Tomad lo que os he enseñado para que llevéis una vida de alegría, porque estaréis unidos a Mí, vuestro Dios Encarnado y, así, juntos, estaremos ayudando al mundo, en todas las generaciones, a alcanzar la felicidad eterna.

Page 1
Jun 15_12 ¿Cuántos de vosotros realmente vivís para hacer crecer vuestra alma?
Rosario vespertino
Temas:
– Pedid, Mis pequeños, al Espíritu Santo, para que os llene de Luz, os llene de Sabiduría y os llene de Mi Amor, para
que de esta forma, vayáis vosotros gozando los goces que se viven en el Reino de los Cielos.
– Que de ahora en adelante, y tomando todo lo que ya hicisteis a lo largo de vuestra vida, esto sea ofrecido junto
con Mis Méritos, Mis pequeños, para la salvación de vosotros y de vuestros hermanos.
– Entrad en vuestra profundidad, aprended a apreciar el alma de vuestros hermanos y no os desviéis con lo
superficial, que os puede desviar del verdadero bien por el cual vinisteis a la Tierra.
– Tomad lo que os he enseñado para que llevéis una vida de alegría, porque estaréis unidos a Mí, vuestro Dios
Encarnado y, así, juntos, estaremos ayudando al mundo, en todas las generaciones, a alcanzar la felicidad eterna.
– De Mí, como os he dicho, nunca va a salir un mal hacia vosotros, entonces, el aceptar Mi Divina Voluntad en
vuestra vida, es aceptar que Mi Amor en pleno se dé en vosotros.
Mensaje de Dios Padre y Nuestro Señor Jesucristo a J.V.
Primer Misterio, Habla Dios Padre.
Sobre: Pedid, Mis pequeños, al Espíritu Santo, para que os llene de Luz, os llene de Sabiduría y os llene de Mi Amor,
para que de esta forma, vayáis vosotros gozando los goces que se viven en el Reino de los Cielos.
Hijitos Míos, Nosotros, en Nuestra Santísima Trinidad solo tenemos una sola necesidad, que es la del Amor, vuestro
amor, vosotros, también tenéis una sola necesidad, que es llenaros de Mi Amor. Os he mandado a Mi Hijo para que
os enseñara lo que es el Verdadero Amor, para que vosotros tuvierais un punto de comparación entre lo que se vive en
la Tierra, entre lo que piensa el hombre y lo que piensa vuestro Dios.
Ciertamente, antes de que viniera Mi Hijo a la Tierra, el hombre se desarrollaba plenamente en la Fe, especialmente
aquellos que Me seguían, que seguían los Mandamientos, que seguían los Preceptos que Yo les había dado pero, al venir
Mi Hijo a la Tierra, Él vivió Mi Amor y lo transmitió a todos vosotros y ése es el Amor que Yo quiero que se viva sobre la
Tierra porque es el Amor que os va a preparar para entrar fácilmente al Reino de los Cielos.
Ciertamente, aunque viváis plenamente el amor en la Tierra, todavía puede estar afectado por vuestra humanidad y no
podréis dar el cien por ciento de amor que Yo quisiera que vosotros dierais, porque vuestra humanidad corrompida,
siempre va a estar afectada y no podréis dar lo que Yo quiero de vosotros, pero al seguir lo que Mi Hijo os dio, es un
avance inmenso que ahora tenéis y que debéis seguir, Mis pequeños, para que cuando lleguéis al Reino de los
Cielos, después de vuestra purificación, podáis dar vuestro cien por ciento de amor y así estaréis en contacto con otros
hermanos vuestros, que al alabar Mi Santo Nombre, estaréis dándoos perfectamente a Mi Amor.
Pedid, Mis pequeños, al Espíritu Santo, para que os llene de Luz, os llene de Sabiduría y os llene de Mi Amor, para que
de esta forma, vayáis vosotros gozando los goces que se viven en el Reino de los Cielos y esto, ciertamente, os va a
animar a seguir adelante en vuestra misión sobre la Tierra.
Ciertamente, vosotros también vivís en Fe, pero ya en una Fe firme, porque Mi Hijo os dio las bases, os dio el ejemplo,
os dio la Sabiduría para que vosotros la fuerais tomando y la vivierais. Así pues, Mis pequeños, al estar vosotros
preparados por la Luz del Espíritu Santo y ya gozosos de estar siguiendo Sus indicaciones desearéis, inmensamente,
estar lo más pronto posible en el Reino de los Cielos. Que ésta sea vuestra meta, Mis pequeños, que éste sea el
deseo profundo de vuestro corazón, regresar a Mí, para gozar de los goces del Cielo, que ya podáis todos vosotros vivir
lo que Yo quiero que viváis, porque sois Mis hijos y el Reino de los Cielos es para todos vosotros.
Gracias, Mis pequeños.
Segundo Misterio, Habla Nuestro Señor Jesucristo.
Sobre: Que de ahora en adelante, y tomando todo lo que ya hicisteis a lo largo de vuestra vida, esto sea ofrecido
junto con Mis Méritos, Mis pequeños, para la salvación de vosotros y de vuestros hermanos.
Hijitos Míos, Yo, cuando estuve sobre la Tierra, en Presencia Viva y que Me pudieron ver, tocar y escuchar vuestros
hermanos de aquél tiempo, Yo les llevaba la Palabra y el Ejemplo que le vi a Mi Padre y que os traje para que todos
vosotros crecierais en santidad y en un verdadero Amor hacia Nosotros, hacia Nuestra Santísima Trinidad.
Al hacerMe Hombre, Mis pequeños, Yo acepté todo lo que vosotros vivís. Vosotros conocéis la gran mayoría de Mis
Dios Padre se Manifiesta
Derechos Reservados @ 2008
Generado: 18 November, 2016, 05:37

Page 2
Sufrimientos, de Mi Sacrificio, para aliviaros a vosotros de vuestras faltas y ganar para vosotros el Reino de los Cielos,
abriéndoos las Puertas, que estaban cerradas, mediante Mi Donación, que tuvo su culminación en la Cruz.
Ciertamente, cada día es un día de Sacrificio. Yo, sufrí lo que vosotros sufrís todos los días, vosotros creéis que un
sufrimiento, para ser ofrecido como un sacrificio en holocausto, tiene que ser difícil, muy doloroso, algo extraordinario y
no es así, Mis pequeños.
Cuando vosotros ofrecéis lo ordinario de vuestra vida, vuestras obligaciones de estado, lo que tenéis que cumplir para
que vuestra vida transcurra perfectamente, si esto lo ofrecéis en Mi Presencia y con amor, esto vale, a veces, mucho
más que un dolor inmenso que no se ofrece, porque Yo no estoy ahí Presente, porque no Me llamáis ni Me lo
ofrecéis.
Cuando vosotros os unís a Mi Corazón, a Mi Corazón de Hombre Dios, el simple hecho, como os dije, de ofrecer vuestras
obligaciones de estado -el de tener que levantaros a cierta hora temprano, que quisierais estar más tiempo
descansando en vuestra cama, las obligaciones con vuestros hijos, las obligaciones en vuestro trabajo para llevar el
sustento a vuestro hogar, las obligaciones como amas de casa para tener vuestro hogar en orden, los alimentos que
tienen que ser preparados, tantas y tantas cosas que vosotros tenéis a lo largo del día que debéis hacer, para que todo
camine correctamente- son pequeños sacrificios, son pequeñas donaciones porque, ciertamente, la naturaleza del
hombre os pide descanso, placer, olvidarse de las obligaciones de servir y gozáis solamente el ser servidos. Que de
ahora en adelante, y tomando todo lo que ya hicisteis a lo largo de vuestra vida, esto sea ofrecido junto con Mis
Méritos, Mis pequeños, para la salvación de vosotros y de vuestros hermanos y no desperdiciéis ya todas estas
situaciones de vuestra vida, que os son permitidas, para que os santifiquéis, purificándoos de vuestros pecados, con
el ofrecimiento de vuestras obras, tanto buenas, como dolorosas. Uníos perfectamente en Mi Amor y que sea Mi Amor,
el que llenándoos, os ayude a cumplir con lo que debéis cumplir, con vuestra misión sobre la Tierra, en lo que os haya
tocado vivir.
Cuando vosotros vivís haciendo vuestras obligaciones, pero las hacéis no con alegría, sino a veces hasta con enojo, no
os saldrán bien, Mis pequeños, porque cuando vosotros ofrecéis, pero ofrecéis con gusto, con amor, y ahora con lo
que os he dicho, que vuestros actos van a ser de purificación para vosotros y para vuestros hermanos, vuestra vida
cambia completamente, pasa de un estado de aburrimiento, del dolor que causa ésa obligación de “tener que
hacer las cosas”, a una situación amorosa, de donación, de gusto y sobre todo, de saber que estáis unidos a Mí,
vuestro Dios, Jesucristo, que os está acompañando en todo momento, para que vuestros actos sean santos y
purificadores, porque así son los Míos.
De ahora en adelante, vivid alegres, Mis pequeños, al saber que vuestra vida, y todo lo que estáis haciendo, está
ayudando a la salvación de muchas almas. No desperdiciéis vuestros momentos, muchas almas se pueden salvar con
vuestras pequeñeces de cada día. Os bendigo, Mis pequeños y unid perfectamente vuestro corazón al Mío.
Gracias, Mis pequeños.
Tercer Misterio, Habla Dios Padre.
Sobre: Entrad en vuestra profundidad, aprended a apreciar el alma de vuestros hermanos y no os desviéis con lo
superficial, que os puede desviar del verdadero bien por el cual vinisteis a la Tierra.
Hijitos Míos, cuando Yo os he dado una misión para estar en la Tierra, vuestra alma baja, pero vuestra alma, por ser
espiritual, necesita de un cuerpo, necesita de un traje que revista a vuestra alma y podáis vivir en un mundo material.
Vuestro cuerpo es protector de vuestra alma, vuestro cuerpo es el que lleva a vuestra alma como vehículo a donde
vuestra alma tiene que ir, vuestro cuerpo es solamente envoltura que protege y lleva a vuestra alma a la misión que Yo
he encargado a cada uno de vosotros.
Entended, Mis pequeños que vuestro cuerpo no es el que lleva la misión, vuestra alma es la que da vida a vuestra
envoltura, que es vuestro cuerpo y vuestra alma es la que tiene que cubrir la misión que a cada uno de vosotros os he
encargado. Satanás os ha llevado a hacer creer que lo valioso de vosotros es vuestro cuerpo, el cual es solamente
envoltura, que no vale nada ante Mis Ojos, porque no es vuestro cuerpo el que actúa, es vuestra alma la que
realmente está actuando. Vosotros veis moverse el cuerpo, pero esto es causado por vuestra alma, vuestra alma es la
que dirige, vuestra alma es la que da órdenes a vuestro vehículo, que es el cuerpo para que vaya a donde tiene que ir.
Al estar vosotros entretenidos en embellecer vuestro exterior, no estáis realmente creciendo en vuestras necesidades
espirituales para cumplir con la misión que le he encargado a cada uno de vosotros. Satanás os desvía aconsejándoos
embellecer solamente vuestro vehículo, vuestro traje, que no sirve para nada, pero que vosotros, al verlo bello, lo
queréis más bello y os quita mucho tiempo, Mis pequeños, cuando debierais estar embelleciendo vuestra alma con
todo el alimento espiritual que debierais darle.
¿Cuántos de vosotros realmente vivís para hacer crecer vuestra alma? ¿Cuántos de vosotros alimentáis
correctamente vuestra alma? Y, así, se os van pasando vuestros días, meses y años. Embellecisteis vuestro exterior,
que no es el que os va a dar la salvación, sino las acciones de vuestra alma, es la vida espiritual la que debéis cuidar y
embellecer, porque al momento que os presentéis ante Mí, vuestro cuerpo no va a llegar ante Mí, sino va a ser vuestra
alma. ¿Cómo estará vuestra alma ante Mí en ésos momentos?, momentos finales de vuestra existencia terrestre, de la
misión que Yo os pedí llevarais a cabo, para que Mi Gloria se diera sobre la Tierra, y con ella, la salvación de infinidad de
almas.
Ciertamente, estáis en un mundo material, que debéis ser pulcros en vuestra presencia, pero solamente lo necesario,
para que no deis un mal aspecto y seáis aceptados a donde vayáis, pero, realmente, lo que deberá darle valor a
Dios Padre se Manifiesta
Derechos Reservados @ 2008
Generado: 18 November, 2016, 05:37

Page 3
vuestra vida es vuestro interior y por vuestros actos conocéis a los que están llenos de Mi Vida y de Mi Amor.
Así pues, os pido, Mis pequeños, que reflexionéis en esta realidad para que sí, ciertamente, cuidéis el cuerpo que Yo
os he dado, para que vuestra alma pueda ir a donde tiene que ir pero, por otro lado, para que vosotros alimentéis a
vuestra alma con todo lo que le debéis alimentar, para que vosotros podáis dar a vuestros hermanos lo que Mi Hijo os
dio para vuestra salvación y santificación. No desperdiciéis pues, más, vuestro tiempo con lo superfluo, con lo que no
sirve para vuestra salvación eterna. Entrad en vuestra profundidad, aprended a apreciar el alma de vuestros hermanos y
no os desviéis con lo superficial, que os puede desviar del verdadero bien por el cual vinisteis a la Tierra.
Gracias, Mis pequeños.
Cuarto Misterio, Habla Nuestro Señor Jesucristo.
Sobre: Tomad lo que os he enseñado para que llevéis una vida de alegría, porque estaréis unidos a Mí, vuestro
Dios Encarnado y, así, juntos, estaremos ayudando al mundo, en todas las generaciones, a alcanzar la felicidad eterna.
Hijitos Míos, para muchos de vosotros, como hijos Míos y también para algunos de Mis ministros de Mi Iglesia todavía,
Mi Crucifixión, sigue siendo intolerable a vuestros ojos. No os causa pesar Mi acción sino que no queréis ver que vuestra
salvación se dio en el sufrimiento, que es una realidad en vuestra vida.
Sigo siendo escándalo para vuestros hermanos que quieren ver solamente comodidades en la Tierra y no donación
para el Cielo. Quieren ver solamente Mi Resurrección, quieren ver solamente Mi Triunfo, pero no quieren darse cuenta
que para llegar a ése Triunfo y todo triunfo que vosotros busquéis, atrás lleva mucho trabajo, sacrificio y donación.
Vivís ahora en un mundo hedonista, en un mundo de placer, en un mundo en donde no queréis vosotros aceptar los
dolores en vuestra vida y así, os vais tratando de hacer una vida llevadera, una vida sin preocupaciones, una vida sin
dolores y sin obligaciones ni para el Cielo ni para con los hombres y al hacer esto, Mis pequeños, brincáis por sobre
Mis Preceptos y sobre Mis Leyes y, de esta forma, vivís en pecados graves, al hacer a un lado lo que Yo os he
ordenado, pero que vosotros lo tratáis de olvidar para llevar una vida de felicidad. Y así veis hasta asesinatos por
buscar mejores puestos en vuestros trabajos, blasfemias, injurias y multitud de pecados que van destruyendo al
hombre, porque solamente queréis buscar los placeres y la vida fácil a donde satanás os ha llevado y os ha
engañado y no estáis aceptando lo mismo que Yo padecí y que por eso Me hice Hombre, para que vierais
perfectamente por lo que debéis pasar.
Yo, como todo un Dios, podía haber vivido sobre la Tierra como un Rey, que todos le sirvieran y que, además, como
Dios, Yo no tomara en lo absoluto la parte humana, para no sufrir en Carne Propia lo que vosotros sufrís, pero lo quise
hacer, Mis pequeños, para que os dierais cuenta de que vuestros dolores se pueden volver actos de salvación, se
pueden volver actos de purificación, se pueden volver actos de santificación, porque Yo Soy el Santo de los Santos y
cuando vosotros seguís Mi Vida como os la tracé, necesariamente, vosotros llegaréis a la santificación porque estáis
siguiendo el ejemplo de todo un Dios en la Tierra.
Por eso os pido, Mis pequeños, que no os dejéis engañar ya por todo aquello que satanás os muestra como fácil en
este mundo, como algo que no debéis tomar y que debéis impedir en vuestra vida, porque os hace creer que la vida
es para un goce total y no es así, Mis pequeños, vuestro goce está en lo espiritual porque, cuando vosotros os llenáis
de Mí, hasta los sufrimientos, vuestros dolores, vuestras obligaciones difíciles que tengáis, se van a volver alegría,
porque Me las ofreceréis y de la otra forma, cuando vosotros no estáis crecidos espiritualmente y que estáis viviendo
solamente para el mundo, vuestros dolores, vuestros problemas, todo lo que tenéis que padecer como seres humanos,
afectados por el Pecado Original, os van a llevar a depresión, a enfermedad y hasta el suicidio, porque no aceptaréis o
no querréis aceptar el dolor, que es natural y obligatorio en el ser humano, por estar afectados por el Pecado Original.
Ved la diferencia, Mis pequeños cómo, cuando estáis llenos de Mi Vida, toda vuestra vida cambia y vivís en alegría,
aún en los pesares y si estáis viviendo para el mundo, cuando llegan los problemas, vuestra problemática se
aumenta y no encontráis salida para resolverlos.
Aprended con Sabiduría todo esto, Mis pequeños, tomad lo que os he enseñado para que llevéis una vida de alegría,
porque estaréis unidos a Mí, vuestro Dios Encarnado y, así, juntos, estaremos ayudando al mundo, en todas las
generaciones, a alcanzar la felicidad eterna. No os apartéis de Mí, Mis pequeños, llevadMe en todo momento con
vosotros, para que vuestra alegría, aún en el dolor, sea llevadera y agradable.
Gracias, Mis pequeños.
Quinto Misterio, Habla Dios Padre.
Sobre: De Mí, como os he dicho, nunca va a salir un mal hacia vosotros, entonces, el aceptar Mi Divina Voluntad en
vuestra vida, es aceptar que Mi Amor en pleno se dé en vosotros.
Hijitos Míos, cuando os he pedido que aceptéis Mi Voluntad en vuestra vida, os debéis soltar perfectamente, como el
pequeño niño se suelta a la voluntad de sus padres. Al decir Mi Voluntad, estoy hablando de Mi Amor en pleno, Mis
pequeños y debéis entenderlo así, porque de Mí, como os he dicho, nunca va a salir un mal hacia vosotros, entonces,
el aceptar Mi Divina Voluntad en vuestra vida, es aceptar que Mi Amor en pleno se dé en vosotros, en vuestra vida, en
vuestras acciones.
Ciertamente, en algún momento, Yo permitiré cosas contrarias a vuestros pensamientos, a vuestra voluntad, a
vuestros deseos, a vuestras metas, pero estas tendrán una razón de ser que os llevarán necesariamente a que
vosotros gocéis de Mi Amor. Sucederán cosas que os parecerán contrarias a lo que vosotros buscáis o esperáis de
Dios Padre se Manifiesta
Derechos Reservados @ 2008
Generado: 18 November, 2016, 05:37

Page 4
Mi Divina Voluntad, pero si vosotros las aceptáis con gozo, con respeto y, sobre todo, con ése deseo de agradarMe,
obtendréis un bien, siempre, Mis pequeños.
Os pido que vosotros viváis totalmente sumergidos en Mi Divina Voluntad. Vosotros no conocéis lo que os rodea, no
conocéis cómo satanás os ataca, vosotros no conocéis perfectamente vuestras reacciones a determinadas
situaciones, vosotros no conocéis perfectamente cómo vais a vivir vuestra misión sobre la Tierra y lo que Yo deseo de
cada uno de vosotros. A veces os llevaré lejos de vuestro hogar, a veces permitiré que tengáis alguna enfermedad o
alguna situación grave en vuestra vida, pero todo eso será para un bien y si lo lográis ver así y lo aceptáis, Mis
pequeños, Me estaréis agradando y veréis, al final, cómo todo era realmente para un bien, ya fuera para vosotros, ya
fuera para vuestros hermanos, ya fuera para la salvación de hermanos vuestros, del pasado, del presente o del futuro.
Lo único que os pido, Mis pequeños, es eso, que os soltéis perfectamente a Mí Voluntad, que pase lo que pase en
vuestra vida, simplemente Me digáis “gracias, Padre”, quizá podréis decir “no entiendo esto que
está pasando en mi vida, pero te lo ofrezco” y no os pongáis en contra de lo que Yo permita en vuestra vida,
porque nada sucede por casualidad. Ciertamente, deberéis hacer ejercicios para ir aceptando Mi Voluntad en vuestra
vida y os digo así “ejercicios” porque vuestra humanidad se rebela, vuestra forma de pensar se rebela con
la Mía y Yo Soy el Sabio, Yo Soy el Justo, Yo Soy el Bueno.
Cuando vosotros aceptáis que Yo esté moviendo vuestras vidas y vuestra voluntad y que os perdáis perfectamente
en Mi Voluntad, veréis que todo os saldrá mejor y, sobre todo, gozaréis lo que estéis padeciendo, lo que esté
sucediendo en vuestra vida y lo que estéis viviendo, Mis pequeños, porque entonces ya no seréis vosotros solos,
Seré Yo, acompañándoos perfectamente en vuestra vida.
Os he explicado ya que vuestros Primeros Padres vivían sumergidos en hacer Mi Voluntad y por eso tenían ésos dones
tan grandes, ésas capacidades tan grandes, que se les quitaron por su Pecado, por su rebeldía y por haber tomado su
voluntad como propia y ya no Me permitieron entrar en su ser y ya no quisieron escuchar Mis Consejos ni seguir Mi
Amor.
Si vosotros retomáis ése primer estado de la vida de vuestros Primeros Padres y aceptáis perfectamente Mi Voluntad
en vuestra vida, empezaréis a recibir las Bendiciones, Dones y Capacidades que ellos tuvieron y que son vuestros,
porque volveréis a ése primer estado. Es Mi Promesa, es Mi Amor, es Mi Donación total como Padre y como Dios hacia
vosotros.
Gracias, Mis pequeños

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s