EL ORIGEN DEL HOMBRE.

Mensajes dictados a Catalina Rivas estigmatizada boliviana
HAN NACIDO DE MÍ Y A MÍ DEBEN RETORNAR
CM-100 7-May-97 Dios Padre

Vamos a trabajar, Mi pequeña amanuense, porque deseo que el
exceso de Mi ternura beneficie sobre todo a los pecadores, a las almas
culpables. Origen y vida tienen relaciones intrínsecas entre sí y ambos
proceden del principio vital que genera el origen creado y la vida
también creada. Tienen origen, es decir principio vital todas las cosas,
animadas o inanimadas, que el Verbo produce en sí mismo; tienen vida
todos los seres que, nacidos y queridos por Mí, salen de Mí mismo.
En lo alto, en los Cielos, ha cesado el tiempo y ha intervenido la
eternidad, la cual no es otra cosa que la transmutación de los seres
racionales en la vida sin tiempo. No hay épocas en el más allá porque la
época es una cosa que se transforma y que prepara otra época. No hay
límites ni de tiempo ni de historia porque todos están revestidos de
eternidad, todos están inmóviles y fijos en su felicidad; en cambio, si se
trata del infierno todos están fijos en la desesperación eterna.
Mis prerrogativas divinas son las que operan en los bienaventurados
la transmutación del tiempo en la eternidad, puesto que el
bienaventurado entra en el Cielo plenamente revestido de eternidad,
dada la unión Conmigo; el condenado no está unido Conmigo por amor,
pero en él se opera igualmente una transformación del tiempo a la
eternidad, porque en el condenado Yo actúo de modo que, aún en
privación de amor, permanezca el ser que es y que quiere ser, es decir
rebelde.

Son claras Mis promesas de felicidad para los que Me siguen, pero
no es igualmente claro en la mente humana, cómo se realizarán esas
promesas y más bien la regla común al respecto es la oscuridad, de lo
contrario no se ejercitaría la fe.
Hablándoles del origen de ustedes y de la vida que han tenido, los
vuelvo a llamar al principio de donde han venido para estimularlos a
retornar a Mí, su principio, en estado de felicidad. Han nacido en Mí y a
Mí deben retornar en un modo o en otro.
Si tornan sumisos, serán felices; pero si tornan rebeldes, entonces ¡ay
de ustedes!

Deben sentir esta atracción y la sienten justamente porque Yo la
ejerzo, dándoles continuamente fastidio y cansancio de las cosas del
tiempo. Deben tratar de unir cada vez mejor su alma Conmigo, su
Creador, porque es ley Mía que en la atracción que ejerzo, el alma vaya
acomodándose cada vez mejor a Mí. Lo más bello que tengo es ejercitar
el Amor con los hombres.

La vida que se desarrolla en Mí es misterio insondable para ustedes
y esta Vida es todo Yo mismo; pero lo más bello, Mi actividad más
deliciosa que sale fuera de Mí es justamente lo que les He dicho: amar a
los hombres; entre los cuales He puesto nada menos que a Mi propio
Hijo. ¡Tan grande es Mi amor!…
Quisiera expresar que sé cuántos podrían responderme que no hay
que correr a los desdichados sin ser movidos por otro que por sí mismos.
¡Oh!, hombres, Me tendrían por loco si les explicara que los amo por
sobre sus mismas miserias. ¿Piensan que Mi Misericordia hacia ustedes
nace de la vista de su estado miserable? Entonces, ¿Yo estoy movido por
ustedes? ¿Y quién se lo ha dicho? ¡Solamente los pobres pintores que no
saben qué es pintar a su Dios!… Yo Me muevo a ustedes sin que ustedes
se muevan a Mí y si socorriendo curo miserias y miserias es porque no
puedo moverme sin hacer actos completos.

¡Criaturas predilectas!, el amor de su Dios no es tan pequeño como
se imaginan; Mi Amor es mar ilimitado, monte inaccesible al cual llega
quien abandona todas las nociones finitas, para entrar en las infinitas que
Yo mismo sugiero a las almas amantes.

Los amo hoy que son o pecadores o santos; los amé antes que
nacieran y antes sabiendo que Me ofenderían los amaré después.
Siempre han sido y serán amados por Mí porque no cambia Mi fuego por
ustedes, como no cambia el Amor que Me tengo a Mí mismo. En ustedes
Me veo a Mí, ¿cómo podría no amarlos? En ustedes veo a Mi Hijo,
¿podría no amarlos?
Me dicen que Soy duro con ustedes, que les mando contrariedades y
sufrimientos, que no He hecho bien tal cosa o tal otra. Pero cuando lo
han dicho o pensado, o simplemente sospechado, ¿qué queda en su
pensamiento? ¿Qué de concreto encontrarán? Encontrarán que han
errado juzgando o temiendo de Mi amor; que sentenciando el justo juicio
que se Ha dado de mí para ustedes respecto de ésta o aquella cosa, de
ésta o aquella persona, en éste o en aquel caso, por éste o por aquel
motivo.

Hombres, ¿cuándo creerán que Soy el Amor que no cambia? ¿El
amor que no puede dejar de amarlos, de hacerles el bien máximo que
pueden tener?
Así pues, le He repetido, les He dicho todo lo que puede interesarles.
Soy feliz de haberlo hecho, ustedes sean felices de Mi felicidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s