ROSARIO DE ALABANZAS A LA VIRGEN SANTISIMA.

ROSARIO DE ALABANZAS A  LA SANTÍSIMA VIRGEN

 EN DESAGRAVIO DE  LAS BLASFEMIAS

 

 

OFRECIMIENTO

 

 Oh María, Madre  mía Inmaculada! deseando desagraviaros de las ofensas que recibe vuestro  Purísimo Corazón especialmente de las blasfemias que se dirigen contra Vos, os  ofrezco estas alabanzas con el fin de consolaros por tantos hijos ingratos que  no os aman y consolar el Corazón de Vuestro Divino Hijo a quien tanto ofenden  las injurias dirigidas contra Vos. Dignaos Dulcísima Madre Mía, recibir este  pobre obsequio, haced que os ame cada día más y mirad con ojos de misericordia a  esos desgraciados para que no tarden en arrojarse en vuestros maternales brazos.  Amén

 

-Dígnate que te alabe Virgen Sagrada.

-Dame virtud contra tus enemigos.

 

 

ALABANZAS

 

Bendita sea la excelsa Madre de Dios María Santísima.

Bendita sea su Santa e Inmaculada Concepción.

Bendita sea su gloriosa Asunción a los Cielos.

Bendito sea el Nombre de María Virgen y Madre.

Bendito sea su Inmaculado Corazón.

Bendita sea su Pureza Virginal.

Bendita sea su Divina Maternidad.

Bendita sea su mediación Universal.

Benditos sean sus Dolores y Lágrimas.

Benditas sean las gracias con que El Señor la coronó como Reina de los Cielos y  Tierra.

Gloria a María Hija del Padre.

Gloria a María Madre del Hijo.

Gloria a María Esposa del Espíritu Santo.

 

Madre Mía, te amo por  los que no te aman, te alabo por los que te blasfeman, me entrego a Ti por los  que no te quieren reconocer por Madre.

 

 

 

 V. Santísima  Virgen acepta mis alabanzas.  R. Y dame la fuerza para pelear contra tus enemigos.

Padre Nuestro. Ave María.

Tú eres en verdad bendita, Virgen María por haber traído al Creador del  Universo. Tú le diste vida al que Te creó, permaneciendo siempre virgen. Ave María.

Virgen Santa e Inmaculada, no hay lengua que pueda alabarte dignamente, pues Tú  llevaste en tu vientre al Dios que los cielos no pueden contener. Ave María.

Tú eres toda Hermosa. Oh María y libre de toda mancha de pecado. Ave María.

Los dones dispensados en Tí, Virgen María, sobrepasan las estrellas del cielo. Gloria al Padre.

Padre Nuestro, Ave María.

Reina del mundo entero, Te alabamos. Guíanos hacia los gozos del cielo. Ave María

Tesoro de todas las gracias de Dios, te alabamos. Concédenos una parte de Tus  dones celestiales. Ave María

Mediadora entre Dios y el hombre, Te alabamos. Por Tu intercesión, sea el Todo  Poderoso favorable con nosotros. Ave María

Victoriosa sobre herejías y todo lo que es perverso, Te alabamos. Guíanos  amorosamente por el camino de la verdad. Gloria al Padre.

Padre Nuestro. Ave María.

Refugio de los pecadores, te alabamos. Reconcílianos con Dios Omnipotente. Ave María.

Madre de los huérfanos, te alabamos. Haznos hijos amorosos de Nuestro Padre. Ave María.

Gozo de los que sirven al Señor, Te alabamos. Guíanos a la felicidad del cielo. Ave María.

Aboga siempre cerca de nosotros en vida y en la muerte, Te alabamos. Guíanos hacia el Reino de Dios. Gloria al Padre.

OREMOS

  Santa  María, hija de Dios Padre, Madre de Dios Hijo, esposa del Espíritu Santo, Templo  de la Santísima Trinidad. Santa Reina de nuestros corazones, nuestra Madre y  nuestra Vida. Te pertenecemos a Tí completamente, y todo lo que poseemos es  tuyo. Virgen Bendita sobre todos. Que Tu Alma esté con nosotros para glorificar  al Señor, que Tu Espíritu habite en nosotros para regocijarnos en Dios.

  Virgen la más fiel, fíjate Tú misma como sello sobre nuestros corazones  para que en Ti y a través de Ti podamos ser contados entre los que Tú guías,  amas, y proteges como Tus hijos, hasta que, por medio de Tu fiel Esposo, el  Espíritu Santo, y a través de Ti, su fiel esposa, Cristo Jesús sea formado en  nosotros para la Gloria de Dios Padre. Amén.

HIMNO

 Cantaré un himno a  María, La Madre de mi Dios, La Virgen de las Vírgenes, De la Sangre Noble de David, Oh, enséñame Santa María, Una amorosa canción para guardarme, Cuando hombres malvados blasfemen contra Ti, Para amarte y bendecir Tu nombre.

Oh noble torre de  David, De oro y marfil, El Arca de la propia promesa de Dios La puerta del cielo para mí. Amar y no amarte a Ti, Llenaría mi alma de vergüenza; Cuando hombres malvados blasfemen contra Ti, Yo amaré y bendeciré Tu nombre.

Los santos están  llenos de gloria. Con brillantes coronas doradas; Pero más brillante eres Tú oh María, Sobre tu trono de luz.

Oh, lo que Dios te ha dado a Ti. Que ningún mortal lo niegue. Cuando hombres malvados blasfemen contra Ti, Yo amaré y bendeciré Tu nombre.

Y en Tu corona oh  María Ahí descansa una maravillosa gema, Como Reina de todos los Ángeles, La cual Tú compartes con ellos.

‘Ningún pecado te ha manchado jamás’ así lo proclama nuestra fe, Cuando hombres malvados blasfemen contra Ti, Yo amaré y bendeciré Tu nombre.

Oh Lirio del  Valle Oh Rosa Mística, ¿qué árbol O flor, aún la más bella, Es la mitad de bella que Tú? Oh déjame humildemente, Recitar la fama de mi Madre: Cuando hombres malvados blasfemen contra Ti, Yo amaré y bendeciré Tu nombre.

 

 

 Si  se desea se puede rezar el Rosario tradicional con sus misterios  correspondientes.

Recitar un Salve

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s