Diles, diles qué grande es el mal que hacen con murmurar uno del otro,

MENSAJES DE DIOS PARA LOS SACERDOTES.

La Divina Voluntad ata a Jesús al alma. El gran mal de la murmuración.

Luisa Piccarreta Volumen 03 214

Habiéndome abandonado toda en la amable Voluntad de Nuestro Señor, yo me veía toda circundada por mi dulce Jesús, por fuera y por dentro. Con el haberme abandonado en Él me veía como si mi ser se hubiera vuelto transparente y a cualquier parte que volteaba veía a mi sumo Bien, pero lo que me hacía maravillar era que mientras me veía rodeada por dentro y por fuera por Jesús, así yo, mi pobre ser, mi voluntad, circundaba a Jesús como dentro de un círculo, de modo que Él no encontraba la abertura para poderse salir, porque mi voluntad unida a la suya lo tenía encadenado, sin que me pudiera huir. ¡Oh, admirable secreto de la Voluntad de mi Señor, indescriptible es tu felicidad! Ahora, mientras me encontraba en este estado…

Ver la entrada original 235 palabras más

Un comentario sobre “Diles, diles qué grande es el mal que hacen con murmurar uno del otro,

  1. Hermoso y muy atinado comentario. Cuanto daño hace la murmuración a nuestra vida espiritual.

    Yo le ofrezco las Horas de La Pasión a Jesús. Que reparador es rumiar su pasíon, lo dijo a Luisa PIcarreta.

    Pertenezco al grupo de la Divina Voluntad en Panamá. Cuantas bendiciones y crecimiento espiritual.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s