MODERNISTAS Y PROTESTANTES…PIENSAN EN RENOVAR MI IGLESIA.

MODERNISTA Y PROTESTANTES PIENSAN RENOVAR MI IGLESIA

(Confidencias del Señor al hermano Antonio de Sevilla)

Los modernistas, influidos por el modo de hablar de hoy, dicen o pronuncian “hermanos y hermanas”, pues a tal punto ha llegado la confusión de los sexos, pero en mi Iglesia siempre se ha dicho hermano, sin distinguir los sexos, cuando se refiere a un colectivo de hombres y mujeres, porque Dios es Padre, Hijo y Espíritu Santo, y de un solo hombre, Adán, saco el género y linaje humano. Por eso, cuando en las Sagradas Escrituras reveladas por Dios al hombre se refiere a un colectivo de hombres y mujeres, se dice solamente “el hombre”, y no es que Dios sea “machistas” como algunos dicen y piensan, confundidos por Satanás, que se ha inventado un sentido equivocado de este vocablo para enfrentar al hombre con la mujer, y a la mujer contra el hombre y separarlos, separando así lo que Dios unió al principio (Mateo 19, 4-9) y cuyas consecuencias llevan a lo que ya estáis viviendo, escuchando y viviendo hoy: adulterios, afeminados, amancebamientos, lesbianismos y uniones desviadas y antinaturales, que son abominables ante Dios, y ante cualquier persona equilibradas y con sentido común, que Dios os da; pero ellos creen que cambiando una palabra por otra, ya están justificados ante Dios y ante la sociedad, a la que ellos quieren llevar a ser como ellos. ¡Pobres desgraciados!, y nunca mejor dicho, porque no quieren, ni tienen, la Gracia de Dios. ¡ORAD por ellos, hijos míos, para que se haga la Luz en sus tinieblas y puedan acogerse a la Misericordia de Dios!

Esta y otras muchas formas de expresión moderna, que están cambiando los hombres para decir lo mismo de siempre, pero con distintos nominativos y palabras, se están introduciendo en mi Iglesia, y es comprensible que así sea humanamente, siempre que no se cambie el significado de la palabra o de la frase, pues si lo cambia, pude ser muy negativo y llevar a la confusión y al engaño.

Por ejemplo, hijo mío, tú mismo has escuchado y observado esta mañana en al Santa Misa por la televisión española, cómo el Celebrante dijo después de presentar las ofrendas, en el Ofertorio:

“Orad hermanos, para que esta Eucaristía sea agradable a Dios, Padre Todopoderoso”.

Pero la oración correcta según la Liturgia no es ésta, sino esta:

“Orad, hermanos, para que este SACRIFICIO mío y vuestro, sea agradable a Dios Padre Todopoderoso”.

Cambio la frase: “este SACRIFICIO mío y vuestro”, por la de: “esta Eucaristía”. Y no significa lo mismo, hijo mío, porque EUCARISTIA significa “acción de gracias”, y no es lo mismo que SACRIFICIO, aunque las dos cosas se celebran dentro de la Santa Misa. Pero suprimir o cambiar la palabra SACRIFICIO y lo que significa por otra que no lo significa, es lo que hace tiempo Satanás está tratando de conseguir de mis Ministros e Iglesia en la Santa Misa Católica, hijo mío, que creen inofensivas, pero que son del enemigo.

El Sacerdote no puede ni debe ORAR equívocamente al Padre, porque no es reverente, ni sincero, ni corrector, hijo mío, ésta y otras muchas incorrecciones de los Ministros en el Altar me crucifican de nuevo, porque todas ellas y más las asumí en el Huerto de Getsemaní y ahora se me vuelve abrir las heridas de nuevo con estos traidores que no tienen compasión ni respeto por la Tradición y el Dogma de mi Iglesia Católica. No te equivocas al escribir, hijo mío, son TRAIDORES, aunque Yo los esté soportando en mi Misericordia, no sabéis bien todo lo que está pasado en mi Iglesia, hijos míos todos, y todo lo que estoy soportando con mis almas pequeñas y sencillas a las que estáis haciendo sufrir y llorar Conmigo, con vuestros sacrilegios, tibiezas y escándalos. ¡Convertíos y sed humildes, Pastores de mi Iglesia! Que os estoy esperando para poder sonreíros.

Estáis queriendo anular mi SACRIFICIO siguiendo la voz de Satanás, os lo AVISO, por si alguno peca de ingenuo, es mi enemigo y vuestro el que está detrás todas estas cosas, cambios, y novedades. ¡Vigilad y orad Ministros del Altar!, para que no me traicionéis como mis discípulos en Getsemaní (Mateo 26, 36-46), no os creáis tan seguro con vuestra sabiduría de hombres, no, hijos míos; “sed humildes y sencillos como palomas, pero astutos como la serpiente” (Mateo 10,16) porque ella os está acechando y cautivando con sus silbidos (voces) de modernismos y herejías.

Ese error y desvío, de suprimir “ESTE SACRIFICIO MIO Y VUESTRO” EN LA Santa Misa de este Domingo, se multiplica enormemente al ser oída y vista por la televisión en toda España Satanás sabe escoger la mejor ocasión y a la persona.

¿Para qué ha servido el Sínodo sobre la Santa Misa, en el año pasado (octubre del 2005), y en el cual se volvió a recordar y actualizar que la Santa Misa es un SACRIFICIO? ¿A quién se ha informado? Mis fieles bautizados siguen tan ignorantes como antes y los Ministros modernistas, con sus cambios como antes. ¡Cuánta responsabilidad tienen los que dirigen hoy mi Iglesia! A más de uno, más le habría valido no haber nacido, por el camino que llevan, porque van equivocando a mi pueblo equivocados ellos, hipócritas y políticos de la religión, que no son míos, sino de este mundo al cual están sirviendo y no a Mí, el Hombre de la Cruz y el Sacrificio, que dio su vida por la salvación del mundo, pero el mundo no me reconoció ni me acepto, y por ello sigue en tinieblas de muerte (Lucas 1, 29). Pero todo el que acepta y acoge a este NIÑO de Belén acepta la Luz, y en verdad os digo, que debe seguirme hasta el final, para llegar al Padre de las luces, pues no todo el que dice:” ¡Señor, Señor!”, entrará en el Reino de los Cielos, ya sea Sacerdote o laico, sino el que hace la Voluntad de mi Padre, que está en los Cielos, pues muchos me dirán en el día del Juicio. “¡Señor, Señor!”, ¿no hicimos lo que Tú querías, no profetizamos en tu Nombre, y en tu Nombre arrojamos demonios e hicieron muchos milagros, y celebramos muchas Misas y administramos el Bautismo, el Perdón de los pecados y demás Sacramentos de tu Iglesia? Pero Yo les responderé: “¡Nunca os conocí; apartaos de Mí, obradores de injusticias y sacrilegios! (Mateo 7, 22-23).

Por eso os digo a todos y os aviso una vez más, que no os confíes pensando sólo en mi Misericordia, porque ella va siempre acompañada de mi Justicia. Dios no es como vosotros, ni como muchos de vosotros pensáis que es, a vuestras maneras y caprichos, no, hijos míos todos, no os equivoquéis. Ahí tenéis los DIEZ MANDAMIENTOS de la Ley Divina, y mi Palabra en los Evangelios y Cartas, todo lo que necesitáis saber y practicar para salvaros de ir al Infierno con Satanás y poder ganar el Cielo y la Felicidad Eterna, lo tenéis en las Sagradas Escrituras de la Santa Biblia y lo que Dios Espíritu Santo ha revelado a su Iglesia a través de Concilios, Sínodos y Almas elegidas. No hay más Dios fuera del DIOS UNO y TRINO, Padre, Hijo y Espíritu Santo, ni más religión verdadera que la fundada por Mí, Jesucristo, con Pedro como cabeza y piedra visible para el mundo. Pero se engañan muchos a sí mismo pensando que son míos, diciendo “¡Señor, Señor!”, y no hacen lo que el Señor les dice (Lucas 6, 46), porque no escuchan mi Voz.

Bendecid y orad, orad por todos y llevad vuestra cruz de cada día Conmigo y mi Santa Madre y vuestra.

Os doy mi Paz y mi Luz, el que las desee las tendrá, el que no, volverá a Mí. Os quiero en estoy con vosotros, amadme y amad a mi Madre. ¡Gracias!

(ANTONIO): ¡Gracias Señor, por todo, en mi nombre y el de los hermanos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s