MENSAJE A LOS SACERDOTES GRIEGO ORTODOXOS.

INICIO INDICE BUSQUEDA

MENSAJE PARA LOS SACERDOTES GRIEGO ORTODOXOS18.02.1992

Señor, yo no dejaré que mis ojos se aparten de Ti,
a fin de no caer de nuevo en la apostasía.

Déjame adorarte a Tus Plantas.
¡Oh, Señor! Demuestra ahora Tu Poder
sobre todos nosotros.
Atrae sobre nosotros Tu Tempestad
para que se lleve nuestros pecados.

Que Tu Fuego (el Espíritu Santo)
venga sobre nosotros,
para reanimarnos y purificarnos.
Es difícil atravesar, en la oscuridad,
este desierto traicionero.

¡Maranatha! ¡Ven!
Paz, bienamada Mía. No te sientas aterrorizada.

Mi decisión ha sido tomada. Yo asolaré la tierra con Mi Fuego Purificador y llevaré a cabo Mi Plan antes de lo esperado; el tiempo de la espera pronto terminará. En cuanto a ti, niña Mía, no te intimides por la Locura. Vuelve tus ojos a Mí y apóyate en Mí. Yo soy tu Fuerza.

¡Mira! Ora por tus sacerdotes, 1 ora para que se vuelvan hacia Mí y tomen de Mí: Iniciativa, Paz y Amor. Muchos se están deteriorando, y muy rápidamente. Ora por aquellos 2 que hacen estragos en Mis flores que apenas están brotando. 3 Dile a tus sacerdotes 4 que si entre ellos quedan algunos que todavía están vivos, es debido a Mis Lágrimas. Yo riego su fe con Mis Lágrimas, así es que lloro, en agonía, por mantener a este resto con vida. Mi Iglesia se está desmoronando como madera podrida y todo lo que oigo de ellos es:

“¿Hay sequía?”.
Ellos se burlan de la piedad, enumeran amargas acusaciones contra las Obras de Mi Santo Espíritu y ¡permiten que su boca los condene! La hora de la oscuridad ha reducido a la nada la Hora de la Adoración. Peor aún, han establecido un monopolio de ostentación y de presunción. Yo, su Señor, Me paro delante de ellos y les pregunto: “¿Por qué desprecian la consolación que Yo doy a Mis hijos hoy, a través de la parte más pequeña de Mi Iglesia?”. Pronto, los Cielos se consumirán y ustedes todavía siguen inconscientes y en un profundo sueño. Yo vendré a ustedes como un ladrón, sin decirles a qué hora Me deben esperar.
5

Yo les pregunto, ahora, con Lágrimas en Mis Ojos, díganme: ¿Qué le pasó a Mi rebaño? ¿Dónde están Mis pastos perennes? ¿Por qué están cautivos Mis hijos y Mis hijas? ¿Dónde está la juventud de hoy? ¿Por qué se convirtió en hedor la fragancia que les di? Yo lloro por ustedes. Lloro por su excesivo orgullo… su orgullo excesivo hizo que Mi Iglesia pareciera una tumba entreabierta. Pero, ustedes, también, serán vencidos. Mi Fuego está próximo. Yo los haré descender de su gloria… Y cuando pregunten: “¿Qué sucedió?”, entonces Yo les diré: “Mi Reino les ha sido quitado y ha sido dado a un pueblo que ahora producirá frutos”. 6 Es el Espíritu quien da la vida. Seguramente, tienen suficiente respeto para Mi Espíritu Santo, entonces ¿por qué ofenden a Mi Santo Espíritu persiguiéndolo?

Juzguen por ustedes mismos lo que estoy diciendo. ¿Por qué su juventud se separa de la Madre la Iglesia para seguir una filosofía de segunda clase? Han hecho bien en recordar a Mi Santo Espíritu, tan constantemente, y en mantener las tradiciones tal y como Yo se las transmití. Sin embargo, ¡hablan sin amor y están cegados por su celo! ¡Han perdido la capacidad de discernir Mis Misterios a causa de su celo! No han leído: “Hay un resto, elegido por la Gracia; por la Gracia, y no por las buenas obras, de lo contrario, la Gracia no sería Gracia”. (Romanos 11, 5-6). Yo los amo a todos, pero no sin sufrimiento, porque se están oponiendo a los dones de Mi Espíritu Santo. No se están oponiendo a una autoridad humana, sino a Mí, su Dios.

Les recuerdo una última cosa: un día Me verán Cara a cara y Yo les pediré que Me den cuentas de la forma en que cuidaron de las almas que Yo les confié. Todavía hoy, ustedes hacen de Mí un embustero, porque no creen más en el testimonio que Yo les di acerca del Recordador de Mi Palabra:

Mi Espíritu Santo.
Laven sus corazones y los cielos brillarán en ustedes. Desde lo alto, Yo te he observado, Ciudad de Tradición. Tú has practicado las prácticas religiosas exactas de la Ley de Mi Iglesia Primitiva, pero hoy te has cegado por la ostentación y pones poca o ninguna atención a los aspectos de más peso de Mi Ley: ¡Misericordia! ¡Amor! ¡Humildad!

y un espíritu de Perdón
Mi aflicción es grande y gimo, interiormente, mientras espero que ustedes busquen los dones más grandes de Mi Espíritu. Estoy cansado de verlos predicar, sin espiritualidad, las cosas espirituales. Si hubieran comprendido las profundidades y los asuntos más importantes de Mi Espíritu, hoy también habrían aceptado los dones de Mi Espíritu; pero el orgullo que llevan dentro de ustedes Me lastima incesantemente.

Yo les he confiado miles de almas para enseñarlas y ayudarlas con amabilidad, conduciéndolas a Mi Corazón, recordándoles Mi Ternura, Mi Amor y Mi gran sed por ellas. Pero, las juzgaron prematuramente y las llenaron de cargas que son insoportables, ¡cargas que ustedes mismos no mueven ni un dedo para levantar! En Mis días, Yo era la piedra con la que tropezaban y hoy, nuevamente, Mi Espíritu Santo es:

la piedra con la que tropiezan
muchas de Mis almas sacerdotales.

Los Ojos del Señor, les digo, no se vuelven sólo hacia los justos y los virtuosos. Mis Ojos también se vuelven hacia los miserables y a los que ustedes llaman indignos.

Las estrellas del cielo pronto caerán sobre la tierra y los poderes del cielo se estremecerán y ustedes todavía seguirán inconscientes. Esta tierra pronto desaparecerá y los nuevos cielos y la nueva tierra estarán sobre ustedes y ustedes todavía estarán huyendo de Mi Espíritu. Sin embargo, ¡si, incluso hoy, se humillan y admiten sinceramente que son pecadores e indignos, Yo retiraré el espíritu de letargo que se cierne sobre su nación!

Ustedes se llaman ricos, entonces, muéstrenme sus riquezas. “Hambruna” es la única palabra que Yo escucho de su país; la “hambruna” está escrita sobre ustedes. Si dicen que ustedes son ricos, entonces ¿dónde están sus gloriosos pastos? ¿Por qué tropiezo con cadáveres en descomposición? ¿Cómo es que no escucho ningún sonido de ustedes? Mi Espíritu Santo, en su Infinita Misericordia, desciende ahora para nutrirlos a todos y para llenar su espíritu con Mi Maná Celestial.

Como un Pastor, Yo buscaré Mis ovejas extraviadas. Yo curaré sus heridas con Amor eterno. Yo sostendré a las débiles y a las cansadas y a aquellas que ustedes ya no pastorean más. Yo consolaré a Mis hijos, así que no se opongan a Mí, ni sean un obstáculo en estos días de Misericordia. No contradigan lo que ustedes mismos enseñan sobre Mi Espíritu. Les he dicho todo esto, ahora, antes de que llegue Mi Día. ¿Escucharé: “¡Dios, heme aquí! ¡Vengo a arrepentirme! ¡Dejaré de insultar a Tu Espíritu de Gracia, porque sé que si lo hago seré severamente castigado!” Es por su salvación por lo que Yo hablo y si los reprendo se debe a la

Inmensidad del Amor que les tengo.

Vassula, ora para que tus sacerdotes aprendan de Mí la verdadera humildad.


1 Los sacerdotes Griego Ortodoxos
2 Los sacerdotes Griego Ortodoxos
3 El grupo de oración de jóvenes griegos, recientemente convertidos, a través de los Mensajes de Nuestro Señor
4 Los sacerdotes Griego Ortodoxos
5 Ap.3,3

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s