SE OCUPARA MI MADRE SANTISIMA EN APLASTAR LA CABEZA DE SATANAS.

7 de Octubre de 1975

 

SATANÁS, EL MALIGNO

 

Hijo mío, cuando Yo entro en un alma vibra la fe, arde el amor y la esperanza es viva.

Pero cuando en un alma está adormecida la Vida divina, entonces hay quien es corroí­do por la envidia, los celos y el odio y con malas artes bus­ca y encuentra el modo de arrojar agua sobre el fuego del amor.

Si el amor se puede comparar con un brasero ardiente, tú sabes el efecto que produce el agua arrojada sobre él: apaga el fuego, atenúa el calor, levanta una columna de denso vapor, y no deja más que carbones negros.

Esto le sucede en el alma ardiente de amor cuando está bajo la acción de Satanás, si  no se sabe salvaguardar de la pérfida ac­ción de él.

Del amor y del fuego que le arde en el corazón, del calor y de la luz no queda ya nada. Una nube de humo envuelve al alma, carbones negros, porque negra se ha vuelto el alma bajo la acción del pecado.

Hoy, hijo son pocas las almas que tienen conciencia de las peligrosas astucias y artes del Maligno porque en él ya nadie cree y de él (excepción hecha de pocos), nadie se preocupa de defenderse. Así el Maligno puede cosechar numerosas víctimas incluso entre mis sacerdotes.

La ignorancia de quien no cree, las lagunas de la fe, la falta de entrenamiento en la lucha, la inexperiencia y el abandono total de los medios de defensa, señala a favor del enemigo numerosísimas victorias.

¡Pobres almas inexpertas y no solo de simples fieles sino también de muchos ministros míos! Estos por el carác­ter impreso en sus almas, por la potencia con la cual han sido dotados, por la autoridad que los reviste, deberían con­ducir las tropas de militantes a espléndidas y fulgurantes victorias contra Satanás y sus tenebrosas legiones diabóli­cas.

¿Qué hacer para defenderse?

Creer en la existencia del Enemigo. Si muchos militantes y con ellos no pocos sacerdotes no creen en él no pueden combatirlo.

Conocer la potencia y la fuerza del Enemigo y conocer también la propia fuerza y la propia potencia.

Conocer sus métodos de lucha, sus astucias, sus seducciones. Al mismo tiempo ser cons­cientes de los propios medios de lucha y querer usarlos.

Es claro que si uno ignora la emboscada que el enemigo le ha tendido, no puede guardarse de ella, no puede  defenderse. Al contrario si uno tiene conocimiento de ello, prudentemente toma sus precauciones y no solo se prepara a la defensa, sino se predispone a atacar.

 

El más grande enemigo

 

Hoy, hijo, la casi totalidad de los cristianos igno­ra a su más grande enemigo: Satanás y sus diabólicas le­giones.

Ignoran al que quiere su ruina eterna: ignoran la inmensidad del mal que Satanás les hace; en cuya comparación, las más grandes y graves desventuras hu­manas son una nada.

Ignoran que se trata de la única cosa importante en la vida: la salvación de la propia alma.

Ante esta trágica situación está la indiferencia, a veces la incredulidad de muchos sacerdotes míos. Está la inconsciencia de muchos otros que no se cuidan de su principal deber que es el de instruir a los fieles, de ponerlos al corriente del peligro de esta tremenda lucha que se combate desde los albores de la humanidad.

No se preocupan de educar a los fieles en el uso eficaz de los medios de defensa, numerosos y a dispo­sición en Mi Iglesia. Tienen vergüenza hasta de solo hablar de ello, temen ser considerados como retrógrados; como ves se trata de verdadero y propio respeto humano.

Pero tú sabes, hijo mío, que si en el ejército un oficial deserta de su puesto de respon­sabilidad es marcado con el título de traidor y la justicia humana lo persigue.

¿Qué decir entonces de lo que está ocurriendo en Mi Iglesia? ¿No es quizá la más trágica y terrible traición tendida a las almas, el dejarlas a expensas del Enemigo que quiere su perdición?

Mi Vicario en la tierra, Pablo VI, no hace mucho tiempo ha dicho que en la Iglesia se están verificando hechos y acontecimientos que no se pueden humanamente explicar, sino con la intervención del Demonio.

Hijo, te he hablado de sombras que apagan el esplen­dor de Mi Iglesia: todo esto es más que una sombra.

Si hoy el Enemigo está más arrogante que nunca y do­mina sobre las personas, sobre las familias, sobre los pue­blos, y sobre los gobiernos, en todas partes, ¡es natural!  Tiene el campo libre y casi sin oposición.

Cierto que para com­batir a Satanás se necesita querer ser santos; para vencer­lo eficazmente se necesitan penitencias, mortificaciones, oraciones. Pero ¿no es todo esto mi precepto para todos y en particular pa­ra mis consagrados?

¿Por qué no se hacen los exorcismos privadamente? Para esto no se necesitan particulares autorizaciones.

¡No, muchos sacerdotes míos no conocen su propia identidad! No saben quiénes son, no saben con qué potencia tan formidable han sido dotados. De esta ignorancia son culpables y responsables.

Son exactamente igual que los oficiales de un ejército que desertan de sus puestos de responsabilidad,  ha­ciéndose culpables del caos que de ahí se sigue.

 

Se necesita decirlo a los Sacerdotes

 

Qué motivo de rubor y de vergüenza el saber que buenos laicos, do­tados de exquisita sensibilidad de fe y de ardiente amor por las almas, sobrepasan con mucho la indiferencia de mu­chos de mis ministros los cuales no tienen tiempo para es­tas cosas.

No lo consideran importante; para otras co­sas sí que encuentran el tiempo.

No hay tiempo para defender la propia alma y las almas de quienes un día deberán responder delante de Dios al que nada escapa, delante de Dios que pedirá cuenta aún de una palabra ociosa. Serán esas mismas almas traicionadas las que severamente acusarán por el bien no realizado, por las derrotas que sufrieron, por el mal que realizaron debido a que, quien debía guiarlas en el camino de la salvación las abandonó en manos del ene­migo.

Reafirmo con insistencia la activa presencia de los Demonios en la Iglesia, en las comunidades religiosas, en los Conventos y en las rectorías, en la sociedad, en los gobier­nos y en los partidos, en los pueblos.

Donde hay modo de disminuir la fe, de perder una inocencia, de cometer un delito, de perpetuar una injusticia, de predisponer a una disputa, de crear divisiones, de suscitar violencias o guerras civiles y revoluciones, Satanás está presente.

El frente de acción de Satanás y sus secuaces es tan amplio como amplia es la tierra.

La resistencia que bien conducida podría ser eficacísima, es mínima y totalmente desproporcionada en relación con las fuerzas del Enemigo.

No se impute a Dios la responsabilidad de una situa­ción verdaderamente trágica cuyos responsables sois solamente vosotros.

Estas tremendas realidades envuelven a todos: el reino de las Tinieblas oscurece hoy al Reino de la Luz.

 

Salvar el alma

 

El reino de la mentira parece prevalecer sobre el rei­no de la verdad y de la justicia; pero será ya por poco tiempo. Proveerá la divina Justicia a limpiar a la tierra, a la humanidad contagiada e infestada por el Maligno.

Se ocupará mi Madre Santísima en aplastar de nuevo la cabeza de Satanás; pero no creáis que El con sus legio­nes, con los innumerables aliados encontrados en el mundo, renuncie a su reino sin reacciones y convulsiones tremendas.

Todo esto os lo digo con el fin de que os convirtáis, os preparéis y consigáis predisponer vuestro ánimo a la oración y a la penitencia.

Las cosas de la tierra pasan; no pa­san mis Palabras. Una sola cosa es importante: salvar el alma.

Te Bendigo hijo mío y contigo bendigo a las personas por las que oras.

 

(“Confidencias de Jesús a un Sacerdote” – Mons. Ottavio Michelini)

LOS JUSTOS SERAN CRUCIFICADOS.

 

#323 – LOS ELEGIDOS DADO EN BAYSIDE.

 

“Porque será tan terrible la tribulación entonces, que no la hubo semejante desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá jamás.  Y de no acortarse aquellos días, ninguno se salvaría; mas abreviarse han por amor de los escogidos.  En tal tiempo, si alguno os dice: El Cristo o Mesías está aquí o allí, no le creáis.  Porque aparecerán falsos cristos y falsos profetas, y harán alarde de grandes maravillas y prodigios, por manera que aun los escogidos, si posible fuera, caerían en error: ya veis que os lo he predicho.” – San Mateo 24:21-25

LOS ELEGIDOS, EL CLERO ELEGIDO “Yo hablé, hija Mía, de los elegidos.  Nosotros nos referimos a los elegidos como nuestro clero dedicado, hombres de Dios, escogidos entre las ovejas para ser los pastores.  Satanás ha enviado un gran engaño sobre vuestro mundo.  Satanás vaga en la Casa de Dios.  Oh, líderes de Nuestras ovejas, pastores de Nuestro rebaño, ¿estaréis de pie delante del Padre y diréis que vuestra enseñanza ha sido pura a Su vista?  ¡No-o-o!  ¡Muchos de vosotros estáis mal guiando!  ¡Muchos de vosotros sois mal guiados y lleváis vuestro error a las almas de otros!  ¡Despertad!  ¡Despojad la ceguera de vuestros ojos y de vuestros corazones!  ¡No destruyáis almas por el reconocimiento del hombre!  ¡No colocaréis al hombre como un ídolo para adorar!” – Nuestra Señora, 25 de Julio, 1974 

 

AÚN LOS ELEGIDOS ENGAÑADOS EN ESTOS DÍAS

“Estáis viviendo los días de prueba, los días escritos por San Juan en el Apocalipsis, las Revelaciones para la humanidad.  No rechacéis estas Revelaciones como rumor, o como pensamientos de los corazones del hombre sencillo, hijos Míos, porque esta profecía os fue dada por el Padre Eterno.  Es para vuestro conocimiento que usaréis en estos días.

     “¿No reconocéis las señales de vuestros tiempos? Estáis rápidamente aproximándoos al día del gran castigo. Habrá crujir de dientes y mucha aflicción puestos sobre la tierra por el oscuro.  Satanás ha amasado sus fuerzas entre vosotros.  Toda clase de engaño grave está siendo puesto enfrente de vosotros.  Rezad mucho, una constante vigilia de oración, hijos Míos;  aún los elegidos están engañados en este momento.” – Nuestra Señora, 6 de Diciembre, 1975 

ABUNDARÁN MILAGROS FALSOS “Mi última palabra, hijos Míos, es advertirle a toda la humanidad en este momento, que debe proteger bien a sus familias – los niños, con los sacramentales.  Porque ahora hay fuerzas misteriosas y milagros falsos que abundarán sobre la tierra, hasta engañar a los elegidos.  Por lo tanto, para proteger a vuestros niños, ellos deben utilizar todas las armaduras disponibles del Cielo.  No deseamos ver y observar futuros corazones rotos de padres de familia cuando entierren a sus hijos muertos.” – Jesús, 6 de Octubre, 1980 

DÍAS OSCUROS SERÁN ACORTADOS POR LOS ELEGIDOS “Tratarán de callar tu voz, hija Mía, pero no temas.  Te rodeo con Mi Corazón Inmaculado.      “El reconocimiento del Padre no será negada porque Sus hijos desobedientes pedirán el castigo del Padre.  No busco meteros temor en vuestros corazones, sino solo la realización de las posibles consecuencias.      “Ten corazón porque los días oscuros serán acortados para los elegidos, los hijos quienes buscaron consolarnos cuando fuimos desechados.” – Nuestra Señora, 6 de Octubre, 1970 

 

TOLERADOS SÓLO POR LOS ELEGIDOS “Muchas personas deben unirse para detener la matanza de los Santos Inocentes.  Vuestro Dios dirige con mano dura.  Vosotros y vuestra conducta son tolerados sólo por los elegidos en este momento.

   “Ya el Padre os ha enviado muchas advertencias que fracasáis en reconocer.  Observad el futuro cercano y abrid vuestros ojos a la verdad, porque la mano de Dios está lista para asestar.” – Nuestra Señora, 31 de Diciembre, 1970  

 

ENGAÑANDO AÚN A LOS ELEGIDOS

“¡Padres de familia!  No esperéis que vuestro clero les dé consejos a vuestros hijos desde los púlpitos.

Esta responsabilidad descansa únicamente en vosotros ¡ahora!      “Debéis sacar de vuestras casas estos agentes diabólicos del infierno, las grabaciones musicales de Lucifer, que ponen a vuestros hijos bajo un hechizo, un hipnotismo que los llevará a la promiscuidad, desviación sexual, homosexualidad, drogas, asesinatos, abortos y toda clase de hechos inmundos que pueden ser concebidos únicamente en la mente del príncipe de las tinieblas, Lucifer mismo.  Él sabe que su tiempo se acorta, y él va ahora por todo el mundo engañando hasta a los elegidos.” – Nuestra Señora, 14 de Septiembre, 1979 

DEBÉIS LEER VUESTRAS BIBLIAS “Aquellos quienes tienen poco conocimiento del Libro de la Vida y del Amor, la Biblia, serán presa fácil para los testigos falsos que ahora van por el mundo, engañando hasta los más selectos.  Debéis leer vuestra Biblia para que no seáis engañados por la palabra escrita.  La Biblia no puede ser tomada por secciones o parte por parte, sino que debéis conocer el total, porque satán ha envenenado muchas mentes.  Y satán también puede interpretar las Escrituras.” – Nuestra Señora, 26 de Mayo, 1979 

LOS SIGNOS DE LOS ÚLTIMOS DÍAS, MATEO 24 Nuestra Señora – ” Habrá muchos cristos falsos sobre la tierra – aquellos quienes se llaman Cristo, pero tened cuidado: no los escuchéis.  Cuán a menudo os He advertido en el pasado para que tengáis cuidado de los falsos profetas y de aquellos quienes se declararán ser Cristo.  Sólo aquellos quienes son ignorantes y que no tienen un cimiento básico de la Fe podrían caer en su seducción.      “Debido al hecho que muy pocos reciben – dan el Mensaje del Cielo a las personas, hija Mía, Yo deseo que abras la Biblia, el Libro de Vida, y que leas lo que te señalo.” Verónica – Los Signos de los Últimos Días – Mateo.      Oh, yo no – Madre Santísima – ¿el capítulo?  Oh, Mateo 24 – Los Signos de los Últimos Días.      Versículo 23 – “En tal tiempo, si alguno os dice: El Cristo o Mesías está aquí o allí, no le creáis.  Porque aparecerán falsos cristos y falsos profetas, y harán alarde de grandes maravillas y prodigios, por manera que aun los escogidos, si posible fuera, caerían en error: ya veis que os lo he predicho.  Así aunque os digan: He aquí el Mesías que está en el desierto, no vayáis allí; o bien: Mirad que está en la parte más interior de la casa, no lo creáis.  Porque como el relámpago sale del oriente y se deja ver en un instante hasta el occidente, así será el advenimiento del Hijo del hombre. Y donde quiera que se hallare el cuerpo, allí se juntarán las águilas.      “Pero luego después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, la luna no alumbrará, y las estrellas caerán del cielo, y las virtudes o los ángeles de los cielos temblarán.  Entonces aparecerá en el cielo la señal del Hijo del hombre, a cuya vista todos los pueblos de la tierra prorrumpirán en llantos; y verán venir al Hijo del hombre sobre las nubes resplandecientes del cielo con gran poder y majestad;  el cual enviará sus ángeles, que a voz de trompeta sonora congregarán a sus escogidos de las cuatro partes del mundo, desde un horizonte del cielo hasta el otro.” Verónica – Y repetiremos de nuevo en el versículo 5 de San Mateo, Capítulo 24.      “Porque muchos han de venir en Mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo, o Mesías, y seducirán a mucha gente.  Oiréis asimismo noticias de batallas y rumores de guerra; no hay que turbaros por eso, que si bien han de preceder estas cosas, no es todavía esto el término.  Es verdad que se armará nación contra nación, y un reino contra otro reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en varios lugares.  Empero todo esto aún no es más que el principio de los males.     “En aquel tiempo seréis entregados a los magistrados para ser puestos en los tormentos y os darán la muerte, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de Mi nombre, por ser discípulos Míos;  con lo que muchos padecerán entonces escándalo y se harán traición unos a otros, y se odiarán recíprocamente;  y aparecerá un gran número de falsos profetas que pervertirán a mucha gente;  y por la inundación de los vicios, se resfriaría la caridad de muchos.  Más el que perseverare hasta el fin, ese se salvará.  Entretanto se predicará este evangelio del reino de Dios en todo el mundo, en testimonio para todas las naciones, y entonces vendrá el fin.” – 18 de Junio, 1982  

EL PADRE TOLERA POR EL BIEN DE LOS ELEGIDOS “Vuestros hermanos separados, sí, hijos Míos, Nosotros deseamos que ellos regresen al redil, pero vosotros no cambiaréis para encontrarlos en su camino.  Vosotros tenéis que traerlos de regreso al camino angosto.

    “Mi Hijo estableció Su Casa sobre la tierra.  Todos los que la dejaron, la dejaron en rebelión, en protesta.  ¿Vais a uniros a ellos?  ¿Comprometeréis vuestra Fe?  ¡No!  Todos los que venden las casas de Mi hijo recibirán una recompensa de condenación eterna.

    “¡Hay, hijos Míos, ladrones, hurtadores en las Casa de Mi Hijo!  ¡Cambistas en el templo!  El Padre ve todo y tolera por el bien de los elegidos.  El Castigo reclamará a muchos, buenos y malos.” – Nuestra Señora, 21 de Agosto, 1974   

FALSOS PROFETAS Y ÁNGELES DE LUZ “Cuando Luciel, Lucifer, fue echado del Reino del Cielo, él retuvo muchos poderes, hijos Míos.  No entraré en un largo discurso ahora sobre sus poderes.  Sin embargo, debéis comprender que él puede promover falsos milagros.  Y ahora, que él ha capturado las almas de muchos, quienes buscaron con orgullo y arrogancia buscaron ganancias, fortunas, dineros, poder – Lucifer ha permitido llegar sobre vuestra nación y el mundo, una plaga mayor – la infiltración de droga.  Y ahora hay aquellos quienes, a través del plan de Lucifer, conocen y saben controlar con la manipulación mental.

     “Hija Mía, comprenderás completamente, a su debido tiempo, lo que está ocurriendo.  Yo pido que continuéis enviando los mensajes del Cielo, nunca cesando en vuestro ánimo, vuestra perseverancia.  Será dada toda la ayuda necesaria para esta batalla.

     “Consolad vuestros corazones, hijos Míos, en el tiempo de prueba y opresión, sabiendo que la victoria final está con el Cielo y con aquellos quienes se han unido a Nosotros en esta cruzada en contra del pecado.

     “Hija Mía e hijos Míos, debéis rezar constantemente, porque hay muchos falsos profetas y ángeles de  luz ahora sobre la tierra.  Ellos engañarán hasta los elegidos.  No podéis ahora depender enteramente de vuestro clero.

     “Padres de familia, debéis ejercer completa disciplina sobre vuestros hijos y llevarles una base firme de la Fe.  No podéis encontrar esto ahora en vuestras escuelas ni aún en las casas de Mi Hijo, Su Iglesia sobre la tierra.  Los agentes del infierno tienen ahora un pie firmemente metido en la puerta.  Hijos Míos, ¿vais a luchar por Mi Hijo?  ¿Vais a permitir que vuestro país caiga?” – Nuestra Señora, 14 de Agosto, 1979 

LOS JUSTOS SERÁN CRUCIFICADOS “Vuestro país, América la bella, conocerá verdaderamente lo que es el hambre.  Vuestro país, América la bella, sabrá también lo que es una revolución.  Crucificarán a los justos.  Mis hijos, andará suelto y furioso el demonio.  Esta amenaza, esta maldición que se viene sobre la humanidad es para permitir la redención de los pocos que podrán salvarse.  Mis hijos, lo he prevenido a través de mis incontables apariciones que he hecho en la tierra, para que enmendéis vuestra forma de vida que ofende muchísimo al Padre Eterno.” – Nuestra Señora, 1 de Junio, 1978  

“VUESTRO MUNDO SERÁ ESTRELLADOS POR UN PLANETA” “Oh, hijos Míos, tengo grandes noticias para vosotros esta noche, pero no es para traer a vuestros rostros una sonrisa.  El mundo no ha progresado como el Padre Eterno ha pedido.  El hombre se ha obsesionado con el pecado. Os digo ahora, en la Trinidad, que a menos que escuchéis ahora, vuestro mundo será estrellado por un planeta.    “Sé, hija Mía, que ésto te asusta, pero no puede detenerse más tiempo.  El mundo se ha contaminado con toda clase de “ismos”: comunismo, ateísmo, humanismo, todos destructores del alma.  El hombre no ha progresado como el Padre Eterno lo ha considerado.  Ellos son ahora agentes del infierno.  Muchos han vendido sus almas para llegar a la cima.  Las almas caen al abismo tan rápidamente como copos de nieve que vienen de los cielos.” – Jesús, 18 de Junio, 1991  

COMPLETA SEPARACIÓN DE LAS OVEJAS DE LAS CABRAS “He venido a vosotros como la Mediadora entre Dios y el hombre para guiaros en los días venideros, hijos Míos.  No descartéis vuestros sacramentales.  Reunid todas las gracias que podáis en el tiempo limitado dado a vosotros.  Estas gracias serán acumuladas en el Cielo; ellos serán méritos para vuestra entrada al Reino del Padre Eterno.

     “Hijos Míos, sabed ahora que la batalla se libra encarnizadamente sobre la tierra.  Es una guerra de los espíritus entre el bien y el mal.  La batalla final traerá la separación completa de las ovejas de las cabras.  Por juicio caerá todo lo que está podrido, y los justos llegarán a ser justificados.” – Nuestra Señora, 28 de Mayo, 1977   

DA GRACIAS AL PADRE POR TODO TU CUERPO. LIBRO EL Y YO.

740. 4 de agosto. “Da gracias al Padre por todo tu cuerpo, por tu espíritu y por tu voluntad de sufrir lo que El te pida. Recuerda que al subir al Calvario, por Su Gloria, oraba Yo por todos los que Me iban a imitar.”

741. 5 de agosto. “Cuando digas: ‘Que tu Vo­luntad se haga en la Tierra como en el Cielo’, pide la santidad para todos tus hermanos de la Tierra”. “Haz con fervor esa petición. ¡Qué felicidad habría si la amable Voluntad del Padre buenísi­mo se hiciera en la Tierra como se hace en el Cielo! Ofrece, porque así sea, los Sufrimientos de Mi Pasión. Que Mi Sangre no permanezca inactiva. Derrámala sobre las almas para la Glo­ria del Padre. Como Yo. Siempre juntos.”

742. 6 de agosto. Yo Le recordaba mis peca­dos. El: “¿Por qué te admiras de cometer faltas cuando eres de lo más miserable? Pero Me gus­ta darme a la miseria.”

EL SOL SE CAMBIARA EN TINIEBLAS.

COMO PADRE DE LA HUMANIDAD OS HAGO UN LLAMADO A QUE PERMANEZCAIS UNIDOS EN LA FE Y LA ORACIÓN, PARA QUE PODÁIS SOBRELLEVAR LOS DÍAS DE CAOS Y TRANSFORMACIÓN DE MI CREACIÓN!

15 DE OCTUBRE DE 2014 – 7:50 P.M.

LLAMADO URGENTE DE DIOS PADRE A LA HUMANIDAD

Paz a vosotros, pueblo mío, heredad mía.

Mi creación está en plena transformación, grandes cambios ha comenzado a sufrir. No os asustéis por lo que veréis, orad y aceptad la voluntad de Dios, porque vuestros ojos verán el renacimiento de una nueva creación. Los continentes se desplazarán, la tierra gemirá con dolores de parto y se tambaleará y todos los elementos de la naturaleza comenzarán su transformación.

Como Padre de la humanidad os hago un llamado a que permanezcáis unidos en la fe y la oración, para que podáis sobrellevar los días de caos y transformación de mi creación. Todo esto hace parte de vuestra purificación, ya no hay marcha atrás; los días de mi justicia divina purificarán mis criaturas y mi creación tal como mi Santa Voluntad lo tiene previsto.

¡Está llegando la hora de transformación en mi creación, escucharéis ruidos en el interior de la tierra y el suelo se moverá; el universo se conmocionará y estruendos en el cielo se dejarán escuchar!. ¡Ay de vosotros mortales, porque el pánico se apoderará de muchos; rodarán por el suelo y no podrán volver a levantarse!. ¡Cuánto llevo anunciándoles esto días y no habéis querido hacer caso, seguís en vuestro pecado dándome la espalda y no la cara!. De nuevo os lo digo: haced cadenas de oración a nivel mundial, para que podáis mitigar el curso de los acontecimientos que están por desatarse conforme a lo que está escrito. Cielo y tierra pasarán, más mis palabras no pasarán.

Acordaos de lo que dice mi palabra: Haré aparecer señales en el cielo y en la tierra: Sangre, fuego y columnas de humo. El sol se cambiará en tinieblas y la luna en sangre, antes de que venga el día del Señor grande y glorioso. Pero el que invoque el nombre del Señor se salvará. (Joel 3. 3, 5). Preparaos pueblo mío, orad, ayunad y haced penitencia, para que podáis sobrellevar estos días de angustia que están por comenzar.

Porque está cerca el día del Señor: el sol y la luna se oscurecen, las estrellas pierden su brillo. El Señor ruge desde Sión, y hace oír su voz desde Jerusalén. Y el cielo y la tierra se estremecen. Pero el Señor será un refugio para su pueblo (Joel 4. 14, 16).

Alegraos heredad mía, porque se acercan mis días de gloria; entonces sabréis que yo soy vuestro Dios y daréis gritos de júbilo en Sión, y seréis mi pueblo elegido, mi nación donde habitaré. Mi nueva Jerusalén será un lugar santo.

Quedad en mi paz, pueblo mío, heredad mía.

Vuestro Padre, Yhavé, Señor de las Naciones.

Dad a conocer mis mensajes a toda la humanidad, hijitos de mi corazón.

ENOCH

DAREIS VIDA A VUESTROS HERMANOS.

Mensaje de Dios Padre y Nuestro Señor Jesucristo a J. V.,

Primer Misterio, Habla Dios Padre,
Sobre: Llegará el tiempo en que ésos hermanos vuestros se acercarán a vosotros, pedirán la ayuda para saber entender Mis Palabras y Mi Amor.
Hijitos Míos, vosotros, los que os habéis allegado a Mí, a Mis Enseñanzas y a Mi Amor, aquellos de vosotros apartados del mundo y entregados a Mi Obra de Amor, os pido que seáis Luz del mundo, que seáis ésas antorchas que alumbren el camino de vuestros hermanos.

Lo que para vosotros es normal, que conocéis, apreciáis, porque Yo os he instruido, os he alimentado, os he dado la Luz de la Verdad y estáis viviendo en el Amor, Mis pequeños, para muchos, muchos de vuestros hermanos, no lo conocen, no lo saben, porque no lo han buscado o porque no han sabido buscarlo, llegará el tiempo en que ésos hermanos vuestros se acercarán a vosotros, pedirán la ayuda para saber entender Mis Palabras y Mi Amor. Vosotros deberéis con humildad, enseñarles, como el padre o la madre enseña al hijo, llevarlos con delicadeza, con humildad, con sencillez, con sabiduría y con mucho amor a conocerMe.

Hay tantos y tantos de vuestros hermanos alrededor del mundo que no han tenido la oportunidad que vosotros tenéis. Se han allegado al mundo, han vivido para el mundo y eso es lo que buscan, porque eso es lo que se les enseñó, mundo, llenarse de mundo, de sus aparentes riquezas y qué equivocados están, Mis pequeños. Pero en una gran mayoría no es culpa de ellos, no los juzguéis, simplemente, enseñadles, guiadles, amadles como Yo, vuestro Dios, en la Persona de Mi Hijo Jesucristo, lo haría.

Os he pedido ser esos cristos ahora en la Tierra, cristos que den ejemplo de amor, que den ejemplo de entrega, que den ejemplo de salvación, de donación, darse como limosna a los pobres. Vosotros seréis ésa limosna espiritual que se dé a vuestros hermanos necesitados. Con la limosna, el que la pide, se alimenta, vosotros deberéis ser ésa limosna con la que se alimenten espiritualmente vuestros hermanos.

Ved, Mis pequeños, lo que os pido, es algo muy grande, es algo muy bello, daréis vida a vuestros hermanos, les daréis Mi Alimento a través de vosotros. A través de vosotros los instruiré, serán nuevamente hijos Míos, ahora, son creaturas apartadas de su Dios, son hijos huérfanos, son hijos que no tienen ningún rumbo preciso en su vida, vosotros se los daréis y gozaréis en hacerlo, Mis pequeños, porque Yo Me gozaré en vosotros y contagiaré Mi Gozo en vuestro corazón, para que gocéis con la tarea que estaréis haciendo por Mí. Os amo, os amo, Mis pequeños, estáis en Mi Corazón, dad, dad vida a vuestros hermanos, os lo pido.
Gracias, Mis pequeños.

AQUEL QUE TE RECHAZA A VASSULA.

INICIO INDICE BUSQUEDA
YO, EL ALTÍSIMO, LOS HE EDUCADO
PARA SER UN MODELO DE UNIDAD
30.09.1993
Señor, Santo y Fiel,
Tus sólidas Enseñanzas
me han dado Luz.
Tú eres la Luz del mundo.

Hijo del Altísimo,
Tú me has educado
en la línea de Tus Elegidos,
sin ningún mérito de mi parte.
¡Bendito sea Tu Nombre!

Santísimo,
Sé el Guía de mi vida,
de modo que pueda alcanzar
la perfección que Te agrada.

Gobiérname, reina sobre mí
y construye Tu Reino en mí,
para que mi alma
se convierta en la morada perfecta
de Tu Divinidad y Tu Santidad.
Amén.

¡Ah! La corona de vida será dada a los fieles. ¡Permanece en Mí y alcanzarás la perfección y la vida! Reduce ahora tu tamaño todavía más y evita mirar a tu izquierda o a tu derecha.

Yo te haré compañía hasta el fin de tu carrera… Vassula, he revivido el espíritu de muchos, mientras tu espíritu buscaba al Mío. 1 He sanado y hecho milagros a causa de tu prueba. Me he complacido en ofrecer tus expiaciones al Padre, de este modo, y con tu reparación he ganado a los ateos.

Ah… Mi querida amiga, necesito tu generosidad para limpiar a los sucios al precio de cuanto tienes. Mi niña, has adquirido almas al darme tus horas favoritas. 2 Vassula, la Unidad entre los hermanos no vendrá sólo a través de las palabras, sino a través de la acción del Espíritu Santo. Te he guiado para buscar la unidad y vivir la unidad que deseo. Te he preservado de caer en la tentación, porque deseo que seas el ejemplo viviente de lo que será la Unidad. Todos los que te miren verán la Unidad de acuerdo con los designios de Mi Corazón.

No te desanimes por los que no perciben Mi Plan en ti. ¡Lo que te he dado, como regalo, supera el precio de las perlas, supera el precio de todos los tesoros del mundo juntos! Ah, Vassula Mía, Yo, Dios, no reprobaré la unidad que estás viviendo pero reprobaré a la persona que te ataque en tu misión; sus ataques sobre ti son como una piedra arrojada al centro de Mis Ojos… Yo, el Altísimo, los he educado para ser un modelo de unidad. Ustedes 3 son los frutos primeros de la Unidad. Yo te digo: extiende Mis Mensajes tan lejos y tan ampliamente como sea posible. Recuerda: la Unidad vendrá con humildad y amor. Y ahora, deja que tu corazón atesore lo que debo decir: para adquirir la unidad necesito expiaciones…

¿De mí, Señor?

De ti y de todos los que son generosos. ¿No soy Yo tu principal Amor?

Sí, lo eres, Jesús.

Yo soy Aquel que te llevará a tu salvación, así es que no Me temas. Yo te daré fuerza suficiente para soportar las pruebas que están dirigidas a ti para apoderarse de la Paz que te he dado. Mi Paz se mantendrá sobre de ti, ángel Mío y como el sol, elevándose sobre el mar, Mi Santa Faz será revelada, de vez en cuando, a través de ti y sobre ti 4 mientras que te ocupas de Mis Intereses. Me manifestaré, también de esta manera, para que las islas, las montañas y todas las llanuras puedan creer que tú eres enviada por el Altísimo y que Yo Soy es el Autor de “La Verdadera Vida en Dios” y que tú eres Mi portavoz y que, por lo tanto, lo que te He dicho es lo que hablas.

Aquel que te rechaza, rechaza Mis Palabras. El diablo ya ha entrado en la mente de tus acusadores para calumniarte, pero deja todo en Mis Manos. Sírveme lealmente y perdona a tus acusadores para que el Padre y Yo podamos cumplir Nuestra Obra en ti. Vive santamente y lleva a cabo tu trabajo en paz.

Yo, Jesús, te amo y te bendigo desde el Cielo.

HA LLEGADO LA HORA DE MI BATALLA.

Mensaje de la Virgen al PadreGobbi, del Movimiento Sacerdotal Mariano:

9 de marzo de 1979

. Viernes de Cuaresma

Vuestra liberación está cerca.

“Hijos predilectos, observad Conmigo las señales del tiempo que vivís. Los corazones de los hombres se han enfriado y el mundo se ha convertido en un desierto.

Pero debéis tener todavía más confianza en vuestra Madre Celestial. Mirad Conmigo el tiempo en que vivís y veréis las señales de mi extraordinaria intervención.

Cuando brotan en los árboles las primeras yemas, vosotros pensáis que el invierno toca ya a su fin y que se acerca una nueva primavera.

Os he indicado las señales del crudo invierno que está viviendo ahora la Iglesia en la purificación, que ha llegado a su vértice más doloroso. La Esposa de mi Hijo Jesús aparece todavía llagada y oscurecida por su Adversario, que parece estar cantando su completa victoria.

Él está seguro de haber vencido en la Iglesia por la confusión que ha subvertido muchas de sus verdades, por la indisciplina que ha llevado al desorden, por la división que ha atacado a su unidad interior, por la persecución oculta y solapada que la ha crucificado de nuevo.

Mas he aquí que, en su más crudo invierno, ya brotan los retoños de una vida renovada. Ellos os dicen que la hora de vuestra liberación está cerca.

Para la Iglesia está a punto de surgir la nueva primavera del triunfo de mi Corazón Inmaculado. Será siempre la misma Iglesia, pero renovada e iluminada, convertida por la purificación en más humilde y fuerte, más pobre, más evangélica, para que en Ella pueda resplandecer para todos el Reino glorioso de mi Hijo Jesús.

Será la nueva Iglesia de Luz, y ya desde ahora se ven despuntar sobre sus ramas muchos nuevos brotes: son todos aquellos que se han confiado a su Madre Celestial: sois también vosotros apóstoles de mi Corazón Inmaculado.

Sois todos vosotros, mis pequeños hijos, que os habéis consagrado a Mí, que vivís de mi mismo espíritu.

Sois vosotros, fieles discípulos de Jesús, que queréis vivir en el desprecio del mundo y de vosotros mismos, en la pobreza, en la humildad, en el silencio, en la oración, en la mortificación, en la caridad y en la unión con Dios, mientras sois desconocidos y despreciados por el mundo.

Ha llegado el momento de salir de vuestro ocultamiento para ir a iluminar la tierra. Mostraos a todos como mis hijos, porque Yo estoy siempre con vosotros. La fe sea la Luz que os ilumine en estos días de oscuridad, y os consuma sólo el celo por el honor y la gloria de mi Hijo Jesús.

Combatid, hijos de la Luz, aunque seáis pocos en número.

Muchos seguirán vuestras huellas y entrarán a formar parte de mi ejército, porque ha llegado la hora de mi batalla.

En el más crudo invierno sois vosotros las yemas que brotan de mi Corazón Inmaculado y que Yo deposito sobre las ramas de la Iglesia, para deciros que está para llegar su más bella primavera.

Será para Ella como un nuevo Pentecostés.

Hijos predilectos, mirad con mis ojos el tiempo que vivís.

Perseverad en la oración, en el sufrimiento, en la esperanza, porque la hora de vuestra liberación está cercana.”

Visite: http://www.santisimavirgen .com.ar

EL DON DE DOLORES.

UN ALMA EN CRISTO. LIBRO.

En oración en mi habitación.
 

Señor, le he rogado varias veces a mossèn Roura que me quite la carga de los martes. Él dice que no, y yo lo entiendo. Yo lo pido por puro egoísmo y porque sufro mucho. Cuando puedo ayudar, soy feliz. Pero cuando no, y según las personas que vienen, me pongo nerviosa. Los hay que vienen por curiosidad; otros que quieren concreciones, tú contestas con ambigüedad. Yo soy, como tú sabes, muy fiel a tus palabras y me ponen en verdadero aprieto.
 
La semana pasada lo pasé muy mal, había un señor que te pedía concreciones yo diría que más bien te exigía, y dudaba de mí cuando se fue. Yo estaba muy mal, pensé que su actitud se debía al dolor y sufrimiento que estaba pasando, pero me pareció muy altivo y exigente.

Hija mía, sé lo reacia que eres y has sido a la imposición de tus manos. Sé cómo te continúa costando y el gran esfuerzo que supone para ti. Es tu entrega a tu Dios, es la obediencia a tu director espiritual, es tu inmolación a mi servicio, pero yo te diré que no sabes el bien que tu Señor hace a través de tus manos. Yo, hija mía, hago según mi voluntad y disposición a la gracia del que viene a ti buscando mi consuelo. Yo, tu Dios, penetro en sus corazones y en sus sentidos por la voluntad del que se pone en tus manos buscándome y buscando mi consuelo, y hago y digo según mi voluntad.
Claro que sufres hija mía, claro que te sientes utilizada, no ya por tu Dios, sino por las personas que vienen, cada una con una manera de entender y comprender. Ellos buscan concreciones ellos buscan que tú o yo solucionemos sus problemas ya; ellos sufren y tú los acoges en el Nombre de Dios, haciendo la voluntad del Altísimo y dando amor, sometiéndote a mi voluntad y dándote por ella a todos los que vienen buscando consuelo, unos endiosándote, creyéndote medio santa, lo cual te molesta enormemente; otras mirándote como curandera loca; otros sonriéndose llenos de escepticismo y contradicciones, se preguntan: ¿Por qué no curas? ¿Por qué no soluciona? ¿Por qué siempre habla de entrega y amor, sin casi nunca dar soluciones? Que lean el Evangelio y miren a mis apóstoles. Ellos curaban y predicaban y la mayoría de las veces sólo hablaban del Reino de Dios.
Tú, hija mía, haces lo mismo. No saben que están enfermos porque hay muchos enfermos del alma y el alma no les duele casi a nadie pues se conforman con justificarse ante ellos mismos y después se tranquilizan y empiezan de nuevo y cada día caen más bajo. Cada día se sienten más insatisfechos y me culpan a mí de sus negligencias, de sus egoísmos. En definitiva de todos sus males.


Tú, hija mía, tranquila. Ofréceme tus sufrimientos, todos, sea por los motivos que sean. Tú me has dicho sí, un sí seguro y generoso. Tú me has entregado tu vida, tú te has sometido voluntariamente a mi voluntad, pues déjame moldearte a mi gusto. Déjame mirarte cuando sufres por mi causa, déjame sentir ternura por ti y me enamore de tu alma, pues cada día estás más luminosa, más cerca de mí. Pues yo te miro y veo a mi pequeña cada vez más diminuta, cada día más insignificante. En cambio, tu Dios ha crecido, es grande en ella. Déjame hacerte como niño recién nacido, para que mis cuidados te sirvan de alimento y sólo vivas de mi gracia hasta el fin de tus días. ¡Qué importa cómo te traten los hombres! ¡Qué importa el concepto que tengan de ti y de lo que tú haces! Lo que importa en verdad es el concepto que tiene de ti tu Dios, ese te elevará por encima de ti misma, por encima del mundo, por encima de todos, para ser hija de Dios, hermana en Cristo y lo demás no importa. Ven, yo te consuelo. Ven, sigue siendo como eres, pequeña hija de Dios. (5 – 10 – 2003)

 

COMPRENDAN QUE EL TIEMPO APREMIA.

ESTAR CONVERTIDOS ES DESEAR ESTAR CON DIOS

TLIG.ORG
12.05.89
¿Jesús?

Yo Soy. Siénteme y contémplame. Yo soy el Amor y soy Santo.
Ámame y sé santa. Yo te enseñaré porque soy la Sabiduría. Ven, Mi Madre te ama. Ella escribirá ahora el Mensaje.
(Mensaje para la reunión del 19 de mayo de 1989, en Martigny, Suiza).
Hija Mía, Yo tu Santa Madre, te bendigo. He aquí Mi Mensaje:
La paz esté con todos ustedes. Yo los amo a todos y los bendigo. Escuchen y presten atención a Nuestros Llamados de hoy. Comprendan que el tiempo apremia. Jesús y Yo los llamamos noche y día para su conversión. Nuestros Llamados a la conversión están ahora por todas partes del mundo y se multiplicarán. El tiempo apremia, hijos Míos. Hoy, Mi Corazón está afligido porque muchos de ustedes no parecen comprender la urgencia de Nuestros Llamados. Yo les pido que mediten y se examinen ustedes mismos. Examínense para ver si están convertidos y en el Camino de Dios. Mis amados hijos, no basta simplemente en creer en Dios y orar. Estar convertidos es agradar a Dios y estar en plena contemplación con Él. Estar convertidos es ser santos y vivir en santidad. Estar convertidos es hacer la paz con Dios y amar a Dios con toda su alma. Piensen en el amor que Jesús está derramando en ustedes. Vivan en Cristo, purifíquense y abran, enteramente, su corazón, para que Jesús los sane. Estar convertidos es desear estar con Dios, anhelarlo con todo su corazón.
Muchos olvidan que el mayor don espiritual es el amor. Yo les recuerdo, de nuevo, el mandamiento de Jesús: “Ámense los unos a los otros como Yo los amo”. Complázcanme y vivan Nuestros Mensajes. Sean Nuestros pequeños portavoces esparciendo Nuestros granos por todas partes. Que los que tengan oídos oigan. Comprendan la urgencia de Nuestros Mensajes. Estoy feliz de verlos reunidos, aquí, esta noche.
Nosotros bendecimos todos los objetos religiosos que tienen con ustedes. Que esta noche sea una noche especial de meditación, un profundo examen de su alma. Jesús y Yo estamos siempre presentes para ayudarlos. Entonces, háblenos con su corazón y Nosotros escucharemos.
Yo los bendigo a todos en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

POR QUE SUFRIMOS…

Mensaje para hoy:

Comparte el Amor
Facebook Twitter LIBRO DEJATE AMAR. FABIANA CORRARO.

05-02-02

M. No temas por nada, no temas por tu futuro. Siempre voy a estar.
Por eso fui al Cielo, para estar siempre y en cada momento con ustedes.

Siempre estaré a tu lado porque soy tu Madre.

Disfruta de lo que te doy. Te apegas a las cosas, por eso sufres.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 6.613 seguidores