ORACION A MARIA INMACULADA POR ESPAÑA.

ORACIÓN A MARÍA INMACULADA POR ESPAÑA

¡Oh María Inmaculada amada Patrona de España! Velad por España, nación Mariana por excelencia, rogad por España, salvad a España, que cuanto más culpable mayor necesidad tiene de vuestra poderosa intercesión. Una súplica a vuestro Divino Hijo Jesús, que reposa en vuestros virginales brazos, y España será salvada. 
 
¡Oh Jesús, Corazón Divino oculto en el Santísimo Sacramento, tan amado por los Españoles, por María su Patrona, salvad a España! Porque extendió tu nombre y el reinado de la Cruz por todo el mundo, que vea palpablemente tu soberana protección, y porque confía en Aquélla que aplastó la cabeza del infernal dragón, que sean desbaratados sus perversos planes. 
 
¡Oh Jesús Sacramentado! ¡Oh María Inmaculada! Velad por ella; salvad a esta España tan vuestra de cuantos peligros puedan amenazar su fe y la paz y la salvación de las almas. 
 
¡Oh María! Sin pecado concebida, rogad por nosotros que recurrimos a Vos, Madre de Dios y Madre nuestra salva a España y al mundo entero.

CUANTO MAS BELLA SERA VUESTRA ALMA. MAS GLORIA DARA A LA SANTISIMA TRINIDAD.

YO DEBO SER TOCADO POR MANOS UNGIDAS.

viernes, 2 de mayo de 2008 LIBRO DADME DE BEBER.

Yo debo ser tocado por manos ungidas por el Obispo

La gracia divina es un don inestimable. La gracia divina es la vida del alma y cuanto mas gracia adquiere el alma más vida divina tiene. Yo Soy Jesús de Nazaret quien os habla y os instruye.

Hijos Míos, es un gran tesoro espiritual poseer la gracia divina, porque la gracia divina en vuestras almas es la fisonomía de la misma, y lo mismo que cuidáis vuestros aspectos y os gusta estar bien parecidos, así debéis cuidar el aspecto de vuestra alma que la ve Dios y los bienaventurados.

Hijos Míos, preocuparos del estado de vuestra alma. Debéis mejorarlo porque cuanto mas bella sea vuestra alma, mas gloria dará a la Santísima Trinidad, y la gracia divina en el alma se adquiere por medio de los sacramentos, especialmente de la Comunión, que si la hacéis en condiciones, os aumenta la belleza de vuestra alma, es decir, os aumenta la gracia santificante, vida divina en el alma.

Muchos comulgáis en la mano sin miramiento alguno porque lo que tocáis y recibís es Mi Sagrado Cuerpo, y vuestras manos pecadoras no deben tocarme, porque Yo debo ser tocado solo por manos ungidas y dedicadas a Mi servicio. Esto no lo entendéis por lo mucho que se ha extendido esta costumbre, y además decís que es más higiénico, porque os preocupa más la higiene de vuestro cuerpo que la higiene de vuestra alma. Hijos, en la Comunión cuando la recibáis, debéis mirar Mi bien, el bien de Vuestro Creador y no el vuestro, porque Yo que hasta un vaso de agua (que deis) no dejo sin recompensa, os daré Mi gracia divina para que vuestras almas crezcan en santidad.

Mi Santa Madre tenía la gracia divina en plenitud, por eso, el Ángel Gabriel la llamó llena de gracia. Ella supo mantenerse en todo momento desde su uso de razón en estrecha unión con la Santísima Trinidad. Hacia en cada momento la voluntad de Dios y ello junto con su Inmaculada Concepción, la supuso vivir en plenitud la gracia divina. Y vosotros hacéis unas comuniones mediocres, irreflexivas, sin darme ni honor ni gloria, por eso hijos Míos, no prosperáis, (en santidad) porque vuestras manos pecadoras Me tocan y después de haberme tocado, os vais a la compra o cogéis el coche con las mismas manos en las que yo HE ESTADO, SIN CONSIDERAR LO SAGRADO Y DIVINO DEL ACTO QUE HABÉIS HECHO AL COMULGAR (1)

Cuantas depresiones, cuantas penas, cuantas lágrimas y pruebas de personas que no les aprovecha la Comunión porque Me reciben en sus manos pecadoras, manos que tocan las cosas del mundo y que no están ungidas para Mi servicio. Pues si bien, muchos sacerdotes son indignos y pecadores, sus manos fueron ungidas por el Obispo, aunque ellos luego hayan caído en el pecado.

Vuestra lengua es interior. Con ella no tocáis cosas inmundas, solo alimentos y bebidas, porque si alguno Me recibe en la lengua también indignamente, os digo lo que dice Mi Apóstol Pablo: De manera que, cualquiera que comiere este Pan ó bebiere esta Copa del Señor indignamente, come o bebe su propia condenación (1 Cor 11-29)

En vistas a servirme y darme gloria, debéis hacer lo que más gloria Me da y más bien os hace, y en el caso de la Comunión, recibidme en la lengua, es más digno de Mí y más provechoso para vuestras almas. Yo, Jesús, os hablo y os instruyo amorosamente.

(1) Las letras se ponen solas en mayúsculas.

ALGUNAS ORACIONES INEDITAS.

Algunas oraciones inéditas (2)

Me encierro en tu querer

Jesús mío, me encierro en Tu Querer

para respirar con tu respiración,

para respirar con la respiración de todos

y cambiarlos en muchos besos cariñosos.

Hago que mis palpitaciones se realicen en Tu Querer

para decirte con todas las palpitaciones: «Te amo, Te amo»,

y, moviéndome en Tu Querer, te doy los abrazos de todos,

para que, estrechada a Ti, abrazada por Tus brazos,

nadie más Te ofenda y todos Te amen, Te adoren,

Te bendigan y hagan todos Tu Santa Voluntad.

Tú eres mi guía

Dulce Jesús mío, enciérrame en Tu Voluntad,

para que no vea, no sienta, no toque más que Tu Santo Querer,

y con su fuerza forme santos, Jesús, en mis actos

para llenar el Cielo y la tierra de la vida Divina.

Madre Reina, sé Tú mi guía, mi maestra

y no permitas que haga ni siquiera una sola respiración

sin la Divina Voluntad. 24

Toma mi voluntad

Jesús mío, dame Tu Voluntad y toma la mía,

para que me haga santa con Tu santidad,

ame con Tu amor, palpite con Tu corazón,

camine con Tus pasos, repare con Tus reparaciones

y forme con mi palabra un Jesús

en los corazones de quienes me escuchan.

Madre Reina, escóndeme bajo Tu manto,

para que me protejas de todo y de todos.

***

NOTAS

1) Este llamamiento fue escrito por la Sierva de Dios en el año 1924.

2) Los títulos no son originales. Por lo general, son palabras tomadas de las oraciones que expresan el tema de las mismas. Las oraciones se encontraron entre los objetos personales de Rosaria Bucci. Ahora forman parte de mi archivo privado sobre la Sierva de Dios. LUISA PICARRETA.

INVOCACION A SAN JOSE.

INVOCACION A SAN JOSE

“San José, guardián de Jesús y casto esposo de María,
tu empleaste toda tu vida en el perfecto cumplimiento de tu deber,
tu mantuviste a la Sagrada Familia de Nazaret con el trabajo de tus manos.
Protege bondadosamente a los que recurren confiadamente a ti.
Tu conoces sus aspiraciones y sus esperanzas.
Se dirigen a ti porque saben que tu los comprendes y proteges.
Tu también conociste pruebas, cansancio y trabajos.
Pero, aun dentro de las preocupaciones materiales de la vida,
tu alma estaba llena de profunda paz y cantó llena de verdadera alegría
por el íntimo trato que goza con el Hijo de Dios,
el cual te fue confiado a ti a la vez que a María, su tierna Madre.
Amén.” — Juan XXIII

RACIONALISMO EN LA IGLESIA…?¿

Mensajes dictados a Catalina Rivas Estigmatizada boliviana
EL RACIONALISMO HA HECHO DE LA IGLESIA UN DESIERTO
PC-18 20-Jul-96 El Señor

Hijita, tráeme almas con tus oraciones. Quiero que en tus
sufrimientos aprendas de Mí en el Sacramento de Mi amor. Ora mucho,
repara, porque Mi Corazón sangra en esta hora tan difícil… Queda poco
tiempo para salvar almas y no quiero que nadie perezca. Cuando se te
vaya el sueño en la noche, ubícate junto a uno o muchos de Mis
Sagrarios, ora y repara allí —desde tu cama— con la mente puesta cerca
Mío; concédeme tu adoración y tu reparación por todos aquellos que
trabajan sin cesar, guiados por el demonio para abolir Mi Presencia. Los
masones se lanzan continuamente sobre la Iglesia, usando a Mis
Sacerdotes; y no sabes cuántos de ellos han echado por tierra la nobleza
de su ministerio, llevando una vida superficial sin mantenerse fieles a la
grandeza de la obra que recibieron en custodia.
Quiero darme a través de las miserias de tu alma… Necesito de tu
pobre corazón para apagar Mi sed de amor. Dame un silencio lleno de
oración, porque es maravillosa esta sencillez del amor. Es que te voy
dando un verdadero tratado de amor para todos, el tratado que entre tú
y Yo ya está comprendido y vivido. Tú lees en Mis ojos y Yo leo en los
tuyos, eso es suficiente cuando la distancia que nos separa es limitada. El
amor, que es lazo fuerte que reúne estos dos polos. ¡Cuánto quisiera que
Mis almas religiosas y sacerdotales disfrutaran de todo este amor que
derramo en Ti y, a través tuyo, a otras personas elegidas por Mí para leer
estos escritos! Pero, el racionalismo ha hecho de Mi Iglesia un destierro,
la ha convertido en ruinas donde las serpientes se han anidado. Mis
almas sacerdotales reprimen hoy a Mis elegidos, bloquean el camino con
su escepticismo, sus dudas, su hipocresía y esto Me hace sufrir. ¿Por qué
se sorprenden por la naturaleza de los instrumentos que Yo utilizo?…
Pequeña, era necesario purificarte, y para ello debía crucificarte
Conmigo en la Cruz. Tú has aceptado esta Cruz y Yo te bendigo por ello.
Ora mucho por Mi Iglesia, hijita. El racionalismo ha hecho de la Iglesia
un desierto. Pronto estaré nuevamente con ustedes y Mi oración al Padre
se cumplirá porque ustedes serán uno como Nosotros en la Santísima
Trinidad.
Quiero enseñarte algo. Cuando vengo a ti en la Santa Comunión, tú
Me posees. Pero es en Mí donde Yo te recibo y donde encierro tu
humanidad enteramente. Ya sé que hoy te sentiste herida en esa
reunión… Ofrécemelo. Permanece unida y sumisa a Mi Voluntad, sigue
firme en tu fe y no temas haber actuado mal… No es cierto, estás con Mi
espíritu, ya sé que tienes el lado humano de imperfección, pero cuando
se trata de Mis cosas, defiéndelas con ese ardor, porque no eres tú quien
habla en ese momento, es Mi voz que te impulsa a hacerlo. Si el alma se
rebela contra el aguijón que lastima, no está haciendo Mi Voluntad. Tú
sufres y Yo sufro en ti, tú amas y Yo amo en ti. Lo concreto de una vida,
es amar con confianza y verdadero abandono. Que no te lastimen las
actitudes ajenas, nada más de lo que es real. Tal vez deberías dejarlos
andar un tiempo solos. ¡Hay tanta gente que ansía tener un poquito de lo
que verdaderamente a ustedes les sobra: las gracias! Pero hay corazones
llenos de envidia y eso, no es un sentimiento Mío.
Con respecto a tus temores, Mi Madre es la encargada de ir
conduciéndolos, pero en verdad te digo que confíen en Ella. Hagan
mucha oración, para que el Espíritu de la Verdad entre en ustedes.
Arrodíllate ante este Divino Sacramento para curar las heridas que me
ocasiona todo el mundo. El momento se acerca, estoy en busca de almas.
El pecado les ha vendado los ojos y este daño solamente puede ser
reparado con oraciones y sacrificios. El maligno está desatando su poder
sobre las naciones y en un determinado momento destruirá la mejor
parte del rebaño. Oren para no caer en tentación…

ALGUNOS PASTORES DE LA IGLESIA MALINTERPRETAN LA PALABRA.

Haced ayunos, mortificaciones, y penitencias DADO A AGUSTIN DEL DIVINO CORAZON.
Enero 9/10 (1:00 p. m.)
Hijos míos: seguid las huellas de Jesús, caminando por la vía estrecha, abrazad su cruz y aceptad los sufrimientos de cada día; haced en todo su Divina Voluntad, porque de esta manera podéis ganaros el Reino de los Cielos. Cielos con sus puertas abiertas para todas las almas que perseveraron en el camino de la conversión. Cielos con sus puertas abiertas para todas las almas que cumplieron con los mandatos y preceptos del Señor. Cielos con sus puertas abiertas para todas las almas que acogieron en su corazón las enseñanzas del Maestro de los maestros. Cielos con sus puertas abiertas para todas las almas que renunciaron a los placeres efímeros del mundo.
Cielos con sus puertas abiertas para todas las almas que rechazaron el pecado, epidemia mortal de este final de los tiempos; epidemia mortal que gangrena el alma y la deforma; epidemia mortal que expele olor fétido, nauseabundo; epidemia mortal que sume al mundo en la más terrible oscuridad; epidemia mortal que se lleva consigo muchísimas almas al infierno; epidemia mortal que se ha extendido por toda la tierra; tierra que sufrirá una transformación total a través de una lluvia de fuego; tierra que habrá de entrar en la desolación, en el viernes santo; viernes santo porque es mucha la degradación moral, es mucha la inversión de valores, es mucho el alejamiento de hombres hacia Dios; viernes santo porque son muchas las almas que ceden a las tentaciones del demonio y a las falsas seducciones del mundo; viernes santo porque mi Santa Cruz es despreciada, motivo de burla para los pretenciosos, arrogantes.
Viernes santo porque los sacramentos, siete fuentes de gracias, han sido tomados como meros símbolos, restándole el valor que tienen para la salvación de las
almas.
Viernes santo porque la apostasía ha propagado el error llevando la humanidad a la confusión.
Viernes santo porque el Cuerpo Místico de Cristo está siendo profanado.
Viernes santo porque sobreabundan los falsos profetas, profetas que arrebatan las almas de las manos del Señor, profetas que atacan a los verdaderos mensajeros, enviados de Dios.
Viernes santo porque algunos pastores de la Iglesia malinterpretan la Palabra y el Evangelio, sacando a los fieles de la doctrina fidedigna y verdadera.
Viernes santo porque lo Divino y lo Sagrado pierden su valor paulatinamente, llevando a mis hijos al paganismo.
Viernes santo porque el pecado del aborto lacera mi Inmaculado Corazón y el Sagrado Corazón de Jesús; aborto que clama justicia por el Cielo, porque son
muchos los no nacidos que acojo en mi seno materno, no nacidos que son mártires, aún estando, en el vientre de sus madres.
Viernes santo porque llevará a muchos de mis hijos al martirio, hijos que se mantendrán en la verdad, hijos que siempre acompañarán a Jesús en el monte Gólgota como lo hicimos Juan, su discípulo amado, y esta humilde sierva del Señor.
Hijos amados: convertíos al Señor, soltad de vuestras manos las cadenas de hierro y emprended un nuevo camino porque el tiempo está siendo abreviado. Si Jesús se tardara más, muchísimos de nuestros hijos se condenarían.
A través de la cruz y de la consagración a mi Inmaculado Corazón alcanzaréis la victoria; sólo os queda orar y reparar, porque la copa del Padre se desborda, el castigo pronto llegará a la humanidad como huracán, como tormenta impetuosa; pero no tengáis miedo porque los elegidos serán marcados con la señal de la cruz en la frente y en la mano, serán protegidos, guardados en el refugio seguro de mi purísimo Corazón.
Haced ayunos, mortificaciones, y penitencias para que la justa cólera de Dios no caiga en la tierra con toda su fuerza.

REVISTETE DE MI.

Octubre 24, 1918 DADO A LUISA PICARRETA.
El alma debe revestirse de Jesús para recibirlo Sacramentado.
Estaba preparándome para recibir a mi dulce Jesús en el Sacramento y le pedía que cubriera Él mi gran miseria, y Jesús me ha dicho:

“Hija, para hacer que la criatura pudiera tener todos los medios necesarios para recibirme, quise instituir este Sacramento al final de mi Vida, para poder alinear en torno a cada hostia toda mi Vida como preparativo para cada una de las criaturas que me habría de recibir. La criatura jamás podría recibirme si no tuviera a un Dios que preparara todo, que movido solamente por exceso de amor por quererse dar a la criatura, y no pudiendo ésta recibirme, ese mismo exceso me llevara a dar toda mi Vida para prepararla, así que ponía todos mis pasos, mis obras, mi Amor, delante de los suyos, y como en Mí estaba también mi Pasión, ponía también mis penas para prepararla. Así que revístete de Mí, cúbrete con cada uno de mis actos y ven.”
NOTA: REVESTIRSE DE JESUS. ES VIVIR EN GRACIA DE DIOS. NO SE PUEDE COMULGAR EN PECADO MORTAL.

ALMAS QUE ME RIDICULIZAN…

Febrero17/09 (1:40 p. m.)

María Santísima dice:

Hijo querido, abrid vuestros oídos a mi voz, voz que

os llama ansiosamente, porque os necesito como

alma reparadora en este primer sábado de mes;

porque muchos hombres me ultrajan directamente

en mis sagradas imágenes, imágenes que son un

simple recuerdo de mi presencia, imágenes que

despiertan en las almas deseo de conversión,

imágenes que suscitan al corazón ansia de poseer el

cielo; imágenes que son una leve sombra de lo que

verdaderamente soy; imágenes que llaman a la

oración, a la contemplación; imágenes que son una

pequeña muestra de lo que se vive en el Paraíso y en

la Patria Celestial; imágenes que por sí mismas

hablan, susurran; imágenes que son deleite para el

artista que las pinta, para el maestro que las talla.

Hijo mío: la imagen no se adora, lo que se

reverencia es lo que ella representa, la emoción, el

recuerdo que suscita al corazón, corazón que es

llamado a la santidad, corazón que es cuestionado,

corazón que evoca al pasado, pasado que debe ser

enmendado, corregido, cambiado.

Reparad en este primer sábado de mes por todos

aquellos hombres que hablan a la deriva, hombres

que emiten juicios sarcásticos, comentarios de doble

intención; hombres a los que el arte religioso nada

les inspira, nada sienten; hombres cegados por un

falso racionalismo, por una forma equívoca de

discernimiento; hombres de corazón de pedernal que

se asemejan más a una obra de yeso o de mármol

que a un ser humano; hombres de poca fe que en

nada creen; hombres insensibles al sentimiento que

ellas expresan, al mensaje que ellas comunican.

Reparad en este primer sábado de mes por todos

aquellos hombres que me ridiculizan, que me hacen

mofa, despreciando mis sagradas imágenes,

imágenes en las que algunas veces lloro, otras las

impregno de óleo bendito, óleo con el que sano el

cuerpo y el alma de muchos enfermos, otras las

embellezco con escarcha del cielo, en otras muestro

mi rostro sonriente o triste y aún así no creen en,

éstas, mis manifestaciones de amor. Manifestaciones

que Dios Padre permite para que la humanidad

vuelva sus ojos a Él. Manifestaciones para

demostrar que en mis manos está la salvación de

todas las creaturas. Manifestaciones que muestran

que algo anda mal, que los hombres deben

arrepentirse, confesar sus pecados y empezar una

nueva vida, vida acomodada a los criterios de Jesús,

vida moldeada y transformada por sus venerables

manos, vidas regidas por santas leyes, leyes que son

el camino al cielo, leyes que son la prueba del gran

Amor Divino para todas las generaciones, leyes que

son preámbulo para la vida eterna.

Reparad en este primer sábado de mes por todos

aquellos hombres que profanan mis sagradas

imágenes, ultrajando mi Inmaculado Corazón.

Corazón que es esperanza de los pecadores porque

abogo por la conversión de estas almas; clamo

misericordia al Señor por ellos que también son mis

hijos. Corazón que es camino seguro al cielo porque

llevo conmigo las almas dóciles, las almas que

saben purificarse en los Ríos de la Gracia. Ríos que

regeneran, ríos que lavan, ríos que arrasan con la

mancha aún más pegada, ríos que limpian dando

hermosura, higiene al espíritu. Corazón medianero

de todas las gracias, gracias que muy generosamente

doy a los que no se avergüencen de ser mis hijos, a

los que públicamente confiesen que yo soy su

Madre. Madre que ama con amor infinito. Madre

que intercede en cualquier momento y en cualquier

lugar. Madre que sufre ante el rechazo de sus hijos.

Madre que esculpe su hermosura en las imágenes

para ser reconocida, recordada. Madre que siempre

estará a la espera, al cambio de corazón para abrazar

al hijo pródigo, para disculparlo por su incredulidad,

para perdonarle sus extravíos, sus muchas ofensas

porque una buena madre corrige, pero también

disculpa, excusa.

Hijos amados: reparad, pues, ya que mi Corazón

sufre porque muchos me ultrajan en mis sagradas

imágenes, imágenes que son signos visibles de mi

Amor Santo y, aún, así soy maltratada por la porfía

de estos pobrecitos hijos míos.

Alma reparadora del Inmaculado Corazón:

María Arca de la Salvación, sois el consuelo y la

esperanza para toda la humanidad. Sois la llave de

oro que abre las compuertas del cielo; cielo siempre

abierto, dispuesto a dar morada y hospedaje eterno a

todas las almas que en vida os supieron amar. Almas

que profesaron ser vuestros hijos; almas que os

ofrendaban diariamente rosas de variados colores,

rosas siempre abiertas; rosas cultivadas con esmero;

rosas que adornarían, aún, más vuestro frondoso

jardín; almas que supieron responder a vuestros

continuos llamados; almas que se dejaron seducir

ante el galanteo de vuestras palabras; almas que

vivieron fielmente cada uno de vuestros mensajes;

almas que se dejaron tomar de vuestras purísimas

manos para caminar por vuestros mismos senderos,

por vuestras mismas rutas; almas que imprimieron

en su corazón, vuestro bello rostro, rostro de mirada

diáfana, pura. Rostro que habla por sí mismo sin

pronunciar palabras. Rostro que invita al cambio, a

renovar el corazón. Rostro que transmite paz,

dulzura.

María, Arca de la Salvación: fuisteis vos quien

sedujo mi corazón, fuisteis vos quien me atrajo a las

penumbras del silencio para reparar en este primer

sábado de mes por todos los hombres que blasfeman

y os ultrajan directamente en vuestras sagradas

imágenes, imágenes que me hacen recordar que

tengo una Madre del cielo en la tierra, imágenes que

transverberan mi corazón con vuestro dolor,

imágenes que me conllevan a meditar en vuestra

misión cooperadora con el Redentor; imágenes que

derriten mi corazón de amor y ternura hacia vos

porque vuestros ojos me seducen, me enamoran;

imágenes que me hacen pensar en las delicias que

me esperan en el cielo.

María Arca de la Salvación, infinitas gracias os doy

por el oficio que habéis delegado a uno de vuestros

hijos que suspira de amor por vos; hijo que sufre

cuando os ve llorar, hijo que se conduele ante

vuestro sufrimiento, hijo que quiere arrastrar con

vuestro dolor, hijo que hace de un día sábado un

festín, un hermoso día, día dedicado a vos, ¡oh

hermosa Señora del cielo y de la tierra!

Sois sumamente bondadosa, Madre mía, por la

promesa que nos dais a conocer, si cumplimos

fielmente con este piadoso ejercicio de reparar

consecutivamente los cinco primeros sábados de

cada mes; concededme perseverancia final en la fe y

una entrega incondicional a vuestro amparo porque

sin vos, sí que es difícil entrar al cielo.

Sin vos soy como barco que naufraga a la deriva.

Sin vos soy una débil y frágil balsa sin remos.

Deseo aprovechar esta gracia celestial, este don

gratuito del cielo, este rayo potente de misericordia

del Padre Eterno. Quiero tomar vuestro herido

Corazón y curarlo con mis besos. Corazón en el que

hay varios Aposentos, muchos de ellos aún vacíos.

Aposentos en los que quiero sumergirme para hallar

la paz. Aposentos que atan mi corazón con el

vuestro para jamás separarme de vos, Madre

encantadora.

Heme aquí Reina del cielo y de la tierra, tomad mi

oración como actos sucesivos de reparación,

reparación que hago por aquellas almas que os

ultrajan en vuestras sagradas imágenes porque sois

burlada, sois profanada siendo vos la Rosa más

hermosa y fina del cielo, siendo vos la Madre del

Hijo de Dios, siendo vos Tabernáculo Purísimo del

Altísimo; sois despreciada, calumniada.

Heme aquí, Madre mía, vos que engalanáis y

adornáis la tierra con vuestra Celestial presencia.

Tomad mi oración como himnos continuos de amor.

Tomad mi oración como suave refrigerio a vuestro

Corazón maltratado. Tomad mi oración como un

número infinito de te amos. Tomad mi oración como

alma víctima que se ofrece como holocausto a

vuestro Amor Santo. Amor que excede a la

profundidad del mar. Amor que excede a la infinitud

del universo. Amor que excede a todo el amor de

todas las madres juntas. Amor que os lleva a

derramar lágrimas de sangre en vuestras Santas

imágenes para demostrar que estáis viva, para tocar

fibras profundas de cada corazón y llamarlo a la

conversión porque muy pronto apareceréis vestida

de sol, parada sobre la luna, cercada de doce

estrellas.

Muy pronto se dará el Triunfo de vuestro

Inmaculado Corazón y el Reinado del Sagrado

Corazón

CONSAGRACION A MARIA. PRECIOSA ORACION.

Consagración al Inmaculado Corazón de María
Marzo 25/09 (7:00 p. m.)
Inmaculado Corazón de María os consagro todo mi
ser: cuerpo, alma y espíritu para reparar por el dolor
que os causan algunos de vuestros hijos; hijos que
blasfeman contra vuestra Inmaculada Concepción,
hijos que os menosprecian dudando de vuestra
virginidad, hijos que os hieren cuando os atacan en
vuestra Maternidad Divina, hijos que os maltratan
cuando infunden en los niños desprecio hacia vos,
hijos que os ultrajan en vuestras sagradas imágenes.
Inmaculado Corazón de María os consagro mis
sentidos: ojos para recrearme ante vuestra singular
belleza, oídos para escuchar vuestras lecciones de
amor, olfato para oler vuestro exquisito aroma,
aroma de pureza y santidad; gusto para saborear
vuestros sabios consejos, consejos que son puerta de
oro de entrada al cielo; tacto para sentir vuestra
presencia en mi vida, vida transformada, renovada.
Inmaculado Corazón de María os consagro mi
memoria, entendimiento y voluntad porque a vos
sólo quiero pertenecer. Tomadme como a uno de
vuestros siervos y atadme, con vuestro Santo
Rosario, a vuestro Maternal Corazón de tal modo
que sea ofrenda de amor a vuestro Amor Santo.
Amén.
DADO A AGUSTIN DEL DIVINO CORAZON

EL ABORTO.

Sobre el aborto

20 de febrero de 1976

NO MATARÁS

Mi Ley es sobrenatural y eterna. Vosotros la llamáis ley natural porque es conforme a todas las exigencias de vuestra naturaleza humana, a fin de que podáis conseguir aquel feliz equilibrio del que sentís necesidad.
Quien infringe esta ley, sea o no cristiano, perjudica la semilla de donde brota el justo equilibrio sin el que no puede haber en el hombre serenidad y paz, por tanto felicidad; y va a romper el orden establecido por Dios con consecuencias incalculables.
Esto es evidente: pero la maldad humana, amasijo de soberbia, de rebelión y de división, infringe voluntariamente la ley y destruye este germen divino llevando al hombre fuera del sendero del bien, haciéndolo perderse en un laberinto a menudo sin camino de salida.
He aquí, hijo mío, que con satánica insistencia, contra todo elemental derecho a la vida, contra todo derecho de la naturaleza, se quiere una inicua ley humana que legalice lo que Dios ha condenado desde siempre: el homicidio.
Esta ley: “No matarás”, redactada y sancionada por el Padre, constituye una columna que sustenta el derecho natural. Quien la infringe no solo se pone en una actitud soberbia de desafío a Dios Creador, sino que violenta la misma naturaleza, realizando un crimen que grita venganza a los ojos del Cielo y de la tierra.

Matanza salvaje

Tú me has entendido, hijo: quiero hablarte del aborto, abominable parto de mentes congeladas por Satanás en el odio contra Dios y contra el hombre.
A los propugnadores de esta ley, cuya crueldad no es inferior a aquella de Herodes, no les importa la inhumana matanza de millones de criaturas inocentes e indefensas, no les importa romper la armonía de la Creación. Una cosa les importa: dar desahogo al odio inextinguible contra Dios y contra los depositarios de la ley de Dios.
Es impresionante que los inventores de esta conjura, hecha contra Dios (porque éste es el móvil principal de quienes luchan por la legalización del aborto), hayan encontrado tantos aliados. Se han convertido en una multitud separada de Dios y encaminada por la vía del crimen.
En medio de estos, tú ves no sin espanto a algunos de mis sacerdotes, incluso algún pastor que, disimulado, se hace pequeño para no ser descubierto. En vano, porque un día, aquel día grande de amargo llanto, Yo los acusaré frente a toda la humanidad por haberse prestado a la realización de un inicuo plan del Infierno.

Culpa gravísima

El aborto procurado es culpa gravísima, cuyo origen es de Satanás, porque es transgresión de la ley de mi Padre, que es ley de amor tendiente a conservar, defender y proteger el don impagable de la vida.
¿Qué hombre tiene el derecho de suprimir la vida de otro hombre?
¿Qué Estado puede arrogarse el derecho de romper el equilibrio de la naturaleza humana?
¿Qué Estado puede exaltar el derecho de abrogar una Ley divina? El pretender hacerlo es un crimen de tal gravedad que Dios no puede dejar impune.
El aborto es abominación y perversión fruto de una sociedad corrompida y anticristiana.
¡Ay de aquellos sobre cuya conciencia pesará tan tremenda responsabilidad!
No solo Yo seré inexorable Juez, sino que serán los seres humanos, víctimas del aborto los que se dirigirán directamente a mi Padre, Dador de la vida para pedir justicia sobre sus verdugos materiales y morales.
Hijo, la legalización del aborto es un producto de la barbarie materialista; pero cuántos otros hay: la violencia, los crímenes, la droga, la pornografía, la corrupción organizada, secretamente querida y financiada, aunque públicamente deplorada.
Si te hiciera ver el verdadero rostro de esta sociedad incrédula, te repito que de ello te morirías.
Esta humanidad ha rechazado la salvación ofrecida por mi misericordia; la salvaré con mi justicia.
Hijo, reza, reza; ¡no te canses!
Hoy no ves sino lo que ha podido la perversidad del Maligno; mañana verás cuánto ha podido la oración y el sufrimiento de los buenos.
Te bendigo, hijo mío; ámame.
(“Confidencias de Jesús a un Sacerdote” – Mons. Ottavio Michelini)