MENSAJE DEL SEÑOR AL PADRE WILSON SALAZAR. NOVIEMBRE. 2015.

MENSAJE DEL SEÑOR AL P. WILSON SALAZAR (Recibido en nov 2015)
Me ha dicho el Señor:
Por que os amo os lo digo y os prevengo. Porque os amo os lo advierto, porque os amo os lo digo:
Oh humanidad ¡Cuánto he deseado tu vuelta a mi amor y a mis mandatos, pero no me rendís honor y gloria y te has erguido con soberbia traicionando mi nombre y pisoteando mis leyes Santas! ¡Cuánto Amor despreciado,insultado y traicionado!

Vuestras leyes son obras de iniquidad, y a la ruina y castigo os llevarán.

Levantáis vuestro mundo bajo leyes inicuas y demoníacas; os creéis dioses y seguís cayendo en la trampa maligna que tendió el pérfido enemigo a vuestros primeros padres. Queréis ser como dioses y os habéis levantado con soberbia contra vuestro Creador y Señor, y os hacéis ídolos humanos, y os levantáis contra vuestro hacedor. Recibiréis el pago de vuestra propia soberbia por adorar creaturas que no pueden salvar. Con vuestras obras preparáis vuestro propio castigo.

El demonio con su ejército infernal se ha abatido sobre la Humanidad sabiendo que le queda poco tiempo. Os amo y os prevengo: volved a Mi, convertíos a Mi y a Mi verdad, el tiempo apremia. Volved a mi en la verdad de mi Iglesia, volved a mis mandatos y Sacramentos. Os lo digo como Padre y Señor: sangre y dolor, guerra y destrucción. Los ángeles del flagelo hieren y herirán la tierra. Muerte y destrucción se abaten sobre la tierra por abandonar mis mandatos. Las leyes del mal se han instaurado en la Humanidad rechazando al Señor que los creó.

El príncipe de este mundo se levanta como rey, y sus servidores le rinden honores abandonando al que los creo.
Los elegidos inscritos en el libro de la vida serán dispuestos y custodiados para la batalla, la gran batalla como jamás se ha visto, ni se verá.

Guerra y desorden abatirán al mundo por abandonar mi ley. La gran guerra como jamás se ha visto irrumpirá, la soberbia de las naciones los conducirá a una gran guerra sobre la humanidad. Convulsionara la naturaleza con indecibles tormentos, muerte, sufrimiento y lamentos se verán. Hombres despiadados guiados por demonios avanzan a la conquista para instaurar un reino de iniquidad y a sus pies caerán miles de millones hasta adorar al inicuo y engañador de las naciones. La secta se mueve con pasos de feroz dragón que todo lo devora engañando la mente, el corazón y el obrar del hombre.

Marcados con sello maldito serán los enemigos de Dios, esclavos del príncipe las tinieblas, servidores de maldad constructores de falsa divinidad, surge la bestia millones le servirán y adoraran como esclavos de su reino de iniquidad. Adoraran al falso cuyo reino instaurara y esclavos de su obra infernal millones serán.
Sellados para el mal muchos serán, el sello del mal muchos portarán y contra mi construyen sus murallas.

En mi casa no hay sacralidad, hasta los míos me abandonan y caen en desgracia. Sólo un resto fiel permanecerá en la verdad y conserva lo sacro-lo verdadero-lo Divino. Pocos son los que guardan mis mandatos y adoran a mi hijo en el tabernáculo.

Mi Iglesia sufrirá para ser glorificada, pero tendrá que pasar por el horno de la prueba – la purificación y la sangre de los mártires.

Los inicuos, los de la secta infiltrada, trabajan día y noche en mi casa para destruirla, pero no podrán jamás contra mi casa, porque sobre roca ha sido edificada.

Los fieles, mis más pequeños, la sostienen en la palabra de verdad.

El Santísimo elevado en los altares detiene mi furor, pero son pocos los que con amor lo levantan para salvación de las almas. Poca santidad en mi casa, pues muchos de mis príncipes y pastores han abandonado mi Verdad y se han dejado tentar por el astuto engañador de naciones.

Los que buscan la Santidad son pocos y perseguidos dentro de mi casa por sus mismos hermanos, pero yo haré que sigan firmes y valientes, guiando a mis más pequeños fieles.

Los que me aman y aman mis mandatos refugiados por la Reina serán. Haré surgir sacerdotes santos y fieles a mi y a mi Iglesia que guíen ni rebaño en los tiempos de apostasía y herejía generalizada en mi propia casa.

Oh Humanidad, por abandonar a tu Creador sufrirás las más duras purificaciones. Por amor a mis criaturas lo haré, yo el Señor de cielos y tierra. Todo es mío, yo lo purificare. Volved a Mi. Os lo digo con todo mi amor de Padre y Señor: volved, el tiempo apremia. Vigilad y orad mis más pequeños, vuestro rey os guiará. No temáis pequeño rebaño, yo soy vuestro Rey, yo os cuido con amor eterno, y os guío con mano poderosa por este inmenso desierto.

Sed fieles a mi Palabra, a mi Iglesia, a mis Sacramentos. Volved a Mi los que aún dudáis, que con Amor de Padre os espero para conduciros a mi Verdad. El tiempo apremia, es urgente que volváis a Mi: tengo Misericordia con los que me reconocen y me son fieles.

Soy un Dios de Amor y de justicia. Lo escrito en mi libro Santo, todo se cumplirá, lo revelé a mis profetas. Mi Hijo amado lo profetizó en su evangelio, el Espíritu Santo lo revelo a los apóstoles y Juan Apóstol.

Los tiempos apremian, pronto lo veréis. Mía es la grandeza, mía es la majestad, mía es la victoria. No temáis mis pequeños fieles a mi Palabra y a mi Iglesia; manteneos fieles y firmes.
Mis más pequeños, el Rey no os abandonara. Con la Cruz del Rey yo os sellare, y en el Corazón Inmaculado de María os refugiaré.

El que persevere hasta el final se salvará.

Os amo. Orad-adorad-reparad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s