rezando el Ave María con amor. Porque de esa manera, Mi Hijo Jesús derramará sobre la tierra entera, un diluvio de Sus Gracias y de Su Misericordia, sobretodo, transformando tantos corazones áridos, duros, fríos, secos, transformados en desiertos sin amor y repletos de odio, en jardines, en rosedales Míos, repletos de amor verdadero e inflamado por el Señor.

MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA
“Mis Queridos y Amados Hijos, hoy, estoy feliz por verles aquí nuevamente a Mis pies. Hoy es día 13, es la clausura de Mi Trecena, es también el día en que recuerdan Mis Apariciones en Fátima y en Montichiari, también es la fiesta de Mi Santo Nombre.
Por eso, vengo hoy del Cielo para decirles: “Soy la Señora del Rosario, Soy la Rosa Mística, Soy la Reina y Mensajera de la Paz.”
Mi Nombre es para todos ustedes señal segura de protección, gracia y salvación. Todo Hijo Mío que invoque Mi Nombre, rezando el Ave María con amor, en honor de Mi Inmaculado Corazón, recibirá de Dios grandes Gracias.
Toda vez que Mi Hijo Jesús les escucha rezando el Ave María, bendiciendo y alabando Mi Nombre, Él se rejubila en el Cielo y derrama grandes Gracias y Bendiciones, no solamente sobre ustedes que Me alaban, pero también sobre toda, toda la tierra.
Por eso Mis Hijos, les invito a alabar, bendecir, muchas y muchas veces Mi Nombre todos los días, rezando Mi Rosario, rezando el Ave María con amor. Porque de esa manera, Mi Hijo Jesús derramará sobre la tierra entera, un diluvio de Sus Gracias y de Su Misericordia, sobretodo, transformando tantos corazones áridos, duros, fríos, secos, transformados en desiertos sin amor y repletos de odio, en jardines, en rosedales Míos, repletos de amor verdadero e inflamado por el Señor.
Basta pronunciar Mi Nombre una vez que sea para que muchos demonios caigan de nuevo en los abismos infernales, paralizados y allí quedan por muchas y muchas horas sin poder moverse ni salir, ni tentar a Mis Hijos. Por eso Mis Hijos, cuando ustedes rezan Mi Rosario entero, multitudes y multitudes de demonios, como lluvias de granizo, caen paralizados nuevamente en el infierno y no pueden salir de allí por muchas horas para volver a tentar a las almas.
Oh, cómo sería maravilloso si hubiese algún lugar en la faz de la tierra en que Mi Rosario fuese rezado todo el tiempo sin cesar, un Rosario perenne. Los demonios no podrían atacar tanto Mis Hijos, ni en las familias, ni en las naciones. No podría provocar tantas guerras, no podría provocar tantas tragedias que tiene como origen a él, el padre de la mentira. No podría haber arrastrado también tantas almas, cuantas arrastró y sedujo para el camino de la muerte y de la perdición.
¡Ay Mis Hijos! ¡Cómo falta el Santo Rosario! Cómo falta un lugar donde Mi Rosario fuese rezado sin cesar por la humanidad que tanto necesita de ese remedio divino, que Mi propio Hijo Jesús dio Conmigo a Mi Santo Siervo, Domingo de Guzmán.
Si Mi Rosario fuese rezado por todos, el poder del infierno sería destruido completamente y no podría hacer más mal a Mis Hijos, ni incluso también destruir la paz en la tierra.
Recen, recen Mi Rosario por lo tanto Mis Hijos, porque en ello hay el poder de Mi Nombre Santísimo que por sí solo es terror de los demonios, es el fracaso para el infierno, es la salvación y bendición para Mis Hijos, es la paz para la tierra y es la concordia para todo el universo.
Mi Nombre basta para transformar un pecador en Santo y para justificarlo. Incluso que el alma esté más negra de pecado de que la propia noche, incluso que haya cometido los peores pecados, si reza Mi Rosario, alabando y bendiciendo Mi Nombre una sola vez que sea en la vida con verdadero amor, prometo dar a ésta alma, todas las Gracias para que se convierta, se arrepienta, haga penitencia, se purifique y se santifique para el Cielo, prometo la salvación.
Mi Corazón ama tanto Mis Hijos que no se cansa de procurar las maneras de ayudarles, de beneficiarles y de salvarles. Soy la Madre que hace todo, todo por la felicidad de Sus Hijos.
Por eso prometo a todo aquel que también invoque Mi Nombre todos los días y el día entero, rezando así: “María, Madre de Dios y Mi Madre. Yo te amo, pero haz que yo te ame cada vez más.” Aquel que Me invoque y alabe Mi Nombre rezando ese breve acto de amor incesante por Mí todo el día, recibirá de Mi Nombre grandes Gracias, grandes Bendiciones. Los demonios huirán de esa persona y no podrán tocarla, ni sus bienes, porque Yo cubriré a esos Mis Hijos con Mi Manto de amor.
Soy la Señora del Rosario que vino a Jacareí para pedir a todos Mis Hijos que recen el Rosario, que es el arma más poderosa que Mi Hijo dejó en el mundo para la salvación de todos ustedes.
Recen Mi Rosario, alabando y bendiciendo Mi Nombre 150 veces y prometo que en la fiesta de Mi Nombre Santísimo, todos los años a 13 de Agosto, derramaré sobre esos Mis Hijos, 13.000 bendiciones.
Sí, sí Mis Hijos, quiero que Mi Rosario sea más conocido y amado, más rezado y propagado, porque en ello está el secreto de la destrucción final del infierno y de todas sus obras.
Yo estoy felicísima con sus oraciones y deseo que ustedes continúen rezando todo lo que Yo pedí, porque el poder de Satanás sobre ustedes ya comenzó a debilitarse. Y ahora continuando rezando Mis Oraciones, Mi Rosario, su poder será destruido por completo en ustedes y en sus familias, y el mundo finalmente comenzará a ver la luz de la esperanza, de la misericordia y de la salvación, que culminará con el triunfo de Mi Inmaculado Corazón.
Aquí donde Mi Nombre fue glorificado por Mi Hijito Marcos como nunca en la toda la historia de la humanidad, por los Rosarios Meditados que él hizo por Mí y para Mí, para que Mis Hijos Me alabasen y bendijesen Mi Nombre 150 veces por día a los millares esparcidos por el mundo entero.
Aquí donde Mi Nombre siempre fue honrado con este día especial, con esta fiesta especial.
Aquí donde Mi Nombre y Mis Glorias son proclamados a todos Mis Hijos sin miedo y donde Yo siempre encontré todo Mi consuelo, toda Mi alegría, todo Mi júbilo.
Aquí verdaderamente seguiré haciendo Mis maravillas y seguiré haciendo las mismas maravillas de amor de Mi Corazón a Mi Querida Ciudad de Ibitira*, Mi Ibitira. Para donde irá esta Mi venerable imagen que está aquí y que Mi Hijo Marcos hizo con tanto amor para su padre espiritual Carlos Tadeo, Mi Hijo Predilectísimo.
Verdaderamente en esta imagen derramaré Mis Gracias, Mis Bendiciones. Mis Hijos Me sentirán presente donde ella esté, recibirán Gracias y Bendiciones de solo mirar para ella. A través de esa imagen oiré sus lamentos, sus súplicas, daré remedio y alivio para sus dolores, concederé muchas Gracias para el cuerpo y mucho más para el alma, y a donde quiera que esta Mi imagen llegue, todos Mis 1000 Ángeles de la Guarda descenderán del Cielo juntamente con Domingo, con Bernadette, Lucía, Gerardo, Judas Tadeo, Alfonso y muchos Santos, para derramar allí muchas Gracias sobre todos Mis Hijos.
Sí, aquel que esté delante de esta imagen, recibirá muchas Gracias y la casa que acoja a esta Mi venerable imagen, no será alcanzada por los rayos de la ira de Dios cuando suene la hora de los Castigos y de la Justicia inexorable para esta humanidad criminal.
Sí, para aquella Mi Querida Ciudad de Ibitira, a través de esa imagen, daré muchas Gracias y prometo que ella será muy, muy perdonada cuando vengan los grandes castigos sobre el mundo.
Y sobre este Mi Amadísimo y Predilectísimo Hijo Carlos Tadeo que tanto agrada a Mi Corazón Inmaculado, que tanto encantó Mi Corazón con su fe, amor, obediencia, fidelidad, servicio, con su presencia, perseverancia, fortaleza y templanza. A este Mi Hijo, a través de esa imagen, daré muchas Gracias, también daré señales, daré muchas bendiciones, haré maravillas y aquí debajo de este Mi Manto azul, él siempre estará guardado, protegido y amado por Mí.
(Ahora la Madre de Dios dirige su palabra a Carlos Tadeo):
“Hijo Mío, Predilecto Mío, Carlos Tadeo, llévame, llévame para Mis Hijos, llévame para que Me conozcan, para que Me amen, para que reciban Mi Gracia, Mi Llama de Amor.
Llévame porque tú eres como un nuevo Juan, que Me acompaña, que Me lleva a Mis Hijos, que Me guarda, que cuida de Mí, que cuida de Mis Mensajes, que cuida de Mis cosas, que cuida también de Mi vida que son Mis Hijos que Yo quiero salvar. Esas Mis ovejitas que estaban perdidas como ovejas sin pastor y que Yo te di para que las guarde y cuide para Mí.
Llévame Mi nuevo Juan, Mi nuevo Juan que Me tornará conocida y amada por tantos Hijos Míos, que sin ti, sin tu trabajo, sin tu divulgación, sin tu sacrificio, tu esfuerzo generoso, morirían sin conocerme y se perderían eternamente.
Hijo, ve, porque Mis 1000 Ángeles de la Guarda irán contigo, los Santos del Cielo irán contigo y junto contigo también iré Yo y espiritualmente el Hijo que te di, Mi Hijo más amado, más querido y obediente. Aquel que incluso en medio de tantos sufrimientos y dificultades, pobreza y pruebas, perseveró en Mi servicio y por eso, tienes todo el amor de Mi Corazón, todo el agrado de Mi Corazón.
Tú como él, eres Mi Juan que estará siempre Conmigo y así como Juan estuvo inseparablemente unido Conmigo en la tierra y permaneció después en el Cielo bien junto de Mí en Mi Trono, para reinar Conmigo, para gobernar Conmigo Cielos y tierra en el Reino de Mi Corazón, en el Reino de Mi Hijo que vendrá. Hijo, estoy contigo y no temas porque Yo Soy tu Madre y Mis ojos están siempre cuidando de ti.
A todos Yo bendigo ahora con todo el amor de Mi Corazón: de FÁTIMA… de MONTICHIARI… y de JACAREÍ.”
*Mi Querida Ciudad de Ibitira: “Ciudad Brasileña del Estado de Bahía. Ciudad natal de Carlos Tadeo, peregrino de las apariciones y padre espiritual del Vidente. Carlos es Concejal de la Ciudad y consiguió el feriado municipal el 5 de Agosto (Fecha verdadera del Nacimiento de la Virgen). Actualmente es la única Ciudad en el mundo en declarar feriado municipal por ocasión del verdadero nacimiento de la Madre de Dios.”

2 comentarios sobre “rezando el Ave María con amor. Porque de esa manera, Mi Hijo Jesús derramará sobre la tierra entera, un diluvio de Sus Gracias y de Su Misericordia, sobretodo, transformando tantos corazones áridos, duros, fríos, secos, transformados en desiertos sin amor y repletos de odio, en jardines, en rosedales Míos, repletos de amor verdadero e inflamado por el Señor.

  1. MADRE SANTISIMA, INMACULADA VIRGEN MARIA TE AMO CON TODO MI CORAZON ERES LO MAS HERMOSO QUE LE PUEDA SUCEDER A CUALQUIER SER HUMANO DESPUES DE LA SANTISIMA TRINIDAD; HAS QUE TE AME CADA DIA MAS A TI Y A TU DIVINO HIJO NUESTRO REDENTOR EL AMOR CRUCIFICADO, NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s