ORACIONES A SAN JOSE.

SAN JOSÉ
DEVOCIÓN DE LOS 30 DÍAS [1]

¡Oh amabilísimo Patriarca, Señor San José! Desde el abismo de mi pequeñez, dolor y ansiedad, os contemplo con emoción y alegría de mi alma en vuestro solio del cielo, como gloria y gozo de los Bienaventurados, pero también como padre de los huérfanos en la tierra, consolador de los tristes, amparador de los desvalidos, gozo y amor de tus devotos ante el trono de Dios, de tu Jesús y de tu santa Esposa.

Por eso yo, pobre, desvalido, triste y necesitado, a Vos dirijo hoy y siempre mis lágrimas y penas, mis ruegos y clamores del alma, mis arrepentimientos y mis esperanzas; y hoy especialmente os traigo ante vuestro altar y vuestra imagen una pena que consoléis, un mal que remediéis, una desgracia que impidáis, una necesidad que socorráis, una gracia que obtengáis para mí y para mis seres queridos.

Y para conmoveros y obligaros a oírme y conseguírmelo, os lo pediré y demandaré durante treinta días continuos en reverencia a los treinta años que vivisteis en la tierra con Jesús y María, y os lo pediré, urgente y confiadamente, invocando todos los títulos que tenéis para compadeceros de mí y todos los motivos que tengo para esperar que no dilataréis el oír mi petición y remediar mi necesidad; siendo tan cierta mi fe en vuestra bondad y poder, que al sentirla os sentiréis también obligado a obtener y darme más aún de lo que os pido, y deseo.

1.- Os lo pido por la bondad divina que obligó al Verbo Eterno a encarnarse y nacer en la pobre naturaleza humana, como Dios de Dios, Dios Hombre, Dios del Hombre, Dios con el Hombre.

2.- Os lo suplico por vuestra ansiedad de sentiros obligado a abandonar a vuestra santa Esposa, dejándola sola, y yendo solo sin ella.

3.- Os lo ruego por vuestra resignación dolorosísima para buscar un establo y un pesebre para palacio y cuna de. Dios, nacido entre los hombres, que le obligan a nacer entre animales.

4.- Os lo imploro por la dolorosísima y humillante circuncisión de vuestro Jesús, y por el santo y dulcísimo nombre que le impusisteis por orden del Eterno para consuelo, amor y esperanza nuestra.

5.- Os lo demando por vuestro sobresalto al oír del Angel la muerte decretada contra vuestro Hijo Dios, por vuestra obedentísima huida a Egipto, por las penalidades y peligros del camino, por la pobreza del destierro, y por vuestras ansiedades al volver de Egipto a Nazaret.

6.- Os lo pido por vuestra aflicción dolorosa de tres días al perder a vuestro Hijo, y por vuestra consolación suavísima al encontrarle en el templo; por vuestra felicidad inefable de los treinta años que vivisteis en Nazaret con Jesús y María sujetos a vuestra autoridad y providencia.

7 .- Os lo ruego y espero por el heroico sacrificio, con que ofrecisteis la víctima de vuestro Jesús al Dios Eterno para la cruz y para la muerte por nuestros pecados y nuestra redención.

8.- Os lo demando por la dolorosa previsión, que os hacía todos los días contemplar aquellas manos infantiles, taladradas un día en la Cruz por agudos clavos; aquella cabeza que se reclinaba dulcísimamente sobre vuestro pecho, coronada de espinas; aquel cuerpo divino que estrechabais contra vuestro corazón, ensangrentado y extendido sobre los brazos de la Cruz; aquel último momento en que le veíais expirar y morir por mí, por mi alma, por mis pecados.

9.- Os lo pido por vuestro dulcísimo tránsito de esta vida en los brazos de Jesús y María. y vuestra entrada en el Limbo de los Justos en el cielo, donde tenéis vuestro trono de poder.

10.- Os lo suplico por vuestro gozo y vuestra gloria, cuando contemplasteis la Resurrección de vuestro Jesús, su subida y entrada en los cielos y su trono de Rey inmortal de los siglos.

11.- Os lo demando por vuestra dicha inefable cuando visteis salir del sepulcro a vuestra santísima Esposa, resucitada, y ser subida a. los cielos por ángeles, y coronada por el Eterno, y entronizada en un solio junto al vuestro como Madre, Señora y Reina de los ángeles y hombres.

12.- Os lo pido y ruego y espero confiadamente por vuestros trabajos, penalidades y sacrificios en la tierra, y por vuestros triunfos y gloria feliz bienaventuranza en el Cielo con vuestro Hijo Jesús y vuestra esposa Santa María.

¡Oh mi buen San José! Yo, inspirado en las enseñanzas de la Iglesia Santa y de sus Doctores y Teólogos y en el sentido universal del pueblo cristiano, siento en mí una fuerza misteriosa, que me alienta y obliga a pediros y suplicaros y esperar me obtengáis ,de Dios la grande y extraordinaria gracia que voy a poner ante este tu altar e imagen y ante tu trono de bondad y poder en el Cielo: la espero, Santo Patriarca.

(Aquí, levantado el corazón a lo alto, se le pedirá al Santo con amorosa instancia la gracia que se desea.)

——————————————————————————–

1. Esta devoción está tomada de un folleto impreso en Buenos Aires bajo la firma del sacerdote jesuita J. Santillana. En él se puede leer lo siguiente acerca de la misma: “Basta la lectura de esta Oración para tenerla como muy cristiana y teológica y como muy recomendable y eficaz para conmover ese poder y bondad del Santo Patriarca y para alcanzar por su medio las gracias más difíciles y extraordinarias.

Las razones de esta afirmación son las siguientes:

a) La materia doctrinal de esa Oración es la más teológica y completa.

b) El fin general de ella, el más devoto y grato al Santo: honrar la memoria de los treinta años que vivió con Jesús y María en la tierra.

e) Los títulos que se invocan, poderosísimos para mover el corazón del Santo.

d) La forma ferviente en que está escrita es de fe vivísima, de ternura sensible, y de urgente e irresistible instancia… Es el alma toda la que en todas sus frases pide y suplica, gime y llora, conmueve y triunfa de las resistencias del mismo Dios.

e) Y si a todo se añade la insistencia y perseverancia durante treinta días en tan larga y vehemente súplica del alma, no será temerario afirmar según el dogma católico que es una oración teológica y cristiana, eficaz e irresistible.

f) No hay en ella nada de superstición o revelación o infalibilidad o algo imposible o impropio. Por el contrario lo que se pide y se confía conseguir es sencillamente algo muy conveniente y necesario; aunque difícil y extraordinario; pero nada de milagros infalibles y a plazos fijos y por modos y prácticas supersticiosas. Todo está fundado en el dogma católico de la oración e intercesión de los Santos, y en la creencia y confianza del pueblo cristiano en el poder y bondad del Santo Patriarca.

En Buenos Aires se está propagando prodigiosamente y obteniéndose gracias extraordinarias.

La práctica de esta devoción ha de ser muy sencilla. Récese la oración treinta días consecutivos, y será más eficaz rezarla ante la imagen o altar del Santo; pero cuando eso no sea posible, puede rezarse en la casa particular. Se recomienda mucho la comunión, al menos los miércoles de esos treinta días. Finalmente se ruega que se dé cuenta de las gracias obtenidas”

2 comentarios sobre “ORACIONES A SAN JOSE.

  1. Señor san jose tu que fuiste castisimo esposo de maria y padre adoptivo de jesus te consagro la proteccion de mi hogar esposo hijos y mío en ti confió por los méritos que Dios te concedió amen

    Me gusta

  2. “José, varón Justo” (Mateo 1,24)
    A Jesús se le llamó “Hijo del carpintero” (Mateo 13, 55)

    San José deberá ser citado en las plegarias eucarísticas II, III y IV
    En virtud de las facultades concedidas por el sumo Pontífice Francisco, con un Decreto, fechado el 1 de mayo de 2013, memoria de San José Obrero, la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, decreta que el «nombre de San José, Esposo de la Bienaventurada Virgen María, se añada de ahora en adelante en las Plegarias Eucarísticas II, III y IV de la tercera edición típica del Misal Romano, colocándose después del nombre de la Bienaventurada Virgen María».
    San José – cabeza de la Familia del Señor – su cuidado paterno a Jesús y a la Madre de Dios; hombre Justo, Patrono celestial de toda la Iglesia… son algunas de las virtudes que destaca este Decreto, haciendo hincapié en la devoción que en todo el mundo se le dedica, confirmada por el Santo Padre Francisco, «considerando la plenitud de la comunión de los santos que, habiendo peregrinado un tiempo a nuestro lado, en el mundo, nos conducen a Cristo y nos unen a Él».

    Hay una antigua oración que dice que San José no ha dejado de escuchar a nadie si se le pide por medio de María su purísima esposa, Madre del Único y Verdadero Dios.

    Por ello hoy queremos invitar a todos quienes están sin trabajo, o están en un trabajo indigno, o donde se los maltrata, mal paga, o que directamente están desempleados a que se encomienden al Patrocinio de San José Obrero, su fiesta se celebra cada 1 de Mayo, día del Trabajo, porque uno de los Patrocinios de San José son los trabajadores.

    Encomendarse a él para que la situación laborar adquiera un plano digno, confiando en la poderosa intercesión de San José ante el Trono de Dios por los meritos que el mismo José tuvo aquí en la Tierra para alcanzar la Santidad.

    Pidamos con mucha fe a San José que nos adopte como hijos espirituales, así como fue Papá de Jesús, que con ese mismo amor nos reciba a cada uno de nosotros como hijos suyos y encomendémonos a su protección paternal.

    La Festividad de San José Obrero fue instituida por Pío XII el 1 de mayo de 1955, para que —como dijo el mismo Pío XII a los obreros reunidos aquel día en la Plaza de San Pedro — «el humilde obrero de Nazaret, además de encarnar delante de Dios y de la Iglesia la dignidad del obrero manual, sea también el próvido guardián de vosotros y de vuestras familias». —

    Oración a San José Obrero
    Fuente de la Oración: Grupo de Oración Santo Cura de Ars

    A ti acudimos, amoroso padre nuestro San José,
    modelo de los hombres y las mujeres trabajadores,
    para rogarte me obtengas del Señor la gracia de
    que el trabajo que tengo me sirva de relación con Dios
    y sea un medio de santificación.

    Que sepa trabajar a conciencia, haciendo de mi deber
    Una ofrenda agradable a Dios, que utilice debidamente
    Los dones recibidos de Él, para trabajar con ahínco,
    Paciencia, orden y en paz, como trabajaste Tú, en el
    Taller de Nazaret; que la alegre esperanza de la
    Resurrección, me sostenga ante las dificultades cotidianas,
    Que no pierda de vista la cuenta que tengo que dar a Dios
    Por el tiempo que me ha brindado y por la manera de recibir y dar amor.

    Esto te lo pido por el amor a tu santísima esposa María
    y por el gran amor que le tienes a tu Hijo, Jesucristo,
    que con el Padre y el Espíritu Santo vive y reina por
    los siglos de los siglos. Amén.

    A San José para santificar el trabajo

    ¡Oh glorioso San José,
    Modelo de todos los que se consagran al trabajo!
    Alcanzadme la gracia de trabajar con espíritu de penitencia en expiación de mis pecados;
    de trabajar a conciencia poniendo el cumplimiento de mi deber por encima de mis naturales inclinaciones;
    de trabajar con reconocimiento y alegría,
    Mirando como un honor el desarrollar, por medio del trabajo,
    Los dones recibidos de Dios.
    Alcanzadme la gracia de trabajar con orden, constancia, intensidad y presencia de Dios,
    que habré de dar del tiempo perdido, de las habilidades inutilizadas,
    del bien omitido y de las vanas complacencias en mis trabajos, tan contrarias a la obra de Dios.
    Todo por Jesús, todo por María, todo a imitación vuestra,
    ¡Oh Patriarca San José! Tal será mi consigna en la vida y en la muerte. Amén.

    ORACION A SAN JOSE OBRERO, PARA OBTENER EMPLEO.

    Dios, nuestro creador, nos bendices con dones y talentos con el fin de cumplir tu voluntad.
    Concédeme trabajo para proveer de las cosas materiales a mi familia y a todos los que dependen de mi.
    San José, intercede ante Dios para que pueda obtener lo que humildemente te solicito.
    Concédeme la oportunidad de usar toda mi energía, fuerza y habilidad para el bienestar de todos y la gloria de su nombre. Amen

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s