HIJOS MIOS SEPAN QUE MI MADRE, SU MADRE ES LA SEÑORA MAS GRANDE DE TODO EL UNIVERSO. ESCRITOS DE LA HIJA DEL SI A JESUS.

120 – 26 de mayo de 2001 Tu Jesús Amor
Yo glorifiqué a mi Santa Madre.
Hija mía que amo, todos mis hijos que están aquí en este lugar de amor o en
otro a través del mundo, son mis hijos de amor. Aún si ellos no son favorecidos por
las apariciones de mi Santa Madre, ella está presente en todas partes en donde está
el Hijo. Yo estoy en ustedes, hijos míos, en cada uno de ustedes. Aunque no puedan
ve…rme o verla a ella, nosotros estamos en ustedes.
Ustedes que están al acecho de las apariciones de mi Madre, se sienten tan felices de sentir sus gracias. Sus bendiciones descienden a ustedes para hacerlos crecer en mí. Todo es para mí, no es para su gloria. Soy yo quien glorifica a mi Madre.
Mi Madre me glorifica. Ella es la Señora de mi Santa Gloria.
Es por un amor sin reservas, sin efusión de su gloria, que ella se da a conocer
para que ustedes reconozcan que ella es la Madre de mi Santa Presencia en cada
uno de ustedes. Es por mi Madre que ustedes me conocen. Es por mi Madre que
ustedes aprenden a amarme. Es por mi Madre que ustedes están en acción de
amor. Es ella que intercede ante el Espíritu Santo, para que reciban las gracias de
amor que los hace crecer en amor.
Yo, Jesús, les pido de amar a la que dio su vida para darles a conocer el Amor.
El Amor vino a este mundo por su sí. Este sí es glorioso por mí. Yo soy el que está
en su seno virginal. La vida de mi Madre es mi Vida; por mi Presencia, su vida se
convirtió en mi Vida. Yo soy la Luz del mundo. He venido a este mundo por el sí de
mi Santa Madre.
Mi Madre es fuente de vida por mí, el Poder de vida; ella es lo que yo, su Hijo,
soy. El Espíritu Santo es el Todopoderoso. Él está ahí que viene a cubrirla con su
sombra para que la Vida tome vida en ella. Dulce y humilde de corazón, mi Madre
es la que ilumina mi Presencia en ella. Yo soy el único bien en ella.1 5 6
Cuando los ángeles cantan la gloria de mi Madre, ellos están tan deslumbrados
por su presencia en mí, que ellos la alaban continuamente. Grande es su gloria. Ella
es y será por toda la eternidad la más grande y la más gloriosa de las santas y santos.
Nadie de este mundo tendrá su gloria. Todo es por mí, su Hijo glorioso.
Hijos míos que amo, sepan que mi Madre, su Madre, es la Señora más grande
de todo el universo. Ni siquiera el más grande, el más majestuoso de mis santos
ángeles no es más grande que ella. ¡ Ella es tan pura, tan blanca que la blancura de
una capa de nieve es blanquecina al lado de su blancura!
El alma de mi Madre está por encima de todo. Nadie puede compararse.
Grande y santa es su alma. Nada ha podido ensuciar el alma de mi Madre santa y
pura. Toda la creación, toda criatura, todo ángel, nada es hermoso comparado a mi
Madre. Su belleza es tan perfecta que ustedes no podrían verla sino que con la
blancura de su alma. ¡Cuántos han visto a mi Santa Madre del Cielo y no han
podido describir su belleza! Es imposible al alma que no está pura de describir la
belleza de mi Madre!
La belleza de mi Madre es tan grande que el alma no encuentra palabras,
expresiones para describirla. Es necesario que el alma viva esta belleza, que se
impregne. Yo, su Hijo estoy tan maravillado por la belleza de mi Madre que regocija
todo mi Ser. ¡ Hijos míos, cómo estarían de felices de ver a mi Santa Madre con toda
su gloria! Ningún hijo en la tierra ha podido ver su belleza tal como ella aparece en
el Cielo.
Su sí al Amor, hijos míos, es tan importante. ¿Ven cuán grande será su recompensa, hijos míos? Yo los amo, su Jesús Amor. Te amo, tu Jesús Amor. Amen.

5 comentarios sobre “HIJOS MIOS SEPAN QUE MI MADRE, SU MADRE ES LA SEÑORA MAS GRANDE DE TODO EL UNIVERSO. ESCRITOS DE LA HIJA DEL SI A JESUS.

  1. SOBRE LA VIDENTE:

    Dios mismo ha dictado estas palabras: Ella viene de una familia católica. Sus padres le enseñaron mis leyes de amor, lo …que la volvió respetuosa para con su prójimo. Ella contrajo matrimonio, y tuvo tres hijos que los educó en el amor. Dios Amor le dio las gracias que la hacían sentir su Presencia al momento de la comunión; ella sentía un calor interior. Ella tuvo sueños que la despertaban llorando. Es más tarde que ella recibió de Dios mismo las explicaciones, en el momento que él lo quería. Esto la introducía en su camino: el de abandonarse totalmente en la Voluntad Divina. Todo estaba preparado para ella, aún antes que ella estuviera consciente.Ver más

    Me gusta

  2. MI MADRE: POCOS LA ESTIMAN VERDADERAMENTE

    CA-58 11-Ene-96 Jesús

    1)

    Hijita amada, hablemos de Mi Madre la Virgen Inmaculada.

    Ella cuida de sus hijos de modo que cada uno de ellos pueda

    tener los cuidados particulares que son necesarios. Ella

    interviene en sus cosas, en las que les parecen difíciles y las

    maneja hábilmente, interrumpiendo, conduciendo, modificando

    con sabiduría verdaderamente materna. Destinada por Mí a ser

    L

    OS MENSAJES 81

    su Madre, asume su oficio de manera única, porque dispone de

    todos Mis medios y de un amor ilimitado.

    2)

    ¿Quién se percata de Su obra? Pocos, porque pocos la

    estiman verdaderamente pues están firmemente convencidos

    de Su grandeza como Madre Mía. Pero, piensen que,

    precisamente porque es Mi Madre, es Madre de ellos y

    justamente porque hizo de Madre para Mí, continúa haciendo

    Su oficio con ellos. No deben pensar que Su obra se haya limitado

    al tiempo de Mi vida mortal, ya que Ella la continúa y la

    continuará siempre, hasta la consumación de los siglos.

    3)

    Comprenderán los desvelos de Mi Madre, a medida que

    comprendan Mi amor y, por eso, se sentirán más unidos a ella

    en la medida que lo estén Conmigo. En Mí encontrarán el

    conocimiento de todo y también de María, porque Ella es la

    Criatura que participa de Mi vivir al modo como Yo participé

    de Su naturaleza humana… Yo fui y Soy Su carne. Ella es y será

    Mi Espíritu, Mi rostro, Mi caridad, Mi vida. También los otros

    santos están todos deificados en Mí, pero Ella, Mi Madre

    Purísima, Ha alcanzado la máxima deificación, participando de

    Mí, de manera única como He dicho y lo confirmo.

    4)

    Ella puede todo, Ella hace todo. Por eso es temida por el

    infierno, por eso es blasfemada por los condenados que no

    saben hacerse capaces de tanta grandeza. Pero Yo hago lo que

    quiero y Me recreo infinitamente en adornar aquella Virginidad

    que tanto Me agradó, con todos los atributos que Me son

    propios.

    5) Por eso María es grande, sublime, pero sabe hacerse pequeña

    junto a ustedes que la tienen por Madre, sabe proveer de todo

    admirablemente, con tal de que le presenten su confianza. Serán

    sus verdaderos hijos si tratan con Ella familiarmente,

    sencillamente, como conviene a los que viven en Mi casa y Su

    82 L

    A GRAN CRUZADA DEL AMOR

    casa. Denle la gran alegría de abrazarse a Ella, porque es una

    Madre que Ha sufrido mucho cuando le revelé sus dificultades.

    6) ¡Es buena, es dulce, es tres veces Santa nuestra amorosísima

    Madre!

    Me gusta

  3. MIS HIJOS DE AMOR. NO SABEN QUE USTEDES ESTAN AQUI EN LA TIERRA PARA DIRIGIRSE HACIA LA VIDA ETERNA? (MARIA, REINA DE LA PAZ) LA HIJA DEL SI A JESUS.

    Posted on 16 mayo, 2010

    Los quiero en mí.

    María

    Hijos míos que amo, yo, su Mamá, ¡cómo me gustaría que todos se uniesen en la oración! Yo soy la Reina de la Paz. ¡Paz en ustedes que amo!

    Yo sé, hijos míos, que muchos de ustedes no quieren rezar. Cuando yo, su Mamá, les pido de decir el rosario, ustedes se esquivan inventándose miles de excusas. Su vida trepidante es un obstáculo para mi petición. Sus días están llenos por sus preocupaciones. Ustedes no quieren dejar un lugar, en sus vidas, para la oración.

    ¿No saben, mis amorcitos, que la oración es para ustedes un medio para obtener gracias que les ayudarán a realizar sus días? ¡Cuántos entre ustedes están desalentados antes que el día haya comenzado! No se dan ni siquiera la pena de ayudarse. Vivir sin las gracias, es privarse de los medios que podrían ayudarles a acabar sus días con alegría, paz y amor. ¿Por qué hijos míos rechazan nuestra ayuda?

    ¡Miren este mundo! La violencia castiga sin consideración por todas partes. Hay rumores de guerras, familias que estallan. Sin amor, sus corazones permanecen indiferentes. Las madres no quieren más educar a sus hijos, han preferido los bienes materiales que el calor del hogar. Los padres están descorazonados. Ellos no pueden dar lo necesario a sus hogares, pues solos, no logran cumplir con sus finanzas porque han querido darse más cosas que los ahogan. La sed de bienes materiales les ha llevado a la codicia y dicen que no pueden hacer de otra manera. Son ustedes solos, hijos míos, que deben de elegir. Ustedes ven a los hijos entregarse a la codicia hasta perjudicar a su familia, a la salud de ellos mismos, y ustedes hacen igual.

    Las personas de edad son olvidadas. Las colocan en lugares en donde les prodigarán cuidados pero, para la mayor parte, no tendrán la visita de sus hijos. Los hijos vagan en las calles convirtiéndose en víctimas fáciles para los que son impuros. Mis hijitos se ofrecen; ellos entregan su cuerpo para obtener dinero para cubrir sus necesidades, y otros para vivir decentemente. La prostitución, hijos míos, transmite enfermedades. En el nombre de los derechos de la persona, se hacen leyes para legitimar la unión en matrimonio de los hijos del mismo sexo, ignorando deliberadamente los mandamientos de Dios.

    Ya no se practican los sacramentos, y los que lo quieren no pueden más dar a sus hijos la educación religiosa necesaria para que los hijos estén listos para recibirlos. Los padres agotados después de un día de trabajo asisten con sus hijos a algunas reuniones pastorales, dándoles el mínimo estricto para recibir la gracia sacramental. ¿Quién podrá tener la Presencia de Dios sin saber quién es Dios, por qué él se ofreció, quiénes son ustedes, hacia dónde van y cómo van a llegar?

    Sus escuelas han rechazado a mi Hijo. La Iglesia de mi Hijo sufre. Mis santos hijos se agotan. Algunos ya no quieren someterse a la Iglesia; se deforma la obediencia a mi santo Vicario. Ya no se practican más las leyes de amor de mi Hijo. Mis hijos ya no tienen más acceso a la adoración, porque se han cerrado las puertas de las iglesias. Los errores se multiplican. Ellos se infiltran en la doctrina de mi Hijo a un punto tal que ustedes ya no pueden más distinguir lo verdadero de lo falso. Hijos míos, ustedes ya no se preocupan por leer el Evangelio, la Palabra de mi Hijo.

    Mis hijitos de amor, ¿qué hacen ustedes? ¿No saben que ustedes están aquí en la tierra, para dirigirse hacia la vida eterna? Es ese su objetivo. Ustedes no han venido al mundo para vivir en un placer desenfrenado para después extinguirse para siempre. Ustedes son seres vivos. La vida está en ustedes. Ella es el alma y el alma, hijos míos, no puede morir, ella es divina. El alma viene de Dios.

    Vayan, hijos míos, a rezar. Ustedes verán la luz. Soy yo, la Mamá del Amor, que les suplica de abrir su corazón al Amor. Comprenden hijos míos, sin el amor, el Amor muere. Sean amores. Ámense los unos con los otros. Yo los amo, hijos míos. Permanezcan en mí, su Mamá. Los invito a la oración. Permanezcan en la oración. Alaben, en el Amor, a mi Hijo Jesús.

    Fuente: Amor para todos los míos, Jesús Volumen 2, mensaje n° 131, 2 de junio 2001. Por La hija del sí a Jesús, Les Éditions FJ Libro editado (en francés) en Sherbrooke, Canadá, versión traducida al español por Sabino y Sulema Alas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s