YO JESUS OS CONOZCO DESDE SIEMPRE.

ESCRITOS DE GUILIANA CRESCIO 22 de Mayo de 1978

331. [179]– Uno me traicionó: una de mis espinas, los demás me amaron.

¡Mis criaturas!

¡Vosotros que lleváis el amor al mundo! ¡Yo, Jesús, os conozco desde siempre, así como conozco a quien no lleva el amor, sino el odio! ¡Mis espinas! ¡Yo estoy en la gloria, sufrí en aquel tiempo! Recuerdo aquellos padecimientos Míos, espirituales y corporales.

¡Que nadie lo olvide! ¡Después, en la gloria, el júbilo, comparado con el dolor sufrido, es infinito, fantástico, maravilloso! Nunca os he dejado y Me manifiesto, y todavía Me manifestaré porque Me necesitáis: ¡soy vuestro Aliento!

¡Y vosotros, Mis alientos! En aquel tiempo, cuando estaba en la tierra, pronunciaba estas mismas palabras: la Palabra para los doce: los primeros.

¡Uno Me traicionó: una de Mis espinas, los demás Me amaron, si bien, al pie de la Cruz estaba solamente Juan, junto a Mi Madre!

Criaturas Mías, los hombres son frágiles, débiles, temerosos… Yo tengo en cuenta el amor que sienten y dan, y conforto sus temores de distintas maneras, también así: ¡hablando! Diciendo a vosotros, hombres de ahora, las mismas palabras que les dije a ellos.

¡Ellos Me veían, vosotros, si no habéis crecido en el espíritu, todavía no Me veis y no creéis en estas palabras Mías!

Y tú, que te has alzado hacia Mí, tú Me sientes y sabes que estas palabras forman parte todavía de la Palabra y tienen origen divino. ¡Tú crece aún más en el espíritu, elévate hasta Mí y entonces, como los primeros, Me verás! Os he dado todos los medios para que Me podáis ver, os he enviado Mi Espíritu quien, iluminando a algunos de vosotros, ha dado a otros de vosotros la luz.

He realizado milagros, en todo tiempo, y frecuentemente habéis visto solamente los milagros del cuerpo pero, ciegos, no habéis visto los grandes milagros del espíritu.

Siempre he estado con vosotros, he caminado a vuestro lado, y creíais estar solos…

¡Todavía soy vuestro Rabí, y como tal os enseño! Os enseño el amor, os enseño el camino hacia el Cielo, os enseño a ser, como Yo deseo. ¡Escuchadme!

Como entonces: Yo en medio de vosotros, vosotros alrededor Mío, y en vuestro espíritu entra la paz, entra la fortaleza… Luego, iluminados por Mi Espíritu hablaréis de Mí: Yo, la luz, Yo que ilumino utilizándoos a vosotros como instrumentos…

Entonces, obrad presto, escuchad Mis enseñanzas y poned cada cosa en práctica; Yo permanezco enseñando, ¡ vosotros escuchad!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s