LA SANTA MISA

La Santa Misa es la mayor gracia que da Dios a los hombres. La Misa es el más bello y precioso tesoro que posee la Iglesia.

San Alfonso María de Ligorio
Doctor de la Iglesia

LOS SACERDOTES….HACEN DEPORTE, JUEGAN AL AJEDREZ…

Dictado del 29-6-07 LIBRO DADME DE BEBER.

El único día que las almas pueden dedicarme un rato, tampoco lo hacen. Yo espero todos los días que alguien venga a darme un poco de amor verdadero a mi Sagrario, pero espero en vano.
Algunas almas vienen a visitarme pero solo piensan en sus intereses, piden y piden y piden, pero no dan, ni un poco de consuelo, ni una palabra que me alivie la tortura de ser olvidado de mi creación.

Yo soy Jesús, Hijo del Altísimo, en el Cielo se me da adoración continua como tal. Los bienaventurados me aman y me glorifican incesantemente y aquí en la tierra que tanto me necesitáis, pasáis de Mí. No existo para vosotros, no solo no me amais, sino que me ignoráis. Este mensaje va dirigido a todos los fieles, laicos y sacerdotes.

Los sacerdotes en los domingos, pasean, hacen deporte, juegan al ajedrez pero no vienen a darme un poco de compañía y amor, como reparación a tanta deshonra, a tanto ultraje. Todo el mundo en los días festivos se toman ratos especiales para sus intereses, Yo los apruebo, pero nadie esos días viene a Mi a darme un rato extra de amor y compañía.
Soy el Abandonado, el Olvidado, no olvidan a sus parientes muertos, no olvidan a los personajes históricos que leen de ellos y hablan, pero a Mi me tienen olvidado totalmente. Soy un Dios sediento de amor, busco quien me dé de beber amor verdadero, pero encuentro a muy pocas almas que esten dispuestas a dármelo.

Me frenáis en daros gracias, en daros carismas, no os lo merecéis, pero tampoco estáis preparados para recibirlos. No los creeríais, no los pondríais en práctica, sembraría en tierra seca (árida) porque asfixiaríais mis dones que os daría con inmenso amor. No todo el que dice Señor, Señor, entrará en el Reino de los Cielos y esto me duele inmensamente porque Yo os he creado para la felicidad eterna, no para condenaros (1)

A vosotras almas pequeñas que me amáis, reparadme por todo esto, mi Madre os lo agradecerá. Yo soy Vuestro Hermano, Jesús de Nazaret, Hijo de María, el Unigénito.

LA INDIFERENCIA DEL MUNDO.

Mensajes dictados a Catalina Rivas Estigmatizada boliviana
ESTOY TAN LASTIMADO POR LA INDIFERENCIA DEL MUNDO
PC-28 11-Ago-96 El Señor
Amada hija, la paz contigo… Las responsabilidades son enormes y si
todos Mis hijos lo supieran, temblarían de miedo.
Necesito confiarte una misión especial. Quiero que despiertes a la
responsabilidad a Mis hijos. ¿Hasta cuando tendré que esperar que
verdaderamente se pongan a trabajar? Yo doy las gracias, pero a quien
no sabe recibirlas, se las quito.
Sé que todos tienen sus responsabilidades. Unos más que otros. Pero
a ninguno le faltan unas horas para hablar de Mi amor y Mi Misericordia
para con los hombres. Y así dejan pasar el tiempo y cada vez son más las
almas que se pierden.
Yo suplico, reclamo; ustedes oran, piden perdón y vuelven a caer en
la misma falta: dejar pasar el tiempo y dejar pasar de largo Mis
palabras… Hay muchas, millones de personas que quisieran recibir algo
de lo que ustedes tuvieron. Entre ellas, cientos de almas virtuosas,
caritativas, con un apostolado fuerte.
Yo no voy a volver a reclamar, porque espero que sean lo
suficientemente honestos para decir: verdaderamente, recibo las gracias,
pero no puedo o no estoy dispuesto, no podré hacer más de lo que
hago… Ese grano de sinceridad tendrá la fuerza de suavizar Mi dolor,
Mi decepción… ¡No saben cuántos regalos están perdiendo por su
ceguera, por la dureza de sus corazones, que no se sensibilizan ante tanta
generosidad.
Mis Mensajes (y dejen de decir que son inspiraciones) son amor,
quien los recibe es amor. Pero hablo de recibirlos y cumplirlos, no de
recibirlos sin aceptarlos con el corazón y el alma comprometida. Cada
uno en su oficio, pero todos están obligados a amarme y hacerme amar.
¡Cuánto amor necesito para compensarme de la perdición de tantas
almas!
Hijos Míos, con humildad pero con firmeza, les digo
solemnemente que si no están dispuestos a beber el Cáliz, lo dejen,
para que otras almas más sedientas que ustedes lo beban y lo
disfruten.
Se quejan de la frialdad en sus familias. Quien desea la verdadera
conversión de los suyos, no hable; evangelice en el silencio, con su
propia conversión.
¡Ay, niña Mía!, estoy tan cansado, tan lastimado por la indiferencia
del mundo… Ámame, repara, necesito tu consuelo, no hagas planes para
el día… quiero descansar en tu deseo de almas…
(Estaba pensando en mi futuro trabajo con una persona difícil.)
Trátalo con Misericordia, como Yo lo hice contigo… Todos deben ser
tratados con Misericordia… Ayuda, colabora, pero Yo tengo Mis propios
planes para contigo.

DAME ALMAS.

16 de Marzo de 1978

J- Debes ser el corazón del Centro.

Representa a tu Dios en todas circunstancias.

Sí, el corazón y no la razón.

El corazón interviene para irrigar el Amor en todas las direcciones, como los pulmones tienen por misión enviar una sangre pura a todas las partes del cuerpo, arrastrando detrás de sí todas las impurezas encontradas en su camino.

Lo encamina, después de haber sido purificado a cada paso por los pulmones, hacia el corazón, que él renueva cada vez. Así cuando el Amor pasa a través del corazón humano, éste lo devuelve a su procedencia, cargado de todas las imperfecciones y miserias encontradas en su camino.

El Amor, sin cansarse, así como los pulmones, desempeña un papel de purificación y vuelve a enviar al alma acogedora, una sangre joven y nutritiva. Sin embargo, siempre será necesario el mismo movimiento de vaivén para despejar el alma receptiva, de sus humores malos. He aquí el papel del Amor y del corazón abierto para recibirlo. Es la Misericordia actuando.

M- ¡Señor, es tan complicado para mi!

J- Ser el corazón del Centro, primero es ser Amor; es hablar y callar cuando hace falta.

Es saber herir con dulzura cuando es necesario para curar y purificar.

El corazón del Centro, es su pieza maestra.

El corazón del Centro, es amarle con sus latidos de amor, a pesar de unas facultades naturales a veces bruscas. Pero estás dentro de Mi Corazón y estoy en el tuyo. EL CORAZÓN DEL CENTRO, SOY YO EN TI; es también la animación de este Centro del Amor.

Bueno, es que seas pequeña; y tan bueno es que sepas salir de tu concha, cuando se presentan las ocasiones de representar a Aquel que te hace vivir.

Hay que aceptar ser luz en tu oscuridad.

¿Cómo ser luz si la ocultas bajo una humildad impuesta?

La humildad irradia tanto en la luz como en la penumbra.

DAME a las almas. DAME almas.

No guardes en ti los raudales de amor que Yo vierto en ti; déjalos derramarse como una fuente fresca para las almas sedientas del Amor Divino.

¿En el último lugar? ¡Sí, es tu sitio! ¡Pero en el primero para hablar en Mi Nombre!

M- ¡No podré jamás!

J- ¡Tú! ¡No! Pero Yo, si, lo puedo, en ti. ¡Exalta las almas con Mi Amor!

M- Señor, parece como si dentro de mí hubiera un resorte roto… estoy muy cansada.

J- Con tu cansancio y tus impotencias Yo hago Amor.

Corazón del Centro, corazón del mundo de las Almas Pequeñas.

¡EN EL CENTRO ESTÁ Y ESTARÁ SIEMPRE TU CORAZÓN!

M- ¿Por qué subrayar?

J- Porque tu corazón es el emblema de Mi Amor. JAMÁS HE HABLADO TANTO DEL AMOR COMO POR MEDIO DE TI.

Que cada responsable sepa que el Centro posee un corazón que late por ellos: ¡El Mío y el tuyo dentro de Él!

¡Yo te he llamado Dulzura!

El enemigo te ataca por su contrario.

Yo no te hago responsable de ello, no puedes nada contra esto, pero hay que luchar imponiéndole este nombre que Yo te he dado.

Responde a sus armas por su contrario. Sola, no puedes nada, pero si tú lo quieres… Yo te ayudaré.

Rodea Mi Madre con tus atenciones. Ella sabrá defenderte, como una leona defiende sus cachorros contra cualquier peligro. Si tú quieres hacer Mi Voluntad, olvida la tuya para refugiarte en Ella.

Hija mía, no te extrañes de tus debilidades, de tus defectos. ¿No sabes que Yo los quemo al mismo tiempo en la hoguera divina de la Caridad? Yo no apruebo la voluntad de dañar a los demás. Nada similar hay en ti. Expresas tu dolor, con unos hechos y unas palabras involuntarias.

Eres débil, frágil y poco apta para llevar la cruz pesada con la que te cargo a veces, pero lo que Yo te he dado es más fuerte que tus debilidades.

¡Tú me amas, hijita mía!

Yo quiero tu alma, tu corazón… lo demás importa poco y sabes bien que todo es gracia para el Amor.

M- Dios mío, dame la contricción de mis pecados. Yo contristo a los demás.

J- Dime ¿no te contristan jamás los demás, pues?

Solo le basta una gota de rocío a mi florcita para abrirse.

¿Quién, pues, te comprende mejor que Yo?

Te quitaré este nombre: Dulzura, solamente si lo rechazas voluntariamente. Quiero que lo merezcas.

Ora y vela, pues el Enemigo se servirá de todo para quitártelo.

Si tú Me amas verdaderamente, no temas nada. Tu amor y tus atenciones para con Mi madre sensibilizan Mi Corazón.

M- ¡Jesús! En el fondo estoy feliz, a pesar de todo, por decirlo así, de tener tanto que darte. Es mucho para unos hombros débiles; pero no es un reproche, Tú sabes mejor que yo lo que me conviene… ¡Pienso en mi pobre Padre, tan solo!

Este cansancio dentro de mí, este asco a todo; las incomprensiones, el horror de una tristeza que me recuerda una palabra de Madre Teresa -cuánto tuvo que sufrir para decir esto: “La mayor enfermedad no es ni la lepra ni la tuberculosis, sino el sentimiento de ser indeseable, mal amado y abandonado”.

Yo añado: “Ser una carga para otros”. Debo dar a las almas lo que no puedo guardar para mí; lo mejor de mí misma y no me quedan más que… miserias redentoras, ¡quizás!

¿Una gota de rocío? Después de Pascua de Resurrección, ¿verdad? Señor, ya que mis labios y mi corazón están resecos.

“Mensaje del Amor Misericordioso a las Almas Pequeñas” – TOMO II Pág. 302 -306

———————————————————————

Paz, Alegría y Amor

EL HOMBRE PIDE A GRITOS LA CONDENA ETERNA.

Ana Garcia de Cuenca

——————————————————————————–

El hombre pide a gritos la condena Eterna

Posted: 28 Jun 2014 03:39 PM PDT

En Sueño Profético decían:

Hay quien vive la alegría porque cree que esta Comunicación está muerta. Y hay quien tiene la postura esperando ver en qué queda, reservando su dinero o categoría que tenga. Que uniendo estas dos cosas se cogía buena cosecha.

Dijo uno:

Dios les deja Libertad y el hombre pide a gritos la condena, pero Eterna. Y es poco, si comparas cómo el hombre recibió su Venida con estas Palabras que día a día escritas quedan con justificantes.

Tiene Aquí más condena y menos justificación el no acudir, y hace más daño.

Antes de su Venida estaba la cultura escasa y poco se conocía, y ni de ella se hablaba, porque si no la entendían, el culto quedaba oculto y de nada le servía.

Pero hoy, en el siglo que el hombre vive para el invento material y el fracaso del espíritu, tiene más responsabilidad el no acudir a ver la Verdad, que tanto bien espiritual y material podía hacer de vivirla el hombre.

Desperté, oí:

Si el hombre oyera a diario
la Palabra que Dios manda,
pensaba en el mal que hacía
y se corregía sus faltas.

¡Qué cierto que si en su Venida
el hombre lo hizo mal,
peor lo sigue haciendo!

La cultura y el adelanto
tienen más condena
cuando hacen lo malo.

Que lo malo es no enseñar
lo que Dios tiene mandado.

Por bueno que sea el hombre,
si de Dios no va enseñando,
retírale tu amistad,
que su espíritu
lleva mando del diablo.

Y di tres veces “Señor”,
y sientes el Espíritu Santo.

Que es el Poder de Dios
retirándote de lo malo.

***

Libro 20 – La Palabra del Creador – Tomo II – Pag. 175-176

NO LLAMEIS MATRIMONIO A LAS UNIONES CIVILES.

El matrimonio y el divorcio
Marzo 13/09 (9:32 a. m.)
María Santísima dice:
El matrimonio, hijos míos, es un Sacramento instituido
por Jesús. El matrimonio ha de convertirse para vosotros
en escuela de santidad, en hogar de fidelidad, en
encuentro de oración, de paz, de amor y de entrega
incondicional del uno para con el otro.
Bajo la bendición del sacerdote ya dejáis de ser dos y
pasáis a ser una sola carne; por ende os llamo a que viváis
en la fidelidad; os recuerdo la promesa que hicisteis, allí
en el templo, cuando os preparabais para unir vuestras
vidas eternamente, pero a muchos de vosotros se os olvida
y desecháis esos compromisos y esas promesas que
hicisteis de permanecer unidos en el dolor, de permanecer
unidos en la enfermedad, de permanecer unidos en la
alegría, en la riqueza, en la pobreza; y fácilmente vais
desechando vuestro pacto de amor, conociendo que el
matrimonio es indisoluble; sólo os puede separar la
muerte.
Hay de aquellos esposos que le son infieles a sus esposas,
tendréis que sufrir las consecuencias de vuestros actos.
Hay de aquellas esposas que le son infieles a sus esposos,
tendréis que padecer por vuestros desvaríos y por vuestros
yerros; satanás se ha inmiscuido en muchos hogares
sembrando discordia, sembrando desazón; su fin es
destruir familias enteras.
Hijos amados, os llamo a permanecer unidos en el amor,
en la entrega del uno para con el otro y en la fidelidad del
matrimonio.
Esforzaos, pues, en superar vuestros defectos, en practicar
la virtud de la tolerancia y el de perdonarse mutuamente.
Si por desgracia habéis caído en adulterio, pedid perdón al
Señor, porque su Corazón sobreabunda en misericordia y,
Él, os perdonará y os abrazará como a hijos pródigos; Él
quitará la inmundicia y la fetidez de vuestro corazón y os
devolverá la fragancia de su suave perfume. Os quitará las
heridas purulentas de vuestra alma y os vendará vuestras
heridas cicatrizándolas con el óleo bendito de su
misericordia.
Hay de aquellos que mueren en pecado mortal y en
adulterio; hay de aquellos que no reparan, toda su vida,
por este horrendo pecado.
Hay de aquellos que a lo bueno le llaman malo y a lo
malo le llaman bueno.
Hay de aquellos que piensan y creen que tienen derecho
de una segunda oportunidad.
¿Por qué no lo pensasteis bien antes de uniros de por vida
a aquel hombre que tenéis por esposo, o a aquella mujer
que tenéis por esposa?
Muchos de mis hijos cometen errores porque no oran, no
piden dirección al Señor y actúan es de acuerdo a su
voluntad humana y no según la Divina Voluntad.
El divorcio es un invento de satanás. Y, sí que está
causando estragos, consecuencias funestas en aquellas
pobres almas que creen que firmando un papel, ya está
enmendado el daño, cuando realmente el daño se lo están
haciendo a ellas mismas. Pobres almas, pobres creaturas
que se dejan dirigir por leyes humanas omitiendo y
evadiendo las leyes de Dios.
El divorcio es el invento maldito de satanás.
Permaneced unidos en el amor y en la fidelidad.
Perdonad mutuamente e iniciad de nuevo.
Os lo repito nuevamente: si por desgracia le habéis sido
infiel a vuestro esposo, o a vuestra esposa, arrepentíos de
corazón porque si no tendréis que sufrir las consecuencias
de vuestro pecado en la vida eterna.
No llaméis matrimonio a las uniones libres.
No llaméis matrimonio a las uniones civiles.
Llamad matrimonio a los que han contraído nupcias bajo
la bendición sacerdotal.
A través del matrimonio os podéis santificar. De hecho
acepté ser la esposa del castísimo San José, acepté ser la
Madre del Salvador por designios de Dios Padre e
hicimos de nuestro matrimonio y de nuestro hogar
encuentro recíproco del amor, de la fidelidad, de la piedad
y de la oración.
A eso os llamo, a todos vosotros, a que compartáis la
oración, juntos; a que eduquéis a vuestros hijos en la sana
doctrina, a que corrijáis a tiempo a vuestros hijos; no es
guardando silencio ante sus defectos, no es guardando
silencio ante sus desvaríos; cuando sepáis que vuestros
hijos andan por las sendas del mal, llamadles a la
corrección, llamadles a la conversión, porque si no lo
hacéis os convertís en perros mudos y tendréis que rendir
cuentas a Dios porque no tuvisteis el coraje, las agallas de
mostrarles el camino angosto y pedregoso que os lleva al
cielo. Porque os amo y porque soy María, Madre del Buen
Consejo estoy llamada a hablaros con autoridad, a
mostraros vuestras equivocaciones porque estáis a tiempo,
aún estáis vivos, trabajad con entereza por vuestra propia
salvación y por la salvación de vuestra familia.
En las profundidades del averno hay muchísimas almas
que en vida vivieron en adulterio, en uniones ilícitas y
nunca pidieron misericordia y clemencia a Dios.
Evitaos terribles sufrimientos en la vida eterna.
Os amo hijos míos y os llamo a que os dobleguéis a las
Santas Leyes de Dios, os bendigo: . Amén.

DADO A AGUSTIN DEL DIVINO CORAZON.

INFORMACION SOBRE EL YOGA. NO ES INOFENSIVO.

INFORMACION MUY COMPLETA

http://meditaenpaz.wordpress.com/2014/02/18/el-yoga-no-es-de-dios-ensenanzas-del-padre-ghislain/

“Ninguna práctica del Yoga es buena, ya lo dice PadreJoseph Marie Verlinde, “id a la India, decidle a un Indú que el yoga sólo lo practicáis para relajaros y se reirá en vuestra cara“. El indú sabe perfectamente, que detrás de las posturas que se adoptan para hacer el Yoga, se honra a divinidades indúes, son posiciones de divinidades indúes. El objetivo de esas posturas es abrir los llamados “chakras“, que son puntos de energía que tenemos y que una vez abiertos, nos quedamos sin la protección de Dios y es el momento en el que nos podemos infestar de demonios.” Explica el Padre Ghislain.

¿Qué dice la Iglesia sobre la práctica del Yoga?, pues deberíamos recuperar y leer atentamente la carta de la Congregación para la Doctrina de la Fe a los obispos de la Iglesia Católica sobre algunos aspectos de la meditación cristiana, tomada del libro Documentos 1966-2007, Congregación para la Doctrina de la Fe, de la Biblioteca de Autores Cristianos, Madrid MMVIII, en las páginas 458-477: “…2. El contacto cada vez más frecuente con otrasreligiones y con sus diferentes estilos y métodos de oración ha llevado a que muchos fieles, en los últimos decenios, se interroguen sobre el valor que pueden tener para los cristianos formas de meditación no cristianas. La pregunta se refiere sobre todo a los métodos orientales1 (1 Con la expresión «métodos orientales» se entienden métodos inspirados en el hinduismo y el budismo, como el «zen», la «meditación trascendental » o el «yoga». Se trata, pues, de métodos de meditación del Extremo Oriente no cristiano que, no pocas veces hoy día, son utilizados también por algunos cristianos en su meditación. Las orientaciones de principio y de método contenidas en el presente documento desean ser un punto de referencia no sólo para este problema, sino también, más en general, para las diversas formas de oración practicadas en las realidades eclesiales, particularmente en las asociaciones, movimientos y grupos)” Esto es lo que nos dice entre otras muy interesantes cosas.

El Catecismo de la Iglesia, también deja pistas sobre la incompatibilidad de la práctica del Yoga por los católicos: Catecismo de la Iglesia| 2289 “La moral exige el respeto de la vida corporal, pero no hace de ella un valor absoluto. Se opone a una concepción neopagana que tiende a promover el culto del cuerpo, a sacrificar todo a él, a idolatrar la perfección física y el éxito deportivo. Semejante concepción, por la selección que opera entre los fuertes y los débiles, puede conducir a la perversión de las relaciones humanas“.

El Yoga no es sólo un sistema elaborado de posturas y de ejercicios físicos, es una disciplina espiritual que pregona llevar el alma al samadhi, a la unión total con el ser divino. El samadhi es el estado en el que lo natural y lo divino se convierten en uno, el hombre y Dios llegan a ser uno sin ninguna diferencia. Este enfoque es radicalmente contrario al Cristianismo en donde claramente hay una distinción entre Creador y criatura, entre Dios y hombre.

En el Hinduismo, el bien y el mal, lo mismo que el dolor y el placer son ilusorios (Maya) y por lo tanto irreales. Vivekananda, el icono más respetado del Hinduismo moderno, decía: “el bien y el mal son uno y lo mismo”. En el Cristianismo, la cuestión controvertida del pecado como una ofensa contra la Santidad de Dios es inseparable para nuestra fe, porque el pecado es la razón por la que necesitamos un Salvador. La Encarnación, la Vida, la Pasión, la Muerte y la Resurrección de Jesús son para nosotros medios de salvación, es decir, para liberarnos del pecado y de sus consecuencias. No podemos ignorar esta diferencia fundamental a la hora de absorber en la Espiritualidad Cristiana al Yoga y a otras técnicas de meditación orientales.

Se anima a los que participan a buscar las respuestas a los problemas y cuestiones de la vida en su mente y su conciencia en vez de buscar soluciones en la Palabra de Dios a través del Espíritu Santo, como sucede en el cristianismo.

http://www.youtube.com/watch?v=6441szi6gxY Testimonio del Padre Joseph-Marie Verlinde

MAIS!!! ——————————————————————————————

http://www.aciprensa.com/controversias/yoga.htm Por James Manjackal MSFS

Como cristiano católico nacido en el seno de una familia católica tradicional en Kerala, en la India, pero habiendo vivido entre hindúes; y ahora como religioso, sacerdote católico y predicador carismático en 60 países de los cinco continentes, creo que tengo algo que decir sobre los efectos perniciosos que tiene el yoga en la vida y en la espiritualidad cristiana.

Se que hay un interés creciente por el yoga en todo el mundo, incluso entre los cristianos y que también ese interés se extiende a otras prácticas esotéricas y de la Nueva Era como el Reiki, la reencarnación, la acupresión, la acupuntura, la sanación pránica o pranoterapia, la reflexiología, etc. métodos sobre los que el Vaticano ha prevenido y avisado en su documento “Jesucristo, portador del agua de la vida”.

Para algunos el Yoga es un medio de relajación y de alivio de la tensión, para otros es un ejercicio que promueve la salud y el estar en forma y, para una minoría, es un medio para la curación de enfermedades.

En la mente del católico medio, ya sea laico o del clero, hay mucha confusión pues el Yoga según se promueve entre los católicos no es exclusivamente ni una disciplina relacionada con la salud ni una disciplina espiritual sino que unas veces es una cosa, otras veces la otra, y frecuentemente una mezcla de las dos. Pero el hecho es que el Yoga es principalmente una disciplina espiritual y sé que incluso hay sacerdotes y hermanas en seminarios y noviciados que aconsejan el Yoga como una ayuda para la meditación y para la oración.

Es triste que hoy en día muchos católicos estén perdiendo la confianza en las grandes prácticas espirituales y místicas para la oración y la disciplina que recibieron de grandes santos como Ignacio de Loyola, Francisco de Asís, Francisco de Sales, Santa Teresa de Avila, etc. y ahora sigan a espiritualidades y místicas orientales que provienen del Hinduismo y del Budismo. A este respecto, un cristiano sincero debería informarse sobre la compatibilidad del Yoga con la espiritualidad cristiana y sobre la conveniencia de incorporar sus técnicas en la oración y en meditación cristianas.

¿Qué es el Yoga?

La palabra Yoga significa “unión”, el objetivo del Yoga es unir el yo transitorio (temporal), “JIVA”, con el (yo eterno) infinito, “BRAHMAN”, el concepto hindú de Dios.

Este Dios no es un Dios personal, sino que es una sustancia impersonal espiritual que es uno con la naturaleza y el cosmos.

Brahman es una sustancia impersonal y divina que “impregna, envuelve y subyace en todo”. El Yoga tiene sus raíces en los Upanishads hindúes que son anteriores al año 1000 AC, y dice sobre el Yoga que “une la luz dentro de ti con la luz de Brahman”. “Lo absoluto está en uno mismo” dicen los Upanishads Chandogya, “TAT TUAM ASI” o “ESO ERES TÚ”.

Lo Divino habita dentro de cada uno a través de Su representante microcósmico – el yo individual- llamado Jiva.

En el Bhagavad Gita, el señor Krishna describe el Jiva como “mi propia parte eterna”, y afirma que “la alegría del yoga le llega al yogi que es uno con Brahman”.

En el año 150 AC, el yogi Patanjali explicó las ocho vías que guían las prácticas del Yoga desde la ignorancia a la iluminación – las ocho vías son como una escalera – Estas son: el autocontrol (yama), práctica religiosa (niyama), posturas (asana), ejercicios de respiración (pranayama), control de los sentidos (pratyahara), concentración (dharana), contemplación profunda (dhyana), iluminación (samadhi).

Aquí es interesante observar que las posturas y los ejercicios de respiración que frecuentemente son considerados en Occidente como todo el Yoga, son los pasos 3 y 4 hacia la unión con Brahman.

El Yoga no es sólo un sistema elaborado de posturas y de ejercicios físicos, es una disciplina espiritual que pregona llevar el alma al samadhi, a la unión total con el ser divino. El samadhi es el estado en el que lo natural y lo divino se convierten en uno, el hombre y Dios llegan a ser uno sin ninguna diferencia. Este enfoque es radicalmente contrario al Cristianismo en donde claramente hay una distinción entre Creador y criatura, entre Dios y hombre.

En el Cristianismo, Dios es el “Otro” y nunca “el mismo”

Es triste que algunos promotores del Yoga, Reiki o de otras disciplinas o meditaciones distorsionen algunas citas de la Biblia al citarlas aisladas para corroborar sus argumentos tales como: “sois templo de Dios” “el agua viva fluye en ti”, “estaréis en Mi y Yo estaré en vosotros” “ya no soy yo quien vive, es Cristo quien vive en mi”, etc., sin entender el contexto ni el significado de estas palabras de la Biblia.

Hay gente que retrata a Jesús incluso como a un yogui, como actualmente podemos ver en imágenes de Jesús en conventos, capillas y presbiterios – ¡Jesús está representado en posturas de meditación de yogui!”.

Decir que Jesús es “un yogui” es denegar Su divinidad, santidad y perfección intrínseca e insinúa que Él tenía una naturaleza imperfecta sujeta a la ignorancia y a la ilusión (Maya), y que necesitó ser liberado de su condición humana mediante la práctica y la disciplina del yoga.

El yoga es incompatible con la espiritualidad cristiana porque es panteísta (Dios es todo y todo es Dios), y sostiene que existe una realidad única y todo lo demás es ilusión o Maya.

Si sólo existe una realidad y todo lo demás es ilusorio, no puede haber ninguna relación ni amor. El Centro de la fe Cristiana es la fe en la Santísima Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo, tres personas en un solo Dios, el modelo perfecto de relación amorosa. El Cristianismo es todo sobre relaciones con Dios y entre los hombres:

“Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón con toda tu alma y toda tu mente. Este es el principal y el primer mandamiento. El segundo es semejante a éste: Amarás al prójimo como a ti mismo” (Mt 22: 37-39).

En el Hinduismo, el bien y el mal, lo mismo que el dolor y el placer son ilusorios (Maya) y por lo tanto irreales. Vivekananda, el icono más respetado del Hinduismo moderno, decía: “el bien y el mal son uno y lo mismo”. En el Cristianismo, la cuestión controvertida del pecado como una ofensa contra la Santidad de Dios es inseparable para nuestra fe, porque el pecado es la razón por la que necesitamos un Salvador. La Encarnación, la Vida, la Pasión, la Muerte y la Resurrección de Jesús son para nosotros medios de salvación, es decir, para liberarnos del pecado y de sus consecuencias. No podemos ignorar esta diferencia fundamental a la hora de absorber en la Espiritualidad Cristiana al Yoga y a otras técnicas de meditación orientales.

En el mejor de los casos el Yoga es una práctica pagana y en el peor es una práctica oculta.

Esta es la religión del anticristo (el hombre que se hace Dios) y por primera vez en la historia está siendo practicada frenéticamente en el mundo occidental y en América. Es ridículo que maestros de Yoga lleven incluso una cruz o algún símbolo cristiano, engañan a la gente diciendo que el Yoga no tiene nada que ver con el Hinduismo y dicen que es sólo cuestión de aceptar a otras culturas. Otros han intentado enmascarar al Yoga con apelativos cristianos denominándole “Yoga Cristiano”.

Esta no es una cuestión de aceptar la cultura de otro pueblo, es una cuestión de aceptar otra religión que es irrelevante para nuestra religión y de conceptos religiosos heréticos. Es una pena que el Yoga se haya expandido tan frenéticamente desde los jardines de infancia hasta todo tipo de instituciones de medicina, psicología, etc., llamándose a si mismo ciencia cuando no lo es en absoluto; y se está vendiendo bajo la etiqueta de “terapia de relajación”, “auto-hipnosis”, “visualización creativa”, “centering”, etc.

El Hatha Yoga, está ampliamente difundido en Europa y en América como método de relajación y como ejercicio no agotador, es uno de los seis sistemas reconocidos del Hinduismo ortodoxo, en su origen es religioso y místico, y es la forma más peligrosa de Yoga (Dave Hunt, “The Seduction of Christianity” página 110).

Recordad las palabras de San Pablo: “No os maravilléis, pues también Satanás se disfraza de ángel de luz” (II Cor 11: 14).

Es cierto que mucha gente se ha sanado por medio del Yoga y de otras formas orientales de meditación y oración. Aquí es donde los cristianos deberían preguntarse a sí mismos si necesitan una sanación y beneficios materiales o a su Dios, Jesucristo en el que creen, y quien es la fuente de todas las sanaciones y de la buena salud. El deseo de llegar a ser Dios es el primer y el segundo pecado en la historia de la creación según está registrado cronológicamente en las Biblia: “Tú decías en tu corazón: El cielo escalaré, encima de las estrellas de Dios levantaré mi trono; en el monte de la asamblea me sentaré, en lo último del norte. Subiré a las alturas de las nubes, seré igual que el altísimo” (Is 14: 13-14).

La serpiente le dijo a la mujer: “¡No, no moriréis! Antes bien, Dios sabe que en el momento en que comáis se abrirán vuestros ojos y seréis como dioses conocedores del bien y del mal” (Gen 3: 4-5).

La filosofía y la práctica del Yoga están basados en la creencia de que el hombre y Dios son uno. Se enseña a poner el énfasis en uno mismo en lugar de en el Único y Verdadero Dios.

Se anima a los que participan a buscar las respuestas a los problemas y cuestiones de la vida en su mente y su conciencia en vez de buscar soluciones en la Palabra de Dios a través del Espíritu Santo, como sucede en el cristianismo.

En los últimos ocho años, he predicado la palabra de Dios principalmente en los países europeos que en tiempos fueron la cuna del cristianismo, y de donde salieron evangelizadores y misioneros, mártires y santos.

¿Podemos llamar a Europa cristiana ahora? ¿No es cierto que Europa ha borrado de su vida todos sus valores y conceptos cristianos? ¿Por qué se avergüenza Europa de reconocer sus raíces cristianas? ¿Dónde están los valores morales y la ética que desde hace siglos se practicaban en Europa y que fueron llevados a otras civilizaciones y culturas a través de la proclamación valiente del Evangelio de Cristo? ¡Por sus frutos conoceréis el árbol!

Yo creo que estas dudas y confusiones, la apostasía e infidelidad, la frialdad religiosa y la indiferencia han llegado a Europa a partir de que fueron introducidos en Occidente la mística y las meditaciones orientales, las prácticas esotéricas y las de la Nueva Era. En mis retiros carismáticos, la mayoría de los participantes vienen con diferentes problemas morales, espirituales, físicos o psíquicos para ser liberados y sanados y para recibir una nueva vida mediante la fuerza del Espíritu Santo.

Con toda la sinceridad de mi corazón, puedo decir que entre el 80 y el 90% de los participantes han estado en el Yoga, el Reiki, la reencarnación, etc. que son prácticas religiosas orientales. Allí han perdido la fe en Jesucristo y en la Iglesia. En Croacia, Bosnia, Alemania, Austria e Italia he tenido casos claros en los que individuos poseídos por el poder de la oscuridad gritaban “Yo soy Reiki”, “Yo soy el Sr. Yoga”. Ellos mismos se identificaban a estos conceptos como si fueran personas mientras yo dirigía una oración de sanación por ellos. Posteriormente tuve que hacer una oración de liberación sobre ellos para liberarles de la posesión del maligno.

Hay personas que dicen: “no hay nada de malo en la práctica de estos ejercicios, basta con no creer en la filosofía que hay detrás”. Sin embargo los promotores del Yoga, Reiki, etc, afirman claramente que la filosofía y la práctica son inseparables. Por eso un cristiano no puede en ningún caso aceptar la filosofía y la práctica del yoga, ya que el Cristianismo y el Yoga son dos puntos de vista que se excluyen mutuamente.

El Cristianismo ve al pecado como el principal problema del hombre, lo considera como un fracaso a la hora de ajustarse tanto a los estándares como al carácter de un Dios moralmente perfecto. El hombre está distanciado de Dios y necesita la reconciliación. La solución es Jesucristo “el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo”. Por la muerte de Jesús en la cruz, Dios ha reconciliado consigo al mundo. Ahora llama a los hombres a recibir en libertad todos los frutos de su salvación sólo a través de la fe en Cristo.

A diferencia del Yoga, el Cristianismo ve la redención como un regalo gratuito que sólo puede ser recibido y nunca ganado o alcanzado a través del propio esfuerzo o con obras. Lo que se necesita hoy en Europa y en muchos sitios es la proclamación enérgica del mensaje de Cristo que viene de la Biblia y que es interpretado por la Iglesia para evitar dudas y confusiones que se difunden en Occidente entre muchos cristianos, y llevarles al Camino, la Verdad y la Vida: Jesucristo. Sólo la verdad puede hacernos libres.

QUIERO EL CORAZON DEL HOMBRE.

Mensajes dictados a Catalina Rivas Estigmatizada boliviana
LAS ALMAS QUE HE SALVADO CON MI SANGRE,
SE HAN ALEJADO DE MÍ
PC-13 9-Jun-96 (Día de Corpus Cristi.) El Señor

Hija amada, renueven su consagración a Nuestros Corazones. Es necesari…o que permanezcan en unidad, para que el maligno no los destruya. ¿Por qué piensas que te He abandonado? ¿Por qué no aprendes a encontrarme de otra manera? ¡Estoy en ti, tú eres Mía!… Escribe…

Mi reino no es de este mundo. Si Mi reino fuese de este mundo, ordenaría a todos los hombres y a todos los elementos someterse a él, y hombres y cosas se someterían. Pero Mi reino es el reino de todos aquellos que están Conmigo, no es de este mundo. Porque Mi plegaria al Padre es incesante: “Padre, que ellos también estén Conmigo donde Yo estoy, para que vean Tu gloria y la gloria que Tú Me has dado”. Hay lugar para todos en Mi reino y donde estoy Yo, quiero que estén todos los que ama el Padre, como Yo mismo amo al Padre.

En Mi reino no se pone jamás el sol. Allí es la eterna primavera y el completo descanso en Dios.
¿No es breve la pena si el gozo es eterno? No existe reloj que pueda medir este tiempo, porque la feliz eternidad no se mide en longitud, ni en altura, ni en duración ni en profundidad.
Pequeña Mía, lo que has visto el Domingo, lo que tus ojos han contemplado, ha sido parte del ejército de Mi Madre, bajando a la tierra para ayudar a los hombres a encontrar el camino hacia el reino de Mi Padre…

PC-13.1 EL MUNDO YA NO ES MÍO.
(Le pregunto, ¿qué quiere que yo haga o diga por El al mundo?)

¡Que sufro! El mundo ya no es Mío porque se ha alejado de Mí… Estoy solo… solo. ¡No llores, permanece cerca de Mí, oh, permanece cerca, consuélame! El mundo de las almas ya no es Mío. Aquellas almas que He salvado con Mi Sangre, se han alejado de Mí. Tengo a Mi Padre celestial, a Mi Madre, a la corte celestial, ¿pero los hombres? Podría hacerme otra vez niño para morir de nuevo en el Calvario. ¡Tanto es Mi amor por el hombre!
Las congregaciones religiosas hoy día se afanan por lanzarse al apostolado, y con esto, en el espíritu del mundo. Emprenden obras, las desarrollan, agrandan, las amplían, corren. Pero el amor, el amor verdadero, ¿dónde está? ¡Oh, cuán apartadas están de Mí y de Mi espíritu! Quisiera que se entienda esto que te digo. Toda esta, así llamada caridad, no satisface, no puede satisfacer. No quiero obras de caridad que mantengan el corazón del hombre lejos de Mí. Quiero amor, amor verdadero, sincero, desinteresado. Quiero el corazón del hombre, el corazón de Mis esposas, todo para Mí. El corazón de Mis Sacerdotes, sólo y únicamente para Mí. No quiero despilfarros y divisiones en el amor. Dejarás escrito en letras mayúsculas que JESUS QUIERE PRIMERO SOLO EL CORAZON DE LOS HOMBRES Y DESPUES TODO EL RESTO. Que no se construyan rascacielos que las fuerzas adversas de la naturaleza, los terremotos o la bomba atómica pueden destruir en un momento, sino que toda la humanidad se mantenga preparada para no caer en un abismo.

Que las almas, como espigas maduras, puedan ser recibidas en los graneros eternos. Quiero descubrir en todo hombre Mi verdadera imagen del Dios-Amor. ¿Sabes cuál es la verdadera señal de veracidad de Mis mensajes y de Mi obrar en ti? Tus mismas pruebas, tus sufrimientos morales y físicos, porque no obstante los temporales que se desencadenan en tu interior, tu mirada, tu corazón y especialmente tu amor por Mí, no experimentan cambios. He aquí lo que verdaderamente cuenta y lo que merece tu título de Mi Secretaria privada. Te estoy cubriendo con Mis alas para esconder Mi trabajo en ti.

LO UNICO QUE IMPORTA ES AMAR.

Mensajes dictados a Catalina Rivas Estigmatizada boliviana
COLOQUEN SU CORAZÓN CERCA DEL MÍO
PC-7 12-May-96 El Señor

Hijos Míos, si ustedes estudiaran y examinaran todas las obras divinas, sin tener presente el amor del Padre, no captarían su sentido auténtico… Así Dios también quiere sus obras buenas, pero no como retribución de la que podrían vanagloriarse, llevada a cabo sin amor.
Lo único que importa es el amor con todo el corazón, con toda el alma y con todas las fuerzas. El amor total que brota de Mi amor y nace de lo íntimo de sus corazones. Sólo así están en la verdad porque ese amor es fecundo mediante Mi gracia, fecundo con esa fecundidad que tiene la raíz y el fundamento en Mi amor, que quiero participarles (Lee Juan 15, 5-8).

Ese amor, que es lo único importante, lo que hace válida una vida, se logra mediante la íntima unión Conmigo. Si el corazón descansa en el corazón, si se colocan sin reservas cerca Mío y se confían totalmente en Mí, verán verificarse en ustedes un prodigio: desde ese instante serán capaces de amar con el espíritu y con el corazón, con todas las energías del sentimiento y de la voluntad; lograrán aceptar con confianza su misión.

El amor que brota de Mi Corazón, hace su espíritu vigilante, despierto y sensible, porque tan pronto su corazón se inflame con Mi amor, su voluntad tenderá al bien. No Me limito a señalarles lo que es posible por medio de la gracia, sino que los tomo de la mano y los inicio en el misterio de Mi amor, en una vida de amor.

Hijitos, los pasos decisivos deben ser: aprender a amarme, y Conmigo, a Mi Padre; aprender a amar Conmigo al prójimo; orar incesantemente por el don del Espíritu que les infunde este amor y les muestra el camino del verdadero amor.

MILAGRO DE BEATO ALVARO DEL PORTILLO.

Le dije a Dios: ‘Déjalo crecer, déjame educarlo’

CARMELO PÉREZMadrid  PERIODICO EL MUNDO.

Actualizado: 26/09/2014 23:08 horas

José Ignacio se moría. Un corazón deforme, varios colapsos pulmonares, una malformación en los dos hemisferios cerebrales, extensas hemorragias… Demasiada metralla para un bebé de apenas unos meses. En la operación para arreglar una hernia en sus intestinos, su cuerpo dijo basta y se rindió, aunque esta vez los médicos consiguieron recuperarlo. Lo peor ocurrió semanas después: la crisis definitiva, casi una hora sin latidos. Y, de repente, cuando los sanitarios iban a comunicar la sentencia de muerte a sus padres, el corazón del pequeño despertó y comenzó a bailar con la vida, ya para siempre.

Por eso, algunos le llaman el niño-milagro. Por eso y porque los siete médicos que lo trataron, dos enfermeras y otros tres especialistas ajenos al caso han certificado ante el Vaticano que no hay una explicación razonable para su curación. Así las cosas, José Ignacio es el milagro que convertirá hoy en beato a Álvaro del Portillo, el prelado del Opus Dei fallecido hace 20 años.

«Cuando no respondió a la reanimación, yo me preparé para afrontar su muerte», reconoce Javier Ureta, su padre. «Yo no. Yo no tiré la toalla. No puedo permitir que mi hijo se muera, me dije», recuerda Susana Wilson, su madre. «Y ganó ella. Nos pusimos en manos de Dios a través de don Álvaro y no dejamos de rezar hasta que el niño se estabilizó. Cada vez que lo hacíamos notábamos que el pequeño mejoraba. Lo tengo claro, fue cosa de Dios a través de don Álvaro», sentencia Javier.

Mañana, con apenas 11 años, José Ignacio Ureta será uno de los protagonistas en la ceremonia de beatificación del segundo prelado del Opus Dei que sube a los altares. «Estamos nerviosos, emocionados, orgullosos… Pero, sobre todo, viviendo con mucha paz este momento», comenta la pareja, recién llegada de Chile para participar en la liturgia.

«Nuestra vida es muy normal. Siempre tenemos presente lo que nos ha pasado, pero nuestros días son como los de cualquier familia con cuatro hijos. A José Ignacio nadie le trata como si fuera especial, pero él destaca por su alegría y su vitalidad… El fútbol y sus constantes bromas llenan su vida», explica Susana. «No éramos grandes creyentes cuando pasó todo. De misa semanal, si acaso. Ni siquiera conocíamos bien la vida de don Álvaro. Pero esto nos ha cambiado por dentro», añade.

Susana Wilson aún se emociona cuando recuerda los peores momentos. «Fue un dolor enorme. Pero yo sabía que algo bueno iba a pasar. Por eso le decía a Dios: ‘Déjalo crecer, déjame educarlo para que te conozca’», explica. «En condiciones normales, nuestro hijo tendría que haber muerto. En el mejor de los casos, hoy viviría como un vegetal», asegura el matrimonio tras oir el testimonio de los especialistas. «’¿A qué hora murió el niño?’, preguntó un médico al día siguiente de su gran crisis. Otro tuvo que apoyarse en la pared al ver que se recuperaba. ‘¿A quién le rezaron? Aquí hay algo que no hicimos nosotros’, dijo ese facultativo», recuerdan sus padres.

Sin embargo, José Ignacio es un niño normal. «Pasa el día corriendo, haciendo travesuras… Le costó un poco leer y escribir, pero lo ha superado. Es una lección de perseverancia para todos, él nos enseña a ser constantes», refiere Susana. «Es el más cariñoso. Y el que se levanta siempre con una sonrisa y contando un chiste», añade su esposo con la mirada anclada en un ayer terrible que ha quedado muy atrás. «Ahora lo recuerdo con alegría. Volvería a pasar por todo si fuera necesario. Nos ha traído tanta felicidad, que no sé si sería la misma persona si no hubiese sucedido aquello», asegura la madre.

Cuando aparece el pequeño Cote, así le llaman, no son necesarias más explicaciones. Su sonrisa habla por él. «Aquí soy del Atlético de Madrid, pero mi equipo es el Colo-Colo», asegura mientras se acerca a la pila donde recibió el bautismo Álvaro del Portillo. Y luego en privado, a solas con el periodista: «Yo quiero a don Álvaro porque me cuida. Está siempre conmigo». Así, mirando a los ojos y con la espontaneidad de quien improvisa, de quien no repite una lección aprendida. Siempre con una sonrisa inmensa.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 6.494 seguidores