diga a qué se parece hoy mi Iglesia?, y me duele decirlo. Se parece a un leproso cuyas heridas parecen incurables, se parece a un río fangoso donde parece no haber vida, se parece a un muro donde todo el mundo escribe y no se entiende nada, se parece a un desierto donde sólo sobreviven los mejores. ¿A qué se parece mi Iglesia, en mi corazón amada por siempre?, se parece a un árbol podrido y sin frutos, aun sostenido por su raíz que es su fundador: El Señor Jesucristo.
      ¿A qué se parece mi Iglesia?, se parece a un supermercado donde todo el mundo entra y toma lo que quiere, vota lo que no quiere y no mira lo esencial. ¿A qué se parece mi Iglesia? ¿A qué la compararé? La compararé en esta época a un basurero: todo el mundo la ensucia, la pisotea, denigra de ella, la hace quedar mal y huele a podredumbre. ¿Duelen estas palabras? ¿Cómo me dolerán a mí que la he pensado desde siempre? Me duele pensar en mi Santa Iglesia.
      ¡Yo le amo tanto! Mi Hijo amado, mi Hijo me dice: “Padre, Papito mío, ¡Pobrecita tu Iglesia!, el celo por tu casa me devora”.
      Creedme mis niños que sería peor ahora que cuando mi Hijo cogió un látigo y sacó esa basura del Templo.
      ¡Ay, ay hijos míos!, pedid misericordia, pedid misericordia por vuestros Pastores; porque el castigo Divino está suspendido sobre ellos. salvo muy pocas excepciones por que hay sacerdote, consagrados y fieles que luchan por la santidad en mi Iglesia. Muchos consagrados son sepulcros del demonio, desiertos de Asmodeo, moradas de Leviatán, jerarquía al servicio del mundo y del demonio, y no al servicio del Creador, jerarquía postrada ante el maldito mundo y sus comilonas y placeres, se olvidan de su Señor. Jerarquía que se le olvido servir, y sólo viven para que les sirvan, llenos de orgullo, llenos de soberbia y vanidad, más preocupados por el perfume de su cuerpo que por el olor a Santidad. Pide venganza su maldad… y yo quise una Jerarquía en la Iglesia para el amor, para el servicio y la contemplación, para la postración y la adoración; para que caminara de rodillas ante mí y me abrazara como Pastor a su rebaño. Pero ya mis hijos no reconocen la voz de los Pastores.
      ¡El fuego del infierno se ha infiltrado en mi Iglesia Santa! Ya no soy el centro de sus corazones, ya no me aman mis ministros, ya no piensa en mí. En el dinero, en el poder y el placer, alabados por el mundo y hundidos por el mismo mundo. Se dejaron convencer por la antigua serpiente: los seduce, los halaga, los acomoda, los besa, les da muchos regalos y los pone a trabajar para su reino infernal. ¿Acaso mis ministros, Sacerdotes del Señor les gusta que los llamen Padre y dan la vida por sus hijos? Ya no tienen tiempo, el mundo les robo el tiempo. Las casas cúrales, seminarios, conventos, son muchas veces moradas del demonio, son cloacas infernales de lujuria y bajas pasiones; de alcohol, de destrucción.
      Se olvidaron de mí, y adoran a la criatura en vez del Creador. Mis ministros: ¡cuanto me hacen llorar!, ¡cuanto dolor causan a mi corazón! Ya no me aman, ya no piensan en mí; los Santos Misterios los viven a las carreras, confiesan de cualquier manera, alcahuetean los pecados, o le dicen a mi pueblo que ya nada es pecado, venden los Sacramentos, se entregan a placeres mundanos. ¡Ay mis Sacerdotes! ¿Hasta cuando aguantaré su soberbia?, y eso no se los puedo decir, porque si se los mando decir se reirían.
      Comercian con mi Iglesia, venden a mi Iglesia por unos centavos, por diez pesos, como vendieron a mi Hijo por treinta monedas. Es Institución en mi Iglesia cobrar por mis dones: una Misa vale dinero, el sacrificio de mi Hijo cuesta dinero, sin saber que es la cruz que se renueva en la Santa Eucaristía.
      Yo respetos las decisiones de los Jerarcas de mi Iglesia, pero eso no quiere decir que me placen y estoy de acuerdo con sus decisiones y normas. ¡Como si mi Hijo hubiera cobrado por morir en la cruz! ¿Cuánto cobró en la Última Cena, bautizo o matrimonio? ¿Cuánto cobró mi Hijo por enterrar a una persona? Los Sacerdotes tienen un sueldo, ¿acaso yo les mandé a cobrar por ser Ministros? ¿Acaso yo no los mando sin alforja, sin nada para el camino? A veces se excusan diciendo que mi Hijo dijo que todo el que trabaja merece un salario…¿y piensan que ese salario es el dinero?…. ¡Gratis lo recibisteis dadlo gratis! Las Curias Episcopales, son oficinas de funcionarios; las reuniones de Sacerdotes son reuniones mundanas, ni rezan, ni oran, sólo juzgan, critican y buscan la complacencia de su Obispo para que les de una mejor Parroquia, donde haya más dinero que otra.
      ¡Cuánto me duele el comercio en mi Iglesia! Lo que tanto cuidaron los apóstoles, es ahora un pecado, una simonía, solo dinero. Los Sacerdotes ya no son bendición para su pueblo, sólo abren sus brazos para pedir dinero. Dicen en sus homilías: “estamos mal de dinero, tienen que dar más limosna”, y se sientan a atender a alguien sólo si les va a dar; pero si llega un pobre lo miran con rechazo y displicencia y no le atienden diciendo “ahora no tengo tiempo”. ¡Cuantas cosas se han infiltrado en mi Iglesia! ¡Cuantos demonios hay en los templos riéndose a carcajadas de los pobres Sacerdotes! Y hacen que la gente también se burle de ellos. Ya no son vistos como hombres sagrados, sino como pobres hombres mujeriegos, borrachos, adúlteros, homosexuales, y peor: abusadores de menores… hazmerreír del demonio. Y así mi Iglesia es una risa para el demonio que se carcajea diciendo: “¿Esta es tu obra? ¿Esos son tus Sacerdotes? ¿esos son tus Ministros, esos son? ¿esos son la presencia de tu amado hijo? Mira la gente como deja de creer en ti porque tus sacerdotes ya no muestran santidad”. Ya sólo producen tristeza a mi corazón, ¡ya no creen en mí los sacerdotes!
      Los Misterios son celebrados a la carrera; consagran tan mal como si no supieran quién esta ahí. Cuando dan a mi Hijo parecen repartiendo dulces y peor aun, nombran ministros de eucaristía que yo desconozco, yo no los conozco. Tendría que decirles a aquellos que instituyen ministros como le dije a Pedro: “¡Apártate de mi Satanás, porque no piensas como Dios, sino como los hombres!”: Yo los desconozco, YO LOS DESCONOZCO ante mi presencia: ¿Quién se creen para tocar lo más sagrado: a Mi Hijo? ¡Sacrílegos! estos ministros ¿quién se creen, sacerdotes? ¿Qué preparación tienen para tocar a Mi Hijo? ¿quien se han creído? ¿Acaso di mi Hijo a los sacerdotes para que ellos se lo entreguen como cualquier cosa a los laicos? ¡Yo no instituí ministros de la Eucaristía! Leed la Sagrada Escritura: ¡A mi hijo no se le recibe en las manos sino con mucha dignidad!
      Todo hace parte de ese plan macabro y astuto para destruir la sacralidad de mi Hijo en este Sagrado Misterio y entrar en mi Templo Santo. Pues yo os digo y os certifico que el 99% de los dones que dicen haber entre los fieles, ¡son falsos y son del demonio! lo ratifico. La mayoría de los dones, lo digo de nuevo, ¡SON FALSOS!; especialmente todos aquellos que creen tener dones de liberación; ¡como si los demonios fueran pulgas que cualquiera puede sacar! ¡ES FALSO! Sólo los sacerdotes, a quienes he escogido desde siempre, pueden ejercer estos ministerios. Y si hay algún laico de PROBADA VIRTUD, difícil encontrarlo. Yo prefiero que me amen en la humildad y el amor y no se fíen en dones que nunca les he dado. Mis niños laicos, ¡Están llamados a la Santidad!, ¿pero quien ha dicho que con dones y carismas se van a salvar? (Lv. 19,2 y Mt.4)
      “Sed Santos como vuestro Padre del Cielo es Santo”, es lo que he dicho, no he dicho nada mas. Pero muchos andan tras milagros, sanaciones y liberaciones de laicos, de grupos de oración que no he instituido. Mi hijo dijo: “Si hay dos o tres reunidos en mi nombre yo estaré en medio de ellos” no “actuaré” a través de ellos. Hay Sacerdotes que gozan de dones y carismas escogidos por Mi; todos los Sacerdotes deberían liberar y sanar pero el 99% no creen en Mi, entonces me ha tocado escoger algunos. Espero que lo que he dicho quede muy claro, os lo digo para que améis a mi Iglesia, oréis, sacrifiquéis, ayunéis, hagáis penitencia. Amad a los Sacerdotes y ofreced sacrificios de reparación por ellos. Veis a un Sacerdote pecar, poneos de rodillas y orad por ellos, no juzguéis; si lo veis es para que lo améis en la reparación. ¡Ah mis hijos amen a María!, ella os ama con todo su corazón: amadla, consentidla, mimadla. ¡Cuánto llora María por la humanidad, en especial por la Santa Iglesia! Mis hijos, amad a mi Iglesia, a María, a mis sacerdotes, vuestro amor entre vosotros es el mejor signo de amor. Cuando comulguéis, unid vuestras dos manos y decid: JESUS MIÓ TE AMO EN MARÍA” y recibid a mi Hijo con amor.
      Mi Paz os dejo, mi paz os doy, no la doy como la da el mundo. Os la doy en la caricia de un Papá que ama a sus pequeños. Os amo en María, os abrazo en María, os beso en María Amén, Amén, Amén. A: P.J.

      DEJAD DE TOCARME, MINISTROS DE LA EUCARISTIA.
      27 DE SEPTIEMBRE DE 2013.
      (EN MI HABITACION)
      EN LA SANTA MISA, UNA MINISTRA DE LA COMUNION TIRO SIN QUERER UNA HOSTIA AL SUELO Y FUE RECOGIDA POR ELLA Y JESUS ME INSPIRO ESTE MENSAJE:
      DEJAD YA DE OFENDERME! DEJAD DE TOCARME CON MANOS SUCIAS, MANOS NO CONSAGRADAS…ASI COMO ME TRATEIS SEREIS TRATADOS!!
      NO QUIERO MINISTROS (DE LA COMUNION) EN MI IGLESIA QUE YO NO NOMBRE QUE YO NO INSTITUI…YO NO QUIERO ESTO EN MI IGLESIA…NO QUIERO MINISTROS DE LA COMUNION EN MI IGLESIA.
      ESTOY EN ESA HOSTIA, LLENO DE AMOR POR VOSOTROS
      NO PARA TOCARME, NO PARA TIRARME.
      REZAD REZAD PARA ENMENDAROS, REZAD PARA NO SER SOBERBIOS.
      OH PADRE APARTA DE MI ESTE CALIZ…..ESTE SUFRIMIENTO DE ESTOS HIJOS MIOS!!!
      LOS MINISTROS DE LA EUCARISTIA SE CREEN SANTOS….PALABRAS DEL DEMONIO AL PADRE WILSON SALAZAR. DURANTE LOS EXORCISMOS.
      Sigue hablando el demonio de las
      > monjitas y monjes, me preocupan aquellas mujercitas con la
      > cabeza cubierta, (las monjas contemplativas) que abandonan
      > todo y a todos por recluirse dentro de cuatro paredes para
      > santificar todo lo que es bello, y bueno por Aquel Dios que
      > yo he logrado vencer en la Cruz.
      > Dia y noche se mortifican con vigilias y ayunos
      > inconcientes, no comen segun las necesidades de su cuerpo,
      > no duermen, no hablan, esas me hacen llorar.
      > Ave María Purísima, sin pecado concebida…..
      > (esto esta tomado de exorcismos y liberaciones realizadas
      > por el Padre Wilson)
      > Esto le agrada al demonio, los que rezan y pecan, van a la
      > Iglesia e hipócritamente rezan y parecen debotos, pero
      > cuando salen pecan y pecan con su lengua, con su midada,
      > estan mirando a otros para juzgarlos y miran lujuriosamente
      > a las mujeres, o chimosean en la misma Iglesia sobre los
      > demas.
      > La Comunión en la mano es uno de los mas grandes triunfos
      > de satanas. Que toquen al mismo Dios con sus manos
      > manchadas, cuando ni siquiera los angeles pueden tocarlo.
      > Que dicha como se pasena los soberbios y orgullosos con sus
      > manos negras de maldad tocando a su Dios como si fuera un
      > pedaso de pan.
      > La Iglesia se degrada en lo mas sagrado que tiene al mismo
      > Dios en sus manos, es uno de los mas grandes logros que he
      > tenido en toda la historia.
      > La abominacion de la desolacion en el Templo de su Dios, ya
      > no necesito robar esa Ostia, para los cultos sátanicos,
      > ahora mis subditos estiran sus manos y se la entregan sin
      > problemas.
      > O podrida Iglesia como sirve a mis fines, y destruye a sus
      > súbditos. Su Iglesia se pudre, es como una leprosa que
      > nadie ve, porque se han atrevido a tocar a su Dios.
      > Los Apóstoles en el Cielo lloran de dolor al ver como
      > tocan a su Dios, solo a ellos se les dio ese poder.
      > Ahora todos lo tocan como si fueran dueños de Dios.
      > El que tenga oidos para oir, que oiga…..
      > Los ministros de la Eucaristia, se creen santos, sacan a su
      > Dios de los Sagrarios, para darlo a los otros, con
      > arrogancia pensando que tienen autoridad para tocarlo.
      > No toda ley de la jerarquía eclesiastica es querida por
      > ese Dios, esta sí la quice yo.
      > Creen que son importantes y que un curso los habilita para
      > tener a Dios en sus manos. Como me sirve a la
      > desacralizacion de esa Iglesia que odio.
      > Así me río de lo mas sagrado, me burlo de su Dios que ve
      > impotente como lo manipulan. Piensan que son santos elegidos
      > para tocar a Dios con sus manos y sacarlo de los Sagrarios y
      > llevarlo a otros.
      > Auque me arda el fuego del infierno tengo que reconocer que
      > ni yo mismo puedo tocar a ese Dios. Que raBia me da.
      > Pobres ministros, piensan que son mas santos y yo los hago
      > servidores mios.
      > Las penitencias son hoy en día tan tontas que no reparan
      > nada, y los curas ahora enseñan que los malos pensamientos
      > no son pecado.
      > Ya muy pocos desean confesarse porque los curas son malos y
      > no inspiran santidad.
      > Las Iglesias se han convertido en moradas de maldad. Quien
      > quiere hoy confesarse con un cura que regaña, que mira con
      > rabia, que cobra todo, que sus actos son mas pecadores que
      > los de uno. Que mira con lujuria, y ni hablar de los curas
      > que generan escandalos.
      > He logrado infiltrar en la Iglesia malos curas, para que
      > los acaben desde adentro.
      > En los medios de comunicacion salen cada vez mas curas
      > escandalosos que destruyen la fe de los fieles. Pobre
      > Iglesia podrida en sus maldades y todo lo he hecho yo.
      > El Padre Wilson ahora hace esta confesion:
      > …Yo confieso ante Dios y ante la Santa Iglesia del Señor
      > que he sido malo, adúltero, corrompido, y pervertido…..
      > Dice el demonio:
      > no veis como todo se ha degradado en la Iglesia, los tontos
      > cristianos ya no se arrodillan, ya no creen como antes, ya
      > no se inclinan ante esa Ostia, hasta comen en los Templos y
      > entran vestidos de cualquier manera, desvergonzados. Que
      > alegría me dan esos que van a la Iglesia y ya no creen en
      > nada, los hago bostesar y aburrir en la Misa, solo calientan
      > sillas, los hago creer que la Misa no tiene ningun sentido.
      > Pecado y maldad en los Templos de ese Dios falso, y mas
      > falsos que rezan pero en el fondo me adoran a mi. No tienen
      > nada de amor en sus corazones.
      > El amor no vende, y como no vende a muy pocos les gusta
      > amar. Los estúpidos esclavos mios, solo les gusta mirarse
      > el bolsillo y con el maldito dinero piensan que son
      > felices, pobres estúpidos como si cuando se murieran
      > podrían compar el cielo con sus monedas.
      PORQUE ES UN SACRILEGIO LA COMUNION EN LA MANO (Confidencias del Señor al hermano Antonio de Sevilla)
      Hijos míos:
      Mi Cuerpo, mi Sangre y mi Divinidad, sólo pueden ser dados por manos consagradas; os lo repito; sólo por manos consagradas de mis sacerdotes y ministros. Me duele y entristece ver como profanáis mi Divinidad, tomándome con la mano; vosotros mis hijos laicos no sois dignos de ejercer este ministerio de la Eucaristía; esto compete sólo a mis sacerdotes y demás ministros de mi Iglesia. Vosotros mis pequeños debéis de ocuparos en otros menesteres dentro de mi Iglesia, pero nunca dando la comunión. ¡No ultrajéis mi Divinidad, porque soy Yo, Vivo y Real el que se hace Vida en vosotros en la sencillez de cada Hostia Consagrada!
      Vuestras manos no son dignas para tomarme. Todos vosotros hijos de Adán traéis cargas intergeneracionales por pecados de vuestros antepasados en la línea paterna y materna, que entran en vosotros en el momento de la concepción; maldiciones de antepasados que la mayoría de las veces os hacen obrar en contra de vuestra voluntad. Hay generaciones enteras con espíritus de resentimientos, impurezas sexuales, adulterios, lujurias, homosexualismos, envidias, ocultismos, brujerías, etc. Ya entenderéis por qué no sois dignos de dar mi Cuerpo y mi Sangre; diréis entonces que mis sacerdotes también traen estas cargas; tenéis razón en esto, pero con la diferencia que son mis consagrados y sólo a ellos di la potestad de ejercer el ministerio de la Eucaristía.
      ¡Noli Me Tangere! ¡No me toques! Recapacitad pues hijos míos y dejad que mis sacerdotes ejerzan este ministerio. No ultrajéis más mi Divinidad y no hagáis más llorar al cielo con vuestra actitud. Porque en verdad os digo: De la forma como me tratéis, así también seréis tratados vosotros cuando os presentéis ante Mí. No os hagáis Reos de Culpa, para que no tengáis de qué lamentaros mañana. Soy vuestro Padre, Jesús Sacramentado. El Amado que no es Amado.
      ¿POR QUÉ NO COMULGAR EN LA MANO?
      Porque lo prohibió el Sínodo de Ruán y el Concilio Dogmático de Trento contra los protestantes, que por negar la presencia real de Jesús en la Eucaristía, enseñaban que todos debían tomar el Pan con la mano. El Concilio estableció con Suprema Autoridad (D 881): “Solamente los sacerdotes celebrantes reciban por sí mismos la Comunión, y que esta norma la observe la Iglesia por Tradición Apostólica”.
      El Sínodo de Ruán (649-653), prohíbe la Comunión en la mano: “No se debe entregar la Eucaristía en manos de ningún laico, hombre o mujer, sino solamente en la boca”. (Canon 2, Mans. 10, 1199 ss.)
      El Papa JUAN PABLO II renovó la prohibición de comulgar en la mano en Roma y en toda Italia. Negó varias veces la Comunión en la mano a personas que se la pedían, (aún a la esposa del presidente de Francia Giscard d’Estaign.) Y en su visita a Alemania declaró: “no estoy de acuerdo con los decretos que autorizan la Comunión en la mano.”
      Santo Tomás de Aquino nos dice: “Por reverencia a este sacramento, ninguna cosa entre en contacto con ella (la Eucaristía), a no ser que esté consagrada; por lo cual se consagran no solo el corporal, sino también el cáliz, y así mismo las manos del Sacerdote para tocar este sacramento. De donde se deduce que a ningún otro le es lícito tocarlo.” (Summa Teol., IIIQ, 82,a,3 )
      San Francisco de Asís dice: “Sólo los sacerdotes deben administrarlo y no otros.”
      (Carta 2ª, a todos fieles, 35.)
      San Agustín había advertido: “Sería locura insolente el discutir qué se ha de hacer cuando toda la Iglesia Universal tiene ya una práctica establecida.” (Carta 54,6; a Jenaro.)
      Mayo 2013
      1. *No me gustan los ministros de la comunión (Jesús)
      Aquel que Me ama, aquel que Me sigue, aquel que cree en Mí, tiene ya puestos los cimientos de la Vida Eterna. Yo, Jesús, os hablo.
      Hijos Míos, Yo Soy camino para la Vida Eterna, Soy Verdad que nunca cambia y Soy vida para todo el que se encuentra muerto por el pecado. Y por eso en Mí está el fundamento de todo, de la perfección, del amor y de la gloria a Dios, porque quien Me honra, honra al que Me envió y quien Me ama, ama a Mi Padre Celestial que está siempre Conmigo. Yo, Jesús, os hablo.
      No tenéis que temer nada si Me amáis y Me dais lo que Me corresponde, un amor de obra y no de palabras. No todo el que dice Señor, Señor, entrará en el Reino de los Cielos (Mt 7,21). Pero aquel que reconociéndome como Hijo de Dios Me sirve como tal, ese ya tiene el pasaporte para la Vida Eterna. Yo, Jesús, os hablo.
      Muchos os desalentáis por vuestras miserias, sobre todo los sacerdotes, que viéndose mediocres y poco ejemplares, temen no edificar a las almas. No os desalentéis a la vista de vuestras faltas y pecados, que el desaliento lo induce Mi enemigo mortal para hundiros y haceros claudicar. Esforzaos por levantaros de las caídas, proponeros desde el inicio del día vencer batallas, y así, ya estaréis predispuestos a ganarlas. Yo, Jesús, os hablo.
      Comulgad con el alma limpia de pecado. Recibid la Comunión de Mis sacerdotes, muchos laicos no están en las debidas disposiciones y algunos viven en continuo pecado. Y aunque un sacerdote también esté en pecado, ya contaba Yo con ello cuando les di la vocación. Pero ellos Me representan y es su ministerio atender a las almas y administrar los sacramentos, porque hijos, hoy el ministro extraordinario de la Eucaristía, se ha convertido en ministro ordinario, sustituyendo en lo más elemental al párroco y esto en nada Me agrada.
      Quiero que sean los sacerdotes quienes visiten a los enfermos y Me lleven a sus casas, porque el sacerdote tiene la gracia de estado para saber decir a un enfermo o agonizante las palabras adecuadas, pero aunque no supieran decirlas, sus palabras tienen fuerza y valor para el enfermo o agonizante por el hecho de ser un sacerdote.
      Yo, Jesús, os hablo y os instruyo. Paz a todo aquel que leyendo este mensaje lo pone en práctica. LIBRO DADME DE BEBER.

      ¡NADIE MÁS FUERA DE MIS SACERDOTES Y MINISTROS PUEDE TOCAR MI HOSTIA SANTA!
      FEBRERO 15/2013 – 8:15 A.M.
      LLAMADO URGENTE DE JESÚS SACRAMENTADO A SUS SACERDOTES Y MINISTROS Y AL MUNDO CATÓLICO EN GENERAL
      Mis hijos predilectos, mi amado rebaño, que mi paz esté con vosotros.
      Qué tristeza siento al ver que muchos de mis sacerdotes y ministros ya no ejercen mi ministerio sacerdotal, han delegado en mis hijos laicos la potestad de repartir mi cuerpo y mi sangre. ¿Quién os dijo pastores de mi rebaño, que los laicos pueden ejercer mi ministerio sacerdotal?. Acordaos de mis palabras cuando instituí el sacramento de la eucaristía en mi última cena con mis discípulos: Tomó pan, lo bendijo y dando gracias al cielo, lo partió y lo dio a sus discípulos diciendo: Esto es mi cuerpo, que es entregado por vosotros; haced esto en recuerdo mío. Y luego tomó el cáliz, diciendo: Este cáliz es la nueva alianza sellada con mi sangre, que es derramada por vosotros. (Lucas 22, 19. 20).
      Sólo a vosotros que sois los representantes de mis apóstoles, se os ha dado la potestad de repartir mi cuerpo y mi sangre. Nadie más fuera de mis sacerdotes y ministros puede tocar mi Hostia Santa. Os lo repito: Sólo manos consagradas de mis sacerdotes y ministros pueden repartir mi santa comunión. Mis hijos laicos jamás podrán suplantar a mis ministros, porque de hacerlo cometen sacrilegio. Mis hijos laicos deben de participar en mi Iglesia llevando a cabo otras funciones, pero nunca suplantando en mi ministerio sacerdotal a mis sacerdotes y ministros.
      Hijos predilectos, este ultraje que se viene cometiendo a mi divinidad constituye una falta grave que va en contra de mi evangelio y doctrina de mi Iglesia. Esto no proviene de Mí, esto es obra de mi adversario y sus agentes del mal, infiltrados en el interior de mi Iglesia. El cielo llora conmigo viendo todos los ultrajes que se están cometiendo contra mi divinidad de parte de muchos de mis predilectos. Mi adversario se burla de Mí, en muchas de mis casas al ver la forma como soy ultrajado por muchos de vosotros.
      Cada ultraje a mi divinidad son azotes que recibo de parte de mis amados; ¡parad ya de ofenderme, no sigáis ultrajándome! Recapacitad pastores de mi rebaño, recapacitad pueblo mío, para que mañana no tengáis de qué lamentaros. Porque en verdad os digo: De la forma como me tratéis, seréis también vosotros tratados cuando os presentéis ante Mí. Os aseguro, que así como no tenéis misericordia conmigo, así también no habrá para vosotros misericordia cuando os llame a pediros cuenta de vuestras acciones. Corregid pues vuestra actitud, mis amados hijos, para que mañana cuando lleguéis a la eternidad podáis ser justificados. Mi paz os dejo, mi paz os doy. Arrepentíos y convertíos, porque el Reino de Dios está ceca. Jesús Sacramentado, El Amado, que no es amado.
      Dad a conocer mi mensaje en todas mis casas.

      Me gusta

      1. Hola buenos días a todos, bendecidos sean todos ustedes mis hermanitos en Cristo Jesus, he de agradecerles sus respuestas o comentarios para esta humilde sierva del Señor. Permítanme comentarles que mi Señor en su Infinito amor me puso tantos obstáculos, incluidas las enfermedades de mi mamacita donde regresó el cáncer, mi hijito fue operado, tuve cientos y cientos de problemas que me obligaron a retirarme un poquito de la Iglesia y de mis obligaciones, entre ellas el estar en un año de prueba para poder ser Ministro Extraordinario de la Eucaristía. Se que puede sonar totalmente extravagante o desproporcionado mi comentario, pero agradezco a Dios que haya sido medios ustedes, mi familia en medio de sus dolores, mis padres con todas sus operaciones y enfermedades para no poder llevar a cabo esta actividad. Gracias Dios mío, gracias. Se vienen tiempos muy duros hermanitos, incluso se acerca el 31 de Octubre, hagamos actos de desagravio para consolar el Santísimo Corazón de Jesus, a quien traspasamos constantemente con nuestros abominables actos, Yo sigo en la lucha para ser mejor persona, pero sobre todo para llegar a ser Santa.
        Dios los guarde hermanitos, santidad, santidad santidad hermanos, cada día seamos santos como nuestro Padre es Santo, y nos vemos hermanitos, algún día en el cielo.

        Me gusta

      2. Dios te bendiga Illeana, que cada día de tu vida venga con un poco de mayor santidad, esforcémonos día a día por llegar a la casa del Padre, recordando que si bien Dios es Misericordioso también es infinitamente Justo, Recemos por tantos hermanitos engañados que siguen tocando indignamente el Cuerpo de mi Señor sin tener manitas consagradas. Recemos por nuestros saerdotes y por aumento de vocaciones sacerdotales, porque la mies es mucha y los trabajadores cada vez mas y mas poquitos.

        Me gusta

      3. Buen día te de Dios, hermanita, no encuentro el video que dices, ¿me lo puedes enviar? a mi me paso algo similar que a ti, pero con mucho dolor pues el Sacerdote se molesto mucho conmigo, espero en Dios haber hecho lo debido.

        Me gusta

  9. La verdad soy una persona que ha iniciado un proceso de conversion hace ya varios años, y estoy de acuerdo con todos mis hermanitos que nosotros como laicos NO debemos tocar la santa Eucaristia, decimos amar a nuestro padre celestial y a su hijo, debemos ser consecuentes y analizar en la Santa Misa todos los actos segundo a segundo hasta su terminacion, ojala el momento de la consagracion y nos daremos cuenta que no debemos TOCARLA no somos dignos, (Judas amaba mucho a Jesus y fue traicionado y lo entrego, oremos mas bien para que hallan sacerdotes santos y Dios nuestro creador nos escuchara, seguro mis hermanitos
    Papito Dios y mamita Maria les bendiga siempre.

    Me gusta

  10. Pues yo estaba apunto de prepararme para ministro de la eucaristia pero no sin antes instruir me un poco por mi misma.le doy gracias al señor por no permitirme ofender lo de esta manera yo se que ay Muchas personas Buenas que lo hacen sin estar conscientes

    Me gusta

  11. Cuando oramos con mucha fe y sinceridad, para saber la verdad y nos tomamos el tiempo prudencial, para decidir sobre un asunto como el que se está tratando, Dios nos responde.
    Debemos de ser asiduos en la Oración, en la participación Eucarística y comulgando en Gracia.
    Las cosas que deben decidirse, deben ser tomadas con responsabilidad, siempre delante del Señor. Este tipo de decisiones, van a definir nuestro futuro: o nos vamos al Cielo o al infierno.
    ¿A nosotros, quién nos gustaría que nos de el Cuerpo del Señor, alguien consagrado o no?. Seamos sinceros y entonces, seremos nosotros los promotores de que vengan más obreros (consagrados), a la Viña del Señor.
    Santifiquémonos, para pedir con derecho y autoridad, para que vengan muchos y santos sacerdotes.
    Gracias y que el Señor y la Virgen María, nos bendigan.

    Me gusta

  12. Creo absolutamente que la Santa comunion debe ser distribuida por el Sacerdote, cuyas manos fueron consagradas para ello y su vida se fundamenta en el servicio a Dios, los Laicos podemos servir a la iglesia , pero no siendo suplente del sacerdote o muchas veces con todo el respeto, curadoles la pereza.

    Me gusta

  13. Papa desoído:
    Carta Dominicae Cenae ( 24 de febrero, 1980) de SS San Juan Pablo II establece: “tocar las sagradas especies y administrarlas con sus propias manos es un privilegio de los ordenados”.

    En la Instrucción “Inestimabile Donum” de la Congregación para el Culto Divino, sancionada el día 17 de abril del mismo año de 1980, SS San Juan Pablo II reitera: “No se admite que los fieles tomen por sí mismos (auto comunión) el pan consagrado y el cáliz sagrado, y mucho menos que se lo hagan pasar de uno a otro”.

    Me gusta

  14. Devoción a la Santa Eucaristía

    9 de noviembre de 2012 · ..

    PROMESAS DE JESÚS A LOS QUE NO RECIBAN LA SAGRADA COMUNIÓN EN LA MANO . MENSAJE A CATALINA RIVAS

    Jesús promete a quienes no recibamos la Sagrada Comunión en la mano lo siguiente a través de la vidente Catalina Rivas, quien está siendo estudiada y este escrito ya tiene imprimatur como se ve al final del mismo:

    1.- A quienes no reciban en su mano Mi Propio Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad, Yo Prometo colmarles de Mis Bendiciones en sus manos, corazón, alma y en todo su ser.

    2.- Les prometo muchísimas más gracias en la vida terrena, y las consiguientes mayores garantías de salvación y aumento de Gloria esencial y accidental, por todo su vivir eterno Conmigo en el Cielo.

    3.- Me sentirán en la Comunión tan en todo su ser y con tantísima plenitud, que se les quite el deseo natural de tocarme.

    4.- Si así obran, recibirán grandes gracias Mías y grandes beneficios para toda su casa.

    5.- Prometo a quienes debidamente hagan lo que más deseo, especial poder en sus manos contra los enemigos del alma; y a muchos daré dones de curación.

    6.- Yo prometo que si así hacen con perseverancia, llegarán en todo con mayor intensidad, a buscar sólo Mi mayor Honra y Gloria, y Yo los ensalzare especialmente, toda la eternidad.

    7.- Concederé, a los que por amor a cumplir todos mis designios, no Me reciben en la mano, por mayor adoración, humildad y santo respeto, el don de discernimiento de espíritus con mayor intensidad.

    8.- Sus nombres estarán escritos especialmente en Mi Corazón, sí, por darme mayor gusto, comulgan en la boca y no en la mano.

    9.- Prometo que les aumentaré todas las virtudes, como recompensa a esa mayor humildad que supone el nunca creer limpias sus propias manos para tocarme.

    10.- Prometo que propagarán fielmente Mi Doctrina, y vencerán con más facilidad toda clase de tentaciones.

    11.- No distanciarán de Mí, a las almas, los que Me reciban en la boca y no en la mano, si lo hacen con la debida reverencia, y viven así durante cada uno de los días de su vida.

    12.- Prometo que no tendrán la puerta cerrada para Mi Amor los que, por afecto a Mi gusto, Me den consuelo recibiéndome siempre en la boca y nunca en la mano.

    13.- Si así perseveran por agradarme más, comulgando en la boca, les prometo llegarán a obrar sólo por Mí Corazón, con Mi Corazón, en Mi Corazón, para Mi Divino Corazón.

    14.- Prometo a los que así Me honren, ser muy intensa y complacidamente oídos por Mi Corazón.

    15.- Si en esto tan importante para Mí, Me dan el mayor gusto, gustarán siempre, por Mi Amor, el seguir Mis Divinas mociones, y Yo los recrearé especialmente, como prueba de Mi complacencia en el hecho de que comulguen siempre en la boca y nunca en la mano.

    16.- Estos, harán siempre mucho mayor bien a las almas; en cambio, los que insistan en tomarme, en la mano, estarán endurecidos en muchas cosas hacia Mi Voluntad, y oscurecidos sobre Mi Propio gusto, Mi Propia Predicación y Mi Propio Magisterio.

    17.- Todo lo contrario a quienes tiemblen en sus manos y no toquen la Sagrada Forma Consagrada, se preparen especialmente en todo su ser, a la hora de recibirme en comunión, Me pidan que Sea Yo Sólo y nada ellos: Prometo la gracia de llegar en breve a altísima perfección cristiana, buscarán Mi Rostro con más amor, se olvidarán más fácilmente de si mismos, tendrán siempre Mi Corazón consolado por este gesto, recibirán mayores luces celestiales y tendrán mayor alegría de Mi Corazón por los siglos de los siglos.

    Prometo a quienes difundan estas promesas

    1.- El don del conocimiento de los corazones.
    2.- Alcanzarán gloria excelsa en el Cielo.
    3.- Tendrán larga vida espiritual, aunque no siempre material, pero en pocos años, como si hubieran vivido muchísimos años de santidad.
    4.- Daré grandes bendiciones a su familia.
    5.- Cuanto más los difundan, más me derramaré en ellos.
    6.- Les haré sentirme de modo inefable, en una plenitud creciente.
    7.- No les permitiré las empresas que acometan, si no son de mi agrado.
    8.- Pondré en su senda Luz suficientísima para que con Mi sobre abundante asistencia, eviten el mal y hagan no solo lo bueno, sino lo que más Me agrada.
    9.- Les daré aun mayores gracias, incontables si las difunden con fervor: consideren gran omisión no dar a conocer Mis Promesas.’

    “No son ni 10 ni 20 los verdugos que destrozan Mi Cuerpo, son muchísimas las manos que lastiman Mi Cuerpo recibiendo la Comunión en la mano; el trabajo sacrílego de Satanás.

    “Prometo a quien ore por Mis sacerdotes la remisión de toda pena temporal debida, no habrá purgatorio para quien se aflige a causa de los sacerdotes tibios sino paraíso inmediato después de su último aliento.”

    “Mientras el hombre cuente con un instante de vida aun tiene tiempo de recurrir a la Misericordia e implorar perdón… Oigan bien, si les queda un segundo de vida, aprovéchenlo, porque en él pueden ganar la vida eterna.”

    “HIJA MÍA COMO TE DUELE LA COMUNIÓN EN LA MANO….

    LA COMUNIÓN EN LA MANO NO ES OBRA MÍA, DIOS NO QUIERE ESTO EN SU IGLESIA. EL PAPA DA EJEMPLO Y ( DE) LOS OBISPOS NADIE HACE CASO.

    OS SANTIFICÁIS CUANDO ME RECIBÍS EN LA BOCA Y ME ADORÁIS. HACED ESTO; EL HOMBRE NO DEBE TOCAR A SU DIOS. SATANÁS SE RIE DE ESTO..DE PROFANAR LO SANTO….EL MISMO DIOS PASANDO DE MANO EN MANO HIJA MÍA…

    PRONTO HARÉ JUSTICIA Y AY DE LOS QUE COMULGAN EN LA MANO. CUANTO SUFRIRÁN POR ELLO HIJA MÍA, PORQUE NO ADORARON, PORQUE PROFANARON A SU DIOS, QUE SE LES DABA COMO ALIMENTO PARA SUS ALMAS. VIDA MIA, BENDIGO Y TE BENDIGO A LOS QUE COMULGÁIS EN LA BOCA, A LOS QUE CONFESÁIS VUESTROS PECADOS, A LOS QUE OS SACRIFICÁIS POR MI Y POR VUESTROS HERMANOS.

    LUCHAD POR DIFUNDIR LAS PROMESAS DE LA COMUNIÓN, LUCHAD POR MI HIJA MÍA, VUESTRA RECOMPENSA SERA GRANDE EN EL REINO DE LOS CIELOS. YO OS BENDIGO. TE AMO HIJA MÍA.”

    NOTA. SE REFIERE A LAS PROMESAS DE JESÚS A QUIEN NO RECIBA LA COMUNIÓN EN LA MANO.

    LA ADORACIÓN A DIOS ES RECIBIRLO DE RODILLAS

    (Jesús en “ La Pasión ”, dictada a Catalina Rivas, vidente estigmatizada. Imprimátur: Mos. René Fernández, Arzobispo de Cochabamba. Bolivia)

    2 Me gusta1 comentarioCompartida 4 veces

    .

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s