PONER FRENO A VUESTRA VIDA.

Colocad freno a vuestra vida LIBRO DE ORO. DADO A AGUSTIN DEL DIVINO CORAZON

 

Septiembre 21/07 5:12 a.m.

Jesús dice:

Con la oración y con vuestros sacrificios venceréis vuestra naturaleza inclinada al pecado, logrando dominar vuestra voluntad. Colocad freno a vuestra vida, ya es el momento que despertéis del sueño profundo porque no sabéis el día, ni la hora en que seáis llamados.

¿Por qué os cuesta tanto volver a Mí?

¡Romped las cadenas para que seáis libres! El mundo os ofrece placeres efímeros, Yo os doy la Felicidad Eterna.

Sopesadlo en la báscula de vuestro corazón y caminad en pos de Mí, dejando atrás los harapos del pecado para vestiros con nuevos trajes. Estad atentos cuidando de no herir mi Divino Corazón, ya que está predispuesto para que hagáis de él vuestra morada en la tierra, porque en el cielo hay una mansión que espera ser habitada por vosotros.

Orad el Miserere reconociendo vuestras culpas y diciendo (cada vez que vuestro estado de vida os lo permita): “Padre Santo, recibid en sacrificio de propiciación por las necesidades de la Iglesia y en reparación de los pecados de los hombres, la Preciosísima Sangre y Agua que brotaron de la herida del Divino Corazón de Jesús y mostraos misericordioso conmigo”. Así sea.

MISERERE:

SALMO 50
Misericordia, Dios mío

.
 

3Misericordia, Dios mío, por tu bondad,
por tu inmensa compasión borra mi culpa;
4lava del todo mi delito,
limpia mi pecado.

5Pues yo reconozco mi culpa,
tengo siempre presente mi pecado:
6contra ti, contra ti solo pequé,
cometí la maldad que aborreces.

En la sentencia tendrás razón,
en el juicio resultarás inocente.
7Mira, en la culpa nací,
pecador me concibió mi madre.

8Te gusta un corazón sincero,
y en mi interior me inculcas sabiduría.
9Rocíame con el hisopo: quedaré limpio;
lávame: quedaré más blanco que la nieve.

10Hazme oír el gozo y la alegría,
que se alegren los huesos quebrantados.
11Aparta de mi pecado tu vista,
borra en mí toda culpa.

12Oh Dios, crea en mí un corazón puro,
renuévame por dentro con espíritu firme;
13no me arrojes lejos de tu rostro,
no me quites tu santo espíritu.

14Devuélveme la alegría de tu salvación,
afiánzame con espíritu generoso:
15enseñaré a los malvados tus caminos,
los pecadores volverán a ti.

16Líbrame de la sangre, oh Dios,
Dios, Salvador mío,
y cantará mi lengua tu justicia.
17Señor, me abrirás los labios,
y mi boca proclamará tu alabanza.

18Los sacrificios no te satisfacen:
si te ofreciera un holocausto, no lo querrías.
19Mi sacrificio es un espíritu quebrantado;
un corazón quebrantado y humillado,
tú no lo desprecias.

20Señor, por tu bondad, favorece a Sión,
reconstruye las murallas de Jerusalén:
21entonces aceptarás los sacrificios rituales,
ofrendas y holocaustos,
sobre tu altar se inmolarán novillos.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s