YA NO HAY RETORNO DEL INFIERNO. LIBRO DADME DE BEBER.

14 de abril de 2014 14 de abril de 2014 PRONTO VIVIRÉIS LOS MISTERIOS DE MI REDENCIÓN Y NI TODAS LA MENTES JUNTAS PUEDEN COMPRENDER EL TESORO INFINITO QUE ES MI REDENCIÓN Hijos Míos, Soy Jesús de Nazaret quien os habla, Vuestro Redentor. Pronto viviréis los misterios de Mi Redención y os digo, ni todas la mentes juntas de los cristianos, ni aun siquiera de la Humanidad entera, pueden alcanzar a comprender el tesoro infinito que es para todos Mi Redención. Y lo que más nos duele en el Cielo es que muchas almas se perderán y no aprovecharan Mis sufrimientos. Yo, Jesús, os hablo. Yo no os pido que entendáis más de lo que vuestra inteligencia alcanza, os pido que creáis, porque en el Cielo los Ángeles y bienaventurados se maravillan eternamente de hasta donde llegó Mi amor, y es por mi amor y mi sacrificio perpetuo, que Mi Padre Celestial frena de males muy grandes que vendrían a esta Humanidad pecadora, porque Él cuando contempla Mi amor (hacia las almas), Se aplaca y todo lo soporta mirándome a Mí que Soy Su Hijo predilecto. Yo, Jesús, os hablo. Esto lo habéis oído muchos de vosotros desde pequeños y ya no os hace ni efecto, porque las cosas os la explicaron mal o mediocremente, por eso, aunque lo oís no os dice nada, y sin embargo, si un familiar o un amigo hiciera cualquier cosa por vosotros como donaros sangre, o prestaros un dinero, lo alabaríais el resto de vuestras vidas. Sí, hijos sí, así sois vosotros, que alabáis a quienes os hacen un poco de bien, muchas veces por compromiso o por interés, y a Mí ni Me consideráis, después de todo lo que hice por vosotros para salvaros y abriros las puertas del Cielo. Yo, Jesús, os hablo. Por eso el dolor tan grande que es que las almas se pierdan y se pierdan eternamente, porque hijos. ya no hay retorno del Infierno, el que entra en el permanecerá allí eternamente, y parece que esto no os importa. ¡Ay hijos! que dolor para mi Madre ver que Mis dolores a tantos no aprovecharan, porque voluntariamente no desean nada Conmigo. Yo, Jesús, os hablo. Yo busco a la oveja perdida, aquellas almas que nunca Me blasfemaron, ni Me rechazaron pero que viven en un estado de letargo espiritual porque tampoco nadie las asesoró ni les habló de Mí. Yo las busco y nos la dejo morir en desgracia eterna, así que hijos, tratad de darme a conocer como es conveniente, poniendo todo el énfasis y el amor correspondiente a Mi Redención santísima que tanto aplacó la ira de Mi Padre que aun hoy en el presente del Cielo, la misma hace que El tenga misericordia de las almas y aplaque el rigor de su justicia. Yo, Jesús, os hablo y os instruyo

LA ORACION PARA VOSOTROS ES CORAZA.

16 DE FEBRERO DE 2014 MI MADRE CON LA QUE NO PUDO MI ENEMIGO MORTAL OS AYUDARÁ EN VUESTRO PEREGRINAR. LIBRO DADME DE BEBER.
Nadie puede decir de este agua no beberé, porque hijos, grandes hombres y mujeres se han malogrado a lo largo de la historia y se han pervertido o contaminado por haber confiado demasiado en ellos mismos. Yo, Jesús, os hablo. … Es por eso,  hijos de Mi divino Corazón, que en Mi vida pública os enseñé a estar velando y en oración para vencer la tentación. Por muy listos que seáis y por confiados que estéis en vuestros criterios, aunque sean rectos, Satanás es más listo y os tienta en los puntos más vulnerables para vosotros, por eso hijos, todo lo que oréis es poco y siempre debéis proponeros de hacer algún acto de oración o de adoración extra y mantener los que ya os habéis comprometido. Yo, Jesús, os hablo.
Sed listos, astutos como serpientes, porque la serpiente maldita os tratará de inocular su veneno una y otra vez. Ella no se cansa de tentaros, es su oficio y lo hace muy bien, por eso hijos, la oración es para vosotros una gran coraza que os mantendrá unidos a Mí como un bebé se mantiene unido a su madre por medio del cordón umbilical. Tenéis que orar a menudo y hacerlo en las debidas disposiciones, sin distraeros, sin dejar correr la imaginación, y sin dejar de entrar en el rato de oración preocupaciones, porque si no lo hacéis así,  no oiréis las mociones de Mi Santo Espíritu, que presto está a acudir al alma que se pone en oración y lo invoca para que le dé luz y sabiduría. Yo, Jesús, os hablo.
Hijos Míos, si vine a la Tierra no solo fue para morir por vosotros y libraros de la muerte eterna, sino también para instruiros en los mejores medios y caminos para llegar hasta el final de la meta, con las batallas ganadas que se os presentaran una y otra vez en la vida. Yo, Jesús, os hablo.
Mi Madre luchadora invencible y con la que no pudo Mi enemigo mortal, os ayudará en vuestro peregrinar. Ella es la gran mediadora de las almas ante Mí (1) como Yo el gran mediador ante Mi Padre. Pero todo el Cielo Ángeles y bienaventurados, desean vuestra salvación y si los invocáis pidiendo ayuda, ellos no os la negarán, aunque muchas veces no veáis inmediatamente los resultados. Yo, Jesús, os hablo y os instruyo. Paz a todo aquel que leyendo este mensaje lo cree y lo pone en práctica.

EL ALMA QUE AMA DE VERAS NO CUENTA LO QUE HA TRABAJADO.

Encuentro con la Santísima Virgen  LIBRO UN LLAMAMIENTO AL AMOR. SOR JOSEFA MENENDEZ. HABLA JESUS:

Seguid conmigo unos momentos y a los pocos pasos me

veréis en presencia de mi Madre Santísima, que con el Corazón

traspasado de dolor sale a mi encuentro para dos fines: cobrar

nueva fuerza para sufrir a la vista de su Dios…, y dar a su Hijo con

su actitud heroica aliento para continuar la obra de la Redención.

* * *

Considerad el martirio de estos dos Corazones:

126

Lo que más ama mi Madre es su Hijo…, y no puede darme

ningún alivio, y sabe que su vista aumentará mis sufrimientos.

Para Mí lo más grande es mi Madre, y no solamente no la

puedo consolar, sino que el lamentable estado en que me ve

procura a su Corazón un sufrimiento semejante al mío. ¡La muerte

que Yo sufro en el Cuerpo la recibe mi Madre en el Corazón! ¡Ah!

¡Cómo se clavan en Mí sus ojos, y los míos, oscurecidos y

ensangrentados, se clavan también en Ella! No pronunciamos una

sola palabra; pero ¡cuántas cosas se dicen nuestros Corazones en

esta dolorosa mirada!…

Si, mi Madre estuvo presente a todos los tormentos de mi

Pasión, que por revelación divina se presentaba a su espíritu.

Además, varios discípulos, aunque permaneciendo lejos por miedo

a los judíos, procuraban enterarse de todo e informaban a mi

Madre. Cuando supo que ya se había pronunciado la sentencia de

muerte, salió a mi encuentro y no me abandonó hasta que me

depositaron en el sepulcro.

27 de marzo, Martes Santo

El Cireneo

Sigue contemplándome, Josefa…; la comitiva avanza hacia el

Calvario…

Aquellos hombres inicuos, temiendo verme morir antes de

llegar al término, se entienden entre sí para buscar a alguien que

me ayude a llevar la Cruz, y alquilan a un hombre de las cercanías

llamado Simón.

Mira detrás de Mí a Simón ayudándome a llevarla, y

considera, ante todo, dos cosas:

Este hombre, aunque de buena voluntad, es un mercenario,

porque si me acompaña y comparte conmigo el peso de la Cruz, es

porque ha sido «alquilado». Por eso, cuando siente demasiado

cansancio deja caer más peso sobre Mí, y así caigo en tierra dos

veces.

127

Además, este hombre me ayuda a llevar parte de la Cruz,

pero no toda la Cruz.

Veamos el sentido de estas dos circunstancias.

* * *

Hay muchas almas que caminan así en pos de Mí. Se

comprometen a ayudarme a llevar la Cruz, pero todavía desean

consuelo y descanso; consienten en seguirme y con este fin han

abrazado la vida perfecta; pero no abandonan el propio interés, que

sigue siendo, en muchos casos, su primer cuidado: por eso vacilan

y dejan caer mi Cruz cuando les pesa demasiado. Buscan la

manera de sufrir lo menos posible, miden su abnegación, evitan

cuanto pueden la humillación y el cansancio…, y acordándose,

quizá con pesar de lo que dejaron, tratan de procurarse ciertas

comodidades, ciertos placeres. En una palabra, hay almas tan

interesadas y tan egoístas, que han venido en mi seguimiento más

por ellas que por Mí… Se resignan tan sólo a soportar lo que no

pueden evitar o aquello a que las obligan… No me ayudan a llevar

más que una partecita de mi Cruz, y de tal suerte, que apenas

pueden adquirir los méritos indispensables para su salvación. Pero

en la eternidad verán ¡qué atrás se han quedado en el camino que

debían recorrer!…

Por el contrario, hay almas, y no pocas, que, movidas por el

deseo de su salvación, pero, sobre todo, por el amor que les inspira

la vista de lo que por ellas he sufrido, se deciden a seguirme por el

camino del Calvario; se abrazan con la vida perfecta y se entregan

a mi servicio, no para ayudarme a llevar parte de la Cruz, sino para

llevarla entera. Su único deseo es descansarme…, consolarme…;

se ofrecen a todo cuanto les pida mi Voluntad, buscando cuanto

pueda agradarme; no piensan en los méritos ni en la recompensa

que les espera, ni n el cansancio, ni en el sufrimiento…; lo único

que tienen presente es el amor que me demuestran y el consuelo

que me procuran.

Si mi Cruz se presenta bajo la forma de una enfermedad, si se

oculta debajo de una ocupación contraria a sus inclinaciones o

poco conforme a sus aptitudes, si va acompañada de algún olvido

de las personas que las rodean, la aceptan con entera sumisión.

128

Suponed que, llenas de buenos deseos y movidas de grande

amor a mi Corazón y de celo por las almas, hacen lo que creen

mejor en tal o cual circunstancia; mas en vez del resultado que

esperaban recogen toda clase de molestias y humillaciones… Esas

almas que obran sólo a impulsos del amor se abrazan con todo, y

viendo en ello mi Cruz, la adoran y se sirven de ella para procurar

mi Gloria.

¡Ah!, estas almas son las que verdaderamente llevan mi Cruz,

sin otro interés ni otra paga que mi amor… Son las que me consuelan

y glorifican.

Tened, ¡almas queridas!; como cosa cierta, que si vosotras no

veis el resultado de vuestros sufrimientos y de vuestra abnegación,

o lo veis más tarde, no por eso han sido vanos e infructuosos;

antes, por el contrario; el fruto será abundante.

El alma que ama de veras no cuenta lo que ha trabajado, ni

pesa lo que ha sufrido. No regatea fatigas ni trabajos. No espera

recompensa: busca tan sólo aquello que cree de mayor gloria para

su Amado. No se turba ni se inquieta, y mucho menos pierde la paz

si, por cualquier circunstancia, se ve contrariada y aun tal vez

perseguida y humillada, porque el único móvil de sus actos es el

amor y sólo por amor ha obrado.

Estas son las almas que no buscan salario. Lo único que

esperan es mi consuelo, mi descanso y mi gloria. Estas son las que

llevan toda mi Cruz y todo el peso que mi Voluntad Santa quiere

cargar sobre ellas.

 

EL PECADO QUE EL HOMBRE NO LO TIENE POR PECADO

Ana Garcia de Cuenca


El Pecado que el hombre no lo tiene por pecado

Posted: 07 Mar 2014 03:38 PM PST

En Sueño Profético hablaban del pecado que el hombre no lo tiene por pecado. No lo tiene porque no lo enseña diciendo: “esto hay que aprender y practicar, y el que no lo haga está pecando”.
Esto sería creer que no enseñar la Palabra de Dios y hacer practicarla, es grande pecado. Luego ya, cuando tú seas responsable de tu espíritu y cuerpo, tu Libertad te lleva a seguir a Dios o a condenarte.
Esto, el hombre que pisa Tierra, no le llama pecado. Esto lo deja libre para que el que quiera lo aprenda y lo practique; y el que no quiera, que no lo aprenda.
Dijo uno:
Al hombre no puedes quitarle que el cuchillo se esconda, pero de niño sí puedes prohibir y castigar que el cuchillo no coja.
El hombre siempre interpreta mal lo de Dios.
Dios Hombre daba y dejaba Libertad para que Lo quisieran cuando eran hombres. Pero a los niños los llamaba, y reprendía a los mayores que quitaban que a Él se acercaran.
Dios Hombre nunca dijo: “Si vosotros no Me queréis, enseñad a los niños a que no Me quieran”. Pues si esto no lo dijo Dios y el hombre lo hace, ya hace pecado más grave que el pecado que hace el hombre que lo condenan las leyes.
Desperté, oí:
Le pone el hombre castigo a lo que ve que hace mal el cuerpo.
Le llama el hombre pecado al hombre que no cumple los Mandamientos.
Y no le llama pecado a que no enseñe ni obligue al niño a que el Nombre de Dios es Sagrado.
Que la inocencia del niño la Gloria la va agrandando.
Si Dios le pide a los hombres:
“Haceos niños y entraréis en mi Reino”.
¿Cómo querer el hombre que el niño llegue a hombre sin quererlo?
Es el pecado mayor que hoy tiene el hombre, el no enseñar al niño de la Gloria y de Dios Hombre.
De cuando baja a la Tierra para enseñar a los hombres a que se amen como Él ama.
El niño debe ser enseñado y mandado.
Y cuando llegue a hombre, que se retire de Dios o que siga con más fuerza enseñando lo que a él le enseñaron.
Si esto así se cumpliera, habría pocos retirados.
***
Libro 19 – Dios Manda en Su Gloria Que Enseñen – Tomo III – Pág. 140-141-142

HAMBRE DE ALMAS. LIBRO UN ALMA EN CRISTO.

Hambre de almas

En oración en mi habitación.

Recientemente ha muerto la madre de una conocida. Creo que por la falta de fe no se ha acercado a Dios visiblemente, es decir, no creo que haya recibido los santos auxilios. He sentido terror, un miedo atroz por tantas almas que mueren a diario faltas de fe. Sé más que nunca la labor encomendada y a ella me dedicaré con más fuerza. Pero pienso en lo poco que puedo hacer y me da pena. ¿Cómo puedo trabajar más? Estoy dispuesta, Dios mío, pero, ¿cómo hacer?

Hija mía, el hambre de almas lo han padecido todos mis santos. El conocimiento de Dios, el amor a Él y al prójimo hacen que la persona se ponga en marcha hacia Dios y Dios comunica al alma secretos que muchas almas no conocen porque son dados por la gracia del Espíritu Santo. La sed de almas sólo la puede sentir el que tiene el conocimiento divino. Viene la luz y sabe que hay un Dios verdadero y que dará cuentas de su vida, de sus actos en la tierra y para con sus hermanos. Ama tanto a Dios, es tan generoso en su amor, que sabe que Dios ama a todos por igual y que quiere salvar a las almas de sus hijos y es fiel a la gracia.


La persona que ama a Dios y está llena de su gracia, no siente celos por el amor que Dios prodiga a sus hermanos, sino que necesita trabajar para ganar almas, le entra sed de almas, comunicada por su aproximación del Señor y junto con Dios forman, diríamos, un vaso comunicante: el alma entregada vive en Dios y Dios vive en ella. Y, ¿qué pasa? Que el alma percibe, aprecia, sabe y descubre toda la grandeza divina, sus ansias de salvación, sus dones. Descubre un mundo tan vasto de poder, bondad, de eternidad, de gloria… que sólo desea vivir para servirle.

Hija mía, no te tortures con el porvenir, no corras, no pienses que no haces la voluntad de Dios. Tú estás haciendo mi voluntad y estás donde debes estar. La vida de la persona que se entrega a veces no es de grandes cosas, sólo es de obediencia, sólo es de entrega. No debes olvidar que vivir en Cristo es hacer mi divina voluntad. Con fuerza, pero sin agobios que quiten la paz.

Tú trabaja para tu Dios como puedas. No olvides que vas haciendo camino, como tú has descubierto. Aunque fuese mentira la obra que se está creando, es verdad. Está creada, ha dado y da sus frutos. Ya hay almas a mi lado gracias al Grupo de María Auxiliadora. No olvides que no estás sola y que tu vida es testimonio de mi verdad: Dios, que se comunica a los hombres y que se seguirá comunicando.

Hija mía, entra dentro de ti misma. Profundiza en tu corazón y ámame más si es posible. Estoy en el desierto de las almas. Las veo vagar sin horizonte, enfangadas y sucias. Pretenden blanquear su fachada, pero el hedor sale a la superficie haciendo el aire irrespirable. Sólo hay caos en estas almas, sólo avaricia, sólo lujuria y muerte del espíritu. Reza tú y acompáñame en esta soledad que traspasa mi dolorido Corazón. Acompáñame, invita a que ya me acompañen en estos días previos a la Semana Santa. Di: el Señor está solo.
Ámame más porque te necesito.
Yo le he dicho que qué puedo hacer para acompañarle mejor.
Siéntate un poco antes de acostarte y me contemplas. (28 – 2 – 1999)

SOY EL GRAN OLVIDADO.

20 DE FEBRERO DE 2014 SOY EL GRAN OLVIDADO NO VENIS A ACOMPAÑARME EN EL SAGRARIO Y RESARCIRME DE TANTA INMUNDICIA
Hijos Míos, un día más que Me comunico con vosotros y un día más que espero que seáis vosotros quienes os comuniquéis Conmigo. Yo, Jesús, os hablo. … Soy el Gran Olvidado, incluso dentro del clero. Nadie tiene tiempo para acompañarme en la soledad del Sagrario y resarcirme de tanta inmundicia. Venís a Mí cuando necesitáis que os ayude en algo, pero muy pocos lo hacéis cuando Yo necesito que Me deis consuelo y compañía. Hijos, todo lo que no Me deis en la Tierra, lo perdéis luego en el Cielo, porque Yo pago con creces y abundantemente cualquier acto de amor que Me hagáis. Yo, Jesús, os hablo.
Si amarais así a vuestros seres queridos, solo egoístamente, u os amaran así ellos, os quejaríais y os frustraríais. Necesito almas que ardan de amor por Mí y que Me lo demuestren, porque el amor hay que demostrarlo y se tiene que traducir en obras. Yo, Jesús, os hablo.
Sé que estáis muy ocupados y que tenéis el tiempo muy pillado en otros menesteres, pero 15 minutos, 20, cualquiera lo puede emplear en Mí, porque para ver la televisión tenéis todo el tiempo necesario y ahí no escatimáis. Yo, Jesús, os hablo.
Necesito almas de Sagrario, almas consoladoras, necesito sacerdotes que Me pongan el primero en sus vidas, necesito obispos que sepan decir basta a su trabajo ministerial y lo dejen para otro día y vengan a Mi Sagrario a darme su tiempo, su confianza y su amor.  ¡Ah hijos! Vosotros mismos Me atáis las manos y Me impedís que Me derrame en gracias en vuestras almas. ¡Tengo tanto que dar! y Me frenáis con vuestra mezquindad y tacañería en darme amor. Yo, Jesús, os hablo.
Venid hijos de Mi divino Corazón a consolarme, a repararme de la frialdad del mundo. Venid a darme amor y alabanza, que tenéis tiempo para todo menos para Mí. Si, hijos, sí, no Me tengáis tan olvidado, tan alejado de vuestros planes. Contad Conmigo para todo y poned en Mis manos vuestros asuntos. Yo, Jesús, os hablo. Paz a todo aquel que leyendo este mensaje lo cree y lo pone en práctica.

PARA SUBIR PELDAÑOS EN LA VIDA ESPIRITUAL

26 DE FEBRERO DE 2014 RECONOCER LA PEQUEÑEZ ANTE EL TODOPODEROSO ES NECESARIO PARA SUBIR PELDAÑOS EN LA VIDA ESPIRITUAL LIBRO DADME DE BEBER.
Aquellas almas que ante Mi Majestad e inmensidad piden ayuda y reconocen su pequeñez, son almas que Me tienen enamorado, porque hijos, la humildad se vende muy cara y no todo el mundo la entiende. … Ser humildes ante al Altísimo es esencial, serlo ante los hermanos, también, pero reconocer la pequeñez cada uno ante el Todopoderoso es algo necesario para empezar a subir peldaños en la vida espiritual. Yo, Jesús, os hablo.
Mi Madre lo entendió muy bien y lo proclamó en su cantico ante su prima Isabel, porque ha mirado la pequeñez de su esclava (Lc 1, 48). Dios mira la pequeñez de las criaturas para engrandecerlas, y para ello es necesario que ante Mi Majestad sean muy humildes y se sientas ineptas. Yo, Jesús, os hablo.
No todo el mundo es así y muchas almas no llegan lejos por su ensoberbecimiento, por creerse muy seguras ante ellas mismas, cuando si son inteligentes o valerosas, todo son gracias obtenidas de Mí y no de sus méritos. Pero no todo el mundo reconoce los dones que tiene como venidos de Mí, y eso les resta santidad y luego en el Cielo (si se salvan) gloria eterna. Yo, Jesús, os hablo.
El reconocimiento de la  pequeñez no debe ser falso o solo de palabra,  el reconocimiento de la pequeñez debe ser auténtico, de corazón y así tendréis mucho camino avanzado en la santidad. Recordad al publicano que se reconoció indigno pecador, y no se atrevía ni a levantar la mirada (Lc 18,13) por eso hijos, la humildad es la base, el asiento de todas las demás virtudes, y debéis de pedir esta virtud cada día, reconociendo una y otra vez que sin MÍ nada podéis hacer ( Jn 15,5). Yo, Jesús, os hablo.
Pero no os desaniméis cuando os veáis tan miserables que queráis tirar la toalla, no hijos, no, porque eso no Me gusta. Aunque os veáis miserables, repugnantes, seguid adelante y aceptaos tal y como sois, porque Yo no dejaré que os perdáis eternamente si sois humildes de corazón. Imitad a vuestra Santa Madre la Virgen María, que nadie como Ella entendió la humildad y la pequeñez ante Dios y las criaturas. Yo, Jesús, os hablo y os instruyo. Paz a todo aquel que leyendo este mensaje lo cree y lo pone en práctica.

cuanto le debo a la SANTISIMA VIRGEN.

LA HISTORIA DEL NIÑO PROTESTANTE

Un niño protestante de seis años a menudo había escuchado a sus compañeros católicos rezar el Avemaría. Le gustó tanto que la copió, la memorizó y la rezaba todos los días.

“Mira, mamita, qué bonita oración,” le dijo a su madre un día.

“No la digas nunca más” respondió la madre. “Es una oración supersticiosa de los católicos que adoran ídolos y piensan que María es diosa. Después de todo, Ella es una mujer como cualquier otra. Vamos, toma esta Biblia y léela. Contiene todo lo que debemos de hacer.”

A partir de ese día, el pequeño dejó de rezar su Avemaría diaria y dedicó más tiempo a leer la Biblia.

ENCONTRÓ A MARÍA EN EL EVANGELIO

Un día, leyendo el Evangelio, vio el pasaje sobre la Anunciación del Ángel a la Virgen. Lleno de gozo, el chiquillo corrió a su madre y le dijo:

“Mamita, encontré el Avemaría en la Biblia que dice: ‘Llena de gracia, el Señor es contigo, bendita tú eres entre las mujeres’. ¿Por qué la llamas una oración supersticiosa?” Ella no contestó.

En otra ocasión, encontró la escena de la salutación de Isabel a la Virgen María y el hermoso cántico del Magnificat, en el que María anunció: ‘desde ahora me llamarán bienaventurada todas las generaciones’.

Ya no le dijo nada a su madre y comenzó a rezar nuevamente el Avemaría cada día, como solía hacerlo. Sentía placer al decirle esas hermosas palabras a la Madre de Jesús, Nuestro Salvador.

REIVINDICA PÚBLICAMENTE A MARÍA

Cuando cumplió catorce años, un día oyó que su familia discutía sobre Nuestra Señora. Todos dijeron que María era una mujer común y corriente. El niño, luego de oír sus razonamientos erróneos, no pudo soportarlo más y, lleno de indignación, los interrumpió diciendo:

“María no es como cualquier otro hijo de Adán, manchado de pecado. ¡No! El Ángel la llamó LLENA DE GRACIA Y BENDITA ENTRE LAS MUJERES.

María es la Madre de Jesús y en consecuencia, la Madre de Dios. No existe una dignidad más grande a la que pueda aspirar una criatura. El Evangelio dice que todas las generaciones la llamarán bienaventurada, mientras que ustedes tratan de despreciarla y hacerla menos. Su espíritu no es el espíritu del Evangelio ni de la Biblia que proclaman es el fundamento de la religión cristiana.

LA CONFESIÓN MARIANA FUE DIVISIVA

Fue tan honda la impresión que causaron las palabras del chico en su madre, que muchas veces lloró desconsolada:

¡Oh, Dios, temo que este hijo mío se unirá un día a la religión católica, la religión de los Papas!

Y en efecto, poco tiempo después hijo se convenció que la religión católica era la única auténtica, la abrazó y se convirtió en uno de sus más ardientes apóstoles.

Y unos años después de su conversión, el protagonista de nuestra historia se encontró con su hermana ya casada. Quiso saludarla y abrazarla, pero ella lo rechazó y le dijo indignada:

Tú no tienes idea de cuánto amo yo a mis hijos. Si alguno quisiera hacerse católico, primero le enterraría una daga en su corazón que permitirle abrazar la religión de los Papas.

Su ira y su temperamento eran tan furiosos como los de San Pablo antes de su conversión.

SU HERMANA DESCUBRE LA FE CATÓLICA EN MEDIO DE LA TRIBULACIÓN

Sin embargo, su hermana pronto cambiaría su manera de ser, tal como le ocurrió a San Pablo en su camino a Damasco.

Sucedió que uno de sus hijos cayó gravemente enfermo. Los médicos no daban esperanzas para su recuperación.

Tan pronto se enteró su hermano, la buscó en el hospital y le habló con cariño, diciéndole:

“Querida hermana, tú naturalmente deseas que tu hijo se cure. Muy bien, pues entonces haz lo que te voy a pedir. Sígueme. Recemos juntos un Avemaría y prométele a Dios, que si tu hijo recobra la salud, estudiarás seriamente la doctrina católica. Y que en caso de que llegues a la conclusión que el Catolicismo es la única religión verdadera, tú la abrazarás sin importar los sacrificios que esto te implique.”

Su hermana en principio se mostró reacia, pero como deseaba la recuperación de su hijo, aceptó la propuesta de su hermano y rezó con él un Avemaría.

Al día siguiente, su hijo estaba completamente curado. La madre cumplió su promesa y se puso a estudiar la doctrina católica.

Después de una intensa preparación, ella recibió el Bautismo en la Iglesia Católica junto con toda su familia. Cuánto le agradeció a su hermano que hubiese sido un apóstol para ella.

EL NIÑO EVANGÉLICO SE CONVIRTIÓ EN SACERDOTE

Esta historia la relató el Padre Francis Tuckwell en una de sus homilías.

Hermanos, terminó diciendo, el niño protestante que se hizo católico y convirtió a su hermana al Catolicismo, dedicó su vida entera al servicio de Dios, él es el sacerdote que les habla.

¡Cuánto le debo a la Santísima Virgen, Nuestra Señora!

También ustedes, mis queridos hermanos, dedíquense por completo a servir a Nuestra Señora y no dejen pasar un solo día sin decir la hermosa oración del Avemaría así como su rosario.

Pídanle a Ella que ilumine la mente de los protestantes que están separados de la verdadera Iglesia de Cristo fundada sobre la Roca (Pedro) y contra la cual ‘las puertas del infierno nunca prevalecerán’.

Fuentes: Our Lady of the Rosary Library, Signos de estos Tiempos

mensaje a los sacerdotes.

Mensajes dictados a Catalina Rivas estigmatizada boliviana MENSAJE A MIS PASTORES: CUANDO ME TRAES UN PECADOR, ES COMO SI CURASES LAS LLAGAS DE MI CUERPO CS-39 9-Ago-97 Jesús … Amado, Soy benigno con el pecador que pide refugio en Mi Corazón y lo acojo con mucha ternura en Mi pecho… Busco almas que comprendan este Mi Amor y que se hagan celadoras de Mi Misericordia. Debes saber que cuando Me traes a un pecador es como si curases las llagas de Mi cuerpo, y Me das tanto gozo como se puede dar al sediento a quien se le ofrece un vaso de agua fresca. Quiero pedirte que acojas a las almas que buscan asilo en Mí; acógelas y diles cuánto las amo. De esta forma se establecerá aquel vínculo misterioso que une nuestros corazones: el Mío ardiendo en busca de otros corazones, el tuyo deseoso de la afirmación visible de Mi Gloria invisible. Sí, tú sabes cuál es Mi Gloria y por eso debes hacerte su instrumento a fin de que Yo sea conocido. Al Buen Pastor se le pide cuidar de sus ovejas, a Mí Me basta echar una mirada a las almas para que reciban cuidado y amor. También tú mira a las almas, míralas con los ojos de la mente que yo abriré cada vez más para tu bien y el Mío, para ayudar a los demás… Muchos desean lo que tú has tenido y todavía no tienen; tú en cambio, porque Yo lo He querido así, puedes dar lo que Yo te doy con tanta predilección. Busca almas en todas partes, permanece atento, encontrarás muchas, muchas… Porque Yo las pongo en tu camino, te las hago ver heridas: sé buen Samaritano, procura Mis intereses, tráeme a los que más Me han hecho sufrir… Te daré por ellos mayor recompensa. El que peca entenderá tu lenguaje, el que no peca subirá a mejores pensamientos en la onda que He puesto en ti… Alza un himno al que te protege…

LAS GRANDES REVOLUCIONES DE DIOS.

Ana Garcia de Cuenca


Las grandes revoluciones de Dios

Posted: 28 Jan 2014 03:39 PM PST

En Sueño Profético hablaban de las grandes revoluciones que Dios, desde que está el mundo, había formado desde el Cielo a la Tierra. Decían:
La mayor fue su Venida, y después le sigue ésta, dando comprobación de su Existencia, poniendo Dios al hombre a que piense que no sólo vive en Tierra. Y que no fue que hubo un Dios, Lo mataron y su recuerdo hace en piedra, en barro o en madera, como otra estatua más, pero no por Dios que sea.
Pues estas Palabras con Enseñanza, que quedarán por los siglos sin fin, no hay otro caso igual a ellas.
Se tiene que hablar de Dios, pero no en esta tierra. Aquí tal vez sea donde menos, por vallarla la soberbia y el desprecio a este Dios, que a diario pueden verla y preguntarle.
Es Dios el que dicta estas Sentencias. Es el mismo en el Amor y en el Perdón al hombre, ya que el hombre tiene a Dios olvidado.
Dios sigue amando al hombre.
Todo esto es medicina que sin duda alguna cura, porque Dios, su medicina es para la Salvación del hombre y para donde no haya pecados, que haya hombres.
Por eso esto es para el mundo entero, y ya Dios irá secando en algunos sitios y en otros floreciendo.
Secando, donde aquí quieran silencio. Y floreciendo, donde quieran escándalo.
Todo lo que dicte Dios, mande y haga, será escándalo, que el mismo hombre lo forma al querer tener callado.
¡A más gente buscará el que Él le dé el Mando!
Desperté, oí:
Puede el hombre comprobar este Caso, y no pondrá compañero.
Y también puede estudiar que por uno que no quiera, más de mil se enterarán.
¡No que se enterarán, que ya fueron enterados mil, por poner algún número!
Este Caso Dios mandó que se hiciera mundial, y el hombre no obedeció, el que le tocó empezar.
Hoy será sin discutir, porque discutir sería: primero, no amar a Dios; y después, no entender de Teología.
¡Ese mundo, que el hombre vive prestado en la Tierra que sus pies están pisando!
¡Ese mundo, si Dios dijera a la Tierra “Sí”, quedaría el mundo enterrado!
¡Ese mundo, que si Dios no sujetara, los mares se saldrían de su sitio!
Pero en defensa de Dios, dejando a hombres y montes donde viven los corales, donde están los tiburones.
Este Caso no quedará en la Historia para que sirva como una cultura más.
Este Caso, hoy viviente, es para al mundo enseñar.
Como lo fue su Venida, que aún discutiendo están, pero saben que no es mentira.
Pues igual pasa a este Mando que Dios manda y que se dicta.
¡A más quieran que se calle, más gritos darán Arriba!
Si buscan un caso igual, que digan: “Esto es mentira”.
***
Libro 17 – Investigaciones a La Verdad – Tomo II – Pág. 34-35-36-37
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 6.109 seguidores