AY DE AQUELLOS PASTORES INFIELES.

¡ESTA GENERACIÓN INGRATA Y PECADORA DE ESTOS ÚLTIMOS TIEMPOS, VOLVERÁ A CRUCIFICARME!
ENERO 27 DE 2013 – 3:30 P.M.
DADO A ENOC. COLOMBIA.

LLAMADO ANGUSTIOSO DE JESÚS DE NAZARETH A SU REBAÑO

Pueblo mío, rebaño mío, paz a vosotros.

Se acercan los días en que la casa de mi Padre será profanada por mi adversario y sus agentes terrenales. La hora de la abominación está cerca; mi nombre será vituperado y mancillado por los hijos de la oscuridad; y muchos que hoy juran guardarme lealtad y mañana me traicionarán y abandonarán. Se cumplirán una vez más mis palabras: heriré al pastor y las ovejas se dispersarán. Esta generación ingrata y pecadora de estos últimos tiempos, volverá a crucificarme.

Las muertes de mis inocentes en los vientres de las madres desalmadas, son espinas que penetran mi cabeza; los pecados de impureza de esta humanidad, flagelan mi cuerpo; la maldad, la apostasía, el resentimiento, la envidia, el egoísmo y demás pecados de la carne, son clavos que taladran mis manos y mis pies. La traición que sufriré desde el interior de mi Iglesia será la lanza que atravesará mi costado.

Manantiales de lágrimas brotan por mis ojos, ¡qué duro es mi calvario y qué lenta es mi agonía!. Venid, cirineos y ayudadme a cargar esta cruz, porque grande es mi dolor al ver tanta ingratitud y tanto desamor de esta generación impía. No me abandonéis hijas de Jerusalén; venid, enjugad mi cara con vuestras lágrimas y os dejaré grabada en vuestra alma, la imagen de mi rostro macilento. Acompañadme al Getsemaní mis hijos fieles porque me embarga la soledad y la tristeza; la hora de las tinieblas está cerca; ¡qué pesada es la cruz que me espera!, ¿quién podrá consolarme?. La inmensa mayoría me da la espalda y me abandona, otros me niegan y muchos de mis amados me traicionan como Judas y se unen a los reyes de este mundo para preparar mi sentencia, la cual será: ¡Crucificadle!.

Mi Iglesia parece derrumbarse, pero la sangre de mis mártires la levantará; mis justos darán la vida por ella; y esa sangre que es mi sangre la fortalecerá y el poder de las tinieblas no podrá derrumbarla. ¡Ay de aquellos pastores infieles que conociendo la verdad me traicionarán y entregarán al Hijo del Hombre, representado en su Iglesia al poder de las tinieblas!. ¡Mejor les fuera no haber nacido!. ¿Qué esperáis, pastores infieles para darme el beso de Judas?.

Hijos míos, se acercan los días de mi pasión, no me abandonéis; orad y velad conmigo, porque mi hora está cerca; los que me entregan ya están en camino, por sus frutos los conoceréis. ¡Despertad y levantaos, porque vuestro Maestro una vez más será crucificado. Mi paz os dejo, mi paz os doy. Arrepentíos y convertíos, porque el Reino de Dios está cerca. Vuestro Eterno Pastor, Jesús de Nazareth.

Dad a conocer mis mensajes de salvación a toda la humanidad.

3 comentarios sobre “AY DE AQUELLOS PASTORES INFIELES.

  1. Virgen del Rosario de San Nicolás, ayuda que salga muy pronto mi jubilación para poder ocuparme de mi hija Mónica a mejorar,Estoy feliz de haber ido a tu santuario el mes pasado, fue de bendición ya se cumplieron pedidos. Intercede ante tu hijo y sigue ayudándome. Te amo. gracias, madre.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s