yo soy su prójimo. Yo estoy en cada uno de ustedes.

28 – 13 de marzo de 2001 ESCRITOS HIJA DEL SI A JESUS.

Tiernamente,

Jesús Amor

Escuchen a su corazón Mi bienamada, muchos de mis hijos no saben a dónde buscar el Amor. Ellos no me buscan sino que cuando tienen temores. Sí hijos míos, todo el día, ustedes no se detienen, ustedes no me escuchan. Yo les hablo por medio de signos. Se les conceden actos de amor y ustedes no lo saben apreciar. Sean de aquellos que no tienen sino un solo fin: el mío. Tengo mucha prisa de ser aquel que ustedes buscan, yo que quiero que me escuchen completamente. No sean incrédulos. ¡Soy yo que está en ustedes, que los ama con un gran amor! Este amor es un tesoro que sólo un Rey de amor puede darles. Ayer, en tu grupo de oración, escuché las peticiones de todos, pero muy pocos escuchan mis palabras que resuenan en sus corazones. Mi tierna y dócil hija, por obediencia has sido humillada en mi sufrimiento; ella se ha asociado a mi sufrimiento y ustedes le han acordado un interés fútil11 a esta escena de llantos. Sus lágrimas eran las mías, no lo duden. Yo soy quien vive en ella. Ella se ha abandonado totalmente a mí. Yo la quiero en su abandono total en la Divina Voluntad. Mis queridos hijos, ¡cómo me gustaría que ustedes me escucharan! Ustedes escucharían mis palabras de amor que yo les reservo sólo a ustedes, palabras que les arrullaría. En sus momentos de tristezas, yo los reconfortaría con mis palabras de miel. Yo los quiero. Yo soy el que quiero su abandono en mi Ser por completo, prisionero en ustedes. Mis seres de amor, yo soy su único amor en esta tierra donde todo no es más que maldad. Esta maldad resulta de su incredulidad y de su ausencia de amor. Escúchenme, yo estoy muy cerca de su corazón. Espero que me dejen entrar como su único amor, no es que yo no quiera que ustedes no amen más a su prójimo: yo soy su prójimo. Yo estoy en cada uno de ustedes. 11. Esa noche, las personas en oración ante mi Presencia vieron a esta hija en llantos. Ella se ha entregado a mí sin enorgullecerse de lo que pueden aspirar para satisfacer su deseo de mostrarse. Ella no se preocupó de los sufrimientos que le dió el hecho de mostrarse en estado de debilidad. Aún si eso podría perjudicarla en su persona, ella lo hizo por obediencia, por amor a mí. Ellos vieron todo eso. Ellos vieron que esta hija consentía a entregarse como ejemplo de piedad acompañándose de llantos. Esto engendró en ellos la incomprensión con relación a su presencia esa noche. Lo que a ustedes les parece fútil, hijos míos, es a veces un perjuicio para ustedes mismos. 44 Ustedes me piden y no me dejan administrar sus peticiones. Entréguenmelas totalmente. En este abandono, tengan confianza que todo se realizará. Ustedes que rezan en lo invisible por sus hermanos y hermanas, aún si no me ven actuar en las causas desesperadas, yo actuaré en ellos. Agradezcan, den las gracias, tengan fe que todo se realizará como yo lo quiero, no como ustedes lo desean. La Divina Voluntad es la Voluntad de mi Padre Todopoderoso. Su bondad no puede compararse, su fuerza no tiene adversario. Él es el Dueño absoluto del universo. Hijos míos, sean mis hijos de mi luz; ella es mi presencia en ustedes. Los quiero. Yo los quiero perfectos como yo lo fui para mi Padre celestial en mi Pasión, con el fin de regresarle todo lo que le es debido: un amor entero, sin retención, en un abandono total de amor. Estén atentos a su corazón que no debe de latir más que por el Amor. Todo es amor. Ustedes son amor. Nosotros somos Amor. ¡Cómo sería todo de hermoso! Yo vengo para hacerlos felices, no para atormentarlos. Me sirvo de instrumentos que utilizo como yo lo quiero. No sean seres que quieran actuar sino según sus necesidades. Este mundo está lleno de seres embebidos de sí mismos que se dan placeres, sin saber que estoy ofendido por sus faltas hacia mis atenciones de amor. ¿Acaso no fui yo quien ha muerto por ustedes para darles la vida eterna? ¿Es que no valgo la pena? Mis queridos hijos, yo soy el Ser que les ha dado todo sin reservas. Vengan, pequeños de mi Padre, y les daré la felicidad, una felicidad que nunca terminará. Amen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s