DIOS ES LA BELLEZA.

19 de noviembre de 2013 LIBRO DADME DE BEBER.

DIOS ES LA BELLEZA DE TODAS LAS BELLEZAS, INFINITAMENTE PERFECTO, CON TODOS SUS ATRIBUTOS INFINITOS Y PERFECTÍSIMOS

La belleza de Dios nadie ni en esta vida ni en la otra la puede alcanzar en toda su dimensión. Yo, Espíritu de Dios, os hablo.

En la otra vida vislumbraréis algo de esta belleza según vuestros méritos y la fe que tuvisteis, pero no alcanzareis a verla en toda su dimensión porque es infinita, y vosotras almas, aunque estéis gloriosas en el Cielo, sois finitas. Yo, Espíritu de Dios, os hablo.

Dios es la belleza de todas las bellezas. Infinitamente perfecto, con todos sus atributos infinitos y perfectísimos. La fuente de toda virtud, y todas las posee en grado infinito. No puede la mente humana alcanzar todo esto porque es algo que no entra en la comprensión humana, por eso debe creerlo, y creyéndolo ya es grande lo que hace, porque creer todo esto que escapa a la mente humana son actos de fe muy meritorios, ya que escapa a la comprensión humana. Yo, Espíritu de Dios, os hablo.

El amor de Dios hacia las almas es incalculable porque también es infinito ese amor que tiene a su Creación. El creó la naturaleza humana y la dotó de todo lo que poseéis, inteligencia, memoria, sentidos de la vista, del oído, del habla, del tacto, aunque la naturaleza humana se degradó por el pecado que todo lo contaminó y lo corrompió. Pero aun así, el alma de una persona en estado de gracia y sin resto de pecado alguno, es bellísima ante los ojos de Dios porque participa de su misma naturaleza divina aunque en grados ínfimos, pero es muy bella. De ahí, que el alma de María Santísima que no tuvo mancha alguna ni siquiera la del pecado original, es de una belleza incalculable e inmensa, que hace el recreo de los Ángeles que la contemplan y ven hasta donde alcanzó su perfección. Yo, Espíritu de Dios, os hablo.

Tan pronto tengáis una tentación debéis vencerla cuanto antes porque si no la vencéis, se puede convertir en pecado. Acudid a vuestros Ángeles de la Guarda a pedirle ayuda, a Jesús Sacramentado, a la Santísima Virgen, a los santos de vuestra devoción. Rociaros con agua bendita, haced la señal de cruz en vosotros (signándoos) y besad cualquier imagen o cruz que tengáis bendecida. Pero procurad vencer cuanto antes la batalla, porque Satanás no parará de tentaros una y otra vez hasta que caigáis. Por eso, tened a mano sacramentales bendecidos, agua bendita, sal exorcizada, todo lo que sean armas contra el demonio, aunque la mejor arma de todas es la verdadera humildad de reconoceros pecadores y de pedir a Dios Su ayuda para vencer esa batalla. Yo, Espíritu de Dios, os hablo y os instruyo. Paz a todo aquel que leyendo este mensaje lo cree y lo pone en práctica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s