TU SABES QUE YO TE AMO. MONSEÑOR OTTAVIO MICHELINI.

NOTA: ESTE LIBRO ES PRINCIPALMENTE PARA SACERDOTES.

DICE JESUS:

El Santo Rosario, poderoso remedio a tantísimos males

Se necesita apresurar ese día con la oración agradable a Mí del Santo Rosario, con la mortificación interior del espíritu y con la mortificación de los sentidos. Son sordos, y así permanecen, aun muchos de los que se dicen buenos ante esta antigua invitación mía; sin embargo, hijo mío, Yo desde hace muchos siglos lo he indicado y, lo he indicado más en estos últimos 150 años a mi Iglesia, como un poderoso remedio a los tantos, tantísimos males que la aquejan. Si me hubieran escuchado, particularmente mis sacerdotes y todos mis consagrados, la paz reinaría en el mundo. En ellos está la gran responsabilidad de ser Guías del mundo, de ser luz, sal y fermento, pero, desgraciadamente, muchísimos de ellos de estas cosas no saben absolutamente nada.

Hijo mío, se te ha dicho y tú has visto cómo todo se ha realizado, que muchísimos encuentros con tantas almas fieles han sido predispuestos para que entre vosotros cimentéis la unidad, y en esta unidad, que siempre encierra en sí la Caridad, os defendáis contra los rabiosos asaltos de Satanás y de sus legiones contra los buenos.

Satanás, teniendo de su lado a buena parte del género humano, dirige sus fuerzas y las de sus seguidores contra mi Iglesia, inerme; y tú lo sabes por qué inerme, necesita por tanto, que los buenos sean y estén unidos para hacer frente a las pululantes fuerzas del mal, que por todas partes os rodean.

Pero no tengáis miedo, sed, sí, vigilantes pero también con segura confianza en el Espíritu Santo, en el Corazón Misericordioso de mi Jesús y en mi Corazón Inmaculado. En nuestros Corazones siempre encontraréis refugio y protección.

Hijo mío, no olvides el Bautismo. Tú comprendes bien lo que quiero decirte, para ti tiene una extrema importancia, especialmente en el futuro, tú, hijo mío, entonces comprenderás

lo que ahora no puedes comprender.

Te bendigo, hijo mío amado, y contigo bendigo a todos tus hermanos del Movimiento Sacerdotal Mariano, y bendigo también a la que será tu familia en un futuro no lejano.

La Inmaculada

5 de Enero de 1978

MI IGLESIA «Casi total deficiencia de Directores Espirituales»

Escribe, hijo mío, soy Jesús,

quiero reanudar los mensajes que ya te he señalado en un coloquio anterior, vuelvo a un tema ya tratado: “casi total deficiencia de directores espirituales”; ¿cuáles son las causas?

Señalaré las principales:

1) Falta de sensibilidad pastoral por parte de no pocos Pastores.

2) Compenetración del materialismo en todas las estructuras de mi Iglesia, seminarios, Órdenes religiosas, conventos

3) Deficiente cultura patrística, ascética y mística.

4) Grande carencia de vida interior, con la consiguiente imposibilidad y lógica incapacidad de dirigir almas, debido al estridente contraste entre las manifiestas exigencias de las almas sedientas de verdad, sedientas de ascensión espiritual y el gélido hielo que se encuentra en el ánimo de los sacerdotes a quienes se ha pedido realizar este delicadísimo ministerio.

Hijo, si entras en una casa oscura y fría ¿en dónde sacarás luz y calor si esa casa carece totalmente de ambos? ¿Cómo puede un alma deseosa de ser llevada a Dios encontrar ayuda en quien está más alejado de Dios? ¡Cuántas almas están detenidas y como paralizadas e incapaces de caminar precisamente porque no tienen quien les ayude!

La salvación eterna, meta final de la vida

A la cabeza de las iglesias locales están los Obispos, a los cuales incumbe la gran responsabilidad de la vida espiritual de la grey a ellos confiada. Vida espiritual quiere decir fluida circulación de la Vida Divina en su Iglesia, en las almas que la forman; por tanto, al Obispo le incumbe el deber de darse cuenta de las más graves necesidades de las almas confiadas a Él. Si el Obispo es Santo no le faltará la Sabiduría, he dicho la Sabiduría, la intuición que le viene del Espíritu que está en su corazón, por lo que será como devorado por el celo para dar y proveer a las almas todas las ayudas válidas de que tienen necesidad para caminar rectamente hacia la meta final de la vida, que es la salvación eterna. Entonces verá el Obispo con claridad todas las lagunas, las sombras, las necesidades de las almas de la grey que debe pastorear y hará de todo para proveerlas; sólo así se dará cuenta de la desmedrada vida latente de familias religiosas; verá la parálisis de muchas almas, de muchas comunidades y de grupos de oración que tantas veces se equivocan, precisamente por la carencia de una segura guía espiritual.

Primera gran preocupación, despojada de todo interés material y humano, será la de llamar a su alrededor a los mejores sacerdotes para hacer de ellos unos buenos guías espirituales. Con estos sacerdotes decidirá luego lo que es necesario hacer para buscar una verdadera regeneración espiritual de su iglesia, para que en su iglesia no falte nada para poder caminar en el camino de la Santidad.

El Obispo no es sólo “un” Presidente de una Asamblea, sino el Padre espiritual de su iglesia, a la que debe cuidar y alimentar, preservándola de la herejía, del error, de la amoralidad; por tanto, grande es su tarea, que debe llevar a cabo con prudencia y valor, pero con gran fe y amor, prescindiendo de los juicios de los hombres y teniendo en cuenta de la sola Divina Voluntad. Ahora bien, hijo mío, es mi Voluntad que los Obispos sean Santos, para que reflejen en sí mi vida de Hombre – Dios, para esto me he hecho hombre, y que pongan, ojalá, la segur a la raíz para erradicar el mal donde quiera que haya anidado, sin miedo y sin temor. Jamás les será negada mi ayuda si quieren obrar sólo para la gloria de Dios, para el advenimiento de Su Reino y para la realización de Su Voluntad. ¿No es esto lo que yo, Jesús, os he enseñado a pedir cada día?

Así pues, radical desinfección de todas las estructuras infectadas; si un Obispo no se siente quemar por este celo no puede ser mi Apóstol en el mundo.

Problema central de la Pastoral: arrebatar las almas a Satanás

La concepción materialista que ha envuelto a mi Iglesia en una profunda oscuridad, jamás vista antes, esta crisis de fe qué ha alejado de Dios no sólo a los cristianos sino aun a pueblos infieles, no puede ser curada sino con el regreso a la fe, por lo cual, es tarea de los Obispos desarrollar una pastoral sabia e iluminada, sea dirigida hacia sus sacerdotes que a sus fieles; haya centros para la formación de Catequistas y un centro para la formación de una válida cultura de las Sagradas Escrituras, de los Santos Padres y Doctores de la Iglesia. No tengo necesidad de sacerdotes científicos, no tengo necesidad de teólogos presuntuosos, pero tengo necesidad de sacerdotes sabios y santos que tengan plena conciencia de su grandeza sacerdotal y de sus poderes sacerdotales.

Esto deben comprender los Obispos, y para esto deben obrar, hacia esto deben orientar su pastoral, dejando de lado todo lo que es marginal; una vez más, hijo, afirmo que el problema central de la Pastoral a la que Pastores y Sacerdotes deben enderezar sus energías espirituales y materiales, porque el cuerpo es soporte del alma y para el alma ha sido dado, es el de arrebatar las almas a Satanás y a sus secuaces para volvérmelas a dar a Mí, porque a Mí me pertenecen, e impedir de todos los modos que los rectos y los puros de corazón tengan que ser engañados y arrollados por las astucias del Enemigo.

Se quiera o no, esto es lo que Quiero, y la purificación en acto, hará ella lo que la necedad de mis consagrados no ha sabido o querido hacer.

Te bendigo, hijo y ámame.

8 de Marzo de 1978

LA SAGRADA BIBLIA ESTÁ DIRIGIDA AL PUEBLO PARA ILUMINARLO Y SACARLO DE LA OSCURIDAD DEL PECADO ORIGINAL

Escribe, hijo mío, soy Yo, Jesús, que deseo aclararte cuanto te ha dicho C. en relación con la Sagrada Biblia.

Tú sabes, hijo mío, porque varias veces te lo he dicho, que Yo, Dios Uno y Trino, soy por naturaleza infinitamente simple y que por esto por lo que todo lo que hago o digo refleja esta naturaleza mía, igual que todo libro, toda obra de arte refleja el temperamento artístico o literario del autor, así también mi Biblia, si bien manifestando el temperamento artístico, poético y literario de aquellos que como instrumentos fueron elegidos para escribirla, deja con una maravillosa transparencia entrever la infinita simplicidad de Su verdadero autor, el Espíritu Santo.

La Sagrada Biblia es libro querido por las Tres Divinas Personas, en su perfectísima comunión de Voluntad, para comunicar la Palabra eterna e inmutable de Dios al pueblo elegido, para prepararlo al más grande acontecimiento de la historia del género humano: la venida a la tierra de Mí, Verbo de Dios desde siempre engendrado por el Padre, con el mandato divino del Padre de proveer al restablecimiento del equilibrio roto por Satanás con el pecado original, mediante la Segunda Creación, con el misterio de la Encarnación, Muerte y Resurrección mía.

El Santa Biblia primero y el Evangelio después, están dirigidos al pueblo y para el pueblo de Dios, para iluminarlo y sacarlo de la oscuridad que bajó sobre el género humano con el pecado original. Su contenido de luz y de sabiduría es accesible a todas las almas no intoxicadas ni envenenadas por el humo del infierno que oscurece y contamina, es la soberbia, vomitada sobre la humanidad por Satanás, la que él cree, considera y quiere suya, por conquista del mal y sobre la cual intenta imponer su reino de tinieblas, en contraposición al Reino de Dios, Reino de Luz, de Justicia, de Paz y de Amor.

“Quien no está conmigo está contra Mí y no tiene parte Conmigo”

Nadie tiene el derecho de interpretar la Palabra de Dios, es decir, la Revelación, sino aquella que ha sido encargada por Dios para ésta, esto es, su Iglesia, y en la Iglesia sólo a Aquel al que han sido dadas las llaves del Reino de los cielos, esto es, a Pedro, mi Vicario, y a los sucesores de los Apóstoles que viven en comunión con Pedro.

Han sido arbitrarias, lo son y lo serán siempre las interpretaciones personales de tantos teólogos soberbios y presuntuosos que no los ha inducido la gloria de Dios y el bien de las almas a erigirse como maestros del pueblo de Dios, mientras el Maestro es uno solo: Yo, Verbo eterno de Dios, visiblemente representado en la tierra por el Romano Pontífice; y sean quienes sean, teólogos, Pastores o Sacerdotes, que no quieren o no aceptan el Magisterio de la Iglesia son herejes, anatemas, porque ellos mismos se ponen fuera de la Iglesia. No tienen importancia el prestigio, la dignidad ni el cargo que ellos desempeñan, “Quien no está Conmigo está contra Mí” y “quien está contra Mí no tiene parte Conmigo”, con mi Reino, sino que tiene parte con el reino de Satanás.

Hijo, cuántos hay ahora en lo alto y en lo bajo, aun cubiertos de púrpura, fuera de Mi Iglesia, que caminan solemnes y, te repito una vez más, cubiertos con una untuosa y aterciopelada hipócrita humildad. Caminan por el borde del precipicio también muchos Obispos que aun protestando su fidelidad a la Iglesia, pasivamente, haciéndose así cómplices de Satanás maestro y príncipe de la mentira, han permitido al mismo Satanás entrar en todas partes, sobre todo en los Seminarios, Universidades Eclesiásticas, Congregaciones Religiosas, para demoler y arrastrar al error y a la herejía a tantas almas que en el plan divino de mi Providencia habían sido elegidas como gérmenes preciosos y fecundos de futura mies, mientras que se han convertido en instrumentos de perdición; por esto, hijo mío, te dije que desaconsejaras a los jóvenes entrar en los Seminarios, para no encaminarlos a las fauces de lobos rapaces.

Ay de quien atenta contra la palabra de Dios desfigurándola y falseándola

¿Cómo podré ser misericordioso con aquellos Pastores responsables de tanto estrago, de tantas ruinas? ¿No saben que el Pastor da la vida por sus ovejas, mientras que ellos no han movido un dedo para impedir tanto mal? Hijo, ¿pero, qué piensan? ¿Cuándo volverán acaso a entrar en sí mismos para llorar y deplorar tan insensata y necia pastoral?

Hijo, este no es un asunto que se pueda agotar en un solo mensaje, ¡tengo bastante más que decirte!

En mi Iglesia renovada y regenerada los sucesores de mis Apóstoles deberán ser severamente intransigentes y vigilantes a fin de que el patrimonio precioso e inestimable de mi Revelación no vaya a ser tan terriblemente lacerado por el orgullo humano, a fin de que el depósito de mi Revelación sea custodiado como un “huerto cerrado”, ¡al que a ninguna serpiente envenenada le sea concedido entrar!

Mi Palabra debe ser acogida pura y simple como pura y simple Yo la he manifestado siempre en mis Profetas; ay de los que atentan contra Ella, desfigurándola y falseándola, ¡mejor les sería a estos desgraciados arrojarse’ con una piedra atada al cuello a lo profundo de los mares!

Hijo mío, te bendigo; repara y reza.

Anuncios

2 comentarios sobre “TU SABES QUE YO TE AMO. MONSEÑOR OTTAVIO MICHELINI.

  1. UNA CATEDRA LUMINOSA (Confidencias del Señor a Mons Ottavio Micheline)

    Escribe, hijo mío, soy Jesús. Continuemos con el mensaje de hoy mismo: la Verdad.

    Está en medio del Mundo una CÁTEDRA resplandeciente y luminosa, y sobre aquella cátedra se sienta un hombre igual, pero “diferente” de todos los demás hombres, es el Cristo en la Tierra, Mi Vicario, el Romano Pontífice ¡y es el único hombre en la tierra que cuando habla a la Iglesia y al Mundo como Vicario Mío, tiene el don de la infalibilidad!

    También éste es un inestimable tesoro, por el cual ninguno debe alimentar la duda de perderse en los laberintos de los errores y de las herejías poniéndose en el camino de la perdición, porque Él, el Maestro que me sustituye en la tierra puede decir con seguridad absoluta a los errantes, a los perdidos, a los inciertos y a los dudosos: “el Camino a seguir es el camino que Yo os indico; siguiéndolo no os perderéis jamás”. Por lo tanto este hombre que está en la Cátedra de Pedro con la “verdad” puede dar también a los hombres de buena voluntad paz, seguridad y serenidad.

    El Romano Pontífice, faro de luz y de verdad

    Por parte de muchos enemigos internos y externos, con una tremenda erosión, aún en acción, se ha intentado destruir el Dogma de la Infalibilidad del Romano Pontífice cuando en su calidad de Vicario Mío habla de Fe o de Moral a todas las Gentes… ¡pero su turbia acción no arribará a nada!

    El Dogma está, permanece y permanecerá en la vida de Mi Iglesia como una espléndida gema que le dará un esplendor del todo particular y extraordinario, especialmente después de la purificación. Y tal don es participado a todos los Obispos que viven en comunión de fe y de amor con Mi Vicario y con Él actúan en unidad de propósitos para el bien común de Mi Iglesia.

    “Los Obispos que no están unidos a Mi Vicario, como he dicho antes, no disfrutan de este maravilloso tesoro”.

    He aquí entonces que en el mundo oscurecido por las tinieblas generadas por la soberbia está una Cátedra única como faro de luz y de verdad, capaz de señalar a todos los hombres que vienen a este mundo el camino seguro de la salvación eterna… pero los hombres hoy, sumidos en la materialidad como están, no saben ni pueden comprender el Amor Misericordioso del Padre que tanto los ama.

    ¿Quién se preocupa, hijo mío, de enseñar y explicar a los hombres estas manifestaciones del Amor de Dios respecto a ellos?

    Fides ex auditu…(la fe viene de la audición, Rom 10,17) este es el plan de la Divina Providencia, pero si ninguno habla de las cosas necesarias para la formación de las conciencias cristianas ¿cómo podrán formarse estas conciencias?

    Cátedra de Verdad y la Verdad es luz, pero los hombres de hoy son tinieblas. ¿Cómo pueden entonces desear, buscar y amar la Verdad?

    Se busca de todo, se habla de todo excepto de la Verdad, y distraídos como el Procurador Romano Poncio Pilato preguntan: “¿quid est veritas?” (Qué es la verdad) pero no esperan la respuesta ¡por el vago temor de conocerla!

    En el mensaje de esta mañana te he dicho que la Verdad es la antítesis del error, como las Tinieblas son la antítesis de la luz, como el amor es la antítesis del odio; ahora bien, como Verdad y Error tienen fuentes opuestas y en contraste, se explica la lucha que no cambia, ni cambiará jamás, en efecto Dios, transparencia infinita, porque es “verdad infinita”, y las potencias oscuras del Infierno, porque son “oscuridad y error”, están en una lucha perenne que tendrá su conclusión sólo al fin de los tiempos.

    La “Verdad” es Dios participado a vosotros mediante Mi Palabra

    Los Escribas, los Fariseos y los Sacerdotes del Templo siempre han impugnado Mis verdades, las odiaron siempre y las combatieron con todos los medios, porque eran tinieblas, esto es, soberbia, que quiere decir odio implacable, odio que encuentra su punto de desfogue en la “Cruz”. Hijo mío, tú sabes que hasta ahora no ha cambiado nada y que ¡la Sinagoga continúa con los mismos engañosos medios y con los mismos propósitos que tenía la iglesia hebraica en los tiempos de mi vida terrena!

    La Verdad es Dios participado a vosotros mediante Mi Palabra, es decir, la Revelación, asegurada mediante la Infalibilidad del Romano Pontífice y de los Obispos en comunión con Él.

    La herejía, el error y la oscuridad son el producto de Satanás, producto que les participa largamente a sus seguido res que no ven otra cosa que su propio yo…

    ¡Oh hijo mío, en Mi Iglesia hay ya quien ha pagado la verdad con la vida así como Yo pagué con la Cruz… como mis Apóstoles pagaron con el Martirio… y como tantos hoy están pagando con lo mismo!

    Nada puede cambiar, porque no pueden cambiar los términos de este lucha: transparencia, luz y amor por una parte, oscuridad, error y odio por la otra. Pero no temáis, porque Yo, Verdad, estoy en medio de vosotros y permanezco en medio de vosotros, y si Yo estoy con vosotros ¿quién podrá algo contra vosotros?

    Ahora basta, hijo mío, estás cansado, como siempre, te bendigo y Conmigo te bendicen el Padre y el Espíritu Santo y con Nosotros te bendicen mi Madre Santísima y San José, juntos bendecimos a ti y a todas las personas queridas por las que rezas, y también a la Comunidad

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s