SI HAY MALDAD TENDREIS MUERTE ETERNA

Oct 11_06 Vosotros no sois Divinos, porque Yo Soy el Divino, Yo Soy vuestro Dios. Imprimir E-Mail

Rosario.

Temas:

  • ¿Qué sois vosotros, trigo o cizaña en el mundo?
  • Yo Soy la Fuente Divina, de Mi procede todo bien, vosotros no podéis producir bien si no viene de Mí primero.

Mensaje de Dios Padre a J. V.

Primer Misterio, Habla Dios Padre,
Sobre: ¿Qué sois vosotros, trigo o cizaña en el mundo?
Hijitos Míos, cuando os hablo en la Parábola sobre el trigo y la cizaña, os estoy dando también a conocer el actuar del hombre. ¿Qué sois vosotros, trigo o cizaña en el mundo?

Sí, Mis pequeños, el mundo se divide en trigo y cizaña. Igual que las plantitas del trigo y la cizaña, todos vais creciendo juntos, unos de vosotros sois trigo, crecéis, dais fruto, os portáis bien, sois buenas plantas, o sea, buenos hijos de Dios, que vais a transmitir vida, os dais por los demás, el amor hace que os acabéis por los demás, os dais por vuestra familia, os dais por vuestros hijos, os dais por Mí, vuestro Dios, reconocen en vosotros Mi Presencia y al final de vuestro tiempo, Yo vengo y os recojo, hago buen pan con vosotros.

La cizaña también crece junto al trigo, la cizaña, crece y destruye, no deja respirar al trigo, no deja que éste crezca como debe crecer. Sois vosotros hijos Míos, los que os acercáis al trigo, o sea a la gente buena y la empezáis a llenar de tonterías en su mente y en su corazón, destruís su moralidad y su espiritualidad, vais destruyendo ésas plantitas, o sea ésas almas buenas que puedan dar mucho fruto. Sois almas destructivas, almas malas, almas que os habéis vuelto instrumentos de satanás, en vosotros hay envidia, hay odio, hay maldad, no hay amor, no tratáis de mejorar, no tratáis de vivir de acuerdo a Mis Mandamientos, no hacéis vida cristiana. Sí, lleváis una vida en contra de Mis enseñanzas y así os pasáis toda una vida, destruyendo y al final de vuestro tiempo, vengo Yo, os arranco del suelo, pero os llevo al horno que nunca se acaba. Ése es vuestro proceder y ésa será vuestra paga, si hay maldad, tendréis muerte eterna, seréis quemados en los Infiernos.

Os vuelvo a preguntar, Mis pequeños, ¿qué sois, trigo o cizaña?, el trigo dará mucho fruto y tendrá su premio eterno, crecerá más en el Amor, vivirá para Mí, para su Dios, vendrá a ser familia con la Familia Celestial. Si sois cizaña no podréis entrar al Reino de los Cielos, destruisteis Mi Familia en la Tierra y, por ende, no podréis entrar a la Familia del Cielo.

Que esto, Mis pequeños, os lleve a reflexionar vuestra realidad en el mundo. Ya no es tiempo de que perdáis la Gracia, ahora es tiempo de vivir de acuerdo a Mi Voluntad, el tiempo ya es muy corto, cambiad, Mis pequeños, antes de que sea tarde. Vosotros, los que sois cizaña, os quiero, a pesar de vuestro pecado, porque sois Mis hijos, Yo os creé con Amor, aunque vosotros no queráis dar ése Amor que tenéis latente en vuestro corazón, ciertamente lo tenéis, pero no queréis darle vida en vuestra vida. Venid a Mí, arrepentidos, venid a Mí, Mis pequeños, para que alcancéis vuestra salvación, sed trigo y así, ayudaréis a vivir a vuestros hermanos y le daréis vida a Mi Reino sobre la Tierra.
Gracias, Mis pequeños.

Segundo Misterio, Habla Dios Padre,
Sobre: Yo Soy la Fuente Divina, de Mi procede todo bien, vosotros no podéis producir bien si no viene de Mí primero.
Hijitos Míos, cuando se os pide que alcancéis la santidad, es alcanzar la Divinidad en vuestros actos. Alcanzar la Divinidad en vuestros actos, es dejarMe actuar a Mí, vuestro Dios, en Mi Voluntad y no dejar que vuestra voluntad actúe. Sí, es un acto de humildad tremendo de parte vuestra, pero por otro lado, es un regalo Mío, también inmenso que Yo pueda trabajar a través de Mi creatura.

Ciertamente, cuando se os pide vivir en la Divinidad y es, alcanzar la perfección de vuestros actos, vuestra esencia es Divina, porque vuestra alma es parte de Mí y ella, al tender a la perfección, se va Divinizando. Pero hay una gran diferencia, Mis pequeños, en el actuar en la Divinidad, que en ser Divinos. Ahí es donde entra el manipuleo satánico que os hace caer en la soberbia: vuestra esencia es Divina, vuestra alma, pero vosotros no sois Divinos, porque Yo Soy el Divino, Yo Soy vuestro Dios.

Deberéis tener mucho cuidado con esto, Mis pequeños, porque satanás siempre tratará de hacer que caigáis en soberbia y al caer en soberbia, os sentiréis como Yo, vuestro Dios y entonces viene la separación del alma con su Dios, caéis en éstas trampas satánicas y perdéis Mi Gracia.

Deberéis manteneros siempre en ésa búsqueda continua de alcanzar la perfección, de alcanzar la Divinidad en vuestros actos, o sea, dejarMe a Mí vivir plenamente en vosotros.

Os repito esto, Mis pequeños, porque vuestra soberbia, manipulada por satanás, os puede hacer caer fácilmente y os perderíais irremediablemente, como él se perdió e hizo caer a vuestros Primeros Padres, es la soberbia del hombre la que ha hecho que vosotros vayáis lentos en el crecimiento espiritual. Por eso Yo voy derramando Mis Gracias, Mis Bendiciones, a través de Mi Santo Espíritu de Amor, poco a poco, para que vosotros vayáis tomando de ésas Gracias gota a gota, porque si de repente, como torrente, se os vinieran todas Mis Bendiciones, os sentiríais demasiado grandes y caeríais una gran mayoría de vosotros, irremediablemente, en la soberbia.

Manteneos siempre en la oración, manteneos siempre ante Mi Presencia Divina, agradeciéndoMe que Yo os cuido, que os voy engrandeciendo, que os voy haciendo crecer poco a poco. No os sintáis nunca grandes, Mis pequeños, porque sois así, bebés, que apenas vais creciendo en las capacidades, tanto físicas, morales y espirituales a donde os quiero llevar. Hay un abismo inmenso entre Mis Capacidades y las vuestras y Yo consiento más y le doy más a las almas en las cuales puedo confiar, que son aquellas que se mantienen en humildad y en servicio hacia los demás. Os remarco esto, en servicio, porque Mis dones, los dones que Yo otorgo a un alma, son para servir, no son para envanecerse en ellos.

Así pues, las almas que utilizan todas éstas riquezas espirituales que Yo le concedo al alma para servir a sus hermanos, siempre recibirán más y más, porque reconocen que éstas vienen de una Fuente Divina, que Soy Yo, porque aquellos que creen que sus capacidades vienen de sí mismos, que las han desarrollado con tal o cual ejercicio espiritual, ésas almas se llenan fácilmente de soberbia y no reconocen Mi Presencia en su vida.

Tened cuidado, Mis pequeños, con esto, Yo Soy la Fuente Divina, de Mi procede todo bien, vosotros no podéis producir bien si no viene de Mí primero.
Gracias, Mis pequeños.