HACED LA CONSAGRACION DE VUESTROS PUEBLOS ANTES DE LA HORA FINAL. MANUEL DE JESUS.

CONSAGRACIÓN DE LOS PUEBLOS A LOS SAGRADOS CORAZONES UNIDOS DE JESÚS Y MARÍA
Jesús dicta una oración para consagrar nuestros pueblos a los sagrados corazones unidos de Jesús y María:

Llamado amor y de conversión del Sagrado Corazón de Jesús al Hno. Manuel de Jesús – 13 septiembre 2014:

Escribe mi pequeño secretario, quiero enseñarte nuevamente a honrar a Mi Sagrado y Eucarístico Corazón. Mi Corazón explota de amor y desborda de dulzura cuando te inclinas a Mi Pecho y oyes Mis Enseñanzas; que cada alma lo haga. Hijito, para ello no es necesario tener grandes dones y carismas, o vivir fuera de la realidad humana.

No se necesita ser un experto para orar, para que reclinen sus corazones en Mi Corazón Amante. Lo pueden hacer desde la oración de niños, que cuando escuchan la voz de sus padres atienden y cuanto le piden sus papás lo hacen desde la humildad; así, con esa confianza, pronta, segura y perdurable, quiero que seas.

Hijito, deseo nuevamente que cada hombre y mujer, que cada familia y comunidad, que cada pueblo y raza, en unidad a la Iglesia, consagren nuevamente sus pueblos a Nuestros Dos Corazones, para que sean preservados de la corrupción, del pecado, de lo oculto, de lo malo, de la idolatría, y del paganismo. Así, sus pueblos entregados a Mi Sagrado Corazón y al Corazón Doloroso e Inmaculado de Mi Madre encontrarán la paz, la concordia, la libertad según el Evangelio, y el progreso de las almas.

Haced la consagración de vuestros pueblos antes de la hora final, para que seáis rociados con la Sangre del Cordero. Consagren ahora, les urge hijitos.
Hacedlo así:
Oración de consagración de nuestro pueblo a los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y María.

Sagrado Corazón de Jesús formado en el Purísimo Vientre de María Inmaculada, Medianera de las gracias y Corredentora de las almas, nos postramos en humildad, arrepentimiento, alabanza y acción de gracias a Tus Pies en la Santísima Eucaristía, y llenos de amor, de obediencia y de fe, queremos escuchar Tu Voz de Buen Pastor, queremos ser niños de Tu Amor y desear Tu Amor desde la pequeñez, pues queremos y deseamos unirnos más a Tu Sagrado y Eucarístico Corazón presente desde la Cruz, de donde manó agua y sangre para lavarnos y redimirnos. Jesucristo, Señor de la historia, Dueño del tiempo, Nombre sobre todo nombre y Príncipe de la Paz, rogamos en nombre de Tu Sagrado Corazón sacrificado y crucificado al Padre Yahvé, el Padre nuestro, la liberación de mi pueblo del yugo del pecado y de la esclavitud del demonio, la sanación de sus enfermos, la conversión de los pecadores especialmente los más empedernidos en el pecado, la santidad de las familias. Que haya hombres y mujeres que con su cruz a cuestas, sigan tu camino y ayuden a los pobres, a los marginados, a los enfermos, sostengan al desvalido y fortalezcan al que sufre. Rocía con tu Sangre Preciosa, la miel de la cruz, a mi pueblo (…decir su nombre…).

Que de un polo a otro de mi pueblo fluya, como manantiales de misericordia, la Preciosa Sangre del Cordero degollado. Sella y consagra especialmente obispos y sacerdotes, religiosos y religiosas, y fieles, para que sean ejemplos vivos de santidad apostólica. Sella y consagra, Amado Corazón de Jesús unido profundamente al Doloroso e Inmaculado Corazón de María, que gobiernan y reinan, triunfan y conquistan desde la Cruz Gloriosa, a los niños no nacidos; niños y jóvenes; hombres y mujeres; ancianos y enfermos; pecadores y justos; vivos y difuntos, y desata de este pueblo toda represalia, maldición, ligamento, atadura de Satanás y de sus secuaces. Pedimos la intercesión de San Miguel Arcángel y de nuestro Padre Protector San José, puro azote y terror de los demonios.

¡Oh Corazón Doloroso e Inmaculado de María! protege a mi pueblo, salva a mi pueblo, llama con Tu Voz de Madre a mi pueblo. Y con la consagración de este pueblo a Tu Doloroso e Inmaculado Corazón, trae Tu pronto Triunfo, y así se establezca en mi pueblo y en el mundo entero el Reino Eucarístico del Sagrado Corazón de Jesucristo, Rey del Universo. Te lo suplicamos y entregamos todo en DivinaVoluntad. Amen.

Preciosísima Sangre de Jesucristo reina en mi vida y en la vida de todos los hombres.

Preciosísima Sangre de Jesucristo salva a la Iglesia y salva al mundo.

Preciosísima Sangre de Jesucristo libera a las almas y destruye a Satanás.

Hijito, ora por tu pueblo, sufre y expía por este pueblo, que falta aún para su purificación, para que quede más bello, más limpio, más pulcro para los ojos de Mi Eterno Padre.

Te amo y te bendigo.
Oye siempre como buen discípulo la Palabra de Tu Divino Maestro que te ama. En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.
Ave María Purísima, sin pecado concebida.

BENDICIONES.
IRMA
QUE EL AMOR DE LA SANTISIMA TRINIDAD CUBRA, PROTEJA A TODO LO VISIBLE E INVISIBLE, A TODAS LAS ALMAS, A TODO LO CREADO, CONTRA TODO AQUELLO QUE SATANAS HA AFECTADO Y HA LLEVADO HACIA EL MAL.  AMEN.
 
“El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, más se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta” (1ªCorintios 13:4-7).
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s