EL PECADO DE LOS ANGELES.

PERDÓNALES!… PORQUE NO SABEN LO QUE HACEN ARC-86

1)

12-May-95

El Señor

YO SOY EL PAN ARC-85 DADO A CATALINA RIVAS.

1)

11-May-95

El Señor

El grano pequeño de trigo al ser arrojado al surco muere y luego se descompondrá para, en una fuerza vital interna, elaborar la verdadera y transformación de la materia muerta en un ser viviente, la planta. En tu organismo, se realiza algo similar, lo que antes era pan, se convierte en carne, sangre, vida de tu cuerpo… 2) Esa transustanciación del pan Eucarístico en Mi cuerpo y Mi sangre, la realizo por y para ti… ¡Qué trabajo más gustoso para tu Señor: formar de un puñado de barro, todo el organismo del cuerpo de un hombre y mudar la sustancia del pan en un cuerpo humano que ya existió! 3) Y este tu mismo Dios, convirtió otro día el pan en su cuerpo, para que quienes coman de él alcancen la vida eterna. 4) Por el amor del Padre, de aquel poco de barro nacieron y nacerán todos los hombres para la muerte temporal en pago del pecado. Y por el amor del Hijo, quienes comen esta cena celestial, nacen a la vida eterna en mérito a la gracia divina.

Yo no He juntado a Mi rebaño para crear divisiones. La ira, la impaciencia, la soberbia, no son leyes Mías… Y todo esto, en ustedes es un pecado. ¿Por qué? ¿En virtud de qué pueden privarse de la gracia? De la comodidad, de la impaciencia, de la ira, de la soberbia. ¿Se puede y se debe herir al prójimo? ¿Qué He venido predicándoles sino el amor, la profunda caridad, la tolerancia con los demás? 2) Vayan a una Iglesia y busquen un confesor… Privarse de la gracia es privarse de la vida. 3) Los ángeles cometieron un pecado, no fue robo ni homicidio, ni deshonestidad; fue un pensamiento de soberbia. Y en ese instante, muchos ángeles fueron arrojados desde lo alto a los tormentos del infierno, creado en ese momento para castigar su maldad. 4) Eran criaturas Mías ¡Como ustedes! Hechuras de Mis manos ¡Como ustedes! Enriquecidas con Mis dones ¡Como ustedes! Destinadas para gozar eternamente ¡Como ustedes! Y sin embargo, no fueron perdonados! 5) Yo las llamo, Yo las amo. Con amor eterno Me ofrezco a la muerte para ustedes, para librarlas cada día de la muerte eterna ¿Cómo pueden las cosas terrenales tener Más albergue en su alma que Mi palabra? 6) En el Altar, como en el Calvario, pido perdón al Padre por ustedes: ¡Padre, perdónalas porque no saben lo que hacen…! No Me conocen a Mí ni Te conocen a Ti. No conocen la gravedad del pecado cometido. ¡Aquí está la muerte de Tu Hijo! Ellas son Nuestras, Padre y si hubieron heridas, déjame curarlas con Mi amor. Déjame separar la cizaña delicadamente para que nos las contamine.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s