El pecado de Satanás fue la soberbia, y su soberbia, lo perdió eternamente junto a las miríadas y miríadas de ángeles, que cayeron en el abismo eterno.

MIÉRCOLES, 25 DE JUNIO DE 2008 LIBRO DADME DE BEBER.

El alma humilde atrae muchas gracias del Cielo. Yo, Miguel Arcángel, os hablo

Siempre es necesario ser conscientes de vuestra propia miseria, porque el alma humilde, atrae muchas gracias del Cielo, Yo, Miguel Arcángel, os hablo.

El pecado de Satanás fue la soberbia, y su soberbia, lo perdió eternamente junto a las miríadas y miríadas de ángeles, que cayeron en el abismo eterno.

Yo soy el Príncipe Celestial que me alcanzó este cargo por mi humildad y celo por defender a Dios Todopoderoso. Satanás me odia por mi humildad y mi servicio a Dios. No soporta la humildad, por eso, a un alma que no es humilde la gana muy pronto porque no tiene que esforzarse demasiado para dominarla.

Hijos de Dios Altísimo, la humildad es algo que agrada tanto a Dios Altísimo que María Reina Nuestra y Señora, Madre de las almas, subió adonde está por su humildad y bajeza.

En el alma humilde anidan muchas más virtudes que se derivan de esta virtud inigualable y que Cristo, la tuvo en grado sumo y cuya humildad nadie ha excedido jamás. Así pues, hijos de Dios, practicad en vuestro entorno esta virtud excelente que os traerá, toda clase de bienes, pues carecer de esta virtud os trae también males y consecuencias terribles, pues Caín hijo de Eva, por su falta de humildad fue un homicida ya que la envidia le hizo matar a su propio hermano. Si el hubiera aceptado humildemente lo que tenía, no hubiera llegado a esas consecuencias trágicas y dolorosas que llegó. Yo soy Miguel Arcángel.

Invocadme hijos de Dios Altísimo en vuestras tentaciones. Invocad a vuestros Santos Ángeles Custodios, ellos ya han superado su prueba y están para ayudaros a vosotros en las vuestras. Así pues, hijos de Dios Altísimo, sed humildes y aceptaros tal y como sois, aceptando lo que Dios os de cada día, unas veces más y otras menos, pero aceptad los bienes que tenéis sin desear los de otro, porque esa envidia y esa falta de conformidad, os traerá males (1) muy grandes.

Si sois humildes no seréis viles porque aceptareis lo que tengáis y aceptareis lo que Vuestro Padre Celestial dispone para vosotros. Yo soy Miguel Arcángel, Príncipe Celestial quien os habla y os instruye. La paz de Dios Altísimo para todos vosotros hijos de la Santa Madre Iglesia.

(1) Entiendo que son sobre todo, males espirituales.

PUBLICADO POR : EN 16:17 NO HAY COMENTARIOS: ENLACES A ESTA ENTRADA

ETIQUETAS: EL ALMA HUMILDE ATRAE MUCHAS GRACIAS DEL CIELO

MIÉRCOLES, 20 DE MAYO DE 2009

Ofrecedme una oración de corazón y sincero amor. No seáis como el fariseo que hablaba y hablaba y no salió justificado

Silencio Y humildad, esos son los factores que todas las almas que se pongan a orar deben emplear: silencio y humildad. Ya os lo dije, hijos Míos, en Mi Santo Evangelio, no porque habléis mucho el Cielo os va a escuchar mejor, u os va a conceder las cosas con más prontitud, no hijos, no. No seáis como el fariseo de la parábola que hablaba y hablaba y no salió justificado porque no tenia humildad, y el publicano callaba y se daba golpes de pecho sintiéndose ante Dios Todopoderoso pecador, y pedía perdón una y otra vez. Sí, hijos Míos, leed esa parábola y ved la enseñanza tan eficaz que hay en ella. Yo, Soy Jesús, quien os habla.

Cuando os pongáis ante la presencia de Dios o ante el Santísimo Sacramento donde Yo estoy, sed consecuentes delante de quien estáis. No estéis pensando en vuestras cosas y ofrecedme una oración de corazón y sincero amor. Pedid primero por Mis intereses, Mis asuntos, como es que Mi Evangelio sea conocido por todo el mundo, que Mi Cabeza visible el Papa tenga luz y fortaleza. Pedid primero para que el Reino de Dios se extienda por todas las partes y Yo, hijos Míos, os concederé vuestros intereses, aunque no Me los pidáis, porque también lo dejé dicho en Mi Evangelio, buscad el Reino de Dios y su justicia que todo lo demás se os dará por añadidura. Y Yo os digo ahora, pedid por Mí reinado, porque Yo reine en los corazones de todas las almas y os concederé todo lo necesario para vuestra vida espiritual y corporal, porque Yo Soy Bueno y doy más de lo que os merecéis, pero Mi amor por vosotros es tan inmenso que Me cuesta más no dar que dar porque os amo infinitamente.
Sed criaturas humildes ante Mi Majestad, ante el Augusto Sacramento, así fueron Mis santos, humildes y Me amaron ardientemente. Muchos tenían una vida sencilla y de pocas obras apostólicas, pero su amor inmenso hacia Mí dieron tantos frutos que solo en la otra vida se sabrán, porque no son las obras las que Me dan gloria, sino el amor que pongáis en las obras, eso y el celo apostólico, eso es lo que Me da gloria y lo que hace que la obra de frutos de santidad. Pensad, hijos Míos, esto ante el Sagrario. Meditad estos puntos que os doy. El amor, la humildad, el silencio, todo eso es necesario para que vuestra oración esté en las debidas disposiciones y sea atendida inmediatamente, porque donde hay un corazón humilde y silencioso y entregado a Mi causa, allí estoy Yo, bendiciendo su trabajo y dando a través de ese corazón. No lo olvidéis. Yo, Jesús, Vuestro Redentor, os hablo, os instruyo y os bendigo. Mi paz sea con todos vosotros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s