anteponed vuestros intereses espirituales, por encima de los intereses terrenales

LIBRO DADME DE BEBER

Hijos de Dios, ante todo anteponed vuestros intereses espirituales, por encima de los intereses terrenales, porque el enemigo mortal de las almas no descansa para hundiros en lo más profundo del Infierno. Yo, Jesús, os hablo.

Sed personas fieles a la voluntad del Señor, que eso no lleva grandes heroicidades. Debéis cumplir los Mandamientos de la Ley de Dios constantemente, y debéis de practicar las virtudes en todos los terrenos, en el trabajo, en el hogar, en la familia y en la amistad. No descuidéis la salud de vuestra alma siendo almas de oración. Y lo mismo que os preocupáis de tener mejorada la salud de vuestro cuerpo, así debéis de preocuparos de vuestra alma. Yo, Jesús, os hablo.

Vosotros le rezáis a vuestros difuntos y hasta les encargáis Misas, pues bien, que seáis buenos cristianos también les ayudan, porque el bien que hagáis también repercute en ellos. Y si rezáis a vuestros difuntos y le ofrecéis Misas es porque creéis que hay otra vida después de la muerte, ¿por qué pues vivís olvidando que así es? Yo no os voy a regalar la salvación eterna si vosotros no colaboráis en la misma, pero sí os ayudaré continuamente con Mis gracias para que no caigáis en la tentación y para que cumpláis en todo momento Mi voluntad. Practicad los Sacramentos a menudo, no os confeséis pasados los meses y meses, hacedlo más a menudo, para que la confesión os fortalezca y os haga robustos ante las asechanzas del demonio. Sed verdaderos cristianos, auténticos soldados de Cristo, y veréis como sois vosotros los primeros en beneficiaros de todo esto.

Y lo mismo que en la profesión queréis ser los mejores y destacar y llegar a cargos más encumbrados, también en la vida espiritual debéis superar vicios por pequeños que sean y costumbres incorrectas, para que no os venzan ellas en vez de vosotros vencerlas. Yo, Jesús, os hablo.

Hijos, tenéis a Mi Santa Madre, a San José, a San Miguel Arcángel, a vuestro Ángel Custodio, y todos ellos están dispuestos a ayudaros en vuestro caminar hacia la Vida Eterna. Tenéis a los santos e incluso a vuestros mismos difuntos que algunos ya gozan de la bienaventuranza e interceden por vosotros y vuestros hijos y familia. Buscad consejos en santos sacerdotes, no en sacerdotes mediocres que desde lejos se ven lo mundanizados que están. Tratad de buscar consejeros que son fieles a Mí y a Mi doctrina, porque si no buscáis buenos consejeros espirituales os irá mal y encima estaréis engañados creyendo que porque lo ha dicho un sacerdote es válido y hay muchos de ellos que llevan a las almas por caminos de perdición y ni siquiera sus propias almas saben salvaguardar. Yo, Jesús, os hablo y os bendigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s