ANTONIO DE SEVILLA.

PORQUE ES UN SACRILEGIO LA COMUNION EN LA MANO

(Confidencias)

Hijos míos:

Mi Cuerpo, mi Sangre y mi Divinidad, sólo pueden ser dados por manos consagradas; os lo repito; sólo por manos consagradas de mis sacerdotes y ministros. Me duele y entristece ver como profanáis mi Divinidad, tomándome con la mano; vosotros mis hijos laicos no sois dignos de ejercer este ministerio de la Eucaristía; esto compete sólo a mis sacerdotes y demás ministros de mi Iglesia. Vosotros mis pequeños debéis de ocuparos en otros menesteres dentro de mi Iglesia, pero nunca dando la comunión. ¡No ultrajéis mi Divinidad, porque soy Yo, Vivo y Real el que se hace Vida en vosotros en la sencillez de cada Hostia Consagrada!

Vuestras manos no son dignas para tomarme. Todos vosotros hijos de Adán traéis cargas intergeneracionales por pecados de vuestros antepasados en la línea paterna y materna, que entran en vosotros en el momento de la concepción; maldiciones de antepasados que la mayoría de las veces os hacen obrar en contra de vuestra voluntad. Hay generaciones enteras con espíritus de resentimientos, impurezas sexuales, adulterios, lujurias, homosexualismos, envidias, ocultismos, brujerías, etc. Ya entenderéis por qué no sois dignos de dar mi Cuerpo y mi Sangre; diréis entonces que mis sacerdotes también traen estas cargas; tenéis razón en esto, pero con la diferencia que son mis consagrados y sólo a ellos di la potestad de ejercer el ministerio de la Eucaristía.

¡Noli Me Tangere! ¡No me toques! Recapacitad pues hijos míos y dejad que mis sacerdotes ejerzan este ministerio. No ultrajéis más mi Divinidad y no hagáis más llorar al cielo con vuestra actitud. Porque en verdad os digo: De la forma como me tratéis, así también seréis tratados vosotros cuando os presentéis ante Mí. No os hagáis Reos de Culpa, para que no tengáis de qué lamentaros mañana. Soy vuestro Padre, Jesús Sacramentado. El Amado que no es Amado.

12 comentarios sobre “ANTONIO DE SEVILLA.

  1. LA FE CATOLICA EN EL AÑO DE LA FE (Confidencias del Señor al hermano Antonio de Sevilla)

    JESUS: ¡Sigue mi Voz, hijo mío!, que no es voz de hombre equivocado, como la que acabas de escuchar hace poco en la Homilía de la Santa Misa…, porque si entre cien o mil palabras correctas de mi Doctrina Cristiana y Católica, hay sólo una que no es católica, todas las demás noventa y nueve no lo son tampoco; serán de protestantes u otros hermanos separados, pero no de Católicos verdaderos… Porque ésa es una de las técnicas de Satanás, meter un ERROR camuflado entre cien o mil que no lo son… Hoy uno, mañana dos, pasado tres…, y así plagar de cizaña todo el campo del buen trigo de mi Palabra, sin que mis operarios dormidos se den cuenta…

    ¿Tendré Yo que venir a despertarlos…? Sí que vendré, en verdad, pero no vendré solo. Conmigo vendrá el Espíritu Santo Paráclito que os dejé, después de subir resucitado al cielo… El iluminará las conciencias que están dormidas, y purificará con su fuego las corrompidas…, verán sus errores y desvíos, y llorarán amargamente el haber profanado lo más Santo, sin ningún respeto a mis Palabras…, y caerán al suelo de rodillas pidiendo perdón por no haber adorado al ¡Santo, Santo, Santo, Dios de los ejércitos!, al Dios Todopoderoso, el que era, el que es y el que VIENE… (Isaías 6,3 y apocalipsis 4,8).

    Sí que VENDRE, hijos míos, como os he prometido y está escrito en las Sagradas Escrituras en varias partes, y en San Lucas 18,8, porque ya apenas queda VERDADERA FE en la Tierra…

    será como un NUEVO PENTCOSTES…, para el que mi Santa Madre y vuestra tiene preparados ya a sus discípulos y Apóstoles, que son los que de verdad y con toda ansiedad están esperando MI VENIDA INTERMEDIA Y GLORIOSA… El que quiera entender y creer, que entienda y crea, hijo mío, porque NUESTRA MISIÓN ES ANUNCIAR EL REINO DE DIOS Y NO CALLARLO…, después cada uno es responsable de lo que oye, cree, hace o deja de hacer…

    Pero hay muchos que no quieren oír, porque el oír les compromete…, pero sin embargo se comprometen con las mil voces del mundo y del enemigo de sus almas, que sí desean escuchar y las siguen como borregos al matadero (Santiago 4,4). ¿Qué hacer con estos? ¿Son ignorantes de mi Palabra, de mi mensaje y de mi Buena Noticia? En verdad que muchos sí, porque los que la conocen no los han evangelizado…, y otros no del todo, pues pudieron oírla o leerla y no lo hicieron… (Juan 12,48).

    Porque a todo hombre le da Dios en su vida, no sólo una, sino muchas oportunidades de buscarlo (San Mateo 7,7-8) y de conocerlo de una manera o de otra, me refiero aquí a los que por ningún medio les llega mi Palabra. Dios ha escrito en el corazón de cada hombre la Ley del Bien y del Mal, y por ella será juzgado… (Eclesiástico 15,16.17).

    Por eso, es necesario proclamarla a viva voz, con amplificadores o sin ellos, o por escrito; a los niños, en las familias y en los colegios…, a los jóvenes, adultos y ancianos…, todos deben ser enseñados y EDUCADOS en la PAÑABRA DE DIOS revelada a mi Iglesia Católica y Apostólica…, esta es la MISION PRICIPAL, que les encomendé a mis apóstoles, momentos antes de irme y subir al cielo… (San Mateo 28,18-20).

    Bendecid y orad, orad por todos y llevad vuestra cruz de cada día Conmigo y mi Santa Madre y vuestra.

    Os doy mi Paz y mi Luz, el que las desee las tendrá, el que no, volverá a Mí. Os quiero en estoy con vosotros, amadme y amad a mi Madre. ¡Gracias!

    (ANTONIO): ¡Gracias Señor, por todo, en mi nombre y el de los hermanos!

    Me gusta

  2. FALSO ECUMENISMO Y FUTURO MUNDIAL (Confidencias del Señor al hermano Antonio de Sevilla, España)

    Una unión de las Iglesias o comunidades separadas, sin convertirse y abandonar sus herejías…, y por desgracia esto es lo que están haciendo muchos, contaminado la Iglesia Católica, apartando al Espíritu Santo Santificador y a Mí, Jesús resucitado y Eucarístico, de la Palabra de la Santa Misa.

    ¡Qué horror sería esto para la iglesia y el mundo si llegase a consumarse…! Por mi Santa Madre y este hermano vuestro, os pedimos tantas veces: ¡REPARACIÓN, ORACIÓN Y PENITENCIA!, porque la situación de la Iglesia y el mundo va cada día peor…, y los hombres responsables tanto de la Iglesia como del mundo, NO ESTÁN DISPUESTOS A CAMBIAR, PARA RETROCEDER y solucionar la catástrofe que ellos mismos han provocado y ya estáis viviendo las consecuencias… Han perdido el NORTE, que es DIOS, y caminan equivocados y enloquecidos…, y los pocos sensatos no podrán contener a las masas adiestradas por los medios de comunicación y los lideres ambiciosos sin escrúpulos ni conciencia… Todo lo que mi Santa Madre os ha anunciado en sus mensajes de Amor y desvelos, ya lo estáis viviendo cumplido en vuestros días…, pero aún queda más, hijos míos, ya os hemos anunciado todo, es muy doloroso para Nosotros tener que deciros estas cosas tan desagradables y que algunos no quieren escuchar, entre ellos mis Ministros…

    Pero la culpa no es de Dios, hijos míos, Dios es Padre Bueno, para los buenos y los malos…, Lucas 15, 11-32) la culpa es del hombre insensato, egoísta, injusto y corrompido que escucha la voz de Satanás, que es voz de venganza, mentira y violencia, de división, muerte y rebeldía contra Dios… en lugar de escuchar la Voz de Dios, sus DIEZ MANDAMIENTOS y toda su Palabra que lo invita al Bien, al Amor, a la Paz y a la Concordia, a AMOR DE DIOS Y AL PRÓJIMO…

    Pero lo mismo que os digo una cosa desagradable, os digo otra agradable para quien desee escuchar mi VOZ y la de mi Santa Madre y vuestra; cuando todo parezca perdido para la gente honrada, porque el hombre injusto y equivocado así lo querrá, y Dios en su Misericordia y Justicia así lo permitirá, llegará el GRAN AVISO a toda la humanidad, una GRAN ADVERTENCIA a todas las conciencias, en donde cada persona humana por muy embrutecida y materializada que esté, crea en Dios o no crea, se verá inmersa en la LUZ de Dios, en el Fuego de su Amor, y experimentará el estado de su Alma y el Juicio particular de Dios, como si en ese momento muriera…, pero no morirán, salvo algunas excepciones, por la impresión y el dolor de sus pecados…

    Será el SEGUNDO PENTECOSTES, pero no solo para la Iglesia, sino para toda la humanidad y todas las religiones… El Espíritu Santo dará a todos la Luz de la VERDAD… Será un Gran Milagro que la Divina MADRE ha obtenido ya de la Santísima Trinidad, por todos sus ruegos y lágrimas ante su Trono, para todos sus hijos que espiritualmente engendró tan dolorida al pie de mi CRUZ…, por eso, una espada de dolor traspasará el Alma de los pecadores, ante la maldad y la injusticia de sus pecados contra Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo y sus hermanos.

    Hijos míos todos, por ello y por más, no en vano os estamos insistiendo que ESTEIS PREPARADOS…, que VIVÁIS EN GRACIA DE DIOS, QUE ORÉIS POR VOSOTROS MISMOS Y POR VUESTROS SERES QUERIDOS.

    Os bendigo en el Nombre del Padre, del Hijo, que os habla, y del Espíritu Santo vuestro consolador, junto con mi Santa Madre.

    (Antonio): ¡Gracias, Señor, por tus Palabras de Amor y Sabiduría! ¡Gracias en nombre de todos! No nos dejes Señor, ten Misericordia y danos tu salvación

    Me gusta

  3. CONFIDENCIA 1

    Sábado, 30 de Mayo de 1998 (12:00 horas)

    Habla (A) (1):- Tengo ante mí una estampa de la Virgen de Fátima del Corazón Inmaculado de María.

    La miro y la miro… y parece que me quiere decir algo con ansiedad… esa carita tan linda, tan pura, de niña y de Madre que suplica con dulzura… parece como si me quisiera decir algo… o nos quisiera decir a todos…

    Habla la MADRE:- ¡Hijitos míos! ¡Hijitos míos… volved al Camino de mi divino Hijo Jesús…! ¡Volved! ¡No pequéis más…! No os dejéis llevar por las cosas de este mundo que os apartan de la Verdad eterna de vuestra existencia…

    Veo vuestra alma como la ve Dios, si está limpia o sucia por el pecado… veo espiritualmente todo lo que hay en vosotros, en vuestros corazones y en vuestras mentes y pensamientos… Veo también a los demonios alrededor vuestro, inquietos y acechando el momento de saltar sobre vosotros si vosotros os dejáis llevar por sus voces y os vais por los caminos que ellos os señalan…

    Veo también a vuestros Ángeles Custodios que os siguen a cierta distancia, llorando… no pueden hacer nada cuando vosotros ya habéis decidido por vuestra propia y libre voluntad, seguir la voz de Satanás…

    Yo también lloro… pero vosotros no veis nada de esto, sólo veis las cosas del mundo material que os entran por los ojos de la cara. Los ojos de la fe los tenéis caídos y cerrados, no tenéis fuerzas para abrirlos y mirar la realidad que os rodea…

    No hacéis oración… No habláis con Dios ni contáis con Él y su Voluntad para actuar… y por eso vuestro espíritu y vuestra fe están moribundos, lánguidos y sin fuerzas para reaccionar y abrir los ojos de la fe y despertar… y ver dónde estáis y lo que estáis haciendo y la vida que lleváis…

    Todo esto es un gran dolor para mi Corazón Inmaculado de Madre espiritual de todos los hombres. Vosotros no podéis comprenderlo…

    Algunos hombres dicen que Dios no puede sufrir, porque es Espíritu… Y yo os digo: ¿Acaso no sufren los espíritus rebeldes o demonios en sus cárceles infernales y sufrirán eternamente, aunque son espíritus? Aunque el sufrimiento de Dios es muy distinto, pues es sufrimiento de Amor a su creación… y el diabólico es sufrimiento de odio a Dios y a su creación.

    ¿Y no ha dicho Dios en las Sagradas Escrituras: “Lo que hagáis con uno de éstos, mis pequeños, conmigo lo hacéis…”?

    Dios sufre en cada persona que sufre… pero el hombre no puede comprender el dolor de Dios, sólo puede comprender el dolor del hombre, si es que lo comprende… pero para ello vino también mi divino Hijo Jesús y se hizo Hombre, para que el hombre comprendiera a su manera de entender, el Amor y el dolor de Dios, porque en vuestra humanidad y en vuestra vida terrenal los dos, amor y dolor, van íntimamente unidos… No se pueden separar uno del otro, si se separan ya no son humanos ni divinos…

    El dolor, sólo sería odio y rebeldía sin esperanza, y el amor, sería sólo egoísmo, lo que vendría a ser diabólico.

    Por eso, el amor y el dolor del hombre está en mi Hijo y estoy yo, como estuvimos en el Calvario…

    La representación de imágenes de aquella escena del Calvario, que se contempla en el Vía-Crucis y en el quinto Misterio doloroso del Santo Rosario, debería estar muy presente en vuestra imaginación y memoria, porque en ella se realizó la Redención dolorosa de toda la humanidad.

    En aquellos momentos tan dramáticos y dolorosos… Dios Padre se reconcilió con la humanidad pecadora descendiente de Adán y Eva… y su desobediencia y rebeldía, fue perdonada por la petición del Nuevo Adán, el Hombre-Dios, Jesucristo, cuando dijo: ¡Padre… perdónalos, porque no saben lo que hacen…! Y el Padre descargó todo su enojo contra los hombres, en su querido y divino Hijo Jesucristo hecho Hombre como los hombres, igual en todo menos en el pecado y llamado “el Varón de Dolores”…

    Por eso, hijos míos, el dolor es inseparable del Amor de Dios.

    En el Amor de Dios, va siempre el dolor del Hombre Jesucristo, y en el dolor del hombre, está siempre el dolor de Dios. No hay amor sin dolor, porque el Hombre Jesucristo que nos ha redimido es también Dios, y porque Dios es Amor, el Hombre-Dios es Amor y Dolor.

    Si llamáis amor a algo que rechaza el dolor y lo separa… no es verdadero amor, será otra cosa…

    ¡Hijos de mi Corazón Inmaculado, que os engendré al pie de la Cruz de mi divino Hijo Jesús con tanta amargura y dolor! ¡NO PEQUÉIS MÁS, NO PEQUÉIS MÁS! ¡DEJAD EL PECADO…! ¡BASTA YA!… EL PECADO es el que atrae y provoca el dolor, como un imán atrae los clavos de hierro, cuanto más pequéis más habréis de sufrir, aquí en esta vida, en la otra o en las dos…

    Nadie quiere el sufrimiento… Mi divino Hijo también le dijo a su Padre en el Huerto de Getsemaní: ¡Padre, si es posible pase de Mí este cáliz!, era el Hombre quien suplicaba, pero inmediatamente dijo: ¡No se haga mi Voluntad sino la Tuya!, entonces era el Hombre-Dios quien oraba.

    ¡Orad vosotros con mi Divino Hijo en Getsemaní, para aceptar la Voluntad de Dios en vuestras vidas…!

    Pero si os quedáis dormidos como los apóstoles, y no oráis por el sueño y el cansancio… cuando llegue la hora de las tinieblas, os sorprenderá y quedaréis aturdidos y confundidos como quedaron ellos… y lo abandonaron, no tuvieron valor ni fuerzas para entender lo que pasaba, cada cual se fue por su lado, lo traicionaron y lo negaron…

    Lo mismo están haciendo hoy muchos de sus apóstoles, están muy atareados y cansados de tantas actividades… y no tienen unos momentos de silencio y oración conmigo y con mi Hijo. Muchos están perdiendo el tiempo y gastando sus energías mejores, en unas tareas que no son más que el fruto de sus deseos humanos, sin consultar al Espíritu Santo y pedir el don de Consejo: ¿Está bien lo que hago? ¿Qué quieres que haga…?

    ¡Orad! ¡Orad y vigilad para no caer en la tentación, porque el espíritu está pronto y activo, pero la carne es flaca y caprichosa, rehuye el esfuerzo y el sacrificio…! ¡ORAD! ¡ORAD! ¡ORAD!, sin descanso. ¡ORAD por todos! Por los pecadores, por la Iglesia, por los ministros, por los gobernantes, por los enfermos y desamparados, por vuestras familias y por vosotros mismos para mantener la fe y el amor en estos tiempos de apostasía y materialismo.

    ORAD en cada momento, que yo estoy escuchando a vuestro lado… Abridme vuestro corazón, que yo os responderé… Sed sinceros conmigo y con mi divino Hijo, a nosotros no podéis engañarnos, os vemos tal como sois y os ve Dios… Ni vosotros mismos sabéis como sois… A veces sois mejores de lo que creéis y otras sois peores de cómo creéis que sois…

    Sois mis hijos, y os quiero y os bendigo en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo…

    A las 14:30 horas

    Habla la MADRE:- Hijos míos… el PECADO no es de Dios… es de Satanás, los que están en pecado grave están bajo el dominio de Satanás, porque consciente o inconscientemente se han sometido voluntariamente a él, por eso es su señor… los domina y los reclama para sí delante de Dios… Dios es Justo y respeta la voluntad del hombre. Nadie puede decir que Dios es un dictador que obra imponiendo su Voluntad a los demás… ¡No, jamás!

    Pero Dios sí le dice, y le pone al hombre delante de sí y de su conciencia el BIEN y el MAL… lo que da la vida y una Vida Eterna para siempre, y lo que da la muerte y una muerte eterna lejos de Dios.

    Habla (A):- Madre, ¿qué me está pasando, o qué está pasando en mí?

    Habla la MADRE:- ¡No temas…!, tú escribe y no pienses en nada más… Lo que yo te digo es urgente, soy yo que te estoy hablando desde hace mucho tiempo y ya es hora de que me escuches y atiendas… No hay tiempo, este tiempo que tienen los hombres antes de que llegue el Gran AVISO y los eventos anunciados… es un tesoro, es una Gracia que he obtenido para vosotros delante de Dios Padre y la Santísima Trinidad, con mis súplicas y lágrimas…

    Dios os ama y no sabéis cómo os ama… pero quiere que yo interceda por vosotros como MADRE INMACULADA y de la REDENCIÓN.

    Necesito vuestras ORACIONES… vuestros ROSARIOS y molestias que tenéis para rezar juntos y solos.

    Necesito vuestro ofrecimiento diario de vuestras vidas, trabajos y preocupaciones y sufrimientos para presentarlos ante el Trono Glorioso de Dios…

    No penséis que es poco, o que vale poco o nada lo que hacéis, todas vuestras cosas ofrecidas a Dios a través de mí, se multiplican ante Dios por su Amor y Misericordia para con los hombres y los méritos de mi divino Hijo Jesucristo.

    Estáis en el tiempo de Gracia y de ser escuchados y atendidos por Dios, con más facilidad y Misericordia que nunca, si esto cabe hablando humanamente, porque Dios está más solícito que nunca con vosotros, debido a los malos tiempos que estáis viviendo y viviréis dentro de poco.

    Dios quiere que todos los hombres se salven y estén felices con Él en las moradas eternas… pero sabe que muchos no estarán porque elegirán a Satanás por su rey, como eligieron en Jerusalén a Barrabás en lugar de a mi Hijo Jesús… ¡Pobrecitos, no saben lo que les espera!

    Por eso tenéis que ORAR POR ELLOS, porque muchos se salvarán con vuestras oraciones y sacrificios… pues por vuestras oraciones Dios les dará la Gracia de la conversión final… No desconfiéis, no dudéis, pensando que unas simples oraciones, unos Padre Nuestros y unas Ave Marías, o unas letanías y otras oraciones, no pueden salvar ni convertir a nadie, ¡no hijos míos! ¡No!

    Esas oraciones vuestras, dichas o pensadas con amor y compasión por ellos, si estáis en Gracia de Dios, valen mucho y salvan muchas almas del infierno eterno… Porque el Infierno es eterno y existe, como existe Satanás. No escuchéis esas voces que hoy dicen que el Infierno no existe, esas voces no son de Dios.

    El Infierno se lo mostré a los pastorcitos de Fátima y está en los Evangelios y en la Tradición de la Iglesia de mi Hijo…

    Mi Hijo y yo no venimos a dividir unos contra otros, a los que defienden a María y a los que predican a Jesús, eso son astucias del enemigo que pretende enfrentar a unos hombres contra otros aunque sean de la misma fe o Iglesia.

    Donde está mi Hijo estoy yo, y donde estoy yo, está mi Hijo y la Santísima Trinidad, pero si queréis resaltar a mi Hijo rebajándome a mí, le hacéis daño, porque yo soy su Madre y me quiere infinitamente y me pone por delante de Él ante vosotros, diciéndoos como dijo en la Cruz: ¡Ahí tenéis a vuestra Madre!

    Si vosotros no me acogéis en vuestros corazones y en vuestra casa, le estáis causando un gran dolor y desprecio… pero si me acogéis a mí lo acogéis a Él también…

    Yo no soy más que lo que la Santísima Trinidad ha querido que sea, LA VIRGEN PURA CONCEBIDA SIN MANCHA DE PECADO ORIGINAL, y LA MADRE DEL DIOS HECHO HOMBRE, y por Él, MADRE ESPIRITUAL DE TODOS LOS HOMBRES.

    Si yo fuera una mujer como las demás, Dios no me habría pedido ser la Madre de su Divino Hijo, pues a ninguna mujer del mundo se lo ha pedido, más que a mí. Y ello fue porque Él me había escogido y preparado para ser su Madre desde toda la Eternidad y sabía que yo le iba a responder al Ángel, porque Dios lo sabe todo. Pero yo respondí libremente.

    Yo no sabía el Plan de Dios, pero lo fui comprendiendo a medida que se iba revelando en mí.

    Y si vosotros me preguntáis: ¿cómo se revelaba?, os diré que en la ORACIÓN, y en la vida de ORACIÓN… Por eso le dijo mi Hijo Jesús a Marta, la hermana de María y Lázaro, que María había escogido la mejor parte, que era la escucha de la Palabra de Dios y la oración.

    En la ORACIÓN es donde normalmente se revela Dios a los hombres, pero también se revela en la VIDA DE ORACIÓN donde los acontecimientos se ven con la Luz del Espíritu Santo, sin intereses personales y egoístas, algo muy distinto al entendimiento humano y la razón, que todo lo mide y pesa…

    ORAR es hablar y contar con Dios… y escuchar a Dios y hacer su Voluntad.

    A ORAR se aprende poco a poco, no de pronto. Ni con prisas… A veces hay que tener toda una vida de oración para aprender un poquito… Hablo para quien no sabe o lo ha intentado y no lo consigue…

    Primero: Cuando te pongas a ORAR procura estar a solas con Dios y en silencio, sin algo que te distraiga los sentidos…

    Segundo: Toma conciencia de su PRESENCIA… Él te ve, te escucha y sabe todos tus pensamientos, no importa si no te sabes expresar, deja que hable tu corazón, mejor que tu mente… Él te comprende mejor que tú a ti mismo… Pero aunque Dios lo sabe todo, desea que le pidamos y le contemos nuestras cosas…

    Este ejercicio de recogimiento y Presencia de Dios es suficiente para empezar, ejercítate en él y cuando ya vayas tomando su Presencia irás viendo lo demás…

    “Lo demás” no lo digo, porque es lo que Dios le tiene que decir a cada uno en la oración.

    Lo más importante es saber ponerse, o saber que estamos en SU PRESENCIA… en la cual estamos siempre, pero pocas veces tomamos conciencia de ello.

    Cuando hayáis logrado estar en la Presencia de Dios… ya estáis en oración.

    ¡Hijos míos!, la oración es muy sencilla para los que son sencillos y despegados de las cosas del mundo

    ¡Hijos míos!, orad, orad sin descanso, porque la oración y la plegaria se han hecho muy necesarias y obligatorias… por la maldad del mundo… no podéis vivir en estos últimos tiempos sin oración, porque el MAL que os rodea por todas partes os provoca, os distrae y os aparta de poner vuestros pensamientos y deseos en Dios, quien debe ser el centro de toda vuestra vida y actividades, trabajo y distracción…

    Dios vuestro Padre quiere que lo paséis bien, que seáis felices aquí en la tierra y después eternamente felices en el Cielo… Pero los hombres llevados por el espíritu del mundo que es de Satanás, han tomado por disfrutar y pasarlo bien, cosas que ofenden a Dios y degradan a su creación que sois vosotros…

    Han tomado por diversión el pecado y lo que lleva al pecado… y han despreciado la virtud, que es la cualidad de obrar siempre bien conforme a la Voluntad de Dios.

    Han cambiado el BIEN por el MAL y han tomado el MAL como bueno, por eso dicen algunos. ¿qué de malo hay en hacer esto, o aquello?, y es que ya han perdido la conciencia del bien y del mal… La CONCIENCIA de lo que es pecado y ofende a Dios y al prójimo…

    Por eso, cuando todo parezca perdido, y que ya nada ni nadie puede arreglar este mundo desordenado y confuso, que ha creado el hombre moderno instigado por el enemigo… entonces es cuando actuará Dios según lo dicho en las profecías de las Sagradas Escrituras y en los avisos que mi divino Hijo y yo venimos dando a esta humanidad cada día y en diferentes lugares.

    Entonces comenzarán los últimos tiempos en plenitud, con un Aviso a todas las conciencias de los seres humanos… con un Milagro para toda la humanidad, donde ya cada uno sí será consciente del bien y el mal que escoja… para que los Ángeles puedan separar la cizaña del trigo… a la cizaña, echarla al fuego eterno y al trigo, llevarlo a los graneros celestiales… cuando llegue el Gran Castigo anunciado con los tres días de tinieblas… Después… vendrá el triunfo de mi Corazón Inmaculado, Satanás y sus secuaces serán encadenados en el Infierno y Jesús reinará en la tierra con sus escogidos hasta el Juicio Final.

    ——————————————————————————

    (1) (A): Es un alma pequeña, que tiene confidencias (locuciones), y desea ser ignorada. Tiene su consejero espiritual, Sacerdote católico, y Nuestro Señor le impele a comunicar sus palabras y las de su Santísima Madre a todo el mundo.

    Me gusta

    1. Es hermoso recibir la voz del cielo ya que quieres hacerlo todos podríamos hacerlo pero no todos queremos
      Yo creo ya que la madre siempre busca la inocencia en la humildad y sencillez del alma niño.y habla por medio de ella para ayudar a entender que el amor la felicidad no están aquí comienzan solo si se busca a Dios y nos ha enseñado siempre como buscarle y nos ayuda a decidirnos por la cruz.
      Creo que esta llamando como pastor cita a su rebaño pues ya esta oscureciendo y esta mandando a sus profetas en busca de los extraviados a que escuchen en ellos su voz
      Gracias pequeñito por venir a gritarme y hacerle oír lo que siempre he oído gracias

      Me gusta

  4. CONFIDENCIA 2

    31 de Mayo de 1998 (1:30 a 3:40 horas)

    Domingo de Pentecostés

    Habla (A):- ¡Madre de mi corazón! ¿Qué me quieres decir en esta noche o comienzo del día de Pentecostés…? Aquí me tienes, soy un pecador y no valgo nada, pero esta estampa de tu divino y puro rostro… parece que me llama y me ha sacado de la cama, para venir aquí y escribir lo que tú me inspires…

    Habla la MADRE:- ¡Hijos míos…!, los dolores y sufrimientos que tenéis en la tierra, no son nada comparados con los que sufren las almas que están en el Purgatorio… y los sufrimientos que tienen las almas en el Infierno.

    El Infierno es horrible… si pensarais un poco nada más en lo que han escrito los Santos que durante sus vidas tuvieron visiones del Infierno, de los demonios y de los condenados… Y si pensarais en lo que dicen las Sagradas Escrituras: “allí será el llanto y el rechinar de dientes…”, o sea, la amargura y la rabia que sienten las almas por haberse condenado libremente, cuando tan fácilmente se podrían haber salvado… “allí será el gusano que nunca muere…”, o sea, la conciencia y la representación constante de los pecados cometidos que les hicieron perder la felicidad del Cielo… La sola visión de los demonios, espíritus deformes y monstruosos, es espantable.

    En el Infierno todo es tinieblas y oscuridad, no hay día ni noche, siempre oscuridad… alumbrada sólo por las llamas y las almas que arden sin consumirse, así como las que arrojan los demonios… Ríos y estanques putrefactos que dan un hedor insoportable… y así todo horrible y horroroso…

    Pensad hijos míos, que aquí en la tierra, todos vuestros dolores y sufrimientos, tienen un término, y un alivio con los calmantes, pero en el Infierno no hay consuelo… ni alivio… ni término… sino que es continúo y eterno…

    Vuestra mente no puede concebir la Eternidad, porque estáis en un mundo donde todo comienza y termina, y sólo podéis pensar que la ETERNIDAD es como un continuo presente donde nada comienza ni acaba… Pero cuando en la hora de vuestra muerte, os sintáis solos con vuestras almas… y veáis vuestro cuerpo hecho cadáver… entonces comenzaréis a sentir que sois inmortales y que la muerte del cuerpo es sólo un paso a la Eternidad.

    No os quiero asustar con mis palabras, hijos míos, aunque muchos hombres y niños de hoy, ya no se asustan de nada… Satanás ha conseguido en estos últimos tiempos con sus mentiras e imágenes… distraeros y acostumbraros a ver lo deforme y monstruoso, como algo normal y hasta distraído y bueno, agradable, simpático y divertido.

    Ha logrado sustituir vuestros gustos y deseos… lo verdadero por lo falso; la belleza de la creación por la fotografía; lo puro por lo impuro; lo agradable por lo desagradable; lo sagrado por lo profano; lo bueno por lo malo; la virtud por el vicio… y así os ha cambiado la mente, la moralidad y la espiritualidad, las tradiciones y el calendario… de modo que muchos han perdido el Norte de sus vidas… y van de acá para allá llevados por el viento de las novedades, los cambios y las modas… desviados de la Verdad de su existencia.

    Por eso hay tantas enfermedades mentales, tanta locura y desesperación, tantos suicidios…

    El hombre de esta hora ha enfermado su mente y ha endurecido su corazón… Ha fomentado la inteligencia y ha tapado la conciencia, ha perdido el equilibrio…

    Algunos dicen que el infierno está aquí en la tierra, y otros dicen que está en la misma persona, en la mente… ¡No, hijos míos! El Infierno, como el Purgatorio, como el Cielo, son lugares muy concretos, pero no pueden ser concebidos por la mente humana más que por comparaciones de vuestro mundo visible.

    Hasta muchos de vuestros teólogos no creen más que en lo que puede comprender su razón, no creen en el misterio, ni en la Palabra de Dios, han perdido la fe… ¡pobres hijos, qué siembran…!

    Hijos míos, haced todo lo posible por no perder la fe y por evitar el pecado… ¡Apartaos y dejad todo lo que os hace pecar!

    Muchos no sabéis ya lo que es PECADO, y viven constantemente en pecado mortal como algo normal, porque otros lo hacen… y no saben o lo han olvidado, que si la muerte les sorprende en ese estado irán al Infierno para siempre.

    PECADO es faltar en algo de los Diez Mandamientos… y odiar al prójimo, el que odia al prójimo, odia a Dios y se está odiando a sí mismo…

    DEBÉIS LEER Y REPASAR LA DOCTRINA DE LA FE CATÓLICA, que también para eso vino mi divino Hijo Jesús, para instruiros y quitar la ignorancia que el hombre tenía sobre Dios, sobre sí mismo y sobre su existencia terrenal… y lo que le espera después de la muerte del cuerpo…

    Os pido hijos míos, QUE ROGUÉIS A DIOS POR VOSOTROS MISMOS… que os preocupéis de salvar vuestra alma, sois vosotros mismos… porque el cuerpo de carne es como un vestido que en la hora de la muerte tendréis que dejar aquí, pero que os ha servido para hacer el camino de esta vida terrenal y material.

    Con vuestro CUERPO habéis pecado y ofendido a Dios, y os habéis degradado vosotros mismos… Por eso vuestro cuerpo debe pasar por una purificación y una muerte.

    Con vuestro cuerpo habéis vivido las alegrías y penas de vuestra vida… En su cuerpo, la mujer, ha concebido la vida de los hijos… con el cuerpo habéis recibido y comido el Cuerpo Eucarístico de mi divino Hijo Jesucristo para alimentar vuestra alma… Con vuestro cuerpo habéis trabajado y cumplido las tareas y obligaciones de vuestro estado…

    Por todo ello, vuestro cuerpo merece un respeto y un cuidado… pero no hacer de él un dios falso, ni seguir sus caprichos… porque la naturaleza humana es muy débil para el bien, y se inclina al desorden, por el Pecado Original, de donde se derivan todos los pecados capitales que enseña la Doctrina de la Iglesia de mi Hijo… ¡Cópialos, hijo mío, y escríbelos aquí para que los recordéis tú y tus hermanos!

    DOCTRINA CATÓLICA

    PECADO

    · Es toda desobediencia voluntaria a la Ley de Dios, y una desconfianza en su Bondad.

    · El pecado se puede cometer de: pensamiento, deseo, palabra, obra y omisión.

    El pecado puede ser: mortal y venial.

    EL PECADO MORTAL:

    · Es una desobediencia voluntaria a la Ley de Dios en materia grave, con plena advertencia y perfecto conocimiento de lo que se hace.

    · Se llama mortal, porque mata o priva al alma de la Gracia Santificante de Dios y la hace merecedora de las penas del Infierno.

    · Es pecado mortal, por ejemplo: matar a una persona, o abortar y matar al feto voluntariamente, robar, blasfemar, cometer actos impuros, no asistir a Misa los Domingos y fiestas que ha establecido la Iglesia, etc…

    EL PECADO VENIAL:

    · Es pecar en materia leve. No priva al alma de la Gracia, pero sí la va haciendo insensible a ella poco a poco con la repetición, y si no se corrige, la lleva al pecado mortal y a la tibieza espiritual.

    · Es pecado venial, por ejemplo: las pequeñas mentiras y murmuraciones que parecen sin importancia… la ira y arrebatos del genio natural, que puede llevar a la violencia, y que en todo caso molesta y hace sufrir al prójimo que nos rodea, etc…

    ¿QUÉ ES EL VICIO?:

    · Es el hábito de obrar mal, adquirido con la repetición de actos de pecado.

    LOS PECADOS CAPITALES (SON SIETE)

    Se llaman pecados capitales porque son como cabezas o fuentes de otros pecados y vicios que nacen de ellos.

    1. La Soberbia: es un apetito desordenado de ser preferido a los demás.

    2. La Avaricia: Es un deseo desordenado de poseer riquezas y bienes materiales.

    3. La Lujuria: Es un deseo desordenado de sucios placeres carnales, erotismo sensual y sexual.

    4. La Ira: Es un deseo incontrolado de venganza, y desear el mal a los demás.

    5. La Gula: Es un apetito desordenado de comer, beber… (Ver: “Infierno y Abismo son insaciables, e insaciables son los ojos del hombre” Proverbios 27, 20)

    6. La Envidia: Es un pesar o sentimiento triste, de ver el bien ajeno.

    7. La Pereza: es una desgana en obrar bien y un abandono en las cosas divinas.

    Contra estos siete VICIOS o PECADOS CAPITALES, hay como remedio siete VIRTUDES:

    La Virtud: Es una disposición y hábito firme de obrar bien.

    PECADOS CAPITALES VIRTUDES

    1. Contra Soberbia HUMILDAD

    2. Contra Avaricia LARGUEZA Y GENEROSIDAD

    3. Contra Lujuria CASTIDAD

    4. Contra Ira PACIENCIA

    5. Contra Gula TEMPLANZA

    6. Contra Envidia CARIDAD

    7. Contra Pereza DILIGENCIA

    (Tomado del Catecismo Ilustrado de D. Benjamín Martín Sánchez, páginas: 101-106-107)

    Me gusta

  5. SI ALGUNO ME AMA, GUARDARA MIS PALABRAS (JESUS) ANTONIO.SEVILLA.

    LA GRACIA SANTIFICANTE
    Es un don sobrenatural de Dios, que se adquiere por el Bautismos cristiano, y es la Vida Divina en el Alma cristiana, para que por ella la persona pueda vencer las malas inclinaciones que le llevan al PECADO, pueda hacer la voluntad de Dios y ganar la VIDA ETERNA, Sin ella y sin Mi, Jesús, no podéis hacer ninguna obra buena con merito para la VIDA ETERNA, y no podéis vencer el mal y el pecado, dentro y fuera de vosotros (Juan 15,5). El Alma la pueden perder por el PECADO MORTAL, pero la pueden recuperar por la penitencia y el sacramento de la Reconciliación.

    Esta GRACIA SANTIFICANTE la puede AUMENTAR el alma por la frecuencia de los sacramentos, en especial de la penitencia (Confesión) y la Santa Comunión de mi Cuerpo y mi Sangre Sacramento en la Eucaristía, y así AUMENTAR GRADOS DE GRACIA Y DE GLORIA inefables,

    De aquí, la gran DESGRACIA para millones de almas que toman la Comunión en la mano, porque poco a nada avanzaran en la vida espiritual cristiana, a lo más podrán mantener la constancia y un tibio fervor en las prácticas, pero no grados de gracia y de Gloria y un progreso espiritual. La Comunión en la mano es como una tisis para la almas y para la fe en mi Iglesia, y Yo, Jesús Sacramentado, no puedo hacer nada, les he dado el poder administrarme a mí pueblo, y ellos se lo están dando a quienes les parece, cuando se den cuenta tendrán que llorar Conmigo. Si alguno me ama, guardara mis palabras y hará REPARACION con esas dos ORACIONES (1) que os he dado para ello, ya que la mayoría de Ministros y fieles no se corrigen ni le dan importancia. Pero en mi Reino de la Paz seré escuchado y amado, esperadme hijos míos, debéis desear mi Venida Gloriosa e Intermedia y decir: “¡Ven, Señor Jesús!, muchas veces.

    Hijos míos todos sois pecadores y todos pecáis hasta el más justo, pero la PENA TEMPORAL que merecen vuestros PECADOS, aun los perdonados en la Confesión y después de haber cumplido la Penitencia ordenada por el Confesor, que hoy los modernistas y protestantizados no le dan importancia, se puede ir PAGANDO PURIFICANDO Y REPARANDO con la CONVERSION a mi Evangelio, llevando una vida cristiana devota y santa, cumpliendo los DIEZ MANDAMIENTOS y la VOLUNTAD DE DIOS…, pues estando en GRACIA DE DIOS todas vuestras oraciones, Misas, indulgencias, jubileos, trabajos, penas y alegrías, enfermedades y dolores, fríos y calores, penitencias y ayunos, buenas obras y limosnas y mas, todo vale y son méritos a la hora de “DESGRAVIAR” la PENA TEMPORAL que merece vuestra alma por vuestros pecados, en el momento de vuestro JUICIO PARTICULAR ante Dio, a la hora de la muerte. Con esto comprenderéis lo importante que es vivir en Gracia.

    Os tengo que hablar así, con palabras de hoy, para que me entendáis mejor en estas cosas espirituales, que son de vital importancia conocerlas, hijos míos, y que poco o nada se enseñan hoy en mi Iglesia, pero es pura Doctrina Católica.

    *************

    (1) ¡”Señor, perdón, conversión, Luz y Misericordia, para los que dan y toman la Santa Comunión en la mano”!

    ¡”Cuerpo y Sangre de Jesús y María, os quiero, os amo y os adoro, y os pido perdón y Misericordia por tantos sacrilegios”!

    Me gusta

  6. Saludos en el Amor y la Gracia de Cristo y Maria. Tengo la mayoría de los mensajes de Antonio, pero me falta los mensajes de los años 2013 en ade lante ( 2014, 2015 y 2016 ). Si los tienes, favor de enviarmelos. Gracias por tu atención .

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s