adorad mi Divino Corazón, ya que vuestra oración es alivio a mi dolor y remedio para mi sufrimiento.

AGUSTIN DEL DIVINO CORAZON

Actos de reparación Corazón de Jesús, paciente en la Eucaristía………………………….. Reparamos, Señor. Corazón de Jesús, víctima de expiación en el Sacramento de vuestro amor………………………………………………………………. Reparamos, Señor. Corazón de Jesús, que renováis el Sacrificio de la Cruz sobre nuestros altares……………………………………………………….. Reparamos, Señor. Corazón de Jesús, triste hasta la muerte………………………………….. Reparamos, Señor. Corazón de Jesús, debilitado en el huerto por el sudor de su Sangre…………………………………………………………………….. Reparamos, Señor. Corazón de Jesús, vendido por el traidor Judas………………………… Reparamos, Señor. Corazón de Jesús, afligido por la cobardía de los apóstoles……… Reparamos, Señor. Corazón de Jesús, preso por nuestro amor…………………………… Reparamos, Señor. Corazón de Jesús, desgarrado por los azotes…………………………… Reparamos, Señor. Corazón de Jesús, llagado por las espinas………………………………… Reparamos, Señor. Corazón de Jesús, traspasado con los clavos……………………………. Reparamos, Señor. Corazón de Jesús, abofeteado y escupido……………………………….. Reparamos, Señor. Corazón de Jesús, saturado de oprobios…………………………………. Reparamos, Señor. Corazón de Jesús, lleno de amargura en la agonía de la cruz……. Reparamos, Señor. Corazón de Jesús, oprimido de dolores en todo el cuerpo……….. Reparamos, Señor. Corazón de Jesús, traspasado con la lanza………………………………. Reparamos, Señor. VII 260 Corazón de Jesús, víctima de propiciación en el ara de la Cruz…. Reparamos, Señor. Corazón de Jesús, Hostia Santa humillada en el ara del altar……. Reparamos, Señor. Hostia Santa, despreciada por los malos cristianos………………. Reparamos, Señor. Hostia Santa, ultrajada por los blasfemos……………………………. Reparamos, Señor. Hostia Santa, blanco de las contradicciones…………………………. Reparamos, Señor. Hostia Santa, entregada frecuentemente a los herejes…………. Reparamos, Señor. Hostia Santa, Pan de los Ángeles dado a los animales…………….. Reparamos, Señor. Hostia Santa, lanzada en el fango y menospreciada……………… Reparamos, Señor. Hostia Santa, deshonrada por los malos sacerdotes……………… Reparamos, Señor. Hostia Santa, olvidada y descuidada en los Templos…………….. Reparamos, Señor. Por el abatimiento profundo de tan admirable Sacramento de amor………………………………………………………… Reparamos, Señor. Por las comuniones sacrílegas…………………………………………… Reparamos, Señor. Por las irreverencias de los cristianos…………………………………. Reparamos, Señor. Por la profanación de los Templos……………………………………… Reparamos, Señor. Por la profanación de los Vasos Sagrados……………………………. Reparamos, Señor. Por las infames conversaciones que se tienen en los Santos Templos………………………………………………………………………….. Reparamos, Señor. Por las blasfemias de los impíos…………………………………………. Reparamos, Señor. Por los robos en los Templos…………………………………………….. Reparamos, Señor. Por las inmodestias en los Templos…………………………………….. Reparamos, Señor. Por los profanadores de los Templos…………………………………… Reparamos, Señor. Por los escándalos en los Templos………………………………………. Reparamos, Señor. Por toda clase de sacrilegios que se cometen contra Vos………. Reparamos, Señor. Atended, Señor, nuestra aflicción……………………………………….. Reparamos, Señor. Jesús dice: Así como Yo me doy a vosotros en toda proporción, daos vosotros a Mí, que os necesito como almas reparadoras. Almas que den gloria a mi Santo Nombre. VII 261 Almas deseosas de acompañarme en el Getsemaní de los Sagrarios y desagraviar los desprecios que recibe mi Divino Corazón. Almas sujetas a mi amor y a mi Divina Voluntad. Almas que hagan suyo mi dolor, dolor que recibo de ciertas almas ausentes de mi redil. Almas que deseo atraer a mi rebaño, rebaño de verdes pastizales y manantiales de aguas frescas para darles de comer y de beber porque andan hambrientas y sedientas ya que, aún, no han encontrado el verdadero alimento. Alimento que da salvación y vida eterna, alimento que da llenura espiritual. Almas reparadoras que irrumpan con el silencio de esta noche y eleven plegarias hacia el cielo, porque mi Divino Corazón sufre interiormente, porque muchas almas caen como hojas de árboles al lago eterno. Almas que no cumplieron mis mandamientos. Almas que no creyeron en la existencia del cielo, del purgatorio y del infierno. Almas que de su vida hicieron un trampolín para la muerte. Almas reparadoras que reconstruyan mi Iglesia con su sacrificio, con su constante oración de súplica a mi Padre para que el mundo evolucione en el amor, en la entrega del uno al otro. Almas reparadoras que adoren mi Divino Corazón. Corazón que es maltratado, rebajado a la nada. Corazón en el que, aún, hay muchos espacios vacíos, porque muchos de mis hijos no se han decidido entrar en él. Muchos de mis hijos no lo han aceptado como un refugio que os preserva del maligno, como una hoguera de amor que os da la calidez que allí afuera no reciben. Por eso, hijitos míos, adorad mi Divino Corazón, ya que vuestra VII 262 oración es alivio a mi dolor y remedio para mi sufrimiento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s