Hijitos Míos, en las Escrituras leéis que, vosotros estáis en el Mundo, pero que no sois del Mundo.

Cuarto Misterio. Habla Dios Padre. DADO A JAVIER VIESCA.

Sobre: En el momento en que satanás os venza y vosotros seáis del Mundo, en ese momento pierdo Yo a un alma, en ese momento pierdo vuestro ser y ya no estaréis haciendo lo que Yo os pida u os pedí, para recuperar a otras almas, o para dejar Mi Amor en la Tierra y así vencer las fuerzas de satanás.

 

Hijitos Míos, en las Escrituras leéis que, vosotros estáis en el Mundo, pero que no sois del Mundo.

 

Vivís en el Mundo, fuisteis enviados al Mundo, para servir al Cielo, para servirMe a Mí. Quisiera hacer una analogía para que entendierais mejor.

 

Imaginad que sois exploradores y que vais a un país que no conocéis, pero vais a estudiarlo, vais con una mentalidad científica, y no os vais a involucrar con la gente que veréis.

 

Cuando os digo que estáis en el Mundo, pero que no sois del Mundo, vosotros, habéis sido enviados para ayudar a vuestros hermanos que sí se involucraron en el Mundo. Y esto quiere decir, que satanás les puso tentaciones para que se olvidaran de la misión espiritual por la que fueron enviados.

 

Vosotros sois muy dados a no tomar en serio esta tarea, por lo que Yo os pido, que o no la toméis a la ligera, porque ni hacéis bien vuestra misión y, además, os perdéis en las cosas del Mundo y os vence satanás.

 

Cuando os digo que no os involucréis, es para que os mantengáis en Mí, vuestro Dios, protegidos por Mi Gracia y sabiendo que, en cualquier momento, satanás os puede engañar y podéis perder la brújula, perder el camino espiritual que Yo os he trazado.

 

Os podría decir así, que sois exploradores espirituales, que venís a salvar a vuestros hermanos que ya cayeron en el Mundo.

 

Mi Hijo vino a eso, principalmente, a daros todo lo necesario para regresar al Reino de los Cielos, a levantar a todos aquellos que ya se habían involucrado, fuertemente, con las cosas del Mundo, a ayudar a aquellos que no estaban completamente involucrados, pero que estaban, fuertemente, tentados por la maldad de satanás.

 

Satanás, os he dicho, que es un arcángel, ciertamente caído, pero muy poderoso y, vosotros, actuando solos, no tenéis las capacidades para vencerle. Si os mantenéis Conmigo, en estado de Gracia, en oración, con una vida Sacramental, podéis vencerle, porque Yo, estoy con vosotros. Él, no Me puede vencer a Mí, porque Soy infinitamente superior a él, pero, vosotros, no lo sois, él es un arcángel y, vosotros, tenéis un nivel muy inferior a él, porque habéis perdido mucho por el Pecado Original.

 

Os tenéis que acostumbrar, Mis pequeños, a vivir unidos a Mí, a compartir vuestra vida, perfectamente, Conmigo, a llevar Mis Enseñanzas, Mi ayuda, Mi Amor a vuestros hermanos en todo momento, acudiendo a Mí, a Mi Sabiduría Divina, para que no tropecéis, para que no digáis lo que no debéis decir, para que no dejéis entrar, en vuestra mente y en vuestro corazón, lo que pueda dañaros en lo futuro.

 

Os estoy dando, Mis pequeños, toda una instrucción espiritual, para que os mantengáis en el Mundo, pero que no seáis del Mundo.

 

En el momento en que satanás os venza y vosotros seáis del Mundo, en ese momento pierdo Yo a un alma, en ese momento pierdo vuestro ser y ya no estaréis haciendo lo que Yo os pida u os pedí, para recuperar a otras almas, o para dejar Mi Amor en la Tierra y así vencer las fuerzas de satanás.

 

Entended, Mis pequeños, que si no os dejáis guiar por Mí, no llevaréis a cabo vuestra misión correctamente, dependéis totalmente de Mí. Si Yo os abandonara por un momentito, os destruiría satanás, Mi Gracia es la que os protege contra las fuerzas de satanás. Por eso, debéis dejar que Mi Vida, viva plenamente en vosotros y, así, juntos, vencereMos.

 

DadMe, pues, Mis pequeños, vuestra confianza, dejadMe moveros en todo momento, preguntadMe, cuando dudéis, preguntadMe cuando no sepáis, sed humildes en todo momento. No tratéis de hacer algo, cuando estéis dudado en llevarlo a cabo, la duda, quiere decir que no estáis seguros en el actuar y ahí, es donde debo entrar Yo, con Mi Sabiduría Divina, para guiaros y, aun estando seguros, preguntadMe, porque vuestra seguridad humana, puede estar equivocada, porque no tenéis la seguridad Divina que Yo os puedo dar con Mi Sabiduría. Sed sencillos, daos, como Mi Hijo se dio, y se sigue dando por vosotros.

Gracias, Mis pequeños.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s