LOS DIEZ MANDAMIENTOS. VASSULA RYDEN.

LOS DIEZ MANDAMIENTOS
Rodas. Del 5 al 29 de agosto de 19.90.

-¿Señor?
-Yo Soy. Apóyate en Mí, piensa en Mi Amor.
He hecho el Camino hacia la Cruz solo; ningún hombre de Mi pueblo estuvo Conmigo. Me odiaron sin ninguna razón; Me prendieron por la fuerza y por la ley. Sufrimiento y humillación fueron el premio de Mi victoria. Yo he cargado con vuestras culpas y he dejado que las mismas manos que creé Me golpeen y desfiguren, mas por estas Heridas sois curados… Bendecid a los que os persigan, no los juzguéis, bendecidles y orad por ellos.

Yo os diré esto con lágrimas en Mis Ojos: hoy hay muchos que se comportan como enemigos Míos y de Mi Cruz. De los que predican Mi Evangelio, muy pocos verdaderamente trabajan Conmigo y por Mi Reino.
Toda Mi Ley se resume en un único mandato: AMAR. Si hubiesen seguido Mi Ley, examinando su conducta a diario, habrían descubierto que no viven de acuerdo con Mis Mandamientos. Y si Me dicen: “¿cómo es que no seguimos Tus Mandamientos? ¿cómo los tenemos que seguir? ¿podemos enseñar Tus Mandamientos si Tú dices que no los seguimos?” No, no los estáis siguiendo porque dentro os falta amor. La Corona de Mis Mandamientos es el Amor. Amar es vivir según Mis Mandamientos. No seáis como Caín que no Me amaba, y degolló a su hermano por celos espirituales…

Cuando comprendí cuál era la intención de Dios: comentar Sus Diez Mandamientos, temí ser incapaz de copiarlo todo.
-Oh, Dios. ¡Nunca podré hacerlo sola!
-¿Quién te ha dicho que harás este trabajo sola? Tú escribirás cada palabra que Yo te diga, no tengas prisa. Puedo dictarte en sesiones si lo deseas.
-Señor, ¡haz según mi capacidad!
-Olvidas Mi Capacidad. Ven… Comparte Mi Trabajo para ganar almas. ¿Comprendes Mi Sed? Tengo sed de almas, sed de vuestra santidad y reconciliación. Tengo sed, Mis queridos niños, de todo lo que es Mío y Me refleja. Tengo sed de devolveros la divinidad. Tengo sed de que regrese el amor. Tengo sed de renovar vuestra fuente original que brota de Mi Amor Sublime. Tengo sed de adoración, pero ¡mirad lo que habéis hecho y en lo que os habéis convertido!.

¡Oh, era! Habéis dejado de adorarme, y en su lugar habéis multiplicado vuestros falsos dioses. No obedecéis Mis Mandamientos ni observáis Mi Ley. ¡Os habéis convertido en una era de desdicha! Rara vez Me invocáis para adorarme. Ya no Me llamáis por amor, ni Me honráis ofreciéndome vuestros servicios. He estado llamándoos todos los días de vuestra vida, para recordaros quién es vuestro Padre Celestial, al que tendréis que volver, pero vuestro corazón no está puesto hacia Mí, ni está dispuesta vuestra mente, porque preferisteis cortar el cordón umbilical que nos une y nos hace uno, redactar vuestras propias leyes y llamaros ateos. Llevados por la vanidad os queréis considerar iguales a Mí.

Ahora decís: “soy igual a Dios y estoy sentado en Su Trono, pues con mi sabiduría he acumulado gran lujo y gran autoridad sobre el mundo”.
Vuestra pericia para negociar es tal que siguen vuestro ejemplo una multitud de naciones. Sí, en realidad, habéis seguido los consejos de la serpiente primitiva, que tan astutamente hizo que vuestros antepasados comiesen la fruta prohibida, asegurándoles que serían como dioses 1. Entonces, pensasteis que se os abrirían los ojos, pero en verdad quedasteis ciegos, y hasta hoy día estáis luchando por cortar este Cordón que os da la Vida y la Santidad, pensando que hallaréis vuestra libertad, pero lo que vosotros encontráis es la Muerte.

¡Oh, era de desdicha! Estás sirviendo a la Locura en vez de la Sabiduría. Estáis sirviendo al dragón en vez de vuestro Santo. No estáis obedeciendo Mis Mandamientos, no, vosotros no estáis observando la Ley que os impuse, Me estáis poniendo a prueba sin parar.

Tu era, Mi niña, es culpable de graves blasfemias, porque no guarda Mi Ley. No piensa en Mis Mandamientos, en los que puede encontrar la vida si los observa. Nación tras nación se han desviado de Mis Diez Mandamientos añadiendo a la blasfemia la rebelión. Con el imperio del dragón, la bestia negra 2 se estableció junto a la segunda bestia, alias el falso profeta, mástiles blasfemos por ellos mismos, sobre cada colina elevada y bajo cada árbol que prolifera, para conquistar al mundo y apagar la pequeña luz que queda en él. Sobre cada una de sus siete cabezas, la bestia puso ídolos que representan a sus propios dioses. Estos ídolos están colocados en lugares elevados, mediante el poder del dragón. Entonces, nombraron sacerdotes de entre ellos, para los puestos elevados que ofician hoy en el corazón de Mi Santuario. Ellos no Me dan culto a Mí, sino que fingen hacerlo, van enmascarados como sumos sacerdotes 3 adorando y sirviendo a la bestia misma y a su representación, que se ajusta al mundo. Adoran dioses extranjeros y sin vida, como hicieron sus padres en el pasado. Se burlan de la piedad y repudian Mis Mandamientos. Mi niña, ellos van por todas las naciones, enseñando a adorar la imagen del hombre mortal 4 , una imitación sin valor, en lugar de Mi Eterna Gloria.

¡Ah, de qué manera mienten ellos sobre Mí! 5 . Con el poder 6 que les ha conferido el dragón, culminan su odio implacable y su espíritu de venganza, haciendo la guerra a los santos y a los que no están en su clan, y que rehusan adorar la estatua 7 de la bestia.

Por eso Yo te digo: benditos los que creen en Mí y Me adoran, benditos los que Me siguen, benditos los que creen que Mi Promesa va a cumplirse, porque sobre todos ellos será impreso Mi Suspiro de Amor en sus frentes. En verdad te digo: si un hombre Me sirve, Me debe seguir.

¡Oh, era, no temas volver a Mí! Regresa a Mí mientras que todavía hay tiempo. Benditos los que Me siguen, benditos los que creen que Mi Promesa va a cumplirse, sobre todos ellos marcaré Mi tiempo, pues Mi Día está próximo, y ¿cómo lo afrontaréis?
Se ha dicho: no tendréis otros dioses fuera de Mí, no seguiréis a otros dioses, los dioses de los pueblos que os rodean. Sin embargo, los hombres han infringido el Primer Mandamiento de Mi Padre, declarando abiertamente su libertad, con los medios y alientos de las bestias negras, sobre cuyas cabezas gravará la sangre de muchos.

No tomar Mi Nombre en vano es el siguiente Mandamiento. Naciones arrogantes están atacando ahora Mi Santo Nombre, gentes para quienes nada significo y cuyas bocas están llenas de blasfemias, dispuestos a adular a otros si vislumbran alguna sucia ventaja. Maldicen Mi Santo Nombre en sus discusiones, blasfeman contra Mi Deidad y Mi Santidad. Los que ofician hoy en Mi Iglesia, alardeando del conocimiento de Mi Ley, pero que dependen del poder de la bestia, son éstos mismos los que toman Mi Nombre en vano, y cierran las puertas del Reino de los Cielos en las narices de los hombres. Ni entran ellos ni dejan entrar a otros que quieren hacerlo. “Predican” no robar pero a Mí Me roban almas. “Prohiben” el adulterio pero ellos mismos lo cometen al seguir a la bestia negra y ser fieles a ella. Fingen despreciar a los ídolos pero roban Mi Santuario. Por tanto, si esta generación blasfema Mi Santo Nombre y lo utiliza en vano, es debido a la permisividad, saciada con el vicio, que abundantemente les han dado estos mismos ataviados de capas negras 8 . Su meta es destruir las raíces de la santidad y de la justicia, y llevar el crimen a su cenit.

Generación… a Mi Regreso, ¿tendré que decir: no queda un solo hombre bueno? ¿No hay ninguno que comprenda? ¿No hay ninguno que Me busque? Yo os he pedido que recordéis santificar el día del Sábado 9 , pero lo habéis invertido con la impureza, mancillado con sucias diversiones y las prácticas con las que deshonráis vuestros cuerpos y vuestras mentes. Habéis cambiado la Verdad divina por una mentira, y adoráis y servís a criaturas, en vez de servirme a Mí. Habéis hecho que Sodoma y Gomorra parezcan casi sin falta y puras comparadas con vuestras impurezas. En verdad os digo que en aquel Día no les irá tan duro a Sodoma y Gomorra como va a ir ahora con vosotros. La mayoría de vosotros no observa el Día del Sábado, no, no lo guardáis, no estáis observando Mi Ley…

Dicen las Escrituras: “honra a tu padre con todo el corazón, no olvides nunca los dolores de parto de tu madre, recuerda que les debes a ellos tu nacimiento, ¿cómo les puedes corresponder por lo que han hecho por ti?” 10 . Y vosotros tenéis que seguir este Mandamiento: honra a tu padre y a tu madre. ¿Por qué sois tantos a los que sorprende cuán pocos siguen este Mandamiento? Ideas estúpidas y perversas han conducido a estos hijos por el mal camino, adorando representaciones vacías, llenando sus espíritus, desde su tierna infancia, con un espíritu de pereza. Son numerosos los padres que no han dado a sus hijos esa Fuente inagotable de Mi Espíritu. La Sabiduría les estaba llamando día y noche, pero esta generación la excluyó, y cada día vuestros hijos se han extraviado más y más de la Senda que lleva hasta Mí.

Si alguno, joven o viejo, Me reconoce como su Dios, reflejará Mi Imagen, y por amor obedecerá y honrará a sus padres como si Me estuviera obedeciendo y honrando a Mí.

Sin embargo, todas las cosas que se conforman con el mundo han corrompido a estos niños, impidiéndoles venir a Mí. Falta amor. Muchos padres se quejan de la desobediencia de sus hijos, mientras ellos Me hacen a Mí exactamente lo mismo. ¿Por qué? ¿Pueden decir que tienen abundante bondad, paciencia y tolerancia? Si realmente tuvieran estas virtudes sus hijos tendrían también la virtud de la obediencia y los honrarían a ambos.

No obstante, os digo: las mentes de esta generación están vacías y por ello la Oscuridad vino y las llenó. La idea de llegar a ser un filósofo es más importante a sus ojos que Mi Gloria Eterna. Entonces, su falta de santidad es arrasada por las pasiones y desde su tierna juventud salen y deshonran sus propios cuerpos. Vuestra generación se ha burlado de Mis Mandamientos y Los ha reemplazado por imitaciones blasfemas. Hasta hoy día, de la boca de la bestia han salido representaciones perversas para oscurecer las mentes de vuestros hijos y arrastrarlos como víctimas a la boca del león, conquistando sus mentes jóvenes, para adorar a la primera bestia y servir a dioses hechos por el hombre, dándoles el honor y el respeto que Me debían a Mí, y que de habérmelo dado reflejarían esta virtud sobre sus padres.

En verdad os digo: para el insumiso que rechazó Mis Mandamientos como su guía y los sustituyó por la depravación, al final va haber fuego. Oh, bienaventurados los sumisos de corazón, pues ellos conseguirán la perfección.

Por tanto os digo: no seáis insumisos al Temor del Señor.
¡Sabéis que os he prohibido matar, generación!
Si os llamáis Míos, miembros de Mi Iglesia, y predicáis contra el asesinato, ¿cómo es que matáis?
¿Presumís que os mantenéis en lo recto y que seréis inocentes delante de Mí en el día del juicio, cuando amontonáis crímenes de niños no nacidos?
Desde el Cielo observo espectáculos terribles. ¡Ah, cuánto sufro de ver cómo el seno que modela este niño lo rechaza y lo envía a la muerte sin un nombre y sin remordimiento! El seno que lo modeló ya no lo recuerda. Para ésos, Yo digo: podéis afilar vuestras espadas, pero el arma que preparasteis os matará. Ahora no estáis embarazadas de un niño sino de iniquidad. Vais a concebir Rencor y daréis a luz Desgracia. ¡Cavasteis una fosa y la vaciasteis sólo para caer en vuestra propia trampa! Tu rencor reculará sobre tu cabeza y tu brutalidad volverá a caer sobre tu cabeza 11 .

Y tú 12, tú de quien se supone que Me eres leal y que guardas firmemente Mi Nombre, Yo sé todo lo tuyo. Sí, pasas por estar vivo y en prosperidad cuando en realidad estás muerto y en descomposición. ¡Arrepiéntete! Yo te confié un gran número de almas pero el diablo negoció contigo para cambiarlas por su oro y plata. ¡Así es! Sé cómo vives ahora. Vives como los chacales 13 en sus guaridas ocultas 14 , guaridas sobre las que haré pasar una carretera abierta. Yo vendré de repente sobre vosotros y expondré vuestra desnudez, y cuando llegue el Día no os dejaré comer del árbol de la Vida.

Escuchad con atención: predicáis contra el asesinato pero matáis Mi Espíritu. Alardeáis de la Ley pero la desobedecéis, pues no habéis entendido el misterio de Mi maná oculto. No, no habéis comprendido todavía Mi multiplicación milagrosa de los panes, ni el misterio de Mi Transfiguración. Yo os he prometido manteneros vivos con Mi Maná Celestial al final de los Tiempos. Dije a Mi Iglesia de Pérgamo 15 : “A los que salgan victoriosos les daré el maná oculto y una piedra blanca; una piedra con un Nombre Nuevo escrito en ella, que sólo conocerá el que la reciba”.

Hoy os estoy ofreciendo este maná reservado para vuestros tiempos; un alimento Celestial, un sustento de Mi Espíritu para vuestro espíritu hambriento. Derramo todo Mi Espíritu para llenar vuestro desierto interior. Os ofrezco Mi maná celestial gratis, pues éste es el alimento del pobre… Sin embargo, no lo habéis comprendido… rechazáis comerlo y le prohibís a otros hacerlo. Ya he inscrito Mi Nombre Nuevo en la “piedra blanca”, que únicamente conocerá el pobre. Pretendéis ser humildes y pobres pero no sois ni lo uno ni lo otro. Vuestro espíritu está entronizado en las riquezas de Satán.

Yo Soy el Soberano de los reyes de la tierra y os he pedido que no cometáis actos impuros o adulterio. El adulterio ha sido refinado por Satán de tal modo, que ha perdido su significado tanto entre los eclesiásticos como en los laicos. Mi paciencia con vuestro pecado ha llegado a su fin. Os digo, a los que habéis buscado los poderes blasfemos de Satán y los habéis erigido como estandartes para borrar Mi Divinidad, Mi Santidad y Mi Sacrificio Sagrado 16 : es culpa vuestra el que Mi Nombre esté siendo blasfemado por los ateos. Habéis ensuciado Mi Santuario ordenando hombres pervertidos con pasiones degradantes. Todos, corrompidos por igual, no Me temen. Así es que, si los ateos cometen adulterio hoy y lo encuentran natural, es debido a la gran permisividad que hay en Mi Iglesia, bajo las instrucciones de la bestia, cuya mira es el falsificar la Verdad.

¿Cómo es que olvidáis con tanta facilidad que vuestros cuerpos son miembros de Mi Cuerpo? Quisiera veros libres de perversiones pues vuestros cuerpos son Templos de Mi Espíritu Santo. A Mí, vuestro Dios, Me gustaría veros vivir en santidad ya que Yo Soy Santo.
¡Creación! 17 si Me reconocéis a Mí como vuestro Dios podréis reconocer Mi Ley y seguirla. Sin embargo, muchos de vosotros habéis fracasado y ahora vuestros cadáveres ensucian este desierto. Yo no os he mandado pecar; por lo tanto, ¿por qué usáis vuestra libertad de forma que resulta una trampa para vuestra alma? Rezadme para que pueda perdonaros, de lo contrario seréis unos perdedores.

Debéis honrar el matrimonio y guardarlo santo. Yo Soy el Señor y os he llamado a una vida de devoción, de paz, amor y santidad. Os he llamado para Mí, para siempre. Yo os he llamado, con Mi Ternura y Mi Amor, para desposaros, pero no cesaréis de pecar y de cometer adulterio hacia Mí, hasta que no comprendáis que sois Míos y Mis desposados. En atención a Mi Santo Nombre, no voy a cesar de usar todos los medios para haceros recobrar los sentidos, incluso aunque tenga que arrastraros al desierto y mostraros Mi Sagrado Corazón y Sus Insondables Riquezas, para que comprendáis la desnudez y desdicha de vuestra alma. Entonces, como un pergamino, os desenrollaré todo Mi Conocimiento, de manera que renunciéis al pecado.

Tengo el poder de curarte, así que, ¡ven y arrepiéntete!
Mi Espíritu Santo te pide que no robes. Si te dices Mío, y si conoces Mi Ley y te consideras en la Verdad, ¿por qué no te enseñas a no robar, tú, que te ordenaste sacerdote a ti mismo 18 y a otros para no robar? Sin embargo, te has dejado comprar y sigues sutilmente a la bestia, la que te enseñó a colocar las banderas del desenfreno. Eres del mundo y tengo mucho por lo que condenarte. Tu lengua proclama con orgullo que haces cosas grandes, buenas y honestas, engañando incluso al elegido con tu disfraz de cordero. Pero Yo te digo: Tú no Me engañas a Mí, porque Yo sé que detrás de tu máscara de cordero escondes una espantosa catástrofe para la humanidad, tal como el mundo no ha visto nunca anteriormente. Tu intención es la de abolir Mi Sacrificio 19 y sustituirlo por la iniquidad y por una mentira. Tú declaras ser Profeta para repudiar a Mis Propios profetas. ¿No tienes miedo de que se borre tu nombre del Libro de la Vida, pues lo único que haces es robarme millones de almas y llevarlas a la muerte?

Hoy impresionas a muchos con tus milagros y serán más el día que te libres de Mis profetas venciéndoles 20 con tu espada. Ahora te has armado hasta los dientes para hacerles la guerra, pues su testimonio molesta a tus oídos y más aún su obediencia a Mis Mandamientos. Ellos no te han seguido a ti ni tampoco a la bestia; ellos son los únicos que Me han permanecido fieles y sus labios nunca dejaron pasar una mentira 21 , ellos son Mis Abeles. A los ojos del mundo parecerá que tú les has vencido, pero tu alegría sólo será un cortísimo tiempo, ya que como el rayo haré que Mi Justicia te domine.

Descenderé para infundir 22 de nuevo la vida en ellos, elevándolos ante tus ojos como columnas de luz en Mi Santuario… y entonces, el cielo se abrirá y tú Me verás, y si tú Me preguntas: ¿por qué están tus ricos vestidos manchados de carmesí? ¿Por qué son rojas tus prendas, tu ropa como si hubieses pisado el lagar? 23 . Yo te diré: He pisado el lagar solo, ninguno de los hombres de Mi pueblo estuvo Conmigo. En Mi cólera he pisoteado a Mis enemigos, pues no cesaban de desafiarme y de provocarme. He venido para borrar de la superficie de esta tierra todas las doctrinas y reglamentos humanos que eran alimentos venenosos para todos vosotros, puestos a fuerza de espada para profanar Mi Divinidad y Mi Santidad. Ésta será la primera batalla del fin.

Yo Soy: el Jinete Majestuoso 24 . Yo Soy: la Palabra. Si esta tierra se lamenta y se muere de pena, sus árboles no dan fruto y sus hojas se marchitan, es porque vosotros no estáis obedeciendo Mi Ley. ¿Acaso no os he dicho: no daréis pruebas o testimonios falsos? Sin embargo, desde el corazón de Mi Santuario, donde se halla la hoja de la lanza 25 y donde en medio de Mis Abeles hay Caínes también, no se obedece este Mandamiento. Los sacerdotes nombrados por Caín son enviados a las cinco partes del mundo, pero no para dar testimonio de Mí, como el Resucitado, ni de Mi Sacrificio, sino para condenar Mi Palabra simulando las Escrituras y enseñando un Falso Cristo a todas las naciones, bajo un falso ecumenismo, dando al mundo una porción de Racionalismo y Naturismo, un alimento profano: una Mentira. Yo os digo, que no saldrán victoriosos ni su gobierno durará para siempre. ¡La Justicia prevalecerá! .

No os dejaré prosperar por siempre puesto que lo sé todo sobre vosotros, y de qué manera estáis nombrando vuestros propios sacerdotes, por el poder del dragón, colocándolos en sitios elevados para aplastar y vencer a Mis propios sacerdotes. Yo os digo que el tiempo está casi agotado, os sacaré de vuestro elevado asiento para caer a los pies de Mis sacerdotes, de Mis santos y de Mis Ángeles, y haceros admitir que vosotros sois los esclavos de la bestia…

Pronto, muy pronto, vendré a vosotros, como un ladrón, inesperadamente. Expulsaré a la Mentira y a vuestro Falso Cristo y repondré La Verdad. Volveré pronto para hacer pedazos la imagen falsa que estáis haciendo de Mí, y que estáis obligando a honrar a cada nación 26 . No, ¡no saldréis victoriosos!

Hijas e hijos Míos, los que erráis sin rumbo en este desierto: regresad a Mí, ¡arrepentíos! No pequéis más. Sé que habéis testificado injustamente en numerosas ocasiones, por falta de amor. Debido a la hostilidad que Me teníais, no estabais bajo la protección de vuestro pastor, para que os enseñara Mis preceptos. Sin embargo, a pesar de vuestra arrogancia y hostilidad hacia Mí, os grito: ¡os amo! y ya se os ha concedido Mi perdón. Volved a Mí tal como sois y Yo os vestiré con Mi Divinidad. Os devolveré la divinidad en atención a Mi Santo Nombre.

¿Queréis testificar? Testificad Mi gran Amor y Misericordia. ¿Queréis dar testimonio? Dad fe en Mi Nombre: Jesucristo, Hijo Bienamado de Dios y Salvador. Amaos los unos a los otros como Yo os amo. Alegraos, vosotros a quienes se os ha dado Mi Maná escondido, y que ya habéis recibido el Sello de Mi Amor sobre vuestra frente.

Desde el Cielo os he ordenado no codiciar los bienes ajenos y la mujer de vuestro prójimo. Desde el laicado hasta los sacerdotes tampoco se ha guardado este Mandamiento. He revelado Mi Amor para toda criatura sobre la tierra, con Mi Sacrificio y por medio de este Sacrificio os di la vida eterna y Mi Mensaje de Amor.

Muchos de vosotros predicáis una y otra vez: amor, perdón, humildad, tolerancia y santidad. Sin embargo, hasta este día, muchos de vosotros estáis dispuestos a matar porque no conseguís lo que deseáis. Os seguís lanzando flechas envenenadas unos a otros, porque no tenéis lo que Yo le he dado a vuestro prójimo. Desde el tiempo de Abel hasta hoy se repite este pecado constantemente. El primer hombre que codició los bienes de su hermano fue Caín, pero ¿cuántos más Caínes existen hoy? y ¿cuántos más Esaúes? Esaú, movido nada más que por la conveniencia, cedió su primogenitura, cayendo en la apostasía. ¿Por qué no seguir el ejemplo de Abel y ser santos? Amar es vivir en santidad y de acuerdo con Mis Mandamientos.

Si tú, que Me estás alabando noche y día, todavía codicias los bienes de tu prójimo, Yo te pido ¡arrepiéntete! Si tú Me dices: ¿cómo estoy codiciando los bienes de mi prójimo, yo, que he consagrado mis bienes, mi vida y todo a Ti? ¿Cómo puedo estar yo codiciando sus bienes? Yo te diré: tu espíritu está codiciando el espíritu de tu prójimo, esos mismos dones que Yo he concedido a su espíritu.

El diablo ha puesto una trampa a tu alma, ¡no caigáis! ¿Dónde empiezan primero estas guerras y batallas entre vosotros dentro de Mi Casa si no son principalmente por celos espirituales? Caín deseaba algo y no lo conseguía, por tanto él mató a Abel. Esaú quiso algo y cedió su primogenitura para conseguirlo. Vosotros tenéis una ambición que no podéis satisfacer, por lo tanto o bien ignoráis la felicidad de vuestro prójimo para disgustarlo, o salís fuera y estáis prontos a matar.

En verdad os digo: si en el corazón tienes la amargura de la envidia, o una ambición que se está buscando a sí misma, nunca hagas reclamación alguna para ti mismo o encubras la Verdad con mentiras, pues donde tú encuentres envidia y ambición, tú hallas la discordia, hipocresía y tibieza.

No sigas pecando, ¡arrepiéntete! No te dejes influir por los que nombra el falso profeta y que son miembros de las moradas de Satán. No los escuches. Pronto descenderé con Mi Trono entre vosotros, por tanto venid y arrepentíos mientras que todavía hay tiempo. Venid, los que titubeáis y vaciláis entre el bien y el mal, los que os introducís en casa de vuestro prójimo para conquistar mujerzuelas que están obsesionadas con sus pecados, que siguen un antojo tras otro, en un intento de educarse a sí mismas, pero que no son capaces de llegar al conocimiento de la Verdad 27 .

Comprended cuán lastimoso es vuestro aspecto y no malentendáis Mis amonestaciones. Daos cuenta de cuánto os amo. Trabajad por Mi Gloria y no miréis a izquierda o derecha, pues si miráis a la izquierda veréis lobos hambrientos dispuestos a saltar sobre vosotros y haceros pedazos, y si miráis a la derecha veréis una fosa, cavada para que vosotros caigáis en ella.

Generación, sed felices con lo que os he dado, y compartid como Yo estoy compartiendo con vosotros. Mi fuego es inminente y ¡ah!… cuántos de vosotros estaréis desprevenidos, porque vuestra era no cree, no Me adora, no Me espera ni Me ama. Vuestra generación ha sustituido la Verdad y Mis Mandamientos por blasfemias.

El Amor falta entre vosotros. Vosotros no estáis viviendo una vida de amor, ni tampoco habéis entendido lo que significa “El Temor del Señor es el Principio de la Sabiduría”. Si Me teméis, vosotros sois bendecidos; si Me teméis, podréis alcanzar la perfección; si Me teméis, os embriagaré con Mi Vino dulce y os llenaré de Mi producto; si Me teméis, viviréis en Paz; si Me teméis, la Sabiduría llegará hasta vuestra puerta; si Me teméis, obedeceréis fervientemente Mis Mandamientos, sin cambiar un trazo de ellos.

Por ello os recomiendo a todos que no viváis con un corazón doble. Llenad vuestra alma con Mi Espíritu de Gracia, ahora que todavía hay tiempo. Arrepentíos, mientras que todavía hay tiempo. Volved a Mí, mientras hay tiempo. No amontonéis un pecado encima de otro. ¡Ay de esas almas testarudas que cierran sus oídos a estos últimos avisos! ¿qué haréis a Mi Regreso? Soy conocido como el Fiel y Veraz 28 , y te digo: La Justicia prevalecerá.

No estés perpleja, Mi niña. No te quedes desconcertada con lo que te he dado para escribir, pues se ha predicho que en tus días Mi Iglesia sería traicionada por uno que era muy de los Míos, tal como Judas, y Su apostasía vendría de dentro de Ella. Yo habría de ser traicionado por aquellos que compartieron Mis Comidas, que tenían vínculos Conmigo, que comieron y bebieron Conmigo.

Pero ahora, muy pronto, se descubrirá todo lo que estaba cubierto, y lo que he dicho con parábolas y metáforas se volverá claro. Desvelaré Mis proverbios y parábolas al pobre. Antes que haya pasado esta generación derribaré al Falso Profeta, con Mi Poder y Mi Gloria. Se ha de cumplir totalmente todo lo que dicen las Escrituras sin que falte una jota. Esta es la razón por la que he escrito todo, para que después de examinar estos Mensajes veáis la marca de autenticidad en cada letra, y que éstas son Mis Propias Palabras dadas por Mi Gracia a todos vosotros. Yo he venido a reavivar esta llama vacilante de amor, antes de que el Falso Profeta la apague del todo…
29

-Sí, Yo lloro; él mora en Mi Casa y en lugar de dedicarme ofrendas fragantes y sacrificios, los está sustituyendo por toda clase de formas malignas que le ha ofrecido el malo: impureza, promiscuidad, injusticia, desobediencia a Mi Ley, libertinaje y embriaguez con la sangre de Mis profetas. Los Míos propios…

Su boca lanza jactancias y blasfemias a las cinco partes del mundo. De la misma boca salen bendiciones falsas y maldiciones verdaderas.
Lo sé todo sobre él, le conozco por dentro y por fuera, y Yo te digo: nunca conseguirá el lugar del descanso.

Mi niña, Yo, el Señor, te daré visiones del que lleva sobre sí mismo la sangre de muchos, y también de los que le adoran a él. 30 . Estate alerta, rogando continuamente fortaleza para permanecer con confianza junto a Mí.

Escúchame, los pecados de este Rebelde han alcanzado hasta el cielo y han despertado toda Mi Justicia, provocando un Dolor Infinito en Mi Alma por tener que condenarle a él y a toda su estirpe.

Mi Padre los creó con gozo y un gran Amor. Yo los he amado y Me he sacrificado para redimir no sólo al justo sino también al injusto. Entregué Mi Vida por ellos; pero él y su clan, por el contrario, se han vuelto contra Mí con plena conciencia de arruinar su fe… 31 y de romper Mi Pacto para siempre…

Su intención es deformar las Escrituras desde el principio hasta el fin, y hacer de Mi Palabra, Verdades, Sabiduría y el lenguaje de Mi Cruz un ruido de címbalos, una teoría racional, la teoría de un filósofo. Simulando Sabiduría y con estas enseñanzas vacías alimenta a una multitud y los conduce a la muerte.

Con su boca jactanciosa imita la Buena Nueva, él imita Mi Resurrección y Mi Divinidad entera. ¡Ah, pronto se acabará el tiempo de tu comercio! Los mercaderes que negociaron contigo y que te abastecieron con mercancías de la mejor calidad, se hundirán; y todo el mundo quedará horrorizado de tu destino.

Hija, lee Ezequiel 28: “… hinchado de orgullo has dicho: soy un dios, estoy sentado en el trono de Dios, rodeado por los mares. Tú que eres un hombre y no un dios, te consideras un igual a Dios. Eres más sabio ahora que Danel. Ningún sabio es semejante a ti. Con tu sabiduría y tu inteligencia has amasado una fortuna, has amontonado oro y plata en tus tesoros. Con tu habilidad en el comercio has multiplicado tu fortuna, y por ella se ha engreído tu corazón.

Ya que te consideras igual a Dios, pues bien, he aquí que voy a traer extranjeros contra ti, los más bárbaros entre las naciones. Desenvainarán la espada contra tu linda sabiduría, y profanarán tu gloria; te precipitarán en la fosa, y morirás de muerte violenta en el corazón de los mares. ¿Podrás todavía caminar como Sumo Sacerdote ataviado en oro y plata? ¿Podrás decir aún soy un dios, un profeta, ante tus verdugos? ¡Pero serás un hombre, que no un dios, entre las garras de tus verdugos! Tendrás la muerte de los impíos, a manos de los extranjeros. Una vez fuiste un ejemplo de perfección, lleno de sabiduría, perfecto en belleza. Estabas en el Edén, en el jardín de Dios, en el Centro de Mi Santuario, pero tu bullicioso comercio te ha llenado de violencia y de pecado. Has corrompido tu sabiduría por causa de tu esplendor. Por la multitud de tus culpas, por la inmoralidad de tu comercio, has profanado Mi Santuario.”

Después lee Apocalipsis 18.

Ahora se ha pronunciado sentencia sobre este mundo. Ahora, el príncipe de este mundo va a ser pronto derrocado. La bestia segunda, alias el Falso Profeta, el “sumo sacerdote”, la Lanza, los chacales, son todos uno y el mismo. Él es el que se armó hasta los dientes para hacer la guerra a Mi Ley 32 y a Mis profetas 33 ; él y su clan son los chacales que te he mencionado en Mis anteriores Mensajes. Me he cansado de él y de los de su clan, y no Me complace el castigar. Quería redimirlos y adoptarlos como hijos Míos, pero se han dejado comprar por ricos mercaderes que caerán con ellos. Siente Mi tristeza, siente Mi pena, siente Mi dolor. Son idólatras del dinero…

-Señor, ven y descansa en los corazones de Tus Abeles; de aquellos que Te aman realmente. Puede que sean unos cuantos, no muchos, pero son Tus santos, que soportan las pruebas. Son la gente que Te ama; los que tienen constancia y fe. Son Tus compañeros, Tus primeros frutos; los que nunca permitieron que una mentira saliera de sus labios. Te los ofrezco para que puedas descansar en ellos.

-Descansaré Mi Cabeza en los corazones de Mis niños devotos 34. Venid, amadme, consolad Mi Corazón. Reparad por los que privan a naciones enteras de Mi Amor, construyendo un muro entre Mis niños y Yo.
Yo nunca he privado a un alma de Mi Amor.
Mi Vassula, reza sin cesar, pues muchos quedarán limpios con tus plegarias. Con sacrificios y ayunos muchos serán purificados. No tardes, que hay poco tiempo. Alábame más, borra la iniquidad del mundo dándome y mostrándome más amor. ¡Ah, Vassula!, hija Mía, conténtame y dime estas palabras:

Jesús, enséñame a amarte con dulzura,
da esta gracia a los que no Te aman y
no conocen el Fuego Abrasador de
Tu Sagrado Corazón. Amén.

——————————————————————————–
1 Gen.3,5
2 Ap.13
3 leer el mensaje del 30.1.1988
4 un falso Cristo
5 Dios me dio sus nombres
6 misas negras
7 un falso Cristo
8 secta de la francmasonería
9 Dios se refiere al domingo
10 Ec.7,27-30
11 Sal.7,12-16
12 aquí, Jesús se refiere al falso profeta con la máscara de cordero (Ap.13,11;16,13)
13 los que una vez fueron leales y se vendieron a Satán y siguieron a la bestia
14 la logia de la francmasonería
15 Ap.2,17
16 Jesús se refiere de nuevo a los que adoran a la bestia
17 Nosotros = Su Creación
18 seguidor de la bestia: el falso profeta
19 Dn.12,11
20 Ap.11,8
21 Ap.14,5
22 Ap.11,11
23 Is.63,2
24 Ap.19,11-13
25 el falso profeta
26 Ap.13,16
27 2Tim.3,6-8
28 Ap.19,12
29 Jesús lloró.
30 Leer el mensaje del 3.09.1990
31 Jesús lloró de nuevo…
32 alias Moisés
33 alias Elías
34 los santos de tu era

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s