SI ELLA NO SE HUBIESE COLOCADO SIEMPRE EN EL ULTIMO LUGAR. LIBRO ADVERTENCIAS DEL MAS ALLA.

LA VIRTUD FUNDAMENTAL DE LA HUMILDAD. LIBRO ADVERTENCIAS DEL MAS ALLA.

B ELCEBU– Si Ella no se hubiera colocado siempre en último lugar, así mismo debajo de San José, no en tanto siempre supo reconocer el elevado grado de su dignidad, y si Ella no hubiese sido tan humilde, no estaría hoy, ni nunca hubiera tenido ese poder sobre la Iglesia y sobre el mundo. No tendrían en ella Aquella Madre que todo lo hace por ustedes, mediante la gracia inefable, gracia que solo Ella Puede obtener y que nunca hubiera tenido si Ella no les hubiera dado el ejemplo en primer lugar.
Ella practicó la humildad en todas las virtudes, hasta el último grado de heroísmo, si Ella no hubiese hecho, especialmente esta maldita virtud de la Humildad, nos podríamos aproximar a Ella. Y de hecho, eso hubiera sido un éxito más para nosotros ¡demonios! (grita irritado).
E – ¡Belcebú, continúa en nombre de la Santísima Trinidad (…)!
B – Lo mismo ocurre con los hombres. Y esto es claro como el agua: La falta de humildad abre las puertas del vicio. Nosotros adquirimos dominio sobre las personas a partir del momento en que su sabiduría o como lo llamen, se les sube a la cabeza. Hace mucho que el hombre dejó de ser sabio y sólo tienen la cabeza hueca. Igualmente, cuando se juzga sabio y se eleva un poco, cae de nuevo después. Más yo no quiero hablar de estas cosas. Lo conozco por experiencia propia, pues pasaron para conocerlas. ¡Como nosotros nos caímos, millares y millares de veces!
(Aúlla lastimoso).
E SACERDOTES. EXORCISTAS– ¡Continúa, Belcebú, en nombre (…)!
B – Por ese motivo, ustedes Padres, deben hablar del pecado original, del orgullo. Deben emplear todos los esfuerzos en el sentido de fomentar la virtud de la humildad.
Hablen de los Santos que la practicaron en un grado elevado. Citen por ejemplo, a Catarina Emmerich, Santa Teresa del Niño Jesús y tantos otros.
Prediquen sobre San Juan María Vianney. Él se alimentaba de batatas, en una ocasión comió batatas podridas, ya llenas de olor, durante quince días (rezonga). ¡Ni siquiera quería disfrutar la cama que le habían puesto a su lado! La encontraba demasiado buena para él. No tenemos poder sobre las personas de esa especie, que llegan a encontrarse indignas de acostarse en una cama vulgar y que no proceden así para vanagloriarse delante de los otros de ser buenos, diciendo, por ejemplo: “Mírenme, yo no quiero disfrutar una buena cama, soy un hombre virtuoso, voy a disfrutar una cama mas incomoda” Por el contrario, se esconden de los otros hombres. San Juan de María Vianney encubrió siempre que no comía como tenía que ser. Es que él poseía la verdadera humildad. Lo mismo ocurrió con Cararina Emmerich. Ella nunca quiso mostrar como se sentía mal, ni lo que traía sobre su cuerpo. Sólo cuando las personas la vieron dijeron “¡En que estado horrible ella esta! ¡Es preciso hacer cualquier cosa!” Es que ella dejó que la cambiaran, porque era absolutamente indispensable. Más quiso continuar viviendo en la pobreza. Dormía en un lecho miserable. Ya casi desecho. Y su mayor deseo era el de llevar una existencia apagada. Por eso es que las aves del cielo se venían a posar sobre sus hombros.
Los Santos reciben estas señales de predilección: los Santos de un modo general, mas principalmente los humildes. Estos gozan de una predilección muy especial allá arriba. Alcanzan el Cielo muy rápidamente, en cuanto otros recorren penosamente, paso a paso, el duro camino que hacia Él los conduce. La virtud de la humildad debe ser nuevamente predicada. Solo después de ella es que vienen todas las otras. Después viene la virtud de la pureza, bien adaptada a nuestra época (respira con dificultad), enseguida la verdad, y todas las otras. Es preciso decir hacia donde todo eso conduce. También es preciso citar ejemplos.
E – ¡Lucifer, retirare! ¡Tu Belcebú, tienes que hablar de parte de la Santísima Virgen, y en nombre de la Santísima trinidad (…)!
B – Tenemos que denunciar en primer lugar, el vicio del orgullo. Debemos decir que la virtud de la humildad debería ser escrita con letras capitales. Luego siguen naturalmente la cólera, el robo y todos los otros. Se deben preocupar siempre de hacer comparaciones, dar ejemplos vividos y verificados en la vida de loas Santos (da berridos horribles). ¡Déjenme!
E – ¡Continúa Belcebú! Continúa en nombre del Padre (…) de la Inmaculada concepción, de la Bien Aventurada Virgen María y Madre de Dios… (en este momento es interrumpido por Belcebú).
B – Procedan bien, procedan bien, mas es preciso insistir mucho; deben señalar con mas frecuencia, el efecto desbastador del pecado. Sobre todo en este tiempo de Cuaresma, deben acentuar la gravedad del pecado, gravedad que sobrepasa a la imaginación. Den a conocer, con toda claridad, las consecuencias del pecado que son más horribles de lo que ustedes imaginan. El pecado y sus consecuencias que deben que deben tratar con la mayor claridad posible. Sépanlo ahora, mas otros Padres deben proceder así, pues esto no es apenas para ustedes. Si ellos no lo hicieren, no cumpliendo con su obligación, causarán grandes daños y privaran a muchos de la gracia de la salvación. Todos los fieles sufrirán con eso y no recibirán las gracias que de otro modo podrían recibir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s