Estoy Loco de Amor humano y divino por ti. ¡Por ti y por todas las criaturas

Tomado del Libro: El Reinado Eucarístico
Dictados de Jesús a Marga

Marga_El Reinado Eucarístico-grande

02-12-2015

Virgen:

       (Estoy diciendo a la Virgen: «Esto parece que no vayamos a poder hacerlo»).

No es así. ¿Creéis que el Señor iba a enviar a mis hijos a una batalla sin armas, desprovistos de ellas para que los maten?

¡Ah, no, hijos míos!, no es así. Si Yo creyera que no ibais a poder, no os habría enviado. El Señor envía a sus soldados, los prepara.

Hija, no te asustes de lo que vas a ver. No te asustes de los bandazos que dan las personas agitadas por el demonio. A veces son bandazos físicos, a veces espirituales. Y éstos son los peores.

Dile al Padre[448] que no tiene nada que temer, ¡que no tema! Teme por su ratoncito, que eres tú. Y ese ratoncito no sufrirá ningún daño. Está protegido por Mí, que Soy la Madre. ¡Ah!, ¡a ese pequeño ratoncito le acechan!, le acechan muchos gatos. Ninguno logrará tocarlo. Que él no tema. Se podrá ir tranquilo[449] porque te deja a buen recaudo. Te deja al recaudo de la Madre. La Madre velará por ti.

¡Gracias!

¡Ah, querida! No tienes que asustarte de las debilidades de otros, tú también las tienes… Las tenemos todos.

«¡Tenemos!» Madre mía, qué ejemplo de Humildad. Que la Virgen dice que tiene debilidades.

Somos humanos, hija. Yo no Soy Divina. Divino sólo es Dios. Soy la Madre del Verbo Divino, pero Soy Humana simplemente, no tengo nada de diosa.

¡Ah, hija…! Las mujeres, a veces, os creéis una diosa. No, no. Nadie es diosa, nadie es dios, sino (salvo) Dios.

Por eso tú: no juzgues, no juzgues. No platiques. ¡Perdona! Y sigue adelante, sigue adelante con tu camino tal y como se vaya trazando. No existe un camino predeterminado.

Sí, lleváis un Tesoro muy grande en brazos de barro[450]. ¡Brazos de mármol quisiera que fueran! Sí, porque podéis hacerlo, podéis hacerlo, hijos.

Sin obediencia, sin sacrificio, no sale nada. Pero el primer y mejor sacrificio de todos, es el de la Obediencia. La Obediencia a Su Santa Voluntad. Sin Obediencia, no tendrá lugar nada. Por eso, querida, obedece, y no te preocupes de más.


EJERCICIOS ESPIRITUALES

03-12-2015

(En el primer rato libre, salgo a pasear hacia el cementerio. Al llegar, me sucede algo como una vez ya me pasó aquí, ¡pero esta vez más aún!, y me impresiona más. Porque todos los santos o almas purgantes que hay ahí enterrados, se levantan y me aplauden entusiasmados. Pero no un entusiasmo como por mí, sino por la Obra. Sí, aplauden que al final haya logrado venir, porque ha sido una lucha. Aplauden, porque hayamos logrado traer a esta gente. Como me asombra, les digo: «¡Sí, hombre! ¡No me digáis! ¡Estáis de guasa!» Porque que me aplaudan al llegar, es un plantel. Y me dicen: «No es nada de broma. Es algo muy serio». Y llego a la verja, y les pregunto: «¿Qué?», por si no he entendido bien. Y me dicen que he entendido bien. Luego les pregunto también: «¿Por qué?, ¿por qué lo decís?» Y entiendo, medio entreveo la misión tan importante que tenemos en la VDCJ.
Luego, enseguida viene el tiempo de meditación, y me he tenido que ir.
Ellos, antes de que yo decidiera irme, se han ido para abajo.
Son espíritus. No veo ni distingo cuerpos definidos. Son un grupo de espíritus, que actúan a la vez. Cesa su manifestación. Yo entiendo que no todos están ya en el Cielo, pero forman parte del Cuerpo Místico de Cristo. Iglesia Triunfante y Purgante).


04-12-2015
 

(Jesús me dice que me ponga de rodillas porque apuntaré mejor. Me duele la cabeza. Y tengo constipado).

Jesús:

Tendrán sobre ti un escrutinio, pequeño ratoncito. Te escrutan ahora, hija, para ver cómo apuntas, cómo dejas de apuntar… Cómo te mueves, qué llevas puesto, ¡cuántas veces estornudas!

¡Ché, Jesús!

Sí, hija, y cuántos quisieran estar en tu «palestra», como quien dice.

(Aquí pienso: «Palestra», parece «paleta de pintor»).

¡Desean ser también los pintores de todos los cuadros! Desearían ser también la gama de todos los colores, y el pincel, y el lino donde estampar la obra. ¡Y el sol que la caliente! Y el aire que la seca… ¿Y qué quieres tú, amada? ¿Quieres tú acaso ser algo de eso?

Jesús mío —Lloro— No quiero ser nada de eso…

Pues por eso te elegí. Por eso te elijo a ti, y no a ellos. Por eso te elijo a ti.

(¡Madre mía! Ya empezamos. Qué vergüenza me da esto de llorar mientras apunto y en la Capilla donde hay gente) Jesús: socorro. Ayúdame.

Que no te importe, hija. Que no te importe si unos miran, si otros ven, donde hay y donde no hay. Si juzgan, si escrutinian tu «parecer», tu «no-parecer». Si tienen envidia, si no. Si juegan contigo, si te dejan tirada. ¿No eras tú la amada-amante que aquí mismo, en esta Capilla, te ofreciste a ser mi pelotita, para que Yo mismo, Niño y «Caprichoso»[451], Yo mismo tiro, alto, bajo, a ras de suelo, por los aires elevados, a un sitio, a otro, ¡y siempre vas a caer a manos de mi Madre! Y entre Ella y Yo jugamos contigo. ¡Pero mira ese juego! ¡Ah…! a los ojos de los hombres no se entiende. No se entiende… A los ojos de los hombres no se entiende ese juego. Ese juego es el juego de Dios.

¡No te han de ver llorando! No. Porque quiero, eso sí, que en ti vean siempre alegría.

«¿Has dicho alegría, Jesús?», me dirás.

Sí, te digo, he dicho A-le-grí-a, y «ALEGRÍA» con mayúscula.

¿Que a ti, ese juego de Jesús te hace sufrir? ¿Quéeee? ¿Quién ha dicho eso? A ti ese juego de Jesús, te invade de gozo. Pero es un gozo que no te cabe en el pecho ni te cabe en el alma ni en tu corazón. Es un gozo expansible, un gozo infinito.

¡Ah, hija…! tu corazón sensible, ¡se apega a las criaturas! ¿No te he dicho que en Mí sólo tendrás el gozo? ¿Qué necesidad tienes de ellos? ¿Crees tú que mis Obras necesitan de las criaturas para expandirse?

Bueno, no. Pero Tú te has querido servir de ellas.

Sí, pero ya sabes que propiamente no me sois necesarios ninguno. Ni tú. Ni tú me eres necesaria. ¡Pero te quiero necesitaaar…!

Ah, Jesús, qué susto.

… «gamberra». Tú lo sabes, tú lo sabes, hija. Que te amo más que a nada en el mundo. A Mí, quien me gusta es la gente como tú. ¿Por qué me gustan las personas como tú? Por su sencillez. La sencillez es la primera característica de un profeta. ¡¡Y de los amigos de Dios!! ¡De los «amigos fuertes de Dios»!

¡Ay, Jesús!, ¡ya estás diciendo Locuras!

Si es que no puedo hablar de otra forma, que Soy Dios, y estoy Loco de Amor. Estoy Loco de Amor humano y divino por ti. ¡Por ti y por todas las criaturas! Pero me permites que te diga en secreto y al oído, ahora que no nos ve ni oye nadie, que tú eres de mis preferidas[452]. La preferida, hija, no puedes ser porque LA PREFERIDA con mayúscula es mi Madre. Pero me gusta que te consideres así. Porque eso demuestra que has conocido el Amor de Dios. ¡Ah…! ¡El Amor de Dios os tiene a todos como los preferidos! Como si fuerais los únicos, ¡pues lo sois!

Es tu hora del deporte. Ve. Y luego vuelve. Ya hablaremos luego. Ahora, obedece.

(Exposición Santísimo).
Jesús, ¡quién te va a quedar!


Jesús:

Hija mía, con que me quedes tú… No necesito más.

Pues te conformas con bien poco.

Porque ese poco es nada. Por eso me conformo. Porque Yo es con los «nada» con los que construyo.

Juana necesita un Ejército.

Ponte en medio, y di: ¿Quién quiere venir conmigo? El venir Conmigo, dice el Señor, se compone de pruebas duras, muy duras. La primera prueba es contra el propio orgullo. Quien no vence lo más elemental, no puede seguir.

Ponte en medio de ellos, y diles que el Reino de Dios no es para los orgullosos, no es para los que no se someten a obediencia y para los que no ejecutan las órdenes dictadas por Dios.

Te decía, Jesús, cómo era que si en una persona está el Patas, puede estar haciendo Adoración. Que los demonios no te adoran.

«¡Al Nombre de Jesús toda rodilla se doble!»[453].

Las Adoraciones están llenas de demonios, y más últimamente.

Los demonios, en mi Presencia, no pueden hacer otra cosa que someterse, y adorar, algunos hasta con la frente en el suelo y derrotados.

Hay personas poseídas, que se pasan largos ratos en Adoración. El demonio, en mi Presencia, está sometido[454].

¿Y los que chillan en Medjugorje?

Eso es cuando los exorcismos. Entonces, se resisten a salir, y se agitan. Se revuelven, molestan. Pero mientras no se les hace nada, mientras la persona permanece en su vida de pecado o lo que sea en su vicio, y no lo quiere dejar, no se mueven de ella. Están pacíficos, en aparente paz y quietud. En mi Presencia no se mueven, para no llamar la atención.

Tú tranquila. Tú permanece tranquila. De lo novedoso de tu Mensaje, despreocúpate.

Si Yo no tuviera cosas nuevas que deciros, no os hablaría. ¿Para qué hablaros, si son cosas que no os sirven de nada? Cuando hablo, hablo para vuestro aprovechamiento.

Nuevo. Nuevo y original, sí. Porque eres una «hija original».

¡Di que el Original eres Tú!

Me divierto suscitando y probando contigo.

¿Suscitando y probando?

Suscitando cosas nuevas y probando a mi Profeta. Y tú te divertirás Conmigo en el Cielo. Y en el Cielo te reirás de todo lo que hasta aquí lloras. ¡Ah, querida hija! ¿Que no es divertida la vida de un profeta?

Hija, despreocúpate de todo lo que hasta ahora te ha preocupado, y entra en los Ejercicios, centrándote, olvidándote de todos los demás, ¡y de todo lo demás!

Querida Marga: empezamos otra etapa.

Querida hija, abandona los caminos erráticos de los juicios y de las críticas. Todas esas cosas, esos problemas ¡no importan nada! No importan nada comparado con lo que os ha de venir.

Os ha de venir un tiempo muy duro para España, donde todo sobre lo que os preocupáis, se os quedará pequeño. Pequeño, pequeño, tan pequeño, que ni os acordaréis de él. Porque vendrán días que seréis pasados a cuchillo.

Seréis fuertemente probados. Ahora que os parece que en esto estáis probados. Seréis doblemente, o triplemente probados. Esto no será nada. Para ello os quiero preparar.

Haré de ti un corazón manso y humilde. No te reconocerás. No es que no lo seas, que no lo seas ahora. Pero haré de ti un corazón tan manso y humilde, que no te reconocerás.

¿Para qué quiero Yo los corazones mansos y humildes? Los corazones mansos y humildes son de los que está hecho el Reino. El Reino Nuevo y el Reino de los Cielos.

No tengas miedo, y ven. De aquí, hija, dime a quién le he mimado más que a ti. No hay ninguno.

Quiero que te veas a ti misma muy poca cosa, muy poca cosa. Como lo que eres. No eres nada.

________________________
[448] A mi Director espiritual.
[449] Se refiere a que puede morirse tranquilo.
[450] Cfr. 2 Co 4,7.
[451] Estamos hablando de “Caprichos de Dios», con mayúscula. Que no tienen que ver con concupiscencias. Como los de nosotros.
[452] Le dije: «¿Y no la preferida?».
[453] Cfr. Fip 2,10; Rm 14,11.
[454] Las aletarga. Las duerme o medio atonta.

libros_margaSitio Oficial de La Verdadera Devoción al Corazón de Jesús. Libros Rojo, Azul y Blanco: http://vdcj.org/
Descarga gratuita en formato PDF de los Libros de La Verdadera Devoción Al Corazón de Jesús:  http://vdcj.org/la-vdcj-formato-electronico

Dictados de Jesús a Marga aquí publicados:
https://aparicionesdejesusymaria.wordpress.com/tag/dictados-de-jesus-a-marga/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s