*Palabras de mutua alabanza de la Madre y el Hijo, sobre la gracia concedida por el Hijo a su Madre para las almas del purgatorio y los que aún están en este mundo.*

*Palabras de mutua alabanza de la Madre y el Hijo, sobre la gracia concedida por el Hijo a su Madre para las almas del purgatorio y los que aún están en este mundo.* ESCRITOS DE SANTA BRIGIDA DE SUECIA.
María habló a su Hijo diciéndole:

―¡Bendito sea tu nombre, Hijo mío, bendita y
eterna sea tu divina naturaleza, que no tiene principio ni fin! En tu naturaleza divina hay
tres atributos maravillosos de poder, sabiduría y virtud. Tu poder es como la más
ardiente de las llamas ante la cual cualquier cosa firme y fuerte, así como la paja seca,
pasará por el fuego. Tu sabiduría es como el mar, que nunca se puede vaciar debido a su
abundancia, y que cubre valles y montañas cuando aumenta y las inunda. Es igualmente
imposible comprender y penetrar tu sabiduría. ¡Qué sabiamente has creado a la
humanidad y la has establecido sobre toda tu creación!
¡Qué sabiamente ordenaste a las aves en el aire, a las bestias en la tierra, a los
peces en el mar, dando a cada uno su propio tiempo y lugar! ¡Qué maravillosamente a
todo das la vida y se la quitas! ¡Qué sabiamente das conocimiento a los incipientes y se lo
quitas a los soberbios! Tu virtud es como la luz del sol, que brilla en el cielo y llena la
tierra con su resplandor. Tu virtud, de esa manera, satisface lo alto y lo bajo y llena todas
las cosas. ¡Por eso, bendito seas Hijo mío, que eres mi Dios y mi Señor!‖.
El Hijo respondió: ―Mi querida Madre, tus palabras me resultan dulces, pues
proceden de tu alma.

Eres como la aurora que avanza en clima sereno. Tú iluminas los
Cielos; tu luz y tu serenidad sobrepasan a todos los ángeles. Por tu serenidad atrajiste a
ti al verdadero sol, es decir, a mi naturaleza divina, tanto que el sol de mi divinidad vino
hasta ti y se asentó en ti. Por su candor, tú recibiste el candor de mi amor más que todos
los demás y, por su esplendor, fuiste iluminada en mi sabiduría más que todos los
demás. Las tinieblas fueron arrojadas de la tierra y todos los cielos se alumbraron a
través de ti.
En verdad Yo digo que tu pureza, más agradable para mí que todos los ángeles,
atrajo tanto a mi divinidad hasta ti que fuiste inflamada por el calor del Espíritu. En Él tú
engendraste al verdadero Dios y hombre, resguardado en tu vientre, por el que la
humanidad ha sido iluminada y los ángeles colmados de alegría. ¡Así, bendita seas por tu
bendito Hijo! Y por ello, ninguna petición tuya llegará a mí sin ser escuchada. Cualquiera
que pida misericordia a través de ti y tenga intención de enmendar sus caminos
conseguirá gracia. Como el calor viene del sol, igualmente toda la misericordia será dada
a través de ti.

Eres como un abundante manantial del que mana toda la misericordia
para los desdichados‖.
A su vez, la Madre respondió al Hijo: ―¡Tuyos sean todo el poder y la gloria, Hijo mío!
Eres mi Dios y mi merced. Todo lo bueno que tengo viene de ti. Eres como una semilla
que, aún sin ser sembrada, creció y dio cientos y miles de frutos. Toda misericordia
emana de ti y aún, siendo incontable e indecible, puede simbolizarse por el número cien,
que representa la perfección, pues todo lo perfecto y la perfección se deben a ti. El Hijo
respondió a la Madre: ―Madre, me has comparado correctamente a una semilla que nunca fue sembrada y aún así creció, pues en mi divina naturaleza Yo acudí a ti y mi
naturaleza humana no fue sembrada por inseminación alguna y aún así crecí en ti, y la
misericordia emanó desde ti para todos. Has hablado correctamente. Ahora, pues, porque
extraes de mí misericordia por la dulzura de tus palabras, pídeme lo que desees y se te
dará‖.
La madre agregó: ―Hijo mío, por haber conseguido de ti la misericordia, te pido que
tengas misericordia de los desgraciados y los ayudes. Al fin y al cabo hay cuatro lugares.
El primero es el cielo, donde los ángeles y las almas de los santos no necesitan nada más
que a ti y te tienen, pues ellos poseen todo bien en ti. El segundo lugar es el infierno, y
aquellos que viven allí están llenos de maldad, por lo que están excluidos de cualquier
piedad. Así, nada bueno puede entrar en ellos nunca más. El tercero es el lugar de los
que son purgados. Éstos necesitan una triple merced, pues están triplemente afligidos.
Sufren en su audición, pues no oyen nada más que lamentos, dolor y miseria. Son
afligidos en su vista, pues no ven más que su propia miseria. Son afligidos en su tacto,
pues tan sólo sienten el calor del fuego insoportable de su angustioso sufrimiento
¡Asegúrales tu misericordia, Señor mío, Hijo mío, por mis ruegos!‖.
El Hijo contestó: ―Con gusto les garantizaré una triple misericordia, por ti. En
primer lugar, su audición será aliviada, su vista será mitigada y su castigo será reducido
y suavizado. Además, desde este momento, aquellos que se encuentren en el mayor de los
castigos del purgatorio pasarán a la fase intermedia, y los que estén en la fase intermedia
avanzarán a la condena más leve. Los que estén en la condena más leve cruzarán hacia el
descanso‖. La madre respondió: ―¡Alabanzas y honor a ti, mi Señor!‖ Y, de inmediato,
añadió: ―El cuarto lugar es el mundo.

Sus habitantes necesitan tres cosas: primera,
contrición por sus pecados; segunda, reparación; tercera, fuerza para obrar el bien‖.
El Hijo respondió: ―A todo el que invoque mi nombre y tenga esperanza en ti junto
con el propósito de enmienda por sus pecados, esas tres cosas se les darán, además del
Reino de los Cielos. Tus palabras son tan dulces para mí que no puedo negarte nada de
lo que me pidas, pues tú no quieres nada más que lo que Yo quiero. Eres como una llama
brillante y ardiente por la que las antorchas apagadas se reencienden y, una vez
reencendidas, crecen en fuerza. Gracias a tu amor, que subió hasta mi corazón y me
atrajo a ti, aquellos que han muerto por el pecado revivirán y los que estén tibios, y
oscuros como el humo negro, se fortalecerán en mi amor‖.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s