Para otros, la madre se confunde con el padre. O tienen un padre que quiere ser madre. Por lo que para ellos, es hoy «el día de la confusión». JESUS HABLA DEL DIA DE LA MADRE.

Tomado del Libro: El Reinado Eucarístico
Dictados de Jesús a Marga

Marga_El Reinado Eucarístico-grande

03-05-2015
(Día de la Madre)

       ¡Felicidades, Mamá! Que tus hijos te demos felicidades.

Jesús:

No pidáis a los demás cosas que no pueden daros. Esperadlo todo de Dios, nada de los hermanos.

Dad, pues a vosotros se os ha dado mucho para que deis a los demás. Para que llevéis vuestra alegría al mundo.

El mundo no me ha conocido[99]. Pero me conocerá a través de vosotros. Ese es vuestro empleo. Ese es vuestro trabajo.

Jesús, parece que la gente aún no se ha despertado.
(Me parecía raro, pues eran las 11 de la mañana, el Día de la Madre, y no se veía a casi nadie en la calle).

Hoy muchas veces las gentes no quieren celebrar lo que no tienen. «El día de la no-madre», se tendría que llamar para algunos. Y no quieren recordarlo.

Muchas mamás tampoco quieren celebrar una maternidad no-vivida. Y algunas se horrorizan en pensar en su maternidad asesina.

Para otros, la madre se confunde con el padre. O tienen un padre que quiere ser madre. Por lo que para ellos, es hoy «el día de la confusión».

Otras madres quieren recibir de sus hijos y marido un amor que no han correspondido. Y lo exigen, siendo para todos un día triste, en el que recordar lo poco madre que es su madre, por lo que son pocas las que hoy disfrutan de lo que se merecen, rodeadas de su prole, a la que han amamantado con sus desvelos y sudores. Nadie da lo que no tiene.

Hay algunas que no podrán hoy celebrar tampoco nada, porque sus hijos se les murieron de hambre, de frío, de epidemias o de cataclismo. Raquel llora-gritando por sus hijos[100].

Jesús… así tampoco quiero yo celebrar nada.

Querida, celebra Conmigo tu maternidad, no sólo espiritual, sino también física, porque Yo quiero que lo hagas.

Hoy es un día de todas las madres, en todos los sentidos. También día de la maternidad consagrada.

(Me parecía que la tierra entera, gritaba: «¡Mamá!». Y la necesidad tan grande que teníamos de la Virgen).

Trabajad, querida, por todos aquellos para los que os he puesto en el mundo. El mundo os necesita, y necesita la esperanza. Rezadme por todos ellos. Necesitan de mi Amor y de mi ayuda. Que del suelo al Cielo suban ofrendas de alabanza verdadera. Quered sufrir y morir por ellos, daros por vuestros hermanos.

¿Qué importancia puede tener vuestra situación actual, si no es buena? Eso pasa, y sólo se queda el amor que pusisteis en cada cosa, el (amor) verdadero.

Luchad, entregaos por vuestros hermanos. Ese es mi deseo para vosotros en el día de la Madre. Eso es lo que Ella os pide: Que os améis, como Ella os ama, como Yo os amo. Aleluya[101].

Alabad y bendecid al Señor, su Nombre es Santo, por los siglos de los siglos. Amén. Aleluya.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s