Ermengarda tenía el rostro alegre, me dijo claramente: “Usque ad Domum Dei” (Hacia la Casa del Señor).

 

http://www.benditasalmas.org/admin/files/Entre%20el%20Cielo%20y%20el%20Infierno,%20Almas%20del%20Purgatorio.pdf

 

Ermengarda ayuda a orar

15 de Abril.

Cuando por la noche mi sobrina se puso muy enferma alguien me despertó. Yo: “¿Puedes ayudarme a rezar?”. Ella: “¡Sí!”. Yo: “¿Sabes si la niña vivirá?”. Ella: “¡No!”. Yo: “Entonces ruega para que al menos reciba el Bautismo”. Ella asintió con la cabeza.

16 de Abril.

Ermengarda permaneció casi todo el día dando vueltas alrededor mío en mi habitación. La niña fue bautizada y cuando murió ella se puso tan contenta. Qué difícil es en estas situaciones aceptar la compañía de la gente. Se necesita la máxima fuerza de voluntad para no hacer notar mi convivencia con el más allá. Para nada deseo presumir de mí. Esto también es un regalo de Dios.

17 de Abril.

Mientras preparaba la niña para la sepultura, llegó ella y me miró, como si estuviese viva. Yo: “¿Cuándo estarás dónde se encuentra ahora esta alma?”. No respondió, se me acercó y me besó, si así se puede decir. Sentí una presión y como un paño frío en la cara.

19 de abril.

Estuvo aquí casi toda la noche. Ahora incluso puedo ver en la oscuridad, no obstante trato de encender la luz antes.

21 de Abril.

La vi cuatro veces.

22 de Abril.

Permaneció bastante tiempo. Rezó conmigo el Padre Nuestro.

23 de Abril.

Estuvo casi toda la noche junto a mí. Yo: “¿Cuándo viviste?”. Ella: “En el pasado”. Yo: “¿Dónde estás sepultada?”. Ella: “En Téttnang*”. *El viejo castillo en Téttnang, hoy Ayuntamiento, perteneció a los Condes Monfort. El último de los Monfort murió en Téttnang, sin herederos, en 1780. Téttnang está ubicado al Noreste del Lago de Constanza.

25 de Abril.

Me pareció que había una segunda figura en mi habitación. Le pregunté a Ermengarda pero no me dijo nada.

26 de Abril.

Se ve más contenta. Estoy segura de que hay alguien más en la habitación; parece una figura masculina.

27 de Abril.

Ermengarda tenía el rostro alegre, me dijo claramente: “Usque ad Domum Dei” (Hacia la Casa del Señor). Yo: “¿Ya estás libre?”. Me sonrió, se me acercó con los brazos abiertos y desapareció.

29 de Abril.

La figura estuvo largo tiempo conmigo. Es un hombre con barba rubia, sólo se le ve la cabeza. Se ve muy agitado, pero aún nada que temer.

30 de Abril. Me desperté con un sentimiento de angustia, pero no podía ver nada. Fui embestida por un ventarrón. Creí que la puerta y la ventana estaban abiertas, pero no. Al fin vi la figura correr de un lado para otro. Cuando empecé a rezar se acercó a mi cama.

3 de Mayo.

Después de tanto, vi de nuevo a “Los Once”. Vi al hombre en Sch…, quizás vivió allí.

4 de Mayo.

De nuevo la música en la pared del lado de mi cama. Para averiguar de dónde provenía, me levanté y salí a la calle. La melodía resuena al rededor mío, es hermosa, pero inexplicable.

Aquella sensación de la que varias veces he escrito, que me parece como si Dios me envolviese, es ahora tan grande que de esto debo hablar. Se me hace cada vez más imposible describirlo porque ahora ya no es como al principio, ahora es más fuerte. Ahora veo que todo alrededor mío resplandece, como si estuviese ante un incendio. Después algo parece detener toda mi capacidad de pensar. Todo lo humano es eliminado y mi alma gusta lo indescriptible. Al volver en mí, parece como si despertase de un hermosísimo sueño, con la sola diferencia de que algo permanece dentro de mí que me permite continuar experimentando lo inexplicable. Es como si algo creciese dentro de mí. Al principio esto duraba algunos minutos y después quedaba como antes; ahora, en cambio, permanece en mí como un “contacto” o un deseo, ni yo misma sé cómo llamarlo. A veces me pregunto: “¿Es posible que yo pueda experimentar algo así?”. También me pienso que quizás sea una imaginación, pero después de haber reflexionado, debo reconocer que realmente todo esto sí ha sucedido. Considero igualmente que sería totalmente imposible que alguien pueda imaginarse algo semejante.

Vi nuevamente al caballero en la Iglesia delante de la S. Cruz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s