Las discordias entre hijos del mismo Padre no vienen de mi amor

Humildad necesitan sus corazones porque cargado de orgullo no se puede recibir la gracia que santifica y da luz aquien lo necesita. Dejad la arrogancia en el confesionario y combatid el mal que se arraiga en corazones a punta de oraciones, ayunos y penitencias el resto les será dado por añadidura a quien verdaderamente renuncia a sus miserias, dobla rodillas y pide perdón con corazón contrito. Las discordias entre hijos del mismo Padre no vienen de mi amor y quien con razones quiera justificar mis palabras debe hacerlo con oraciones porque es con ellas que se acercan a su Dios. Jesús.

DADO A AMARILLA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s