Muchas de esas “deserción de sus labores”, es por gustarle a él. Se convierten en esclavas de sus gustos. Y él, lo que está es hastiado de tanto placer y de tanto recibir. Su vida está enfocada al marido, a sus gustos y caprichos. Aunque se creen “con la sartén por el mango”.

08-11-2011

http://vdcj.org/wp-content/uploads/2016/08/El_Triunfo_De_La_Inmaculada_Tomo_2.pdf
Jesús:
Sí, hija mía: tu Libro sólo encontrará eco en los sencillos. Es para ellos por lo que
me manifiesto.
A menudo, los estudiosos del tema del matrimonio, se “devanan los sesos”
queriendo encontrar “la piedra filosofal”. Pero Yo no me manifiesto a los
soberbios, sino a los sencillos de corazón.
Jesús, he visto a eruditos sencillos, ocupándose muy bien de eso.
Sí: los hay. En la medida en que colaboren con entidades del mal y de la Bestia,
también serán absorbidos. Todo depende de su grado de colaboración y su
aceptación a componendas que vengan de su parte.
Yo me manifiesto a ti. Y te lo quiero comunicar. Y si Yo quiero, ¿quiénes son ellos
para corregir a Dios? Se manifiesta a quien quiere y como quiere.
Marga: no, no estés triste. No quiero que lo estés, porque es Alegría lo que quiero
que comuniques al mundo.
Alegría: porque viene mi Reino Nuevo.
Alegría: porque triunfo en los corazones.
Alegría: porque despunta mi gente fiel.
Vete en paz, amada hija. Y duerme. Duerme tranquila en mi Paz. Amén.
El Triunfo de la Inmaculada | Tomo 2
383
Termino bendiciéndote la víspera de la Almudena: en el Nombre del Padre, del
Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
09-11-2011
Virgen:
Necesitan ver, a través tuyo, que la Virgen y su Hijo, el Rey de Reyes, esperan con
todo el entusiasmo, en los hijos de España.
¡No quiero que vean en ti que eres una “Profeta de calamidades”, porque no lo
eres! Lo que predices es la vuelta a Dios de España ¡¡Y eso me (Nos) llena de
Ilusión y de Alegría!!
Predicas el abandono del pecado de las gentes. Predicas su vuelta a Mí. ¡No cabe en
esto más que entusiasmo, hija mía! No cabe más que entusiasmo.
Esto es lo que esperaban vuestros mayores. Aquello por lo que se han estado
sacrificando y han estado orando todos estos años todas las almas fieles que aún
quedaban en España. ¡Ah… qué pueden contra ti todos los augurios de catástrofes!
¡Si tú sabes que estás en mis manos!
Lo mismo que te digo a ti, os digo a todos, amados hijos de mi España: ¿Qué temer
de las calamidades anunciadas? No tenéis nada que temer, pues las viviréis
conmigo, que sois hijos muy amados de la Virgen Santa. Y Ella os protegerá de los
peligros.
¿No pensáis que existen en vuestro suelo muchísimas almas sinceras que buscan
conversión? ¿¡No os llena esto, no os inunda de grandísima alegría!?
Amados: quiero que os separéis de todas las componendas que existen de mi Iglesia
con el mundo.633
Amados: vosotros, los sencillos, lo veis. No os dejéis engañar.
Todos esos bienes materiales que prometen, lo serán en nada al terminar vuestros
días. Y puede que hayáis perdido vuestra alma.
¡Oh… vosotros lo sabéis, mis amadas ovejas! ¡Lo sabéis! Confío en vosotros. Lo
sabéis, porque estáis conmigo. Porque vuestra Madre os advierte.
Sabréis diferenciar a todo aquel que no viene de Dios, aunque lo haga a partir de las
instancias de la Iglesia, si permanecéis muy unidos a mí, la Madre, si hacéis lo que
Yo os diga y si rezáis a diario el (mi) Rosario. Esto ahuyentará al Malo de vuestras
vidas. Y la tentación no os podrá hacer nada, porque será, de inmediato, descubierta
para vosotros. Así podréis luchar contra ella.
Tengo en mi Corazón a todos mis hijos que serán engañados por los embaucadores
de la Serpiente. Ellos lo serán, por no permanecer conmigo. Por no hacer caso de
mi llamado y de mi solicitud maternal. Debéis orar por ellos. Sufrirán mucho.
Algunos, al final, lograrán ser salvos. Por vuestras oraciones, unidas a la de la
Virgen.
Ellos no son malos, ¿verdad, Mamá?

 

633 Cfr. Jn 15,19; 17,14-16; I Jn 2,15-17; St 4,4.
Mensajes a la Humanidad | http://www.vdcj.org
384
No. Son imprudentes. Y confían mucho en sí mismos.
Debéis abandonar la confianza en vuestras propias fuerzas. Sobre todo en estos
Tiempos.
Mira, amada: en mi Iglesia de España, tengo confiando en sus propias fuerzas,
precisamente, a todos aquellos que predican la Confianza en Dios. ¡Porque no
hacen oración! ¡Oh, qué imprudentes e insensatos! Cómo pretender subsistir en este
mundo, lleno de peligros, sin la oración. Predican que Dios les venga a salvar,
¡escondiéndose de Él! ¿Dónde irá Dios a buscarlos? ¡Si ellos no quieren
encontrarle! Ellos piensan que con sus solas fuerzas, vale. ¡Mis amados!, ¡mis
pequeños! qué pronto “caeréis del burro”. ¡Qué susto más tremendo! ¡Lo siento
tanto por vosotros! A muchos, no podré salvar.
Sí, hija mía: no debéis subestimar el poder y la fuerza que tendrá el mal lanzando
sus últimos coletazos sobre vosotros.
Pensad en esa guerra que ocurre en el Cielo entre el Dragón y la Mujer, y que el
Demonio, con su cola arrastra estrellas del cielo.634 Son las que estaban alejadas de
mí. Quise cogerlas. Quise atraerlas. Pero ellas se alejaron. Y, durante la guerra, no
buscaron mi Refugio. Yo no las pude salvar.
Esto es una guerra espiritual, amada. En la que debéis estar luchando al servicio del
Rey, capitaneados por la Reina, la Estrella.
No os debéis encontrar en bando enemigo, ni bajo sus órdenes, ni en terreno
neutral. Porque el Enemigo barre con su cola a las estrellas que se encuentran en
terreno de nadie, enviándolas al abismo: a su terreno.
Parad. Recapacitad. No podré comunicarme a ninguno de vosotros si no hacéis
oración.
¡Os veo trabajando afanosamente! Permitidme recordaros, hijos míos, que Dios no
necesita de ese vuestro afanoso trabajo. Estáis pensando sólo en logros humanos, y
no se lo habéis ofrecido a Él. Es trabajo baldío.635
Ahora, niña mía: deja la oración. Ponte a otras labores. Y en otro hueco, a mitad del
día: Sigue.
Es así como quiero que establezcas tus tiempos de oración: 1 hora por la mañana.
Otra a mitad del día. Y otra por la noche.
Al margen del tiempo dedicado a orar con tus niños y a la Misa y a la lectura.
Vete en paz. Yo te bendigo. En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.
(Haciendo revisión de mis papeles, pensaba lo que había podido llegar a ser
profesionalmente)
Jesús:
Sí, hija: pero no habrías llegado a ser lo que Dios hubiera querido. Muchas de tus
obligaciones, se habrían quedado sin hacer. Y no tendríamos esta escribiente. El

634 Cfr. Ap 12,1ss.
635 Cfr. Jn 15,5.
El Triunfo de la Inmaculada | Tomo 2
385
mundo se perdería el Último Mensaje de Amor dado a la humanidad, y tus hijos
nadarían en el pecado.
Sí: profesionalmente éxitos. Humanamente: fracasos.
Tú no pensarías en tus problemas, porque te encontrarías atareada con tus cosas. No
por eso dejarían de pasar. Tus bienes y tus aspiraciones, las centrarías afuera, como
tantas y tantas mujeres de hoy en día. Y sólo sería posible sacarte de ahí por medio
de algún accidente grave. Tanto es lo que os ofusca el exterior, el poder y la gloria.
A veces, es la única manera. Debéis agradecer la intervención de Dios, a veces de
manera drástica, en vuestras vidas. Es el aviso que a veces os saca de ahí. En otras
ocasiones, ni eso. Y os hace volveros más contra Dios.
Sí: para la mujer, hoy en día, hay múltiples peligros que la hacen apartarse de su
condición de esposa y madre.
A menudo, quedarse en casa, ¡es tan doloroso!
Preferís el dolor del infierno.
Todos los vuestros, echados a perder sólo por unos triunfos y glorias mundanas
momentáneas.636
Toda la infidelidad de los vuestros, los hijos no nacidos o abortados, el papel como
cristianas unidas a Cristo en la Cruz, desdeñado. Vuestro Libro de la Vida,637
inconcluso… todo por unas glorias mundanas momentáneas, que duran un
momento. Pensad si os merece la pena.
Pero a veces veo mujeres que han tenido éxito profesional, y me lleno de
envidia.
Mira más bien su alma, y dime si merece crédito de tal alabanza.
Procurad cumplir la Voluntad de Dios para ser felices en ésta, y en la otra vida.
Mirad si vuestra vida concuerda con lo que Dios pide de vosotras. Y actuad en
consecuencia.
Cuando lleguéis al Cielo y le digáis: “Fui directora técnica de esa sucursal”. Y Él te
dirá: “Sí, ¿pero dónde están los que debieron salvarse por tu medio?” Y verás allí
todas sus caras. No querría estar en tu lugar, hija. “Me arreglé, me vestí, estuve
hermosa para mi marido”. Sí: ¿pero procuraste la salvación de su alma? ¿Buscabas
así subyugarle? ¿En qué quedó tu vanagloria mundana? ¿Qué, al final de tus días?
Muéstrame los frutos. Y tú mires entre tus manos, y las encuentres vacías, cuando
no, llenas de podredumbre. Dime: ¿a quién acudirás? ¿A aquella mamita que se
consumía en su hogar? Mira que ella será la única capaz de salvarte y sacarte de
ahí. Porque, si no en el Infierno, en el Purgatorio podrás estar hasta el final de los
días.
Queridas amas de casa: por vosotras se salvan las que vilipendian su fortuna. Orad,
rezad, sacrificaos por todas ellas. Sí: ellas os desprecian. Mas vosotras: amad. En el
Cielo miraréis eternamente vuestros puestos, y éstos serán inversamente

636 Cfr. Mt 16,26; Mc 8,36; Lc 9,25; 14,27.
637 Cfr. Sal 69,29; Dn 12,1; Flp 4,3; Ap 3,5; 13,8; 17,8; 20,12-15; 21,27.
Mensajes a la Humanidad | http://www.vdcj.org
386
proporcionales a las glorias mundanas adquiridas. Qué queréis, ¿la corona que
perece o la que no se marchita?638
Trabajad por ganar Glorias para Cristo, a su lado y en sus filas. Mucho será el
premio celeste. Y en la tierra: la Paz.
Vete en paz, amada Marga. Puedes irte.
Virgen:
Hija mía, quiero hablarte del actual error más grave que se vive en las madres y
esposas cristianas: Tener como Dios al marido. Son madres y esposas abnegadas.
Son madres y esposas erradas.
Mamá: pero no serán jóvenes, porque esto ahora no se da.
Y estás muy equivocada, hija, porque es en las jóvenes donde más se da.
¡En la era del feminismo!
Sí. Incorrecto feminismo. Errado machismo.
Muchas de esas “deserción de sus labores”, es por gustarle a él. Se convierten en
esclavas de sus gustos. Y él, lo que está es hastiado de tanto placer y de tanto
recibir.
Su vida está enfocada al marido, a sus gustos y caprichos. Aunque se creen “con la
sartén por el mango”. Se busca la unión en las afectividades, pasando por encima
de los principios que haga falta. Ellas anhelan, más que nada en el mundo, sus
atenciones, y por ellas, venden hasta su alma.
(Capaces de pecar, de llevar una vida de pecado para que su hombre las haga
caso)
Tú, amada: ¡sé valiente! No te importe todo lo que puedan decir de ti. ¡Di tu
Mensaje!, no calles.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s