JESUS Y SU IGLESIA.

Proposiciones de Textos del Libro para la Semana

“Mensaje del Amor Misericordioso de Jesús”

para reflexionar en sus Islotes de Santidad.

¡Ave María!

Margarita la Pequeña Alma y su Jesús

13 de abril de 1979

M- Oh Jesús, en este día en que renuevas tu Pasión, entrega Tu Corazón herido a mi pobre corazón de carne. Que pueda yo consolarte a través de mis imperfecciones.

¡Jesús mío, tienes que contentarte con corazones de pobres, pero son sinceros y Tú lo sabes!

Un día, cuando desde lo alto de la Cruz y más allá de tus ojos velados por las lágrimas y la sangre, veías interiormente a estos pequeños alrededor de tu patíbulo, dijiste: ¡No tengas cuidado, mira mis pequeños salvados, están aquí al pie de la cruz!

J- En este día de mi Suplicio, volverán, créeme, muchas almas extraviadas.

Por esta renovación de mi Pasión, trazaré en sus corazones una grieta por donde se introduzca la contrición de sus pecados.

Muchos se alejarán, muchos volverán a beber a la Fuente de Amor que brota de Mi Corazón herido.

Están los sumisos y los insumisos,

los indiferentes y los fervientes,

los tibios y los neutros,

los enemigos y los amigos de la Cruz,

los moderados y los hijos del trueno,

los que deploran y los que dejan hacer,

los cobardes y los valientes,

los que temen y los que se atreven,

los obedientes y los recalcitrantes,

los fieles y los infieles,

el mundo y sus vanidades,

la humildad y también el orgullo,

los pequeños y los seudo dichos grandes,

los deseos de perfección y los abandonos increíbles.

Tantas otras cosas que sería vano enumerar. Todo esto, hija mía, escúchalo bien:

¡ES MI IGLESIA Y SUS MIEMBROS!

De un lado los que Me consuelan; del otro: Mi Dolor Supremo: pues, todos son hijos Míos.

La indiferencia aumenta tanto Mi Sufrimiento… ¡los que pasan próximos a la Cruz sin detenerse!

¡Los que, cogidos por ella, se detienen para escuchar en su corazón los latidos de Amor desordenados de Mi Corazón Amante, herido de muerte!

¡Los amo a todos!… Quiero alumbrarlos en Mi sufrimiento, acogerlos en Mi gloria.

¡Mis pequeños!… Enseñadles el camino de Mi Corazón. La Cruz está erguida, pero Yo estoy clavado a ella, por los pecados de los hombres.

Hijita mía, ¡no me dejes! ¡Tengo tanta hambre y tanta sed de amor!

Sabes, ¿no es verdad? que sensibilidad y voluntad forman un todo en un alma.

Haz con ellas un conjunto armonioso en ti, y ven a ofrecerme tu don.

¡Hoy, se buena, sufriendo conmigo, mira y ve!

Honra a Aquél que Me representa aquí abajo, pues Yo vivo y sufro en él como lo hago en ti: cada uno a su medida y según sus responsabilidades ante Mí.

“Mensaje del Amor Misericordioso a las Almas Pequeñas” – TOMO II Pág. 539 -540

———————————————————————

Paz, Alegría y Amor

———————————————————————

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s