“Un día en el que me preparaba con toda mi alma a lo que el Señor quisiera de mí, en un momento escuché muy claro en el fondo de mi alma, sin poder dudarlo, estas palabras, que me asombraron: “Tu misión es la de salvar almas”

“Tu Misión es la de Salvar Almas”

http://www.apcross.org/conchita/DiarioConchita-Spanish.pdf

Un acontecimiento inesperado le proporcionó la ocasión de tener un tiempo de intenso silencio, oración y contacto con Dios. Por primera vez asistirá a unos “ejercicios espirituales”, predicados y dirigidos aquel año de 1889 por el Padre Antonio Plancarte y Labastida, que fue más tarde Abad de Guadalupe. Conchita tenía veintisiete años. Casada y madre de familia, ama de casa, con un marido muy puntual y algo celoso, no podía aislarse en unos ejercicios de encierro. “Y concurría de entrar y salir porque no podía dejar mis niños”. (Aut. I, p. 159).

Corre a las pláticas, encuentra como puede momentos de silencio y de recogimiento y regresa apresuradamente a casa. Pero el Espíritu Santo obra donde quiere. En el corazón de Conchita va a surgir, bajo el impulso irresistible del Espíritu, una llama apostólica que pronto se extenderá a las dimensiones de la Iglesia entera. En su sencillez y humildad no sospecha desde luego la amplitud de los designios de Dios. Su mirada no va más allá del marco habitual de una mujer en su hogar. Dios mismo va a abrirle los horizontes de la Redención. “Un día en el que me preparaba con toda mi alma a lo que el Señor quisiera de mí, en un momento escuché muy claro en el fondo de mi alma, sin poder dudarlo, estas palabras, que me asombraron: “Tu misión es la de salvar almas”. Yo no entendía cómo podía ser esto; ¡me pareció tan raro y tan imposible!; pensé que esto sería que me sacrificara en favor de mi marido, hijos y criados. Hice mis propósitos muy prácticos y llenos de fervor, redoblando mis deseos de amar sin medida al que es Amor. Mi corazón halló su nido, encontró la paz en el retiro y la oración, pero tenía que salir al mundo y a mis obligaciones, con necesidad de andar entre el fuego sin quemarme. Con este crecido incendio en el corazón el celo me devoraba y ansiaba compartir mi dicha, con las enseñanzas sublimes que había aprendido”. “En esos días tuve que ir con los niños una temporada al campo, a “Jesús María”, una hacienda de mi hermano Octaviano, cerca de San Luis; y al llegar lo conchavé para que juntando las mujeres de por ahí les diera yo unos ejercicios explicándoles lo que había oído. Este hermano que siempre ha sido excelente conmigo y me ha tenido especial predilección condescendió luego y se reunieron sesenta mujeres. A mi no me ocurrió tener vergüenza ni si estaría mal hecho esto, ni si erraría al hablar, ni siquiera pensé que pudiera ser pretensión o soberbia de mi parte; yo sentía quemarme y ansiaba comunicar aquel fuego a otros corazones y no más. “Comenzamos pues en la Capilla de la hacienda; yo me sentaba en una silla abajo frente a ellas; y, como en la tierra de los ciegos el tuerto es rey, a las pobres les gustaba mucho lo que les decía, y lloraban y se movían a contrición y hasta me querían decir sus pecados, cosa que yo por supuesto no les permití. Cuando concluimos vinieron sacerdotes, las confesaron e hicieron una comunión muy fervorosa. Yo me sentía feliz hablando de Jesús y cortos se me hicieron los días, volando las horas en tan dulce ocupación. A veces iba Octaviano a oír y Dios me ayudaba para no cortarme; todo por supuesto a puerta cerrada”

(Aut. I, p. 159-162). Conchita buscaba un director de conciencia para avanzar con mayor seguridad hacia Dios: “… quemándome los deseos de perfección, de encontrar la puerta, la vía, el camino por donde llegar a mi Jesús. Haciendo propósitos varios humillándome pasaba los días en aquella desolación y angustia y oscuridad. Notaba hambre de lo divino, sed ardiente de Jesús, pero como que me estrellaba, como que me perdía entre un camino de oscura fe y sin esperanza. Hablando yo a un sacerdote de lo que bullía dentro de mi alma, de los 27 ideales de perfección que perseguía y no quería el Señor sin duda que me comprendiera, porque me hablaba él de poesía, de la naturaleza, de cosas de Él, pero no de Él mismo, de mi Dios! Y el mundo luchaba por arrastrarme y las criaturas me atraían. Recuerdo que me entretenía a ratos en ver periódicos de modas y me entraba tal remordimiento, hasta que me dijo el Señor que no las viera” (Aut. I, p. 198-199). Decepcionada y apenada por haberse acercado a un sacerdote que sólo habló de cosas superficiales, cuando ella había acudido a él con ansias de encontrar a Dios, intensificó su oración. El Señor le envió entonces al Padre Alberto Mir, S.J., quien mucho le ayudó en los primeros diez años de su ascensión hacia Dios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s