MI FLOR ENTRE LAS ZARZAS.

146. [412]‑ Sigue Mis huellas, ama, soporta. DADO A GULIANA CRESCIO. 

¡Mi criatura,

tú que te has consagrado a Mí, que Me das tu juventud y tu amor¡1

Te he escogido como a una flor que brota en medio de las zarzas y no será fá­cil la vida sacerdotal para ti, pero siempre tu amor por Mí te ayudará a seguir siendo flor entre los espinos.

Basta uno como tú, entre muchos, uno que comprende el amor, que sabe el porqué de la Cruz, uno que puede transformar en corona de flores Mi corona de espinas.

Veo en ti, tú que vives de Mí, tú que eres puro, que eres Mío!

¡En verdad te digo: cuántos quisiera que fueran como tú!

¡Sé fuerte, Yo Jesús, te daré fuerza!

Me comprendes, Me sientes, conoces el milagro de la Consagración que se renueva cada día en los altares por amor a los hombres, porque Yo amo a todos aun a los que no Me aman, aun a los que no creen en Mí.

Sigue Mis huellas, ama, soporta, y, cuando te sientas desconsolado, llama a la puerta de Mi corazón, sea él tu refugio.

Ve con confianza, Me eres querido, Nos eres amado, por eso fuiste elegido, Mi flor entre las zarzas.

1 Un diácono S.J.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s