DESEAS UNA ORACION QUE AGRADE MUCHO A MI MADRE…

Josefa- le dirá-, ¿es verdad que deseas una oración que agrade mucho a mi Madre?… <Escríbela>.
<¡Oh, Madre tierna y amante! ¡Virgen Purísima! ¡Madre de mi Redentor! Vengo a saludaros con el más filial amor de que es capaz el corazón de Una hija.
<Sí, Madre mía, soy hija vuestra, y como mi impotencia es grande, muy grande,, me apropiaré los ardores del Corazón de Vuestro Hijo Jesús y con Él os saludaré como a la más pura de las criaturas, formada según los deseos del Dios tres veces Santo.
<Concebida sin mancha de pecado original, exenta de toda corrupción, siempre fiel a todos los movimientos de la gracia, vuestra alma atesoró esos méritos que os han levantado sobre todas las criaturas.
<Escogida par Madre de Jesucristo, le habéis guardado como en un santuario purísimo, y el que venía a dar vida a las almas, la ha tomado de Vos, y ha recibido de Vos su sustento.
<¡Oh, Virgen incomparable! ¡Virgen Inmaculada! ¡Delicias de la Trinidad Beatísima! ¡Admirada de los ángeles y de los santos! ¡Sois la alegría de los cielos! Estrella de la mañana, rosal florido de la primavera, azucena blanquísima, lirio esbelto y gracioso, violeta perfumada, jardín cerrado y cultivado para delicia del Rey de los Cielos.
<Sois mi Madre, ¡Virgen Prudentísima, arca preciosa donde se encierran todas las virtudes! Sois mi Madre, ¡Virgen poderosísima, Virgen clemente, Virgen fiel! Sois mi Madre, ¡refugio de los pecadores” Os saludo y me regoc ijo al ver que el Todopoderoso os ha otorgado tales dones y os ha enriquecido con tantas prerrogativas.
<Bendita y alabada seáis, ¡Madre del mi Redentor! ¡Madre de los pobres pecadores! Tened piedad de nosotros y protegednos con vuestra maternal solicitud.
<Yo os saludo en nombre de todos los hombres, de todos los santos y de todos los ángeles.
<Deseo amaros con el amor y los ardores de los más encendidos serafines, y aun esto es muy poco para saciar mis deseos. Deseo tributaros eternamente un homenaje filial y puro. ¡Virgen incomparable! Bendecidme, ya que soy vuestra hija.
<Bendecid a todos los hombres, protegedlos y rogad por ellos al Todopoderoso y nada os puede negar.
<Adiós, ¡tierna y querida Madre! Os saludo día y noche, en el tiempo y en la eternidad.
<Ahora, Josefa, alaba a la Madre con las palabras del Hijo y al Hijo con las palabras de la Madre>.
“Nunca -comenta Sor Josefa- había visto a Jesús con el Corazón tan encendido y con tanto entusiasmo en el tono de su voz”.
Tomado del libro “Un llamamiento al Amor”, páginas 380-382.

2 comentarios sobre “DESEAS UNA ORACION QUE AGRADE MUCHO A MI MADRE…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s