JESUS ES ENTREGADO POR JUDAS.

PARTE 1.7: JESÚS ES ENTREGADO POR JUDAS
DADO A CATALINA RIVAS.
Después de haber sido confortado por el enviado de Mi Padre, ví que
Judas se acercaba a Mí, seguido de todos quienes habrían de
apresarme. Llevaban cuerdas, piedras, palos… Me adelanté y les dije: ¿A
quién buscan? Mientras que Judas, con la mano sobre Mi hombro, Me
besó…
2) Cuántas almas Me han vendido y Me venderán por el vil precio de un
deleite, de un placer momentáneo y pasajero… Pobres almas que buscan a
Jesús, como los soldados.
3) Almas a quienes amo; ustedes que vienen a Mí, que Me reciben en su
pecho, que Me dirán muchas veces que Me aman… ¿No Me entregarán
cuando salgan luego de recibirme? En los lugares que frecuentan, hay
piedras que Me hieren: son conversaciones que Me ofenden y ustedes, que
Me han recibido hoy, pierden allí la blancura preciosa de la Gracia.
4) ¿Por qué Me entregan así almas que Me conocen y que en más de una
ocasión se glorian de ser piadosas y ejercer la caridad? Cosas todas que en
verdad podrían hacerles adquirir grandes méritos más… ¿Qué son para
ustedes sino un velo que cubre su delito de atesorar bienes en la tierra?
5) ¡Velen y oren! Luchen sin descansar y no dejen que sus malas
inclinaciones y defectos lleguen a ser habituales…
6) Miren, que hay que segar la hierba todos los años y quizá en las cuatro
estaciones; que la tierra hay que labrarla y limpiarla, hay que mejorarla y
cuidar de arrancar las malas hierbas que en ella brotan.
7) El alma también hay que cuidarla con mucho esmero y las tendencias
torcidas hay que enderezarlas.

8) No piensen que el alma que Me vende y que se entregó al pecado grave,
empezó por una falta grave. Generalmente, las grandes caídas empezaron
por poca cosa: un gusto, una debilidad, un consentimiento ilícito, un placer
no prohibido pero poco conveniente… Así, el alma se va cegando,
disminuye la gracia, se robustece la pasión y, por último, vence.
9) Entiendan esto: Si es triste recibir una ofensa y una ingratitud de
cualquier alma, lo es mucho más cuando viene de Mis almas escogidas y
más amadas. Sin embargo, otras pueden reparar y consolarme.
10) Almas que He escogido para hacer de ustedes el lugar de Mi descanso,
el jardín de Mis delicias, espero de ustedes mucho mayor ternura, mucha
más delicadeza, mucho más amor.
11) De ustedes espero que sean el bálsamo que cicatrice Mis heridas, que
limpien Mi rostro afeado y manchado… Que Me ayuden a dar luz a tantas
almas ciegas que en la oscuridad de la noche Me prenden y Me atan para
darme muerte.
12) No Me dejen solo… ¡Despierten y vengan porque ya llegan Mis
enemigos!
13) Cuando se acercaron los soldados, les dije: ¡Yo Soy! Esta misma
palabra repito ahora al alma que está próxima a ceder a la tentación: “Yo
Soy”, aún es tiempo y, si quieres, te perdonaré; y en vez de atarme tú con
las cuerdas del pecado, Soy Yo El que te ataré con las ligaduras del amor.
14) Ven, Yo Soy El que Te ama y El que te tiene tanta compasión de tu
debilidad, El que está esperándote con ansia para recibirte en Sus brazos.
15) El episodio de Mi captura, bien examinado, tiene mucha importancia.
Si Pedro no daba ese golpe a Malco, Yo no habría tenido ocasión de llamar
la atención de ustedes sobre el método que deseo tengan al combatir por
Mí.
16) Entonces Me serví de un proverbio para amonestar a Pedro y restituí a
Malco su oreja, porque no Me gusta la violencia, siendo Yo el Señor de la
libertad. Pero noten que, además de hacer esto, expresé a Pedro el firme
26
deseo de que se cumpliera Mi Pasión y lo hice reflexionar que, si quería, el
Padre podía hacerme defender por Mis ángeles.
17) ¿Ven cuantas cosas en un sólo episodio? Pero, lo principal, es
justamente la lección que He debido dar a todos ustedes en el combate
contra sus enemigos. Quien se Me asemeja lo hace así: se deja conducir
donde quieren los que lo rodean, porque su fuerza la tendrá en momentos
que no son los buscados por el mundo (el hombre), por la experiencia
humana, por la astucia del amor propio.
18) No, quien es semjante a Mí encontrará, recibirá fuerzas desconocidas
pero vigorosas para dominar a sus dominadores, permaneciendo en el sitio
en que es colocado. Mi verdadero discípulo hace las cosas más
inverosímiles, sin interrumpir en lo mínimo Mi designio para él. El mundo
se complace en singularidades, en sobresalir y demostrar la propia
superioridad. Este es el espíritu que Yo He combatido y vencido. Por eso
les dije que cobren ánimo, porque habiéndolo Yo vencido, ese mundo no
puede ahora hacer nada que corte su unión Conmigo, con tal que ustedes
no se unan a él, porque entonces tendrían que sufrir las consecuencias, con
el agravante que, como Yo Me opongo a su victoria con las armas del
mundo, muchas veces tendrán como contrarios al mundo y a Mí; al mundo
por su amor propio y a Mí por su puro amor, por amor a su verdadero
bien.
19) Por tanto, no a los golpes de Pedro a las orejas de sus enemigos, sin
plena aceptación del caliz que les ofrezco, en los cuales deben ver Mi
voluntad, como Yo vi la de Mi Padre cuando dije al amado Pedro: ¿No
quieres que beba el caliz que Me da Mi Padre?
20) Mediten en Mi Pasión siempre, pero penetren en lo íntimo de Mi
Espíritu y obtengan las impresiones que son saludables y que los incitan a
imitarme. Naturalmente, Soy Yo quien obra en ustedes estas cosas, pero
ustedes deben poner su empeño y luego tendrán lo que Yo digo.
21) ¡Ah! Si el hombre comprendiese este rasgo de Mi Pasión. ¡Cuanto más
fácil sería ceder y revivir Mi Vida!
27
22) Anímense, hijitos Míos, todo es cuestión de amor, no de otra cosa; del
amor y la obra Mía que quiero llevar a cabo en ustedes; y de amarme
siempre más. Dejen de razonar a la manera humana; abran la mente al
mundo Mío, al que Yo tengo con ustedes. ¡Esto es importante!
23) Ustedes son Míos por tres motivos: porque los creé de la nada, porque
los redimí y porque recibirán parte de Mi Corona de Gloria. Por eso deben
pensar que Yo cuido de ustedes, por estos tres motivos, y no podría
desinteresarme nunca de quien He creado, de quien He rescatado y de
quien debe ser Mi Gloria.
24) Tu estás impulsado a este camino y deberás recorrerlo todo y, como fué
para Mí, no sólo servirá para tí, sino también para muchos de tus
hermanos que deben recibir de Mí, por tu medio, Gracia y Vida.
25) Avanza, porque Yo Me complazco en ello; aprende, porque el amor
quiere poseerte por completo.
26) Te doy Mi bendición, llena de promesa. Se las Doy con el poder de que
gozo como hombre; poder que es suyo; gozo que premiaré con el premio
que confirmará Mi infinito amor por ustedes.
27) Había llegado Mi hora; la hora en la que debía consumar el sacrificio, y
Me entregué a los soldados con la docilidad de un cordero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s